Archivo de la etiqueta: JUDEOFÓBIA

Partido español propone prohibir las relaciones comerciales con empresas judías

iglesias-655x368

Diario Judío México Acabar con las relaciones comerciales con empresas judías. Es la propuesta que el partido español Podemos ha presentado en la Asamblea de Madrid.

La iniciativa en forma de Proposición No de Ley (PNL) fue presentada el pasado 4 de diciembre por la diputada Isabel Serra y firmada por la portavoz del grupo parlamentario Clara Serra. La formación morada se suma así a las reivindicaciones del movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) a Israel.

“El gobierno de la Comunidad de Madrid se compromete a tomar las medidas necesarias para garantizar que los fondos y recursos públicos no se utilicen para financiar actividades y/o contratos relacionados con el comercio o el intercambio de bienes o servicios derivados de la actividad de los asentamientos ilegales de Israel en el territorio palestino ocupado de Cisjordania, incluido Jerusalén Oriental”, se puede leer en la PNL de Podemos a la que ha tenido acceso el diario La Información.

Matar judíos

La identidad de esos jóvenes se reduce a un rasgo de distinción: el deseo de muerte a los judíos.

firmas-56255a225299e-foto Por Gabriel Albiac

Articulista de Opinión

 

EL 23 de marzo, una anciana de 85 años es asesinada a golpes en su apartamento del distrito XI de París, luego rociada con gasolina y quemada. Un crimen más de los que germinan en los barrios problemáticos de cualquier metrópoli. Dos datos lo distinguen: el primero, que la asesinada, Mireille Knoll era una judía superviviente del Holocausto; el segundo, que los asesinos consagraron su acto con la invocación ritual: ¡Alahu Akbar!

El 4 de abril de 2017, una jubilada de 65 años es asesinada a golpes en su apartamento de Belleville. Su ejecutor la arroja luego por la ventana, al grito de «he dado muerte al Sheitan», designación coránica del Demonio. El psiquiatra forense definirá el crimen como «un acto delirante antisemita».

Son los dos casos más recientes. Pero no los únicos. En la frialdad estadística, la comunidad judía apenas alcanza un 0,67 por ciento de la población francesa. Y acumula el 38 por ciento de las agresiones racistas.

La judeofobia ha mutado en Europa en los últimos tres decenios. No está ahora ya sellada en lo político. Sí, en lo religioso: es una judeofobia confesional. También, un rito de paso para los jóvenes pandilleros musulmanes en las periferias más deprimidas. Sin formación de ningún tipo, ni escolar, ni republicana, ni coránica siquiera, la identidad de esos jóvenes se reduce a un rasgo de distinción: el deseo de muerte a los judíos. El paso al acto de ese deseo es muy sencillo. No se precisan ya grandes ceremonias ni escenografías hitlerianas. Son crímenes triviales. Envueltos en la sordidez reconocible de ese vivir hosco que es el de los barrios duros de las grandes concentraciones urbanas. Una compensación moral y un alivio estético para descerebrados: la caza del demonio judío es la única épica al alcance de esos deshechos sociales.

Quienes se asombran de que los judíos franceses den las cifras porcentualmente más altas de huida a Israel, deberían meditar sobre estos datos. Que una comunidad abandone su rico y apacible país nativo para buscar el refugio de una tierra permanentemente en guerra, no es ni azar ni mística. Es la certeza de que esa nueva judeofobia, a caballo entre la delincuencia común y las mezquitas ilegales, hace que la vida de un judío en ciertos barrios –y no sólo en Francia– oscile entre dos constricciones: la clandestinidad o el linchamiento. No es imprescindible el exterminio masivo para trocar lo cotidiano en un infierno.

Ayer, el CRIF, en representación de los judíos franceses, convocó una manifestación contra ese nuevo antisemitismo. Y vetó la presencia de dos organizaciones: el Frente Nacional de Marine Le Pen y los Insumisos de Jean-Luc Mélenchon. En términos muy duros: «Seamos claros: ni Jean-Luc Mélenchon y los Insumisos ni Marine Le Pen y el Frente Nacional serán bienvenidos… La sobrerrepresentación de los antisemitas, tanto en la extrema izquierda como en la extrema derecha, hace a esos dos partidos infrecuentables».

Y yo entiendo que no pocos de los votantes del FN pueden no ser antisemitas. Y yo entiendo que a no pocos de los «izquierdistas» de Mélenchon les ofenderá el veto. Pero la realidad es agria. El FN es la organización fundada por aquel Jean-Marie Le Pen que hacía chistes gruesos sobre los crematorios nazis (parecidísimos, por cierto, a los del concejal Zapata de Carmena). Y los «Insumisos» de Mélenchon son los adalides de un boicot a Israel que sólo beneficia a los terroristas palestinos. Sépanlo o no, agrádeles o les desagrade, son responsables. No se juega con serpientes.

 

¿Quién hace hasbará ("explicación o esclarecimiento")?

boicot

Hoy, todos somos testigos concientes de los incrementados y demoledores ataques mediáticos a los que esta expuesta la causa de Israel y de las comunidades judías del mundo.

Los observamos y lo palpamos en los medios gráficos, televisivos y también en el llamado mundo virtual, en las denominadas redes sociales como “Facebook”, “Twitter” y “Youtube”, en los variados sitios de Internet, en los foros y en los blogs. Ataques mediáticos que buscan promover en multitudinarios y desprevenidos públicos, la mentira, el terror, el racismo, la judeofobia y la zionofobia.

Dichos ataques mediáticos son simples tácticas de una estrategia mayor, están circunscriptos dentro de lo que hoy llamamos la guerra mediática, que es un auténtico conflicto bélico donde se utilizan medios no tradicionales, el ciberespacio y las nuevas tecnologías de las comunicaciones como el escenario de esta gran guerra virtual en lugar de los campos de batalla tradicionales.

La herramienta defensivas que se viene utilizando desde hace algún tiempo por ciertos grupos independientes (generalmente con resultados muy pobres) para contrarrestar estos ataques mediáticos, es la denominada hasbará (“explicación o esclarecimiento”).

Estos grupos independientes somos los escritores, comentaristas y blogueros, valerosos ante los ataques externos, comprometidos hasta el tuétano con la justa causa del judaísmo y del sionismo, muñidos con una formación humana, cultural y académica del nivel mas profundo.

Actuamos en todos los países del planeta con una humilde computadora, con un esforzado trabajo voluntario y un compromiso sin igual, emergiendo al mundo a través del ancho espacio cibernético para esclarecer a los confusos, informar a los desinformados y defender contra viento y marea la legitimidad del único estado democrático del medio oriente y sus derechos irrenunciables a existir y a realizarse en su hogar nacional en la Tierra de Israel.

Con un elevado compromiso y muy exiguos recursos materiales estamos activando de manera cotidiana e incansable pero también dispersa y anárquica, sin ningún tipo de asistencia externa a nuestra inacabable fuerza de voluntad y una gran motivación espiritual.

Realizamos una doble tarea de hasbaráinterna y externa muy necesaria, pues han comprendido a través del tiempo que los niveles de desinformación, de ignorancia de las tremendas realidades que nos acosan cotidianamente son moneda corriente entre nuestros hermanos judíos y en la humanidad toda.

Mi sincera sensación es que muchas de estas batallas de la denominada “guerra mediática” la estamos perdiendo transitoriamente. Quizás no es toda la responsabilidad de estos dispersos y voluntarios escritores, comentaristas y blogueros del mundo sino porque estamos viviendo complejas épocas donde la judeofobia y zionofobia arrecian activa y violentamente desde los cuatro rincones del planeta y lamentablemente arrastran hasta a muchos de nuestros hermanos del mundo.

Reconozcamos que la situación en esta guerra mediática de hoy en día, es desastrosa no solo para Israel sino también para las comunidades judías y los ciudadanos dignos y libres del mundo que tienen su destino demasiado unido al de la existencia de Israel aunque “aun no sean tan concientes de ello”.

Los escritores, comentaristas y blogueros que batallamos de manera cotidiana e incansable pero también dispersa y anárquica, sin ningún tipo de apoyo material y anímico externo seguimos presentes, hoy y siempre. 


Dr. Guido Maisuls
Buenos Aires, Argentina.

“En una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario”George Orwell.