Hezbollah y FARC: el nuevo narcoterrorismo que crece al amparo de Nicolás Maduro

Edwin: Nicolás Maduro, el mismo presidente de Venezuela que asegura que grupos paramilitares estarían a punto de asesinarlo, patrocina a grupos terroristas islámicos como Hezbolla y le vende armamento pesado a los terroristas de las Farc. Yo le aseguro a este presidente de pacotilla que en el momento en que agentes de la CIA, o algún grupo paramilitar, lo vaya a asesinar, él ni siquiera se enterará de los planes. Sería mejor que cerrara la boca y se dedicara a enderezar los asuntos de los venezolanos, a los que está matando de hambre.

Los grupos extremistas del Líbano y de Colombia actúan en América Latina bajo la protección del régimen venezolano. Hugo Chávez y la sombra de IránNicolás Maduro, Hassan Nasrallah y Timochenko. El lavado de dinero y el narcotráfico son los principales puntos en común que tienen entre ellos. Detrás, la sombra de Chávez y de el Ayatollah Kamenei.

Nicolás Maduro, Hassan Nasrallah y Timochenko. El lavado de dinero y el narcotráfico son los principales puntos en común que tienen entre ellos. Detrás, la sombra de Chávez y de el Ayatollah Kamenei.Crédito: Rodrigo Acevedo Musto

Es un triángulo que comenzó a gestarse hacia 2008. Se trata del entramado de terrorismo, narcotráfico y territorialidad que fue pactado entre Hugo Chávez, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el grupo terrorista islámico Hezbollah. Ese acuerdo recibió su impulso definitivo aquel año, cuando los regímenes de Venezuela y de Irán estrecharon sus lazos definitivamente. Eran tiempos del caudillo bolivariano y del presidente Mahmoud Ahmadinejad. El pacto, desde luego, fue continuado por Nicolás Maduro al pie de la letra.

Mahmoud Ahmadinejad junto a Hugo Chávez en una de sus tantas reuniones.

Las FARC, el grupo insurgente más antiguo de América Latina, son catalogadas por la Unión Europea y los Estados Unidos como un grupo terrorista con una amplia actividad narco en la región. Su penetración comienza en México y se extiende hasta el sur, en la Argentina. Los lazos que tejió a lo largo de las últimas décadas les proporcionaron los mejores contactos con los capos de los cárteles de la droga más sangrientos. Entre ellos, figura el de Sinaloa. Estos vínculos no cesan, pese a que desde hace dos años las FARC dicen estar impulsando el diálogo de paz con el gobierno constitucional de Colombia.

Dentro de las actividades ilegales de FARC, se halla el de lavado de dinero proveniente del narcotráfico y de los secuestros extorsivos. Y es el tráfico de drogas lo que más interesó a Hezbollah como fuente de ingreso y de financiamiento para sus actividades terroristas tanto en la región como en Medio Oriente y Europa. Pero, ¿cómo ingresar a ese negocio estando tan lejos? La respuesta llegó de la mano de un caudillo que irrumpió hacia finales de los 90 en el mapa territorial latinoamericano: Chávez. Fue el extinto coronel quien facilitó y unió los lazos que antes estaban desatados.

El Ayatollah Kamenei, mentor del grupo terrorista Hezbollah.

Con su capacidad logística y una permeabilidad fronteriza “ideal”, Chávez comenzó a intimar con las FARC para ampliar el tentador “mercado”. Aviones cargados de cocaína volaban por sobre el océano Atlántico con destino a África Occidental -donde los controles son tan permisivos como en Caracas– para tener como destino final Europa, donde lugartenientes de Hezbollah se encargaban de su comercialización. Los beneficios se repartían en proporciones iguales entre las partes. Un negocio redondo. Y blindado.

EL ENLACE DE HEZBOLLAH CON EL CHAVISMO Y LAS FARC ES BIEN CONOCIDO POR EL FBIPara lograr que ese mecanismo permitiera el flujo continuo de narcóticos y dinero, el régimen bolivariano disponía de tres hombres clave, de extrema confianza de Chávez y luego de Maduro: Hugo Carvajal, Henry Rangel Silva y Ramón Rodríguez Chacin. El primero de ellos se desempeñaba como cabeza de la Dirección de Inteligencia Militar Venezolana (DIM) y fue detenido el 24 de julio de 2014 en Aruba. Los cargos que se le imputaron estaban en sintonía con su actividad oculta: tráfico de drogas. Sin embargo, pese al pedido de extradición que pesaba sobre él, no fue enviado a los Estados Unidos para ser juzgado. Holanda impidió el proceso y Carvajal fue recibido como un héroe en su vuelta a Caracas. Maduro, entre otros tantos, respiró aliviado.

Hugo Carvajal. Estuvo detenido en Aruba para ser extraditado por narcotráfico a los Estados Unidos. Holanda impidió el proceso.

Rangel Silvafue también uno de quienes se relajaron por el regreso de Carvajal a tierras caribeñas. Gobernador del estado de Trujillo, este militar íntimo de Chávez también tuvo relación con la inteligencia de su país. Fue un nexo fluido con los terroristas de las FARC. Una investigación del diario norteamericano The New York Times lo señaló como quien facilitaba el armamento a insurgentes colombianos en territorio venezolano. Y les proveía documentación clave: cédulas de identidad falsas para eludir la Justicia de ambos países.

Henry Rangel Silva, uno de los militares clave para permitir el libre comercio de narcóticos entre FARC y Hezbollah.

Rodríguez Chacín, en tanto, otro militar que compartió con Chávez el intento de golpe de Estado de 1992, es una pieza clave en el entramado que involucra narcotráfico y terrorismo. Capitán de navío de carrera, este “filósofo”, como se hace llamar, es actualmente el gobernador del estado de Guárico.

Ramón Rodríguez Chacín, otro de los señalados como facilitador de las actividades ilegales de grupos terroristas en Venezuela.

Pese a sus diferentes perfiles, los tres comparten cosas en común. Están señalados como los encubridores que permiten -aún hoy- el accionar libre de FARC en territorio venezolano con drogas y armas. Carvajal y Rangel Silva fueron acusados de facilitar a la banda narcoterrorista la logística necesaria para poder traficar la mercancía. Rodríguez Chacín, por su parte, era “el contacto” para conseguir el armamento para desestabilizar al gobierno democrático de Colombia.

TAMBIÉN PDVSA FUE PARTE DEL ENTRAMADO QUE POSIBILITÓ NEGOCIADOS MULTIMILLONARIOS ENTRE VENEZUELA, FARC Y HEZBOLLAH

Otro venezolano que tuvo activa participación en las triangulaciones entre FARC, Venezuela y Hezbollah fue sin dudas Walid Makled García, alias “El Turco“. “Empresario” próspero, Makled fue detenido en Colombia y extraditado a los Estados Unidos en 2011.Allí confesó su participación en el narcocrimen y los vínculos que lo unían a las más altas figuras gubernamentales del gobierno de Chávez y Maduro. “Todos mis asociados en el negocio son generales. Los más altos“, dijo en su declaración. En su época de apogeo e impunidad, Makled enviaba 10 toneladas de cocaína al mes a los Estados Unidos.

Walid Makled García, alias “El Turco”. El narcotraficante venezolano fue extraditado desde Colombia a los Estados Unidos.

El enlace de Hezbollah con el chavismo y las FARC es bien conocido por el FBI. Y es uno de los hombres más buscados en el planeta. Se trata de Ghazi Nasr al Din, libanés nacionalizado venezolano, que ingresó en ese listado de la oficina de investigación federal norteamericana en enero último. Cercano colaborador del gobernador del estado de Aragua,Tarek El Aissami, Al Din nació en Beirut el 13 de diciembre de 1962. Es el responsable de reunir el dinero en diferentes centros islámicos chiítas de América Latina y lograr que llegue al tesoro del grupo terrorista.

Ghazi Nasr Al-Din, nexo de Hezbollah con el régimen venezolano de Nicolás Maduro.
La ficha del FBI de “buscado” que pesa sobre Al-Din, uno de los encargados del financiamiento del grupo Hezbollah.

En Caracas Al Din fundó uno de estos “centros culturales”. Miembros de la comunidad se acercan y contribuyen económicamente, sin saber quizás que su ayuda monetaria viaja a Beirutpara solventar las actividades ilegales de Hezbollah. Una gran parte de ese dinero se destina a reclutar jóvenes libaneses que mueren en Siria defendiendo al régimen del brutalBashar al Assad. El otro nexo y responsable operativo en la región es Fawzi Kan’an, cuya sede también está en Venezuela. Este miembro del grupo chiíta se reúne regularmente con los más altos comandantes de Hezbollah para coordinar acciones y financiamiento.

Pero no sólo generales utilizó el régimen chavista para coordinar las acciones ilegales conHezbollah (Irán) y las FARC. También PDVSA fue parte del entramado que posibilitó negociados multimillonarios durante años. La compañía estatal petrolera fue clave para comprar voluntades y silencios a lo largo de la región. Pero sobre todo para movilizar y lavar cientos de millones de dólares durante la administración de Chávez y Maduro.

Timochenko, el actual jefe terrorista de las FARC.
Fuente: Infobae

The New Yorker reveló los nexos narcos entre Hugo Chávez, Irán y Hezbolla

La revista norteamericana realizó una extensa investigación sobre la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman. Indagó sobre el papel del régimen iraní en la región y los vuelos Caracas-Teherán

La revista norteamericana The New Yorker reveló en su última edición una oscura trama de narcotráfico y lavado de dinero que involucra a Hugo Chávez, el régimen iraní y el grupo terrorista Hezbollah. En el marco de una extensa investigación sobre la muerte de Alberto Nisman, la publicación de los Estados Unidos indaga en profundidad en los lazos de Irán en la región y cómo el gobierno bolivariano de Venezuela le abrió las puertas hacia las otras naciones amigas y socias.

La nota –titulada “La muerte del fiscal” y escrita por Dexter Filkins, incluye entrevistas a testigos y protagonistas del caso que conmovió a la Argentina y que el autor compara, teniendo en cuenta las diversas teorías conspirativas que giran en torno a ella, con el asesinato de John Fitzgerald Kennedy.
Según recopiló Filkins de ex agentes chavistas, Chávez permitió a Mahmoud Ahmadinejad y a Hezbollah establecer en Venezuela la base de una red internacional de lavado de dinero y narcotráfico. “El gobierno iraní era una fuerza creciente en la región. De acuerdo con oficiales venezolanos, Hugo Chávez introdujo a Ahmadinejad a los líderes de América Latina“, señaló el periodista, que además entrevistó a la presidente Cristina Kirchner para su informe.
Mahmoud Ahmadinejad junto a Hugo Chávez
Filkins reveló además que por las gestiones y los acuerdos secretos entre Chávez yAhmadinejad, tanto Venezuela como Irán habían conseguido un fondo común de 2.000 millones de dólares. “Oficiales norteamericanos dicen que Chávez también garantizó operaciones de las Fuerzas Revolucionarias Iraníes y de Hezbollah“. Y va más allá: “En 2007, Chávez permitió que Irán y Hezbollah usaran a Venezuela como base de una red de narcotráfico y lavado de dinero (…) la red le daba a Irán y Hezbollah mil millones de dólares al año, con los vuelos Caracas-Teherán a menudo usados para transportar drogas“.
El periodista norteamericano, quien en el artículo explicó parte de la investigación de Nisman avaló en varios tramos de su nota la certeza de que Irán haya participado del ataque terrorista a la AMIA. “Desde la Revolución Islámica, el régimen iraní mantuvo un programa intenso de asesinatos. El régimen fue acusado de asesinar a al menos a 18 personas viviendo fuera de Irán, la mayoría disidentes iraníes. Los asesinatos más notorios tuvieron lugar en 1992, cuando agentes iraníes bajaron a cuatro kurdos exiliados en un restaurant griego en Berlín. Los fiscales alemanes persiguieron implacablemente a los oficiales iraníes, como hizo Nisman“.
En su extensa nota, Filkins relató detalladamente los pasos que dio Nisman en su investigación, desde que se hizo cargo por orden del ex presidente argentino Néstor Kirchner de la investigación del peor ataque terrorista de la historia argentina. En ella detalla los testigos, los movimientos y las últimas horas del fiscal especial. Pero también explica la obsesión del investigador del atentado a la AMIA. Nisman había probado con claridad que en la década del 80 Irán había establecido una “vasta red de espionaje” en la región que reunía información, seleccionaba objetivos y reclutaba ayuda local.
Pero la ayuda de Chávez hacia Ahmadinejad no terminó sólo con las facilidades para el tráfico de drogas y el lavado de dinero. El caudillo bolivariano también contribuyó para que el régimen iraní pudiera negociar impunidad en la región. En enero de 2007, Ahmadinejad se entrevistó con Chávez para que éste intercediera ante los Kirchner. El iraní quería acceso a la tecnología nuclear argentina, cuya central atómica –Atucha– utiliza una similar a la que se necesita el reactor Arak, aún en construcción en Irán.
‘Hermano, necesito un favor’, le dijo Ahmadinejad a Chávez. ‘Lo que cueste en términos de dinero, será cubierto’. ‘Me ocuparé’, respondió Chávez. Ahmadinejad también le pidió que persuada a los Kirchner para que saquen los nombres de los iraníes de la lista de Interpol. Chávez también accedió“, contó Filkins en The New Yorker. Nisman había acusado a siete oficiales iraníes de haber participado del ataque terrorista contra la AMIA y eran buscados en todo el mundo por Interpol.

Bumerán Chávez, el libro que revela la peligrosa relación entre Venezuela, Cuba, Hezbollah e Irán.

El periodista Emili J. Blasco, corresponsal en Washington del diario español ABC, investigó la conversión del país caribeño en un narcoestado como parte del proyecto bolivariano del fallecido Hugo Chávez

“Chávez es la figura central de los últimos 15 años de Venezuela y también lo es en la articulación de ese narcoestado”, destacó hoy en una entrevista con EFE Blasco, corresponsal en Washington del diario español ABC que firmó varias exclusivas sobre el cáncer de Chávez desde 2012 hasta el fallecimiento del mandatario.

Esta vez, su primera revelación se produce el 27 de enero pasado, con la llegada a Washington como testigo protegido deLeamsy Salazar, jefe de seguridad del presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, a quien identifica como responsable de los supuestos vínculos de Caracas con el narcotráfico, según relata Blasco en su libro.

Leamsy Salazar

EFE
“Capo de los capos” es el nombre con el que varias fuentes describieron, en declaraciones al periodista, la posición del número dos del chavismo, al que informaciones publicadas estos días en medios internacionales como The Wall Street Journal y The New York Times vinculan al lavado de dinero y el narcotráfico como supuesto cabecilla del llamado Cártel de los Soles.

En su libro, Blasco revela que Leamsy Salazar, que también fue ayudante personal de Chávez, fue testigo de cómo el comandante en persona negociaba en 2006 o 2007 con los cabecillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el canje de droga por armas y material militar con el que combatir al gobierno de Bogotá.

“El narcotráfico no lo hacen mafias, sino que está amparado y puesto en marcha desde arriba y promovido por los resortes del Estado”, aseguró Blasco, quien explica la conversión de Venezuela en un narcoestado por el aumento de ingresos del petróleo que supuestamente dieron margen para el lavado de dinero.

Mahmoud Ahmadinejad junto a Hugo Chávez

Sin embargo, el periodista español afirma que en Venezuela el narcotráfico no nace originalmente para que los altos mandos militares lucren, sino como parte de la visión geopolítica de la fraternidad de pueblos de Chávez, que tomó forma en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), impulsada por Caracas y La Habana.

“En los sueños bolivarianos falta Colombia. Entonces Chávez diseña esa ayuda a las FARC y va implicando a gente del Ejército para que Venezuela sea la salida de la droga colombiana”, apunta Blasco.

Dentro de esta concepción geopolítica, el libro plasma los supuestos lazos entre la Venezuela de Chávez, el grupo chiíta libanés Hezbollah e Irán, a través del testimonio de Rafael Isea, ex viceministro de Finanzas y presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes) de Venezuela.

“Una de las cosas que explica el libro es el encuentro en Damasco en 2007 entre Nicolás Maduro (entonces ministro de Exteriores) y el jefe de Hezbollah, Hassan Nasralah, en el que hablaron de un acuerdo marco. Venezuela facilita la concesión de visados y pasaportes falsos a los miembros del grupo chiíta e Hezbollah aporta su experiencia en narcotráfico y venta de armas”, apuntó.

Pero, para el periodista, en este plano internacional el papel más “distintivo” lo juega Cuba, por su “insólito” control sobre Venezuela, que hizo que Chávez en los momentos más críticos de su enfermedad recurriera a la isla, donde recibió tratamiento.
Con décadas de periodismo en sus espaldas, Blasco se niega a revelar todas sus fuentes aunque, durante la entrevista, desvela que algunas se encuentran en la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA) y otras aparecen con nombres y apellidos en el libro, como Eladio Aponte, ex magistrado del Tribunal Supremo de Venezuela.

Con el título Bumerán Chávez, Blasco evoca la imagen de un bumerán que, al volver en su vuelo, rompe el espejo en el que se veía el padre de la revolución bolivariana, de forma que a su juicio se borra la imagen de Chávez como gran defensor de los pobres y pasa a ser el responsable de la gran escasez.


“A los incrédulos. Todos en algún momento lo fuimos”, es la dedicatoria del libro, de 374 páginas, producto de tres años de trabajo y cuyas primeras consecuencias ya se sintieron en Caracas con la prohibición de salir del país para los 22 comunicadores que se hicieron eco de las informaciones del periodista español.

En Washington, el gobierno estadounidense rechaza confirmar a EFE las informaciones que vinculan a altos funcionarios militares venezolanos con el narcotráfico y en Venezuela el Tribunal Supremo de Justicia y la Asamblea Nacional han arropado y respaldado a Diosdado Cabello tras las informaciones que lo mencionan con relación a las investigaciones de EEUU sobre el narcotráfico en Venezuela.

“El lector abre la trampilla y comienza a bajar los escalones -escribe en el prólogo Blasco-. Acabamos de dar la luz y lo que tenemos ante la vista es imperdonable”.

Fuente: Infobae

Terrorismo islámico en América latina: el narcotráfico, su principal fuente de financiamiento

Sólo desde la Triple Frontera se envían 10 millones de dólares al año al Líbano para financiar a Hezbollah. El tráfico de armas, drogas y dinero crece. Nicolás Maduro, socio estratégico y puerta de entrada

Crédito: Rodrigo Acevedo

Las actividades delictivas del grupo terrorista Hezbollah en la región continúan su ascenso sin que ninguna alarma se encienda en los gobiernos de América Latina. Incluso, en muchos casos, las autoridades de algunas administraciones regionales son cómplices de sus movimientos. Tráfico de drogas, de armas, de influencias, lavado de dinero y otras maniobras ilícitas son las elegidas por las células que la agrupación libanesa mantiene a lo largo de esta parte del mundo.

Desde 2006 a la fecha, fue sobre todo el narcotráfico la vía que más dinero aportó al financiamiento de Hezbollah. Bajo diferentes fachadas, jefes regionales del grupo terrorista se instalaron en diferentes ciudades latinoamericanas para tapar sus verdaderos propósitos. Mezquitas, centros culturales islámicos, comercios y otras organizaciones sin apariencia política reúnen a cientos de fieles, quienes en muchos casos son “utilizados” por la agrupación extremista.
Es la Triple Frontera (conformada por Paraguay, Brasil y la Argentina) la “capital” de Hezbollah en la región. Es allí donde más actividad ilegal puede observarse. Según fuentes de la inteligencia francesa, alrededor de 10 millones de dólaresparten anualmente hacia Beirut para financiar al grupo comandado por el temible Hassan Nasrhallah.
Uno de los delegados claves en esta zona fue identificado como Hassan Barakat, pieza fundamental en el rompecabezas extremista. Su comandante militar es Sobhi Mahmoud Fayad, un ex profesional operativo de Hezbollah, quien actúa de enlace en esa parte de América Latina entre Irán y el grupo terrorista. Era también el encargado de las triangulaciones de dinero con el Líbano, mediante la fachada de entidades de beneficencia.
Entre los lugares que sirven como fuentes de financiación figuraría la Galería Page, un centro comercial en Ciudad del Estedonde se recaudan fondos para Hezbollah. Este paseo de compras -caótico por la muchedumbre que se agolpa ante sus “ofertas inigualables” de falsificaciones- está bajo el control de la milicia chiíta. Incluso forma parte de la red Barakat, conformada por Hassan, Hatim y Hamzi. Muhammad Yusif Abdallah, gerente del rudimentario pero visitado mall, abonaría una contribución regular a la agrupación terrorista.
Pero fue gracias a la “generosidad” de Hugo Chávez que los extremistas islámicos pudieron expandirse cómodamente por la región. El ex militar caribeño fue quien abrió las puertas de América Latina a Irán y su filial Hezbollah con mayores garantías de impunidad que las que contaban en el pasado: el pacto continúa y crece con Nicolás Maduro.
Con la complicidad de Caracas, la ramificación fue más fácil: Colombia, Chile y México, donde la inmigración libanesa era importante, fueron países ideales para el financiamiento del grupo terrorista. El nombre clave de esta historia es el deTarek El Aissami. Isla Margarita, un paraíso romántico para muchos, es además un paraíso fiscal para tantos otros. El lugar ideal para enamorarse de las triangulaciones de dinero, fundamental para el lavado de capitales que necesita la milicia chiíta. También allí actuaría una base dedicada a la falsificación de dólares.
Las delegaciones iraníes a lo largo de toda la región son esenciales en el crecimiento de los terroristas. Estas misiones diplomáticas ante las naciones de la región son, muchas veces, las principales portavoces de las necesidades del grupo.
Una parte del tráfico de cocaína en la región ha sido puesto a disposición de la milicia libanesa. En octubre de 2008, al menos 36 personas fueron detenidas acusadas de narcotráfico sólo en Colombia. El constante viaje de los estupefacientes se hacen vía África, la ruta más segura para que la mercadería llegue a destino y con ella sus jugosos millones de dólares. Chekry Harb, sindicado como miembro de Hezbollah, habría sido el responsable del lavado de dinero proveniente de esta actividad. Era el encargado de realizar la triangulación desde Panamá, vía Hong Kong: Beirut era su destino final.
En México, Hezbollah está en contacto permanente con los más sangrientos cárteles de droga. Sus relaciones crecen a diario. Desde allí introducen mercadería ilegal a los Estados Unidos: la sociedad crece y el dinero fluye para ambos socios. Pero no sólo es dinero y drogas. El grupo terrorista chiíta se sirve de este enlace para intentar introducir extremistas en territorio norteamericano. La milicia de Medio Oriente también paga de otra forma: las armas que consigue gracias al padrinazgo de Irán, que no está fuera de esta red.
En Chile, la zona de Iquique fue la elegida por Hezbollah para lograr enviar su dinero sucio a los extremistas islámicos. Es también una zona de libre comercio en el norte del país. Las compañías que sirven para esas triangulaciones son: Kalmiar Ltd., Bahamas Ltd., Las Vegas Nevada Ltd., San Francisco Ltd., Saleh Trading Ltd., Frankfurter Ltd., Guanary Ltd., Teen Child Ltd. y Lucky Crown Ltd.
Todas las actividades de Hezbollah se basan en una ventaja comparativa con otros grupos terroristas. Al ser de origen libanés, el grupo capta y alude a los inmigrantes que viven fronteras afuera del Líbano. Los descendientes de esta nación -que se calculan en 12 millones de habitantes alrededor del mundo- mantienen un gran arraigo con su tierra natal y muchas veces son engañados y terminan contribuyendo con la milicia chiíta, aun sin saberlo.
Fuentes de la inteligencia francesa calculan que el dinero que fluye desde América Latina para Hezbollah es de entre 60 y 100 millones de dólares cada año. El deseo de diversificar sus actividades es mayor a medida que crecen las arcas de la milicia islámica gracias a esta región empobrecida. Desde la propia agrupación calculan que en los próximos tiempos ese dinero podría duplicarse.
Fuente: Infobae

Canal de TV terrorista Telesur, asegura que las tareas humanitarias de Israel en Nepal, son para traficar con bebés.

¿Qué credibilidad puede tener un canal de TV que apoya al grupo terrorista de las FARC en Colombia y se da la mano con los grupos terroristas islámicos Hamas y Hezbollah en el Medio oriente?

El medio venezolano Telesur, a raíz de un informe del canal iraní Hispan TV, publicó una evidente manifestación antisemita y anti israelí en la que acusó a la ayuda humanitaria enviada por el Estado Hebreo a Nepal del “tráfico de bebés recién nacidos que fueron concebidos en ‘vientres de alquiler'”.

Telesur cita a “organizaciones no gubernamentales”, aunque no da el nombre de ninguna de ella, y dice que el “regimen sionista” utiliza “el pretexto de brindar ayuda humanitaria a ese país asiático tras el terremoto que cobró la vida de más de siete mil personas y más de 14 mil lesionados” para traficar bebes para “parejas homosexuales”.

Además, el controvertido informe dice: “Se calcula que de los 25 niños involucrados en el caso, unos 15 nacieron por encargo de la transnacional israelí Tammuz, que se encarga de prestar el servicio a parejas israelíes que no pueden tener hijos, específicamente parejas del mismo sexo”.

A continuación la nota completa de Telesur:

Israel trafica con niños de Nepal bajo excusa de ayuda 

Con la excusa de ayudar a los supervivientes del terremoto de Nepal, el régimen sionista ha llevado a cabo en la última semana el tráfico de bebés recién nacidos que fueron concebidos en “vientres de alquiler”. 

Organizaciones no gubernamentales denunciaron este martes en Nepal al régimen sionista por el tráfico de menores de edad con el pretexto de brindar ayuda humanitaria a ese país asiático tras el terremoto que cobró la vida de más de siete mil personas y más de 14 mil lesionados, informó Hispan Tv. La acusación se basa en que en Katmandú, capital de Nepal unos 25 bebés nacidos de madres en alquiler han sido concebidos a cuenta de israelíes para supuestamente rescatarlos.

Se calcula que de los 25 niños involucrados en el caso, unos 15 nacieron por encargo de la transnacional israelí Tammuz, que se encarga de prestar el servicio a parejas israelíes que no pueden tener hijos, específicamente parejas del mismo sexo.

Hispan Tv argumentó que de acuerdo a las leyes del régimen de Tel Aviv en los territorios ocupados, solamente las parejas heterosexuales tienen derecho a adoptar niños, por lo que las parejas homosexuales se ven en la necesidad de acudir a la maternidad subrogada o vientres en alquiler en países como Nepal. Lo catalogan como uno de los destinos “privilegiados”. La denuncia se hizo eco a cargo de otras organizaciones civiles en Nepal entrevistados por el diario turco Yeni Akit, luego de que aseguraran que estas transnacionales explotan a mujeres nepalíes con problemas económicos, para servir de “vientre de alquiler” durante años.

Testimonios de nepalíes dijeron al rotativo turco que están impresionados por el aumento de israelíes en Katmandú. Esta percepción se liga con el hecho de que en lo que va de semana el régimen israelí ha enviado siete aviones con varias delegaciones al país azotado por el desastre natural. De allí se ha contabilizado que el Ejército israelí ha enviado 260 doctores, enfermeros y expertos en buscar y recuperar a los supervivientes entre los escombros.

En la nota advierten que los aviones israelíes sobrevuelan los cielos de los países árabes para luego llegar a Tel Aviv, lo que implica la violación de las normas de seguridad y diplomacia. “La vida de las personas está por encima de todo y por eso hemos renunciado a todos los procesos burocráticos y legales”, aseguró el ministro del interior de ese régimen, Gilad Erdan.

El ministerio de Israel dijo que los 25 bebés recién nacidos y sus padres será evacuados, de acuerdo al portal de noticias YetNews.

 Fuente: Visavis

Maduro negoció con el líder de Hezbollah la presencia de sus terroristas en Venezuela.

Rafael Isea, quien fue ministro de Finanzas durante la gestión de Chávez, reveló información sensible sobre una reunión en Damasco en 2007 donde se conversó de narcotráfico, blanqueo de dinero y suministro de armas

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, negoció directamente con el jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah, el despliegue de células de esa organización radical chiíta en Venezuela y desde allí. En un encuentro entre ambos en Damasco en 2007, concertado por Hugo Chávez, el entonces ministro de Relaciones Exteriores abordó un pacto que amparaba actividades de narcotráfico, blanqueo de dinero, suministro de armas y entrega de pasaportes con el líder del grupo terrorista libanés.

Esta información fue revelada en el libro Bumerán Chávez. Los fraudes que llevaron al colapso de Venezuela, que se acaba de publicar. El testimonio del encuentro lo aporta Rafael Isea, entonces viceministro de Finanzas y presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes) de Venezuela.

Isea estuvo en esa reunión y describió lo que ocurrió a las autoridades de EEUU. Muy cercano a Chávez, Isea escapó a Washington en 2013 tras caer en desgracia al comienzo de la presidencia de Maduro, recordó un artículo del diario españolABC.

La cita en Damasco fue probablemente resultado de las conversaciones mantenidas en enero de 2007 por Chávez y el entonces presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, que significaron un salto en la cooperación de Venezuela con los intereses del radicalismo islámico. En marzo de ese año entró en servicio un vuelo semanal entre Caracas y Teherán, con escala en una base militar de Damasco, lo que puso el Caribe más rápidamente al alcance de Hezbollah.

Mahmoud Ahmadinejad junto a Hugo Chávez

En ese vuelo viajó Isea cuando fue a Damasco. En realidad, tomó el avión con destino a Teherán, pues iba a sumarse a la comitiva de Chávez, a punto de comenzar una visita oficial a Irán. Pero en la escala técnica en la capital siria, un oficial de seguridad subió al avión y le pidió que lo acompañara: “Tiene que bajarse aquí, tiene una reunión; lo está esperando un funcionario de su país”.

Conducido a un hotel, recibió una llamada en su habitación. Era Maduro, quien le pedía que fuera al lugar donde se hallaba. “¿Qué hace aquí Nicolás? ¡Qué raro!”, se dijo. Cuando entró allí, Isea se encontró al canciller venezolano con Nasrallah y un traductor. Al terminar, Isea y Maduro se trasladaron en vuelo privado a Teherán, donde se juntaron con Chávez.

En el marco de esa estrecha relación con Hezbollah, Maduro potenció el papel de Ghazi Nasr al Din, un libanés-venezolano relacionado a la organización que ocupaba el puesto de ministro consejero en la Embajada de Venezuela en Siria.

Bumerán Chávez transcribe algunos cables diplomáticos venezolanos que exponen la actividad encomendada a Nasr al Din: facilitar visados y pasaportes a miembros de Hezbollah. En 2008 el Tesoro de EEUU incluyó a Nasr al Din en su lista negra por auxilio del terrorismo y en febrero el FBI lo situó en su lista de personas buscadas.

Esa relación llevó a la presencia en Venezuela de al menos 300 operativos de Hezbollah, según un listado que Diosdado Cabello, actual número dos del régimen chavista, llegó a ofrecer a Estados Unidos en un momento en que intentaba congraciarse con Washington para que no se le tuviera en cuenta su implicación personal en el narcotráfico.

En esa lista, una docena de personas tenían la consideración de terroristas, según refiere alguien que tuvo acceso a ella. Su principal actividad en Venezuela era la participación en el tráfico de droga y el lavado de dinero para la financiación de la organización.

También hubo intentos de colaboración con los cárteles de México para ganar acceso a la frontera con EEUU. En concreto, las agencias gubernamentales estadounidenses detectaron un encuentro con ese objetivo celebrado a comienzos de 2013 en Cancún.

Fuente: Infobae

Aeroterrorismo: Veja revela que los vuelos Venezuela-Irán llevaban terroristas, dinero y droga.

La ruta entre ambos países, con escala en Damasco, tuvo una frecuencia regular entre 2007 y 2010. Según revelaron a la revista brasileña chavistas exiliados en EEUU, se usó para que extremistas llegaran a OccidenteMahmoud Ahmadinejad junto a Hugo Chávez

Mahmoud Ahmadinejad junto a Hugo Chávez

Creado en 2007 como parte de un acuerdo bilateral entre Irán y Venezuela, el vuelo VO-3006 cubrió la ruta Caracas-Damasco-Teherán hasta 2010 y era operado en conjunto por las aerolíneas estatales Conviasa, de Venezuela, e Iran Air. Altos funcionarios chavistas que ahora viven exiliados en los Estados Unidos dijeron al semanario brasileñoVeja que la denominación “aeroterrorismo” dejaba claro cuál era el propósito del vuelo: transportar dinero sucio, drogas y criminales y terroristas buscados por la Interpol.

Al principio, el vuelo era semanal, pero luego pasó a tener una regularidad quincenal. Aunque había pasajes a la venta en el sitio de la compañía, los ciudadanos comunes nunca conseguían hacer reservas. Sólo quienes tenían una autorización gubernamental lograban viajar en el VO-3006. La mayoría de las veces, el avión despegaba con casi todos los asientos desocupados.

La ruta era deficitaria, pero fue mantenida de todas formas. Según una planilla del Ministerio de Industrias Básicas y Minería de Venezuela, los vuelos costaron unos 45,3 millones de dólares entre 2007 y 2009. El gobierno venezolano, en ese entonces bajo la presidencia de Hugo Chávez, gastó 36,6 millones de dólares en la operación. La facturación de la venta de pasajes, en ese mismo período, fue de apenas u$s15 millones.

IRÁN USABA LOS VUELOS PARA EL TRANSPORTE DE MILITARES DE LA GUARDIA REVOLUCIONARIAEl vuelo quincenal se pagaba, en realidad, con actividades ilícitas. El servicio de Inteligencia estadounidense siempre sospechó que la ruta era usada para el tráfico de armas entre Teherán y Damasco y para el tránsito de militares iraníes, cuya presencia creció significativamente en América Latina, según datos oficiales.

En 2010, el Departamento de Estado y el Departamento de Defensa de los Estados Unidos manifestaron su preocupación con relación a los vuelos. En la convención anual sobre terrorismo, el Gobierno estadounidense afirmó que la Guarida Revolucionara de Irán usaba esos vuelos para fines militares.

Hace dos semanas, un artículo también de Veja reveló cómo Venezuela e Irán hacían uso del “aeroterrorismo”. De acuerdo con los chavistas exiliados en los Estados Unidos, los vuelos fueron usados para transportar decenas de extremistas islámicos que precisaban viajar hacia Occidente desde Irán o Siria sin ser percibidos.

Esas fuentes declararon que la Embajada de Venezuela en Damasco mantenía una red de fabricación y distribución de pasaportes venezolanos auténticos que eran proporcionados para ocultar las verdaderas identidades de los terroristas.

La operación en Damasco era comandada por el entonces agregado comercial Ghazi Nasseraddine, un libanés con ciudadanía venezolana que ha sido señalado de pertenecer a Hezbollah. Antes de ser nombrado diplomático, era quien cuidaba de los intereses del grupo libanés en Caracas.

Nasseraddine, según los chavistas exiliados, actuaba en sociedad con el entonces ministro de Interior y actual gobernador del estado venezolano de Aragua, Tareck El Aissami, y pesa sobre él un pedido de captura por parte de FBI por sus vínculos con el terrorismo.

El Aissami, aseguran esas fuentes, usaba el “aeroterrorismo” para despachar drogas a Siria. La cocaína producida por las FARC en Colombia era llevada a Venezuela y después despachada en el compartimiento de carga del vuelo VO-3006 hasta Damasco.

Fuente: Infobae