Uruguay, otro país suramericano que colabora con la expansión del terrorismo islámico

Uruguay evalúa si recibe a una segunda tanda de familias sirias.

El secretario de Derechos Humanos del país informó que se está estudiando si se mantiene o no el programa de asentamiento. Hospedar a los refugiados cuesta u$s2,3 millones

El gobierno uruguayo está evaluando si continúa o no el programa de asentamiento de las familias sirias debido al dinero que se gasta destinado a tal fin.

Javier Miranda, secretario de Derechos Humanos del país, informó a los legisladores que el costo de traer a las 12 familias y su mantenimiento por un período de dos años, es de u$s2,3 millones.

De acuerdo a lo que publica El País, Miranda sostuvo: “No estaría confirmada la venida del segundo grupo, estamos en proceso de revisión“.

 

Y agregó: “Originalmente el programa tiene previsto que las siete familias restantes (un total de 74 personas) arriben en el último trimestre de este año“, aunque aclaró que “de todas maneras, en el Poder Ejecutivo estamos reviendo el programa, ajustándolo y evaluandopresupuestariamente“.

El mismo periódico recuerda que el programa oficial preveía radicar a las cinco primeras familias en el interior, según acordó el gobierno con Acnur, la agencia de Naciones Unidas para losrefugiados. Pero hoy, dos de ellas están en el interior y las otras tres en Montevideo.

EN OCTUBRE DE 2014, URUGUAY RECIBIÓ A CINCO FAMILIAS SIRIAS

En octubre de 2014, Uruguay recibió a cinco familias sirias, con 42 personas, en calidad de refugiadas. Desde marzo, el nuevo gobierno de Tabaré Vázquez trabaja en mejorar los planes de acogida para estas personas, que provienen de un campo de refugiados en Líbano.

Fuente: Infobae

Hallan artefacto explosivo incompleto frente a la embajada de Israel en Uruguay.

Una brigada antibombas del Ejército uruguayo desarmó el dispositivo descubierto frente a una torre de oficinas en donde funciona la delegación diplomática. La policía acordonó la zona. Es el tercer episodio de este tipo

Se trataba de un “artefacto incompleto”, explicó el portavoz del Ejército, Yamandú Lessa. El dispositivo estaba montado en una lata de sardinas ovalada y presentaba “una fuente de poder” en forma de batería y “cable, pero no contenía material explosivo”, por lo que no revestía peligro, explicó el militar.

El artefacto fue desactivado utilizando un cañón de agua de alta presión, sin necesidad de hacerlo explotar, añadió.

 

Según difundió El País de Uruguay, dentro de la lata había un cable, una pila y lo que “aparentemente” era un pequeño “iniciador”. No estaba dentro del World Trade Center (WTC), donde está la Embajada, sino en un predio al aire libre, cerca de la Torre 4.

“No hay un elemento que pueda ocasionar daños porque el armado de esto es incompleto”, insistió, y confirmó que el objeto fue intencionalmente armado: “Por las primeras informaciones” que se manejan los implementos fueron colocados todos juntos por una razón”.

El jefe de Relaciones Públicas de Bomberos, Leandro Palomeque, informó que no hubo que evacuar el WTC, solo el acceso a la Torre 4, donde está la embajada.

Se trata del tercer episodio de similares características que ocurre desde fines del año pasado en las inmediaciones de la embajada de Israel, recordó Lessa.

El último de ellos ocurrió el 8 de enero luego de que la delegación diplomática trasladara sus oficinas a su ubicación actual, en una zona próxima a la costa montevideana y de gran movimiento comercial.

Fuente: Infobae

Los ex presos terroristas islámicos musulmanes de Guantánamo exigen una mayor compensación de los EE.UU.

Cuatro ex prisioneros de Guantánamo protestaron frente a la embajada de Estados Unidos en Montevideo, Uruguay, quejándose sobre “promesas rotas” y exigiendo mayor apoyo financiero de Washington.

Ex detenidos de Guantánamo Omar Mahmoud Faraj (L), Ali Shabaan (C) y Abdul din Muhammed Cuentos (segundo R) frente a la embajada de Estados Unidos en Montevideo

Los Ex detenidos de Guantánamo Omar Mahmoud Faraj (L), Ali Shabaan (C) y Abdul din Muhammed (segundo R) frente a la embajada de Estados Unidos en Montevideo

RT   Los musulmanes son parte de un grupo de seis detenidos que fueron liberados de la prisión militar de Estados Unidos en 2014 y se les concedió la condición de refugiado en el país de América del Sur bajo el entonces presidente José Mujica. El gobierno uruguayo reasentó a los hombres en una casa de cuatro dormitorios, donde han estado viviendo en los últimos meses desde su puesta en libertad. Los ex presos se quejaron de sus condiciones de vivienda.

Uno de los seis hombres, el tunecino Adel bin Muhammad El Ouerghi, dijo “somos demasiados para permanecer en la casa”  y se quejó de que tenían que quedarse en un hotel de vez en cuando, informa AP. Pero los hombres fueron desalojados recientemente desde el hotel ya que no tenían dinero para pagar las cuentas.

Uruguay-1

Otro ex detenido Omar Mahmud Faraj dijo que el gobierno uruguayo había “prometido muchas cosas, pero hasta el momento esto se ha quedado sólo en palabras.” En el momento, cada uno de ellos recibe alrededor de $ 600 (aproximadamente 15.000 pesos) por mes para cubrir los alimentos, ropa y otros artículos.

El Ouerghi dice “Quiero vivir aquí y traer a mi familia aquí, ¿cómo se supone que voy a pagar las facturas y comida de gas y agua, con sólo 15 mil pesos?”(¿Tienes que conseguir un trabajo?)

Los seis terroristas musulmanes fueron detenidos en el 2002. Ellos nunca fueron acusados ​​y pasaron más de una década en la prisión militar de Guantánamo.Fueron autorizados para su liberación en el 2010, pero no fueron capaces de volver a casa porque sus propios países se negaron a aceptarlos y tuvieron que permanecer en prisión mientras las autoridades estadounidenses encontraron un país dispuesto a acoger a los antiguos sospechosos de terrorismo.

Ken O’Keefe, ex marine estadounidense entrevistado en el vídeo de Press TV de Irán a continuación, es una basura traidora antiamericana que debería estar sentado en Guantánamo a sí mismo, pero se le ha dado refugio en Londres.

Fuente: RT

Tabaré Vasquez congeló la llegada de refugiados sirios y descartó recibir mas presos de Guantánamo.

El presidente uruguayo no está conforme con cómo se dieron las experiencias desde que el contingente sirio y los ex reclusos llegaron al país

Crédito: EFE

En apenas un mes de gestión, el presidente de Uruguay Tabaré Vázquez ya mostró diferencias con respecto al gobierno de José Mujica. A diferencia de su antecesor, el mandatario descartó recibir más presos de Guantánamo y congeló la venida de familias sirias.

En diciembre de 2014 arribó al país rioplatense un grupo de seis refugiados sirios. Pero la adaptación no ha sido la esperada. De hecho la experiencia está lejos de ser exitosa. Aún no trabajan, no se reunieron con sus familias y creen que reciben poco dinero como para mantenerse en Uruguay.

Además, al jefe de Estado tampoco le resultó agradable que uno de ellos, Abu Wael Dhiab, amenazase con una huelga de hambre frente a la embajada de Estados Unidos. Ante esta situación, Tabaré Vázquez envió a su canciller Rodolfo Nin Novoa a tratar la situación.

A pesar de no haberse mostrado completamente de acuerdo con la decisión de recibir refugiados sirios y presos de Guantánamo, en 2014, en plena campaña presidencial, el presidente frenteamplista reiteró en más de una oportunidad que esas eran decisiones que le correspondían a Mujica y las consideró una decisión humanitaria.

Ahora, la realidad es diferente. Ya con Vázquez en el poder la primera señal de descontento frente al desarrollo de esta experiencia, el Ejecutivo postergó para mitad de año la llegada del segundo contingente de refugiados que debía arribar al país en febrero.

Con respecto a la situación de Dhiab, uno de sus abogados, Alka Pradhan, explicó a El País que “le va a tomar tiempo ajustarse y reconstruir su vida luego de un período de tiempo tan largo y traumatizante”, en referencia a su estadía en Guantánamo.

“En este momento, simplemente estamos focalizados en ayudar a Dhiab, a recuperar su salud y asentarse exitosamente en Uruguay”, agregó.

Fuente: Infobae

Israel alertó en Uruguay sobre la incidencia de Irán y Hezbollah en América latina

Representantes israelíes expusieron ante un grupo de legisladores información sobre la influencia iraní y del grupo terrorista en la región. Su papel en el atentado a la AMIA y los últimos incidentes ocurridos en Montevideo

Un grupo de funcionarias israelíes alertaron a legisladores uruguayos sobre la creciente influencia de Irán y el grupo terrorista libanés Hezbollah en América Latina. Las representantes del gobierno de Benjamin Netanyahu advirtieron principalmente a Uruguay y la Argentina.

Dana Benvenisti, directora de Seguridad Regional y Contraterrorismo de la Cancillería israelí, y Yifat Amedy, directora delegada del Departamento de Medio Oriente del Centro de Investigaciones Políticas de la Cancillería, remarcaron los incidentes sucedidos en Montevideo a fines de 2014, en la antigua sede de la embajada de Israel, y el supuesto intento de ataque registrado el pasado 7 de enero, en el World Trade Center de la capital uruguaya.

En el caso argentino, en tanto, las funcionarias revelaron que tienen información sobre la “responsabilidad directa” de Iránen el atentado contra la mutual judía AMIA en Buenos Aires en 1994.

Previo a su exposición en Uruguay, las funcionarias israelíes estuvieron en Buenos Aires, donde mantuvieron contactos con integrantes de la comunidad judía argentina y legisladores de ese país.

La diputada argentina opositora Elisa Carrió semanas atrás efectuó una denuncia sobre supuestas reuniones de inteligencia de agentes iraníes y de Hezbollah en Montevideo. Las representantes expresaron que esa denuncia es completamente certera.

Benvenisti y Amedy, acompañadas por la embajadora Nina Ben Ami, expusieron estas revelaciones ante diputados del Grupo Parlamentario de Amistad Uruguay-Israel: el frenteamplista Carlos Rodríguez, los nacionalistas Jaime Trobo y Daniel Peña, y el colorado Tabaré Viera.

Los legisladores uruguayos vieron esta presentación como una muestra de la preocupación que existe en Israel ante la escalada de Irán y grupo fundamentalistas en la región.

En esa línea, las representantes transmitieron la preocupación del gobierno de Netanyahu ante el posible acuerdo nuclearentre el G5+1 (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia más Alemania) y Teherán, y la red de aliados que el régimen clerical está expandiendo en América del Sur.

Las funcionarias israelíes también aportaron información sobre el lavado de dinero, los contactos de Hezbollah con la mafia y las fronteras terrestres. Asimismo, abordaron la delicada situación en Medio Oriente por la presencia del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), aunque reconocieron que las capacidades del grupo yihadista de reclutar militantes en la región “son muy limitadas”.

Benvenisti y Amedy fueron interrogadas por los legisladores uruguayos, quienes consultaron en qué proporción Uruguay es “más o menos vulnerable” a un ataque terrorista. Al respecto, las expositoras sostuvieron que no podía confeccionar un ranking de los lugares más vulnerables, ya que “el terrorismo es imprevisible”. “Las acciones se resuelven por decisiones de carácter político”, indicó Benvenisti, quien aclaró que “los puntos más vulnerables o los que más les atraen a los terroristas son las sedes de las comunidades judías, embajadas u oficinas de Israel, las organizaciones sociales, entre otros”.

 

Fuente: Infobae

Uruguay confirma que no recibirá mas presos de Guantánamo ni refugiados sirios.

El gobierno de Tabaré Vázquez no permitirá el ingreso de nuevos reclusos de la prisión estadounidense. “Es definitivo”, comunicó hoy el canciller Rodolfo Nin Novoa. Hasta fin de año, tampoco llegarán expatriados

Crédito: AFP
El canciller Rodolfo Nin Novoa informó a los periodistas al término de una reunión de gabinete en Punta del Este. “No van a venir más presos de Guantánamo, eso es definitivo“, dijo el funcionario este lunes a medios locales.
 
Uruguay recibió, a fines de 2014, a seis ex reclusos que pasaron más de una década en la prisión de Guantánamo, en lo que fue una decisión del entonces presidente José Mujica a pedido de su par Barack Obama. Esa medida fue criticada tanto por la oposición, como por ciertos sectores del Frente Amplio.
De ese modo, el país se convirtió en el primero de América Latina en recibir detenidos de esa prisión, que Obama ha dicho estar dispuesto a cerrar aunque aún no tiene planes para ello.
En la actualidad, los ex convictos conviven en una casa en Montevideo y tienen estatus de refugiados. Se trata de cuatro sirios, un palestino y un tunecino. El ex presidente Mujica los visitó por primera vez en el mes de febrero.
En la prisión estadounidense ubicada en Cuba, inaugurada en 2002 en el marco de la “guerra contra el terrorismo” lanzada por George W. Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, quedan aún más de 100 detenidos.
Nin Novoa también dijo que el gobierno de Tabaré Vázquez decidió postergar “hasta fin de año” la llegada de nuevos contingentes de refugiados sirios, que comenzaron a ser recibidos en el país durante el mandato de Mujica.
El canciller sostuvo que Uruguay tiene “carencias de cultura e infraestructura” para acogerlos y se mostró partidario de planificar mejor futuros recibimientos. A comienzos de año, algunas de las familias sirias estuvieron en el foco de atención por versiones sobre supuestos casos de violencia doméstica.
Fuente: Infobae

Irán, al acecho en Uruguay

Embajada de Israel en Uruguay.

Por Julián Schvindlerman

Días atrás trascendió que, en al menos dos incidentes, agentes o diplomáticos iraníes apostados en Montevideo podían haber estado involucrados en operaciones terroristas antiisraelíes.

A fines de noviembre y a comienzos de enero, dos maletines con materiales explosivos se hallaron en las inmediaciones de la antigua y la nueva sede de la embajada de Israel en la capital uruguaya. En un caso, el diplomático iraní Ahmed Sabatgold fue visto en la zona. El Gobierno persa aseguró que su delegado estaba allí por una visita médica. Por supuesto. También hay en el barrio un deli que vende un humus exquisito. Teherán sacó del país rápidamente a su hombre.

Irán tiene un largo historial de implicación en operaciones terroristas internacionales. Sólo en los últimos años golpeó a turistas y diplomáticos israelíes en Bulgaria, Tailandia, Georgia y la India, y planeó hacer otro tanto en Turquía, Azerbaiyán, Chipre y Kenia. La Casa Blanca expuso un complot iraní para atentar contra el embajador saudita en Washington DC. El Tribunal Especial de la ONU señaló como responsables del asesinato del premier libanés Rafik Hariri a cuatro integrantes de Hezbolá. Células de este movimiento chiita de obediencia iraní fueron denunciadas por distintas y confiables fuentes en Cuba, Venezuela, Bolivia, Brasil, la Triple Frontera y otras partes de América Latina.

De modo que si un diplomático iraní es visto merodeando cerca de una embajada israelí y de un artefacto explosivo… bueno, elemental, querido Watson. Además deben ser tenidas en cuenta las últimas confrontaciones entre israelíes e iraníes en los Altos del Golán. El 18 de enero la aviación israelí mató a un general de la Guardia Revolucionaria iraní, Mohamed Alahdadi, al hijo combatiente del extinto architerrorista Imad Mugniyeh y a otros militantes de Hezbolá en disposición de atacar posiciones israelíes. Diez días después, el grupo chiita lanzó un misil que mató a dos soldados israelíes e hirió a otro siete en la frontera sirio-israelí. Si bien estos acontecimientos fueron posteriores a las fallidas bombas en Montevideo, dan cuenta de un contexto más grande. Irán continuamente busca dañar a Israel. Donde sea. Donde pueda.

El Gobierno uruguayo respondió a estos hechos de manera lamentable. El usualmente locuaz presidente se llamó a silencio, y el canciller minimizó la amenaza. La comunidad de inteligencia uruguaya ve a Irán como el país más proclive a atacar en territorio uruguayo, pero, informaba en una reciente nota en El Observardor Gabriel Pereyra, “se recibió la orden de no agitar el tema Irán, ni públicamente ni en reuniones reservadas del Gobierno”.

Según este periodista, las señales que dio el Gobierno de Mujica no se condicen con la forma en que los servicios secretos creen que debe actuar. En sus palabras:

Durante una reunión del Consejo de Defensa Nacional (integrado por Presidencia, Relaciones Exteriores, Interior, Economía y Defensa) se planteó un informe de Inteligencia que abonaba la tesis de que Irán era, según las informaciones recabadas y las actitudes de sus diplomáticos, el objetivo número uno en seguridad. (…) Graciela García, secretaria de[l ministro de Exteriores, Luis] Almagro (…) sostuvo que nada indicaba que fuera a haber un atentado aquí y que Irán era una nación amiga (…) Fue después de esa reunión que el Gobierno pidió no agitar el tema Irán, ni siquiera en reuniones reservadas.

El canciller Luis Almagro estuvo apostado en Teherán entre 1991 y 1996, período en que se le atribuye haber forjado vínculos cercanos con los iraníes. Cuando el entonces representante iraní en Uruguay, Hoyatolá Soltani, negó el Holocausto, Almagro lo citó y repudió sus palabras pero acotó que “el hecho no tiene por qué dañar las relaciones diplomáticas con Irán”. También está el hecho de que hasta 2010 un promedio de diez iraníes con pasaportes falsos pasaban por Uruguay, generalmente rumbo a Brasil. Hace poco, presuntos refugiados sirios con pasaportes israelíes truchos cruzaron territorio uruguayo. Trascendió a su vez que el oficialismo hizo la vista gorda ante denuncias de violencia de género y maltrato infantil entre los refugiados sirios que acogió. La dupla Mujica-Almagro ha hecho de su país el primero en América Latina en dar cobijo a expresos islamistas de Guantánamo.

El Gobierno uruguayo está o bien despistado en torno a las intenciones de Irán en su suelo, o bien deseoso de minimizar el problema para no antagonizar al propio Irán, o bien prisionero de una ideología tercermundista proislámica. Su actitud de desconsiderar las advertencias de su propio servicio de seguridad resulta inquietante, dados los antecedentes y la peligrosidad del régimen de los ayatolás. Su hospitalidad ingenua y su política benevolente le podrán costar caro. Para la teocrática República Islámica de Irán, Uruguay no es más que una nación cristiana infiel. Mujica y Almagro son, a los ojos de Teherán, un par de idiotas útiles latinoamericanos.

 

Fuente: El medio