Archivo de la categoría: UNIÓN EUROPEA

En su momento más crítico, el acuerdo nuclear abre nuevos escenarios en Oriente Medio

Avanzando en una línea de tiempo hasta el presente, y ante el casi seguro colapso del acuerdo nuclear como resultado de la decisión del presidente Donald Trump de retirarse de él, bien podemos ver renovadas las amenazas tanto de Israel como de los Estados Unidos de usar la fuerza contra Irán

Los cancilleres de los países firmantes del acuerdo nuclear, reunidos en las negociaciones de 2015 (Archivo)

Por 

En septiembre de 2012, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, realizó un discurso memorable ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Muchos recordarán sus palabras mientras sostenía una pancarta que mostraba un dibujo animado de una bomba atómica.

Ese discurso de Netanyahu en la ONU mostró el máximo de los esfuerzos diplomáticos que los israelíes podían ofrecer en un intento por movilizar a la comunidad internacional para tomar medidas contra el programa nuclear de Teherán.

La amenaza implícita era tan clara como la línea roja que dibujó Netanyahu: “en el caso en que el mundo no actuara”, entonces Israel no tendría más remedio que llevar a cabo un ataque militar. El mensaje fue claro, si la comunidad internacional no frenaba a Irán, entonces Israel lo haría.

Con la firma del acuerdo nuclear entre el Grupo 5+1 e Irán al año siguiente, la amenaza de Netanyahu nunca se materializó.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu (Sebastian Scheiner / REUTERS)

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu (Sebastian Scheiner / REUTERS)

Avanzando en una línea de tiempo hasta el presente, y ante el casi seguro colapso del acuerdo nuclear como resultado de la decisión del presidente Donald Trump de retirarse de él, bien podemos ver renovadas las amenazas tanto de Israel como de los Estados Unidos de usar la fuerza contra Irán.

Esto es una realidad si Teherán decide reanudar su producción y almacenamiento de uranio enriquecido en las cantidades y niveles de pureza similares a los que produjo antes del acuerdo. Ante ese escenario, un ataque israelí contra las instalaciones nucleares de Irán sigue siendo una posibilidad que nadie puede aseverar que sea remota.

Los europeos no están teniendo éxito en sus intentos por salvar el acuerdo. Pero incluso si no lo hacen, es poco probable que los iraníes intenten “detonar” una bomba; e incluso si lo hacen, todavía están a más de un año de producir suficiente material fisible para una sola arma.

No obstante, la comunidad internacional no tiene ninguna duda de que Israel hoy está mejor posicionado para llevar a cabo un ataque efectivo contra las instalaciones nucleares de Irán, como también para enfrentar las repercusiones de lo que estaba en el momento del discurso de Netanyahu en la ONU, hace seis años. Esto es un hecho que debe considerarse en la medida en que la comunidad internacional e Irán dejen de lado lo acordado anteriormente en respuesta a la retirada de los EEUU del Acuerdo.

Desde 2010, cuando el gobierno israelí consideraba seriamente la opción militar, muchos dudaban de su capacidad para llevar a cabo un ataque efectivo que cause un daño significativo al programa nuclear iraní.

Donald Trump, presidente de EEUU (Reuters)

Donald Trump, presidente de EEUU (Reuters)

A diferencia de los programas nucleares sirios e iraquíes, donde un solo ataque en una sola instalación fue suficiente para eliminar el potencial nuclear de ambos países, el programa iraní está compuesto por docenas de sitios situados estratégicamente por todo el país.

Además, ciertas instalaciones iraníes clave no solo están protegidas por sistemas avanzados de defensa aérea, sino que también están fuertemente fortificadas. Por esta razón, los analistas militares evaluaron que un ataque efectivo requeriría repetidas oleadas de ataques aéreos, que posiblemente durarán varios días, requiriendo aviones de guerra israelíes para viajar miles de kilómetros para reabastecerse y rearmarse. Sin duda, esa sería una operación desafiante incluso para una superpotencia.

No obstante, tales ataques habrían desencadenado una feroz represalia del grupo chiita Hezbollah, el aliado de Irán en Líbano, incluido el lanzamiento de miles de cohetes y misiles con un alcance que abarca todo el territorio israelí, y en ese momento, Israel no contaba con sistemas de defensa completamente efectivos que pudieran abordar esta amenaza de lanzamiento masivo de misiles.

Hoy, el sistema Cúpula de Hierro (Iron Dome), diseñado para interceptar cohetes con un alcance de varios kilómetros, acompaña al desarrollo del sistema de defensa David Sling, diseñado para interceptar misiles con un alcance mucho mayor que los misiles disponibles en el arsenal de Hezbollah que amenazan a Tel Aviv, a instalaciones estratégicas y otra infraestructura sensible israelí.

Finalmente, las secuelas de cualquier ataque israelí incluirían no solo una larga guerra con Hezbollah sino también fuertes condenas diplomáticas. Israel habría necesitado un paraguas diplomático estadounidense para abordar distintas iniciativas hostiles en el Consejo de Seguridad de la ONU, así como asistencia militar para resistir un prolongado conflicto con el grupo político terrorista chiita, y en aquellos años “no estaba nada claro” que la administración de Barack Obama hubiera proporcionado tal protección y apoyo.

En la actualidad, las cosas son muy diferentes: Israel está mejor posicionado en todos los sentidos para llevar a cabo un ataque y para hacer frente a sus consecuencias. Desde el punto de vista operacional, el acercamiento de las relaciones entre Israel y algunos países de la región que se ha dado en los últimos años abre un amplio abanico de posibilidades a la Fuerza Aérea israelí, y la aproximación a través de Estados Unidos con los países árabes socios regionales de Washington ofrece a los israelíes un escenario muy distinto al del pasado, y muy positivo considerando los cambios que se llevan adelante en Arabia Saudita.

Hezbollah

Hezbollah

En el aspecto militar, Israel ha dado un salto gigantesco en los últimos años, en términos de capacidad aérea puede lanzar mayor cantidad de explosivos, con mayor precisión y a muchos más objetivos en menos tiempo. Además de eso, en diciembre pasado Israel declaró operacional su flota de cazas furtivos F-35 fabricados en los EEUU.

La flota aún es pequeña, 12 aviones, pero los israelíes planean tener en operaciones a dos escuadrones completos en poco tiempo. Es cierto que los iraníes también han fortalecido sus capacidades defensivas, al recibir baterías S-300 de Rusia que han desplegado alrededor de sus instalaciones más estratégicas. Sin embargo, en el plano militar y operacional, Israel cree que podría superar esas defensas incluso sin el uso de sus nuevos F-35.

En el escenario político, la administración Trump -a diferencia de la era de Obama- probablemente acepte proporcionar a Israel “bunkers Buster” (bombas que serían esenciales para destruir los elementos clave del programa nuclear iraní), específicamente la instalación de enriquecimiento de Fordow, que está enterrada en una montaña cientos de metros bajo tierra.

Los israelíes también están mejor posicionados hoy para hacer frente a las consecuencias de un ataque. En primer lugar, es seguro que la administración de Trump brindaría protección total en el Consejo de Seguridad, mientras que también entregaría la mayor cantidad de material necesario para sostener una campaña militar israelí que pudiera ser prolongada.

El segundo aspecto es que, mientras Israel podría enfrentar daños significativos -como resultado de fuertes bombardeos de Hezbollah-, el aumento del suministro de misiles, las comprobadas capacidades y el amplio despliegue de las baterías Iron Dome, junto con el sistema David Sling, hacen que la preparación de Israel sea exponencialmente mayor de lo que era hace unos años. A ello se debe sumar el apoyo y soporte de los países del Golfo y de Arabia Saudita, quienes transitan una posición sin retorno en su enfrentamiento con el régimen iraní.

Nada de esto implica que, solo porque Israel está ahora mejor posicionado para llevar a cabo un ataque contra Irán, inevitablemente lo hará. Por ahora, las posibilidades siguen siendo bajas.

Existen muchas restricciones internas y factores internacionales que podrían evitar que Israel eventualmente lance un ataque. Sin embargo, las capacidades mejoradas y los avances acaecidos desde su discurso de 2012 ante la Asamblea General de Naciones Unidas, en el presente, le permiten a Netanyahu tomar una actitud más agresiva y firme hacia Teherán, sabiendo que las perspectivas de éxito de un ataque serán significativamente más altas de lo que eran cuando sostuvo la cartulina de dibujos animados en la ONU.

Fuente: Infobae

Irán pretende aumentar el enriquecimiento de uranio en sus plantas nucleares. Inminente ataque estadounidense-israelí a instalaciones nucleares.

Irán debe informar al organismo de vigilancia nuclear de la ONU en Viena el martes 6 de junio de su decisión de aumentar la capacidad de enriquecimiento de uranio (UF6) en respuesta a la salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear del año 2015.

Al anunciar esto el portavoz de la Organización de Energía Atómica de Irán, Behrouz Kamalvandi, no mencionó una fecha para comenzar este proceso o el grado de enriquecimiento. El gobernante supremo Ayatollah Khamenei dijo el lunes por la noche: “He ordenado que la agencia de energía atómica de Irán esté preparada para mejorar nuestra capacidad de enriquecimiento (de uranio)” si el acuerdo nuclear del año 2015 con las potencias mundiales se derrumba después de la retirada estadounidense. El presidente de la organización atómica, Ali Akhbar Salehi,  pronosticó este desarrollo hace algunos días.

Si Irán vuelve a ampliar el enriquecimento de uranio, EE. UU. e Israel se prepararán para atacar sus instalaciones de enriquecimiento y otras instalaciones nucleares claves para evitar que la República Islámica reanude su avance hacia una capacidad de armamento nuclear. 

Ahora que Teherán está dando ese paso, le corresponde al presidente Donald Trump decidir sobre la respuesta de Estados Unidos. Su decisión se verá fuertemente influenciada por su próxima cumbre con el líder norcoreano Kim Jong-un en Singapur el 12 de junio.

Para convencer a Kim de que está bien armado para exigir el desmantelamiento total de los programas nucleares y balísticos de Pyongyang, Trump podría encontrar necesario cumplir con una respuesta militar ante la decisión de Irán de ampliar el enriquecimiento de uranio. El paso de Jamenei le da a Trump un cronograma muy ajustado para tomar una decisión.

También se programó anular el objetivo del viaje europeo del primer ministro Binyamin Netanyahu. Los firmantes europeos del acuerdo, Alemania, Francia y el Reino Unido han estado peleando por salvar el acuerdo nuclear mediante esfuerzos diplomáticos para persuadir a Irán a que limite su programa de misiles balísticos y sus actividades expansionistas en el Medio Oriente. 

Jamenei dejó en claro que los dos temas no son negociables, ya que Israel advirtió que sucederían. Por lo tanto, Netanyahu encuentra a sus líderes luchando por el siguiente paso.

Ahora, la declaración del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, esta semana de que la alianza no respaldaría a Israel si fuera atacada por Irán, se acerca más a la realidad que antes. 

También lo hace la decisión de Khamenei del 29 de mayo de reemplazar al comandante de la Jefatura de Defensa Aérea de Khatam al-Anbiya, general Farzad Ismail, que está a cargo de las defensas antiaéreas de Irán, y nombrar a su vicepresidente general. Alireza Sabahi Fard como comandante en funciones, después de que dos cazas furtivos F-35 de Israel sobrevolaran las instalaciones nucleares de Irán y dejaran el espacio aéreo iraní sin que nadie lo notara.

Fuente: Debkafile

Benjamin Netanyahu comienza una gira por Europa para convencer a sus aliados del peligro del régimen iraní

El primer ministro israelí se reunirá con Angela Merkel el lunes, Emmanuel Macron el martes y Theresa May el miércoles. “Abordaré con ellos las formas de bloquear las aspiraciones nucleares y la expansión iraní en Oriente Próximo”, dijo. Estas cuestiones son “vitales para la seguridad de Israel”, añadió

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu durante la reunión con su gabinete este domingo (Sebastian Scheiner via REUTERS)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, comienza este lunes en Alemania una gira de tres días durante la cual espera convencer a los europeos de cambiar de posición sobre el programa nuclear iraní, que están determinados a salvar.

Hay que impedir a toda costa que Irán “desarrolle cualquier capacidad nuclear”, dijo antes de esa visita el embajador israelí en Alemania, Jeremy Issacharoff, en una entrevista para la AFP.

“Quizás tengamos divergencias de puntos de vista sobre las formas de controlar Irán en el ámbito nuclear, pero perseguimos un objetivo común”, añadió.

Netanyahu, un ferviente opositor al acuerdo nuclear y al régimen iraní, se reunirá por la tarde con la canciller alemana, Angela Merkel, y dará una rueda de prensa con ella hacia las 14H30 GMT.

El martes se entrevistará en París con el presidente francés, Emmanuel Macron, y el miércoles, con la primera ministra británica, Theresa May, en Londres.

Alemania, Francia y Reino Unido son tres de los países firmantes del acuerdo cerrado en 2015 entre las grandes potencias y Teherán para mantener a la República Islámica alejada del arma nuclear.

Sus dirigentes defienden resueltamente el acuerdo, a pesar de la retirada estadounidense anunciada el 8 de mayo, y coinciden en esta cuestión con Rusia y China, los otros dos firmantes del texto.

“Conservar el acuerdo”

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Heiko Mass, aprovechó la visita de su homólogo chino, Wang Yi, para reiterar que Alemania “desea conservar el acuerdo nuclear y procurar que Irán también se mantenga en él”.

El ministro chino criticó en esa ocasión la falta de fiabilidad de los Estados Unidos de Donald Trump. “Es una obviedad del derecho internacional recordar que los acuerdos internacionales deben ser respetados” y “los grandes países deberían dar ejemplo, no hacer lo contrario”, declaró.

Aunque consideran que el acuerdo existente es la mejor forma de contener las ambiciones nucleares iraníes, los europeos son conscientes de los límites de un compromiso que Merkel calificó recientemente de “imperfecto”.

Macron y Merkel en Berlín el pasado abril (REUTERS/Hannibal Hanschke)

Macron y Merkel en Berlín el pasado abril (REUTERS/Hannibal Hanschke)

Por ello han propuesto negociar una ampliación del acuerdo con Teherán, para incluir también el programa balístico iraní así como su política de influencia en Oriente Próximo, que los occidentales consideran desestabilizadora e Israel percibe como una amenaza directa para su existencia.

En estos aspectos concretos, Netanyahu y sus interlocutores europeos podrían estar de acuerdo.

Fin de la disputa

“Abordaré con ellos las formas de bloquear las aspiraciones nucleares y la expansión iraní en Oriente Próximo”, dijo Netanyahu antes de su visita a Berlín. Estas cuestiones son “vitales para la seguridad de Israel”, añadió.

Israel teme que Irán obtenga el arma nuclear, ya que se considera como el principal objetivo de ese arsenal, sobre todo si la República Islámica prosigue sus actividades balísticas.

El viaje de Netanyahu a Berlín marca también el final de un tenso periodo diplomático entre Israel y Alemania, dos aliados históricos. Una etapa que dio lugar el año pasado a una disputa en torno a la política israelí respecto a los palestinos.

Berlín lleva semana multiplicando los mensajes de apoyo a Israel a propósito de sus bombardeos en la Franja de Gaza y contra objetivos militares en Siria.

Por otra parte, Merkel no deja de alertar contra un resurgir del antisemitismo en su país, provocado por la llegada de numerosos migrantes originarios de países arabo-musulmanes y por el auge de la extrema derecha.

Este fin de semana, uno de los líderes del partido ultraderechista AfD, Alexander Gauland,minimizó la importancia de Adolf Hitler y sus atrocidades, calificándola de “excremento de pájaro en 1.000 años de historia alemana llena de éxitos”.

Fuente: Infobae

Israel pide a EU que deje de financiar a grupos que promueven el boicot

El Ministerio de Asuntos Estratégicos solicitó a la Unión Europea (UE) que no financie a ONG que promueven el boicot a Israel, violando la política expresada por la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

El Ministerio dirigido por Gilad Erdán presentó un informe en el que especifica que más de una docena de organizaciones que piden el boicot a Israel reciben dinero de la UE y de alguna de ellas también apoyan a grupos terroristas.

“Israel solicita con energía a la UE que ponga en práctica sus principios declarados de rechazo al boicot a Israel”, asegura el informe, que especifica que las doce ONG han recibido un total de 5 millones de euros en 2016.

En el documento se acusa a algunas de ellas, como la Norwegian People’s Aid (Ayuda del Pueblo Noruego), que recibió 1.7 millones de euros, de tener relación con grupos terroristas palestinos.

El movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), solicita a empresas, artistas, instituciones y consumidores cortar relaciones económicas y culturales con Israel.

Este informe del Ministerio de Seguridad Pública y Asuntos Estratégicos es la última acción israelí en su lucha contra él.

Israel destaca que las campañas de BDS suelen enmascarar como objetivo último la deslegitimación y destrucción del Estado de Israel.

Fuente: Aurora

La UE, con Irán y Hamás y contra los EEUU e Israel

Por Sohrab Ahmari 

A los burócratas de la Unión Europea les encanta hablar de los “valores europeos”, y sus aliados mediáticos en las dos orillas del Atlántico dan por hecho que en la escena internacional la UE se alinea con todo lo que es justo y bueno. Para cierto tipo de periodista o empleado de ONG, si la UE hace o dice algo, eso que dice o hace es admirable por el mero hecho lo dice o hace ella. Pero muy a menudo la UE recurre a la diplomacia, los procesos y la burocracia por mera inercia, incluso cuando la consecuencia es el refuerzo de enemigos criminales de los valores europeos.

Sirva como muestra de esta dinámica la histérica respuesta a las decisiones del presidente Trump de retirarse del defectuoso acuerdo sobre el programa nuclear iraní y trasladar la embajada de EEUU en Israel a Jerusalén.

En una declaración que subió a su propio blog, la jefe de la política exterior europea, Federica Mogherini, dejó claro que ve a EEUU y a Israel como los auténticos creadores de problemas en Oriente Medio. El post llama la atención por el tono gélido con que Mogherini se dirige a Washington, mientras el régimen iraní y Hamás, esos grandes admiradores de los valores europeos, se van de rositas.

He aquí los desvelos de Mogherini por salvar el acuerdo con Irán:

El martes me reuní en Bruselas con el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Javad Zarif, y [sus homólogos] de Francia, Alemania y el Reino Unido, los tres países europeos que negociaron el acuerdo junto con EEUU, Rusia y China. Decidimos empezar a trabajar sobre un paquete de medidas para proteger el acuerdo, asegurar que los ciudadanos iraníes puedan disfrutar de sus beneficios y salvaguardar nuestros intereses económicos. Nuestro objetivo es preservar y reforzar nuestros vínculos económicos –que incluyen proyectos nuevos [en los ámbitos de] la energía y el transporte– y a la par defender e incentivar la inversión de pequeñas y medianas empresas en Irán (…) Hay una metáfora (sic) que ha surgido varias veces en los últimos días: el acuerdo es como un enfermo en cuidados intensivos, y nuestro objetivo compartido es devolverle la salud lo antes posible.

En cuanto al traslado de la embajada a Jerusalén y otras crisis regionales, Mogherini dice:

Una vez más, la UE es el socio confiable, y es indispensable en un momento de tanta inestabilidad para Oriente Medio. Seguimos con atención los dramáticos acontecimientos: desde los combates en la frontera entre Israel y Siria al indecible sufrimiento del pueblo yemení, [pasando por] las decenas de muertes en Gaza tras el traslado de la embajada de EEUU a Jerusalén (…) En la UE no dejaremos de trabajar para encontrar una solución política a todas estas crisis: no hay otra forma de alcanzar una paz justa y duradera.

En el programa de armas nucleares de los mulás, la calculada campaña de Hamás para asaltar la valla de seguridad de Israel en Gaza y la insurgencia proiraní del Yemen, Mogherini y la UE no ven más que desafíos diplomáticos que superar. Y la respuesta siempre, siempre son unas rondas de conversaciones en Basilea, Lausana, Viena o alguna otra lujosa ciudad continental donde losconflictos civilizacionales, las hostilidades históricas y los agudos contrastes morales puedan ser disueltos en tecnicismos.

Para qué hablar de que el acuerdo nuclear pone a Irán en la senda de la bomba atómica, y de que no se ocupa del programa misilístico de los mulás, ni de sus agresiones regionales y sus violaciones a los derechos humanos. “Tenemos un proceso”, dicen los mandarines bruselenses, “y ese proceso debe ser preservado a toda costa”. Para qué hablar de que Hamás está constitucionalmente comprometida con la destrucción del mundo judío y de que lleva décadas perpetrando ataques terroristas y sangrientas matanzas. “Tenemos un proceso”, dicen los mandarines, “y el traslado de la embajada por parte de Trump lo ha perturbado”. En su mundo, tipos como los iraníes y los palestinos pueden aparecer como amigos y buenos chicos, simplemente porque han abrazado con total cinismo el juego europeo de los procesos. Así las cosas, EEUU e Israel desempeñan el papel de chicos malos que no juegan a la geopolítica a la manera europea.

Junto con Mogherini, Barack Obama y Angela Merkel epitomizan la bancarrota de esa mentalidad. Uno de ellos, Obama, ya ha abandonado la escena global. Los movimientos electorales tectónicos que están registrándose en Europa significan que probablemente ellas también lo hagan más pronto que tarde.

© Versión original (en inglés): Commentary
© Versión en español: Revista El Medio

El tenso panorama político de Irán se intensifica con la salida de EE.UU. del acuerdo nuclear.

Los observadores todavía están especulando sobre qué efecto tiene el desarrollo en el panorama político interno de Irán.

El panorama político tenso de Irán se intensifica con la salida del acuerdo nuclear

Desde que el presidente Donald Trump sacó a los EE.UU. del acuerdo nuclear con Irán del año 2015 a principios de este mes, los funcionarios iraníes y los antiguos socios de negociación estadounidenses de Europa han estado peleándose por encontrar formas de preservar el pacto. 

La jefe de política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, ha prometido un apoyo continuo para el acuerdo, mientras que China y Rusia han expresado su solidaridad con los iraníes.  

Mientras tanto, Washington ha indicado que le gustaría reanudar las conversaciones para negociar un nuevo acuerdo que excluiría permanentemente a Irán de la fabricación de uranio enriquecido o plutonio, truncando efectivamente su capacidad de producir alguna vez un arma nuclear. También exigiría concesiones más duras para limitar el programa de misiles balísticos de Irán y la actividad cibernética hostil, así como para poner fin al apoyo a sus poderes terroristas, incluidos Hezbollá con sede en Líbano y los rebeldes Houthi en Yemen. 

En respuesta, los funcionarios iraníes han estado atrapados en frenéticas reuniones con líderes mundiales en un intento de salvar el trato.

Mientras que algunos líderes europeos -en especial el secretario de Asuntos Exteriores británico, Boris Johnson- acordaron con el presidente Trump la necesidad de exigir concesiones más significativas a Irán en un acuerdo revisado, la mayoría se ha opuesto por completo al movimiento del presidente estadounidense y ahora están discutiendo formas de avanzar mientras tratan de reducir el efecto de cualquier posible sanción de los EE. UU. sobre las empresas europeas que tienen negocios en Irán. 

Aunque se ha hablado mucho de la retirada de Estados Unidos y de la respuesta europea, los observadores siguen especulando sobre el efecto que el desarrollo tendrá en el panorama político interno de Irán.

Ahmad Khalid Majidyar es miembro y director del Iran Observed Project en el Middle East Institute de Washington DC. Dijo a The Media Line que si Estados Unidos sigue adelante con sanciones más duras, “las compañías y los bancos europeos no estarían dispuestos a invertir en Irán y hacer negocios allí”. 

Esto tendría graves consecuencias para el presidente iraní Hassan Rouhani, afirmó Majidyar. “En casa, Rouhani estaría bajo una gran presión del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica y otros intransigentes que le pedirían tomar represalias contra los Estados Unidos y potencialmente abandonar el trato.

“Estarían facultados porque se opusieron al acuerdo en primer lugar, diciendo que ‘no debemos confiar en los Estados Unidos y los europeos. Deberíamos centrarnos en nuestras propias capacidades domésticas “. 

Ahora que Estados Unidos se ha retirado unilateralmente del trato, explicó Majidyar, los intransigentes se sienten reivindicados. “Existe una creciente lucha de facciones en Irán entre el campamento de Rouhani y la Guardia Revolucionaria y sus aliados conservadores. La retirada de los Estados Unidos del trato intensifica esta lucha entre facciones, y es probable que uno de ellos emerja como vencedor. Y en este caso, lo más probable es que sea la Guardia Revolucionaria “.

Ali Fathollah-Nejad, un experto en Irán en el Centro Brookings Doha, dijo a The Media Line que la administración Rouhani está tratando de salvar el trato en colaboración con los europeos porque “ha sido el núcleo de su promesa de campaña”. 

Haciéndose eco de Majidyar, él dijo que la decisión de Trump “juega en las manos de los intransigentes de Irán … que básicamente pueden decir ‘Esto es lo que les hemos dicho: no pueden confiar en los Estados Unidos’. Eres demasiado ingenuo ‘”. 

Fathollah-Nejad agregó que a nivel social, la decisión de Trump de retirarse del acuerdo promete ser” devastadora “. 

” De nuevo, juega en las manos de aquellos que reprimen cualquier tipo de activismo político, que puede etiquetarse más fácilmente como apoyo a una agenda de cambio de régimen de los EE. UU.

“La decisión de Trump llega en un momento muy delicado cuando la República Islámica comenzó a tambalearse después de las protestas contra el régimen a fines de este año. Entonces, esto es un duro golpe para el activismo político en Irán. ” 

¿Cómo va Ruhani a manejar las apuestas políticas con los de línea dura por un lado y sus partidarios reformistas y los europeos por el otro? 

“Esto es muy difícil de lograr”, respondió Fathollah-Nejad. “Todo depende de si Irán y los europeos tendrán éxito”. En otras palabras, los europeos deben ser capaces de proporcionar a Irán dividendos económicos que Teherán considera suficientes para permanecer en el acuerdo y seguir comprometidos con el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA).

“Todo esto dependerá de si Europa puede presentar una oferta atractiva a Teherán que también podría ser convincente para los elementos de línea dura”. 

Fuente: Jerusalem Post