Archivo de la categoría: TURQUÍA ASESINA Y GENOCIDA

La islamización de Turquía

Por Rauf Baker 

El régimen turco se está transformando poco a poco en una versión más desarrollada y peligrosa de Al Qaeda. Sus retóricas y enfoques parecen ser convergentes e incluso idénticos. La diferencia es que Recep Tayyip Erdogan lidera un país de considerable importancia geopolítica, no una organización militante desperdigada por las montañas de Afganistán.

Si Al Qaeda logró esparcir el miedo por todo el planeta con sus operaciones terroristas, no cabe sino imaginar el daño extremo que podría causar Erdogan a la región e incluso al mundo, a la luz de su creciente paranoia política y su totalitarismo. Al tiempo que pretende mantenerse en el poder indefinidamente, tras un referéndum que le confirió plenos poderes para gobernar el país sin apenas oposición, intenta dejar un legado duradero. Se sirve del sistema educativo para sembrar las semillas que se cosecharán después.

La islamización del Estado turco se viene produciendo de forma sistemática, callada y lenta desde hace muchos años, pero todo se ha acelerado desde el intento de golpe de julio de 2016. El foco está en el sistema educativo. El año pasado, la formación de Erdogan, el AKP, Partido para la Justicia y el Desarrollo, inspirado en los Hermanos Musulmanes, introdujo cambios sustanciales en el currículum escolar, enmendando más de 170 apartados. El Ministerio de Educación eliminó conceptos evolutivos como el de selección natural y añadió otros relacionados con la yihad. El régimen de Erdogan despidió a más de 33.000 profesores y cerró multitud de escuelas acusándolas de tener vínculos con los implicados en la intentona. Al mismo tiempo, aumentó el número de centros religiosos.

El Ministerio definió los cambios como un “énfasis en la educación basada en los valores”, con elobjetivo erdoganita de formar una “generación devota”. El diputado del AKP Ahmet Hamdi Çamlı declaró el año pasado: “Es inútil enseñar matemáticas a estudiantes que no saben qué es la yihad”. Antes de los ajustes, el número de alumnos en las 537 escuelas de secundaria religiosas alcanzó los 270.000 (2012). En 2017 había 1.048 escuelas y 635.000 estudiantes. Si añadimos los 122.000 que asisten a centros religiosos en el sistema de educación abierta, el número de alumnos en todas las escuelas religiosas llega a los 757.000.

Erdogan ha multiplicado las referencias islámicas en sus discursos. Así, hizo de la yihad el eje de la guerra en la ciudad kurda de Afrín (Siria), y hasta recurrió a versos del capítulo “Al Fath”del Corán, donde se aduce la victoria del profeta Mahoma sobre sus enemigos como justificación de operativos militares. Los sermones de las oraciones de los viernes llaman a la yihad contra los kurdos. Cuando el Ejército turco capturó Afrín, Erdogan no vaciló en calificar a sus tropas como “el último Ejército del islam”.

Hace unos meses, en un congreso de su partido retransmitido por televisión, Erdogan invitó a una niña pequeña vestida de militar a subir al estrado, y le dijo que sería una “mártir” si moría en combate. Por su parte, el viceprimer ministro Bekir Bozdağ describió recientemente a Erdogan como un líder que “se esfuerza por servir a Dios”. El año pasado, Şevki Yılmaz, columnista del progubernamental Yeni Akit y confidente de Erdogan, calificó al fundador de Al Qaeda, Osama ben Laden, de “héroe nacional”. Yılmaz dijo también que había votado  en el referéndum para sustituir el régimen parlamentario por otro que haría lo que hicieron las ababil. En el Corán, las ababil son unas aves celestiales enviadas por Dios que lanzaron piedras contra un ejército que marchaba hacia La Meca con la intención de demoler la Kaaba.

Todo lo anterior va unido a un creciente número de ataques públicos contra mujeres que llevan ropa “inapropiada”. En un vídeo difundido el 31 de diciembre de 2016 se veía a dos hombres con barba repartiendo panfletos a los viandantes en la ciudad de Izmir acerca de la prohibición del islam de celebrar el Año Nuevo.

Este problema no afecta sólo a los turcos. Alrededor de medio millón de sirios que estudian en Turquía se ven afectados las reformas educativas de Erdogan. Las autoridades ignoran a las administraciones de las escuelas sirias en las ciudades turcas y a veces las animan a que se centren en temas religiosos, contraten exclusivamente a mujeres con velo, prohíban a las profesoras llevar las uñas pintadas y apliquen un estricto código de vestimenta islámica a las alumnas.

El panorama es similar en las escuelas de las zonas bajo control turco en el norte de Siria, donde el Estado turco aplica una política de islamización y turquificación. Muchas de estas escuelas llevan el nombre de oficiales militares turcos muertos en combate en Siria, mientras se impone el turco como lengua vehicular. Alrededor de 170.000 estudiantes van a colegios restaurados gracias a una campaña denominada Da la Mano a tu Hermano.

El material de la referida campaña fue proporcionado por IHH, organización vinculada a losHermanos Musulmanes responsable de las tres flotillas del convoy que pretendió romper el bloqueo de Israel contra la Gaza de Hamás en mayo de 2010. IHH también ha enviado armas a organizaciones islámicas asociadas a Al Qaeda y los Hermanos Musulmanes en el norte de Siria, según líderes de algunas facciones y el difunto embajador de Rusia ante la ONU Vitali Churkin.

El auge de los yihadistas en Siria e Irak, en parte fruto de la facilitación oficial turca, ha creado un ambiente propicio para el radicalismo en una sociedad turca ya de por sí dividida, donde abundan las denuncias de marginación y exclusión política, con el despido arbitrario o el procesamiento de cerca de 152.000 funcionarios y profesores acusados de simpatizar con el golpe, según informes de la ONU. Esto podría arrastrar a Turquía a una guerra civil. Debe recordarse que hay alrededor de 25 millones de armas en el país, de las cuales al menos el 85% no tienen licencia. Así que no es de extrañar que se produzcan incidentes como el asesinato del embajador ruso en Ankara en 2016.

Si la comunidad internacional no afronta el hecho de que Erdogan se está convirtiendo en un Ben Laden que busca dar cumplimiento a su escatológica misión, tendrá que asumir las crudas consecuencias con que el presidente turco amenazó a los europeos el año pasado: “No podrán andar seguros por las calles en todo el mundo”.

© Versión original (en inglés): BESA Center
© Versión en español: Revista El Medio

Occidente traiciona a los kurdos

 

En la foto: Mujeres combatientes de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) cerca de la ciudad de Kobane, Siria, el 20 de junio del 2015. (Foto por Ahmet Sik / Getty Images)

Por Giulio Meotti 

Hay un proverbio kurdo que dice: “No tenemos más amigos que las montañas”. Pero en Afrín, incluso las montañas podrían no protegerlos de los aviones de guerra turcos y las milicias islamistas aliadas con Ankara. Aunque los vídeos con ejecuciones espeluznantes no son desde luego una novedad en la trágica guerra de Siria, en este caso las imágenes fueron grabadas por una organización terrorista que opera bajo el mando de un país de la OTAN: Turquía.

En el referido vídeo aparecen dos milicianos sirios vejando el cadáver de Amina Omar, combatiente kurda también conocida como Barin Kobani. Murió defendiendo Afrín, ciudad-cantón siria atacada por el Ejército turco de Recep Tayyip Erdogan.

En el vídeo, a Omar, que pertenecía a la sección femenina de las kurdas Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la llaman “cerda” y un soldado le pisa el pecho. La vejación de su cadáver simboliza no sólo la ferocidad de los enemigos de los kurdos, también la inmensa e insoportable traición moral y política de que han sido objeto los kurdos por parte de sus aliados occidentales.

“Vergonzoso: Occidente cierra los ojos a la suerte de los kurdos”, escribió Ivan Rioufol en el diario francés Le Figaro:

Combatieron con nosotros en la guerra contra el ISIS. Erdogan considera “terrorista” a este pequeño pueblo que arma a unas mujeres que llevan la melena al viento y deja la religión para el ámbito privado.

Los medios occidentales han ignorado la suerte de los kurdos, el pueblo que derrotó al ISIS por nosotros.

“Mi hermana, Barin, combatió al Estado Islámico junto a la coalición [internacional] en Raqa y en muchos otros lugares”, declaró un hermano de Omar a The Times desde Kobani. “¿Cómo puede haber justicia o confianza entre aliados cuando la coalición pone sus intereses por encima de lo que es moral y permite que Turquía nos ataque, y además con armas de la OTAN?”.

Hay un “silencio ensordecedor” de la mayoría de los líderes occidentales ante la ilegal invasión turca que están padeciendo los turcos, sostiene Sandeep Gopalan, profesor de Derecho en la Universidad Deakin de Melbourne. Las cancillerías europeas han dejado a los kurdos abandonados a su suerte. Así, el ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, tuiteó: “Turquía hace lo correcto al querer mantener sus fronteras seguras”. Occidente dio luz verde a los turcos para masacrar a los kurdos.

Aún peor: como nos recuerda un llamamiento publicado en New York Review of Books,

el ataque turco a Afrín no fue en absoluto provocado. De hecho, Afrín fue tan pacífico durante la mayor parte de la guerra siria que se convirtió en un refugio seguro para decenas de miles de refugiados, de los cuales algunos lo son ahora por segunda vez. En los cantones que controlaban, las fuerzas encabezadas por los kurdos habían establecido un oasis, único en Siria, de autogobierno localderechos para las mujeres y gobierno secular.

La batalla de Afrín fue una derrota tremenda para los kurdos en Siria, con consecuencias desoladoras. Al menos 820 guerilleros murieron en combate. Aún quedan muchas otras muertes por confirmar. Sirva como comparación el dato de que en la batalla por la liberación de Raqa, capital de facto del califato del ISIS, murieron 660 kurdos que luchaban bajo la bandera de las fuerzas democráticas sirias, respaldadas por Estados Unidos.

Robert Ellis ha comparado Afrín con lo sucedido en los Sudetes en la década de 1930:

Dos días antes de entregar los Sudetes a la Alemania nazi, en septiembre de 1938, el primer ministro británico, Neville Chamberlain, despachó el asunto como una “pelea en un país remoto entre dos pueblos de los que no sabemos nada”. Lo mismo se podría decir de la actitud de Occidente ante el ataque turco contra el enclave kurdo de Afrín, en el noroeste de Siria.

En las primeras horas del 30 de septiembre de 1938, Gran Bretaña, Francia e Italia permitieron a los nazis anexionarse la región checoslovaca de los Sudetes. El Gobierno checo se opuso y resistió, pero sus aliados occidentales, decididos a evitar una guerra “a cualquier precio”, estaban dispuestos a negociar con Adolf Hitler.

Sin embargo, los Acuerdos de Múnich no llevaron la paz a Europa. Llevaron la guerra.

Los checos fueron sacrificados en vano, y Occidente ha traicionado a los kurdos tres veces en los últimos años. La primera vez en Kobani, la asolada localidad kurda en la frontera turco-siria donde, en una batalla que sólo “reveló la impotencia de Occidente frente al yihadismo radical”, los habitantes lucharon para escapar de una muerte segura bajo el ISIS. Después, el pasado septiembre, los kurdos fueron abandonados en su referéndum por la independencia de Irak. Ahora han sido traicionados en Afrín, donde numerosas minorías de la guerra siria habían encontrado refugio.

Cuando, a finales de 2014, los occidentales decidieron intervenir directamente para deshacerse del califato del ISIS, se encontraron con un problema evidente. ¿Cómo podría Occidente derrotar a los islamistas, si ya no está dispuesto a arriesgar soldados y vidas en el campo de batalla? A través de los kurdos. Fueron las fuerzas kurdas las primeras que ayudaron a los yazidíes que huían del genocidio que les estaba infligiendo el ISIS. Miles de yazidíes acabaron en fosas comunes, o –las mujeres– capturadas y convertidas en esclavas sexuales. Fue entonces cuando Alemaniaempezó a enviar armas a los kurdos. Ahora los yazidíes de Afrín están sufriendo una nueva ola depersecuciones, esta vez por parte de los aliados turcos.

El filósofo francés Bernard-Henri Lévy declaró recientemente a Le Figaro:

La tragedia que están padeciendo los kurdos es síntoma de un insólito debilitamiento de Occidente. ¿Es este el equivalente de la batalla de Adrianópolis, que precedió a la caída de Roma? Espero que no. Pero la resignación ha sido una gran desgracia (…), uno de esos microacontecimientos aparentemente atípicos que señalan un cambio en el mundo. Esta no es la primera vez que Occidente decepciona a sus aliados o países hermanos. Ocurrió durante el auge del nazismo. Después, cuando dejó media Europa a merced del comunismo.

Los kurdos eran nuestros aliados ideales. Abrieron sus ciudades, como Irbil, a decenas de miles de cristianos iraquíes expulsados por el ISIS de Mosul. Hoy, el Kurdistán iraquí es –junto con Israel– el único lugar de Oriente Medio que acoge y protege a todas las religiones y minorías. Según el exeurodiputado Paulo Casaca, el Gobierno regional kurdo ha demostrado el máximo respeto por todas las minorías ampliamente perseguidas en otras áreas de Irak.

En un llamamiento de los intelectuales franceses Pascal Bruckner, Bernard Kouchner y Stephane Breton se afirma:

Abandonarlos sería un error moral imperdonable. Los kurdos de Siria derrotaron a los islamistas que han perpetrado los peores atentados de nuestra historia. Las atrocidades turco-islamistas en Afrín no auguran nada bueno. Cuando los jóvenes combatientes kurdos, con su admirable coraje, caen en manos de los yihadistas, son torturados, eviscerados y descuartizados. Este salvajismo es insostenible. Los kurdos son nuestros únicos aliados en la región y han demostrado su eficacia sobre el terreno. Si los abandonamos, no quedará nadie que nos ayude a contener nuevas explosiones terroristas contra nosotros. Por último, los kurdos de Siria están construyendo una sociedad democrática que respeta el pluralismo étnico y confesional y la igualdad entre hombres y mujeres. Esto tendrá una profunda influencia en una región desgarrada por la tiranía.

Se cierne un nuevo Síndrome de Múnich sobre Occidente. Si no un Estado, los kurdos al menos merecían nuestra protección, especialmente después de que nos hayan ayudado a detener a los que nos degüellan en los bulevares de París.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

Erdogan: No hay diferencia entre las acciones de los nazis y las de Israel

El presidente turco compara las acciones de Israel en Gaza con la persecución nazi de los judíos en la Segunda Guerra Mundial.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan comparó el viernes las acciones de Israel contra los árabes palestinos en Gaza con la persecución nazi de los judíos en la Segunda Guerra Mundial.

“No hay diferencia entre la atrocidad que enfrentó el pueblo judío en Europa hace 75 años y la brutalidad a la que están sometidos nuestros hermanos de Gaza”, dijo en una cumbre de líderes islámicos en Estambul, según la AFP .

Erdogan convocó la reunión extraordinaria de la Organización de Cooperación Islámica (OCI) en Estambul tras la muerte de unos 60 habitantes de Gaza en los violentos disturbios a lo largo de la frontera con Gaza.

Agregó que el liderazgo de un pueblo “que fue sometido a todo tipo de torturas en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial está atacando a los palestinos con métodos similares a los nazis”.

“Diré abierta y claramente que lo que Israel está haciendo es el bandolerismo, la brutalidad y el terror del estado”, acusó.

Erdogan había dicho anteriormente en una concentración masiva en Estambul que, como víctimas del Holocausto, el pueblo judío de Israel debería detener las acciones de su gobierno contra los palestinos.

“Creemos que un pueblo que fue víctima del Holocausto no dará su consentimiento al crimen de lesa humanidad cometido por su propio estado”, dijo.

El presidente turco ha aumentado su retórica anti-Israel en los últimos días tras la muerte de los habitantes de Gaza en los violentos disturbios de la “Marcha del Retorno” en la frontera entre Israel y Gaza.

El martes, Erdogan acusó al primer ministro Binyamin Netanyahu de tener sangre en las manos.

“Netanyahu es el primer ministro de un estado de apartheid que ha ocupado las tierras de un pueblo indefenso durante más de 60 años en violación de las resoluciones de la ONU. Tiene la sangre de los palestinos en sus manos y no puede encubrir los crímenes atacando a Turquía”, tuiteó Erdogan.

Netanyahu respondió mas tarde , diciendo: “Un hombre que envíe miles de soldados turcos para mantener la ocupación del norte de Chipre e invada Siria no nos predicará cuando nos defendamos de un intento de infiltración de Hamas”.

“Un hombre cuyas manos están manchadas con la sangre de innumerables ciudadanos kurdos en Turquía y Siria es el último que puede predicarnos sobre la ética del combate”, agregó Netanyahu.

Erdogan luego insistió en que Hamas no es una organización terrorista.

“Recordatorio a Netanyahu: Hamas no es una organización terrorista y los palestinos no son terroristas. Es un movimiento de resistencia que defiende la patria palestina contra una potencia ocupante. El mundo se solidariza con el pueblo de Palestina contra sus opresores “, tuiteó.

Israel y Turquía firmaron un acuerdo de reconciliación integral en el 2016 , poniendo fin a un enfrentamiento diplomático de seis años tras un encuentro violento entre soldados israelíes y radicales islamistas en un barco que intentaba romper el bloqueo de seguridad en Gaza.

Sin embargo, los funcionarios turcos, y en particular Erdogan, han seguido atacando verbalmente y criticando a Israel, incluso después de la firma del acuerdo.

Los disturbios de la “Marcha del Retorno” han estado en curso desde el 30 de marzo y se intensificaron el lunes cuando Estados Unidos inauguró oficialmente su nueva embajada en Jerusalén.

A principios de esta semana, uno de los líderes de Hamas, que alentó los disturbios, admitió abiertamente que la mayoría de los habitantes de Gaza asesinados por disparos israelíes durante las protestas fronterizas y los enfrentamientos eran miembros del grupo terrorista.

Fuente Arutz Sheva

Turquía pide una investigación de Israel en la CPI

El ministro de Asuntos Exteriores continúa con la actitud beligerante adoptada por Turquía contra Israel. ‘Israel intenta convertirse en una víctima’.

El canciller turco, Mevlut Cavusoglu, continuó con la actitud beligerante adoptada por su país en los últimos días contra Israel. 

En declaraciones a la emisora ​​estatal TRT Haber el jueves, Cavusoglu dijo que con respecto a la ira de Israel ante la huillación de su embajador , “Israel está jugando a la política barata. Están tratando de convertirse en víctimas”. 

“Ha llegado el momento de que las Naciones Unidas aprueben una moción sobre el evento de Gaza. Israel debe pagar el precio y una investigación de la masacre en Gaza debe ir a la Corte Penal Internacional [CPI] en La Haya”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores turco. 

El ministro turco también dijo que “hay una necesidad de una comisión independiente para preparar un informe sobre la situación en Gaza,

Turquía ha estado llevando a cabo una extensa campaña diplomática en los últimos días en un intento por aumentar la condena de Israel por parte de países de todo el mundo por los eventos en Gaza. 

El líder de la Autoridad Palestina, Rami Hamdallah, también se encuentra en Estambul para ayudar a los turcos a incitar a los países contra Israel.

Fuente: Arutz Sheva

Erdogan utiliza sus diferencias con Israel como una distracción para tratar de tapar la caída de la lira Turca en un 15%.

El presidente turco llamó a Israel un estado terrorista el martes 15 de mayo, el día en que la lira se hundió a su punto más bajo de todos los tiempos frente al dólar. 

La lira ha perdido un 15 por ciento de su valor en los últimos tres meses. Su caída récord del martes fue provocada por el voto de Erdogan de tomar un mayor control de la política monetaria de su gobierno si gana las elecciones del 24 de julio, un claro voto de desconfianza de los mercados financieros.

Erdogan esperaba llamar la atención sobre la tasa de inflación de dos dígitos en su país al intentar dañar la imagen del primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, acusándolo de tener “sangre palestina en las manos” después de que 60 palestinos murieron en los violentos disturbios del lunes en la barrera fronteriza entre Gaza e Israel. 

Esta estratagema puede funcionar en el corto plazo, pero no por mucho tiempo. La lira seguirá deslizándose, y la economía turca se irá hundiendo mas, por razones que no tienen nada que ver con Israel y los palestinos. Este es el resultado directo de la fuerza creciente de la economía de los EE. UU., Que tiene el efecto opuesto sobre la próspera economía de Israel.

Las relaciones turco-estadounidenses nunca han sido tan malas. La única parte de la administración Trump dispuesta a mantener un mínimo de cooperación con Ankara es el Pentágono. El Secretario de Defensa Jim Mattis sostiene que esto es esencial en vista del uso de las bases aéreas turcas por parte de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos para atacar al Estado Islámico en Siria y en Iraq. 

Pero el terreno común entre Washington y Ankara se está reduciendo por cuatro razones, aunque ambos gobiernos están ansiosos por pasar por alto este declive.

  1. Hasta hoy, Erdogan acusa a la inteligencia estadounidense de apoyar el intento de golpe militar para su derrocamiento en julio del 2016. Nunca se cansa de exigir la extradición estadounidense del clérigo turco Fethullah Gulen, a quien responsabiliza de orquestar el golpe de su exilio estadounidense.
  2. El presidente turco se ha estado codeando con el ruso Vladimir Putin y se ha convertido en el primer miembro de la OTAN en comprar armas rusas.
  3. El ejército turco invadió la provincia de Afrin, en el norte de Siria, para expulsar a la milicia kurda YPG, un firme aliado de Estados Unidos, de esa parte de Siria. Por ahora, las tropas turcas están atrapadas allí porque su avance está bloqueado por las fuerzas estadounidenses y francesas.
  4. Erdogan ha desarrollado estrechos vínculos con los ayatolás en Teherán.

Por lo tanto, Erdogan no se ayudará políticamente ni mitigará sus problemas económicos y militares al insultar groseramente a Israel; él solo los exacerbará.

Fuente: Debkafile

La relación compleja y a menudo tóxica entre Israel y Turquía

Un manifestante pro palestino grita durante una protesta contra el traslado de la embajada de EE. UU. A Jerusalén

Por: Seth Frantzman

¡Qué vergüenza!”, Tuiteó Ibrahim Kalin, asesor del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, el 14 de mayo. Condenó el asesinato de palestinos en Gaza y lo contrastó con el “canto y celebración” cuando Estados Unidos trasladó su embajada a Jerusalén. “El mundo comparte esta vergüenza en su silencio”.  

Horas más tarde, el embajador israelí en Turquía fue notificado de que Ankara tenía la intención de expulsarlo. Turquía también bajó sus banderas a media asta para conmemorar a los asesinados en Gaza y dos partidos políticos turcos buscaron anular los acuerdos con Israel e imponer sanciones económicas. Es la última disputa en una relación larga, histórica y tumultuosa.

Turquía fue el primer país musulmán en reconocer a Israel en 1949 y los estados disfrutaron de relaciones relativamente cálidas durante muchas décadas. Turquía e Israel comparten muchos intereses comunes en la región como aliados de Occidente y países modernos, relativamente seculares, en una región dominada por el nacionalismo árabe y el creciente extremismo religioso. 

La década de 1990 y principios del año 2000 fueron el pico de la relación con el crecimiento de las relaciones militares y económicas. En Beersheba se construyó un monumento conmemorativo para los soldados turcos otomanos caídos y una estatua de Ataturk, el fundador de la Turquía moderna, se dio a conocer. Una enorme delegación de empresarios turcos visitó Israel en el año 2007. Los manifestantes kurdos incluso atacaron la embajada de Israel en Berlín en 1999, acusando a Israel de desempeñar un papel en la captura del líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, Abdullah Ocalan.

Inicialmente bajo Erdogan y con el surgimiento del Partido Justicia y Desarrollo en el año 2002, las relaciones continuaron siendo cálidas. Erdogan visitó Israel, condenó el antisemitismo e intentó desempeñar un papel en un acuerdo de paz entre Israel y Siria. Turquía también buscó ayudar con las iniciativas de paz palestino-israelíes, y tanto Shimon Peres como Mahmoud Abbas visitaron Turquía. 

Erdogan le dijo a The Washington Post en el año 2009 que Israel debería involucrar a Hamas. “Hamas no es un brazo de Irán. Hamas entró en las elecciones [palestinas] como un partido político. Si todo el mundo les hubiera dado la oportunidad de convertirse en un actor político, tal vez no estarían en una situación como estuvieron después de las elecciones que ganaron [en enero del 2006] “. Ankara buscaba intermediarios entre Siria e Israel y estaba disgustado. cuando el primer ministro Ehud Olmert visitó Ankara y luego regresó a Israel y lanzó la Operación Plomo Fundido contra Hamas. 

A finales de enero del 2009, el presidente turco salió del escenario en el Foro Económico Mundial en Davos después de los comentarios de Peres. El conflicto del 2009 destruyó la confianza en Israel entre los líderes del AKP y las relaciones nunca se recuperaron. En mayo del 2010 una flotilla, liderada por el barco de pasajeros turcos Mavi Marmara y tripulado por miembros de la Fundación Turca de Derechos Humanos y Libertades y Ayuda Humanitaria (IHH) trató de romper el bloqueo de Gaza. Una incursión de comandos israelíes provocó la muerte de diez ciudadanos turcos en un combate cuerpo a cuerpo en la cubierta. Turquía retiró a su embajador y acusó a Israel de una “sangrienta masacre” a bordo del barco. Los ejercicios militares conjuntos fueron cancelados. 

Luego, en el 2016, Benjamin Netanyahu y el primer ministro turco, Binali Yildirim, arreglaron algunas relaciones, e Israel aceptó pagar 20 millones de dólares a Turquía por las víctimas del Mármara. Las relaciones económicas fueron un telón de fondo para el acuerdo del 2016. Israel estaba discutiendo la exportación de gas natural a Turquía y en el 2017, Yuval Steinitz estaba en conversaciones con el ministro de energía de Turquía sobre un acuerdo para el oleoducto. También se informó que Israel estaba comprando petróleo en el puerto turco de Ceyhan. El Financial Times escribió en el 2015 que esto incluía el petróleo enviado desde la región autónoma kurda en el norte de Iraq. 

El telón de fondo de la ira reciente en Israel por parte de Ankara no es solo las protestas en Gaza. En el período previo al referéndum kurdo en Iraq en septiembre, los políticos turcos se opusieron a que los kurdos agitaran banderas israelíes en el norte de Iraq. En diciembre, cuando el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció que los Estados Unidos reconocerían a Jerusalén como la capital de Israel, Turquía organizó una reunión de la Organización de la Conferencia Islámica para condenar el movimiento. Erdogan condenó a Israel como un “estado de terror”.

Cuando estallaron las protestas de Gaza el 30 de marzo y más de una docena de palestinos resultaron muertos, el presidente turco lo calificó de “masacre”. Netanyahu respondió con duras críticas a las acciones de Turquía en Siria, donde Turquía estaba luchando contra las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo, uno al que Ankara ve como terroristas. “Cualquiera que ocupe el norte de Chipre, invada la franja kurda y asesine ciudadanos en Afrin no debería sermonearnos”, dijo Netanyahu.

No fue una sorpresa cuando Erdogan tuiteó el 15 de mayo que Hamas “no es una organización terrorista” y escribió que era un “movimiento de resistencia que defiende la patria palestina contra una potencia ocupante”. Tal vez lo más sorprendente fue que el Partido Democrático Popular (HDP) y el Partido Republicano del Pueblo buscaron anular el acuerdo del 2016 con Israel y el CHP buscó que el embajador de Turquía fuera retirado permanentemente. El AKP se opuso a la cancelación del acuerdo, pero el primer ministro Yildirim dijo que los países musulmanes deberían revisar sus vínculos con Israel. El comentarista Serkan Demirtas, escribiendo en Hurriyet , señaló que los lazos podrían arruinarse.

Hay varias capas de la actual guerra de palabras entre Ankara y Jerusalén. Primero está el asunto de la embajada y Jerusalén. Turquía apoya la demanda palestina de que Jerusalén sea su capital. Turquía también utiliza la OCI para obtener apoyo islámico con respecto al problema de Jerusalén. Y Ankara está indignado por las muertes en Gaza.

El AKP de Turquía apoya desde hace tiempo a Hamas, argumentando que es una organización política legítima. Pero este apoyo ha puesto a Turquía en desacuerdo con otros países porque Turquía también apoyó la elección de la Hermandad Musulmana en Egipto. Esto es parte de una lucha más amplia en la que Turquía y Qatar abrazaron a la Hermandad Musulmana a principios de la década del 2000. Pero otros países de la región, como Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto, se han opuesto a la Hermandad y critican a Hamas.

Los problemas de Turquía con Jerusalén, por lo tanto, son triples: ira religiosa sobre Jerusalén, empatía con los palestinos en general, apoyo político a Mahmud Abbas, apoyo a Hamas así como apoyo a la ayuda humanitaria a Gaza y enojo regional de que Riad, Abu Dabi y El Cairo parezcan estar más cerca políticamente de Israel. Esto es irónico ya que Turquía tiene relaciones con Israel, mientras que Riyadh y Abu Dhabi no. 

Pero todo no es tan blanco y negro como parece. Qatar ha estado apoyando a Gaza financieramente a través de Israel y ve a Israel como una clave para su capacidad continua para trabajar en Gaza. El enviado presidencial de Estados Unidos, Jason Greenblatt, se encontraba en Qatar el miércoles reuniéndose con el ministro de Exteriores de Qatar, jeque Mohammed Bin Abdulrahman al-Thani, y discutiendo sobre Gaza.

La decisión del AKP de oponerse a la cancelación del acuerdo del 2016 está ligada al deseo de Ankara, cercano a Doha, de continuar desempeñando un papel de ayuda a los palestinos en lugar de arruinar las relaciones con Israel, ya que todas estas relaciones están entrelazadas. Eso también depende de las decisiones de Jerusalén. 

La ira por la decisión de Turquía de expulsar al embajador y la retórica israelí de Turquía alentará a Israel a hablar sobre los kurdos y otros asuntos. Con Turquía planeando una reunión de la OIC y manifestaciones al final de la semana, y teniendo lugar la campaña electoral turca, las relaciones podrían agriarse mas.

Fuente: Jerusalen Post.

En medio de una disputa con Israel, el presidente de Turquía alberga judíos antisionistas

“Si quieren ayudar a los judíos, salgan y digan en voz alta que están en contra de Israel”, dijo Neturei Karta a Erdoğan

El presidente turco Recep Tayyip Erdoğan recibe a representantes del grupo antisionista Neturei Karta en Londres, el 15 de mayo de 2018 (Twitter)

En medio de una creciente crisis diplomática entre Ankara y Jerusalén, el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan se reunió el martes con representantes del grupo rabiosamente antisionista Neturei Karta.

Erdoğan y el ministro de Asuntos de la UE y negociador en jefe Ömer Çelik, que se encontraban en la capital británica para una visita oficial, hospedaron al rabino Elhanan Beck de Neturei Karta y al menos a otros dos miembros de la secta ultraortodoxa, según el sitio web de la presidencia turca.

La reunión tuvo lugar en la habitación del hotel de Erdogan en Londres y duró unos 30 minutos. El sitio web de la presidencia publicó un breve artículo con una foto , diciendo que Erdoğan recibió “representantes de la comunidad judía”.

Neturei Karta es un grupo marginal que rechaza el sionismo y el Estado de Israel por motivos religiosos. Citando fuentes talmúdicas, la secta argumenta que los judíos no tienen derecho a la soberanía política en Tierra Santa antes de la llegada del mesías. Por el contrario, creen que los judíos deben esperar pacientemente a la redención divina y, mientras tanto, abogan por el desmantelamiento del Estado de Israel.

El grupo, que tiene pocos seguidores en Israel, el Reino Unido, Bélgica y la región de Nueva York, es conocido por organizar protestas vocales contra Israel y por visitas sumisas y respetuosas a sus enemigos. En 2006, por ejemplo, los líderes de Neturei Karta participaron en una conferencia de negación del Holocausto auspiciada por el gobierno en Teherán.

Según el sitio web de Yeshiva World, Beck, quien nació en Jerusalén y reside en Londres, le dijo al presidente turco que Israel es el país más peligroso para el pueblo judío en el mundo de hoy.

“Ayudar a los sionistas no beneficia al pueblo judío. Si quieres ayudar a los judíos, sal y di en voz alta que estás en contra del Estado de Israel “, dijo Beck a Erdoğan, según Yeshiva World .

No queremos dos estados tampoco. Apoyamos el regreso del pueblo palestino. Allí los judíos y los musulmanes pueden vivir juntos en paz

“Estamos en contra de los ocupantes. Queremos traer paz al área. Como judíos, rezamos por la disolución completa del estado israelí de manera pacífica. No queremos dos estados tampoco. Apoyamos el regreso del pueblo palestino. Allí los judíos y los musulmanes pueden vivir juntos en paz “.

Beck agregó, “Podemos vivir en paz y armonía en todo el mundo en Palestina, como lo fue hace muchos años con los musulmanes”.

El sitio web no informó lo que contestó el presidente turco.

Israel y Turquía están envueltos en un continuo golpe por golpe sobre la respuesta de Israel a las violentas protestas del lunes en la frontera de Gaza.

El Ministerio de Salud de Gaza, dirigido por Hamas, dijo que 60 palestinos murieron y más de 2,700 resultaron heridos en los enfrentamientos.

Las IDF dijeron el martes que al menos 24 de los muertos eran miembros de los grupos terroristas Hamas y Jihad Islámica. Israel afirma que Hamás está fomentando la violencia y usándola para encubrir los ataques.

Erdoğan responsabilizó directamente a Israel, acusándolo de ser un “estado terrorista” que comete “genocidio”. Turquía retiró a su embajador en Tel Aviv y expulsó a los enviados de Israel a Ankara y Estambul.

Israel respondió de la misma manera, con el primer ministro Benjamin Netanyahu diciendo que Erdoğan “entiende bien el terrorismo y la matanza” y que no debe predicar a Israel sobre la ética militar.

Israel expulsó al cónsul general de Turquía en Jerusalén y el miércoles convocó al vice embajador del país en Tel Aviv para que se vistiera formalmente y se sometiera a controles de seguridad estrictos .

Fuente: Times of Israel