Archivo de la categoría: TERRORISTAS ISLÁMICOS “PALESTINOS”

Israel golpea posiciones de Hamas en Gaza tras ataque con cohetes

La Fuerza Aérea israelí lanza nuevos ataques durante la noche contra dos objetivos pertenecientes a la organización terrorista islamista Hamas en el norte de Gaza en respuesta a los disparos de cohetes realizados desde la franja de Gaza contra el Consejo Regional de Hof Ashkelon el martes por la noche; Hamas advierte que “Israel está cruzando una línea peligrosa”.

El ejército israelí dijo que realizó ataques aéreos contra dos posiciones de Hamas en Gaza durante la noche del martes en respuesta a un cohete disparado desde la franja que aterrizó en territorio abierto en el Consejo Regional de Hof Ashkelon.

Ayman Sahbani, director de emergencias del hospital Shifa de Gaza, dice que tres palestinos resultaron heridos en el ataque, entre ellos un hombre de 26 años que estaba en estado grave después de ser golpeado en la cabeza por metralla.

El ataque aéreo contra posiciones de Hamas en Gaza

 

El cohete disparado contra Israel, que aterrizó en un campo deshabitado en el Consejo Regional de Hof Ascalón , no causó víctimas ni daños, agregó un portavoz militar.

“Si trata de cruzar una línea peligrosa, Israel tendrá que afrontar las consecuencias”, dijo Hamas después de la represalia israelí. “No vamos a permitir que Gaza se convierta en un campo de pruebas para las municiones israelíes”.

El ataque aéreo contra posiciones de Hamas en Gaza

El ataque aéreo contra posiciones de Hamas en Gaza

 

Israel ha visto disparos de cohetes ocasionales desde la Franja de Gaza en los tres años transcurridos desde su última guerra con los militantes de Hamás, los gobernantes de Gaza. La mayoría ha sido reclamada por grupos salafistas en el territorio.

Israel responsabiliza a Hamas de todo el fuego de los cohetes lanzados por cualquiera de los diversos grupos militantes que lo desafían.

Hamas e Israel han combatido tres guerras desde que el grupo terrorista islámico tomó el control de Gaza hace una década, la última vez en 2014. Desde entonces, un alto el fuego se ha mantenido en gran medida .

Palestinos: el fraude de los detectores de metal

28 de julio de 2017: un grupo de palestinos protesta en las inmediaciones de la Ciudad Vieja de Jerusalén por la instalación, por parte de Israel, de detectores de metal en el Monte del Templo, pese a que ya habían sido retirados días antes. (Foto: Ilia Yefimovich/Getty Images).

por Khadija Khan

Tras descomunal presión del mundo musulmán y la comunidad internacional, Israel retiró todos los detectores de metal y la infraestructura de videovigilancia del Monte del Templo de Jerusalén, donde se halla la mezquita de Al Aqsa.

Posiblemente para arrumbar la razón primera de que se instalaran los detectores –un ataque terrorista perpetrado el 14 de julio, en el que tres ciudadanos árabes israelíes mataron a dos policías israelíes drusos con armas que habían ocultado en la mezquita–, la Autoridad Palestina (AP) llamó a los musulmanes a boicotear el lugar y perpetrar una serie de días de la ira contra el Estado judío.

Clamando que los detectores de metal eran una “profanación” de la mezquita –que de hecho se levanta sobre el lugar más sagrado para el judaísmo y el tercero para el islam–, los palestinos dieron en protagonizar enfrentamientos violentos con las fuerzas israelíes de seguridad. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, denunció a Israel y llamó a los musulmanes a “proteger” Jerusalén.

Un adolescente posteó en Facebook su intención de convertirse en un “mártir” antes de penetrar en el hogar de una familia judía en la Margen Occidental y asesinar a tres de sus miembros. Mientras este terrorista era tratado de sus heridas en un hospital israelí, la AP celebraba sus acciones y ponía en marcha un mecanismo por el cual recibirá un salario de más de 3.000 dólares mensuales por su intento de convertirse en “mártir” mediante el asesinato de judíos.

El 23 de julio, en Jordania –país que tiene confiada la custodia del Monte del Templo a través del Waqf–, un terrorista atacó a un oficial de seguridad israelí en el complejo de la embajada de Israel en Amán. En defensa propia, el oficial le disparó y mató, matando también, en el fuego cruzado, a otro jordano. Gracias a un acuerdo entre las autoridades jordanas e israelíes, se liberó al guardia, aparentemente a cambio de la promesa de que se eliminarían los detectores de metalmetal en el Monte del Templo.

Los detectores, sin embargo, no tenían nada que ver con la auténtica razón de que la atmósfera esté tan inflamada; eso es cosa de la facción Fatah del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, y de la organización terrorista Hamás, que gobierna la Franja de Gaza, no obstante el hecho de que lo que provocó su instalación fue el ataque de los musulmanes israelíes contra los drusos israelíes. En realidad, las medidas de seguridad fueron adoptadas por Israel para proteger a todo aquel que accediera al recinto, donde sólo se permite rezar a los musulmanes, mientras los cristianos y los judíos sólo pueden visitarlo bajo estricta supervisión.

La prueba de que la violencia no la provocaron las medidas destinadas a impedir que terroristas introduzcan armas letales en el Monte del Templo se encuentra en el hecho de que los detectores de metal son frecuentes en las más importantes mezquitas del Medio Oriente, y en que más de 5.000 cámaras de vigilancia (y 100.000 guardias de seguridad) monitorizan a los peregrinos que acuden a La Meca, en Arabia Saudí, durante el Haj. Además, todo aquel que vista el Muro Occidental, otro lugar sagrado para los judíos, ha de pasar por un detector de metal antes de acceder al mismo. La incitación antiisraelí en curso –que se sirve de los detectores de metal como excusa para denunciar que el Estado judío está tratando de alterar el statu quo del Monte del Templo– no sólo deshonra al islam, sino que daña a los palestinos a los que el mundo dice querer defender.

Ha llegado la hora de que la comunidad internacional lo reconozca y deje de permitir que los radicales usen a los palestinos como peones de su agenda, transparente para todo el mundo, incluidos todos los musulmanes: destruir a Israel mediante su deslegitimación.

Khadija Khan: Periodista paquistaní radicada en Alemania.

Traducción del texto original: Gatestone Institute
Traducido por Revista El Medio

Por un nuevo status quo del Monte del Templo

Por: José Ignacio Rodríguez

El asesinato de dos policías, que guardaban los accesos aledaños al Monte del Templo, ha marcado un antes y un después en el “status quo” que mantenía el mencionado recinto. El estado en el qué están las cosas precisa de toda la fortaleza política, para cambiar la situación en torno a la mencionada Explanada del Templo. Nos entenderemos mejor si cuando mencionamos el lugar geográfico de referencia hablamos de Explanada del Templo. Todo lo demás, sea lo que sea, que se encuentre en el mencionado recinto sagrado para el Pueblo de Israel y para una gran mayoría de los amigos cristianos de Israel será considerado otro tema, incluso para muchos, como anatema.

La violenta intolerancia de los árabes-palestinos en Israel, azuzados por Jordania a la cabeza y el resto de países árabes, promotores de los BDS contra Israel, hace absolutamente necesario cambiar urgentemente el estado de las cosas, en torno al Monte del Templo, el Kotel y Jerusalén. La incuestionable Capital Eterna e Indivisible de Israel.

Los años, siglos y milenios pasan y la situación de Jerusalén y los lugares santos para el Judaísmo siguen sufriendo humillaciones, destrucción y muerte. Los santos lugares y la santa vida humana, de judíos, cristianos, drusos y resto de la humanidad, está siendo pisoteada con la complicidad de la comunidad internacional, que mira para otro lado además de subvencionar la violencia árabe- palestina contra Israel. Lo hemos denunciado muchas veces y lamentablemente lo tendremos que seguir denunciando sino cambia el estado de las cosas respecto al “status quo” del Monte del Templo. Muchas organizaciones, con rimbombantes etiquetas en la defensa de los Derechos Humanos, reciben millonarias cantidades de dólares, para seguir con su escalada terrorista de tomar Jerusalén e Israel, en todos sus límites geográficos.

La caza del judío, por parte de los árabes-palestinos, se ha abierto oficialmente en Jerusalén con el asesinato cobarde y traicionero, por la espalda, de dos policías israelíes de origen druso. La Comunidad Drusa se ha puesto en pie de guerra contra las intenciones árabes-palestinas, que según muchos analistas se ha vuelto dramáticamente explosiva. Ahora también los drusos se unen a la lista negra, blacklist, de objetivos de los terroristas. Los judíos, cristianos, drusos y aquellos árabes que se sientes parte del Estado de Israel son las víctimas de la intolerante violencia, que impera en las filas palestinas ¿Alguien ha llegado a pensar alguna vez qué los palestinos dejarán de asesinar judíos, cristianos, drusos o incluso árabes? Solo cuando no quede ninguno en todo Israel. La maldita frase de “echar los judíos al mar” debe estar presente en la memoria de todos los hombres de buena voluntad, judíos, cristianos, drusos y árabes que viven, crecen y prosperan en el Estado de Israel.

Las excusas de los palestinos, árabes-palestinos no se nos olvide, para alentar al que llaman “el día de la ira” son contra la instalación de detectores de metal, en los accesos a la Explanada del Templo tras el ataque terrorista del viernes” contra los policías ¿De qué se quejan los palestinos? ¿Tal vez de qué ahora no pueden pasar armas, cohetes, cuchillos a las mezquitas? Todo parece indicar que les hacen faltas cuchillos, pistolas y ametralladoras para rezar.

La Policía y el Ejército de Israel están preparados contra toda contingencia que pueda surgir, pero además hace falta la contundencia políticamente democrática, por parte del Estado de Israel, para cambiar el estado de las cosas, en la Explanada del Templo. No es posible seguir manteniendo un “status quo” en el cual los judíos no puedan rezar en la Explanada y los palestinos puedan seguir asesinando, a quienes les venga en gana allí o dónde quieran. Como dice la canción, Eleja Ekra Yah, a Ti he de llamar, Oh Eterno, para clamar por Justicia de lo Alto. Si cambiamos el estado de las cosas en Jerusalén el mundo también cambiará para bien ¡Mira hasta rima y todo! Qué así sea.

Aurora

Video: El momento del ataque de un terrorista palestino en un supermercado israelí

Un joven de 19 años acuchilló por la espalda a un empleado de un comercio en Yavne. Lo dejó en grave estado y fue detenido en la calle por transeúntes

Un israelí resultó herido este martes en un ataque con arma blanca perpetrado por un terrorista palestino que lo sorprendió por la espalda en un supermercado de la ciudad de Yavne (en el centro del país).

El atacante es un palestino de 19 años del territorio ocupado de Cisjordania y la víctima un israelí de 42 años, que fue trasladado al centro médico Kaplan, en la vecina ciudad de Rehovot.

“El herido se encuentra en estado grave y el atacante fue detenido por civiles que se encontraban en la calle y por agentes de la Policía que llegaron al lugar del suceso”, informó la vocera policial Luba Samri.

Este sufrió “varias cuchilladas en la parte superior de su cuerpo” cuando se encontraba en un supermercado de la red Sufersal, explicó Netanel Moyal, voluntario del servicio de emergencias Hatzalá, que atendió al herido.

El incidente tuvo lugar poco después del mediodía, hora local (9 GMT), y según informó este servicio de emergencias “varias personas tuvieron que ser atendidas por shock tras presenciar los hechos”.

El ejército allanó poco después el domicilio del asaltante en Yatta, cerca de Hebrón, en el sur de Cisjordania, indicó una vocera del ejército.

El suceso violento se enmarca en una cadena de ataques que tiene lugar en Israel y Cisjordania desde octubre de 2015, en los que han muerto 269 palestinos, más de dos tercios de ellos al perpetrar ataques o presuntos ataques, y 46 israelíes y cuatro personas de otras nacionalidades, víctimas de esos ataques.

 

“Palestinos”: el cuento chino de los detectores de metal

Palestinians near Jerusalem’s Old City protest Israel’s installation of metal detectors at entrances to the Temple Mount, although the metal detectors had already been removed days before, on July 28, 2017. (Photo by Ilia Yefimovich/Getty Images)

Por Jadiya Jan

Tras descomunal presión del mundo musulmán y la comunidad internacional, Israel retiró todos los detectores de metal y la infraestructura de videovigilancia del Monte del Templo de Jerusalén, donde se halla la mezquita de Al Aqsa.

Posiblemente para arrumbar la razón primera de que se instalaran los detectores –un ataque terrorista perpetrado el 14 de julio, en el que tres ciudadanos árabes israelíes mataron a dos policías israelíes drusos con armas que habían ocultado en la mezquita–, la Autoridad Palestina (AP) llamó a los musulmanes a boicotear el lugar y perpetrar una serie de días de la ira contra el Estado judío.

Clamando que los detectores de metal eran una “profanación” de la mezquita –que de hecho se levanta sobre el lugar más sagrado para el judaísmo y el tercero para el islam–, los palestinos dieron en protagonizar enfrentamientos violentos con las fuerzas israelíes de seguridad. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, denunció a Israel y llamó a los musulmanes a “proteger” Jerusalén.

Un adolescente posteó en Facebook su intención de convertirse en un “mártir” antes de penetrar en el hogar de una familia judía en la Margen Occidental y asesinar a tres de sus miembros. Mientras este terrorista era tratado de sus heridas en un hospital israelí, la AP celebraba sus acciones y ponía en marcha un mecanismo por el cual recibirá un salario de más de 3.000 dólares mensuales por su intento de convertirse en “mártir” mediante el asesinato de judíos.

El 23 de julio, en Jordania –país que tiene confiada la custodia del Monte del Templo a través delWaqf–, un terrorista atacó a un oficial de seguridad israelí en el complejo de la embajada de Israel en Amán. En defensa propia, el oficial le disparó y mató, matando también, en el fuego cruzado, a otro jordano. Gracias a un acuerdo entre las autoridades jordanas e israelíes, se liberó al guardia, aparentemente a cambio de la promesa de que se eliminarían los detectores de metalmetal en el Monte del Templo.

Los detectores, sin embargo, no tenían nada que ver con la auténtica razón de que la atmósfera esté tan inflamada; eso es cosa de la facción Fatah del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, y de la organización terrorista Hamás, que gobierna la Franja de Gaza, no obstante el hecho de que lo que provocó su instalación fue el ataque de los musulmanes israelíes contra los drusos israelíes. En realidad, las medidas de seguridad fueron adoptadas por Israel para proteger a todo aquel que accediera al recinto, donde sólo se permite rezar a los musulmanes, mientras los cristianos y los judíos sólo pueden visitarlo bajo estricta supervisión.

La prueba de que la violencia no la provocaron las medidas destinadas a impedir que terroristas introduzcan armas letales en el Monte del Templo se encuentra en el hecho de que los detectores de metal son frecuentes en las más importantes mezquitas del Medio Oriente, y en que más de 5.000 cámaras de vigilancia (y 100.000 guardias de seguridad) monitorizan a los peregrinos que acuden a La Meca, en Arabia Saudí, durante el Haj. Además, todo aquel que vista el Muro Occidental, otro lugar sagrado para los judíos, ha de pasar por un detector de metal antes de acceder al mismo. La incitación antiisraelí en curso –que se sirve de los detectores de metal como excusa para denunciar que el Estado judío está tratando de alterar el statu quo del Monte del Templo– no sólo deshonra al islam, sino que daña a los palestinos a los que el mundo dice querer defender.

Ha llegado la hora de que la comunidad internacional lo reconozca y deje de permitir que los radicales usen a los palestinos como peones de su agenda, transparente para todo el mundo, incluidos todos los musulmanes: destruir a Israel mediante su deslegitimación.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

Árabe acusado de asesinar a su amante judía, casada y embarazada, con la esperanza de secuestrarla y cambiarla por prisioneros “palestinos”

Un hombre árabe acusado de matar a su novia judía casada y embarazada de ocho meses “tenía la intención de secuestrarla a cambio de prisioneros palestinos”, según se ha informado.

El cuerpo de Michal Halimi fue encontrado en Holon, Israel, después de que Muhammad Harouf confesó haberla estrangulado y golpeado con piedras.

Harouf ha dicho a un tribunal que había querido secuestrar a Halimi, de 29 años, del distrito de Binyamin de Cisjordania, con la esperanza de que los prisioneros palestinos fueran puestos en libertad. 

An Arab man accused of killing his eight-months pregnant married Jewish girlfriend Michal Halimi (pictured) 'intended to kidnap her in exchange for Palestinian prisoners', it has emerged
 

Un hombre árabe acusado de matar a su novia judía casada, Michal Halimi (fotografiada), de ocho meses de gestación, pretendía secuestrarla a cambio de prisioneros palestinos.

La mujer Casada, Halimi estaba embarazada cuando desapareció en mayo, aunque no está claro quién era el padre. 

La policía dijo que había estado “en el hogar de un joven palestino de Naplusa con quien estaba manteniendo una relación amorosa”.

Oficiales afirman que los mensajes de Facebook sugieren que pretendían comprometerse y, después de eso, confesó el asesinato, después del interrogatorio.

Según su versión, conoció a la difunta en el área de Holon, la ahogó, le arrojó piedras a la cabeza, cubrió su cuerpo y se marchó de la escena en su coche, dijo la policía. 

 Muhammad Harouf (pictured being escorted from court) has told a court he had wanted to kidnap 29-year-old Halimi, from the Binyamin District of the West Bank, in the hope Palestinian prisoners would be released
 

Muhammad Harouf dijo que le había pedido a Halimi de 29 años, del distrito de Binyamin de Cisjordania, que se dejara secuestrar, con la esperanza de que los prisioneros palestinos fueran liberados

The body of Michal Halimi was found in Holon, Israel, after Muhammad Harouf reportedly confessed to strangling her and bludgeoning her with rocks. Police are pictured at the scene
 

El cuerpo de Michal Halimi fue encontrado en Holon, Israel, después de que Muhammad Harouf confesó haberla estrangulado y golpeado con piedras. La policía aparece en la escena

El sospechoso ha sido acusado por cargos de homicidio en primer grado en el Tribunal de Magistrados de Jerusalén, según JPost .

NewsJS informó que Harouf, al abandonar la corte, negó haber matado a Halimi por razones románticas y que tenía la intención de “liberar prisioneros”. 

Según los informes, dijo: “Quería secuestrarla y cambiarla por los prisioneros”.

En los últimos días, el viudo de Michal, Aaron, negó que la policía alegara que su difunta esposa había estado en una relación con Harouf y que la familia presentaría una demanda contra la fuerza israelí. 

Fuente: The Jerusalem Post