Archivo de la categoría: TERRORISTAS ISLÁMICOS “PALESTINOS”

Rasmea Odeh, una terrorista “palestina” que fue condenada en Israel y que ha estado ilegalmente en los EE:UU. desde 1995, finalmente ha sido deportada.

Un grupo afiliado a la “Marcha de la Mujer” de Linda Sarsour decidió hoy rendir homenaje a la terrorista palestina ahora deportada, Rasmea Odeh, en Twitter, alegando que los recientes problemas de inmigración de Odeh fueron el resultado de un “sistema roto”, y no porque Odeh asesinó a dos israelíes y mintió sobre ello a la inmigración americana.

Daily Wire  (h / t Maurice) Los enlaces anteriores se refieren a un artículo de opinión igualmente abismal en el Chicago Sun-Times ,que llama a Odeh una “activista” y la alaba por su trabajo de “resistir” a Donald Trump como parte de la Marcha de Mujeres y un equipo de organizadores (Odeh, al parecer, fue parte del grupo responsable de la fallida campaña “Día sin mujer”).

Esa pieza, también, brilla sobre el pasado de Odeh, alegando que fue “extorsionada” a confesar que había participado en una campaña de bombardeos que dejó a dos jóvenes muertos.

La ahora-mujer de 70 años Odeh fue condenada de ser parte de un complot para bombardear un supermercado israelí. Su grupo escondió pequeñas bombas en cajas de caramelos, con la esperanza de maximizar su impacto, específicamente dirigido a los niños. Las bombas del grupo mataron a dos estudiantes de la Universidad Hebrea.

En 1970, Odeh fue condenada por dos bombardeos en Jerusalén, incluyendo uno que mató a dos jóvenes en un supermercado. Ella insiste en que fue torturada por el ejército israelí para que confesara. Fue condenada a cadena perpetua pero fue liberada en 1979 como parte de un intercambio de prisioneros con el Frente Popular para la Liberación de Palestina.

 Emigró a los Estados Unidos en 1995, pero “se le olvidó” decirle a los oficiales de inmigración que había cumplido un tiempo en la cárcel a causa  del terrorismo. En abril, una corte de inmigración marcó a Odeh para que fuera castigada: ella podría cumplir tiempo en prisión por mentir a funcionarios o ser deportada. Ella eligió la deportación a Jordania.

Odeh se declaró culpable en abril de ocultar sus condenas cuando solicitó la ciudadanía estadounidense en Detroit en el 2004. Su récord la habría descalificado de ingresar a Estados Unidos una década antes.

El sistema no está “roto”, funcionó exactamente como se supone. Pero, aparentemente, eso no es nada para la Marcha de Mujeres, que pretende hablar por todas las mujeres en su oposición al régimen de Trump.

El grupo, que en enero tuvo un evento exitoso, desde entonces no ha podido ocultar a los “activistas” radicales que conforman su comité directivo, como Linda Sarsour, y las activistas radicales que son admirados, como un asesino condenado aquí), Assata Shakur.

 Fuente: Daily Wire

Palestinos: cuando los atentados suicidas están mal

 

Hamas es famoso por sus ataques suicidas y elogia a los perpetradores como “héroes” y “mártires”. Foto: Los miembros palestinos enmascarados de Hamas se visten como terroristas suicidas durante un mitin anti-Israel el 4 de junio de 2004 en el campo de refugiados de Rafah en la Franja de Gaza. (Foto de Ahmad Khateib / Getty Images)

Por Jaled Abu Toameh 

El movimiento islamista palestino Hamás ha recibido por fin una dosis de su propia medicina en forma de atentado suicida.

A lo largo de las dos últimas décadas, Hamás ha sido responsable de decenas de atentados suicidas, que han lisiado o matado a cientos de israelíes, en particular durante la Segunda Intifada, entre 2000 y 2006. Hamás es conocido por sus ataques suicidas y ensalza a sus perpetradores como “héroes” y “mártires”.

Para Hamás, los ataques suicidas son un noble empeño cuando los llevan a cabo sus miembros y las víctimas son judías. Sus líderes y portavoces no dejan de defenderlos como una “herramienta legítima de resistencia” contra Israel.

Sin embargo, se le podría haber quitado el gusto por este tipo de ataques.

El 17 de agosto, Nidal al Yafari, miembro del ala militar de Hamás, las Brigadas de Izedín al Kasam, murió cuando un terrorista suicida se hizo saltar por los aires junto a la frontera entre la Franja de Gaza y Egipto. El atacante suicida fue identificado como Mustafá Kalab, miembro de un grupo yihadista asociado a la organización terrorista Estado Islámico (ISIS).

Según Hamás, Kalab detonó el cinturón de explosivos que portaba cuando él y otro yihadistatrataban de cruzar a Egipto. El funcionario de Hamás asesinado, Al Yafari, formaba parte de una patrulla de vigilancia fronteriza que interceptó a los yihadistas e intentó impedirles la infiltración en el país vecino.

Es la primera vez que un terrorista suicida atenta contra miembros de Hamás.

Eyad al Bazm, portavoz de Hamás, dijo que el incidente se produjo a primeras horas del 17 de agosto, cuando una unidad de su organización detectó a dos sospechosos que trataban de cruzar la frontera hacia la Península del Sinaí. Cuando los soldados de Hamás se aproximaron a ellos, Kalab detonó el cinturón de explosivos que portaba, matando a Al Yafari.

Ahora que lo han sufrido ellos, ven las cosas de distinta manera. El movimiento islamista, que no está acostumbrado a ser objetivo de terroristas suicidas, ha utilizado una retórica muy contundente para condenar el ataque y a sus responsables. Se trata de la misma Hamás que suele aplaudir y glorificar los atentados suicidas y otros ataques terroristas contra Israel.

Fawzi Barhum, portavoz de Hamás, tachó de “forajido” al terrorista suicida y afirmó que su movimiento emplearía gran fuerza y firmeza contra “aquellos que se desvíen de los valores y tradiciones del pueblo palestino”. Otros líderes de Hamás describieron al terrorista suicida como “ideológicamente desviado”.

Curiosamente, varias facciones palestinas que habitualmente aplauden los ataques mediante apuñalamientos y atropellos (así como los suicidas) consideran que el del 17 de agosto fue un“cobarde ataque terrorista”.

El ISIS ha reivindicado el atentado suicida que mató al oficial de Hamás. Pero eso no ha impedido a la maquinaria palestina de manipulación señalar a Israel, sin tener la menor prueba.Esa falsa acusación es un ejemplo excelente del modus operandi palestino: desviar a cualquier precio la atención de una verdad perturbadora.

En este caso, Hamás está desviando la atención del hecho de que los yihadistas del ISIS llevan mucho tiempo operando en Gaza.

En realidad, muchos yihadistas del ISIS son antiguos miembros de Hamás y la Yihad Islámica Palestina. El surgimiento en Gaza de organizaciones inspiradas en el ISIS lleva tiempo siendo unsecreto a voces. Esta es la incómoda verdad que Hamás se ha esforzado mucho en ocultar estos últimos años.

Lógicamente, la presencia de miembros y grupos del ISIS en la Franja es muy desasosegante para Hamás, sobre todo por su continuo empeño en ganarse la legitimidad y el reconocimiento de la comunidad internacional. En los últimos meses, Hamás ha estado intentando proyectarse como un movimiento moderado que acepta la solución de dos Estados. Para respaldar sus declaraciones, Hamás publicó hace poco un “documento de medidas políticas” en el que dice que podría estar preparada para aceptar un Estado palestino a lo largo de las líneas anteriores a 1967. Lo que se abstiene de decir, sin embargo, es que tal aceptación no incluiría en modo alguno la aceptación del derecho de Israel a existir.

Dicho de otra forma: Hamás está diciendo que usará un futuro Estado palestino en la Margen Occidental, Gaza y la zona oriental de Jerusalén como plataforma de lanzamiento para ladestrucción de Israel.

Aferrados obstinadamente a un anhelo imaginario, algunos analistas políticos han interpretado erróneamente el documento de Hamás como una señal de “moderación” y “pragmatismo”, y sostenido falsamente que el movimiento islamista está listo para unirse a un proceso de paz con Israel. Nada podría estar más lejos de la verdad. El cabecilla de Hamás Mahmud Zahar no podría haber sido más claro en este punto: ha negado repetidas veces que su movimiento haya abandonado su ideología y su objetivo de destruir a Israel, y explicado que su verdadera misión sigue siendo “liberar toda Palestina, desde el mar [Mediterráneo] hasta el río [Jordán]”.

La elección de los tiempos es fundamental, y el momento del atentado del 17 de agosto fue especialmente perjudicial para Hamás. Hamás ha estado haciendo esfuerzos extraordinarios paramejorar sus relaciones con Egipto, tras la aparición de informaciones que decían que yihadistas de la Franja de Gaza han estado infiltrándose en el Sinaí para llevar a cabo atentados contra el Ejército egipcio.

Ahora, la verdad ha salido a flote: ese atentado suicida demostró de manera bastante convincente que las acusaciones de Egipto no eran infundadas.

Kalab formaba parte de un grupo de yihadistas que iba de camino a unirse al ISIS y a otras organizaciones terroristas que desde hace años vienen librando en el Sinaí una guerra contra el Ejército egipcio. Vale la pena señalar que Hamás siempre ha negado la presencia del ISIS en Gaza.

Hamás también ha negado que yihadistas procedentes de la Franja hayan participado en atentados en el Sinaí. Ahora queda por ver cómo responderán los egipcios a las mentiras de Hamás.

Este ataque terrorista sin precedentes, que ha cogido a Hamás por sorpresa, permite ver la Franja como lo que es: un vivero de yihadistas y terroristas islamistas. Que Hamás tache a los yihadistas de “ideológica, religiosa y moralmente descarriados” va más allá de los límites de la ironía.

Por otro lado, Hamás podría utilizar el ataque suicida para intentar persuadir a los egipcios de que verdaderamente se está esforzando para impedir que los terroristas crucen desde la Franja a Egipto.

Hamás y los individuos y organizaciones inspirados en el ISIS tienen los mismos intereses. Todos y cada uno de ellos promueven y predican las enseñanzas del islamismo extremista. Kalab y los yihadistas del ISIS en Gaza son pupilos de la escuela de Hamás, que ha envenenado los corazones y las mentes de numerosos palestinos.

Como todos sabemos, Hamás difícilmente esté en contra de los atentados suicidas. Pero cuando le vuelve el bumerán, de repente son actos “de terrorismo cobarde” perpetrados por “proscritos” y terroristas “intelectual, religiosa y moralmente descarriados”. Hamás, la Yihad Islámica y el ISIS pueden discrepar en muchos asuntos, pero no en el de atacar a judíos y otros “infieles”. En ese punto están brutalmente de acuerdo.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

“Para muchos palestinos y musulmanes, Hitler es un héroe”

sandra-solomon

Por Leandro Fleischer 

Sandra Solomon nació en Ramala (territorios palestinos) hace 39 años; su difunto tío, Saher Habash, fue una de los dirigentes de Al Fatah –la organización que hoy gobierna en Cisjordania– y de la Segunda Intifada, en la que se llevaron a cabo infinidad de ataques terroristas en territorio israelí. Esta valiente mujer también ha vivido en Arabia Saudí y Jordania. Sandra, que solía odiar a los “infieles” y festejar cuando morían asesinados a manos de extremistas islámicos, logró dejar atrás todo ese adoctrinamiento para convertirse en una dura crítica de la violencia y la intolerancia que le fueron inculcadas desde niña. Fue durante ese proceso de “desintoxicación” que se cambió de nombre, abandonó el islam para convertirse al cristianismo y escapó a Canadá, donde vive actualmente.

–¿Cómo fue tu educación?

Tuve una educación principalmente islámica. Solía leer el Corán casi todos los días, para memorizarlo y aprender los significados de los distintos versos. También estudié la vida de Mahoma, los hadices, la historia del islam, la sharía, etc.

–¿Os enseñaban a odiar?

Por supuesto. El odio está bien arraigado en los textos islámicos. Diría que el Corán es la literatura del odio y Mahoma, el líder de todos los terroristas. Según estas enseñanzas, a todos los infieles, es decir a todos aquellos que no son musulmanes y no aceptan la sharía, debemos odiarlos, y tenemos que llevar a cabo una yihad (guerra santa) contra ellos hasta que se sometan al islam. En mi caso, como palestina, el odio hacia los judíos y el Estado de Israel era el doble de fuerte. El antisemitismo que nos enseñaban está en la raíz del Corán y de las enseñanzas de Mahoma. Según los hadices, se debía conquistar a y librar un genocidio contra los judíos de Medina. Esto me llevó a crecer odiando a los infieles, pero especialmente a los judíos.

–¿El odio inculcado era el mismo en los territorios palestinos, Jordania y Arabia Saudita?

Claro, porque a fin de cuentas está todo en las enseñanzas del Corán y Mahoma. Tanto en Arabia Saudita, donde residí desde los 9 años hasta el secundario, como en Jordania, donde pasé otra parte de mi vida, viví en comunidades palestinas donde nos enseñaban el islam en profundidad y festejábamos los ataques terroristas contra los judíos. En la escuela debíamos repetir que el islam era nuestra religión, Mahoma nuestro profeta, el Corán nuestra Constitución, la Yihad nuestro camino y morir por Alá, nuestro deseo más preciado. Crecíamos como yihadistas, nos decían que debíamos combatir a los infieles y liberar la mezquita Al Aqsa de los “apestosos judíos”. Sí, era así como te lo digo; nos enseñaban que nosotros éramos los limpios, y los judíos y los cristianos los apestosos.

–En una entrevista dijiste que en tu juventud también te enseñaron a alabar a Hitler…

Sí, alabábamos a Hitler y veíamos al Holocausto como un hecho positivo de la Historia. Incluso me enseñaron que el error de ese genocida fue haber dejado algunos judíos vivos, y que nosotros sufríamos por eso. Por lo tanto, debíamos exterminar a los judíos de la faz de la tierra. Para muchos palestinos y musulmanes en general, Hitler es un héroe.

–¿El odio se te inculcaba en sólo la escuela o también en casa?

En mi casa me hacían ver documentales que justificaban el Holocausto, por ejemplo. Y me explicaban que había que exterminar a los judíos no solo en Israel, sino en todo el mundo. Hay un hadiz de Mahoma que expresa: “El Día del Juicio Final no llegará hasta que los musulmanes se enfrenten a los judíos y los maten a todos. Entonces, los judíos se esconderán detrás de las rocas y de los árboles, y las rocas y los árboles gritarán: ‘¡Oh, musulmán, hay un judío escondido detrás de mí! ¡Ven y mátalo!’”. No es un conflicto por territorio, sino por un claro odio contra los judíos.

–¿Cómo pudiste librarte de semejante adoctrinamiento?

Cuando estaba en el secundario me gustaba la psicología, y si bien no la estudiábamos mucho, solía ir a la biblioteca por mi cuenta para leer más al respecto. Entonces comencé a analizar el Corán y la sharía, viviendo en un lugar [Arabia Saudita] donde, como mujer, se me imponía vestir con hiyab o nicab, no podía siquiera salir de mi casa sin la compañía de un hombre, no se permitía opinar libremente, etc. Fue cuando comencé a analizar todo en profundidad, lo que me llevó a rebelarme, ya que no quería ese tipo de vida para mí. Me empecé a dar cuenta de que el islam no es una religión, sino una ideología política cuyo objetivo es conquistar y dominar. Está adornado con algunas prácticas religiosas, pero su verdadera cara es la de la violencia y el terror. Tuve que pasar por un divorcio muy complicado, debido a que en los países islámicos es muy difícil conseguirlo. Luego pude escaparme a Canadá, donde recibí todos los papeles necesarios para residir allí. Recuerdo que me persiguieron mucho, me echaron de varios colegios y mi hermano quiso asesinarme. A la edad de 10 años fui testigo de cómo degollaban a una persona en la plaza donde suelen ejecutar este tipo de castigos en Arabia Saudita.

–¿Tienes relación con tu familia?

No. Mi familia me rechaza, incluso públicamente. De hecho, lo hicieron en los medios de comunicación. No sé nada de ellos ni ellos saben nada de mí.

–Has dicho que el conflicto palestino-israelí no es territorial, sino que está basado en el odio a los judíos. No obstante, muchos en Occidente opinan que es debido a la “ocupación israelí”. ¿Qué les dirías?

Les diría que estudien el Corán y vean lo que este libro dice sobre los judíos. También les diría que lean sobre la vida de Mahoma, lo que decía sobre los judíos y lo que les hacía. Que lean lo que les pasó a los judíos de Jaibar. Hoy, los palestinos cantan “Jaibar, Jaibar, oh judíos, el ejército de Mahoma volverá”, porque están librando la misma guerra que empezó Mahoma cientos de años atrás contra los judíos, porque rechazaron creer en él. Por este motivo, el profeta del islam perpetró un genocidio contra ellos.

Les diría además que tienen que estudiar los verdaderos hechos históricos de ese territorio. No se pueden negar los 3.000 años de conexión del pueblo judío con la Tierra de Israel ni las persecuciones que sufrieron. Han estado en Judea por miles de años. Y ahora vienen los musulmanes a reclamar todo, a decir que la mezquita de Al Aqsa les pertenece. Es una locura total. Yo no voy a seguir a un psicópata que afirme que Mahoma subió al cielo en un burro para negar toda la verdadera historia de ese lugar. Hay pruebas arqueológicas que demuestran que la presencia judía es muy anterior a la islámica.

Les recomendaría, además, que estudien acerca de las conquistas de los musulmanes. La mayoría quiere que regrese el califato, e imponerlo en todo el mundo. Durante el último imperio islámico no había ninguna mención a Palestina, y Jerusalén no era para nada importante.

El islam no tiene nada que ver con la paz, solo buscaron y buscan conquistar por la fuerza. No solo les pasa con los judíos, lo han hecho también con los cristianos en el norte de África, Europa, el Líbano, etc. No se puede negar todo esto.

Quien quiera saber la verdad, hoy tiene todos los medios para conocerla. Pero hay mucha gente corrompida que tiene objetivos ocultos, como la ONU y la Unesco, que ya perdieron toda legitimidad.

Por eso debemos decir la verdad y proteger a los judíos de otro Holocausto: el islámico.

–¿Está Europa en riesgo de ser islamizada?

Desde ya. No solo Europa. El Gobierno de Canadá dio la espalda a la gente y está cediendo ante la sharía. La islamización del Viejo Continente se está produciendo muy rápidamente. Los Gobiernos han traicionado a la gente, han abierto las fronteras totalmente para dar la bienvenida a los invasores. Sí, esto no es inmigración, es invasión. No veo mucha esperanza en Europa, a menos que la gente se dé cuenta y actúe en consecuencia. Si no hacen nada, sus hijos pagarán el precio.

Fuente: Revista El Medio

Israel: Prisionero musulmán liberado por el intercambio de Gilad Schalit vuelve a ser detenido.

No se hace nada en ningún país no musulmán para desalentar a los yihadistas prisioneros de sus sentimientos yihadistas. Así que no es ninguna sorpresa que ellos regresen a la yihad. (El Frente Popular para la Liberación de Palestina es aparentemente una organización comunista, pero está totalmente alineado con la fuerza de la yihad). Estos intercambios de prisioneros, por comprensibles que sean por razones humanitarias, son esencialmente un reabastecimiento de las filas de los yihadistas enemigos.

“Prisionero franco-palestino liberado por el intercambio de Gilad Schalit es re-arrestado,” 

Salah Hamouri, que sirvió tiempo para intentar asesinar a un líder y por su pertenencia a una organización terrorista, fue nuevamente detenido el miércoles, según informes de medios franceses.

Hamouri, que es mitad francés, fue arrestado por cargos de compromiso con organizaciones políticas ilegales en una incursión antes del amanecer en su casa en Jerusalén oriental. Permanece bajo custodia policial.

En 2005, Hamouri fue arrestado por planear asesinar a Ovadia Yosef, el fundador del partido ultra-ortodoxo Shas, y por su participación en el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP). Permaneció en prisión durante tres años antes de su juicio, y luego pasó cinco años consecutivos en la cárcel. Fue uno de los 1.027 prisioneros que fueron liberados durante el intercambio de prisioneros de 2011 en el que el soldado israelí Gilad Schalit regresó a su país después de cinco años de cautiverio en Gaza.

El consulado francés en Jerusalén dijo que estaban revisando el caso de cerca con sus asociados en París. Un diplomático, hablando bajo la condición de anonimato, también le dijo a un reportero en Le Monde que el personal del consulado estaba trabajando para proporcionar asistencia consular y representación legal a Hamouri …

Fuente:  Jerusalem Post

Israel golpea posiciones de Hamas en Gaza tras ataque con cohetes

La Fuerza Aérea israelí lanza nuevos ataques durante la noche contra dos objetivos pertenecientes a la organización terrorista islamista Hamas en el norte de Gaza en respuesta a los disparos de cohetes realizados desde la franja de Gaza contra el Consejo Regional de Hof Ashkelon el martes por la noche; Hamas advierte que “Israel está cruzando una línea peligrosa”.

El ejército israelí dijo que realizó ataques aéreos contra dos posiciones de Hamas en Gaza durante la noche del martes en respuesta a un cohete disparado desde la franja que aterrizó en territorio abierto en el Consejo Regional de Hof Ashkelon.

Ayman Sahbani, director de emergencias del hospital Shifa de Gaza, dice que tres palestinos resultaron heridos en el ataque, entre ellos un hombre de 26 años que estaba en estado grave después de ser golpeado en la cabeza por metralla.

El ataque aéreo contra posiciones de Hamas en Gaza

 

El cohete disparado contra Israel, que aterrizó en un campo deshabitado en el Consejo Regional de Hof Ascalón , no causó víctimas ni daños, agregó un portavoz militar.

“Si trata de cruzar una línea peligrosa, Israel tendrá que afrontar las consecuencias”, dijo Hamas después de la represalia israelí. “No vamos a permitir que Gaza se convierta en un campo de pruebas para las municiones israelíes”.

El ataque aéreo contra posiciones de Hamas en Gaza

El ataque aéreo contra posiciones de Hamas en Gaza

 

Israel ha visto disparos de cohetes ocasionales desde la Franja de Gaza en los tres años transcurridos desde su última guerra con los militantes de Hamás, los gobernantes de Gaza. La mayoría ha sido reclamada por grupos salafistas en el territorio.

Israel responsabiliza a Hamas de todo el fuego de los cohetes lanzados por cualquiera de los diversos grupos militantes que lo desafían.

Hamas e Israel han combatido tres guerras desde que el grupo terrorista islámico tomó el control de Gaza hace una década, la última vez en 2014. Desde entonces, un alto el fuego se ha mantenido en gran medida .

Palestinos: el fraude de los detectores de metal

28 de julio de 2017: un grupo de palestinos protesta en las inmediaciones de la Ciudad Vieja de Jerusalén por la instalación, por parte de Israel, de detectores de metal en el Monte del Templo, pese a que ya habían sido retirados días antes. (Foto: Ilia Yefimovich/Getty Images).

por Khadija Khan

Tras descomunal presión del mundo musulmán y la comunidad internacional, Israel retiró todos los detectores de metal y la infraestructura de videovigilancia del Monte del Templo de Jerusalén, donde se halla la mezquita de Al Aqsa.

Posiblemente para arrumbar la razón primera de que se instalaran los detectores –un ataque terrorista perpetrado el 14 de julio, en el que tres ciudadanos árabes israelíes mataron a dos policías israelíes drusos con armas que habían ocultado en la mezquita–, la Autoridad Palestina (AP) llamó a los musulmanes a boicotear el lugar y perpetrar una serie de días de la ira contra el Estado judío.

Clamando que los detectores de metal eran una “profanación” de la mezquita –que de hecho se levanta sobre el lugar más sagrado para el judaísmo y el tercero para el islam–, los palestinos dieron en protagonizar enfrentamientos violentos con las fuerzas israelíes de seguridad. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, denunció a Israel y llamó a los musulmanes a “proteger” Jerusalén.

Un adolescente posteó en Facebook su intención de convertirse en un “mártir” antes de penetrar en el hogar de una familia judía en la Margen Occidental y asesinar a tres de sus miembros. Mientras este terrorista era tratado de sus heridas en un hospital israelí, la AP celebraba sus acciones y ponía en marcha un mecanismo por el cual recibirá un salario de más de 3.000 dólares mensuales por su intento de convertirse en “mártir” mediante el asesinato de judíos.

El 23 de julio, en Jordania –país que tiene confiada la custodia del Monte del Templo a través del Waqf–, un terrorista atacó a un oficial de seguridad israelí en el complejo de la embajada de Israel en Amán. En defensa propia, el oficial le disparó y mató, matando también, en el fuego cruzado, a otro jordano. Gracias a un acuerdo entre las autoridades jordanas e israelíes, se liberó al guardia, aparentemente a cambio de la promesa de que se eliminarían los detectores de metalmetal en el Monte del Templo.

Los detectores, sin embargo, no tenían nada que ver con la auténtica razón de que la atmósfera esté tan inflamada; eso es cosa de la facción Fatah del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, y de la organización terrorista Hamás, que gobierna la Franja de Gaza, no obstante el hecho de que lo que provocó su instalación fue el ataque de los musulmanes israelíes contra los drusos israelíes. En realidad, las medidas de seguridad fueron adoptadas por Israel para proteger a todo aquel que accediera al recinto, donde sólo se permite rezar a los musulmanes, mientras los cristianos y los judíos sólo pueden visitarlo bajo estricta supervisión.

La prueba de que la violencia no la provocaron las medidas destinadas a impedir que terroristas introduzcan armas letales en el Monte del Templo se encuentra en el hecho de que los detectores de metal son frecuentes en las más importantes mezquitas del Medio Oriente, y en que más de 5.000 cámaras de vigilancia (y 100.000 guardias de seguridad) monitorizan a los peregrinos que acuden a La Meca, en Arabia Saudí, durante el Haj. Además, todo aquel que vista el Muro Occidental, otro lugar sagrado para los judíos, ha de pasar por un detector de metal antes de acceder al mismo. La incitación antiisraelí en curso –que se sirve de los detectores de metal como excusa para denunciar que el Estado judío está tratando de alterar el statu quo del Monte del Templo– no sólo deshonra al islam, sino que daña a los palestinos a los que el mundo dice querer defender.

Ha llegado la hora de que la comunidad internacional lo reconozca y deje de permitir que los radicales usen a los palestinos como peones de su agenda, transparente para todo el mundo, incluidos todos los musulmanes: destruir a Israel mediante su deslegitimación.

Khadija Khan: Periodista paquistaní radicada en Alemania.

Traducción del texto original: Gatestone Institute
Traducido por Revista El Medio