Archivo de la categoría: TERRORISTAS ISLÁMICOS “PALESTINOS”

Una bomba en Gaza, y un pacífico Hamás en La Vanguardia

por: Masha Gabriel

El 7 de abril de 2017, el diario La Vanguardia publicaba un artículo de opinión de Xavier Mas de Xaxàs : una bomba en Gaza.

A raíz de la llamada “Marcha del retorno” el autor aprovechaba para analizar la situación de los gazatíes, y se hacía eco de las previsiones de la ONU que afirman “que la franja, donde viven entre 1,8 y dos millones de personas, será inhabitable en el 2020”.

El artículo intentaba reflejar las responsabilidades de ambos bandos en la situación actual y no escatimaba a la hora de apuntar al agravamiento de la situación a causa del “pulso entre Hamas y la Autoridad Palestina”. Sorprende también, que a diferencia de la mayoría de analistas y artículos, el autor no duda en afirmar que:

“Hamas es una organización terrorista, responsable de haber lanzado docenas de ataques suicidas y cientos de cohetes contra Israel. Esconde las baterías en zonas pobladas sabiendo que serán atacadas.”

HAMÁS, ESE PACÍFICO GRUPO TERRORISTA (¿?)

Sin embargo, a pesar de tener presente la agenda terrorista de Hamás, la clara visión que el autor tiene del conflicto parece desdibujarse cuando asegura que Hamas “recurre ahora a la no violencia” y afirma que:

“Israel dispara a matar. Fuego real contra gente desarmada, jóvenes que lanzan piedras e incendian neumáticos. No hay pruebas, como asegura el IDF, de que ataquen con explosivos.”

Hay material suficiente distribuido por las IDF que muestra claramente a palestinos intentando infiltrarse en Israel, disparando, o lanzando cócteles molotov contra los soldados. Incluso han aparecido materiales explosivos en el territorio israelí.
 
¿Por qué no son pruebas suficientes?

Por cierto, recordemos que las poblaciones del sur de Israel están a apenas unos kilómetros de esa frontera y que cualquier infiltración terrorista supone un peligro vital para miles de civiles.

Y, ya que el autor habla de “desproporción” en la respuesta, habría que destacar que al menos 12 de los fallecidos en el primer viernes de las protestas fueron identificados como miembros de grupos terroristas (Hamás, Yihad Islámica o Brigadas de los Mártires de Fatah). Reconocidos algunos por los propios grupos.

“La protesta por el derecho al retorno se organizó sobre la no violencia” insiste el autor, pero olvida que la propia retórica del “derecho al retorno” supone la aniquilación de Israel como estado judío. Y así lo afirman los mismos líderes de ese grupo terrorista que debe ser el único grupo terrorista del mundo considerado “no violento” por los periodistas y analistas occidentales.

De hecho, Sahar Habash, uno de los consejeros de Yasser Arafat, reconoció que “el ‘derecho de retorno’ es la carta ganadora, que significa liquidar a Israel”.

Se afirma en el artículo de La Vanguardia que:

“Pero, aunque Israel recele, Hamas, al menos sobre el papel, ya no busca acabar con Israel. Revisó su carta fundacional en mayo del 2017 aceptando un estado palestino en las fronteras de 1967.”

¿”Al menos sobre el papel”? ¿Qué quiere decir esto? Que Israel debería poner la vida de sus ciudadanos en función de la propaganda de un grupo terrorista? ¿Quiere o no Hamás terminar con Israel?

Porque el documento que presentó Hamás en mayo de 2017, no reemplaza en modo alguno su carta fundacional: sigue sin reconocer la existencia de Israel y continúa afirmando tajantemente que “Hamas rechaza cualquier alternativa a la liberación total y completa de Palestina, desde el río hasta el mar” (es decir, Israel) y en el punto 25, aclara:

“Resistir la ocupación con todos los medios y métodos es un derecho legítimo garantizado por las leyes divinas y por las normas y leyes internacionales. En el corazón de estos se encuentra la resistencia armada, que se considera la opción estratégica para proteger los principios y los derechos del pueblo palestino.”

Un pacifismo incontenible.

(Y ya que estamos, no son “fronteras de 1967”. La Linea Verde es una línea de armisticio que no define frontera alguna, y así quedó especificado en el acuerdo. La palabra “frontera” implica legalidad, significación política y permanencia, ninguna de las cuales se aplica en este caso.)

EL 70% DE LOS HABITANTES DE GAZA NO SALIÓ DE GAZA EN 1948

Yerra también el autor al afirmar que:

“70% de la población (1,3 millones de personas) es refugiada, es decir, que en 1948 perdieron sus casas y fueron expulsados del nuevo Estado de Israel.”

Obviamente, el 70% de la población de Gaza no es mayor de 70 años (que es la edad mínima que tendrían que tener para haber perdido sus casas en 1948). Se refiere sin duda a descendientes de refugiados, que por arte de la UNRWA, han conseguido heredar la condición de sus antepasados. Esta transmisión es reservada de hecho exclusivamente para los refugiados palestinos, ya que el resto de los refugiados del mundo son asunto de otra organización de la ONU: ACNUR, que en este caso sí se ocupa de realojarlos y ayudarles a construirse un futuro en las nuevas tierras de acogida – y, por supuesto, no otorga la condición de tales a sus descendientes (es decir, no perpetúa su estatus).

Por cierto, hablando de refugiados palestinos, asunto clave para entender lo que sucede: convendría recordar que no todos fueron “expulsados del nuevo Estado de Israel”. En términos generales: algunos huyeron forzados por militares judíos, pero parte de las masas huyeron porque vieron a la élite palestina hacer lo mismo, otros respondían a las exhortaciones de líderes árabes pidiendo a los civiles que evacuan sus hogares hasta el final de los combates, y muchos de ellos simplemente huían de los fuertes combates que los rodeaban.

EL FÉRREO BLOQUEO QUE NO LO ES TANTO

El autor de la columna también afirma erróneamente que:

“Israel mantiene un férreo bloqueo desde hace una década. Es casi imposible dejar la franja aunque estés enfermo.”

El bloqueo (en el que también participa Egipto) ya no es “férreo”. Diariamente pasan cientos de camiones por la frontera de con ayuda para Gaza. Por ejemplo, la cuenta de Twitter de COGAT (Coordinación de Actividades del Gobierno en los Territorios) informaba cómo el 10 de abril, pasaron a Gaza, a través del cruce de Kerem Shalom 148 camiones con 16.211 toneladas de mercancías.

Y esa errónea aseveración de que no se les permite salir ni estando enfermos… Al margen de que le corresponde a la Autoridad Palestina confirmar que pagará por dichos tratamientos antes de que puedan cruzar a Israel, Associated Press contaba justamente lo contrario en una crónica de 2015, y afirmaba que “a pesar de las hostilidades, miles de residentes del asediado territorio reciben atención médica en el estado judío cada año.” Escribía la agencia de noticias:

“El organismo de defensa israelí responsable de los asuntos civiles palestinos, COGAT, dijo que otorgó aproximadamente 27,000 permisos médicos para que los habitantes de Gaza viajaran a tratarse en Israel, a hospitales palestinos en Cisjordania y al este de Jerusalén o en la vecina Jordania. Esa cifra incluye pacientes y parientes a los que se les permitió unirse a ellos.

COGAT no tenía datos específicos de los destinos finales de los pacientes, pero un informe de la Organización Mundial de la Salud dijo que 3,840 habitantes de Gaza fueron tratados en Israel en 2013, el año más reciente disponible. Las razones más populares para la atención son los tratamientos contra el cáncer, la oftalmología y la atención pediátrica.”

Por cierto, a modo anecdótico, la hipocresía llega hasta tal punto, que incluso el cuñado de Ismael Haniye, líder de Hamás, fue tratado en un hospital israelí en 2012. La hermana de otro alto mando del grupo terrorista, Moussa Abu Marzouk, también fue atendida en Israel (2014).

El analista de La Vanguardia presentaba un panorama según el cual esta nueva confrontación le viene bien al actual primer ministro Netanyahu, como manera de despistar la atención sobre los casos de corrupción que penden sobre él. Pero el problema de esta lectura es que obvia totalmente que la confrontación parte desde Gaza. No es Netanyahu quien llamó a la llamada “Marcha del Retorno”.

Y a pesar de que su propaganda parezca estar haciendo mella en los medios de comunicación, Hamás sigue siendo considerado un grupo terrorista, y como tal está comprometido con la destrucción de Israel, recurriendo incluso a la lucha armada.

Fuente: Revista de Medio Oriente

Deja que Merkel se los lleve.

Todo el mundo sabe que los habitantes de Gaza esperan destruir a Israel, así que permitan que esperen desde lejos, desde Deutschland.

Por: Jack Engelhard

No están contentos en Gaza, esta gente no es feliz en ninguna parte, así que dale una oportunidad a Alemania. Envíaselos a Merkel. Ella los quiere. Ella puede tenerlos allá en Alemania.

Ella ya ha traído a millones de su tipo a su propio país, entonces ¿qué le cuesta llevarse unos pocos millones más  de ellos para allá? Ahhh, ya me la imagino a ella sacándose selfies con ellos, le encanta y tiene muchos con los de su clase.

Esto debería ser una operación voluntaria. Algún multimillonario necesita regalarles el efectivo para irse y nunca mas regresar.

Si siguen actuando como salvajes, como cuando mantienen disturbios para traspasar las fronteras de Israel (luego lloran por ser maltratados), todas las apuestas serán voluntarias.

Esto debería haberse hecho hace mucho tiempo (no sea que sean “púas y espinas” y no puedas expulsarlos, si recuerdas tu Libro de Números), pero esa es otra historia.

Yo llamaría a esto, Operación salida. Puedes llamarlo como quieras, siempre y cuando los subas a un avión y los aterrices en territorio europeo, ya que no irán a ningún país del mundo árabe, un mundo en el que el hermano está contra su hermano, Irak, Siria, Yemen son los primeros que se me vienen a la mente, y donde los árabes palestinos son los menos bienvenidos.  

Hace años, bajo el mando de Arafat y con Abbas sirviendo como su lugarteniente, después de convertir la tierra en un infierno, fueron perseguidos desde Israel a Jordania, luego al Líbano y luego a Túnez.

Entonces desalojarlos no será nada nuevo. Simplemente no se llevan bien con nadie.

No dejarán que el gobierno israelí haga esto. Los políticos lo estropearían. Del mismo modo que estropearon la Crisis del infiltrador africano de Tel Aviv. No, gracias.

Sin embargo, la idea general tiene mérito ya que es por su propio bien. Los árabes palestinos deben ser felices. El mundo entero quiere esto más que cualquier otra cosa.

Solo escucha a Geraldo Rivera y a Bernie Sanders … esos dos fanáticos del terror.

Les preocupa que Gaza, tierra que Israel entregó a los árabes palestinos para demostrar que pueden actuar de manera civilizada (y si no es así espero que se demuestre lo contrario) es demasiado estrecha.

Bueno, Alemania no está todavía del todo abarrotada.

Europa tiene mucho espacio para una toma de control islámica, como Michel Houellebecq predijo en “Sumisión” desde una perspectiva europea y como lo hice en “La fecha límite de Bathsheba ” desde un punto de vista estadounidense … cada uno de nosotros tomando calor por ser tan indecoroso. Aparentemente, permanezco así a la izquierda.

Me gustaría consultar a Geraldo y a Bernie para que comiencen la financiación y para que los aviones salgan volando pronto. Conocen a los ricos y ellos son más fuertes que cualquier otra persona, son ellos quienes lamentan las condiciones auto infligidas en Gaza, que nadie menciona. Pero sienten con pasión que esas personas necesitan ser adoptadas … esta es la palabra … esperanza.

Todo el mundo sabe que esperan destruir a Israel, así que déjenlos que esperen desde lejos, en Deutschland.

También pueden esperar desde Suecia, Noruega, Dinamarca, Bélgica, Francia, lugares donde los minaretes reemplazaron a las torres a gran velocidad … y seguramente pueden esperar lo mismo desde la multicultural Londres de Sadiq Khan … tan multicultural que por primera vez en 200 años la tasa de asesinatos supera a la de la ciudad de Nueva York. ¿Y por qué no enviarle unos cuantos miles a Manuela Carmena y a Pablo Iglesias para España?. Aunque la Carmena tiene mucha afinidad con los negros marroquíes, a lo mejor se termine enamorando de estos palestinos también, ¿Quien sabe?, a lo mejor una señora como ella que ya se encuentra en el ocaso de su vida sexual pueda encontrar algo de satisfacción con ellos.

La epidemia de violación – está fuera de la escala. En otras palabras, hogar dulce hogar para cualquier terrorista de Hamas o para cualquier Gazaníe.

Entonces, ¿cuál es el retraso?

Una palabra sobre Bernie Sanders. Un político abandonado que vendió su herencia judía a Stalin.

Acerca de Geraldo – Ahora está en todo Fox News sonriendo con malicia contra Israel y buscando su nuevo libro, seguro que se convertirá en un éxito de ventas y así le dará más coraje para arruinar al Estado judío.

A lo largo de sus Salmos, el Rey David pregunta por qué los justos siguen doliéndose y los malvados siguen prosperando.

Aún es una buena pregunta.

El novelista norteamericano Jack Engelhard, de gran éxito en Nueva York, escribe regularmente para Arutz Sheva.

Fuente: Arutz Sheva

 

Rasmea Odeh, una terrorista “palestina” que fue condenada en Israel y que ha estado ilegalmente en los EE:UU. desde 1995, finalmente ha sido deportada.

Un grupo afiliado a la “Marcha de la Mujer” de Linda Sarsour decidió hoy rendir homenaje a la terrorista palestina ahora deportada, Rasmea Odeh, en Twitter, alegando que los recientes problemas de inmigración de Odeh fueron el resultado de un “sistema roto”, y no porque Odeh asesinó a dos israelíes y mintió sobre ello a la inmigración americana.

Daily Wire  (h / t Maurice) Los enlaces anteriores se refieren a un artículo de opinión igualmente abismal en el Chicago Sun-Times ,que llama a Odeh una “activista” y la alaba por su trabajo de “resistir” a Donald Trump como parte de la Marcha de Mujeres y un equipo de organizadores (Odeh, al parecer, fue parte del grupo responsable de la fallida campaña “Día sin mujer”).

Esa pieza, también, brilla sobre el pasado de Odeh, alegando que fue “extorsionada” a confesar que había participado en una campaña de bombardeos que dejó a dos jóvenes muertos.

La ahora-mujer de 70 años Odeh fue condenada de ser parte de un complot para bombardear un supermercado israelí. Su grupo escondió pequeñas bombas en cajas de caramelos, con la esperanza de maximizar su impacto, específicamente dirigido a los niños. Las bombas del grupo mataron a dos estudiantes de la Universidad Hebrea.

En 1970, Odeh fue condenada por dos bombardeos en Jerusalén, incluyendo uno que mató a dos jóvenes en un supermercado. Ella insiste en que fue torturada por el ejército israelí para que confesara. Fue condenada a cadena perpetua pero fue liberada en 1979 como parte de un intercambio de prisioneros con el Frente Popular para la Liberación de Palestina.

 Emigró a los Estados Unidos en 1995, pero “se le olvidó” decirle a los oficiales de inmigración que había cumplido un tiempo en la cárcel a causa  del terrorismo. En abril, una corte de inmigración marcó a Odeh para que fuera castigada: ella podría cumplir tiempo en prisión por mentir a funcionarios o ser deportada. Ella eligió la deportación a Jordania.

Odeh se declaró culpable en abril de ocultar sus condenas cuando solicitó la ciudadanía estadounidense en Detroit en el 2004. Su récord la habría descalificado de ingresar a Estados Unidos una década antes.

El sistema no está “roto”, funcionó exactamente como se supone. Pero, aparentemente, eso no es nada para la Marcha de Mujeres, que pretende hablar por todas las mujeres en su oposición al régimen de Trump.

El grupo, que en enero tuvo un evento exitoso, desde entonces no ha podido ocultar a los “activistas” radicales que conforman su comité directivo, como Linda Sarsour, y las activistas radicales que son admirados, como un asesino condenado aquí), Assata Shakur.

 Fuente: Daily Wire

Palestinos: cuando los atentados suicidas están mal

 

Hamas es famoso por sus ataques suicidas y elogia a los perpetradores como “héroes” y “mártires”. Foto: Los miembros palestinos enmascarados de Hamas se visten como terroristas suicidas durante un mitin anti-Israel el 4 de junio de 2004 en el campo de refugiados de Rafah en la Franja de Gaza. (Foto de Ahmad Khateib / Getty Images)

Por Jaled Abu Toameh 

El movimiento islamista palestino Hamás ha recibido por fin una dosis de su propia medicina en forma de atentado suicida.

A lo largo de las dos últimas décadas, Hamás ha sido responsable de decenas de atentados suicidas, que han lisiado o matado a cientos de israelíes, en particular durante la Segunda Intifada, entre 2000 y 2006. Hamás es conocido por sus ataques suicidas y ensalza a sus perpetradores como “héroes” y “mártires”.

Para Hamás, los ataques suicidas son un noble empeño cuando los llevan a cabo sus miembros y las víctimas son judías. Sus líderes y portavoces no dejan de defenderlos como una “herramienta legítima de resistencia” contra Israel.

Sin embargo, se le podría haber quitado el gusto por este tipo de ataques.

El 17 de agosto, Nidal al Yafari, miembro del ala militar de Hamás, las Brigadas de Izedín al Kasam, murió cuando un terrorista suicida se hizo saltar por los aires junto a la frontera entre la Franja de Gaza y Egipto. El atacante suicida fue identificado como Mustafá Kalab, miembro de un grupo yihadista asociado a la organización terrorista Estado Islámico (ISIS).

Según Hamás, Kalab detonó el cinturón de explosivos que portaba cuando él y otro yihadistatrataban de cruzar a Egipto. El funcionario de Hamás asesinado, Al Yafari, formaba parte de una patrulla de vigilancia fronteriza que interceptó a los yihadistas e intentó impedirles la infiltración en el país vecino.

Es la primera vez que un terrorista suicida atenta contra miembros de Hamás.

Eyad al Bazm, portavoz de Hamás, dijo que el incidente se produjo a primeras horas del 17 de agosto, cuando una unidad de su organización detectó a dos sospechosos que trataban de cruzar la frontera hacia la Península del Sinaí. Cuando los soldados de Hamás se aproximaron a ellos, Kalab detonó el cinturón de explosivos que portaba, matando a Al Yafari.

Ahora que lo han sufrido ellos, ven las cosas de distinta manera. El movimiento islamista, que no está acostumbrado a ser objetivo de terroristas suicidas, ha utilizado una retórica muy contundente para condenar el ataque y a sus responsables. Se trata de la misma Hamás que suele aplaudir y glorificar los atentados suicidas y otros ataques terroristas contra Israel.

Fawzi Barhum, portavoz de Hamás, tachó de “forajido” al terrorista suicida y afirmó que su movimiento emplearía gran fuerza y firmeza contra “aquellos que se desvíen de los valores y tradiciones del pueblo palestino”. Otros líderes de Hamás describieron al terrorista suicida como “ideológicamente desviado”.

Curiosamente, varias facciones palestinas que habitualmente aplauden los ataques mediante apuñalamientos y atropellos (así como los suicidas) consideran que el del 17 de agosto fue un“cobarde ataque terrorista”.

El ISIS ha reivindicado el atentado suicida que mató al oficial de Hamás. Pero eso no ha impedido a la maquinaria palestina de manipulación señalar a Israel, sin tener la menor prueba.Esa falsa acusación es un ejemplo excelente del modus operandi palestino: desviar a cualquier precio la atención de una verdad perturbadora.

En este caso, Hamás está desviando la atención del hecho de que los yihadistas del ISIS llevan mucho tiempo operando en Gaza.

En realidad, muchos yihadistas del ISIS son antiguos miembros de Hamás y la Yihad Islámica Palestina. El surgimiento en Gaza de organizaciones inspiradas en el ISIS lleva tiempo siendo unsecreto a voces. Esta es la incómoda verdad que Hamás se ha esforzado mucho en ocultar estos últimos años.

Lógicamente, la presencia de miembros y grupos del ISIS en la Franja es muy desasosegante para Hamás, sobre todo por su continuo empeño en ganarse la legitimidad y el reconocimiento de la comunidad internacional. En los últimos meses, Hamás ha estado intentando proyectarse como un movimiento moderado que acepta la solución de dos Estados. Para respaldar sus declaraciones, Hamás publicó hace poco un “documento de medidas políticas” en el que dice que podría estar preparada para aceptar un Estado palestino a lo largo de las líneas anteriores a 1967. Lo que se abstiene de decir, sin embargo, es que tal aceptación no incluiría en modo alguno la aceptación del derecho de Israel a existir.

Dicho de otra forma: Hamás está diciendo que usará un futuro Estado palestino en la Margen Occidental, Gaza y la zona oriental de Jerusalén como plataforma de lanzamiento para ladestrucción de Israel.

Aferrados obstinadamente a un anhelo imaginario, algunos analistas políticos han interpretado erróneamente el documento de Hamás como una señal de “moderación” y “pragmatismo”, y sostenido falsamente que el movimiento islamista está listo para unirse a un proceso de paz con Israel. Nada podría estar más lejos de la verdad. El cabecilla de Hamás Mahmud Zahar no podría haber sido más claro en este punto: ha negado repetidas veces que su movimiento haya abandonado su ideología y su objetivo de destruir a Israel, y explicado que su verdadera misión sigue siendo “liberar toda Palestina, desde el mar [Mediterráneo] hasta el río [Jordán]”.

La elección de los tiempos es fundamental, y el momento del atentado del 17 de agosto fue especialmente perjudicial para Hamás. Hamás ha estado haciendo esfuerzos extraordinarios paramejorar sus relaciones con Egipto, tras la aparición de informaciones que decían que yihadistas de la Franja de Gaza han estado infiltrándose en el Sinaí para llevar a cabo atentados contra el Ejército egipcio.

Ahora, la verdad ha salido a flote: ese atentado suicida demostró de manera bastante convincente que las acusaciones de Egipto no eran infundadas.

Kalab formaba parte de un grupo de yihadistas que iba de camino a unirse al ISIS y a otras organizaciones terroristas que desde hace años vienen librando en el Sinaí una guerra contra el Ejército egipcio. Vale la pena señalar que Hamás siempre ha negado la presencia del ISIS en Gaza.

Hamás también ha negado que yihadistas procedentes de la Franja hayan participado en atentados en el Sinaí. Ahora queda por ver cómo responderán los egipcios a las mentiras de Hamás.

Este ataque terrorista sin precedentes, que ha cogido a Hamás por sorpresa, permite ver la Franja como lo que es: un vivero de yihadistas y terroristas islamistas. Que Hamás tache a los yihadistas de “ideológica, religiosa y moralmente descarriados” va más allá de los límites de la ironía.

Por otro lado, Hamás podría utilizar el ataque suicida para intentar persuadir a los egipcios de que verdaderamente se está esforzando para impedir que los terroristas crucen desde la Franja a Egipto.

Hamás y los individuos y organizaciones inspirados en el ISIS tienen los mismos intereses. Todos y cada uno de ellos promueven y predican las enseñanzas del islamismo extremista. Kalab y los yihadistas del ISIS en Gaza son pupilos de la escuela de Hamás, que ha envenenado los corazones y las mentes de numerosos palestinos.

Como todos sabemos, Hamás difícilmente esté en contra de los atentados suicidas. Pero cuando le vuelve el bumerán, de repente son actos “de terrorismo cobarde” perpetrados por “proscritos” y terroristas “intelectual, religiosa y moralmente descarriados”. Hamás, la Yihad Islámica y el ISIS pueden discrepar en muchos asuntos, pero no en el de atacar a judíos y otros “infieles”. En ese punto están brutalmente de acuerdo.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

“Para muchos palestinos y musulmanes, Hitler es un héroe”

sandra-solomon

Por Leandro Fleischer 

Sandra Solomon nació en Ramala (territorios palestinos) hace 39 años; su difunto tío, Saher Habash, fue una de los dirigentes de Al Fatah –la organización que hoy gobierna en Cisjordania– y de la Segunda Intifada, en la que se llevaron a cabo infinidad de ataques terroristas en territorio israelí. Esta valiente mujer también ha vivido en Arabia Saudí y Jordania. Sandra, que solía odiar a los “infieles” y festejar cuando morían asesinados a manos de extremistas islámicos, logró dejar atrás todo ese adoctrinamiento para convertirse en una dura crítica de la violencia y la intolerancia que le fueron inculcadas desde niña. Fue durante ese proceso de “desintoxicación” que se cambió de nombre, abandonó el islam para convertirse al cristianismo y escapó a Canadá, donde vive actualmente.

–¿Cómo fue tu educación?

Tuve una educación principalmente islámica. Solía leer el Corán casi todos los días, para memorizarlo y aprender los significados de los distintos versos. También estudié la vida de Mahoma, los hadices, la historia del islam, la sharía, etc.

–¿Os enseñaban a odiar?

Por supuesto. El odio está bien arraigado en los textos islámicos. Diría que el Corán es la literatura del odio y Mahoma, el líder de todos los terroristas. Según estas enseñanzas, a todos los infieles, es decir a todos aquellos que no son musulmanes y no aceptan la sharía, debemos odiarlos, y tenemos que llevar a cabo una yihad (guerra santa) contra ellos hasta que se sometan al islam. En mi caso, como palestina, el odio hacia los judíos y el Estado de Israel era el doble de fuerte. El antisemitismo que nos enseñaban está en la raíz del Corán y de las enseñanzas de Mahoma. Según los hadices, se debía conquistar a y librar un genocidio contra los judíos de Medina. Esto me llevó a crecer odiando a los infieles, pero especialmente a los judíos.

–¿El odio inculcado era el mismo en los territorios palestinos, Jordania y Arabia Saudita?

Claro, porque a fin de cuentas está todo en las enseñanzas del Corán y Mahoma. Tanto en Arabia Saudita, donde residí desde los 9 años hasta el secundario, como en Jordania, donde pasé otra parte de mi vida, viví en comunidades palestinas donde nos enseñaban el islam en profundidad y festejábamos los ataques terroristas contra los judíos. En la escuela debíamos repetir que el islam era nuestra religión, Mahoma nuestro profeta, el Corán nuestra Constitución, la Yihad nuestro camino y morir por Alá, nuestro deseo más preciado. Crecíamos como yihadistas, nos decían que debíamos combatir a los infieles y liberar la mezquita Al Aqsa de los “apestosos judíos”. Sí, era así como te lo digo; nos enseñaban que nosotros éramos los limpios, y los judíos y los cristianos los apestosos.

–En una entrevista dijiste que en tu juventud también te enseñaron a alabar a Hitler…

Sí, alabábamos a Hitler y veíamos al Holocausto como un hecho positivo de la Historia. Incluso me enseñaron que el error de ese genocida fue haber dejado algunos judíos vivos, y que nosotros sufríamos por eso. Por lo tanto, debíamos exterminar a los judíos de la faz de la tierra. Para muchos palestinos y musulmanes en general, Hitler es un héroe.

–¿El odio se te inculcaba en sólo la escuela o también en casa?

En mi casa me hacían ver documentales que justificaban el Holocausto, por ejemplo. Y me explicaban que había que exterminar a los judíos no solo en Israel, sino en todo el mundo. Hay un hadiz de Mahoma que expresa: “El Día del Juicio Final no llegará hasta que los musulmanes se enfrenten a los judíos y los maten a todos. Entonces, los judíos se esconderán detrás de las rocas y de los árboles, y las rocas y los árboles gritarán: ‘¡Oh, musulmán, hay un judío escondido detrás de mí! ¡Ven y mátalo!’”. No es un conflicto por territorio, sino por un claro odio contra los judíos.

–¿Cómo pudiste librarte de semejante adoctrinamiento?

Cuando estaba en el secundario me gustaba la psicología, y si bien no la estudiábamos mucho, solía ir a la biblioteca por mi cuenta para leer más al respecto. Entonces comencé a analizar el Corán y la sharía, viviendo en un lugar [Arabia Saudita] donde, como mujer, se me imponía vestir con hiyab o nicab, no podía siquiera salir de mi casa sin la compañía de un hombre, no se permitía opinar libremente, etc. Fue cuando comencé a analizar todo en profundidad, lo que me llevó a rebelarme, ya que no quería ese tipo de vida para mí. Me empecé a dar cuenta de que el islam no es una religión, sino una ideología política cuyo objetivo es conquistar y dominar. Está adornado con algunas prácticas religiosas, pero su verdadera cara es la de la violencia y el terror. Tuve que pasar por un divorcio muy complicado, debido a que en los países islámicos es muy difícil conseguirlo. Luego pude escaparme a Canadá, donde recibí todos los papeles necesarios para residir allí. Recuerdo que me persiguieron mucho, me echaron de varios colegios y mi hermano quiso asesinarme. A la edad de 10 años fui testigo de cómo degollaban a una persona en la plaza donde suelen ejecutar este tipo de castigos en Arabia Saudita.

–¿Tienes relación con tu familia?

No. Mi familia me rechaza, incluso públicamente. De hecho, lo hicieron en los medios de comunicación. No sé nada de ellos ni ellos saben nada de mí.

–Has dicho que el conflicto palestino-israelí no es territorial, sino que está basado en el odio a los judíos. No obstante, muchos en Occidente opinan que es debido a la “ocupación israelí”. ¿Qué les dirías?

Les diría que estudien el Corán y vean lo que este libro dice sobre los judíos. También les diría que lean sobre la vida de Mahoma, lo que decía sobre los judíos y lo que les hacía. Que lean lo que les pasó a los judíos de Jaibar. Hoy, los palestinos cantan “Jaibar, Jaibar, oh judíos, el ejército de Mahoma volverá”, porque están librando la misma guerra que empezó Mahoma cientos de años atrás contra los judíos, porque rechazaron creer en él. Por este motivo, el profeta del islam perpetró un genocidio contra ellos.

Les diría además que tienen que estudiar los verdaderos hechos históricos de ese territorio. No se pueden negar los 3.000 años de conexión del pueblo judío con la Tierra de Israel ni las persecuciones que sufrieron. Han estado en Judea por miles de años. Y ahora vienen los musulmanes a reclamar todo, a decir que la mezquita de Al Aqsa les pertenece. Es una locura total. Yo no voy a seguir a un psicópata que afirme que Mahoma subió al cielo en un burro para negar toda la verdadera historia de ese lugar. Hay pruebas arqueológicas que demuestran que la presencia judía es muy anterior a la islámica.

Les recomendaría, además, que estudien acerca de las conquistas de los musulmanes. La mayoría quiere que regrese el califato, e imponerlo en todo el mundo. Durante el último imperio islámico no había ninguna mención a Palestina, y Jerusalén no era para nada importante.

El islam no tiene nada que ver con la paz, solo buscaron y buscan conquistar por la fuerza. No solo les pasa con los judíos, lo han hecho también con los cristianos en el norte de África, Europa, el Líbano, etc. No se puede negar todo esto.

Quien quiera saber la verdad, hoy tiene todos los medios para conocerla. Pero hay mucha gente corrompida que tiene objetivos ocultos, como la ONU y la Unesco, que ya perdieron toda legitimidad.

Por eso debemos decir la verdad y proteger a los judíos de otro Holocausto: el islámico.

–¿Está Europa en riesgo de ser islamizada?

Desde ya. No solo Europa. El Gobierno de Canadá dio la espalda a la gente y está cediendo ante la sharía. La islamización del Viejo Continente se está produciendo muy rápidamente. Los Gobiernos han traicionado a la gente, han abierto las fronteras totalmente para dar la bienvenida a los invasores. Sí, esto no es inmigración, es invasión. No veo mucha esperanza en Europa, a menos que la gente se dé cuenta y actúe en consecuencia. Si no hacen nada, sus hijos pagarán el precio.

Fuente: Revista El Medio

Israel: Prisionero musulmán liberado por el intercambio de Gilad Schalit vuelve a ser detenido.

No se hace nada en ningún país no musulmán para desalentar a los yihadistas prisioneros de sus sentimientos yihadistas. Así que no es ninguna sorpresa que ellos regresen a la yihad. (El Frente Popular para la Liberación de Palestina es aparentemente una organización comunista, pero está totalmente alineado con la fuerza de la yihad). Estos intercambios de prisioneros, por comprensibles que sean por razones humanitarias, son esencialmente un reabastecimiento de las filas de los yihadistas enemigos.

“Prisionero franco-palestino liberado por el intercambio de Gilad Schalit es re-arrestado,” 

Salah Hamouri, que sirvió tiempo para intentar asesinar a un líder y por su pertenencia a una organización terrorista, fue nuevamente detenido el miércoles, según informes de medios franceses.

Hamouri, que es mitad francés, fue arrestado por cargos de compromiso con organizaciones políticas ilegales en una incursión antes del amanecer en su casa en Jerusalén oriental. Permanece bajo custodia policial.

En 2005, Hamouri fue arrestado por planear asesinar a Ovadia Yosef, el fundador del partido ultra-ortodoxo Shas, y por su participación en el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP). Permaneció en prisión durante tres años antes de su juicio, y luego pasó cinco años consecutivos en la cárcel. Fue uno de los 1.027 prisioneros que fueron liberados durante el intercambio de prisioneros de 2011 en el que el soldado israelí Gilad Schalit regresó a su país después de cinco años de cautiverio en Gaza.

El consulado francés en Jerusalén dijo que estaban revisando el caso de cerca con sus asociados en París. Un diplomático, hablando bajo la condición de anonimato, también le dijo a un reportero en Le Monde que el personal del consulado estaba trabajando para proporcionar asistencia consular y representación legal a Hamouri …

Fuente:  Jerusalem Post

Israel golpea posiciones de Hamas en Gaza tras ataque con cohetes

La Fuerza Aérea israelí lanza nuevos ataques durante la noche contra dos objetivos pertenecientes a la organización terrorista islamista Hamas en el norte de Gaza en respuesta a los disparos de cohetes realizados desde la franja de Gaza contra el Consejo Regional de Hof Ashkelon el martes por la noche; Hamas advierte que “Israel está cruzando una línea peligrosa”.

El ejército israelí dijo que realizó ataques aéreos contra dos posiciones de Hamas en Gaza durante la noche del martes en respuesta a un cohete disparado desde la franja que aterrizó en territorio abierto en el Consejo Regional de Hof Ashkelon.

Ayman Sahbani, director de emergencias del hospital Shifa de Gaza, dice que tres palestinos resultaron heridos en el ataque, entre ellos un hombre de 26 años que estaba en estado grave después de ser golpeado en la cabeza por metralla.

El ataque aéreo contra posiciones de Hamas en Gaza

 

El cohete disparado contra Israel, que aterrizó en un campo deshabitado en el Consejo Regional de Hof Ascalón , no causó víctimas ni daños, agregó un portavoz militar.

“Si trata de cruzar una línea peligrosa, Israel tendrá que afrontar las consecuencias”, dijo Hamas después de la represalia israelí. “No vamos a permitir que Gaza se convierta en un campo de pruebas para las municiones israelíes”.

El ataque aéreo contra posiciones de Hamas en Gaza

El ataque aéreo contra posiciones de Hamas en Gaza

 

Israel ha visto disparos de cohetes ocasionales desde la Franja de Gaza en los tres años transcurridos desde su última guerra con los militantes de Hamás, los gobernantes de Gaza. La mayoría ha sido reclamada por grupos salafistas en el territorio.

Israel responsabiliza a Hamas de todo el fuego de los cohetes lanzados por cualquiera de los diversos grupos militantes que lo desafían.

Hamas e Israel han combatido tres guerras desde que el grupo terrorista islámico tomó el control de Gaza hace una década, la última vez en 2014. Desde entonces, un alto el fuego se ha mantenido en gran medida .