Santos advierte a las Farc: "Hay que acabar la guerra, la paciencia se nos agota"

El mandatario endureció su discurso y exigió que “no se hagan los sordos”. El ejército colombiano reaunudó los bombardeos después de que fueran asesinados 11 militares en una violación del alto el fuego

Crédito: AFPDespués del ataque de las FARC en el que murieron 11 militares en Cauca, el presidente colombiano Juan Manuel Santosendureció su discurso y planteó que hay que ponerle plazos a las negociaciones que ya llevan dos años y cinco meses.

“Llegó la hora de acabar la guerra, la paciencia se nos agota, hay que ponerle plazos a este proceso”, dijo el mandatario durante un acto en la casa presidencial, acompañado de la presidenta de Corea, Park Geun-hye, de visita oficial enColombia.

“NO SE HAGAN LOS SORDOS ANTE LOS COLOMBIANOS QUE LES ESTAMOS GRITANDO: LLEGÓ LA HORA DE ACABAR LA GUERRA, LA PACIENCIA SE NOS AGOTA”

Tras el asesinato de los soldados la noche del martes en el suroeste del país, que minó la confianza de los colombianos en el diálogo que se desarrolla en La Habana, Santos reiteró que no dejará que la rabia le ciegue y que fue elegido “para hacer la paz y este es mi mandato”.

AP

En tono enérgico enfatizó que “hay que ponerle plazos a este proceso” y elevó la voz para decirles a los “señores de las FARC” que escuchen el clamor nacional que pide el fin de la guerra.

No se hagan los sordos ante los colombianos que les estamos gritando: llegó la hora de acabar la guerra, la paciencia se nos agota“, dijo el mandatario durante un acto junto a la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, en visita oficial a Colombia.

Santos pidió también a policías y militares “no bajar la guardia”.

“Yo creo que (el ataque a la unidad militar) pone en riesgo el proceso de paz”, indicó Bernard Aronson, delegado de Washington para los diálogos en Cuba, en declaraciones al canal de televisión RCN. “Creo que debemos utilizar este acto para convencer a las FARC de que se necesita acelerar el proceso”.

A nombre de su gobierno, el diplomático condenó el hecho violento y recordó que las FARC habían prometido un cese unilateral e indefinido del fuego.

La matanza, que ha conmocionado a Colombia y que ha hecho que se cuestione el diálogo de paz, ha provocado la reacción de los sectores contrarios al proceso, que exigen un alto al fuego indefinido de la guerrilla antes de volver a la mesa de negociación.

AFP

La embajada de Estados Unidos emitió un comunicado donde acusa a las FARC de “violar unilateralmente” el alto al fuego y reiteró su apoyo a Santos para continuar con la negociación a pesar del ataque.

Por la mañana, el jefe de Estado asistió en Bogotá a una ceremonia religiosa en honor a los 11 fallecidos, acompañado por el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón y la cúpula de las Fuerzas Armadas.

“EL ATAQUE A LA UNIDAD MILITAR PONE EN RIESGO EL PROCESO DE PAZ”

Los cuerpos de los soldados fallecidos fueron enviados a sus ciudades de origen, mientras que espontáneos y familiares colocaron flores en la entrada del Cantón Norte y en sedes militares de Cali, jurisdicción a la que pertenecían los militares abatidos y a unos 295 kilómetros al suroeste de Bogotá.

Sin embargo, a lo largo del día, en distintos puntos del país, se registraron pequeñas muestras de rechazo tanto a Santos como al proceso de paz.

Desde fines de 2012 el gobierno y las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia adelantan en La Habana un proceso de paz para tratar de poner fin a más de 50 años de confrontaciones entre las partes.

Tras el ataque del martes, Santos ordenó a las Fuerzas Armadas reanudar los bombardeos contra los campamentos de las FARC.

AP

En diciembre el grupo rebelde había anunciado un cese unilateral e indefinido del fuego, que quedó en entredicho con la acción militar en la localidad de Buenos Aires, en el departamento de Cauca y a 330 kilómetros al suroeste de la capital colombiana.

Desde La Habana delegados del grupo guerrillero pidieron al gobierno que declare un cese bilateral del fuego para evitar que se repitan acciones como la del martes, según ha dicho a la prensa el jefe guerrillero Pastor Alape.

Sin aludir a la matanza, el máximo líder las FARC, alias “Timochenko”, aseguró en un comunicado que las conversaciones de la capital cubana “no pueden romperse por ningún motivo”.

Por su parte, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, instó a la FARC a acelerar los diálogos de Cuba y a que tomen la decisión política de renunciar a las armas.

Fuente: Infobae