Archivo de la categoría: TALIBANES

Afganistán sufrió el Ramadán más sangriento desde 2001: más de 200 muertos y 700 heridos

El mes sagrado musulmán fue testigo de múltiples atentados protagonizados tanto por los talibanes como por los yihadistas del Estado Islámico. “Creen que cuanto más maten, mayor será la recompensa”, aseguró un analista

Atentado en Kabul reuters 2Un sobreviviente del ataque en Kabul el 31 de mayo

Afganistán vivió este año el mes del Ramadán -el ayuno sagrado musulmán- más mortífero desde la invasión estadounidense de 2001, según un conteo de laAFP la víspera del Eid al Fitr, con al menos 200 muertos, civiles en su mayoría, y 700 heridos.

Este mes sagrado para los musulmanes, que comenzó el 27 de mayo, estuvo particularmente marcado por un atentado con camión bomba en pleno centro de Kabul, el 31 de mayo. El peor ataque contra el barrio diplomático de la capital afgana en 16 años, con un saldo de al menos 150 muertos -todos afganos- y 400 heridos.

El atentado, que no fue reivindicado, provocó que se lanzaran a las calles para protestar contra la inseguridad centenares de manifestantes, cuatro de los cuales murieron por disparos de la policía.

Tres kamikazes se hicieron explotar al día siguiente, el 2 de junio, durante el funeral de una de las víctimas, matando a otras siete personas.

Agentes de policía afganos dispersan con cañones de agua a los manifestantes durante una protesta en contra del atentado con bomba del pasado 31 de mayo en la capital afgana, que causó al menos 90 muertos y 463 heridos en Kabul

Agentes de policía afganos dispersan con cañones de agua a los manifestantes durante una protesta en contra del atentado con bomba del pasado 31 de mayo en la capital afgana, que causó al menos 90 muertos y 463 heridos en Kabul

La masacre del 31 de mayo y los hechos siguientes afectaron mucho a Kabul, cuyos habitantes se mostraban temerosos ante la posibilidad de nuevos atentados.

Las hostilidades comenzaron desde el primer día de ayuno, con la explosión en Jost de un coche bomba de los talibanes, cuyo objetivo fue una milicia local, financiada por la CIA estadounidense: el saldo fue de trece muertos y seis heridos.

Los talibanes, pero también los yihadistas del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) -instalados principalmente en el este, y que destacan por sus ataques a la minoría chiita- también atacaron una mezquita chiita en Kabul, un sitio de plegarias en Herat y varias posiciones de las fuerzas de seguridad en las provincias de Parwan y Paktia, causando 20 muertos y decenas de heridos.

 “Ha sido el mes más mortífero para los afganos piadosos y todos quienes observan el ayuno”

“Ha sido el mes más mortífero para los afganos piadosos y todos quienes observan el ayuno”, confirmó a la AFP un analista político, el general Abdul Wahid Taqat.

Atentado en Lashkar Gah, la capital de la provincia de Helmand, el 22 de junio de 2017 (AFP)

Atentado en Lashkar Gah, la capital de la provincia de Helmand, el 22 de junio de 2017 (AFP)

“Matan por todas partes, donde pueden, en las mezquitas, en las calles (…) porque creen que cuanto más maten mayor será la recompensa”, añadió.

Tres días antes de la celebración del Eid al Fitr, el domingo, un coche bomba mató a 34 personas e hirió a otras sesenta el jueves en Lashkar Gah, capital de Helmand en el sur.

El atentado, frente a una sucursal del New Kabul Bank, tuvo como blanco a una muchedumbre de civiles y miembros de las fuerzas de seguridad que esperaban para cobrar sus salarios.

La animación que precede a esta celebración del fin del Ramadán ha sido discreta este año, en particular en Kabul donde se temen nuevos ataques por parte de extremistas que creen, en esta ocasión en particular, lograr obtener un billete directo al paraíso.

Infobae

Un ataque suicida contra un banco al sur de Afganistán dejó al menos 29 muertos y 60 heridos

El auto cargado con explosivos estalló en la entrada del institución financiera en Lashkargah mientras los soldados recibían su paga. Ningún grupo se atribuyó aún la autoría del atentado, el último de una serie de hechos violentos en el país

Un herido tras la explosión del coche bomba en Kashkargah (AFP)

Un herido tras la explosión del coche bomba en Kashkargah (AFP)

La explosión de un coche bomba en la entrada de una sucursal bancaria dejó el jueves al menos 29 personas muertas, en su mayoría civiles, y 60 heridos en un atentado suicida perpetrado en el sur de Afganistán.

El portavoz del gobernador provincial,, dijo que la acción insurgente contra una sucursal del Banco de Kabul en Lashkargah, capital de la provincia de Helmand, causó “más de 20 muertos”, en su mayoría civiles pero entre los que también hay miembros de las fuerzas de seguridad y se produjo hacia las 12:00, hora local (07:30 GMT).

Tiempo después el departamento de Salud de Helmand dio un balance de 29 muertos y 60 heridos en su página de Facebook, casi dos horas y media tras el atentado.

 

Según Zwak, el número de fallecidos puede aumentar durante las próximas horas, debido a que las víctimas están siendo todavía evacuadas del lugar donde se produjo el atentado.

El portavoz explicó que el atacante suicida intentó aproximarse con el vehículo lo más cerca posible a la sucursal bancaria, pero al ser descubierto por los guardias de seguridad detonó los explosivos en el primer control de la entrada.

Un oficial de la administración local señaló que en la sucursal bancaria se encontraban muchos miembros de las fuerzas de seguridad que se habían acercado hasta allí para recoger sus salarios antes del fin de la festividad musulmana del Ramadán, que tendrá lugar en los próximos días.

En el ataque murieron al menos 29 personas (AFP)

En el ataque murieron al menos 29 personas (AFP)

Ningún grupo insurgente ha reivindicado todavía la autoría del atentado, aunque los talibanes y el Estado Islámico (ISIS) han estado muy activos en los últimos tiempos.

Este es el segundo ataque de relevancia contra una sucursal del Banco de Kabul en el último mes, después del que se produjo a finales de mayo perpetrado por varios insurgentes en la provincia oriental de Paktia, que causó siete muertos y 31 heridos.

Desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015, los insurgentes han ido ganando terreno en diversas partes de Afganistán y en la actualidad controlan, tienen influencia o se disputan con el Gobierno al menos el 43 % del territorio, según datos de Washington.

Infobae

Un ataque talibán contra una base en Afganistán dejó 15 soldados muertos

Los rebeldes islamistas habían prometido, al lanzar su ofensiva de primavera a fines de abril, apuntar contra los soldados occidentales, considerados como invasores, así como a los “mercenarios locales”

Militantes talibanes (AFP archivo)

Militantes talibanes (AFP archivo)

Al menos 15 soldados afganos murieron en un ataque de los talibanes contra una base militar en la provincia sureña de Kandahar, el segundo de este tipo en lo que va de semana, anunció el viernes el ministerio de Defensa.

“Los talibanes lanzaron un asalto coordinado contra una base del ejército la noche pasada en el distrito de Shah Wali Kot de la provincia de Kandahar”, declaró a la AFP el portavoz del ministerio, Dawlat Waziri.

Una autoridad provincial dio por su parte un balance de 20 muertos.

“Hay tantos muertos, desgraciadamente. Hay 20 personas muertas, todas pertenecían al ejército, y 16 heridos. Cuatro soldados están desaparecidos. Los talibanes capturaron cuatro vehículos Humvee”, precisó este responsable que pidió el anonimato.

Un portavoz de los talibanes, Qari Yusuf Ahmadi, responsable del sur de Afganistán, reivindicó esta operación en un comunicado.

“Nuestros combatientes derribaron tres retenes y mataron a 35 soldados marionetas. Ocho fueron secuestrados y numerosas armas y municiones capturadas”, señaló.

Un grupo de talibanes en Afganistán (AP)

Un grupo de talibanes en Afganistán (AP)

Los rebeldes islamistas habían prometido, al lanzar su ofensiva de primavera a fines de abril, apuntar contra los soldados occidentales, considerados como invasores, así como a los “mercenarios locales”, designando así a los soldados y policías afganos.

Al comenzar la semana, al menos diez soldados afganos, según un balance oficial, murieron en el ataque a su base militar en la misma provincia de Kandahar.

La operación llevada a cabo por más de 200 atacantes fue reivindicada por los talibanes, que parecen reforzarse más de 15 años después de haber sido expulsados del poder por Estados Unidos.

El jueves, el jefe de la policía de Kandahar, el general Abdul Raziq, cuestionado por sus métodos radicales, criticó al gobierno de Kabul, al que acusó de “desestabilizar” Kandahar.

“Cuando se produce un ataque en Kandahar el gobierno central no ayuda”, dijo.

Infobae

El Estado Islámico anunció la toma de Tora Bora, el escondite afgano de Osama bin Laden. Estados Unidos anunció que enviará a otros 4.000 soldados a Afganistán

Los militantes yihadistas lanzaron una ofensiva militar sobre la red de grutas ocupadas por los talibanes

El grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) tomó el control de Tora Bora, última fortaleza de Osama bin Laden en el este de Afganistán, usada para escapar de los estadounidenses tras los atentados del 11 de setiembre.

La red de grutas, particularmente difícil de penetrar, fue objeto de una ardua batalla e intensos bombardeos en diciembre de 2001, hasta que Bin Laden alcanzara las zonas tribales y se refugiara en Pakistán, donde fue abatido en una operación de las fuerzas especiales estadounidenses en 2011.

Esta toma, altamente simbólica para el ISIS, que echó a los talibanes del lugar, tuvo lugar al amanecer del miércoles, según fuentes locales concordantes contactadas por la AFP.

“La zona de Tora Bora, en el distrito de Pachir Agam, cayó en manos de los combatientes de Daesh”, por el acrónimo árabe de ISIS, indicó este jueves a la AFP el vocero del gobernador provincial de Nangarhar, Ataulá Jogyani, confirmando los relatos de numerosos habitantes de la zona.

“Las fuerzas de seguridad, el ejército, la policía local y habitantes encolerizados lanzaron una operación para retomar Tora Bora la noche pasada, pero no pueden realizar una operación terrestre en esta zona montañosa, llena de grutas. Y, aún quedan numerosos combatientes talibanes por allí”, precisó.

El vocero de los talibanes, Zabihulá Mujahid, confirmó a la AFP que la zona se le había escapado y fue conquistada por Daesh. “Hemos intentado resistir pero fracasamos y siete de nuestros muyahidines cayeron como mártires durante los combates”, dijo.

Según él, los combates continúan. “Junto a los habitantes, planificamos una operación para retomar Tora Bora”, afirmó.

‘Sin control gubernamental’

Pero, según un responsable tribal de la región, Juma Jan, “los talibanes huyeron cuando los combatientes de Daesh lanzaron su ofensiva”. “Nos dejaron solos con las mujeres y los niños”, se quejó a la AFP, aunque lograron escapar.

La provincia de Nangarhar, fronteriza con Pakistán, es refugio de numerosos insurgentes talibanes, pero también de ISIS, que ha hecho de esta zona su base para penetrar en Afganistán.

Tora Bora está ubicada a decenas de km de su principal base en el este afgano, el distrito de Achin, donde las fuerzas estadounidenses presentes en Afganistán aseguran perseguirlos sin tregua desde el verano de 2016.

“Los combatientes de Daesh llegaron en gran número el miércoles de mañana por la montaña, para lanzar el asalto contra Tora Bora”, indicó un habitante de la zona, Gul Rafiq. “Los talibanes no resistieron”, aseguró a la AFP.

Otro residente, Malek Qasim, dijo que los atacantes llegaron desde los distritos de “Ashin, Haska Mina y Pashir Agam”.

“Tora Bora amenazaba con caer en cualquier momento, lamentablemente sólo se ven talibanes o miembros de Daesh en esta zona, no hay ningún control gubernamental”, lamenta.

El miércoles, parlamentarios interpelaron a las autoridades, reclamando medidas fuertes para enfrentar el crecimiento del Estado Islámico.

“Daesh transfirió el centro de sus actividades a Tora Bora”, subrayó un diputado en Kabul, Allah Gul Mujahid. “Tienen centenares de combatientes en los distritos de Khogyani y Azra, y están en tren de reclutar” más, se inquietó.

A comienzos de abril, el ejército estadounidense lanzó la más potente de sus bombas convencionales, que nunca había utilizado desde su creación, contra una red de grutas y túneles utilizada por ISIS en Achin.

La operacion provocó según un balance oficial 96 muertos en las filas del grupo yihadista. Las tropas estadounidenses actúan en Afganistán bajo mandato de la OTAN, y están autorizadas a realizar operaciones antiyihadistas.

Estados Unidos anunció que enviará a otros 4.000 soldados a Afganistán

La medida pretende atender las aseveraciones del máximo comandante estadounidense en en el país asiático de que no tiene fuerzas suficientes para ayudar al ejército afgano contra un resurgimiento de los talibanes
Marines del ejército de Estados Unidos durante un entrenamiento de la OTAN. (Reuters Archivo)
Marines del ejército de Estados Unidos durante un entrenamiento de la OTAN. (Reuters Archivo)

El Pentágono enviará casi 4.000 soldados estadounidense adicionales a Afganistán, con la esperanza de romper el estancamiento en una guerra que ha pasado ahora a un tercer comandante en jefe de Estados Unidos, dijo el jueves un funcionario federal.

El despliegue será el más grande de fuerzas armadas del país en la joven presidencia deDonald Trump.

La decisión del secretario de Defensa Jim Mattis podría ser anunciada la próxima semana, señaló el funcionario. El mandatario había autorizado a Mattis a ajustar los niveles de tropas.

Un miembro de los marines durante un ejercicio conjunto de la OTAN en Latvia. (REUTERS Archivo)

Un miembro de los marines durante un ejercicio conjunto de la OTAN en Latvia. (REUTERS Archivo)

La medida pretende atender las aseveraciones del máximo comandante estadounidense en Afganistán de que no tiene fuerzas suficientes para ayudar al ejército afgano contra un resurgimiento del Talibán.

La creciente amenaza de extremistas del grupo Estado islámico, evidenciada por una serie de ataques mortíferos en Kabul, la capital afgana, y la muerte en combate de varios soldados de Estados Unidos, han alimentado los llamados para una presencia estadounidense más fuerte.

La mayoría de los soldados adicionales entrenarán y asesorarán a fuerzas afganas, según el funcionario, quien solicitó no ser identificado porque no estaba autorizado a hablar públicamente sobre detalles de la decisión. Una cifra más pequeña sería asignada a operaciones contraterroristas contra el Talibán y el grupo EI, señaló el funcionario.

Infobae

¿Ataque de yihad súbita?. A pesar de que el ejército afgano trabaja junto con el de EE:UU. en su lucha contra los Talibanes, un soldado afgano asesinó a 3 soldados estadounidenses.

El Pentágono dijo en un comunicado en Washington que el incidente está en investigación, aunque no facilitó detalles sobre el incidente. Un soldado afgano abrió fuego contra los norteamericanos

soldados del ejército de Afganistán. (Archivo)

soldados del ejército de Afganistán. (Archivo)

Tres soldados estadounidenses murieron y otro resultó herido el sábado en el este de Afganistán, dijo el Pentágono.

Un funcionario afgano afirmó que los militares estadounidenses fueron atacados por un soldado afgano que fue aniquilado en el acto.

El Pentágono dijo en un comunicado en Washington que el incidente está en investigación, aunque no facilitó detalles sobre el incidente.

Un portavoz del gobernador de la provincia de Nangarhar, Attahullah Khogyani, dijo en un comunicado que el ataque tuvo lugar en el distrito de Achin.

El Talibán se adjudicó el ataque. El portavoz del Talibán, Zabihullah Mujahid, dijo en un comunicado que una persona leal a la organización se infiltró en el ejército afgano “solo para atacar a las fuerzas extranjeras”.

En marzo, un soldado afgano fue aniquilado cuando abrió fuego contra fuerzas extranjeras e hirió a tres efectivos estadounidenses en una base militar en la provincia de Helmand.

Un portavoz de la Casa Blanca, Raj Shah, dijo a la prensa que acompaña al presidente Donald Trump en Nueva Jersey que el mandatario “está pendiente de la situación de emergencia en Afganistán”.

En otro incidente en el este de Afganistán, al menos tres civiles fueron asesinados a tiros el viernes por un individuo en el interior de una mezquita, dijo el sábado el Ministerio del Interior.

Otras nueve personas resultaron heridas en el ataque registrado en Gardez, la capital de la provincia de Paktia, agregó el comunicado.

El ministerio condenó de forma enérgica el ataque y lo describió como un acto contra el islam y la humanidad. Los civiles fueron atacados mientras rezaban, apuntó.

Nadie se atribuyó el ataque, pero el Talibán y la red Haqqani tienen una presencia activa en Paktia y provincias próximas, y suelen atacar a funcionarios además de a las fuerzas de seguridad afganas en la región.

Fuente: Infobae

La religión del amor, el islam, sigue mostrando sus mejores atributos: Al menos 80 muertos y más de 350 heridos en un atentado con coche bomba en el distrito diplomático de Kabul

El vehículo, un pequeño camión del servicio de alcantarillado, fue cargado de explosivos y detonado en una zona de gran concurrencia de la capital de Afganistán, durante la hora de punta. Ningún grupo armado ha reivindicado todavía la autoría, y los talibanes negaron cualquiera responsabilidad

Hombre llegando al hospital tras el atentado (Reuters)

Hombre llegando al hospital tras el atentado (Reuters)

El terror volvió a golpear a Afganistán. Al menos 80 personas murieron y 350 resultaron heridas en un atentado con coche bomba perpetrado este miércoles en una zona de alta seguridad de Kabul cerca del Palacio Presidencial, donde se encuentran varias embajadas y edificios del Gobierno, según el último recuento del ministerio de Salud Pública afgano.

 
 
  

“Más de 50 vehículos quedaron destruidos o dañados”, indicó el ministro de Interior en un comunicado. Además, pidió a la población que done sangre.

En el ataque también murió un chofer afgano que trabajaba para la BBC, y cuatro de sus periodistas resultaron heridos. Los cinco viajaban en un vehículo que resultó alcanzado por el estallido. y la información fue confirmada por la misma cadena.

 
 
  

Por otro lado funcionarios de la embajada de Alemania resultaron heridos, aunque ninguno de gravedad, y un guardia de seguridad de origen afgano que trabajaba custodiando la oficina falleció, reportó la oficina del servicio exterior alemán.

(Reuters)

(Reuters)

La explosión se produjo hacia las 08.25, hora local (03.55 GMT), en el Distrito Policial 10, cerca de la plaza Zanbaq en una zona cercana a las embajadas de Alemania, Turquía y Japón, precisó otro representante ministerial, Wahidullah Majroh.

Un hombre herido en el atentado (Reuters)

Un hombre herido en el atentado (Reuters)

Una espesa columna de humo se elevaba en el distrito diplomático, donde se encuentran numerosas embajadas extranjeras.

: Massive explosion on the gate of the German mission in . Damage caused to properties of Indian Embassy in .

 

El portavoz de la Policía de Kabul Basir Mujahid indicó a Efe que las primeras investigaciones apuntan a que el vehículo, un pequeño camión del servicio de alcantarillado, fue cargado de explosivos y detonado en una zona de gran concurrencia de tráfico.

(Reuters)

(Reuters)

“El objetivo no está aún claro, pero fue cerca de la Embajada de Alemania”, indicó el portavoz policial, al señalar que la zona está acordonada y continúan las investigaciones.

Fuerzas de seguridad afganas en las afueras de la embajada alemana (Reuters)

Fuerzas de seguridad afganas en las afueras de la embajada alemana (Reuters)

La explosión fue tan potente que sacudió una gran parte de la ciudad, rompió ventanas y vidrieras y creó pánico en la población.

Destrucción en las calles de Kabul (Reuters)

Destrucción en las calles de Kabul (Reuters)

La potente detonación, que se escuchó en varias zonas de la ciudad, se registró en pleno mes sagrado de Ramadán y en plena hora punta de ingreso a los edificios de oficinas, ya que durante esta época la gente entra una hora más tarde a trabajar.

Una mujer afgana herida llegando al hospital (Reuters)

Una mujer afgana herida llegando al hospital (Reuters)

Ningún grupo armado ha reivindicado todavía la autoría, mientras que los talibanes reaccionaron rápidamente para negar su participación. “La explosión no tuvo nada que ver con los Muyahidines del Emirato Islámico”, dijo el portavoz del grupo, Zabihullah Muyahid, citando el nombre que utilizan para referirse a ellos mismos.

Muyahid declaró también que los talibanes condenan cualquier “explosión o ataque contra civiles” y aseguran que su lucha es contra el gobierno, a pesar de que la mayoría de sus atentados resultan en muertes civiles.

Si el comunicado es veraz, la única opción restante será una autoría de parte del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS), el cual llevó a cabo los dos últimos ataques de envergadura con bomba en Kabul, el último de ellos a principios de mes y ocurridos también en el área diplomática.

El presidente de Afganistán, Ashraf Gani, pidió la semana pasada a todos los grupos insurgentes que respetaran la celebración del mes sagrado y detuvieran sus acciones armadas.

Sin embargo, ya el pasado domingo los talibanes cometieron un atentado con coche bomba en una parada de autobús en Khost (sureste) causando 13 muertos y 8 heridos, en su mayoría militares, en el primer día del ramadán.

El Ejecutivo afgano ha ido perdiendo terreno ante los talibanes y otros grupos insurgentes desde el final de la misión militar de la Alianza Atlántica y en este momento apenas controla un 57 % del país, según información de Washington.

Voluntarios cargan el cuerpo de uno de los fallecidos (AFP)

Voluntarios cargan el cuerpo de uno de los fallecidos (AFP)

El principal diplomático estadounidense en Afganistán, Hugo Llorens, condenó el hecho y dijo que “el horrendo y vergonzoso ataque demuestran el desprecio de los terroristas por la vida y su oposición nihilista al sueño de una futuro pacífico en Afganistán”.

En tanto el cuartel general de la OTAN en el país emitió un comunicado en el que destaca el “coraje de las fuerzas de seguridad afganas, especialmente la policía y los paramédicos”.

“Ataques como estos sólo sirven para fortalecer nuestro compromiso con nuestros aliados afganos mientras buscan un futuro de paz y estabilidad”, agrega.

Fuente: Infobae

Rusia está armando a los talibanes

Vladímir Putin.

Por Michael J. Totten 

Hasta aquí llegó el reinicio de relaciones con Rusia de Donald Trump. El Ejército de Estados Unidos acaba de confirmar que en los últimos ocho meses Rusia ha estado armando a los talibanes.

“Seguiremos recibiendo informaciones sobre esta ayuda”, declaró el general John Nicholson en una rueda de prensa junto al secretario de Defensa, James Mattis. “Nosotros apoyamos a quien quiera ayudarnos a avanzar en el proceso de reconciliación [afgano], pero armar a los beligerantes que perpetran ataques como el que vimos hace dos días en Mazar e Sharif no es la mejor forma de avanzar hacia una reconciliación pacífica”.

No habrá reconciliación con Rusia en el corto plazo, sea cierto esto o no, pero especialmente si lo es. Y es casi seguro que lo es. Los rusos dicen que están armando a los talibanes para que los gemelos ideológicos de Al Qaeda puedan combatir al ISIS. Es una proposición dudosa. Están apareciendo ametralladoras pesadas rusas en manos de talibanes alejados de las posiciones del ISIS. Más importante es que Rusia ni siquiera niega que los está armando.

La idea de que Moscú es un aliado natural contra los terroristas del islam radical se basa en una fantasía. Una fantasía muy convincente, sin duda. En apariencia, los rusos son un poco como nosotros. La mayoría son blancos y predominantemente cristianos. La mayor parte de Rusia está en Asia, pero su capital está en el continente europeo. Su expansión por el este hacia Alaska, Hawai y, sí, California difiere bastante de la expansión por el oeste de EEUU hacia los mismos lugares, pero nuestra historia expansionista se solapa más con la de Rusia que, por ejemplo, con la de Noruega. Estados Unidos es claramente un vástago del Imperio romano, como sugiere buena parte de la arquitectura de Washington, mientras que Rusia se ha considerado a sí misma durante mucho tiempo la Tercera Roma, tras el Imperio romano original y el bizantino. Y durante gran parte del siglo XX Estados Unidos y Rusia fueron las superpotencias gemelas del mundo.

Ahora que el comunismo ha caído en todas partes salvo en Corea del Norte, Cuba y Laos, y que los terroristas islamistas amenazan a buena parte del mundo –especialmente en tierras musulmanas, pero también en Estados Unidos y Rusia–, una alianza, al menos contra esa amenaza concreta, entre Moscú y Washington tiene perfecto sentido. Los estadounidenses que la anhelan y que están dispuestos a tolerarle a Vladímir Putin un cierto grado de comportamiento nefasto son totalmente razonables.

Putin, sin embargo, no está interesado.

La principal orientación geopolítica de Rusia ha sido antiamericana desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Durante un breve periodo, Rusia tenía demasiados problemas internos para preocuparse de en qué andaba EEUU, pero con el ascenso del exfuncionario del KGB Vladímir Putin, cuya visión del mundo fue moldeada por la Guerra Fría en la misma medida que la de Ronald Reagan, ha vuelto la vieja Rusia de Jruschov y Brezhnev.

No hace falta que me crean. Simplemente observen la conducta de Putin: ha invadido y se ha anexionado partes de Georgia; ha invadido y se ha anexionado partes de Ucrania; en Siria está respaldando al régimen asesino de Asad y haciendo como que lucha contra el ISIS; y ahora está armando a los talibanes.

“¿No sería estupendo que nos lleváramos bien con Rusia?”, preguntaba Trump en la campaña del año pasado. En un universo alternativo donde fuese realmente posible, seguro que sí.

Hace un par de meses sostuve que Vladímir Putin apuñalaría inevitablemente a Donald Trump, porque es un escorpión, y eso es lo que hacen los escorpiones. Resulta que Putin ya había apuñalado a Trump. Sólo que todavía no nos habíamos dado cuenta.

© Versión original (en inglés): World Affairs Journal
© Versión en español: Revista El Medio