Archivo de la categoría: SUECIA

Suecia se encuentra al borde de la guerra civil, la policía está pidiendo ayuda, el sistema legal del país ha colapsado.

Suecia: Invasores musulmanes que golpearon a un indigente y a un hombre minusválido con muletas dicen que lo hicieron porque los suecos son racistas.

Tres musulmanes árabes que se hacen pasar por refugiados, de 45, 38, y 32 años de edad (abajo), no sólo trataron de robar la cartera y pertenencias de un hombre sin hogar que buscaba refugio en la estación central en Gävle, También golpearon a un hombre discapacitado con muletas, y acosaron a un adolescente, ambos de los cuales, fueron testigos del ataque.

Fria Tider   La víctima que sufrió los golpes, dijo que le pegaron duro en la parte superior del cuerpo, la cara y la barbilla y luego le dieron patadas en las piernas. Durante la golpiza, uno de los árabes acusó a los suecos de racismo y los culpó por la guerra contra los musulmanes y que esa fue la razón para el abuso. También se mantuvieron gritando: “Somos musulmanes y los suecos no las pagarán.”

Un muchacho de 17 años de edad, que fue testigo del ataque confirmó el testimonio de la víctima, y ​​agregó que los musulmanes lanzaron insultos contra Suecia mientras golpeaban al hombre sin hogar. Después de que terminaron de golpear al hombre discapacitado, comenzaron a hostigar al adolescente, humillándolo por lo que se vio obligado a forcejear con uno de los atacantes, mientras trataban de robar su billetera, teléfono celular, y el reloj.

Es increíble, pero esto es típico de la indulgencia que los tribunales suecos les han dado a los musulmanes, los atacantes musulmanes no fueron acusados ​​por crímenes de odio. El hombre de 38 años de edad, de Argelia fue condenado a 16 meses de prisión tras ser declarado culpable de asalto agravado y tentativa de robo. El hombre marroquí de 32 años de edad, fue condenado por los mismos hechos, pero fue condenado a sólo 8 meses. El hombre de 45 años de edad, quien es un ciudadano de Francia, recibió una pena de prisión de 6 meses por asalto, después de haber sido absuelto del delito de intento de robo agravado.

A continuación presentamos a los atacantes musulmanes capturados en CCTV.

Fuente: Fria Tider 

Suecia: Un solicitante de asilo sirio propina una patada en la cabeza a una niña de 9 años tras recibir una orden de expulsión del país

El atacante de la pequeña.

Un solicitante de asilo sirio de 30 años ha sido acusado de patear salvajemente la cabeza de una niña de 9 años de edad en Boden, norte de Suecia, como acto de venganza tras recibir una orden de expulsión del Servicio de Inmigración”, el NSD.

El suceso tuvo lugar el pasado 27 de mayo, cuando la niña caminaba rumbo a su casa desde la escuela. Mientras andaba, hablaba con su abuela por teléfono. Inesperadamente, el sirio le propinó una patada en la mandíbula.

Aunque la policía especuló al principio con la posibilidad de que el atacante pretendiese robarle el teléfono celular a la pequeña, finalmente rechazó el robo como móvil de la brutal agresión.

Un testigo indicó que, poco antes del suceso, el sirio caminaba mientras prorrumpía en amenazas: “Tengo que matar a alguien”.  Aunque alertó a la policía sobre el hecho, le indicaron que ninguna patrulla se encontraba cerca.

El agresor, por su parte, negó los hechos y dijo que chocó accidentalmente con la niña (sic). El fiscal Ulla-Karin Lindström, sin embargo, no tiene dudas de la intencionalidad de la agresión.

En caso de ser declarado culpable, el sirio sería expulsado de Suecia y tendría prohibido volver al país durante cinco años.

La mayoría de los medios informativos suecos han silenciado la noticia. Los pocos que lo han hecho ignoran la naturaleza racista del ataque. Ya se sabe que, a diferencia de la islamofobia, la cristianofobia no existe salvo en la irreverente imaginación  de los xenófobos identitarios europeos.

Fuente: Alerta Digital

Suecia: La policía de seguridad confirma que hay miles de extremistas violentos en suecia hoy en día, un aumento dramático atribuído a la masiva inmigración musulmana.

Säpo: Thousands of radical Islamists in Sweden

La policía de seguridad sueca (SAPO) estima que hay miles de extremistas musulmanes violentos en Suecia hoy. El aumento en los últimos años ha sido espectacular, de 200 en 2010 a varios miles en el año 2017 hasta la fecha.

Un inmigrante sueco de Bosnia (también en el video abajo) dice:  “¿Cómo se vive en Suecia? “Los políticos están participando en una carrera de‘bondad de pollo’, donde todo el mundo trata de superar al otro en el cuidado de los ciudadanos de otros países, mientras que los jubilados suecos, los escolares, los grupos vulnerables con discapacidad y otros tipos de personas son ignorados completamente.”


Speisa   “Nunca hemos visto algo así en el pasado”, dice el Director General de sapos, Anders Thornberg, en una entrevista con TT. En particular, se trata de extremistas islámicos violentos. En 2010, SAPO en un informe, estimó que había alrededor de 200. Las nuevas cifras están siendo compiladas y la situación es grave, de acuerdo con el jefe de Sapo. “Es una nueva normalidad, es un desafío histórico de que los ambientes extremistas crecen”, dice Thornberg.

Se trata sobre todo de las personas que simpatizan con la violencia extremista y los mensajes a los que inspiran, reclutar o recaudar dinero. Las mayores concentraciones se encuentran en Estocolmo, Gotemburgo, Malmö y en Örebro, según Sapo. La razón de que el entorno extremista haya crecido tanto depende principalmente de la propaganda del Estado Islámico (IS). La guerra en Irak y Siria ha reunido a los extremistas islamistas en una forma que no se había visto antes.

“En el pasado hemos tenido diferentes entornos, cuando se habían radicalizado las personas del norte de África, Oriente Medio y Somalia, pero que estaban completamente separados”, dice Thornberg. En los últimos dos años, el número de personas detenidas, sospechosos de actividades yihadistas en Europa casi se ha duplicado. Y las mujeres y los niños juegan un papel cada vez más importante en el funcionamiento de estas actividades, según el informe anual de Europol.

Suecia: Musulmán apuñala a un pasajero de un tren cuando le fue solicitado mostrar su boleto o pasaporte.

racism

Hombre musulmán iraquí que iba viajando de Estocolmo a Hallsberg en un tren, puso en marcha un ataque brutal de apuñalamiento de pasajeros después de que una mujer musulmana le pidió que le mostrara su boleto, acusando a todos los pasajeros de “racismo”. (Vuelvo y pregunto qué “raza” es el islam?). Karim Alaa Hussain, de 25 años , se enfureció cuando la mujer, de la cual no conocemos su nombre, y que llevaba un velo islámico en su cabeza, le pidió que mostrara su boleto del tren por orden de la conductora femenina.

Breitbart  (h / t Davo) El musulmán se quejó de que ya se le había pedido mostrar su boleto una vez antes, aunque los testigos dicen que la conductora fue “educada y correcta”. Hussain tomó un punto de vista diferente, de acuerdo con un informe  emitido por  Fria Tider , corroborado por los documentos de la corte, vistos por Breitbart Londres.

Hussain se puso de pie y exigió que le explicaran por qué la conductora había pedido a la mujer con el velo en la cabeza que le mostrara de nuevo su boleto, luego se negó a aceptar su explicación de que ella estaba “solamente haciendo su trabajo” y el hombre asumió una postura “muy intimidante”. Otros pasajeros intervinieron para tratar de calmarlo, pero esto sólo aumentó su ira. Los acusó de racismo, poniendo en peligro a uno de los hombres en particular y golpeándolo en la cara.

Alarmado, la victima de Hussain luchó con él en el suelo, pero el iraquí logró liberarse del hombre y sacó un largo cuchillo de cocina, apuñalando al hombre cuatro veces en la parte lateral y posterior e infligiendo heridas internas críticas.

Los testigos describen cómo Hussain a continuación, se dirigió a la cabina del tren “como si hubiera ganado el campeonato nacional”, portando su cuchillo manchado con sangre ante los aterrorizados pasajeros y exigiendo a un padre y  a su hija que le dijeran si ellos “también eran racistas”.

Hussain a continuación, comenzó a dar una conferencia a su audiencia cautiva acerca de la igualdad, dándoles instrucciones de que todo el mundo tenía “igual valor” y exigiéndoles que mostraran respeto, mientras que su víctima estaba sangrando. Cuando el tren se detuvo Hussain huyó y se ocultó en un jardín cercano, pero fue detenido por la policía.

Él dijo a los agentes que había actuado en defensa propia y que estaba “orgulloso” de lo que había hecho, pero el juez no aceptó esto y le entregó una condena nominal de ocho años y medio en la cárcel.

Hussain tiene un registro criminal extremadamente largo, y debería haber cumplido una condena de tres años y medio por una variedad de delitos en el momento de su ataque, pero fue liberado antes de tiempo.

Él no será deportado de Suecia después de completar su condena actual, después de haber sido galardonado con la ciudadanía de la UE en 2008 y muy a pesar de haber sido condenado en varias ocasiones .

Ocho distritos de Suecia se incorporan a la “lista negra” de zonas del país azotadas por los elevados índices de criminalidad

Incendiado un coche de la policía en Lindängen, Malmö, en 2016.

Incendiado un coche de la policía en Lindängen, Malmö, en 2016.

Ocho nuevos distritos en Suecia se han añadido a una la lista negra de “zonas vulnerables” por los elevados índices de delincuencia, según informa el periódico sueco DN.

En 2015, la policía sueca hizo público un informe con 53 zonas denominadas “vulnerables”, de ellas 15 potencialmente peligrosas. Un periodista de aquel país utilizó el término “no-go zone” para referirse a ellas.

La policía describe estos distritos como áreas “socioeconómicamente vulnerables”, en las que deben adaptarse a una situación explosiva, con una importante influencia islamista. Se destaca el bajo número de denuncias que se registran debido al temor de los vecinos a las represalias.

Según DN, las nuevas zonas conflictivas son: Norrby, Hässleholmen, Hulta (Borås), Tynnered, Grevegården, Opaltorget (Gotemburgo), Karlslund (Landskrona), Nydala, Hermodsdal, Lindängen (Malmö), Fittja, Alby (Estocolmo) y Gottsunda (Uppsala).

Numerosos jefes policiales han pedido más recursos financieros y más personal.

“Sabemos cómo trabajar cuando. Pero para hacerlo de la manera correcta debemos cintar con más efectivos”, dijo el jefe de policía de Malmö, Stefan Sintéus, a DN.

Mälmo, símbolo del fracaso del multiculturalismo en Suecia

Una calle de Malmö

Una calle de Malmö

 

 

 

 

BD (R).- Malmö, ciudad costera pos industrial del sur de Suecia, forma parte de esas ciudades que, al igual que Marsella, nos muestra hoy lo que será “la Europa de mañana”, “la Europa después de Europa”, esa Europa que habrá cedido a los cantos de sirena de la “Gran Sustitución”. Como espantosos laboratorios etnosociológicos, esas ciudades demuestran a todos los que quieran enterarse el fracaso evidente y sistemático de la “convivencia”, concepto sagrado de pensamiento políticamente correcto.

“La Gran Sustitución”, expresión que debemos al escritor francés Renaud Camus por su libro con ese título (“Le Gran Remplacement”), se puede explicar de manera muy sencilla: Tenemos un país, un pueblo, y de pronto, casi de repente, en una generación tenemos en su lugar a otro u otros pueblos. “La Gran Sustitución”, el cambio de pueblo, vuelto posible por “La Gran Deculturación”, es el fenómeno más dramático de la historia de Europa desde hace siglos, quizás desde siempre.

A primera vista, Mälmo parece ser un lugar sin pretensiones, que muestra las cicatrices del declive industrial de Europa, con sus edificios convertidos a menudo en centros culturales. La ciudad acoge una comunidad judía bien establecida, hoy en vías de desaparición, y también una gran cantidad de inmigrantes económicos originarios de África y de Oriente Medio.

Escenas registradas en un festival veraniego de música en Malmoe. A la izquierda, un grupo de jóvenes rodea y asalta sexualmente a una joven. A la derecha, la Policía arresta a un sospechoso mientras las víctimas lloran al fondo. El fotógrafo reportó que las chicas suecas fueron asaltadas sexualmente por un grupo de jóvenes "de procedencia extranjera".

Escenas registradas en un festival veraniego de música en Malmoe. A la izquierda, un grupo de jóvenes rodea y asalta sexualmente a una joven. A la derecha, la Policía arresta a un sospechoso mientras las víctimas lloran al fondo. El fotógrafo reportó que las chicas suecas fueron asaltadas sexualmente por un grupo de jóvenes “de procedencia extranjera”.

Mälmo fue una de las primeras ciudades de Suecia en adoptar el multiculturalismo como política oficial, predicada por la municipalidad socialdemócrata. Ante el resto del mundo, Mälmo se presenta como una ciudad moderna, de cultura cosmopolita, con un ayuntamiento que fomenta vigorosamente las iniciativas ecologistas. Pero la realidad es muy distinta. Mälmo, apodada la “Chigado de Suecia” es cada vez más nombrada como un centro europeo del comunitarismo y un punto de observación de las tensiones interétnicas en el Viejo Continente. El índice de criminalidad es el doble del de Gran Bretaña. La ciudad, y en particular su tristemente célebre barrio de Rosengard, protagoniza a menudo la crónica negra desde hace más de 10 años. Tiroteos y tráfico de drogas es su día a día. Además, Mälmo es conocida por ser la “capital europea de las violaciones”.

A pesar de que la ley sueca impide citar el origen étnico de los criminales, existen estudios que demuestran que los inmigrantes extraeuropeos son los culpables de por lo menos las 3/4 partes de las violaciones. Según la abogada Ann Christine Hjelm, que ha investigado sobre estos crímenes, el 85% de los violadores condenados ha nacido en el extranjero o de padres extranjeros. Ante este fenómeno, las jóvenes suecas afirman estar aterrorizadas ante la idea de salir de noche. Eso en un país que en los años 80 era todavía considerado un ejemplo de seguridad y de tranquilidad. El cambio no puede haber sido más brutal.

El problema de estas violaciones es tan grave que un grupo de estudiantes decidieron en 2005 crear un cinturón antiviolación, equipado con un sistema de seguridad bastante sofisticado para desalentar todo intento de agresión sexual. La anécdota, si se puede decir así, nos enseña el camino hacia la Edad Media que ha tomado la moderna Suecia.

Algunos de estos inmigrantes reconocen sus prejuicios de manera abierta contra las suecas, a las que consideran “putas que piden ser violadas” por sus hábitos vestimentarios. Uno de estos confiesa sin rodeos: “No es tan malo después de todo, la violación para una chica sueca no es como la violación de una joven árabe. La chica sueca recibe muchas ayudas después, mientras que la joven árabe tendría problemas con su familia. Para ella, haber sido violada es una fuente de vergüenza. Es importante que conserve su virginidad hasta la boda, mientras que la sueca, con toda probabilidad ya había sido follada antes”. Sin comentarios.

El número de violaciones cometidas por inmigrantes es tan elevado que resulta difícil considerarlos como actos aleatorios. La violación es utilizada aquí como un arma de intimidación masiva contra otras comunidades.

Musulmanes integristas quedan una bandera de Suecia en Malmö.

Musulmanes integristas quedan una bandera de Suecia en Malmö.

 

 

 

 

Ante estos hechos, Amnesty Internacional ha señalado en 2008 a Suecia sobre el trato dado a las mujeres y acerca del muy bajo índice de resolución de estas violaciones. El perfil de Suecia en materia de violencia contra las mujeres también ha atraído la preocupación de la ONU. En un informe publicado en febrero de 2007, Erturk Yakin, comisario de la ONU, ponía de relieve la diferencia notable entre el progreso aparente en la realización de la igualdad entre los sexos en la sociedad sueca y la progresión inquietante de las violencias cometidas contra las mujeres.

Además de las violaciones y los tráficos de todo género, los actos antisemitas se han multiplicado en Mälmo. Los cementerios judíos han sido profanados y la violencia física contra miembros de la comunidad judía ha alcanzado niveles sin precedentes. Los dirigentes judíos han llegado a emitir un aviso dirigido a los judíos de otros lugares para el caso de tener que venir a Mälmo. Algo parecido sólo se había llevado a cabo en el caso de países islámicos. La tensión entre la comunidad judía y los musulmanes ha llegado a su apogeo en 2012 cuando el centro cultural judío sufrió un ataque con bomba.

El alcalde de Mälmo, el izquierdista Ilmar Reepalu, provocó la indignación de la comunidad judía y fue acusado de antisemitismo por haber calificado este hecho como respuesta legítima a la operación militar israelí en la Franja de Gaza.

Por último, un detalle que ilustra bien a qué punto se ha llegado. Mälmo es la primera ciudad europea en la que el ayuntamiento no ha tenido mejor idea que dar cursos de idioma árabe a sus policías, ¡para que estos conozcan las reglas básicas de la cortesía hacia esa población!

Mira lo que está inundando a Italia ahora: miles de musulmanes, pero no se logra distinguir a un solo refugiado a la vista.

Musulmanes de Nigeria, Bangladesh, Pakistán y Marruecos, todos son países con sus economías relativamente estables. Barcos cargados de estos invasores que son recogidos por las ONG que los toman y los llevan a Italia, donde serán alimentados y alojados hasta que puedan hacer su camino a los países de Europa Occidental con mejores beneficios de bienestar tales como Alemania, Austria, Gran Bretaña o Suecia.