Archivo de la categoría: SUECIA

Suecia: Salvajes musulmanes golpean brutalmente a los suecos en las calles.

Y a los ciudadanos suecos no se les permite llevar armas. Pero siguen teniendo en cuenta a decenas de miles de matones musulmanes que se hacen pasar por refugiados cada año y pronto Suecia dejará de existir como nación civilizada. En algunas áreas denominadas zonas NO GO musulmanas, ya lo han hecho.

¿Cómo debe reaccionar la OTAN ante la amenaza de la islamización de Suecia?

Por: Nicolai Sennels

Decenas de áreas dentro de Suecia han caído en manos de islamistas armados y miles de yihadistas recorren el país. Suecia no tiene ni la voluntad ni la capacidad de contener este problema. Los países adyacentes de la OTAN de Dinamarca y Noruega están en peligro.

Suecia está en un estado de colapso . Decenas de áreas están ahora bajo control islámico, lo que deja a los locales en manos de las violentas patrullas de la sharia . Según la policía sueca, miles de simpatizantes del Estado islámico están en libertad, poniendo en peligro no sólo a los suecos nativos, sino también a países vecinos como Dinamarca, Noruega y Finlandia, siendo los dos primeros miembros de la OTAN.

El Estado sueco no ha demostrado ninguna determinación genuina para contener el problema. Tampoco tienen la capacidad de hacerlo, incluso si deciden actuar. Después de un siglo de pacifismo y casi neutralidad, el ejército del país tradicionalmente feminista es tan pequeño que apenas podría defender la capital de Estocolmo, si los suburbios controlados por los islamistas que lo rodean  decidieran atacar. Alrededor del 80 por ciento de los policías municipales están preparados para dejar de fumar; Un número horriblemente alto manifiesta sus sentimientos de desesperanza y estrés dentro de sus filas.

Habiendo aceptado, y aún aceptando, a cientos de miles de inmigrantes y (supuestamente) refugiados del mundo islámico (en particular), la Suecia, antes segura y pacífica se ha convertido en una amenaza real para la seguridad y la estabilidad de toda Escandinavia.

Una parte considerable de los ahora 10 millones de personas que viven en Suecia vienen de países islamistas, o son descendientes de padres de estas áreas. El Servicio de Seguridad e Inteligencia (PET) de Dinamarca advirtió recientemente que ” la amenaza terrorista contra Dinamarca puede provenir del extranjero, especialmente de los países vecinos (Alemania y Suecia). Al evaluar la amenaza del terrorismo, también seguimos la evolución de estos países. Nuestra evaluación nos muestra que algunos refugiados y migrantes que llegan a Europa y Dinamarca tienen contactos con grupos islamistas o pueden ser radicalizados después de llegar aquí “.

En el momento en que comencemos a abandonar a los nuestros, nuestros días estarán contados.

En algún momento, la OTAN no tendrá otra opción que responder a la amenaza planteada por Suecia hacia sus Estados miembros. El artículo 4 del Tratado del Atlántico Norte permite a los miembros de la alianza militar pedir una asamblea cuando “se amenace la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de cualquiera de las Partes”. En esas asambleas la alianza puede llegar a un consenso sobre cómo reaccionar a tales amenazas, incluida la activación del Artículo 5, el llamado juramento de Mosqueteros (es decir, “Todos por uno y uno por todos”).

Turquía invocó recientemente el artículo 4 como consecuencia de la amenaza de las milicias islámicas radicadas en Siria. La asamblea de la OTAN concedió permiso a ese país para reaccionar y, con la ayuda de los EE.UU., las fuerzas turcas entraron en Siria para asegurar la zona fronteriza.

Sin un control adecuado del islamismo militante en la vecina Suecia, los miembros de la OTAN como Dinamarca y Noruega se encuentran en una situación similar a la de Turquía. La pregunta es, ¿cuánto tiempo permanecerán estos dos países escandinavos, y la propia OTAN, pasiva ante esta amenaza?

Si la propia Suecia no puede o no quiere contener la amenaza, ¿debería la OTAN entrar en Suecia, ya sea por la fuerza o de acuerdo con el Estado sueco? No sólo vive, sino que la estabilidad general de Escandinavia está en juego . Los ataques de terroristas suecos que tuvieron lugar en Dinamarca o Noruega podrían obligar a un país afectado a asignar cantidades considerables de poder militar para asegurarse. Por lo tanto, dejándola incapaz de cumplir sus propias obligaciones internacionales con la OTAN. Esto podría incluir capacidades debilitadas para defender el estratégicamente importante Mar Báltico, que está sujeto a una creciente presencia rusa.

¿Puede la OTAN arriesgarse a que sus Estados miembros permitan que esa situación se desarrolle, especialmente en estos tiempos? Echa un vistazo a Francia: Tras la inmigración inmensa de países islamistas, la nación francesa se ha visto obligada a destinar la mitad de su ejército a operaciones domésticas (es decir, internas).

A principios de este año, el comisario nacional de policía de Suecia, Dan Eliasson, fue a la televisión nacional y pidió ayuda: “¡Ayúdanos, ayúdanos!”  , Dijo mientras advirtió que las fuerzas policiales suecas ya no podían sostener la ley y, Pide a todos los buenos poderes del país que los apoyen.

La una vez tolerante Suecia se ha metido en una situación de la que no puede salvar su propio yo. ¿Debería el mundo estar de pie, dejando a los suecos a su miseria auto-infligida? No cabe duda de que no sólo Dinamarca, Noruega y la OTAN, sino también los suecos, se beneficiarían de la intervención internacional dentro de las fronteras suecas.

Así como Israel merece el apoyo del mundo libre, ha llegado el momento de considerar también cómo proteger a los suecos. Si no logramos hacerlo, dentro de una generación , Europa puede muy bien tener que lidiar con otro Estado islámico, esta vez dentro de su propio territorio . En el momento en que comencemos a abandonar a los nuestros, nuestros días estarán contados.

Fuente: 10 NOTICIAS

La rendición escandinava: Logran bajo amenazas un televisor en cada habitación de un centro de refugiados en Suecia

Refugiados en el hotel de una estación de esquí en Suecia donde fueron alojados en diciembre (foto El País).

Refugiados en el hotel de una estación de esquí en Suecia donde fueron alojados en diciembre (foto El País).

En países como Suecia, Noruega y Dinamarca, sus leyes liberales están sirviendo de coartada a refugiados y dirigentes políticos musulmanes para imponer sus normas y estilos de vida, ha señalado la página web libanés Al Modon.

Hay numerosos ejemplos: Las autoridades suecas decidieron trasladar a treinta y cinco refugiados sirios desde un campo de refugiados en Malmö (Suecia) a otro situado en Östersund, de manera temporal, debido al hacinamiento. Los refugiados se negaron. Se atrincheraron en el autobús y se negaron a ser trasladados a un lugar que consideraron “menos cómodo” para ellos. Según uno de los empleados del campo, este tipo de escenas se repiten todo el año.

“Los refugiados se niegan a obedecer las reglas y nos quieren imponer las de ellos. Amenazaron con dispararnos si no instalábamos un televisor en cada habitación, pese a que ya existe uno en una gran sala común”. Los responsables del centro accedieron al chantaje”, denuncia la misma fuente.

En Noruega hay informes de problemas similares. La administración del hospital de Kristiansand tuvo que ceder a la demanda de algunos musulmanes para eliminar la imagen de un cerdo, que integraba una serie de unas figuras en una sala de juegos para niños. Youssef Jilani, P. exigió que las prisiones del país contaran con alimentos halal y que se habilitara un ala para la oración musulmana. Sus exigencias fueron atendidas. Por otra parte, Fahim Naïm, empleado del Gobierno noruego, llegó a exigir una ley que prohibiese, algunos días de cada semana, la venta de alcohol en restaurantes, bares y discotecas, al objeto de atraer a clientes musulmanes.

A su vez, los taxistas musulmanes reclamaron una sala de oración en el aeropuerto de Oslo. Ridha ridhai, del Partido de la Izquierda, pidió la creación de tribunales especiales inspirados en la sharia, la ley islámica. Insólitamente, la solicitud fue apoyada por algunos dirigentes izquierdistas.

A este paso, se advierte, no pasará mucho tiempo para que en estos países sea legal la segregación por sexo en las escuelas o la enseñanza del Corán en vez de la historia de las religiones.

También en Noruega, Abdallah Hussein, jefe de un grupo islamista llamado Nación del profeta, incita permanentemente al odio hacia los no musulmanes y celebra los ataques terroristas yihadistas en todo el mundo . Se presentaron quejas contra él y finalmente fue detenido. El fiscal le acusó de hacer apología del terrorismo. Sin embargo, el juez falló en contra. Su asombroso argumento fue que Abdullah Hussein incitaba a la violencia, “pero indirectamente, no directamente”.

El abogado de oficio de Hussein defendió la “libertad de expresión” de su cliente y logró que fuesen desestimados los cargos de incitación a la violencia que pesaban contra él. “El Estado quiere restringir mi libertad de expresión”, proclamó pomposamente Abdallah Hussein. Antes había declarado: “No reconozco sus leyes seculares. Obedezco sólo las leyes de Dios, es decir la sharia. No debo lealtad a este Estado infiel, sino a Dios y su ley”.

En Dinamarca, una organización dedicada al proselitismo islámico  exigió la aplicación de la sharia en el distrito de Tingbjerg, Copenhague, una zona predominantemente musulmana, con altos índices de criminalidad y desempleo. Abu Suleiman, un miembro de esta organización, pidió que se permitiera la creación de grupos de muttawa [nombre dado a la policía religiosa en Arabia Saudita] “para castigar a los que beben alcohol, a los homosexuales y a las mujeres impías”.

Defiende que los musulmanes se encarguen de establecer un “orden justo” de acuerdo con las exigencias del Corán: “nosotros no promulgamos las leyes, éstas vienen directamente de Dios”, dijo.

En cuanto a los europeos autóctonos, no se atreven a elevar su voz en contra de este panorama dantesco. Temen ser acusados públicamentede racistas e islamófobos, lo que en los países escandinavos supone un certificado oficial de defunción social. Se están dando ya casos de personas que han decidido abandonar su lugar de residencia. El noruego Osrod Patrick es uno de ellos. Se trasladó con su familia a Hamar, a más de 600 kilómetros de su ciudad natal.

En octubre de 2016, un tribunal noruego condenó a pagar una multa de 10.000 coronas (algo más de 1.000 euros) a una peluquera que negó la entrada en su establecimiento en Bryne (sur del país) a una mujer que llevaba el hijab (velo islámico).

La peluquera no quiso pagar la multa tras ser acusada de “discriminación religiosa” y fue juzgada en la primera causa que se celebra en el país noruego debido a problemas con el hijab. Se enfrentó a una pena de seis meses de cárcel.

La sentencia, que le obligó además a asumir los costes del juicio, consideró a Merete Hodne culpable de un delito de discriminación por motivos religiosos contra la joven Malika Bayan. “La corte no tiene duda de que la acusada actuó de forma intencionada, de que a sabiendas quiso discriminar a Bayan echándola de la peluquería porque era musulmana”, consta en el fallo.

La noruega Hodne aseguró en el juicio que sufrió “ansiedad” cuando vio a Bayan y a una amiga con el hijab en su local, porque para ella el velo es “un símbolo de extremismo político”. Además, ha explicado que le preguntaron “cuánto costaba cortarse el pelo” y que cuando les dijo que no aceptaba a clientes con esa prenda, se fueron.

“He dedicado mi vida a esto. No soy racista. Soy una activista política que lucha contra el mahometanismo de Europa. No soy crítica contra los musulmanes, sino contra la ideología del Islam”, explicó la peluquera en la cadena de televisión TV2.

A tenor de estos casos, sólo la diminuta punta de un gigantesco iceberg, ¿puede alguien en conciencia seguir sosteniendo que la II Guerra Mundial fue ganada por los defensores de la libertad y la civilización?

Alerta Digital

Suecia: Mujer iraní convertida en cristiana se enfrenta a la deportación mientras que el gobierno sueco le otorga nuevas identidades a los terroristas de ISIS que regresan del campo de batalla.

Aideen Strandsson, una actriz iraní que dejó el Islam para convertirse en cristiana, ha estado en Suecia desde 2014 con una visa de trabajo, pero la junta de migración rechazó la solicitud de asilo de Aideen para ser deportada de regreso a Irán. Si ella es devuelta, de seguro la sentenciarán a la pena de muerte.

CBN News    La Junta de Migración de Suecia, en su propia página web, dice que nunca deportará a los solicitantes de asilo a las naciones donde se enfrentan al peligro, pero eso es exactamente lo que Aideen enfrenta después de que su caso haya sido apelado y procesado por la Agencia Migratoria que decidió no poder acogerle en asilo.

Strandsson y otros solicitantes de asilo cristianos en Suecia se enfrentan a la deportación al mismo tiempo que el gobierno sueco ha dado 150 identidades protegidas a los ex combatientes de ISIS que han regresado a Suecia, para que puedan encontrar trabajo.

CBN News ha recibido muchas ofertas de ayuda e incluso de asilo para Aideen desde otras naciones. Pero Strandsson no puede salir de Suecia hacia otro país que no sea Irán. Y dice que su primera opción es permanecer en Suecia, si es posible. “Me dijeron que era mi vida personal y que no era su problema si yo había decidido convertirme en cristiana, y que ese era mi problema”, dijo.

Los devotos jihadistas de ISIS reciben un trato especial de parte del gobierno sueco, pero no habrá ayuda para Aideen.

Lea también: Suecia le otorga identidades protegidas a cientos de terroristas de ISIS que han retornado provenientes de Siria e Irak.

 

La vida en Suecia desde la invasión musulmana

Durante un festival de música el 27 de julio en el Emmaboda sueco, 4 niñas menores fueron violadas por hombres musulmanes y otras 11 mujeres también han denunciado ataques sexuales de invasores musulmanes, según informa la policía sueca. Los acontecimientos en Emmaboda son una fracción de las atrocidades contra los habitantes de Suecia y otras partes de Escandinavia, cometidos por los solicitantes de asilo y migrantes musulmanes de Oriente Medio y África.

Suecia le otorga identidades protegidas a cientos de terroristas de ISIS que han retornado provenientes de Siria e Irak.

La ministra de Cultura y Democracia de Suecia sugiere que los suecos que salieron a luchar por el ISIS deben ser bienvenidos y ayudados a integrarse en la sociedad.

Cientos de residentes suecos que fueron a luchar por el Estado islámico en Irak y Siria ahora han regresado a Europa y el gobierno sueco ha dado a varios de ellos “identidades protegidas” para impedir que los locales descubran quiénes son, informó Breitbart.

La gran mayoría de los combatientes jihadistas que regresan se mantienen con un perfil muy bajo al regresar a Suecia, ya que muchos han cometido delitos terroristas mientras estaban en el Medio Oriente. Walad Ali Yousef, de 27 años, es un repatriado al que el gobierno ha otorgado un estatus especial para proteger su identidad, normalmente dada a personas bajo amenaza grave, según reportes de Swedish Expressen . La revista afirma haber rastreado a 150 terroristas de ISIS que han regresado en silencio a Suecia.

Resultado de imagen para imágenes de Walad Ali Yousef

Walad Ali Yousef

Yousef, originario de la ciudad de Malmö, muy poblada de migrantes, habló al periódico quejándose de que tenía dificultades para encontrar trabajo. “Estoy buscando muchos trabajos pero no puedo conseguir uno porque mis fotos están ahí afuera”, dijo.

Yousef se unió al Estado Islámico en 2014, viajando a la capital de ISIS de Raqqa en Siria. Anteriormente un criminal de poca monta, Yousef envió fotos de sí mismo en Siria posando con rifles Kalashnikov para alentar a sus amigos en Suecia a unirse al grupo terrorista.

Bherlin Dequilla Gildo, de 39 años, también de Malmö, está de vuelta en Suecia viviendo bajo una identidad completamente nueva. En 2012 publicó imágenes de sí mismo posando con cadáveres a los que llamó “los perros de Assad”, y participó directamente en los asesinatos de soldados del régimen sirio.

Bherlin Dequilla Gildo

Se supone que los restantes 100 o más suecos todavía en el Medio Oriente que luchan por el Estado islámico son los más radicales. Algunos temen que a medida que las tropas kurdas avancen hacia Raqqa, esos suecos intentarán regresar a su país.

La ministra sueca de Cultura y Democracia, Alice Bah Kuhnke, ha sugerido que los suecos que se fueron a luchar en favor de grupos islámicos radicales en el Medio Oriente deberían ser bienvenidos y ayudados a integrarse en la sociedad.

La Sra. Kuhnke hizo los comentarios el domingo por la noche sobre el programa de televisión Agenda que es transmitido por la emisora ​​estatal sueca SVT, informó Breitbart . El programa se centró en el hecho de que unos 300 radicales islámicos de Suecia habían ido al Medio Oriente para luchar por grupos como el Estado Islámico y alrededor de la mitad de ellos habían regresado a Suecia.

“Necesitan ser canalizados hacia nuestra sociedad democrática”, dijo Kuhnke. La ministra agregó que ella y el gobierno no tenían idea de cuántos de los repatriados seguían siendo radicalizados frente a cuántos se habían ido porque se habían desilusionado con las creencias islámicas.

Magnus Ranstorp, experto en terrorismo, dijo que “los realmente peligrosos no han vuelto aún”, y añadió: ” La gran mayoría no puede hacer nada, pero siguen siendo un peligro para las autoridades y debe ser manejado. Es importante que la policía pueda dar prioridad a esta área para que no se vuelvan peligrosas para la sociedad “.

Mientras varios de los que regresan son libres, muchos otros como Sultan Al-Amin, de 31 años, y Hassan Al-Mandlawi, 33, han sido condenados a cadena perpetua por sus crímenes cometidos en la ciudad de Alepo.

Resultado de imagen para imágenes de Sultan Al-Amin

Sultan Al-Amin y Hassan Al-Mandlawi

Las autoridades suecas han sido duramente criticadas por dar la bienvenida a los combatientes del Estado islámico que regresan del Medio Oriente y afirmar que pueden volver a integrarlos en la sociedad sueca.

Pamela Geller comenta: “Esta es la definición misma del suicidio civilizatorio: estos combatientes del ISIS forman parte de un grupo que ha jurado destruir a Europa, nunca se les debería haber permitido volver, y si tuviera que ser, entonces deberían haber sido inmediatamente, en lugar de eso, están protegidos.

La actitud sueca hacia los jihadistas que regresan es vista como cobarde por muchos, ya que varios municipios han ido más allá para atender a los combatientes que regresan. En la ciudad medieval de Lund, el gobierno está considerando una serie de medidas como el perdón de la deuda, las lecciones de conducción y la vivienda gratuita en nombre de la integración de los extremistas que regresan.

La semana pasada, otro informe condenatorio mostró que el gobierno sueco todavía estaba pagando a muchos islamistas a través del generoso sistema de bienestar sueco mientras estaban peleando en Irak y Siria, informó Breitbart .

Pinche en el siguiente enlace para ver video:

Guerra en Siria: los kurdos retuvieron a terroristas suecos afiliados al Estado Islámico

Las Unidades de Protección Popular, que operan en la ciudad, tienen también a yihadistas de otras nacionalidades. Medios de Suecia calculan que unos 300 de sus ciudadanos se unieron a las filas del grupo terrorista.

El Estado Islámico está cercado en la ciudad de Raqqa (Reuters)

El Estado Islámico está cercado en la ciudad de Raqqa (Reuters)

Fuerzas kurdas sirias respaldadas por Estados Unidos tienen retenidos a combatientes suecos que se unieron al grupo extremista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en Siria, informaron medios suecos el martes.

El anuncio coincide con la ofensiva de las fuerzas kurdas para retomar la ciudad de Raqqa, en el norte del país, y capital de facto del autoproclamado califato de la milicia radical.

Las Unidades de Protección Popular tendrían también retenidos a combatientes de otros países, explicó Ekot, un programa de noticias de la radio sueca. Las YPG son la milicia kurda que forma la columna vertebral de las Fuerzas Democráticas Sirias.

Ekot no proporcionó más detalles sobre el número de yihadistas suecos retenidos en Siria. El servicio de seguridad de Suecia, conocido por sus siglas SAPO, dijo que hasta 300 ciudadanos se unieron a las filas del grupo ISIS en los últimos seis años.

(Reuters)

(Reuters)

El Ministerio de Exteriores de Suecia no realizó comentarios de inmediato.

Raqqa fue conquistada por el ISIS en 2014 y se convirtió rápidamente en la capital de su “califato” en Siria, lugar donde se filmaron algunas de sus más brutales atrocidades además de servir como centro de planeamiento de ataques terroristas en el extranjero.

Infobae