Archivo de la categoría: SIN CATEGORÍA

El viejo terrorista mahometano que ya no tiene “reino”…

WRITE IN THE GLOBAL JUNGLE

En los últimos 11 años, varios países árabes han tratado de poner fin a la lucha de poder entre Hamás y la facción Fatah del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás. En vano. Los acuerdos de ‘reconciliación’ nunca se han materializado. Las imágenes de supuestos acuerdos entre el viejo terrorista “ABU MAZEN” nunca llegaron a nada porque la multimillonaria corrupción de la “autoridad palestina” está a la vista de todos… Y también de la ONU…

El Estado palestino ‘separado’

by Khaled Abu Toameh

26 de Noviembre de 2018NEW YORK- GATESTONE INSTITUTE

A principios de mes, Hamás empezó a pagar salarios a miles de sus empleados, después de que Qatar enviara a los terroristas de Gaza un subsidio de 15 millones de dólares en efectivo. El dinero lo introdujo el emisario catarí Mohamed el Amadi a través del paso fronterizo de Erez.

El subsidio catarí se enmarca en los…

Ver la entrada original 1.257 palabras más

El orgasmo no es un complot de Occidente”: Islam y sexo, una relación de amor y odio

Ramrock's Blog

En las sociedades musulmanas, la aproximación al sexo es cada vez más problemática a medida que los islamistas y ultraconservadores ganan peso. ¿Su solución? Una represión aún mayor

MUSULMANAS EN BERLINDos chicas con velo pasan ante el cartel de un ‘sex shop’ en Berlín, en julio de 2017. (Reuters)

“El orgasmo no es un complot de Occidente”. Lo clama el escritor argelino Kamel Daoud, harto ya de una oleada de tabúes que se van apoderando del mundo musulmán: cada día se exige más a las mujeres que sean decentes, púdicas, religiosas, vírgenes… pero también cada día aumenta el acoso sexual en la calle. A las que parece que no lo son, primero, y luego, a todas.

La dicotomía se presenta entre la mujer virtuosa y virgen, que no plantea una amenaza al patriarcado, frente a una ‘occidentalizada’, es…

Ver la entrada original 3.304 palabras más

Se espera que la población de inmigrantes mayoritariamente musulmanes de ESPAÑA aumente hasta en 10 millones para 2050

Ramrock's Blog

1530592330972-la_psicologa___la_morte_dei_migranti__un_fotomontaggio_

La población inmigrante (mayoritariamente musulmana) de España crecerá entre siete y diez millones para 2050, y la proporción de migrantes aumentará hasta el 15 por ciento de la población total, según las nuevas estadísticas.  

060515i-300x211-e1538808925876

Las estimaciones, proporcionadas por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal de España (AIReF) elevarán la población del país a entre 51 y 60 millones para mediados de siglo, con una población actual de alrededor de 46 millones,  informa el sitio web de economía española El Confidencial.

A España le tomó 781 años deshacerse de sus invasores musulmanes por primera vez.¿Qué están pensando? En el año 711, las fuerzas musulmanas invadieron la Península Ibérica y, en solo siete años, la conquistaron, alcanzando su apogeo con el Califato Omeya de Cordovain en el siglo X. No fue hasta 1492 que la mayoría de los invasores musulmanes fueron asesinados o expulsados, y con el fin…

Ver la entrada original 574 palabras más

La delincuencia magrebí en España no es un problema sino una tragedia delictivamente ocultada por el poder

Ramrock's Blog

Mas de un millar de inmigrantes han llegado a España este fin de semana, sin filtrar, sin papeles, con la lección bien aprendida, negándose a dar sus datos a la policía para evitar ser deportados. Los centros de acogida están saturados y la población califica de invasión esas llegadas masivas alentadas por el mismo gobierno, que, en contra de la voluntad popular, olvida su deber de proteger las fronteras y a sus ciudadanos.

Si alguien no cree que los extranjeros, sobre todo marroquíes y argelinos, están llenando las calles y plazas de España de delitos y peligro, mientras el gobierno, para no herir su fama, oculta esos crímenes, que lea esta extensa enumeración de delitos y crímenes cometidos por inmigrantes, extraída de titulares de prensa en los últimos años.

Podría haber escrito un artículo cargado de argumentos y razones, pero seguro que es más convincente y efectivo leer la siguiente…

Ver la entrada original 7.834 palabras más

¿Qué hace que un matrimonio mixto sea polémico?

Por Jonathan S. Tobin 

En Estados Unidos, los matrimonios mixtos ya no es que sean frecuentes: es que son la norma fuera del mundo ortodoxo. En Israel, son raros por una serie de razones. Cuando el actor Tzaji Halevy –conocido por su papel en la serie de Netflix Fauda– se casó con la presentadora de informativos Lucy Aharish, la noticia salió en los titulares y dio lugar a una polémica en la que determinados políticos se sintieron compelidos a hacer declaraciones, con resultados previsiblemente lamentables. Varios miembros de la Knéset condenaron la decisión de la pareja; otros la defendieron, pero expresaron su preocupación por los matrimonios mixtos en general. Hubo quienes criticaron a los críticos de Halevy y Aharish y consideraron que todo el debate suponía un baldón para el prestigio nacional de Israel.

Así las cosas, no es de extrañar que la pareja mantuviera su relación en secreto durante años, no fuera que ellos y sus familiares se expusieran a los ataques de unos o al justo pero indeseable apoyo de otros.

En Estados Unidos es difícil imaginar que a alguien le importe algo así, y mucho menos que considere oportuno pronunciarse sobre el asunto.

Hay dos formas de interpretar esto, y la manera en que lo hagas dirá bastante sobre cómo tomas en consideración dos factores: el valor de una sociedad donde las barreras confesionales se han venido abajo y el de un país con una abrumadora mayoría judía que asegure que su identidad judía no se ve amenazada por las elecciones personales que hacemos al casarnos.

El matrimonio mixto es todo un tema para los judíos porque somos relativamente pocos. En un mundo en el que sólo hay unos quince millones de judíos (cifra aún inferior a la previa al Holocausto), y donde los antisemitas aún conspiran para nuestra desaparición colectiva, la idea de la extinción sigue siendo concebible. A pesar de la fortaleza y el éxito de Israel –y del hecho de que la judería estadounidense es la comunidad diasporina más libre, rica e influyente de la Historia–, se sigue dando la tendencia a no dar nada por asegurado. Tras dos milenios de persecución y exilio, la idea de la sacrosanta supervivencia sigue siendo un imperativo judío que, comprensiblemente, influye en el modo de pensar de muchos de nosotros.

En 2013, la encuesta Pew sobre los judíos estadounidenses nos dijo que entre estos la tasa de matrimonios mixtos ha llegado al 58%, cifra que llega al 80% entre los no ortodoxos. Cinco años después, es prácticamente seguro que los porcentajes son aún superiores.

En Israel, los matrimonios mixtos son muchos menos. Aunque un estudio encargado por Hareetzen 2014 calculó que suponían uno de cada diez enlaces, es difícil decir algo con seguridad, ya que ese tipo de uniones no se pueden celebrar de forma legal en Israel; tampoco el rabinato que controla los acontecimientos del ciclo vital de los judíos, ni las autoridades musulmanas equivalentes, realizan esa clase de ceremonias. Así que los que quieren celebrar un matrimonio mixto deben hacerlo en el extranjero. Sea precisa o no la cifra, está claro que se trata de un fenómeno marginal.

He aquí un asunto sobre el que es difícil exagerar. Incluso los que se lamentan del declive de los matrimonios mixtos judíos deben reconocer que la prevalencia de las uniones interconfesionaleses fruto de la libertad y la aceptación de los judíos estadounidenses. No sería posible en una sociedad donde el antisemitismo no fuese, afortunadamente, cosa de un puñado de extremistas.  

En Israel, la división confesional es un asunto de identidad nacional y no –como para la mayoría en Estados Unidos– sobre qué fiesta prefieres celebrar en diciembre.

Ser un judío israelí significa ser ciudadano de un Estado donde la lengua, el calendario, la cultura, el himno, la bandera y la razón de ser del propio Estado giran en torno a la identidad judía. Para la inmensa mayoría, también conlleva la obligación de defender al único Estado del planeta que sirve no sólo como centro espiritual y cultural de la judeidad, sino como refugio definitivo para los judíos en un mundo donde el antisemitismo campa a sus anchas.

Ser un israelí musulmán o árabe significa tener unos derechos democráticos que se niegan a los correligionarios en el resto de Oriente Medio, en todos los países donde son mayoría. Pero también implica ser una minoría nacional en una nación de mayoría judía en conflicto con otros árabes, en especial con los palestinos de la Margen Occidental y Gaza. Eso crea tensiones y barreras que mantienen separadas a las comunidades, con independencia de los motivos religiosos y culturales que puedan aducirse contra los matrimonios mixtos.

Si te importa el futuro judío, las tasas de matrimonios mixtos no son una mera cuestión académica, especialmente cuando contemplas lo que podría ser la implosión demográfica de una comunidad no ortodoxa fundamental que ha aportado cosas muy valiosas al pueblo judío y a Estados Unidos.

Puesto que muchos de esos estadounidenses que celebran matrimonios mixtos educan a sus hijos como judíos, no se puede generalizar sobre las experiencias y elecciones individuales de las parejas mixtas. Pero el impacto estadístico de estas cifras en el futuro de la vida judía en EEUU son bastante evidentes en términos de descenso del número de quienes se identifican como judíos, defienden las instituciones y causas judías y se mantienen fieles a un menguante sentido de judeidad entre la comunidad general.

La población judía, que conforma el 2% de la estadounidense, nada a contracorriente. El hecho de que el segmento que crece más rápido sea el de los “judíos no religiosos” –o que sólo tienen unos lazos débiles con el judaísmo– da una imagen de declive, aunque la fracción de judíos ortodoxos esté creciendo.

En Israel, la baja tasa de matrimonios mixtos no es una amenaza plausible para la mayoría judía. Ni, a pesar de los problemas de la sociedad israelí, está realmente en cuestión la naturaleza judía de su cultura nacional o el empuje de la judeidad entre su población, algo que deja meridianamente claro el contraste con la situación de los judíos en Estados Unidos.

Por eso los miembros de la Knéset que han reprendido públicamente a Halevy y a Aharish por su decisión no sólo estaban siendo incívicos sobre algo que no es asunto de nadie más que de ellos dos, sino que además estaban excitando el miedo de un modo destructivo para la sociedad civil.

Aunque la única reacción adecuada es desear a Halevy y Aharish que les vaya bien, eso no significa que haya nada ilegítimo en querer fomentar la endogamia en un mundo donde los judíos siguen siendo una minoría asediada. El hecho de que el líder del partido Yesh Atid, Yair Lapid, fuese vilipendiado por Haaretz por decir que el matrimonio mixto era problemático (como si esa opinión lo convirtiese en un defensor de la pureza racial nazi) fue perturbador.  

Demasiados judíos laicos de Estados Unidos han acabado considerando cualquier forma de particularismo o nacionalismo judío como algo inaceptable o racista. Pero lo esencial del sionismo es que proporcionó al pueblo judío no sólo un hogar nacional, sino un lugar donde la identidad judía podía prosperar como parte de una cultura mayoritaria, no de una minoría.

Defender el derecho al matrimonio mixto –y hacerlo sin ser sometido a oprobio, sea en Israel o Estados Unidos– no significa que no debamos querer preservar la judeidad y fomentar la generación de familias judías. Que Israel proporcione un hogar más promisorio para la consecución de tal objetivo que la mejor comunidad diasporina de la Historia es algo que merece celebrarse y preservarse, y es otra razón por la que los judíos estadounidenses a los que les importa el futuro judío deberían apreciarlo.

© Versión original (en inglés): JNS
© Versión en español: Revista El Medio

La verdad sobre el Islam (The truth about Islam)

Ramrock's Blog

siroa

Globalización. Multiculturalismo. ¿Qué aporta el Islam a nuestra sociedad? ¿Sobre qué nos están mintiendo? Aquí, la verdad sobre el Islam.

La inmigración ilegal es un problema para Europa. Hace años que refugiados de Marruecos, Siria, Irak, Irán…empezaron a llegar a nuestras costas. El año 2016 fue uno en el que más refugiados consiguieron alcanzar las costas Europeas. Muchos con algo en común: El Islam. ¿Es compatible el Islam con Europa? ¿Qué es el Islam? ¿Son pacifistas? ¿Qué es lo que está cambiando? ¿Está tan lejos la islamización? ¿O queda a la vuelta de la esquina?

¿Cómo es el Islam en Oriente Medio?

Primero, ante todo, hay que dejar claro qué es el Islam exactamente. En los colegios nos dicen que es una religión pacifista y hasta casi igual que la nuestra. Pero, ¿es cierto?

El Islam es una religión que le teme a las libertades, es opresiva y violenta

Ver la entrada original 725 palabras más

‘The Angel’: sonata para un hombre bueno

Por Eli Cohen

“Sonata para un hombre bueno”: con esta dedicatoria al agente HGW XX/7 se cierra una de las películas más certeras y sobrecogedoras sobre el pasado comunista de Alemania (Oriental), La vida de los otros; y así podría llamarse también, salvando todas las distancias, la nueva película de Netflix sobre Ashraf Marwán, el egipcio que espió para Israel y que el Mosad apodó el Ángel.

Marwán, se nos dice en la cinta, fue un agente doble que, haciendo uso de memorables artimañas, facilitó la paz entre Israel y Egipto, la más duradera y estable en la zona.

Sin embargo, el debate sobre la figura de Marwan sigue abierto.

Uriel ben Joseph, de la Universidad de Haifa, dice en su libro The Angel: The Egyptian Spy Who Saved Israel (2016) que Marwán fue un agente doble que salvó a Israel del desastre en la Guerra del Yom Kippur y que, en última instancia, consiguió que Israel y Egipto se sentaran a negociar la paz. Netflix se basó en esta obra y por tanto la película nos muestra esta versión.

Marwán era yerno de Gamal Abdel Naser, el líder panárabe juramentado con la destrucción de Israel. Naser estaba disgustado con la elección de su hija Mona, y desaprobó la vida que llevaban ambos en Londres, al punto de que les hizo volver a Egipto. Ahora bien, cuando Naser murió, Marwán supo ganarse la confianza de su sucesor, Anwar el Sadat, y medrar en el seno del régimen.

Sadat ve en Marwán un activo inteligente y leal al que encomendarle ciertas tareas exteriores: labró buenas relaciones con la enajenada Libia de Gadafi y con Arabia Saudí, y además, según la película, evitó un atentado de la organización terrorista palestina Septiembre Negro contra un avión de la compañía israelí El Al en Roma.

Lo que nadie sabía era que en 1969 Marwán se había en contacto en Londres con Shmuel Goren, máximo responsable del Mosad en Europa tras las arrolladora victoria israelí en la Guerra de los Seis Días. Desde entonces comenzó a pasar información al enemigo. Finalmente, sin el conocimiento de Sadat, supo manejar a ambos bandos y los puso en el camino de la conciliación.

El legado de Marwán, si atendemos a lo que nos cuenta la película, es enorme. El acuerdo de paz sigue ahí, y ni siquiera sucumbió ante el ascenso al poder de los Hermanos Musulmanes en Egipto.

Que la motivación primigenia de Marwán para pasar información al Mosad era el dinero se deja claro desde el principio de la película. Se especula con que Israel le pagó hasta 3 millones de dólares por sus servicios. No obstante, él mismo confiesa, ante un enfadado agente israelí, que lo hace porque “no quiere otra guerra”. Todas sus acciones estuvieron guiadas por un objetivo supremo: la paz entre Israel y Egipto y el acercamiento a Washington de un El Cairo que quería alejarse de Moscú.

***

Ahron Bregman, periodista israelí afincado en Londres que destapó a Marwán en 2002 –el egipcio estuvo en nómina del Mosad hasta 1998– y se convirtió en su amigo personal, ha afirmado que el Ángel engañó a Israel. En su obra The Spy Who Fell to Earth (2016), Bregman habla de su amistad, de la historia de Marwán y de las circunstancias que llevaron a su extraña muerte. Marwán se precipitó desde un balcón de su lujosa vivienda londinense y la Policía concluyó que pudo haber sido empujado. La teoría de que lo asesinó el Mosad la desmontó magistralmente Simon Perkin en The Guardian hace unos años.

Bregman siempre se ha sentido culpable por haberle destapado, y sostenido que esa fue la causa de su muerte.

Thomas G. Coffey, de la CIA, opina que Marwán no pudo ser un agente doble, porque la información que pasó a Israel era demasiado destructiva para los intereses de Egipto. Y es que fue gracias al famoso aviso que hizo llegar al entonces director del Mosad, Zvi Zamir, “la guerra empezará mañana”, que el Ejército de Israel pudo movilizar sus tanques a tiempo en los Altos del Golán para evitar la invasión siria. Por tanto, el engaño a Israel no habría sido completo, sino parcial, y con unas intenciones ulteriores.

Marwán, según el retrato ofrecido por Netflix, fue un hombre bueno que hizo grandes sacrificios para que se alcanzara la paz y lo consiguió.

Fuente: Revista El Medio