Archivo de la categoría: REPÚBLICA CHECA

Rumania se une a Hungría, Polonia, Eslovaquia y la República Checa en rechazo de aceptar inmigrantes musulmanes

El presidente de la UE, Juncker, quiere permitir que Rumanía entre en la zona libre de fronteras de Schengen, sin duda como una ruta adicional de migración musulmana, ahora que otros países de Europa del Este le han cerrado sus fronteras. A juzgar por el desdén de Rumania hacia los musulmanes, parece que no es titular. Los rumanos insisten en que “nuestros hijos también deben crecer en condiciones seguras y civilizadas. No queremos terminar como Europa Occidental, donde tienen miedo de dejar que los niños caminen solo a la escuela o que sus esposas estén solas en las calles “.

Rumania está utilizando tecnología y agentes adicionales de control fronterizo para evitar que los musulmanes utilicen Rumania como destino alternativo después de que las fronteras en Hungría, Polonia y la República Checa hayan sido cerradas a invasores musulmanes.

Pincha en el siguiente enlace para ver un video:

https://vid.me/e/RBkzR?stats=1

Una comunidad del condado noroccidental de Satu Mare en Rumania amenazó con desencadenar la violencia si el Gobierno prosigue con su asociación con una ONG para construir un centro de “refugiados” para los musulmanes en su ciudad natal.

Los rumanos protestan por la construcción de una mezquita en Bucarest en 2016, y un año después aún no ha comenzado a funcionar. Los Rumanos dicen: “Nuestra fe (cristiana) y las tradiciones nos han mantenido unidos durante miles de años. Ni siquiera queremos escuchar la idea de una mega mezquita en Bucarest. No aceptaremos cuotas obligatorias de migrantes musulmanes. No hemos olvidado lo que hizo el Imperio Turco Musulmán Otomano “.

Vlad Tepesblog

El presidente de Rumania, Klaus Iohannis, ha rechazado a una candidata del primer ministro, una mujer musulmana nominada por el Partido Socialdemócrata o PSD. Iohannis no dio ninguna razón para rechazar la elección de PSD.

Lo mejor de todo, mira lo que hacen los rumanos dentro de una casa de la ópera donde se está realizando algún tipo de canto de Allahu Akbar.

Vlad Tepesblog  (h / t Clarence F)

La República Checa se opone firmemente a la incorporación de más musulmanes a su país

El popular presidente checo, Milos Zeman, ha declarado que su país no aceptará a ningún migrante musulmán. De hecho, ha amenazado con demandar a la Unión Europea si los burócratas de Bruselas intentan imponer obligatoriamente las cuotas obligatorias de migrantes musulmanes a su país.

Breitbart Bohuslav Sobotka, primer ministro de República Checa , no quiere que la comunidad musulmana crezca en su país, diciendo que ha visto los problemas que han causado las grandes poblaciones musulmanas en otros países europeos.

El primer ministro dijo al periódico austríaco Die Presse : “Cuando vemos los problemas en otros países europeos, no queremos a los musulmanes en la República Checa”.

La policía checa dijo que un grupo de unos 20 atacantes desconocidos incendió un centro que ayuda a los refugiados en Praga el pasado mes de febrero, horas después de que miles de personas organizaran una manifestación en la capital checa contra la inmigración musulmana.

En comentarios aludiendo a delitos, ataques sexuales y terrorismo cometidos por inmigrantes musulmanes de Oriente Medio y África en Europa Occidental desde el año 2015, el primer ministro dijo: “En Europa con demasiada frecuencia vemos problemas con la integración de personas procedentes de otro ambiente cultural o religioso . “

Milos Zeman dice que “Europa se equivocó al permitir que millones de inmigrantes musulmanes entraran y Europa del Este nunca lo permitió”. Añade, “Los musulmanes nunca se integrarán porque no quieren, y son parte de una conspiración de la Hermandad Musulmana para invadir y tomar el control de Europa.

Al igual que los otros tres países del Grupo Visegrád (Eslovaquia, Polonia y Hungría), la República Checa rechaza el programa de reubicación de migrantes forzados de la Unión Europea.

La República Checa tiene alrededor de 22.000 musulmanes que viven en el país que se describen como bien integrados y no particularmente comprometidos o fundamentalistas en la expresión de su fe.

Las elecciones  están llegando en la República Checa. El cartel de la campaña a continuación muestra a Tomio Okamura , el jefe del partido SPD(Freedom and Direct Democracy), un hombre muy influyente. El cartel dice: “No al Islam” “No al terrorismo” “Una tierra segura para todos”.

La comunidad musulmana en la República Checa es muy pequeña, pero aún así suscita fuertes emociones. Los temas relacionados con los musulmanes aparecen casi diariamente en las noticias de televisión, los periódicos y los debates en Internet. A continuación se presentan los comentarios de algunos chicos musulmanes adolescentes en una escuela checa sobre el tema de las costumbres sexuales.

Los comentarios llegaron en la misma semana en que el presidente checo, Miloš Zeman, defendió las prohibiciones de burkinis en las piscinas de todo el país, diciendo : “En las piscinas checas no hay razón para que nadie se bañe en ropa islámica”.

Sobotka señaló el compromiso del país de ayudar a abordar la crisis de los inmigrantes, diciéndole al periódico austriaco que la República Checa está apoyando económicamente a los guardacostas y los campamentos de migrantes de Libia, además de enviar policías para asistir a patrullas fronterizas en los Balcanes.

Fuente: Breitbart

Primer Ministro checo: “Cuando vemos los problemas en otros países europeos, menos queremos a los musulmanes en la República Checa”

Muslims

El primer ministro  dijo al  periódico austriaco  Die Presse : “Cuando vemos los problemas en otros países europeos, menos queremos a los musulmanes en la República Checa”.

Al igual que el primer ministro húngaro Viktor Orban y la líder polaca Beata Sydlo, el primer ministro checo Bohuslav Sobatka, no se ha rendido ante la corrección política y la presión. Su prioridad, como la suya, sigue siendo proteger a la gente de su país.

Sin duda, Sobatka seguirá siendo desafiado como un “Islamófobo” por los dirigentes de la izquierda radical. Un informe impactante surgió en mayo sobre una niña checa que se enfrentó a los manifestantes neonazis y dijo que aunque los inmigrantes la violen, “ella lo superará “. La locura no conoce fronteras en la ideología de la izquierda radical. Desafortunadamente, ciudadanos inocentes están siendo sacrificados ante un experimento social destructivo que protege a los supremacistas islámicos muy por encima de los ciudadanos respetuosos de la ley de Occidente que valoran el precio pagado por las libertades democráticas.

“No queremos más musulmanes en la República Checa”: Primer Ministro “, 

El primer ministro Bohuslav Sobotka no quiere que la comunidad musulmana crezca en la República Checa, diciendo que ha visto los problemas que han causado las grandes poblaciones musulmanas en otros países europeos.

El primer ministro  dijo al  periódico austriaco  Die Presse : “Cuando vemos los problemas en otros países europeos, menos queremos a los musulmanes en la República Checa”.

“Nos gustaría mucho que Europa protegiera mejor su frontera externa. Recibir refugiados siempre debe ser responsabilidad de los estados y  las naciones “, agregó Sobotka.

En comentarios aludiendo a delitos, ataques sexuales y terrorismo cometidos por inmigrantes de Oriente Medio y África en Europa Occidental desde el 2015, el primer ministro dijo: “En Europa con demasiada frecuencia vemos problemas con la integración de personas procedentes de otro ambiente cultural o religioso. ” (Estos bastardos musulmanes no se integran con nadie. Los cristianos, judíos, hindúes y fieles de las demás religiones no tienen problemas para integrarse)

La República Checa cuenta con alrededor de 22.000 musulmanes que viven en el país y que se  describen  como bien integrados y no particularmente comprometidos o fundamentalistas en la expresión de su fe. (Habría que ver hasta cuándo)

Los comentarios llegan en la misma semana El presidente checo, Miloš Zeman, defendió las prohibiciones de burkinis en las piscinas de todo el país,  diciendo : “En las piscinas checas no hay razón para que alguien se bañe en ropa árabe”.

Sobotka señaló el compromiso del país de ayudar a hacer frente a la crisis de los inmigrantes, diciéndole al periódico austriaco que la República Checa apoya financieramente   los guardacostas y los campamentos migratorios de Libia, además de  enviar  policías para asistir a patrullas fronterizas en los Balcanes.

Al igual que los otros tres países del Grupo Visegrád (Eslovaquia, Polonia y Hungría), la República Checa  rechaza  el programa de reubicación de migrantes forzados de la Unión Europea. (Que se los lleven a la señora Ángela Merker a su casa)

Los primeros ministros del Grupo de Visegrado (LR), el eslovaco Robert Fico, el húngaro Victor Orban, el polaco Beata Szydlo y el checo Bohuslav Sobotka posan para una foto después de su reunión en el Castillo Real de Varsovia, Polonia, el 19 de junio de 2017. (Foto de WOJTEK RADWANSKI / AFP / Getty Images)

El primer ministro señaló que el país está “ayudando a las personas procedentes de Europa del Este”.

Del mismo modo, el presidente Zeman ha dicho que las personas que huyen de Ucrania, después de las protestas Euromaidan, deberían ser incluidas en el programa de redistribución de migrantes dado el número absorbido por el grupo de Visegrád. Polonia ha  emitido  cerca de 1,3 millones de visados ​​a ucranianos el año pasado, incluidos los que solicitan asilo …(Eso está bien, pero a estos bastardos musulmanes, ni agua)

“Los ucranianos también son refugiados y con su origen y diligencia, están algo cerca de nosotros”, dijo Zeman en septiembre de 2015, después de declarar el mes anterior que “a diferencia de los islámicos, tienen una capacidad mucho mejor de integrarse . “

Fuente: Breitbart

El primer ministro de la República Checa: “No queremos musulmanes aquí”

Bohuslav Sobotka se mostró contundente.

Los países del este de Europa lo tienen claro: “No queremos más musulmanes aquí”.

Si a principios de semana Polonia se ha mostrado contundente con su posición en contra de la inmigración y la llegada de refugiados musulmanes, hoy ha sido el turno para el primer ministro de la República Checa, Bohuslav Sobotka, quien ha asegurado no querer musulmanes en su país.

En declaraciones al diario austríaco ‘Die Presse’, ha dicho: “Cuando vemos los problemas que tienen otros países europeos nuestra posición se refuerza. No queremos musulmanes en la República Checa porque son un problema”.

“Agradeceríamos que Europa protegiera mejor su frontera. Recibir más refugiados siempre debería ser decisión de cada país”, añade. “La República Checa no va a acoger refugiados. Siempre hemos mantenido esa postura y la seguiremos manteniendo”.

Sobre los delitos sexuales y terroristas que están afectando a Europa desde 2015, Sobotka añadió: “En Europa vemos estos problemas habitualmente y todo es debido a que los refugiados son musulmanes y son incapaces de integrarse”.

Estas declaraciones se producen en la misma semana en las que aseguró que en la República Checa “no hay necesidad de llevar burkini ya que no es un Estado Islámico”.

Fuente: Caso Aislado

La Unión Europea respaldada por George Soros está tratando de intimidar a Hungría, Polonia, República Checa y también a Eslovaquia.

Los burócratas de la UE siguen enviando cartas enojadas a los países de Europa Central y Oriental amenazándolos con sanciones a menos que acepten tomar las cuotas de inmigrantes musulmanes que se hacen pasar por refugiados.

¿Sus respuestas?

El iconoclasta

La Comisión Europea abre procedimientos de infracción a República Checa, Hungría y Polonia por resistirse al cambio demográfico

En las últimas décadas, Europa ha pretendido redefinirse apostando por el fracasado modelo de la “diversidad”. A medida que el terrorismo crecía y llegaban más inmigrantes, la opinión pública comenzó a mostrarse refractaria. Hoy, la “diversidad” sólo es defendida por las élites. Sospechosamente sordas al creciente clamor en contra, insisten en este modelo como el único posible para Europa.

Las políticas migratorias que promueven las élites europeas nos sugieren que estamos hablando de auténticos psicópatas suicidas. Descartada la posibilidad de que cambien, sólo nos queda aferrarnos a una gigantesca movilización de los ciudadanos europeos en contra de sus dirigentes y a que los líderes de países como Hungría, Polonia y Chequia no cejen en rechazar las pretensiones mundialistas de cara al reemplazo étnico y cultural en sus países, como por desgracia ya está ocurriendo en otros muchos de nuestro entorno.  Muchos apostamos por esa ejemplar resistencia como el único camino hacia nuestra supervivencia.

En esa encrucijada, no es extraño que la Comisión Europea ha emprendido la siguiente etapa de los procedimientos de infracción contra Chequia, Hungría y Polonia por incumplimiento de sus obligaciones de la relocalización de inmigrantes. Así lo anunció este miércoles la Comisión Europea a través de un comunicado oficial.

“Pese a los repetidos llamamientos a la acción y la puesta en marcha, el mes pasado, de procedimientos de infracción por la comisión, estos tres países siguen incumpliendo sus obligaciones legales y han demostrado su menosprecio a los compromisos ante Grecia, Italia y otros Estados-miembro”, reza el documento.

La institución recuerda que el pasado 15 de junio arrancó el proceso con el envío de las notificaciones oficiales sobre este incumplimiento a República Checa, Hungría y Polonia, cuya respuesta no satisfizo a la Comisión. Ahora el organismo pide a los tres países que faciliten lugares para la relocalización de inmigrantes cada tres meses para garantizar dicho proceso.

Asimismo, la Comisión precisa que Hungría no adoptó ninguna medida desde que empezó el proceso de relocalización de refugiados y que Polonia y República Checa no cumplen con sus compromisos desde diciembre de 2015 y agosto de 2016, respectivamente.

Con este nuevo paso la Comisión Europea solicita oficialmente a los tres estados que cumplan la normativa legal de la UE y que informen de las medidas que vayan a adoptar a este respecto durante el pazo de un mes que el organismo ha dado a República Checa, Hungría y Polonia para que resuelvan la cuestión. Si no cumplieran con las exigencias de la Comisión, el caso pasaría a consideración del Tribunal de Justicia de la UE.

La reforma judicial de Polonia

Asimismo, la Comisión Europea ha advertido que puede anular el derecho de voto de Polonia en el organismo tras la aprobación por el Parlamento polaco de una nueva ley judicial que choca con la objeción de Bruselas. Esta ley permite al Gobierno polaco designar y destituir a los presidentes del Tribunal Supremo sin tener que alegar motivos.

La Comisión argumenta que, de esa forma, pretende proteger el Estado de derecho en Polonia y solicita a las autoridades polacas que resuelven el asunto en el plazo de un mes.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha destacado que si el Gobierno polaco “sigue socavando la independencia del sistema judicial y el Estado de derecho en Polonia, no tendremos otro remedio que recurrir al Artículo 7”, que puede suspender el derecho a voto de Polonia en el organismo.

Esta controvertida ley, que permite al Gobierno polaco poner bajo su control al poder judicial, fue aprobada por el Parlamento del país el sábado pasado a pesar de las advertencias de Bruselas sobre el carácter antidemocrático de la reforma, la movilización ciudadana en contra y el veto del presidente de Polonia, Andrzej Duda.

Alerta Digital