Archivo de la categoría: QATAR

Qatar, el emirato que engaña a todos

El Emir de Qatar Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani (REUTERS)

El Emir de Qatar Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani (REUTERS)

Por 

Encontrándose en una situación sumamente comprometida debido a su crisis actual con los cuatro países que lo boicotean -Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto – lo cual va haciendo mella de varias maneras en el emirato, Qatar intenta desesperadamente obtener ayuda externa.

Habiéndose formado a través del antiguo estereotipo antisemita “de que los judíos controlan la política estadounidense”, Qatar contrató a una firma judía de abogados, entre otros lobistas, para ser defendido. Esta empresa se está acercando a los líderes judíos en los Estados Unidos para convencerlos de que se pongan del lado de Qatar en su conflicto con sus vecinos.

En el marco de esa estrategia, es que varios académicos y líderes de organizaciones judías fueron invitados a visitar el emirato y algunos de ellos, después de “unos días de turismo en Doha”, regresaron apoyando la postura de Qatar.

Lo que llama poderosamente la atención es ver a líderes judíos estadounidenses reforzar los estereotipos antisemitas al intervenir ignorantemente en conflictos ínter-árabes muy complejos, que no les competen y que son muy difíciles de evaluar. Pero como ellos lo han hecho, corresponde a los especialistas en el mundo árabe islámico intentar corregir el daño que han infligido a la opinión pública.

Por ejemplo, uno de estos facilitadores en Qatar, el académico Alan Dershowitz, eligió comparar las posturas de Qatar y Arabia Saudita en relación a Israel por los incidentes relacionados con el deporte. El profesor Dershowitz concluyó que Qatar es más pro-israelí que Arabia Saudita porque le dio la bienvenida a un jugador de tenis israelí para que participara en un torneo, mientras que los sauditas excluyeron a un jugador de ajedrez israelí que se había clasificado para un torneo internacional en Riad.

Sin embargo, una evaluación más seria hubiera señalado que Arabia Saudita apoya un proceso de paz palestino-israelí como parte del “acuerdo del siglo” que la administración estadounidense promueve, mientras que Qatar busca sabotear este acuerdo. Además, aunque los sauditas no son un ejemplo en materia de derechos humanos, Riad ha arrestado a cientos de jeques extremistas y está comenzando sus reformas sociales, mientras que Qatar apoya a la Hermandad Musulmana y a Hamas. Por lo tanto, si uno insiste en juzgar a los países árabes en función de su actitud hacia Israel, sin duda es una mala idea para comenzar, más aún, si no se pone en consideración los hechos de apoyo a organizaciones terroristas antes de apresurarse a juzgar.

El académico Alan Dershowitz, conocido defensor de la libertad de expresión y de los medios independientes, y uno de los que visitaron Qatar, escribió un artículo defendiendo al canal qatarí Al-Yazira en nombre de la libertad de prensa. Aparentemente, Dershowitz no sabe que esta red, en contraste con la imagen que cultiva con tanto éxito en Occidente, no es “ni libre ni independiente”, sino que es un brazo mediático del gobierno de Qatar. El académico evita también cualquier discusión sobre los problemas en Qatar; por ejemplo, nunca se lo escuchó hablar del poeta disidente qatarí Mohammad Al-Ajami, quien estuvo preso durante 3 años por recitar un poema considerado crítico del Emir. Tampoco menciona que Al-Yazira, al igual que los medios de comunicación de Corea del Norte, limita la cobertura doméstica a informes brillantes sobre los presuntos éxitos del Emir y de Qatar.

El carácter “independiente” de Al-Yazira también se reflejó en su cobertura de los recientes acontecimientos en Irán, donde el canal se mostró reservado al informar sobre el alzamiento popular en ese país, pero fue generoso al cubrir las manifestaciones organizadas por el régimen a favor del Guía Supremo Ali Khamenei. En otras palabras, lo cierto es que ese tipo de medios de comunicación no merecen una defensa basada en la libertad de expresión, como no lo merecen el diario del Kremlin, Russia Today, el diario del pueblo chino o el diario iraní Teherán Times.

El profesor Dershowitz señala como dato positivo que es entrevistado frecuentemente por el canal Al-Yazira en idioma inglés y que por lo general, el canal es justo y equitativo en lo que él declara. Sin embargo, Al-Yazira en idioma inglés no tiene comparación con su contraparte árabe que ejemplifica el doble discurso por excelencia. Este canal en lengua inglesa se muestra civilizado, destinado a las audiencias occidentales y contrasta fuertemente con el canal árabe que alborota y disemina violencia en las masas.

Dershowitz debería hablar con el experto Anthony Cordesman, quien abandonó una entrevista en el canal árabe protestando por su flagrante prejuicio anti-estadounidense y sus normas periodísticas de poca calidad retirándose de la entrevista de Al-Yazira y protestando contra la línea de preguntas anti-norteamericanas y anti-occidentales.

La opinión pública debería saber también que Al-Yazira sirvió como portavoz de Bin Laden y transmitió sus llamados al mundo árabe musulmán dos meses antes del 11 de Septiembre. También la red le permitió al vocero de Al-Qaeda, Suleiman Abu Gheit, reclutar a cientos de jóvenes musulmanes a través de sus programas televisivos.

Las oficinas de Al-Yazira en Doha, Qatar  (REUTERS/Naseem Zeitoon/File Photo)

Las oficinas de Al-Yazira en Doha, Qatar  (REUTERS/Naseem Zeitoon/File Photo)

Otro antecedente negativo de Al-Yazira es que emplea al periodista Taysir Alouni, quien fue sentenciado en España a siete años de prisión por actuar como “coordinador financiero” de Al-Qaeda. La organización incluso emitió una declaración de apoyo a Alouni cuando huyó de España y le dio trabajo en su sede en Doha. También en 2014, Al-Yazira transmitió una extensa entrevista con Abu Muhammad Al-Joulani, comandante de Jabhat Al-Nusra, la filial de Al-Qaeda en Siria, permitiendo que el terrorista diera un comunicado de prensa explicando que el conflicto de Al-Nusra con el ISIS había sido resuelto y que ambos grupos terroristas operarían en conjunto.

Entre los oscuros antecedentes de Al-Yazira se encuentra también la cobertura sobre Samir Kuntar, un terrorista libanés condenado por el brutal asesinato de una niña israelí de cuatro años y su padre en 1979, Kuntar fue liberado de una prisión israelí en el marco de un intercambio de prisioneros por los cadáveres de tres soldados israelíes caídos en la guerra entre Israel y Hezbollah en 2006, Al-Yazira TVorganizó una fiesta en su honor, con una gran torta, banda musical y fuegos artificiales. Kuntar asesinó a la niña destrozándole el cráneo contra una roca en la playa de Nahariya, luego de disparar y asesinar a su padre a corta distancia.

Otro oscuro antecedente del canal de noticias qatarí es que permitió en un programa en vivo al jurista islámico Hussein Muhammad Hussein jurar lealtad al Emir de los Creyentes y líder de ISIS, Abu Bakr Al-Baghdadi.

En lo que respecta al apoyo de Qatar hacia Hamas, los facilitadores del emirato repiten su afirmación de que su ayuda financiera es canalizada solo al área de construcción y esto se hace en coordinación con Israel. Al parecer estos facilitadores eluden hablar que Hamas usurpó el mandato de la OLP en Gaza con un sangriento golpe de estado en 2007 y que por años se encuentra discutiendo un “acuerdo de reconciliación” con la OLP, mientras impide el regreso de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) a Gaza, al tiempo que controla el enclave y toda la ayuda que entra a la zona con puño de hierro. Por lo tanto, es probable que la “construcción” en Gaza incluya no solo la edificación de viviendas sino también los túneles de ataque que cruzan hacia Israel y Egipto. Y en cuanto a la afirmación de que la ayuda es transferida en coordinación con Israel, los defensores de Qatar deberían haber citado directamente a las autoridades israelíes que intervienen en esa coordinación y no citar información de segunda mano de Qatar sobre las posturas de Israel.

Concluyendo, es difícil responsabilizar a los facilitadores judíos (y no judíos) de Qatar por equivocarse; después de todo, la propia administración estadounidense ha sido engañada por Qatar durante más de una década puesto que desde que el padre del Emir derrocó a su propio padre, Qatar ha hecho un culto del doble discurso contra los Estados Unidos y Occidente. Por una parte, construyó la base Al-Udeid para las fuerzas estadounidenses de forma gratuita, pero no por razones altruistas, sino para defender a su régimen de sus vecinos regionales. Por otra parte, Qatar fue y es un facilitador de todos los elementos terroristas y anti-occidentales en la región.

Entender a Qatar requiere de conocimiento, pero sobre todo de comprensión profunda de los matices y de los temas del Medio Oriente. Para ello, es crucial escuchar a ambos bandos, por lo que nadie en el mundo árabe, y en menos aun los judíos estadounidenses deberían convertirse en defensores de Qatar.

Estados Unidos traslada sus dos principales bases aéreas de Medio Oriente en Incirlik y Al-Udeid.

Los planes para acelerar la transferencia de la gran base de US CENTCOM de Qatar, hacia Arabia Saudita fueron aprobados por el presidente Donald Trump y el príncipe heredero saudí Muhamed bin Salman cuando se encontraron en la Casa Blanca el martes 20 de marzo. Este es un evento impactante para la Medio Oriente, que trasciende las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita, dicen las fuentes militares de Debkafile. 

También revelan que, a pesar de las reiteradas negativas, la administración de Trump está en el proceso de hacer otra movida trascendental, empacar su fuerza aérea y abandonar Incirlik en el sur de Turquía, la mayor base aérea de la región.

Los dos movimientos están interconectados. El presidente turco, Tayyip Erdogan, se ha convertido en un ferviente defensor del emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani, que está enzarzado en una disputa con los gobernantes sauditas. Turquía recientemente estableció una gran base militar en el emirato petrolero. El príncipe heredero saudita y su aliado, el gobernante de los EAU Sheikh Zayed bin Sultan Al-Nahyan, son amigos cercanos y aliados principales del presidente Trump en la región del Golfo. Los dos gobernantes del Golfo ven al presidente turco y al emir de Qatar como archienemigos.

La reubicación de las dos bases estadounidenses se debe además a la fuerte reducción en la lucha contra el ISIS tanto en Iraq como en Siria. Por lo tanto, hay menos necesidad de operaciones de la fuerza aérea de los EE. UU. en esos paises. Las instalaciones y los aviones de EE. UU. con base en Incirlik ya están siendo trasladados a bases en Europa del Este, informan nuestras fuentes militares. El Pentágono también está mirando a Andravida en el sur de Grecia como un reemplazo de Incirlik.

Las instalaciones estadounidenses están siendo trasladadas desde Al-Udaid en Qatar a la base de Prince Sultan Air en el centro de Arabia Saudita, cerca de Al Kharj, que se encuentra 77km al sur de Riyadh. Hace quince años, esta base era el principal centro de la fuerza aérea de los EE. UU. para la región del Golfo, rica en petróleo, y en ocasiones albergaba a más de 60,000 empleados de servicio de EE. UU. Cuando los Estados Unidos invadieron Irak en 2003 y capturaron Bagdad, los gobernantes sauditas insistieron en la evacuación de las tropas estadounidenses. Ahora ellos están regresando.

La reubicación de las dos grandes bases aéreas estadounidenses en Oriente Medio sacudirá la dinámica estratégica de la región. Los soldados estadounidenses están ahora en su lugar para defender el reino saudita. Esto, sin duda, transmitirá un mensaje claro a Irán de que la administración Trump cuenta con el respaldo del régimen real en Riyadh.

Fuente: Debkafile

Israel se reúne con sauditas, qataríes y otros representantes árabes para llevar ayuda a Gaza

Representantes de Israel, Arabia Saudita, Qatar, Egipto, Omán, Bahréin, países europeos y otras naciones occidentales se reunieron en la Casa Blanca para discutir medidas para ayudar a la Franja de Gaza. Sin embargo, la Autoridad Palestina no estuvo presente.

Los líderes de Ramallah se niegan a reunirse con funcionarios norteamericanos desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconociera a Jerusalén como la capital de Israel, en diciembre pasado.

Israel fue representado, en las conversaciones, por el general Yoav Mordechai, el Coordinador de las Actividades del Gobierno en los Territorios (COGAT). El yerno de Trump, Jared Kushner, y representantes de la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos (USAID) y fondos de inversión bajo la autoridad de la Administración norteamericana también estuvieron presentes.

El negociador de EE.UU. para Oriente Medio, Jason Greenblatt, propuso una serie de medidas para asistir a los habitantes de Gaza. El Departamento de Estado norteamericano se está alejando casi completamente del conflicto israelí-palestino. El secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, ha sido despedido y la portavoz del Departamento de Estado Heather Nauert,  está de visita en Israel.

Un equipo del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU. y del Oriente Medio de Trump, encabezado por Greenblatt, está manejando el asunto en nombre de Washington.

“Lamentamos que la Autoridad Palestina no esté aquí con nosotros”, expresó Greenblatt. “Esto no se trata de política. Se trata de la salud, seguridad y felicidad del pueblo de Gaza, y todos los palestinos, israelíes y egipcios”.

La reunión busca ser una plataforma de lanzamiento de proyectos de asistencia para Gaza. Pero lo más interesante es el encuentro en sí mismo de representantes de Israel y países tales como Arabia Saudita, Qatar, Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos.

Greenblatt subrayó que debe evitarse la “lebanonización” de Gaza; es decir una situación en la que el grupo terrorista Hamás se fortalezca mientras la comunidad internacional le brinda ayuda a los civiles.

Fuente: Aurora

Qatar, Al Yazira y la influencia en el mundo islámico.

Resultado de imagen para imagenes de Al Yazira

Por Ricardo Ruiz de la Serna

La crisis entre el emirato de Catar y varios países islámicos, entre los que destacan Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto, ha tenido como uno de sus puntos más polémicos el papel de Al Yazira. Desde que la cadena comenzase sus emisiones internacionales desde Doha (1996), ha transformado el mundo islámico y extendido la influencia catarí por todo el planeta.

Este soft power televisivo forma parte de los esfuerzos que Catar viene desarrollando desde hace más de veinte años para convertirse en una potencia regional no por la fuerza de las armas, sino por la persuasión, la economía y las relaciones diplomáticas. El referido canal tiene una audiencia de más de 270 millones de personas, dispone de 80 oficinas en todo el mundo y goza de un prestigio incomparable en el panorama árabe. Ha destacado especialmente por su cobertura sobre Osama ben Laden y las actividades de Al Qaeda. Al Yazira presume de una independencia poco frecuente en los países islámicos.

Catar ha invocado precisamente esa independencia frente a las quejas de otros Estados por la cobertura que hace de los mensajes de los líderes de Al Qaeda o su línea editorial crítica con las autocracias del mundo árabe. Por supuesto, en la crítica no incluye a la casa real catarí. Esto no debería sorprendernos –el accionariado sigue controlado por Doha–, pero sí debe llevarnos a una cautela: Al Yazira forma parte del sistema de influencia internacional de Catar. Por lo tanto, tiene una agenda. Esto no significa que sea un instrumento de propaganda como Al Manar, la TV de Hezbolá. Ciertamente, la cadena ha mostrado capacidad para abrir y alimentar debates críticos y necesarios en las sociedades islámicas y, en especial, en el mundo árabe. Podríamos recordar la entrevista a Shimon Peres del año 2008, poco tiempo después de que el entonces viceprimer ministro israelí visitase Doha (2007). En aquella época las relaciones entre Israel y Qatar parecían encauzarse, después del cierre de la oficina comercial de 2000. Pero todo se desbarató en 2009, cuando el emirato cortó toda relación diplomática con Israel en respuesta a la operación Plomo Fundido de las IDF contra la infraestructura de Hamás en la Franja de Gaza.

La posición de la cadena a propósito de Hamás, los Hermanos Musulmanes y las relaciones deIrán con el mundo suní ha reflejado la del propio Gobierno catarí. En su vocación de potencia regional, Doha ha tratado de tener buenas relaciones con todos sus vecinos, cabalgando las contradicciones que esto supone en una zona tan convulsa como el Golfo y, en general, el Oriente Próximo. Así, a lo largo de los años, ha hecho gestos hacia Israel, pero también hacia Hamás e Irán. Ha dado voz a los opositores en Kuwait y tomado partido por algunos de los rebeldes sirios contra Asad. Sus emisiones en árabe han servido de tribuna a los Hermanos Musulmanes. A través del programa Sharia y vida, Yusuf al Qaradawi –uno de los líderes más influyentes de la Hermandad– ha logrado una influencia formidable en todo el mundo islámico. Este ascendiente ya no depende de los Gobiernos nacionales, sino de Doha.

Los regímenes árabes del Oriente Próximo han tratado de ejercer un control férreo sobre los medios de comunicación durante décadas. Al monopolio de las televisiones y las radios se sumaron durante mucho tiempo el control del papel, las presiones sobre los periodistas a través de favores o castigos, el apoyo a personas afines como directores y editores… La cuestión de lalibertad de expresión en los países árabes refleja, en realidad, uno de los grandes problemas de las monarquías del Golfo: el estatuto de la oposición y su legitimidad frente al poder. Cuando Al Yazira da voz a los opositores, siembra la inquietud entre sus vecinos.

En medio de la crisis que atraviesa con ellos, Catar ha auspiciado la semana pasada una conferencia internacional sobre la libertad de expresión en colaboración con la International Federation of Journalists (IFJ) y el International Press Institute (IPI) y el apoyo de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Unión Europea de Radiodifusión y la ONG Human Rights Watch. Hay que reconocer que ha sido una jugada muy hábil. El debate global se centra, así, en el temor a la libertad de expresión más que en su uso en el contexto de una agenda política de Estado.

Todos los Estados tratan de participar directa o indirectamente en la conversación global a través de cadenas de televisión que promuevan sus agendas y puntos de vista. Sería ingenuo pensar otra cosa. También lo sería creer que, en el fondo, esto es otra cosa que una lucha de poder entre Estados.

Fuente: Revista El Medio

Tillerson se resiste a designar a la Hermandad Musulmana como un grupo terrorista islamista.

La Administración Trump  aún  no ha designado a la  Hermandad Musulmana  como una Organización Terrorista Extranjera como se esperaba que hiciera.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, y el Ministro de Asuntos Exteriores de Qatar, Sheikh Mohammed bin Abdulrahman Al-Thani, abandonan el escenario tras una conferencia de prensa en Doha, el 11 de julio de 2017. Estados Unidos y Qatar anunciaron que firmaron un acuerdo de lucha contra el terrorismo Cuando el emirato enfrenta sanciones de países vecinos que la acusan de apoyar el extremismo.  / AFP PHOTO / STRINGER (El crédito de la foto debería ser STRINGER / AFP / Getty Images)

La designación es competencia del Secretario de Estado, Tillerson, que ha elegido a la  Hermandad Musulmana  y a sus partidarios en Qatar y Turquía sobre sus rivales árabes.

Tillerson recientemente  señaló su oposición  a la designación de la  Hermandad Musulmana  como una organización terrorista, a mediados de junio. Sólo tiene cosas negativas que decir sobre la idea.

Su punto principal es que los partidos políticos de la Hermandad tienen representantes en gobiernos como los de Bahrein y Turquía. Eso es irrelevante. Si se tratara de un problema, el propio Bahrein no habría prohibido a la Hermandad y los Estados Unidos no estarían tratando de designarla junto con el gobierno libanés, que también tiene a Hezbollah en su interior y que es designado como una organización terrorista extranjera.

Resultado de imagen para imagenes de erdogan

Recep Erdogan, presidente de Turquía, perteneciente a la Hermandad Musulmana. 

Tillerson también repitió la  propaganda de “no violenta” y “moderada” refiriéndose a  la Hermandad Musulmana . Afirmó que los partidos políticos de la Hermandad en los gobiernos “se han vuelto pacíficos al renunciar a la violencia y al terrorismo”. Eso fue  falso cuando la Administración Obama lo dijo , y ahora es falso.

La decepción por la posición de Tillerson se hace exponencialmente mayor por el hecho de que ahora es un momento óptimo para designar al grupo como una organización terrorista.

El jeque Hamad Bin Isa Al Khalida, de Bahrein también pertenece a la Hermandad Musulmana.

El mundo árabe está poniendo  una presión sin precedentes sobre Qatar  por su apoyo a la Hermandad Musulmana y a otros grupos jihadistas en el enjambre islamista. Los enemigos musulmanes de la Hermandad Musulmana se quedan preguntándose dónde están los soportes estadounidenses y porque Trump y Tillerson no están en la misma linea.

El experto en lucha contra el terrorismo Patrick Poole llegó a  afirmar  que Tillerson está “saboteando” la política exterior de Trump y está tratando de exhortar su partida de la administración.

Resultado de imagen para imagenes de presidente de Qatar

El emir de Qatar, jeque Tamin bin Hamad Al Thani, ha albergado en su país a líderes terroristas de la Hermandad musulmana y Hamas y financia grupos terroristas islamistas.

Mientras que el Presidente Trump expresó su apoyo a las medidas árabes contra Qatar y calificó inequívocamente a Qatar de importante financiador del terrorismo, Tillerson hizo lo contrario. Él  describió  a Qatar como “muy razonable” en su reacción a la presión de los árabes.

Lea la historia completa en el Proyecto Clarion.

Ryan Mauro es miembro de Shillman ClarionProject.org y analista de seguridad nacional y profesor adjunto de lucha contra el terrorismo. Es frecuentemente entrevistado en televisión y radio de primer nivel.
Fuente: Brietbart

Escalada de la crisis en el Golfo: los países árabes presentaron una nueva lista de “terroristas” vinculados con Qatar

Arabia Saudí, Emiratos, Bahrein y Egipto advirtieron que continuarán con las medidas impuestas y “las que se añadan”, La lista negra incluye nueve personas y nueve organizaciones caritativas y personas vinculadas a Yemen, Qatar y Libia

El Emir de Qatar Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani durante un discurso a la televisión catarí el pasado 21 de julio en el que abrió al diálogo bajo dos condiciones: “la no interferencia y la no imposición de dictados”. (Qatar News Agency/Handout via REUTERS)

El Emir de Qatar Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani durante un discurso a la televisión catarí el pasado 21 de julio en el que abrió al diálogo bajo dos condiciones: “la no interferencia y la no imposición de dictados”. (Qatar News Agency/Handout via REUTERS)

Arabia Saudí, Emiratos, Bahrein y Egipto presentaron una nueva lista con nueve entidades y otras nueve personas supuestamente respaldadas por Qatar y que llevan a cabo “actividades terroristas”, en una nueva escalada de la crisis abierta entre estos cuatro países y el pequeño emirato.

En un comunicado conjunto, los cuatro estados aseguran que esta lista se enmarca “en su determinado compromiso de combatir el terrorismo, erradicar su financiación, perseguir a las personas implicadas en él y luchar contra la ideología extremista y el discurso del odio”.

La publicación de estos nombres se produce en respuesta al discurso del emir catarí, Tamim bin Hamad al Zani, pronunciado el pasado día 21, en el que mostró la disposición de Qatar bajo dos condiciones: “la no interferencia y la no imposición de dictados”.

Además, se ha dado a conocer coincidiendo con la clausura de un viaje del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a Riad, Kuwait y Doha para intentar mediar en la crisis, que estalló el 5 de junio, cuando los cuatro países cortaron relaciones diplomáticas con Qatar y establecieron un bloqueo marítimo, terrestre y aéreo tras acusarlo de “financiar y apoyar al terrorismo”.

El presidente turco Tayyip Erdogan recibido por el emir de Qatar Sheikh Tamim Bin Hamad Al-Thani en Doha, Qatar, el pasado 24 de julio (Reuters)

El presidente turco Tayyip Erdogan recibido por el emir de Qatar Sheikh Tamim Bin Hamad Al-Thani en Doha, Qatar, el pasado 24 de julio (Reuters)

“Las actividades terroristas de estas entidades y personas tienen una relación directa o indirecta con las autoridades cataríes”, sostiene el comunicado, en el que sus firmantes pide a Doha que “tome urgentemente los pasos y las acciones legales para perseguir a los individuos y entidades terroristas y radicales y, especialmente, a los incluidos en la lista”.

Además, advierten de que continuarán con las medidas impuestas y “las que se añadan”, que no precisaron, a no ser que Doha “se comprometa con la ejecución de todas las exigencias justas que garanticen hacer frente al terrorismo y el logro de la estabilidad y la seguridad en la región”.

El listado incluye a tres ciudadanos cataríes y uno emiratí que supuestamente recaudan dinero para financiar al antiguo Frente al Nusra, ex filial de Al Qaeda en Siria, y para otras “milicias terroristas” en Siria, según el cuarteto árabe.

Asimismo, sostienen sus integrantes que tres yemeníes y tres entidades de esta nacionalidad apoyan a Al Qaeda y reciben ayuda de organizaciones benéficas de Qatar.

Los cuatro países también recogen a dos ciudadanos libios y a seis organizaciones libias, entre ellas grupos armados y medios de información que califican de “organizaciones terroristas” que reciben “apoyo fundamental y económico de las autoridades cataríes”.

En la nota, difundida a través de la agencia de noticias oficial saudí SPA, los cuatro estados árabes insisten en que el acuerdo firmado recientemente entre Qatar y Estados Unidos para luchar contra la financiación del terrorismo “es un paso insuficiente”.

Infobae

El grupo terrorista islamista Hamás pide a Argelia que reciba a sus cabecillas expulsados de Qatar

Sami Abu Zuhri

Hamás le pidió a Argelia que reciba a uno de sus cabecillas, luego que dirigentes de la organización terrorista islámica fueran obligados a abandonar su base de larga data en Qatar.

De acuerdo con un reporte del diario pan-árabe A Sharq al Awsat, editado en Londres, Hamás está tratando de dispersar a sus líderes en varios países, incluyendo Líbano, Malasia, Turquía, y más recientemente Argelia.

Hamás espera que Argelia absorba a su portavoz Sami Abu Zuhri, quien está actualmente residiendo en ese país, y transferir a algunos de sus altos dirigentes, después de que Abu Zuhri establezca una oficina en la capital norafricana.

El diario indicó que Hamás elevó un pedido oficial; pero aún no ha recibido respuesta.

Varios altos miembros del grupo terrorista palestino fueron deportados de Qatar a raíz de la crisis diplomática con sus vecinos del Golfo, Arabia Saudita, Bahréin, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos, que han cortado los lazos con Doha y lo acusan de promover el terrorismo.

La crisis ha obligado a Hamás a dispersar a su dirigencia en varios países, en vez de concentrar su peso político en un solo lugar, apunta A Sharq al Awsat.

Qatar ha expresado su pesar por la expulsión de los cabecillas de Hamas; puntualizando que fue obligado por la “presión externa”.

Doha ha sido criticado por haber proporcionado santuario al ex jefe político de Hamas, Khaled Mashaal.

Estados Unidos, Israel y la Unión Europea consideran a Hamas como  organización terrorista. Otros países árabes del Golfo mantienen lazos vínculos con el grupo islamista.

Aurora