Archivo de la categoría: POLONIA

Según la AP, rezar el Rosario que realizan los cristianos es “islamofóbico”

Esta mañana Christine Douglass-Williams trajo un informe aquí al blog la polémica sobre un evento católico llamado “Rosario en las Fronteras” en Polonia. Cabe destacar cómo la Associated Press cubrió el evento: “algunos sintieron”, según dijo la AP, que el evento “tenía connotaciones anti-musulmanas”. ¿Por qué? Porque “el acontecimiento también conmemoró la enorme batalla naval del siglo XVI de Lepanto, cuando una alianza cristiana que actuaba bajo la aprobación del papa derrotó a las fuerzas del Imperio Otomano en el Mar Jónico,” salvando así a Europa de la islamización “.

Eso es un hecho histórico, pero no tiene nada que ver en lo que respecta a la afirmación de la AP, señalando que es “islamofóbico”. Los europeos, en el mundo de la AP, son siempre depredadores y perpetradores del mal. Los musulmanes son siempre víctimas. Así que no importa si la Batalla de Lepanto y la yihad otomana contra Europa realmente ocurrió. Los polacos están equivocados al estar agradecidos por esta victoria. Desear defender su propia religión, la gente y la cultura contra los invasores hostiles, por qué, eso está muy por encima de los límites del discurso aceptable de hoy, a menos que uno sea “palestino” o un musulmán rohingya (en cuyos casos el aspecto de la “invasión hostil” es falsificada de todos modos).

“Ella dijo que también estaba rezando por la supervivencia del cristianismo en Polonia y Europa contra lo que ella ve como una amenaza islámica que enfrenta Occidente”.

Sólo los “islamófobos” racistas y fanáticos podrían pensar que hay una amenaza islámica que enfrenta Occidente, ¿verdad? Mientras tanto, ha habido un aumento del 64% en la presencia de jihadistas violentos en Alemania en un año, y ahora hay más de 1.800 allí .

“Los polacos rezan en masa en la frontera; Algunos como la AP ven una agenda anti-musulmana “

GDANSK (AP) – Los católicos polacos sostenían rosarios y rezaban juntos el sábado a lo largo de la frontera de 3.500 kilómetros, apelando a la Virgen María y a Dios por la salvación de Polonia y el mundo en un evento nacional que algunos sintieron que era anti-musulmán.

El insólito “Rosario en las Fronteras” fue organizado por laicos católicos, pero también fue apoyado por las autoridades de la iglesia polaca, con 320 iglesias de 22 diócesis que participaron. Las oraciones tuvieron lugar desde la costa del Mar Báltico en el norte hasta las montañas a lo largo de las fronteras del sur de Polonia con la República Checa y Eslovaquia, y a lo largo de la frontera de este país de 38 millones donde más del 90 por ciento se declaran católicos romanos.

Pero el acontecimiento también conmemoró la enorme batalla naval del siglo XVI de Lepanto, cuando una alianza cristiana que actuaba bajo la aprobación del papa derrotó a las fuerzas del Imperio Otomano en el mar Jónico, “salvando así a Europa de la islamización”, como dijeron los organizadores ….

Mientras los organizadores insistieron en que las oraciones del sábado no estaban dirigidas contra ningún grupo, algunos participantes mencionaron los temores del Islam entre sus razones para orar en la frontera ….

Ella dijo que también estaba orando por la supervivencia del cristianismo en Polonia y Europa contra lo que ella ve como una amenaza islámica que enfrenta Occidente.

“El Islam quiere destruir Europa”, dijo. “Ellos quieren alejarnos del cristianismo.” …

Un destacado experto polaco en xenofobia y extremismo, Rafal Pankowski, consideró las oraciones del sábado como una expresión problemática de la islamofobia en un momento de creciente sentimiento anti-musulmán en Polonia, un fenómeno que ocurre aunque la población musulmana del país es pequeña ….

En la ciudad norteña de Gdansk, la gente rezaba en una playa bañada por las olas mientras las gaviotas volaban arriba. Krzysztof Januszewski, de 45 años, dijo que le preocupa que Europa cristiana esté siendo amenazada por extremistas islámicos y por una pérdida de fe en las sociedades cristianas.

“En el pasado, hubo incursiones de sultanes y turcos y gente de otras religiones contra nosotros, los cristianos”, dijo Januszewski, un mecánico que viajó 350 kilómetros (220 millas) a Gdansk desde Czerwinsk nad Wisla.

“Hoy el Islam nos está inundando y tenemos miedo de esto también”, agregó. “Tenemos miedo de las amenazas terroristas y tenemos miedo de que las personas se aparten de nuestra fe cristiana”.

Fuente: Associated Press

 

Rumania se une a Hungría, Polonia, Eslovaquia y la República Checa en rechazo de aceptar inmigrantes musulmanes

El presidente de la UE, Juncker, quiere permitir que Rumanía entre en la zona libre de fronteras de Schengen, sin duda como una ruta adicional de migración musulmana, ahora que otros países de Europa del Este le han cerrado sus fronteras. A juzgar por el desdén de Rumania hacia los musulmanes, parece que no es titular. Los rumanos insisten en que “nuestros hijos también deben crecer en condiciones seguras y civilizadas. No queremos terminar como Europa Occidental, donde tienen miedo de dejar que los niños caminen solo a la escuela o que sus esposas estén solas en las calles “.

Rumania está utilizando tecnología y agentes adicionales de control fronterizo para evitar que los musulmanes utilicen Rumania como destino alternativo después de que las fronteras en Hungría, Polonia y la República Checa hayan sido cerradas a invasores musulmanes.

Pincha en el siguiente enlace para ver un video:

https://vid.me/e/RBkzR?stats=1

Una comunidad del condado noroccidental de Satu Mare en Rumania amenazó con desencadenar la violencia si el Gobierno prosigue con su asociación con una ONG para construir un centro de “refugiados” para los musulmanes en su ciudad natal.

Los rumanos protestan por la construcción de una mezquita en Bucarest en 2016, y un año después aún no ha comenzado a funcionar. Los Rumanos dicen: “Nuestra fe (cristiana) y las tradiciones nos han mantenido unidos durante miles de años. Ni siquiera queremos escuchar la idea de una mega mezquita en Bucarest. No aceptaremos cuotas obligatorias de migrantes musulmanes. No hemos olvidado lo que hizo el Imperio Turco Musulmán Otomano “.

Vlad Tepesblog

El presidente de Rumania, Klaus Iohannis, ha rechazado a una candidata del primer ministro, una mujer musulmana nominada por el Partido Socialdemócrata o PSD. Iohannis no dio ninguna razón para rechazar la elección de PSD.

Lo mejor de todo, mira lo que hacen los rumanos dentro de una casa de la ópera donde se está realizando algún tipo de canto de Allahu Akbar.

Vlad Tepesblog  (h / t Clarence F)

Presidente polaco: “Obligar a las naciones a recibir a los migrantes significará el fin de la UE”

La insistencia de Bruselas en ordenar a las naciones de la Unión Europea (UE) que acepten a los migrantes del tercer mundo podría llevar a la ruptura del bloque, advirtió el presidente de Polonia, Andrzej Duda.

El establecimiento de la UE está efectivamente rompiendo la Unión Europea, que es una victoria para la agenda de la supremacía islámica, ya que la imprudencia de la inmigración continúa erosionando los valores democráticos.

Las mismas profundas divisiones causadas en Europa por la aplicación de políticas antidemocráticas también están llegando a otras naciones occidentales.

La política de inmigración suicida que permite la entrada a cualquier inmigrante, independientemente de sus valores, es contraria a los derechos humanos de los ciudadanos de Europa. Los inmigrantes musulmanes no vistos se han convertido en el rostro, y los intereses de la supremacía islámica son la prioridad, de todos los asuntos de inmigración, que han sido subsumidos bajo la categoría de “raza”.

Ahora la situación en la UE se ha vuelto tan grave que hablar sobre el fin de la UE está sobre la mesa. Es un choque de civilizaciones, un tirón de la guerra entre los que quieren defender la libertad frente a los que han traicionado la democracia, la libertad y los derechos humanos.

“Obligar a las naciones a recibir a los migrantes significará el fin de la UE”: Presidente polaco “

La insistencia de Bruselas en ordenar a las naciones de la Unión Europea (UE) que acepten a los migrantes del tercer mundo podría llevar a la ruptura del bloque, advirtió el presidente de Polonia, Andrzej Duda.

El principio de unidad de la UE, dijo Duda en una rueda de prensa el jueves, “debe deberse al hecho de que trabajamos juntos … no tratamos de obligar a otros estados a actuar en contra de sus propios intereses y en contra de los intereses de su pueblo”.

“Por lo tanto, no estamos de acuerdo con ser dictados, en lo que respecta al sistema de cuotas y obligar a los migrantes a mudarse a Polonia, contra la voluntad de nuestro pueblo”, enfatizó tras hablar con el presidente búlgaro Rumen Radev.

Duda añadió que Polonia y Bulgaria comparten la “misma e inequívoca” posición sobre cómo Europa debe lidiar con la crisis migratoria, afirmando que ambos países creen que el bloque debe proteger sus fronteras y proporcionar ayuda a los refugiados cerca de sus países de origen.

La unidad, la igualdad y la solidaridad son “los principios básicos de la UE”, dijo Duda, quien es oriundo del conservador Partido de Derecho y Justicia (PiS) de Polonia.

“Si estos principios se rompen, entonces, en mi opinión, significará el fin del bloque tal como lo conocemos, o ciertamente su declive, que conducirá a la desintegración de la Unión”.

La solidaridad con la crisis de los inmigrantes supone un apoyo mutuo en el tratamiento de los problemas, según el presidente de Polonia, quien señaló que la nación envió guardias a Bulgaria para ayudar a proteger la frontera exterior de la Unión.

“Tanto para Bulgaria como para nosotros, la prevención de la inmigración ilegal mediante el mantenimiento de una frontera eficiente y estrechamente vigilada en la UE, que no puede ser fácilmente superada, es una de las tareas más importantes que se deben emprender”, dijo.

En el año 2015, contra los deseos de las naciones de Europa Central, los ministros del Interior de la UE aprobaron un plan para forzar a los estados miembros a acoger a una parte de los migrantes del Tercer Mundo que llegaron al continente desde que la canciller alemana Angela Merkel abrió las fronteras.

El ministro del Interior de Polonia, Mariusz Błaszczak, insistió en que las sanciones financieras perjudicarían menos a la nación que a los inmigrantes.

Radio Polonia informó que con una contribución de 50 millones de euros anunciada el mes pasado, Varsovia es el mayor donante hasta la fecha a la Iniciativa de Resistencia Económica del Banco Europeo de Inversiones, que ayuda a los refugiados que viven en países como Argelia, Egipto, Líbano, Túnez, Siria, Albania , y Serbia.

Según el banco, la iniciativa “pretende movilizar rápidamente una financiación adicional en apoyo de la capacidad de las economías de las regiones del Vecindario Meridional y de los Balcanes Occidentales para absorber y responder a crisis y choques, como la crisis de refugiados sirios, manteniendo un fuerte crecimiento” .

Fuente:  Breitbart

El Tribunal Europeo ordena a los países de la UE que acepten migrantes

‘La política ha violado las leyes y valores europeos’

Luego de que la Corte Europea de Justicia dictaminara que la UE tiene derecho a ordenar a sus Estados miembro que acojan a los denominados solicitantes de asilo, y dado que los Estados miembro no tienen derecho a resistirse a esas órdenes, la primera ministra polaca, Beata Szydlo, declaró desafiante: “Esto no cambia en absoluto la posición del Gobierno polaco con respecto a la política migratoria” (Foto de la izquierda: Transparency International/Flickr; foto de la derecha: Oficina del Primer Ministro de Polonia).

por Soeren Kern

El más alto tribunal de la Unión Europea ha rechazado una demanda de Hungría y Eslovaquia sobre la legalidad del programa obligatorio del bloque de cuotas de refugiados, que exige a los países miembros de la UE admitir a decenas de miles de migrantes de África, Asia y Oriente Medio.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictó que la Comisión Europea, el poderoso brazo ejecutivo de la Unión Europea, tiene derecho por ley a ordenar a los países miembros de la UE que acepten a los llamados solicitantes de asilo y que, a la inversa, los países miembros de la UE no tienen derecho por ley a desobedecer esa orden.

La sentencia del 6 de septiembre, que ha sido celebrada como una victoria por el federalismo europeo, subraya hasta qué punto la Unión Europea ha usurpado el poder decisorio de sus 28 Estados miembros. La sentencia también ejemplifica cómo se han politizado los órganos de jurisprudencia de la Unión Europea.

Los detractores del plan de reubicación dicen que las decisiones sobre la concesión de los permisos de residencia deberían mantenerse en el ámbito nacional y que, al imponer unilateralmente cuotas de migrantes a los países miembros de la UE, los burócratas no electos de Bruselas están tratando de forzar a los líderes de Europa democráticamente elegidos a someterse a su dictado.

El litigio se remonta a septiembre de 2015, cuando, en el apogeo de la crisis migratoria de Europa, los países miembros de la UE votaron por un estrecho margen a favor de reubicar a 120.000 “refugiados” provenientes de Italia y Grecia en otras partes del bloque. Esta cifra se sumaba a un plan de julio de 2015 para redistribuir a 40.000 migrantes provenientes de Italia y Grecia.

Se ordenó a nueve países de Europa Central y del Este que, de los 160.000 migrantes “a compartir”, aceptaran a alrededor de 15.000. Aunque la República Checa, Hungría, Rumanía y Eslovaquia votaron contra el acuerdo, se les exigió igualmente su acatamiento.

Desde entonces, varios países se han negado a aceptar su cuota de migrantes asignada. Polonia, por ejemplo, tiene una cuota de 6.182 migrantes, de los cuales no ha admitido a ninguno. La República Checa tiene una cuota de 2.691 migrantes: sólo ha aceptado a 12. Hungría tiene una cuota de 1.294 y no ha admitido a ninguno.

En el conjunto de la UE sólo se han reubicado hasta la fecha a unos 25.000 migrantes (7.873 procedentes de Italia y 16.803 de Grecia), según el último informe sobre reubicación y reasentamiento de la UE, publicado el 26 de julio de 2017. De los 28 países miembros, sólo Letonia y Malta han aceptado sus cuotas íntegras, sumando un total de 469 migrantes.

Muchos de los llamados solicitantes de asilo se han negado a ser reubicados en Europa Central y del Este porque las ayudas económicas no son tan generosas como en Francia, Alemania o Escandinavia. Cientos de migrantes que han sido reubicados en Estonia, Letonia y Lituania —países situados entre los más pobres de la UE— han huido desde entonces a Alemania y otros países más ricos del bloque.

Hungría y Eslovaquia, con el apoyo de Polonia, alegaron que la Unión Europea incumplió sus propias normas y excedió sus competencias cuando aprobó el sistema de cuotas con una “mayoría cualificada”, en torno a los dos tercios de los miembros del bloque. También alegaron que el plan de reubicación vulnera de forma flagrante la Convención de Dublín de la Unión Europea, una ley que exige que las personas que buscan refugio dentro de la Unión Europea lo hagan en el primer país europeo al que lleguen.

El Tribunal Europeo de Justicia dictó que el voto a favor de una mayoría cualificada era suficiente porque la UE “no exigió actuar unánimemente cuando adoptó la decisión que se impugna”. La sentencia, que no mencionaba la Convención de Dublín, concluía: “El mecanismo contribuye en realidad a permitir que Grecia e Italia puedan manejar el impacto de la crisis migratoria de 2015 y es proporcionado”.

El ministro de Exteriores húngaro, Peter Szijjarto, calificó la sentencia del tribunal de “indignante e irresponsable”, y “contraria a los intereses de las naciones europeas, incluida Hungría”. Añadió: “La decisión pone en peligro la seguridad de toda Europa y el futuro de toda Europa también”.

Szijjarto prometió que Hungría seguiría desafiando cualquier intento de la UE de reasentar migrantes en Hungría sin su aprobación. “La verdadera batalla sólo está empezando”, dijo, añadiendo que la decisión era política: “La política ha violado las leyes y valores europeos”.

El primer ministro eslovaco, Robert Fico, dijo que aunque “respetaba” la decisión del tribunal, la oposición de su gobierno al plan de reubicación “no había cambiado en absoluto”. Prosiguió: “Seguiremos trabajando para que la solidaridad se exprese de otras formas que no sean imponernos migrantes de otros países que además no quieren estar aquí”.

La primera ministra polaca, Beata Szydło, también fue desafiante: “Estaba convencida de que el tribunal iba a tomar esa decisión, pero esto no cambia en absoluto la postura del Gobierno polaco en relación con la política migratoria”.

El ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, dijo que la sentencia significa que los países miembros de la Europa oriental deben acatar el plan de reparto de refugiados: “Siempre les he dicho a nuestros socios de la Europa oriental que lo correcto es aclarar las cuestiones de tipo legal si hay dudas. Pero ahora lo que esperamos de todos los socios europeos es que se adhieran a la sentencia y apliquen el acuerdo sin demora”.

El comisario para la Migración de la UE, Dimitris Avramopoulos, celebró la sentencia del TEJ: “El TEJ confirma la validez del plan de reubicación. Es hora de trabajar unidos y aplicar las medidas de solidaridad completas”. Advirtió que emprendería acciones legales si no cumplían con las obligaciones con los refugiados en “las próximas semanas”.

La Comisión Europea ya ha iniciado acciones legales contra la República Checa, Hungría y Polonia por no asumir sus cuotas de migrantes. El denominado procedimiento de infracción, que autoriza a la Comisión a demandar a los países miembros que se considere que no cumplen sus obligaciones bajo la ley de la UE, podría dar lugar a grandes sanciones económicas.

Es probable que la sentencia del TJUE y las continuas amenazas de Bruselas ayuden al primer ministro Victor Orbán en su campaña para la reelección en 2018. En una reciente encuesta de opinión, el partido de Orbán, Fidesz, obtenía el 53%, seguido del partido nacionalista Jobbik con un 21%. Orbán ha dicho que su programa de campaña se centraría en impulsar la economía, mejorar la seguridad y preservar la identidad nacional.

Orbán, que ha surgido como el abanderado de la oposición europea a la política migratoria de puertas abiertas de la canciller alemana, Angela Merkel, ha alertado varias veces de que los migrantes están amenazando la identidad cristiana europea:

No debemos olvidar que los que llegan han crecido en otra religión, y que representan una cultura radicalmente diferente. La mayoría de ellos no son cristianos, sino musulmanes. Esta es una cuestión importante, porque Europa, y la identidad europea, tienen sus raíces en el cristianismo. ¿No es ya de por sí preocupante que el cristianismo europeo sea apenas capaz de conseguir que Europa siga siendo cristiana? Si perdemos esto de vista, la idea de Europa podría convertirse en un interés de una minoría en su propio continente.

En un mitin de campaña del 3 de septiembre en la localidad de Kötcse, Orbán citó predicciones de expertos que estimaban que 60 millones de personas llegarían desde África a Europa en los próximos veinte años, haciendo aumentar así la población musulmana de Europa a más del 20% en 2030. “La islamización de Europa es real”, alertó Orbán.

Soeren Kern es analista de política europea para el Instituto Gatestone en Nueva York. Síguelo en Facebook y en Twitter.

Fuente: Gatestone Institute

Traducido por Revista El Medio

Polonia: Justamente cuando salieron a protestar contra la invasión musulmana hace dos años, se anima a un millón de ciudadanos polacos a conmemorar la derrota del islam en Europa

Los obispos de Polonia han instado a los católicos de la nación a unirse a una cruzada de oración masiva a lo largo de la frontera de 2.000 millas del país para orar por la salvación de su país.

Breitbart (h / t Dallas B)  Conmemorarán una alianza de ejércitos cristianos liderados por el héroe polaco Jan III Sobieski, el Rey de Polonia que llegó a las Puertas de Viena en 1683. Aunque no era evidente en ese momento, la marea otomana se había vuelto a las Puertas de Viena y estaba a punto de retroceder, comenzando su larga retirada por los Balcanes y Grecia hacia Asia Menor durante los próximos dos siglos.

Los organizadores dicen que esperan que un millón de personas participen en el evento “Rosario en las Fronteras” el 7 de octubre, aniversario de la Batalla de Lepanto, donde “la flota cristiana superó a la armada musulmana, salvando a Europa de la islamización”.

La Fiesta Católica del Santo Rosario fue establecida por el Papa Pío V en 1571 como “Nuestra Señora de la Victoria” después de que la llamada Liga Santa ganó una histórica victoria sobre los turcos otomanos en la Batalla de Lepanto.

El 7 de octubre de 1571, una flota de naves reunidas por una coalición de naciones cristianas luchó intensamente contra las fuerzas del invasor Imperio Otomano. La victoria inesperada de la llamada “Liga Santa” radicalmente reprimió los esfuerzos de los turcos otomanos para controlar el Mediterráneo, “causando un cambio sísmico en las relaciones internacionales de Oriente a Occidente”. Steve Grunow, director general de Word on Fire Catholic Ministries, ha escrito , “el mundo que conocemos nació con esta victoria”.

En noviembre del 2015, más de 100.000 personas salieron a protestar contra la inmigración musulmana a Polonia.

En preparación para este encuentro decisivo, el Papa Pío V ordenó a las iglesias de Roma abrirse para la oración día y noche e instó a los fieles a invocar la intercesión de la Santísima Virgen María a través de la oración del Rosario. Al oír la victoria cristiana, el Papa estableció una nueva fiesta en el calendario litúrgico romano, que se conocería como la fiesta del Santo Rosario. (Menos mal que el Papa Francis no estaba en aquel entonces)

“Creemos que si el rosario es orado por cerca de un millón de polacos a lo largo de las fronteras del país, puede no sólo cambiar el curso de los acontecimientos, sino abrir los corazones de nuestros compatriotas a la gracia de Dios”, dicen los organizadores en su página web . “La poderosa oración del Rosario puede afectar el destino de Polonia, Europa e incluso del mundo entero”, dice.

Fuente: Breitbart

 

La política antirefugiados de Polonia bate récords de popularidad entre los polacos

Los polacos tienen claro no querer refugiados

Tradicionalmente, Polonia siempre ha sido un país conservador, nacionalista, pero en estos últimos meses, el apoyo a la política antirefugiados y antiinmigración masiva ha aumentado a niveles que nunca antes se habían alcanzado.

El partido nacionalista Ley y Justicia (PiS), que hizo historia en 2015 al convertirse en el primer partido político en conseguir mayoría política desde la Guerra ría, ya cuenta con el 43 por ciento de apoyo, habiendo aumentado un seis por ciento su estimación de voto.

Por su parte, Beata Szydlo, primer ministro polaco, cuenta con el apoyo del 53 por ciento de la población según informa el diario Gazeta Wyborcza.

Los polacos no están por la labor de aceptar las normas que se imponen desde Europa y es por ello por lo que la política que está llevando el actual Gobierno polaco está gustando a sus ciudadanos.

Desde Europa se exige a Polonia que acoja refugiados e inmigrantes, pero los ciudadanos lo tienen claro: “No queremos musulmanes, refugiados ni inmigrantes ilegales”, han repetido una y otra vez en diferentes marchas.

La Unión Europea ya ha advertido a Polonia que podría recibir sanciones, pero Witold Waszczykowski, ministro de Asuntos Exteriores, ha dejado claro que no les importa: “La seguridad de Polonia es más importante que las voluntad de la Unión Europea de acoger refugiados”.

 

Una vez mas la canciller alemana Ángela Merker está amenazando a los países que se niegan a recibir las cuotas impuestas de invasores ilegales musulmanes.

A los países de la UE, especialmente los del bloque del Este, que no participan en el plan de cuotas para asignar invasores musulmanes que se hacen pasar por solicitantes de asilo en la Unión Europea, les podrían ser negadas ayuda en otras áreas, advirtió hoy la canciller alemana Angela Merkel.

El local (h / t Marvin W) “Si no hay solidaridad en materia de migración, no habrá más en otras áreas, algo que sería amargo para la cohesión europea”, dijo Merkel al semanario Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung.

Los comentarios de la canciller son como una advertencia a los países de Europa oriental, que reciben miles de millones de euros en beneficios netos por la adhesión a la UE, a diferencia de países contribuyentes netos como Alemania.

La semana pasada, los gobiernos orientales reaccionaron con enojo ante una decisión judicial que les obligaba a aceptar una parte de los solicitantes de asilo de la excesiva cantidad que han llegado a Grecia e Italia.

Hungría y Eslovaquia fallaron el miércoles en un desafío ante el tribunal superior de la Unión Europea, el Tribunal Europeo de Justicia, para bloquear el esquema de cuotas acordado en Bruselas hace dos años.

La mayoría de los ministros de Interior de la UE votaron en septiembre del 2015 para asignar a unas 120.000 personas en la UE de los 1.6 millones que han ingresado en las costas griegas e italianas desde 2014.

Pero las cuotas resultaron impopulares con algunos gobiernos comunistas del este de Europa oriental, quienes dijeron que no estaban equipados para integrar a la gente de países principalmente musulmanes.

Merkel afirma que asignar a los solicitantes de asilo en los países de la Unión Europea será más sencillo una vez que la política migratoria de Europa se mantenga firme. “Probablemente será más fácil conseguir este mecanismo de distribución en Europa si todos los demás elementos de la política de refugiados y migración son más estables”, dijo.

“Si combatimos con éxito las causas del exceso de inmigrantes, protegemos eficazmente nuestras fronteras, tenemos una alianza con África para el desarrollo y ponemos fin a los contrabandistas de personas, entonces la desconfianza de la migración legal manejada será aclarada”, agregó Merkel.

Político  La Comisión Europea ha propuesto un nuevo sistema para hacer cumplir la reubicación de los migrantes en toda la UE, dando a los países que se niegan a aceptar a los refugiados una opción costosa “pay-to-no-play”.

La medida, que fijaría un precio de 250.000 euros por emigrante para los países que quieren evitar las cuotas impuestas por la UE para el reasentamiento de solicitantes de asilo, es parte de una serie de nuevas propuestas encaminadas a reanudar la estrategia de la asediada UE para hacer frente a la migración.

Fuente: El local