Archivo de la categoría: PEDOFILIA

Un saudí de 76 años se casa con una niña de nueve años

La tradición musulmana permite que los hombres se puedan casar con niñas.

Si hace unos días informábamos de la voluntad de los musulmanes de seguir casándose con niñas, este lunes nos ha llegado un terrible caso relacionado con la mentalidad islámica de casarse con niñas que todavía no han llegado a la adolescencia.

“No es una locura. Una niña recibe el cariño de un hombre para formar una familia. Es cuidada, se le trata bien y aprende a ser una buena mujer para su marido”, afirmaban varios colectivos musulmanes días atrás.

Arabia Saudí es uno de los numerosos países islamistas que no tienen una ley que regule la edad mínima a la que poder casarse y mantener relaciones sexuales,puesto que muchas leyes se basan en el Corán y este, no establece una edad mínima para casarse, e incluso establece que los hombres pueden mantener relaciones sexuales con las mujeres cuando ellos quieran y que pueden divorciarse de las mujeres que no tienen todavía la menstruación en cualquier momento que ellos decidan.

En el vídeo, se puede ver a un hombre de 76 años entrando en la habitación donde le espera su nueva esposa, una niña de diez años, que va vestida de blanco y es rodeada por mujeres que celebran la unión entre el hombre y la indefensa niña.

El vídeo, subido a Internet por ‘Saudi Feminist’, ha sido grabado y hecho público para denunciar esta práctica que el colectivo considera de “retrógrada”.

Caso Aislado

Pedófilos musulmanes que se hacen pasar por refugiados se están trayendo a sus niñas novias con ellos a Europa

5545_0d57Las niñas novias musulmanas obligadas a matrimonios forzados en el Medio Oriente se están convirtiendo en algo muy común en los centros de refugiados en los Países Bajos, y las autoridades holandesas no saben cómo lidiar con el problema. Los trabajadores sociales se enfrentan a un dilema horrible: las niñas son tan jóvenes como de 13 años y en el proceso se hacen los de la vista gorda ante lo que sería la violación de niños que es sancionado por el gobierno

sddefault

O-política  Muchas niñas, algunas de tan sólo 13 años, se han convertido en algo muy normal en los centros de asilo holandeses con sus maridos mucho-mayores. Aunque la legislación holandesa no permite a las niñas casarse sino hasta que cumplan 16 años, también se reconocen los matrimonios extranjeros de las chicas más jóvenes si el matrimonio es legal entre la novia y el novio en su país de origen.

islámico-pedófilo-matrimonio-animados

El político holandés Attje Kuiken está consternado, y quiere que la ley sea actualizada para proteger a las niñas novias refugiadas, de lo que se ve como un abuso sexual. “Una niña de 12 años de edad casada con un hombre de 40 años de edad, no es un matrimonio, es pedofilia. Estamos hablando de niñas muy jóvenes, niñas de 12, 13 años de edad que son víctimas de abuso sexual legal en sus países de origen.

El Ministro de inmigración holandés Klaas Dijkhoff está trabajando para conseguir que las leyes de inmigración de su país sean actualizadas sólo para reconocer los matrimonios extranjeros si ambos cónyuges son mayores de 18 años. Entre tanto, las niñas novias están proliferando entre los migrantes.

¿Por qué permite el islam el matrimonio con niñas?

La esposa favorita de Mahoma, Aisha, se casó cuando tenía 6 ó 7 años y el profeta 53, aunque según las fuentes tradicionales el matrimonio no se consumó hasta que cumplió los nueve

 

Abdullah ha pasado la jornada de trabajo vestido con pañuelo y túnica blanca mientras acompaña al grupo de periodistas españoles en un programa oficial, pero al caer la tarde comparte, relajado y vestido con «jeans» y camiseta, un aperitivo con los reporteros en un hotel de lujo de Kuwait City. Las bromas se centran en sus miradas de admiración por la belleza de una colega española. «¿Estás casado Abdullah?». «No, todavía no». «¡Haríais una buena pareja!», tercia un bromista. »Quizá -responde serio Abdullah- pero yo me casaré con una adolescente; hay que empezar a educarlas cuando son muy jóvenes»…

El tópico del matrimonio de muchos musulmanes con menores de 18, e incluso 16 años, no es un estereotipo occidental ajeno a la realidad. Ahí está, para demostrarlo, el proyecto de Ley de Familia presentado la semana pasada ante el Parlamento iraquí por el gobierno de Al Maliki -a quien muchos consideran moderado y prooccidental-, en el que se pide legalizar el matrimonio a cualquier edad. No es normal encontrarse esposas-niñas en Bagdad, pero es una costumbre muy extendida en el resto del país, y defendida -como norma religiosa- por el partido radical chií, que Al Maliki necesita hoy desesperadamente para mantenerse en el poder.

¿Qué tiene de religioso, o de piadoso, obligar a una adolescente a contraer matrimonio con un varón que podría ser su padre? La costumbre, machista, ha sido bendecida siempre por el islamporque entronca con la concepción mahometana del matrimonio, que exige a la mujer una docilidad completa al marido. Pero el argumento más contundente es el ejemplo personal de su profeta por antonomasia,Mahoma. El fundador del islam fue monógamo mientras vivió su primera esposa, Khadija, pero al morir esta tuvo después por lo menos tres mujeres. De ellas su favorita fue sin duda la niña que le fue entregada en matrimonio. Con Aisha, hija del futuro primer califa Abu Bakr, Mahoma se casó cuando ella tenía seis o siete años, aunque según las fuentes tradicionales musulmanas el matrimonio no se consumó hasta que cumplió los nueve.

Actualmente en Irán y en otros muchos países musulmanes, la edad legal para contraer matrimonio está determinada por el casamiento entre Mahoma y Aïcha. Sabido es que el Profeta tomó como esposa a Aïcha cuando esta tenía apenas 6 años y que consumó el matrimonio antes de que cumpliera los 9. En tiempos del Shah la edad legal para las mujeres estaba establecida en los 16 años. Cuando el ayatolá Jomeini tomó el poder, esta fue rebajada a los 9 años. Irán progresa.

No es necesario recordar que la penetración sexual de las niñas a esas edades tan tempranas puede dañar seriamente sus órganos reproductivos, sin hablar ya del daño sicológico que resulta de ello.

Lo que en la cultura occidental resulta extremadamente chocante y reprobable en grado sumo, y es percibido como un abuso intolerable que indigna a toda conciencia normalmente constituida, en el mundo islámico es considerado algo normal y aceptable. No afirmaremos que en el islam todos los hombres aprueban y menos aún llevan a la práctica uniones de esas características tan extremas, aunque estén permitidas por la ley y amparadas por la religión (si bien la verdad es que la edad a la que se casan las mujeres en los países musulmanes suele ser bastante temprana en contraposición a las costumbres occidentales), pero lo innegable es que la mujer es considerada en todo y a lo largo de su vida un simple objeto para uso y consumo del hombre musulmán, en una situación de absoluta e insuperable subordinación que no la respeta ni la protege ni tan siquiera en su niñez.

En cuanto a la pedofilia dirigida a los niños hay algo sumamente curioso en el Corán. En el libro santo de los musulmanes (el mensaje de Alá transmitido a Su Enviado Mahoma por el arcángel Yibril) se puede leer los siguiente: “Para servirles (a los moradores del Paraíso), circularán a su alrededor muchachos de formas perfectas como perlas ocultas” (sura 52:24); “Serán servidos por niños que nunca se harán mayores” (sura 56:17); “Y circularán entre ello criados jóvenes de eterna juventud. Viéndoles se les creería perlas desparramadas” (sura 76:19). Los especialistas en la materia apuntan casi al unísono a una interpretación en clave de pedofilia de estos versículos. ¿Pues alguien cree que esos jóvenes efebos descritos tan sugestivamente están a disposición de las mujeres musulmanas que hubieran obedecido correctamente al mensaje del islam?

En un libro publicado en Egipto y que lleva por título “Pensamientos de un musulmán sobre la cuestión sexual”, el jeque Mohamed Gala Keshk hace un comentario sobre esta cuestión. El escritor afirma que aquél que resiste a la tentación de la pedofilia en la Tierra se verá recompensado en el Paraíso teniendo a su disposición adolescentes varones para su disfrute (es sin duda una manera “ingeniosa” de combatir la pedofilia en el mundo real, prometiendo recompensas ultra terrenales). La publicación de este libro provocó una crítica severa de parte de muchos lectores. La Universidad Religiosa Al-Azhar de El Cairo (una referencia en el mundo islámico) convocó un comité de examen que se tomó bastante tiempo para entregar sus conclusiones. El 22 de julio de 1984 este comité decretó que ese libro no era contrario a las enseñanzas del islam.

Como vemos, esta cuestión está lejos de concitar la unanimidad entre los propios musulmanes, que parecen tener opiniones bastante encontradas. En todo caso hay un hecho innegable, que es la existencia de unos versículos del Corán bastante inequívocos, y una conclusión que no escapa una elemental reflexión sobre el tema. Y esta es que siendo esos “jóvenes de eterna juventud” prometidos como un premio celestial a la virtud, esta recompensa sólo puede contribuir a hacer más deseable la pedofilia. El hecho de asimilar el sexo con niños y adolescentes a un deleite paradisiaco habla a las claras de la pedofilia latente (reprimida o expresada) de la cultura árabo-musulmana, favorecida sin duda por la aceptada y santificada pedofilia hacia las niñas.

El ayatolá Jomeini, el comendador de los creyentes, habla sin tapujos de pedofilia, y también de zoofilia. Estos son extractos de algunos de sus escritos.

“El hombre puede casarse con una niña menor de 9 años, incluso si la niña toma aún el pecho. Sin embargo, el hombre no puede realizar el coito con una niña menor de 9 años. Otros actos sexuales como caricias, frotamientos, besos y sodomia están permitidos. Si el hombre realiza el coito con una niña menor de 9 años, no comete delito si esta no queda dañada permanentemente. Si la niña sufre daños irreversibles (la desflora y por lo tanto pierde todo valor comercial en una cultura en donde se venden las niñas a sus maridos por dinero o propiedades), será responsable de la existencia de de esa niña durante toda su vida. Pero la niña no contará entre sus cuatro mujeres permanentes (es decir deberá mantenerla, tenerla bajo su autoridad y podrá usar de ella a su antojo, pero no tendrá el rango de esposa).

En el mismo libro el padre de la Revolución Islámica de Irán dice lo siguiente: “El hombre puede tener relaciones sexuales con animales, como las ovejas, las vacas, los camellos y otros. Sin embargo debe degollar al animal después de haber alcanzado el orgasmo. No debe vender la carne a las gentes de su pueblo, pero la venta de esa carne en otros pueblos es lícita”. (Jomeini,”Tahrirolvashyleh” 4º volumen, Darol Orm, Gom, Irán 1990).

En otro libro añade: “Si se ha cometido un acto de sodomía con una vaca, una oveja o un camello, su orina y sus excrementos son entonces impuros, e incluso su leche no puede ser consumida. Ese animal debe ser matado cuanto antes y quemado”. (Jomeini, “El pequeño Libro Verde. Proverbios del ayatolah Jomeini. Política, Filosofía, Sociedad y Religión”, pag. 47).

De la lectura de los textos reseñados, sacados del Corán o de obras de señaladas autoridades islámicas, podemos sacar unas conclusiones que resultan obvias incluso para el lector menos atento y perspicaz. Sin insistir en la repugnancia que todo esto provoca en cualquier persona con el corazón bien puesto, resaltamos lo siguiente: No hay condena ni atisbo de reprobación ante esas aberrantes conductas que tienen como víctimas a las niñas de corta edad y a los animales domésticos, objetos inocentes de los desviados apetitos del hombre musulmán. Hay una aprobación sin rodeos ni complejos de la pedofilia con las niñas. Y en lo tocante a la zoofilia, no se prohibe el contacto sexual con los animales, sólo se manifiesta una preocupación de carácter higiénico que se puede traducir en términos crudos y castizos: “No te comas la cabra (o la vaca o el camello) que te acabas de “beneficiar”, no vaya a ser que te encuentres en el plato, junto con el cuscús, lo que un rato antes andaba en el interior de tu organismo, rechaza ese inmundo “kebab”. Por lo demás, si te “ponen” los cuadrúpedos de pezuña hendida, tú mismo. Alá el Magnánimo, el Bienaventurado, el Onmipotente, no te lo prohibe. Y siempre puedes vender la carne contaminada a los habitantes del pueblo vecino”. La tolerancia expresada en estas recomendaciones hacia el abuso sexual de los animales habla a las claras de que estas prácticas antinaturales están ampliamente difundidas en la cultura islámica.

¿Hace falta insistir sobre la infame catadura moral que es es el sello indeleble de la cultura de los pueblos musulmanes, de la miseria espiritual de la cosmovisión islámica, de la profunda degradación de un mundo enfermo sin remedio que no tiene cabida en el concepto mismo de civilización, una religión huérfana de toda bondad y compasión humanas? No condenamos a todos los musulmanes uno por uno, ni queremos considerarlos como enemigos a todos sin excepción , pero a través de la observación, ni siquiera excesivamente profunda ni erudita del islam y sus manifestaciones culturales y sociales, queda dibujado el insalvable abismo cultural, moral y sicológico que nos separa a los europeos de raza blanca de los musulmanes de cualquier color. Ese mundo que calificamos de abyecto e incivilizado no tiene cabida en el nuestro. Los usos y las costumbres, los valores y los principios islámicos están fuera de nuestro universo moral, son radical e insalvablemente antagónicos a los nuestros. El aceite y el vinagre no son compatibles ni se pueden mezclar.

Sus diferentes densidades hacen imposible toda fusión. No puede haber convivencia pacífica alguna entre “ellos” y “nosotros” y el conflicto latente que existe entre ambas partes hará al fin crisis y explotará en algún momento. Ya sólo nos queda prepararnos para lo inevitable.

Fuente: abc.es

Una niña yemení de 8 años muere en su noche de bodas por lesiones sexuales

La pequeña, identificada como Rawan, sufrió un desgarro en sus genitales y una ruptura uterina por culpa de su esposo, de 40 años.

Nada al-Ahdal, una niña yemení de 11 años que se fugó de casa para evitar un matrimonio forzoso / Foto: El País de España
 

Una menor de ocho años originaria de Yemen ha muerto tras mantener relaciones sexuales con su marido, de 40 años, en la noche de bodas, a consecuencia de graves lesiones internas, en la zona tribal de Hardh al noroeste del país, según informa la versión británica de The Huffington Post.

La pequeña, identificada como Rawan, sufrió un desgarro en sus genitales y una ruptura uterina, de acuerdo con la información del diario kuwaití Al Watan, que afirma que varias organizaciones en defensa de los derechos humanos han pedido que se castigue al marido que le quintiplicaba la edad y a la familia de la niña por permitir el matrimonio.

La de Rawan no es el único caso reciente. Hace apenas dos meses, Nada al-Ahdal, una yemení de 11 años, se fugó de casa y denunció a su familia para evitar un matrimonio forzado por dinero.

Según la publicación Albawaba, casi una de cada cuatro niñas son obligadas a casarse antes de los 15 años en Yemen. El país aprobó en febrero de 2009 una ley que establecía la edad mínima para el matrimonio en 17 años, pero fue revocada porque los legisladores conservadores la consideraron “anti-islámica”.

Entre 2011 y 2020, más de 140 millones de niñas se convertirán en niñas-novias, según el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA). La Organización Mundial de la Salud (OMS), calcula que cada día se casan 39.000 niñas menores de 18 años.

 
Fuente: http://www.caracol.com.co/noticias/internacionales/una-nina-yemeni-de-8-anos-muere-en-su-noche-de-bodas-por-lesiones-sexuales/20130909/nota/1967084.aspx.

Islam clerigo Saudita y la pedofilia: “Tu puedes casarte incluso con una niña de 1 año” vídeo

Ahmad Al-Mu’Bi, oficiante de matrimonios saudí, es entrevistado en un canal de televisión libanés. Este tío maquilla y disimula la pedofilia clásica en algunas partes de la sociedad musulmana, intentando presentar la asquerosa realidad como algo positivo, pero al menos no hace Taaqiya (mentir para favoreceré al Islam) y por eso vale la pena ver el vídeo.

La homosexualidad en el Islam es castigable con la muerte pero la pederastia es permisible.
Quran 52:24 Cerca de ellos servirán, (dedicados) a ellos, criados machos jóvenes (guapos) como Perlas bien cautelosos.
Tambien en Surah 76:19 y Allah promete jóvenes frescos a hombres musulmanes.
“Y cerca de ellos irán jóvenes que nunca cambian en la edad; cuando usted los ve usted pensará que ellos serán perlas dispersadas.”
Gracias a Muhammad y su ejemplo, ahora cada pedofilo pervertido en el Islam tiene una justificación de abusar a niños. Ellos llaman este delito vergonzoso “matrimonio”.

“”Una niña de nueve años “da con frecuencia mejor resultado en la cama que una joven de 20″. Así lo afirma el jeque marroquí Mohamed Ben Abderrahman Al Magrebi en un edicto islámico (o fatua).

El susodicho daba esta razón para “legalizar” la unión entra una niña y un hombre adulto. “Nos han contado, y hemos constatado, que las niñas de esa edad dan mejores prestaciones que las mujeres adultas”, afirma. “En consecuencia están tan capacitadas para contraer matrimonio como las jóvenes de 20 años”””

El año pasado se conoció el caso de Najud Mahammed Alí, una niña yemení de 8 años de edad que había pedido el divorcio ante un tribunal, aduciendo la pequeña que era objeto de contínuos malos tratos por parte de su marido de 30 años de edad. Ahora, el Parlamento del Yemen ha intentado establecer la edad mínima para contraer matrimonio en los 17 años, pero los líderes religiosos han dictado una fatua que se opone a esta reforma legistativa afirmando que es contraria al Islam.

Mientras Occidente ventila noticias relevantes a los delitos de pedofília por parte de curas católicos o por ejemplo de la orden de los legionarios de Cristo, o el famoso caso del cura Julio Cesar Grassi y su juicio en la Argentina; y por el otro lado le hacen propaganda al culto del islam que intenta imponerse y dominar con ayuda de la ONU, y OCULTAN que las leyes islámicas permiten la pedofilia, y cuando se trata de hablar sobre los delitos de su falso profeta mahoma, se escucha un gran silencio, y muchas amenazas por detrás.

Es que en el islam la pedofília es legal, por orden del falso profeta para justificar sus depravadas acciones..

Fuente: Goal Zorrete