Archivo de la categoría: PATRIOTAS AUSTRÍACOS.

El primer ministro austriaco amenaza con cerrar una de las mezquitas más grandes de Viena

El primer ministro austriaco, Sebastian Kurz, conocido por su actitud islamofóbica y anti Turquía, amenazó con cerrar una de las mezquitas más grandes de Viena e instó a las autoridades municipales a ser más estrictas con respecto a los subsidios estatales para las organizaciones que pertenecen a minorías musulmanas.

Kurz no es “islamofóbico”. Tampoco es “anti-Turquía” sin una razón aparente. Estas acusaciones son un truco cansón y muy utilizado por los supremacistas islámicos y los izquierdistas: culpar a los líderes no musulmanes simplemente por cumplir con su deber de proteger a sus ciudadanos. Turquía se ha vuelto cada vez más agresiva bajo el manadato de su despótico presidente Recep Tayyip Erdogan, quien ha pedido que “un ejército del Islam” destruya a Israel e incluso ha declarado que quiere recuperar el territorio anteriormente ocupado por el Imperio Otomano.

Rechazando las políticas suicidas e imprudentes de la UE, Kurz ha prometido resistir la hégira y trabajar con el líder húngaro Viktor Orban. No es de extrañar que ahora esté manchado como un “islamófobo”. Y le dicen así: ríndete ante la supremacía islámica, infiel, o si no eres “islamófobo” y “racista”.

Esto significa que las naciones europeas deben mantener sus fronteras abiertas a la hégira y dejar de resistirse a la aplicación de los principios de la ley sharia. Desafortunadamente, muchos ya se han rendido para evitar ser etiquetados de “islamófobo” y “racista”. Mientras tanto, demasiados musulmanes son libres de violar mujeres infieles, torturar a niñas con MGF, casar novias menores, someter mujeres, perseguir a cristianos y minorías, cortar cabezas, cualquier cosa.

Los líderes europeos prefieren invitar a sus países a los abusos practicados en los estados islámicos y marcar el comienzo de ataques mortales de la jihad en lugar de practicar la debida diligencia en la política de inmigración. Su enfoque está completamente orientado en obtener votos. No respetan las vidas sacrificadas por la libertad ni por su deber de proteger a sus propios ciudadanos.

Felicitaciones a los “islamófobos” y “anti-Turquía” como Kurz. Los individuos razonables no apoyan la intolerancia antimusulmana, pero se resisten a la estratagema de la supremacía islámica de forzar lo que en realidad son leyes de blasfemia contra la Sharia en las sociedades libres. Las sociedades libres deben proteger el derecho a ofender a todas las ideologías, y eso incluye al Islam, contrario al decreto inmutable de la ley islámica de que el Islam no debe ser desafiado.

El primer ministro austriaco, Sebastian Kurz, conocido por su actitud islamofóbica y anti Turquía, amenazó con cerrar una de las mezquitas más grandes de Viena e instó a las autoridades municipales a ser más estrictas con respecto a los subsidios estatales para las organizaciones que pertenecen a minorías musulmanas.

El canciller austríaco que está en contra de Turquía, Sebastian Kurz, amenazó con cerrar una de las mezquitas más grandes de Viena e instó a las autoridades municipales a ser más estrictas con respecto a los subsidios estatales para las organizaciones musulmanas en la ciudad, según los informes.

Kurz, quien es conocido por su actitud islamofóbica y anti Turquía, criticó un evento de conmemoración celebrado en una mezquita turca en el 2016, donde niños disfrazados de soldados turcos participaron en una recreación de la batalla de Gallipoli en la Primera Guerra Mundial.

“Lo que ocurrió … aquí no tiene cabida en Austria. Habrá cero tolerancia por parte del gobierno “, dijo Sebastian Kurz a los periodistas. “Este gobierno lidiará con estos acontecimientos negativos con toda su fuerza”.

El derechista Kurz, de 31 años, dijo que bajo la ley austríaca, la mezquita podría ser cerrada.

Su jefe de personal, Gernot Bluemel, dijo el martes que había ordenado al Kultusamt, la autoridad de asuntos religiosos, que realizara una investigación “muy exhaustiva”.

Las fotos, publicadas por el semanario Falter, mostraban a los jóvenes con uniformes de camuflaje marchando, saludando, ondeando banderas turcas y luego jugando a la muerte.

La batalla de Gallipoli de 1915-1916, conocida como la Batalla de Çanakkale en turco, vio a los otomanos resistir una invasión aliada.

Las relaciones de Turquía con Austria han sido tensas durante mucho tiempo, con Kurz pidiendo a la Unión Europea que rompa las negociaciones sobre Ankara uniéndose al bloque.

El joven líder austriaco es el jefe del conservador Partido Popular de Austria (ÖVP) y prestó juramento como primer ministro el 18 de diciembre después de las elecciones generales de octubre. A principios de diciembre, se formó una coalición entre el ÖVP de Kurz y el Partido de la Libertad de Austria (FPÖ) después de ocho semanas de intensas negociaciones. Las conexiones neonazis del FPÖ causaron preocupación en Austria y otros países de la UE. Se han comprometido a detener la inmigración ilegal, reducir los impuestos y resistir la centralización de la UE.

Recientemente fue criticado por proponer prohibir el pañuelo musulmán en las escuelas …

Fuente:  A News

Austria planea prohibir el velo islámico en escuelas primarias

El Gobierno austríaco, formado por el partido conservador ÖVP y el ultraderechista FPÖ, anunció una iniciativa legal para prohibir el velo islámico para niñas en jardines de infancia y escuelas primarias.

“Nuestro objetivo es trabajar en contra del desarrollo de ‘sociedades paralelas’ en Austria, lo que incluye llevar un velo (islámico) en los jardines de infantes y escuelas primarias”, señaló el canciller federa, Sebastian Kurz, en declaraciones a la radio Ö1.

“Queremos asegurar que todas las niñas en Austria tengan las mismas oportunidades para desarrollarse. La base para ello son nuestros valores fundamentales y la imagen que tenemos de nosotros mismos como sociedad”, agregó el líder del partido popular ÖVP.

El debate sobre una prohibición fue lanzado el pasado fin de semana por el líder ultraderechista y vicecanciller Heinz-Christian Strache, quien habló de la necesidad de “proteger” a las niñas.

Sin embargo, la mayoría de las comunidades musulmanas consideran que las niñas de esa edad no deben ponerse el velo todavía.

Carla Amina Baghajati, portavoz de asuntos para la mujer en la comunidad islámica de Austria, señala en el diario Der Standard que el debate sobre una prohibición del velo es “contraproducente”.

“Tenemos un diálogo que funciona muy bien en el seno de la comunidad musulmana”, dijo la representante de la comunidad musulmana austríaca.

La prohibición del velo en los jardines de infancia y escuelas primarias “no debería ser ningún tema de debate”, porque a esas edades las niñas no deberían llevar el velo, dijo.

Según explicó la portavoz, para ello se necesita primero “madurez física y espiritual”.

Los ministerios de Asuntos de la Mujer, de Educación y de Integración deberán elaborar ahora una propuesta legal, que necesitará una mayoría de dos tercios en el Parlamento austríaco.

Para ello, el ÖVP y FPÖ necesitarán el apoyo de al menos un partido opositor en la Cámara, por ejemplo los socialdemócratas o los liberales.

Estos partidos se mostraron a favor de una prohibición, aunque exigieron a cambio más medidas de integración para inmigrantes y refugiados.

Por otra parte, Manfred Nowak, director del Instituto Ludwig-Boltzmann de Derechos Humanos de Viena, advierte en Der Standard de que una prohibición violaría los derechos fundamentales.

“Es un ataque contra la libertad de religión y la privacidad de niños y también de los padres. Lo que me ponga forma parte de mi libertad de expresión”, señaló el conocido experto, relator de Naciones Unidas contra la tortura entre 2004 y 2010.

En Austria viven unos 700.000 musulmanes, o sea, un 8 % de la población, en su mayoría procedentes de Turquía, Chechenia y Egipto.

Además, en los últimos tres años llegaron al país unos 150.000 refugiados de Oriente Medio, sobre todo sirios, afganos e iraquíes.

Desde el año pasado está prohibido llevar en la vía pública de Austria el velo integral que cubre la cara entera.

Fuente: Aurora

El Vicecanciller austríaco, Heinz-Christian Strache, llama a la “Deportación Inmediata y Consecutiva” de todos los inmigrantes musulmanes criminales.

A diferencia de las promesas vacías que solemos escuchar de los políticos, Strache habla en serio. Como líder de la lucha contra la islamización FPO (Freiheitliche Partei Österreichs , Partido Liberal de Austria), que es el actual rector de Austria, en una coalición de derecha con el ÖVP ( Österreichische Volkspartei , el Partido Popular de Austria) con Sebastian Kurz como canciller.

Esta coalición ganó las elecciones por su plataforma para poner fin a la migración masiva de musulmanes y reducir el número de inmigrantes ilegales que ya se encuentran en el país. En su declaración, el Sr. Strache no solo habla sin rodeos sobre los peligros que representan los migrantes musulmanes, sino que incluso identifica las etnias (chechenos y afganos) que muestran la mayor brutalidad. Él enfatiza la inutilidad en el intento de “integrar” a esos matones, e insiste en que deben ser deportados inmediatamente.

h / t  Rita L.  &  Gates de Viena

AUSTRIA: Aumento pronunciado del sentimiento anti-musulmán predice dominar las elecciones parlamentarias del 15 de octubre

Los partidos conservadores que hacen campaña con un mensaje anti-musulmán migrante, están listos para ganar el 15 de octubre y formar un gobierno de coalición. Pues incluso los partidos más grandes en Austria comienzan a adoptar el populismo de la derecha (anti-Islam) en la víspera de las elecciones generales de la semana próxima, los musulmanes en el país se están sintiendo más amenazados.

Las mujeres musulmanas con niños caminan hacia una mezquita en el centro de Viena el 14 de abril de 2017, Austria. Un debate se lleva a cabo en Austria después de que un estudio sugiriera que los jardines de infantes islámicos de Viena estaban ayudando a crear “sociedades paralelas” o incluso a producir los peligrosos radicales del futuro. 

Este giro hacia la derecha en un país que ha tenido gobiernos centristas casi consistentemente desde la Segunda Guerra Mundial, podría tener repercusiones en toda Europa, envalentonando a los políticos que toman una línea dura contra el Islam y la inmigración musulmana.

Sabah diario  Mientras que los austriacos crecen más abiertamente hostiles hacia los musulmanes, los principales partidos políticos están blandiendo deliberadamente sentimientos anti-musulmanes en el país mayoritariamente católico antes de las elecciones parlamentarias de octubre. Recientemente se reunió en las afueras de Viena una procesión de ultranacionalistas con antorchas encendidas para escuchar los ardientes discursos del aniversario de la victoria del siglo XVII sobre los otomanos musulmanes.

La policía austríaca advierte a las mujeres de pelo rubio que tiñan su cabello oscuro para que sean menos atractivas para los violadores musulmanes

“Hoy tenemos que defender nuestra patria de nuevo”, dijo el líder del movimiento Identitaren. Casi un tercio de los austriacos dijo en una encuesta reciente que no les gustaría vivir junto a los musulmanes, una cifra más alta que en Alemania, Francia, Suiza y Gran Bretaña.

Los periódicos nacionales advierten acerca de la “espiral de los costos de los refugiados”, de los “violadores” musulmanes y de los ataques islámicos inminentes, en respuesta a una afluencia récord de inmigrantes y ataques yihadistas en toda Europa.

Debido a las actuales leyes de ciudadanía de Austria, para el 2022 todos los inmigrantes ilegales africanos y musulmanes actualmente en el país tendrán plena ciudadanía, incluyendo el poder de votar.

A pesar de un modelo de integración muy exitoso, tradicionalmente los partidos centristas están aprovechando estos miedos para ganar votos en el país de 8,75 millones de personas. El popular líder del Partido Popular conservador (OeVP), Sebastian Kurz (abajo), quiere reducir los beneficios de los inmigrantes y cerrar todos los jardines de infantes islámicos, que cree pueden crear “sociedades paralelas”.

Su partido fue decisivo en la prohibición de la financiación extranjera de mezquitas y en la prohibición del velo musulmán, que entrará en vigor en octubre. Eso fue un gran éxito con el OeVP que acaparó el primer punto en encuestas de opinión para las elecciones del 15 de octubre. La extrema derecha Freedom (FPOe) está ahora luchando por el segundo lugar con los socialdemócratas (SPOe).

El líder del Partido de la Libertad (FPO) Heinz-Christian Strache dice que “Viena no debe convertirse en Islanbul” 

El canciller Christian Kern comenzó su campaña con un video de él charlando con votantes disgustados en un bar. “No soy racista, pero … es inaceptable que la gente use burka y tengo miedo en mi propio país”, dice una mujer agitada.

“Cuando las partes abordan el tema del Islam, siempre está en un contexto negativo”, dijo el concejal de la ciudad de Viena, Omar al-Rawi, quien anteriormente trabajó como representante de integración de la comunidad islámica de Austria, un grupo musulmán clave.

Los europeos de diez países piensan que la inmigración de las naciones mayoritariamente musulmanas debería detenerse.

Noticias de Yahoo  Después del resultado de la elección bombista en Alemania que vio un partido de extrema derecha entrar en el parlamento por primera vez en 60 años, el próximo país europeo en ir a las urnas es la vecina Austria.

El Partido Popular conservador (OeVP) está encabezando las encuestas de opinión mientras el país se prepara para votar. Incluso este tradicional partido de centro-derecha, que gobernó en coalición con los socialdemócratas de izquierda (SPO) de 2007-2017, está tomando una línea dura contra la inmigración musulmana y la comunidad musulmana.

El Islam es la religión de más rápido crecimiento en la mayoría católica de Austria, con 700.000 musulmanes que viven en el país, el doble que en 2001. En la capital, Viena, hay ahora más niños musulmanes que católicos en las escuelas primarias estatales.

Pero muchos musulmanes creen que están siendo discriminados cada vez más en medio de un telón de fondo de la islamofobia en la víspera del día de votación del 15 de octubre. En una encuesta reciente, casi un tercio de los austriacos dijo que no les gustaría vivir junto a un musulmán.

Sebastian Kurz, el nuevo líder popular del Partido Popular , está haciendo campaña para recortar los beneficios para los migrantes y cerrar los vivideros musulmanes. -No los necesitamos. No debe haber jardines de infantes islámicos “, dijo Kurz a principios de este verano.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Austria, Kurz, ha pedido el cierre de los jardines de infantes islámicos en el país.

El sitio web de su campaña indica que las instituciones ” aislan lingüística y culturalmente a los niños de la sociedad mayoritaria y son un obstáculo para ellos en el curso ulterior de la vida”. También fue una fuerza instrumental para interponer la prohibición de burcas y niqabs en Austria, que entrará en vigor en octubre de este año.

La popularidad de su partido ha saltado bajo su liderazgo, aumentando del 20-25% a un máximo del 35%. Este giro a la derecha en un país que ha tenido gobiernos centristas casi consistentemente desde la Segunda Guerra Mundial podría tener repercusiones en toda Europa, envalentonando a los políticos que toman una línea dura sobre el Islam y la inmigración.

Ya era conocido a nivel europeo por cerrar la ruta de los Balcanes Occidentales hacia el corazón próspero de la UE para los migrantes.

La parte de extrema derecha Freedom Part (FPOe) está luchando por el segundo lugar con los socialdemócratas, dándoles su mejor oportunidad de entrar en el gobierno.

Heinz Christian Strache (abajo), el líder del partido, ha pedido previamente una ley que prohíba el “Islam fascista” y prohíba símbolos musulmanes, comparando el paso a una ley actual que prohíbe los símbolos nazis en Austria.

La FPOe afirma que “el Islam no tiene lugar en Austria” y se compromete a sustituir el actual ministerio de integración del país por un ministerio de “protección de la patria y de la cultura dominante”.

“Ponemos fin a esta política de islamización, de lo contrario nosotros, los austríacos, los europeos llegaremos a un final abrupto”. Dijo Strache. “Necesitamos inmigración cero y menos”. El sitio web del partido incluye una declaración del Sr. Strache que pide “acción contra los derechos de los musulmanes”.

El popular videojuego “Bye Bye Mosque”, que fue rápidamente prohibido después de que fue lanzado por el Partido de la Libertad en 2010 como parte de su candidatura para la elección en el gobierno regional en la segunda provincia más grande de Austria, golpeó un nervio crudo. Si se lanza hoy, sería más popular que nunca y probablemente no sería prohibido.

En el juego, los jugadores deben tratar de detener la construcción de minaretes y mezquitas usando un letrero “stop”. Si un jugador falla en detener la construcción, entonces los muecines barbudos emiten llamadas a la oración contra un telón de fondo alpino.

En aquel entonces, el 14 de octubre, el político de la FPO (Partido de la Libertad de Austria), Gerhard Kurzmann, fue llamado a comparecer ante un tribunal acusado de incitación relacionada con su papel en la creación del juego flash Moschee Baba [Mosca de Bye Bye] . Las cargas fueron dejadas caer.

Tiempos de Israel  La prohibición austriaca de la Burqa, formalmente conocida como la “Prohibición contra la cubierta de la cara” – prohíbe las máscaras de esquí fuera de la cuesta, las máscaras quirúrgicas fuera de los hospitales y las máscaras del partido en público. Las violaciones llevan una multa posible de 150 euros (casi $ 180) y la policía está autorizada a usar la fuerza con gente que se resiste a mostrar sus rostros.

La ley que prohíbe los revestimientos islámicos de pleno derecho, ya que las elecciones predicen la victoria de los partidos anti-migrantes en las elecciones del 15 de octubre

Pero su nombre popular refleja la asociación más frecuente – las prendas que sólo las mujeres musulmanas usan para ocultar sus rostros y cuerpos enteros.

Cinco de cada siete de los que dijeron respaldar la ley también dijeron que votarían por los dos partidos que los críticos vinculan al sentimiento anti-musulmán: el Partido de la Libertad conservador y el Partido Popular.

El ministro austriaco de Asuntos Exteriores e Integración, Sebastian Kurz, quien a los 30 años es el más joven en ocupar ese puesto en cualquier parte del mundo, fue criticado por su idea de prohibición del Burqa para grupos musulmanes, pero ahora su idea es la ley.

El Partido Popular evita el discurso inflamatorio del Partido de la Libertad, pero ha cambiado radicalmente desde el centro bajo el nuevo líder Sebastian Kurz para hacer eco de las posiciones de ese partido sobre la migración. El Partido Socialdemócrata, que actualmente es el socio mayoritario de la coalición gubernamental con el Partido Popular, se ha quedado con dificultades.

Bajo el canciller Christian Kern, los socialdemócratas se centran en temas sociales y reclaman crédito por la reciente recuperación económica de Austria. Pero el mensaje de Kern no está bien.

Pincha en el siguiente enlace para ver video: