Archivo de la categoría: PALESTINA

Presidente Obama: no destruya en su última hora el proceso de paz

por Alan M. Dershowitz
4 de Noviembre de 2016

La Administración Obama está lanzando potentes señales de que después de las elecciones presidenciales podría tratar de dar un golpe de mano para la resolución del conflicto israelo-palestino en Naciones Unidas. A pesar de las reiteradas invitaciones del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, a reunirse sin condiciones, la situación sigue en punto muerto. Algunos culpan a la falta de voluntad palestina para reconocer a Israel como el Estado-nación del pueblo judío y para hacer concesiones en el denominado derecho al retorno. Otros –incluida la actual Administración de EEUU– cargan la mayor parte de la culpa sobre los hombros del Gobierno Netanyahu por seguir construyendo en la Margen Occidental, con la reciente aprobación de entre 98 y 300 nuevas viviendas en Shiloh. Sean cuales sean los motivos –y son complejos y poliédricos–, el presidente Obama debería resistir cualquier tentación de cambiar, en sus últimas semanas en el cargo, una antigua política estadounidense: que sólo unas negociaciones directas entre las partes lograrán una paz duradera.

En concreto, Obama debería vetar la resolución que se prevé presente Francia en el Consejo de Seguridad para poner en marcha una conferencia de paz internacional bajo los auspicios de la ONU. En líneas generales, es probable que la resolución francesa pida:

Fronteras basadas en las líneas de 1967 con un intercambio acordado de tierras equivalentes; acuerdos en materia de seguridad que preserven la soberanía del Estado palestino y garanticen la seguridad de Israel; una solución negociada, justa y equitativa para el problema de los refugiados; un acuerdo para que Jerusalén sea la capital de ambos Estados.

Estas directrices podrían parecer razonables. De hecho, se parecen llamativamente a las ofertas rechazadas por los líderes palestinos en 2000 y 2001 y presentadas por el primer ministro israelí Ehud Barak y el presidente de EEUU Bill Clinton –y en 2008 por el primer ministro israelí Ehud Olmert–. La ONU, sin embargo, se ha descalificado para desempeñar cualquier función constructiva en el proceso de paz. Sus recientes intentos de intervenir en el conflicto han dado lugar a una serie de desastres sin paliativos. El denominado Informe Goldstone, cuyo cometido era investigar las acusaciones de crímenes de guerra que se habrían cometido durante la intervención israelí en Gaza en 2009, era tan sumamente tendencioso contra Israel que el propio Richard Goldstone tuvo que retractarse de algunas de sus conclusiones principales en 2011.

Desde entonces, la ONU no ha hecho nada para asegurar a Israel que puede ser un foro imparcial para las negociaciones. Sólo en el último año, ha tomado a Israel como blanco de sus críticas en temas como los derechos a la salud y –para mayor ridículo– los derechos de la mujer, sin mencionar siquiera a regímenes cuyo historial en estas cuestiones es francamente abominable. Sólo en el último año, la Asamblea General de la ONU ha adoptado al menos veinte resoluciones diferentes con Israel en el centro de sus críticas. Más recientemente, la Unesco intentó borrar milenios de historia judía en relación con el Monte del Templo de Jerusalén. Así las cosas, EEUU no debería confiar en que Israel reciba la debida atención en cualquier conferencia de paz que esté patrocinada por la ONU.

Como dijo Netanyahu en su último discurso ante la Asamblea General: “El camino a la paz pasa por Jerusalén y por Ramala, no por Nueva York”. Es decir, que el único camino para avanzar en el proceso de paz israelo-palestino son las negociaciones bilaterales entre las partes. Netanyahu y Abás deben sentarse y llegar a un acuerdo para asumir dolorosos pero necesarios compromisos con el objetivo de crear un Estado palestino y a la vez atender las preocupaciones de Israel sobre seguridad, así como las realidades sobre el terreno. Resoluciones como la propuesta por los franceses minan dichos esfuerzos alentando a los palestinos a creer que las negociaciones directas –y los sacrificios mutuos que podrían conllevar– son innecesarias, y que pueden lograr un Estado contando únicamente con las resoluciones de la ONU. También harían más difícil, si no imposible, que la Autoridad Palestina aceptase algo menos de lo que ya le ha dado la ONU, lo que a su vez garantizaría el fracaso de cualquier negociación realista.

Es por esta y otras razones por lo que EEUU ha mantenido durante mucho tiempo la política de vetar –o frustrar– los intentos de la ONU de interferir en el proceso de paz incluso cuando se estanca. El presidente Obama dijo en 2013:

Queremos ver un Estado palestino independiente, viable y contiguo [a Israel] que sea la patria del pueblo palestino. La única manera de lograr ese objetivo es mediante las negociaciones directas entre los propios israelíes y palestinos.

Hillary Clinton también ha expresado en anteriores ocasiones su apoyo a unas negociaciones bilaterales, y en su campaña ha dicho que “no se puede imponer una solución a este conflicto desde fuera”. También lo ha dicho Donald Trump.

Sin embargo, al parecer, varios funcionarios y exfuncionarios de Obama han aconsejado al presidente que apoye, o que al menos no vete, la resolución francesa, así como una iniciativa unilateral palestina para que la ONU declare ilegales los asentamientos israelíes. Sería un error –antidemocrático, por lo demás– que Obama revirtiera unilateralmente décadas de política exterior estadounidense en su fase de pato cojo. Después de todo, su Administración vetó en 2011 una propuesta palestina unilateral, casi idéntica, que exigía que Israel interrumpiera “inmediata y completamente todas las actividades de asentamiento en territorio palestino ocupado, incluido Jerusalén Este”. Asimismo, Obama ha presionado varias veces a Francia y a otros países europeos para que no presentaran ninguna propuesta relacionada con el conflicto israelo-palestino, en la idea de que tales iniciativas desincentivan las negociaciones bilaterales. Esta es seguramente la visión de la mayoría del Senado, que tiene su propia autoridad constitucional para participar en las grandes decisiones sobre política exterior. De hecho, 88 senadores firmaron una carta abierta a Obama en la que pidieron al presidente que vetara cualquier resolución del Consejo de Seguridad sobre el conflicto israelo-palestino.

El periodo comprendido entre las elecciones y la toma de posesión del nuevo inquilino de la Casa Blanca es el único momento en que el presidente puede actuar sin los controles y contrapesos de la democracia estadounidense. Obama no debería hacer nada que pueda atar las manos de su sucesor.

El presidente de EEUU, Barack Obama, se dirige a la 71ª Asamblea General de la ONU, el 20 de septiembre de 2016. (Imagen: Naciones Unidas).

El presidente de EEUU, Barack Obama, se dirige a la 71ª Asamblea General de la ONU, el 20 de septiembre de 2016. (Imagen: Naciones Unidas).

Obama tiene que entender que no podrá lograr una paz duradera en los meses que le quedan de presidencia: hay una multitud de cuestiones complejas y conflictivas –en especial el estatus de Jerusalén, los derechos de los denominados refugiados palestinos y la situación en Gaza– que deben ser abordadas en profundidad a fin de que se logre una paz duradera. Sin duda, nuestro próximo presidente tendrá que adentrarse otra vez en el proceso de paz israelo-palestino. La nueva Administración deberá, con el acuerdo del Senado, disponer de plena flexibilidad para hacer lo que considere apropiado. No debería verse bloqueada por unos parámetros heredados de un presidente desesperado por asegurar una victoria política en el corto plazo que a la larga dificultaría aún más que se logre una solución al conflicto.

Si Obama considera que debe involucrarse para intentar romper el bloqueo antes de dejar el cargo, debería proponer que el actual Gobierno israelí ofrezca propuestas similares a las ofrecidas en 2000, 2001 y 2008, y que esta vez los líderes palestinos las acepten en negociaciones cara a cara. Pero no debería emprender acciones (o dejar de emprenderlas) que puedan invitar a la ONU a implicarse en el proceso de paz; una implicación que aseguraría el fracaso de cualquier intento de un futuro presidente para promover una paz negociada.

Deberíamos escuchar las opiniones de los dos candidatos sobre si EEUU debería apoyar o vetar una resolución del Consejo de Seguridad que les pueda atar las manos en caso de que resulten elegidos. Aún no es demasiado tarde para impedir que Obama destruya cualquier perspectiva realista de paz.

Alan M. Dershowitz: Abogado, profesor de la Escuela de Derecho de Harvard y escritor. Autor de numerosos artículos, ensayos, entre ellos “The Case for Israel” (2005), y obras de ficción (“The Trials of Zion,” 2010).

Los terroristas islámicos “palestinos” de Sarona fueron inspirados por ISIS según el Shin Bet

Los terroristas que mataron a 4 personas, y causaron 16 heridos en un mercado de Tel Aviv, tenían previsto inicialmente atacar un tren, según la acusación

Khalid Muhamra, izquierda, Younis Ayash Musa Zayn, centro, y Muhammad Muhamra, derecha, habla con un abogado durante su acusación en un Tribunal de Distrito de Tel Aviv el 4 de julio de 2016. Los tres hombres palestinos han sido acusados de asesinato en relación con la ataque terrorista en el mercado de Sarona en el centro de Tel Aviv, en el que cuatro israelíes murieron.  (Flash90)

Khalid Muhamra, izquierda, Younis Ayash Musa Zayn, centro, y Muhammad Muhamra, derecha, hablan con un abogado durante su acusación en un Tribunal de Distrito de Tel Aviv el 4 de julio de 2016. Los tres hombres palestinos han sido acusados de asesinato en relación con el ataque terrorista en el mercado de Sarona en el centro de Tel Aviv, en el que cuatro israelíes murieron. (Flash90)

Los dos terroristas palestinos que llevaron a cabo un tiroteo letal en un restaurante en el centro de Tel Aviv el mes pasado habían sido “inspirados” por el Estado islámico, pero no fueron formalmente involucrados con la organización, de acuerdo con una acusación presentada el lunes.

El 8 de junio, los primos Muhammad y Khalid Muhamra abrieron fuego en la zona de ocio de un mercado en Sarona, en el corazón de Tel Aviv, matando a Ido Ben Ari, Ilana Naveh, Michael Feige y Mila Mishayev, e hiriendo a más de una docena de personas. Se dieron a la fuga, pero fueron capturados con vida por los guardias de seguridad privados y la policía poco después.

Los primos Muhamra no tenían ningún plan de escape para su ataque, informó un portavoz de la agencia de seguridad Shin Bet a The Times of Israel.

“Ellos confiaron en Dios”, dijo el funcionario.

Los dos hombres palestinos, junto con un tercero, Younis Ayash Musa Zayn, que los había asistido y planificado para unirse a ellos, fueron acusados de asesinato en un Tribunal de Distrito de Tel Aviv el lunes por el devastador ataque.

Khalid Muhamra, izquierda, Younis Ayash Musa Zayn, centro, y Muhammad Muhamra, a la derecha, se sientan detrás de una ventana de vidrio durante su acusación en un Tribunal de Distrito de Tel Aviv el 4 de julio de 2016. Los tres hombres palestinos han sido acusados de asesinato en conexión con el ataque terrorista en el mercado de Sarona en el centro de Tel Aviv, en el que cuatro israelíes murieron.  (Flash90)

Zayn no participó en el ataque por “motivos técnicos”, dijo el servicio de seguridad Shin Bet, pero él había participado en su concepción y había comprado las armas utilizadas a un fabricante local.

Durante los interrogatorios, el trío dijo a los investigadores que habían estado planeando el ataque terrorista durante aproximadamente seis meses. Ellos originalmente habían previsto llevar a cabo el tiroteo en un tren de pasajeros, pero más tarde cambiaron de parecer debido a la dificultad en el pasado para esconder las armas en las estaciones, según el Shin Bet.

Las fuerzas de seguridad israelíes en la escena de un tiroteo mortal en el centro comercial Sarona Mercado en Tel Aviv, 8 de junio de 2016. (Gili Yaari / Flash90)

La decisión de atacar el restaurante Max Brenner en Sarona fue “aleatorio y se tomó la decición el día del ataque”, dijo el Shin Bet en un comunicado.

Los tres jóvenes, todos de 20 años de edad, eran residentes de la aldea palestina de Yatta, en las afueras de Hebrón.

Khalid Muhamra (izquierda) y Muhammad Muhamra (derecha), dos primos palestinos de la localidad cisjordana de Yatta que llevó a cabo el ataque terrorista en el mercado de Sarona en el centro de Tel Aviv, en el que cuatro israelíes murieron.  (Cortesía)

Según los investigadores, Muhammad Muhamra era un partidario del Estado Islámico, habiendo sido expuesto a su propaganda en línea. Había estado viviendo y estudiando en Jordania, pero regresó a Yatta en febrero del 2016, en la época en que él y su primo decidieron llevar a cabo el ataque.

A pesar de que era un partidario del Estado Islámico, el Shin Bet hizo hincapié en que no había indicios de que los tres habían sido “formalmente formados en la organización”, o que hubieran recibido “asistencia o instrucciones de algún tipo” de la banda terrorista.

Archivo.  Una ametralladora de estilo Gustav Carl utilizado en un ataque terrorista en la Puerta de Damasco fuera de la ciudad vieja de Jerusalén el 3 de febrero de 2016. (Policía de Israel)

El ataque se llevó a cabo con armas de fuego improvisadas con metralletas estilo Gustav Carl, conocidos como Carlos, que se han utilizado en una serie de ataques durante la ola de terror en curso. Las metralletas de fabricación casera simples, carecen de precisión y alcance, pero están bien adaptadas para crear el caos ya que generalmente son totalmente automáticas.

Ellas fueron adquiridas de un fabricante de armas de Yatta, que ha sido detenido junto con otros nueve residentes locales que se cree que han estado involucrados en el ataque de alguna manera, dijo el Shin Bet.

“El ataque terrorista en Tel Aviv demuestra el peligro considerable que se puede ver en las iniciativas terroristas locales, que hacen uso de la accesibilidad a las grandes cantidades de armas convencionales e improvisadas”, dijo el Shin Bet.

Además de la amenaza de las armas de producción local, el servicio de seguridad hizo hincapié en el peligro de la facilidad con que los palestinos de Cisjordania pueden colarse en territorio israelí.

De acuerdo con una investigación conjunta por el Shin Bet, las FDI y la policía fronteriza, los primos Muhamra dejaron Yatta y se dirigieron a la ciudad israelí de Meitar a través de una amplia brecha en la barrera de seguridad.

Una vez en el lado israelí en Meitar, los primos fueron asistidos por un palestino que trabaja ilegalmente en Israel, que los llevó a la ciudad beduina de Segev Shalom, al sureste de Beer Sheva.

Aquí es donde, según la investigación, se transformaron usando trajes formales, trajes y corbatas, que llevaban cuando llevaron a cabo el ataque.

Inmediatamente después del ataque, se creía que los primos habían elegido sus traje con el fin de parecerse a los Judios ultra-ortodoxos. Esto fue posteriormente desacreditado, y de acuerdo con la acusación, los Muhamras llevaban trajes y corbata con el fin de “mezclarse en Tel Aviv.”

La escena del ataque terrorista complejo Sarona en Tel Aviv el 8 de junio del 2016 (Judá Ari bruto / Times of Israel)

Vestidos y armados, tomaron un taxi desde Segev Shalom a Beerseba y otro taxi al mercado de Sarona en Tel Aviv, donde, después de entrar y pedir postre en el café Max Brenner, se levantaron y dispararon con sus armas a los clientes israelíes alrededor de ellos, matando a cuatro e hiriendo a 16.

Un viaje en taxi desde Beerseba hasta Tel Aviv tarda menos de dos horas y cuesta aproximadamente 400 NIS (aproximadamente $ 100)

Según el Canal 2, el conductor del taxi que los llevó desde Beerseba hasta Tel Aviv fue capturado por la policía para ser interrogado, y afirmó que no tenía idea de quiénes eran y lo que pensaban hacer.

“Esta investigación demuestra la necesidad de tomar medidas enérgicas contra los conductores que transportan a los palestinos sin permiso de trabajo legal en Israel a pesar de los riesgos de seguridad”, dijo el Shin Bet este Lunes.

 

¡Que siga la racha! Otro túnel terrorista de Hamas, derrumbado en Gaza

¡Que bonita tendencia. Que siga que siga! Otro túnel terrorista de Hamas se ha derrumbado en Gaza. El tercero en la última semana.

Otro túnel terrorista Hamas se ha derrumbado en Gaza el miércoles por la tarde, un día después de que otro túnel se derrumbara y matara a dos terroristas de Hamas.

El Jerusalem Post informa que Hamas bloqueó el área alrededor del túnel para asegurarse de que las estaciones de radio con sede en Gaza no estaban informando los detalles del incidente.

No está claro si hubo víctimas en el incidente.

Este es el tercer colapso de túneles del terror en las últimas semanas.

Siete terroristas de Hamas murieron en un derrumbe del túnel la semana pasada, que dicen que fue causado por las fuertes lluvias.

Hamas llevó a cabo una gran procesión en su honor, elogiándolos como “Mártires de la Preparación”, en referencia a su trabajo de excavación de túneles utilizados para atacar a Israel.

Hamas ha construido una sofisticada red de túneles que se ha utilizado para penetrar en Israel para llevar a cabo ataques terroristas contra civiles y soldados. Israel destruyó la mayor parte de los túneles durante el verano de 2014, pero desde entonces Hamas ha trabajado vigorosamente para reconstruir su red, muchas veces a expensas de los habitantes de Gaza.

“Las facciones de la resistencia están en un estado de preparación en curso bajo tierra, en la tierra, en la tierra y el mar”, dijo el líder de Hamas, Ismail Haniyeh en una manifestación en honor a la muerte de los siete terroristas.

Por: Unidos con Israel

¿Por qué el Boicot a Israel perjudica a los palestinos? Lo que ignora la Unión Europea

Las naciones europeas están avanzando sus planes para boicotear los productos israelíes de Judea y Samaria, que en última instancia, sabemos que perjudican a los palestinos.

boicot

El paso a etiquetar los productos israelíes fabricados en Judea y Samaria antes de su comercialización en la Unión Europea (UE) es imparable, dijo el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Federica Mogherini. La UE desea etiquetar los productos.

“Los consumidores europeos deben ciertamente tener confianza de saber el origen de los productos que están comprando”,dijo Mogehrini a los Ministros de Exteriores de la UE. “Los territorios de la línea verde de Israel y los palestinos se beneficiarán de esto”, afirman.

Fuentes israelíes dicen que este es otro método para presionar a Israel en el frente diplomático.

Fuentes cercanas al primer ministro, Benjamin Netanyahu, según los informes, dijo que Mogehrini no mencionó los planes de etiquetado de la UE durante su reciente visita a Israel.

La iniciativa para boicotear los productos israelíes fue hecha por el ministro de Asuntos Exteriores belga, Didier Reynders, y apoyada por los del Reino Unido, Francia, España, Dinamarca, Irlanda, Croacia, Malta, Países Bajos, Suecia, Portugal, Eslovenia, Italia, Luxemburgo, Finlandia y Austria.

Acciones de la UE perjudicará a los palestinos

Israelíes y palestinos trabajan codo con codo en la fábrica en Judea. (Nati Shohat / Flash90)

Israelíes y palestinos trabajan codo con codo en la fábrica en Judea. (Nati Shohat / Flash90)

Si el boicot se produce y las fábricas israelíes se ven forzadas a cerrar, los primeros en sufrir serían los empleados palestinos, que se quedarían si su fuente de ingresos. En su forma actual, el desempleo de los palestinos en Judea y Samaria es de alrededor de 20 por ciento, según la Oficina Central Palestina de Estadísticas (PBS). Si la demanda para los productos de las comunidades judías en Judea y Samaria disminuye debido al etiquetado de la UE, se espera que la tasa de desempleo entre los palestinos suba enormemente.

Según los datos presentados por la PBS, los empleados palestinos , que trabajan codo a codo con los israelíes en las fábricas israelíes, ganan de dos a tres veces más que el promedio obtenido por la población palestina en general, y reciben beneficios sociales totales según lo prescrito por la ley de Israel.

Los empleadores israelíes en Judea y Samaria han sido elogiados en varias ocasiones por los medios de comunicación (incluso palestinos) por su destacado trato para con los empleados palestinos .

Por: United with Israel

shutterstock_152856233

¿Estás a favor de Israel?

¿Quieres hacer algo grande por Israel hoy mismo? Haz una donación a United with Israel, y ayudarás a educar e inspirar a millones de personas en todo el mundo para que apoyen, como tu lo haces, a Israel.

Somos un movimiento mundial que fomenta la unidad y el amor por la Tierra de Israel y el Pueblo Judío. Todos los días publicamos historias sobre Israel para educar, inspirar y dotar de más recursos a los partidarios de Israel en todo el mundo. Contribuimos a causas vitales como la construcción de refugios antiaéreos y ayudamos a los más necesitados. Las donaciones de los verdaderos amigos de Israel como tu hacen que esto sea posible… así que por favor muestra tu apoyo a Israel hoy mismo.

HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER TU DONACIÓN

Fuente: Por Israel

Basem Eid, un "palestino" que reconoce que Israel tiene todo el derecho a existir.

Basem Eid.

Por Mario Noya

Basem Eid es un palestino que se proclama orgulloso de serlo y que lucha por que la libertad, la paz y la prosperidad reinen en su patria, ahora en la miseria, devastada por el fanatismo, comida por el odio al hermano y al vecino y que paga las terribles consecuencias de “sesenta y seis años de errores y oportunidades perdidas”, se lamenta pero no se resigna Eid, más bien se rebela y llama a la rebelión.

“Seamos realistas”, pone Eid la primera piedra para que concurra lo imposible. “Los palestinos no lo estamos haciendo bien”. Y no lo estamos haciendo bien, arguye, porque no nos levantamos contra Mahmud Abás y su “dictadura corrupta”, que “usa los fondos internacionales para consolidar su [poder] en vez de para desarrollar la economía palestina”; ni contra Hamás, que “nunca ha tenido en cuenta las necesidades palestinas” y cuyos túneles de terror y contrabando abren el camino a “nuestra destrucción”. Para colmo de males, seguimos empeñados en la destrucción del Estado de Israel, que “está aquí para quedarse” y que, reconozcámoslo de una maldita vez, “tiene derecho a existir”.

Ha llegado, siempre fue la hora de apostar por una Palestina libre, secular, auténticamente democrática, incita Eid a sus compatriotas pero por supuesto pretende que su mensaje llegue también al resto del mundo, empezando por Israel. Para eso tienen que

  • alzarse contra el sanguinario fascismo islamista de Hamás y la cleptocracia de Mahmud Abás y sus muchos más de cuarenta ladrones represores;
  • sacudirse el yugo de la infausta UNRWA, que vive de “la muerte y el sufrimiento visible de cinco millones de palestinos”, “actúa como un Estado con su propia política exterior” y jamás ha tomado en consideración “los intereses de los palestinos” (más aquí, en este fenomenal artículo devastador; y en esta memorable carta a Malala);
  • sentar las bases para la emergencia de una sociedad civil digna de tal nombre;
  • generar las instituciones propias de un Estado de Derecho, mucho más importantes para la consolidación de un régimen de libertades que la mera celebración de procesos electorales, que en terrenos regados por el fanatismo y la corrupción suelen degenerar en elementos legitimadores de tiranías abominables –según ha advertido repetidas veces el judío israelí Sharansky, compañero de batallas del propio musulmán palestino Eid–.

Se impone, pues, un golpe de timón. “Los palestinos no podemos seguir rechazando el hacernos cargo del destino de nuestro pueblo” es una de las maneras que tiene Eid de decir basta.

Basta de Hamás (“Sólo nosotros, el pueblo palestino, podemos” acabar con ella). Basta de ser el muñeco con el que desconsideradamente juegan otros que para colmo van de amigos (“No debemos permitir que Gaza se convierta en víctima de conspiraciones e intrigas árabes”, escribióEid en pleno verano bélico de 2014. “Qatar y Turquía no tienen la menor relación con el pueblo palestino, no tenemos nada en común con ellos”). Basta de EEUU y basta de Europa (“No tengo fe en [sus] iniciativas”).

Y, sobre todo, basta de odiar a Israel, resalta Eid, que se dio a conocer precisamente denunciando abusos y desmanes de soldados y colonos israelíes en los Territorios (lo apadrinó entonces B’tselem, la célebre organización israelí de denuncia de políticas israelíes; cuando Eid puso el foco también sobre los abusos y desmanes perpetrados por palestinos contra palestinos, en B’tselem se incomodaron y hubo entonces él de fundar The Palestinian Human Rights Monitoring Group, donde importa más la víctima que el victimario). Debemos, alienta, propone Eid a sus compatriotas,

  • poner fin a esta “inútil, destructiva, inmoral guerra” larguísima que tanto dolor nos está causando;
  • acabar con el adoctrinamiento infame que reciben nuestros hijos en las escuelas de Hamás y en las de la Autoridad Palestina;
  • desechar el derecho de retorno (“Israel nunca aceptará un masivo flujo de refugiados que altere su carácter judío”) y apostar en cambio por una resolución de este problema basada en “compensaciones financieras”;
  • denunciar el movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones), que dice luchar por aislar a Israel –al que calumniosamente compara con la Sudáfrica del apartheid– pero que más bien parece empeñado en privarnos de los mejores empleos, los que ofertan las compañías israelíes;

y, last but not least, desplegar el poder que atesoramos para “transformar en amigo a un viejo enemigo”. Que por supuesto debe poner de su parte y demostrar que verdaderamente apuesta por tenernos al lado como ciudadanos de una Palestina libre, próspera, en paz consigo misma y con ellos –y con los demás vecinos.

Nota de Edwin: He cambiado el título de este artículo, porque considero que el original se puede prestar para malos entendidos.

Fuente: El medio

Palestina como estado fallido.

315849_181842048621601_1483887331_n

POR: Jesus M. Perez

El pasado martes el Congreso de los Diputados español aprobó una proposición no de ley que insta al Gobierno de España a reconocer a Palestina como Estado. Se trató de una votación sin carácter vinculante que ni siquiera establece una fecha. El Parlamento español es el tercero en Europa que, tras los precedentes británico e irlandés, aprueba una medida así, y pronto será el francés el que realice una votación sobre el mismo asunto.

El objetivo de la medida, según quienes la han apoyado, es impulsar el proceso de paz en el conflicto palestino-israelí. No queda muy claro cómo el reconocimiento diplomático de Palestina como Estado contribuiría de forma alguna a la paz, a no ser que entendamos el gesto como un castigo a Israel. En este último caso, el Congreso de los Diputados habría tomado la decisión en torno a la idea de que a día de hoy el principal obstáculo para la paz es Israel. Si es así, podríamos discutir la certeza de tal análisis. Pero si optamos por creer que quienes apoyaron el reconocimiento de Palestina como Estado honestamente creen que es una medida que nos acerca a la existencia de dos países que convivan en paz, tenemos derecho a pensar que los diputados españoles están atrapados en una burbuja posmoderna que les lleva a creer que el lenguaje construye realidades.

La lista de requisitos que definen un Estado comúnmente aceptada es la que se encuentra en el artículo primero de la Convención de Montevideo de 1933, que establece que un Estado debe contar con una población permanente, un territorio determinado y un Gobierno, así como con capacidad de entrar en relaciones con los demás Estados. En primer lugar, correría a cargo de las autoridades palestinas establecer el criterio para conceder la ciudadanía, pero se presentaría un primera dilema sobre los refugiados y sus descendientes que viven en los países árabes de la zona. Más complicada es la definición de las fronteras. Las conocidas como “fronteras de 1967” son en realidad las líneas de los armisticios firmados en 1949, que en el caso egipcio-israelí establecían (artículo V.2) que no constituían una frontera “política o territorial”. Precisamente la demarcación de las fronteras del hipotético Estado palestino es uno de los grandes temas a negociar, quedando clara la postura israelí de no renunciar a determinadas poblaciones judías de Cisjordania, que serían intercambiadas por una superficie equivalente.

Pero es sin duda el requisito de la existencia de un Gobierno funcional el mayor escollo para considerar a Palestina un candidato a Estado.

En 2007 estalló una revuelta en Gaza en la que fuerzas de Hamás se enfrentaron a las de la Autoridad Palestina, formadas por miembros del partido rival Fatah. Hamás tomó el poder en la Franja y lanzó una campaña de represión contra miembros de Fatah que derivó en asesinatos (arrojamientos de rivales desde azoteas incluidos). Muchos miembros de Fatah hallaron la salvación huyendo a Israel. El aún no nacido Estado palestino se convirtió entonces en el equivalente a un Estado fallido, en los que las autoridades gubernamentales no controlan amplias zonas del territorio. En el caso de Gaza encontramos además una multiplicidad de actores armados: Comités de Resistencia Popular, Movimiento de la Yihad Palestina, Ejército del Islam, etc. Incluso aparecieron grupos simpatizantes del conocido actualmente como Estado Islámico, tal es el caso del responsable de la muerte en 2011 del activista italiano Vittorio Arrigoni o del que reivindicó el ataque a un centro cultural francés el pasado mes de octubre.

La importancia de la fuerza necesaria y la legitimidad popular para su empleo, de las que carece la Autoridad Palestina, están presentes en la definición más popular de Estado en el terreno de las ciencias sociales. Max Weber definió en una célebre conferencia impartida en 1919 que el Estado se caracteriza por reclamar con éxito “el monopolio de la violencia física legítima”. Cabría discutir si la Autoridad Palestina es incapaz o carece de la voluntad de desarmar a los grupos armados palestinos. Pero sí sabemos que la preocupación en Israel es la falta de un interlocutor que dé credibilidad a los acuerdos de paz y los haga cumplir. La experiencia israelí de las últimas décadas es que la paz es posible y la convivencia llevadera, como demuestra el flujo cruzado de hidrocarburos y turistas con Egipto y Jordania. Pero también que los acuerdos de paz sólo son posibles con un Estado consolidado y un Gobierno fuerte. La paz fue posible entonces porque los Gobiernos de Egipto y Jordania cumplieron e hicieron cumplir los acuerdos. Sin embargo, cuando Israel, buscando la paz, entregó territorios unilateralmente sin que un Estado tomara el control de forma efectiva, el vacío de poder fue rápidamente ocupado por grupos armados, tanto en el sur del Líbano como en Gaza. Israel entregó territorios y no tuvo paz.

FUENTE: El Medio

Suecia es el primer país de la UE dhimmi en declarar que un Estado que no es un estado, es un estado

swedenumma-vi
Suecia es el primer país europeo importante en reconocer el estado de simulación de Palestina. Los Estados Unidos y la UE están propensos a criticar fuertemente la decisión, ya que sostienen que un Estado palestino independiente sólo debe surgir a través de un proceso negociado.

sddefault

Haaretz  El nuevo gobierno de centro-izquierda de Suecia va a reconocer al Estado de Palestina en un movimiento que lo convertirá en el primer país europeo importante en dar el paso, dijo el primer ministro Stefan Lofven el viernes. La Asamblea General de la ONU aprobó el reconocimiento de facto del Estado soberano de Palestina en 2012, pero la Unión Europea y la mayoría de los países de la UE, aún no ha conseguido el reconocimiento oficial.

SR-news-headline

“El conflicto entre Israel sólo puede ser resuelto con una solución de dos estados, negociado de conformidad con el derecho internacional”, dijo el Primer Ministro sueco Stefan Lofven durante su discurso de investidura en el Parlamento. “Una solución de dos Estados requiere el reconocimiento mutuo y la voluntad de convivencia pacífica. Por lo tanto, Suecia reconoce el Estado de Palestina “.

cat-gato-decapitado

Si el gobierno de centro-izquierda cumple sus planes, Suecia sería el primer país en reconocer a Palestina, mientras que sea miembro de la Unión Europea. Los socialdemócratas y verdes mantienen una minoría de los escaños en el parlamento y el gobierno de centro-izquierda entrante es probable que sea uno de los mas débiles en Suecia desde hace décadas.

El anterior gobierno de centro-derecha no reconocería a Palestina mientras las autoridades palestinas no controlen su territorio.