Archivo de la categoría: PALESTINA INEXISTENTE

Guerra palestina contra el arte

Por Basam Tawil 

La intimidación palestina vuelve por sus fueros. Sus últimas víctimas son unos artistas palestinos que están padeciendo una campaña de intimidación que tiene por objetivo obligarlos a boicotear un festival de arte bajo el pretexto de que promueve la “normalización” con Israel. Les han advertido de que quien participe en el Mekudeshet, que forma parte de la Temporada Cultural de Jerusalén, será expulsado de la Sindicato General de Artistas Palestinos.

El festival, que se está celebrando en Jerusalén desde el 23 de agosto y que finalizará el próximo día 15, pretende “adoptar una mirada alternativa y más abierta a la realidad”, según se lee en su web.

Tratamos de sustituir las ideas fijas y predeterminadas por una aproximación menos categórica y más multifacética a exactamente la misma realidad. Tratamos de elevar nuestra mirada, disolver los límites, generar empatía y abrir nuestros corazones y mentes. Tratamos de recordar, siempre, que Jerusalén nos conquista, nos libera y nos permite unirnos en torno a un amor común por ella.

El festival es un acontecimiento puramente cultural y artístico pensado para quienes desean expresar su amor por Jerusalén. Los organizadores, que no pertenecen a ningún partido político, no pretenden hacer ninguna declaración respecto al estatus de la ciudad:

Para nosotros, Jerusalén es un estado de conciencia. Tratamos constantemente de estar en contacto con su alma y santidad, lidiar con sus dificultades y necesidades y restañar su herida profunda y abierta. Todas nuestras creaciones artísticas provienen de Jerusalén.

Estas acogedoras palabras no han logrado, obviamente, impresionar a los palestinos, que han lanzado una vil campaña contra el festival y proferido amenazas contra sus participantes palestinos. La campaña es otra muestra del creciente extremismo palestino y de su rechazo a cualquier forma de cooperación y coexistencia con Israel.

Lo que es particularmente inquietante es que la Autoridad Palestina (AP), respaldada y financiada por EEUU y la UE, está participando activamente en la campaña. Sería más fácil de entender que Hamás o la Yihad Islámica estuviesen en contra del certamen, pero la oposición de la AP manda a los palestinos el inconfundible mensaje de sus líderes en Ramala: Israel es inaceptable, lisa y llanamente.

La indignación palestina con el festival y con la participación de palestinos en el mismo pone de manifiesto, desde un nuevo ángulo, la profunda falsedad de las declaraciones del presidente de la AP, Mahmud Abás, de que se educa a los palestinos en una cultura de paz. He aquí un festival que no promueve otra cosa que la cultura y la paz y la AP, una vez más, predica justo lo contrario.

El ministro palestino de Cultura ha urdido una excusa ridícula para justificar su oposición al festival. Su Ministerio alega que la Temporada Cultural de Jerusalén no está inscrita oficialmente en la Autoridad Palestina. Asimismo, asegura que la organización no se coordinó con ella, y que se enteró de su celebración por los medios. Sea como fuere, el propio departamento palestino reveló cuál era el meollo de la cuestión: “El Ministerio se opone a cualquier actividad cuyo objetivo sea promover la normalización de la ocupación israelí”, según una fuente del mismo.

El Sindicato General de Artistas Palestinos, que es una rama de la OLP del presidente Abás, es la punta de lanza en la campaña contra el Mekudeshet y sus participantes palestinos. La central llamó a todos los artistas palestinos a boicotear el festival bajo el pretexto de que promueve la “normalización” y “sirve a los intereses israelíes”. Musa Hafez, presidente del sindicato, advirtióde que cualquier palestino que participase en el Mekudeshet sería expulsado de la organización y que las medidas punitivas también se aplicarían a los ciudadanos árabes de Israel que tomaran parte del mismo.

Entre las tácticas intimidatorias utilizadas para persuadir a los palestinos de que no participasen en el Mekudeshet se cuenta la publicación en webs palestinas de los nombres de los artistas señalados.

La Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural de Israel se unió a la campaña de intimidación. Uno de sus líderes, Zeid Shuaibi, dijo que se había puesto en contacto con algunos de los participantes palestinos para persuadirles de que boicotearan el “festival pro normalización” y se lamentó de que su organización no hubiese recibido respuesta alguna de los artistas. “El festival tiene el propósito de distorsionar la realidad y dar la imagen de que los israelíes y los palestinos viven juntos en una sola ciudad”, alegó Shuaibi. “Esto es un intento de utilizar a los artistas palestinos como hoja de parra para adornar la imagen de Israel ante el mundo”.

¿Cómo experimentaron los artistas este bombardeo de llamadas telefónicas y mensajes amenazantes por parte de activistas antiisraelíes? “Persuasión” es la palabra que utiliza Shuaibi para describir su presión sobre los artistas. Esa persuasión es pura intimidación. Pregúntenles a los artistas, ellos les dirán.

Uno de ellos, que habló con la condición de mantener el anonimato, explicó: “Es muy desagradable recibir una llamada de esta gente a altas horas de la noche. Da miedo cuando te dicen que te denunciarán por traidor si vas a cantar a un festival con judíos”. Y afirmó que lacampaña de intimidación afectaba a algunos miembros de su familia. “También han estado llamando y enviando mensajes a mis padres, tíos y primos pidiéndoles que me presionaran para boicotear el festival”.

Como era de esperar, los boicoteadores recurrieron a las redes sociales para protestar contra la participación palestina en el festival. En Twitter y Facebook, condenaron el certamen diciendo que era un acto de “normalización” con Israel. “La normalización es un crimen” fue uno de los lemas utilizados por los activistas palestinos en las redes sociales.

La música y la cultura se usan en todo el mundo para promover la coexistencia y la paz entre los pueblos. Sin embargo, los palestinos parecen aproximarse al arte de forma muy distinta. En lugar de asimilar los acontecimientos culturales que se esfuerzan por reducir la distancia entre la gente, consideran el arte una amenaza mortal para su ideología y sus valores.

Los palestinos desbaratan habitualmente encuentros orientados a la paz entre los israelíes y los palestinos, pero esta campaña, que apunta contra israelíes y palestinos que expresan su amor por Jerusalén, lleva el fanatismo a un nuevo nivel. Si el palestino común y sus líderes hablan de crimen y traición al hablar de un festival en el que intervienen palestinos e israelíes, ¿qué esperanza hay de que cualquier líder palestino pueda alguna vez firmar un acuerdo de paz con Israel?

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

“Palestinos” en hospitales israelíes

Resultado de imagen para imágenes de Palestinos en hospitales israelíes

Por Julián Schvindlerman

Causó bastante sorpresa entre los israelíes la reciente noticia de que el alto dirigente palestino Saeb Erekat había solicitado ser puesto en lista de espera para someterse a un trasplante de pulmón en Israel. Y provocó cierto desconcierto el hecho de que las autoridades aceptaran su pedido.

La calidad de la medicina israelí es superior a la de Cisjordania, por lo que el requerimiento de Erekat era racional, y políticamente al Gobierno israelí le hubiera sido difícil negar atención humanitaria a quien es, técnicamente, un socio en el proyecto de paz de Oslo. Lo que no parece lógico es que un hombre que lleva largo tiempo criticando y difamando a Israel ante los medios de comunicación, la diplomacia internacional, las Naciones Unidas y desde cualquier plataforma posible haya elegido al “enemigo sionista” para ser tratado médicamente. Apenas un año atrás, en una columna en Newsweek, el secretario del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina acusó a Israel de cometer “crímenes y violaciones sistemáticas de la ley internacional”. Ha apoyado al movimiento BDS, que busca aislar mundialmente a los israelíes. Con saña, en el año 2002 acusó a Israel de haber matado a “más de quinientos” palestinos y falsamente clamó que se habían cavado fosas comunes para trescientos de ellos. La prensa rápida e infundadamente llamó a la operación “la masacre de Jenín”, por la localidad palestina a la que el Ejército israelí debió ingresar para erradicar avisperos terroristas en el contexto de la Intifada de Al Aqsa. (Fatah admitió unas semanas después que el número de palestinos muertos había sido 56; 23 soldados israelíes también murieron en ese combate). De modo que fue raro que Erekat optara por ser atendido en hospitales israelíes y no de naciones más amigables de la causa palestina como Qatar o Suecia.

Erekat no es el único dirigente palestino caradura que elige los hospitales israelíes para recibir tratamiento médico para sí o para sus familiares. El presidente Mahmud Abás –quien apenas en marzo pasado recibió en sus oficinas con un abrazo a Osama Zaidat, un adolescente palestino que intentó apuñalar a ciudadanos israelíes en una parada de autobús cerca de Kiriat Arba– ha enviado a hospitales de Israel a su esposa –para una operación–, a su hermano –para un tratamiento de cáncer– y a su cuñado –para una cirugía de corazón–. Incluso líderes del movimiento fundamentalista islámico Hamás –que ha excavado túneles terroristas en la frontera de Gaza con Israel, lanzado miles de misiles contra poblaciones de Israel, secuestrado soldados de Israel y llevado a cabo grandes cantidades de atentados suicidas en ciudades de Israel– han enviado a sus parientes a recibir cuidado médico a la “entidad sionista”. La hermana de Musa Abu Marzuk, uno de los líderes de Hamás, recibió tratamiento por cáncer en Israel en 2014 apenas dos meses después del fin de la tercera guerra contra Israel lanzada por Hamás desde que capturó la Franja de Gaza. Dos semanas antes, la hija de Ismaíl Haniyeh, entonces líder de Hamás en Gaza, ingresó a la sala de emergencias de un hospital de Tel Aviv. Haniyeh también envió a hospitales de Israel a su nieta –por una infección aguda–, a su cuñado –por un ataque cardíaco– y a su suegra –por un cáncer–. Una cosa es la Yihad y otra la salud.

Según la Agencia Coordinadora de las Actividades del Gobierno israelí en los territorios, el año pasado más de treinta mil palestinos entraron a Israel desde Gaza para ser curados. A tal fin, el paciente debe ser referido a un especialista por un doctor palestino, quien lo deriva a Israel. El Ministerio de Salud en Cisjordania debe autorizarlo, obtener un permiso especial de Israel, dar con el hospital adecuado y comprometerse a cubrir los gastos. Por momentos, la Autoridad Palestina (AP) negó o redujo significativamente tales pedidos, en el marco de su campaña de presión contra Hamás, que ha incluido también su rechazo a abonar las facturas de la energía que Israel provee a la Franja o a pagar los salarios de empleados públicos gazatíes. El pasado mes de junio tres bebés gazatíes murieron en la Franja luego de que el Gobierno de Ramala no autorizara su desplazamiento a Israel. La vocera de la ONG israelí Médicos por los Derechos Humanos, Dana Moss, dijo al Times of Israel que en 2016 el promedio mensual de autorizaciones de la AP fue de 2.041, y que dicho promedio cayó a 300 por mes entre mayo y junio de este año. El Gobierno de Mahmud Abás también dejó caer una propuesta para crear un mecanismo de transporte desde Gaza hacia los hospitales israelíes, algo indispensable para los pacientes palestinos empobrecidos por un liderazgo que prefiere invertir en infraestructura terrorista en vez de en salud pública.

En respuesta a esa realidad, nació una agrupación israelí que ofrece a los palestinos movilidad. Cada mañana, voluntarios israelíes se acercan a los cruces de Gaza y Cisjordania para transportar sin costo a pacientes palestinos, principalmente niños, hacia los centros de salud en Israel. Camino a la Recuperación fue creada por Yuval Roth, cuyo hermano fue asesinado por terroristas de Hamás en 1993. Entre los voluntarios se cuentan a Buma Inbar, cuyo hijo cayó en el Líbano en 1995, y Amram Mitzna, exalcalde de Haifa y exlíder del Partido Laborista. Cuenta con aproximadamente 600 voluntarios.

Además de estos esfuerzos, médicos israelíes han curado a miles de heridos de la guerra siria, en hospitales de campaña ubicados en la frontera o dentro del país, y médicos y psicólogos israelíes pueden hallarse donde sea que haya golpeado una catástrofe, desde Texas hasta las islas Fiyi.

He aquí una paradoja. Mientras que los israelíes se dedican a salvar vidas palestinas, a pesar de los obstáculos creados por los propios líderes palestinos, la opinión pública mundial los ve como genocidas. Ha llegado la hora de que su vocación humanista –inalterada por ciclos de guerras, intifadas, cohetes y atentados– sea finalmente reconocida.

Fuente: Revista El Medio

Israel: Prisionero musulmán liberado por el intercambio de Gilad Schalit vuelve a ser detenido.

No se hace nada en ningún país no musulmán para desalentar a los yihadistas prisioneros de sus sentimientos yihadistas. Así que no es ninguna sorpresa que ellos regresen a la yihad. (El Frente Popular para la Liberación de Palestina es aparentemente una organización comunista, pero está totalmente alineado con la fuerza de la yihad). Estos intercambios de prisioneros, por comprensibles que sean por razones humanitarias, son esencialmente un reabastecimiento de las filas de los yihadistas enemigos.

“Prisionero franco-palestino liberado por el intercambio de Gilad Schalit es re-arrestado,” 

Salah Hamouri, que sirvió tiempo para intentar asesinar a un líder y por su pertenencia a una organización terrorista, fue nuevamente detenido el miércoles, según informes de medios franceses.

Hamouri, que es mitad francés, fue arrestado por cargos de compromiso con organizaciones políticas ilegales en una incursión antes del amanecer en su casa en Jerusalén oriental. Permanece bajo custodia policial.

En 2005, Hamouri fue arrestado por planear asesinar a Ovadia Yosef, el fundador del partido ultra-ortodoxo Shas, y por su participación en el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP). Permaneció en prisión durante tres años antes de su juicio, y luego pasó cinco años consecutivos en la cárcel. Fue uno de los 1.027 prisioneros que fueron liberados durante el intercambio de prisioneros de 2011 en el que el soldado israelí Gilad Schalit regresó a su país después de cinco años de cautiverio en Gaza.

El consulado francés en Jerusalén dijo que estaban revisando el caso de cerca con sus asociados en París. Un diplomático, hablando bajo la condición de anonimato, también le dijo a un reportero en Le Monde que el personal del consulado estaba trabajando para proporcionar asistencia consular y representación legal a Hamouri …

Fuente:  Jerusalem Post

El presidente de la Autoridad “palestina”, Mahmoud Abbas, condena a los senadores estadounidenses por recortar la ayuda a los terroristas musulmanes.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, condenó a los senadores estadounidenses por votar a favor de la Ley  Force Taylor , que cortará toda la financiación (300 millones de dólares al año) a la AP mientras continúe pagando salarios a terroristas que matan a israelíes y a estadounidenses.

Times of Israel  En una reunión del Comité Ejecutivo de la OLP el domingo, la OLP condenó a los senadores por su voto, que llama a cortar toda la financiación a la AP si sigue pagando salarios a los terroristas y subsidios a las familias de los llamados Mártires. La Comisión de Relaciones Exteriores del Senado aprobó la semana pasada un proyecto de ley para recortar el financiamiento estadounidense a la AP si no deja de pagar salarios a los terroristas en las cárceles israelíes.

La Ley Force Taylor, nombrada después de que un ex oficial del ejército estadounidense que fue apuñalado a muerte por un agresor palestino mientras visitaba Tel Aviv en marzo de 2016, ahora avanzará en el Senado para su revisión. Israel también ha exigido que la Autoridad Palestina deje de pagar salarios a las familias de los terroristas a través de organizaciones intermediarias.

En una declaración después de la reunión de la OLP que fue publicada en la página de Facebook de la Rama de Belén del Movimiento Fatah el lunes, la OLP denunció que el acto propuesto era “inaceptable”. Una traducción de partes de la declaración fue proporcionada por el grupo israelí Palestinian Media el martes.

El presidente Trump hizo algo que no podemos imaginar que Barack Obama haga. Él interrumpió la ayuda al líder de Palestina por mentirle directamente a su cara.

Times of Israel:  Se dice que el presidente estadounidense, Donald Trump, gritó al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, durante su reunión en Belén, según el canal 2 de Israel.

Según el canal, que citan fuentes israelíes y reporta la cita en hebreo, Trump gritó a Abbas: “Me mentiste en Washington cuando hablabas de compromiso con la paz, pero los israelíes me mostraron que tú eres personalmente responsable de la incitación”.

“El Comité Ejecutivo de la OLP condenó a los legisladores del Congreso Americano y a sus posiciones hacia el pueblo palestino … y ve la aprobación por parte del Comité Senatorial Americano de Relaciones Exteriores de detener la ayuda estadounidense a la AP, si no detiene la ayuda a las familias de los mártires (Shahids) y prisioneros, como un acto inaceptable que afectará negativamente todo lo que está relacionado con los derechos palestinos (terroristas) “, dijo el comunicado.

En particular, el proyecto de ley impactará el “derecho de los terroristas palestinos a la vida y la protección contra las violaciones del ejército de ocupación y de las ejecuciones sumarias que llevan a cabo en las calles y puestos de control militares de Cisjordania, . [El Comité Ejecutivo] enfatizó el rechazo de esta extorsión [estadounidense] y el rechazo del uso de la herramienta de ayuda financiera para extraer concesiones políticas “.

La OLP se comprometió a “continuar con su responsabilidad nacional, moral y humanitaria hacia las víctimas de la ocupación, las víctimas del terrorismo estatal organizado y las víctimas de los rebaños de colonos y sus organizaciones terroristas que el gobierno de Israel apoya y proporciona con protección y protección” Patrocinio, con las bendiciones de los legisladores del Congreso Americano.

Los legisladores estadounidenses denunciaron la política “enferma” de la AP de pagar salarios a terroristas y sus familias después de que el Comité de Relaciones Exteriores del Senado aprobó la Ley Force Taylor – que condiciona $ 300 millones de ayuda anual de EE.UU.

El comité aprobó la ley por una votación de 17-4. Cada miembro republicano de la comisión apoyó la medida, así como varios demócratas, incluyendo el Senador de Maryland Ben Cardin, el miembro de la tabla del panel, el Senador de Nueva Jersey Bob Menendez y el Senador de Virginia Tim Kaine.

El acto fue bautizado en memoria de Force Taylor, un ex- oficial del ejército de los EEUU y veterano de las guerras de Afganistán e Iraq que fue asesinado en Tel Aviv en un ataque apuñalador palestino en marzo del 2016. Force de 28 años, un estudiante graduado de la universidad de Vanderbilt, había estado visitando Israel como parte de un viaje organizado por la escuela durante la primavera.

El terrorista que mató a Taylor Force fue un joven de 22 años de la aldea de Kalandiya en Cisjordania llamada Bashar Massalha
Fuente; Times of Israel

Israel arresta a un clérigo musulmán por incitación a la violencia con la jihad.

Jordanian Islamists carry a portrait of Arab-Israeli cleric Raed Salah during a protest in Amman on July 21, 2017 against new Israeli security measures, since removed, at Jerusalem's Al-Aqa mosque compound — AFP

La policía israelí arrestó este martes a un clérigo islámico que ha sido acusado reiteradamente de incitar a la violencia sobre un lugar sagrado de Jerusalén, donde las tensiones volvieron a estallar el mes pasado

Es una lástima que el mismo ejemplo no se esté siguiendo en América – y en otras partes de Occidente – para detener la propagación de la doctrina de la jihad y la propaganda. Una estación de radio musulmana en el Reino Unido simplemente perdió su licencia después de transmitir una serie de llamadas a la yihad por el difunto predicador de la jihad Anwar al-Awlaki. El profesor musulmán Hatem Bazian de la Universidad de California – Berkeley emitió llamados para una intifada en América. Una mezquita de California defendió a un imán “quien oró para que Allah” aniquilara “a los judíos”.

Las detenciones por incitación abierta y llamadas jihadistas a la violencia deben ser comunes en todos los países occidentales.

“Israel arresta al clérigo islámico por ‘incitación'”

JERUSALÉN (Reuters) – La policía israelí arrestó el martes a un clérigo islámico que ha sido acusado reiteradamente de incitar a la violencia en un lugar sagrado de Jerusalén, donde las tensiones volvieron a estallar el mes pasado.

Raed Salah, liberado de la cárcel en enero tras cumplir una sentencia de nueve meses, es acusado de incitar a la violencia y al terrorismo, así como de apoyo y participación en una organización ilegal, dijo la policía.

Su grupo, la rama radical del norte del Movimiento Islámico en Israel, fue proscrito en 2015 después de ser acusado de incitar a la violencia relacionada con la mezquita de Jerusalén, Haram al-Sharif, conocida por los judíos como el Monte del Templo.

La policía dijo en la declaración del martes que Salah, un árabe israelí, es acusado de haber apoyado públicamente actos violentos contra el país en varias ocasiones tras la prohibición de su organización.

No estaba claro si las acusaciones estaban vinculadas a los disturbios mortales del mes pasado que rodean el sitio sagrado, que incluye la mezquita reverenciada de Al-Aqsa y la cúpula dorada de la roca.

La violencia estalló en y alrededor del recinto después de que tres israelíes árabes mataran a tiros a dos policías israelíes el 14 de julio.

Israel respondió instalando detectores de metales en la entrada del complejo, utilizado como punto de parada para el ataque.

Durante casi dos semanas, los fieles se negaron a someterse a los chequeos y organizaron oraciones en masa en las calles circundantes.

Las protestas y los enfrentamientos que siguieron dejaron a siete palestinos muertos, mientras que tres israelíes fueron apuñalados fatalmente por un asaltante palestino.

La crisis disminuyó cuando Israel retiró los detectores.

Salah cumplió una condena de nueve meses de prisión después de haber sido condenado por fomentar protestas violentas sobre el lugar sagrado.

Fue declarado culpable de haber incitado a la violencia en un discurso de 2007. Fue condenado en 2014 y sus apelaciones fueron posteriormente denegadas.

El ministro israelí de Seguridad Pública, Gilad Erdan, dijo en un comunicado tras el arresto de Salah el martes que esperaba “esta vez se hará justicia y será enviado tras las rejas durante mucho tiempo”.

El complejo, central del conflicto israelí-palestino, es el tercero más sagrado del Islam y el más sagrado para los judíos.

Fuente: The Sun Daily

“Palestinos”: La luna de miel con la administración Trump ha terminado

En su reciente reunión con los enviados presidenciales de Estados Unidos Jason Greenblatt (izq.) Y Jared Kushner (centro) en Ramallah, un enfurecido Mahmoud Abbas (a la derecha) rechazó su demanda de detener los pagos a los terroristas y a sus familias. (Foto de Thaer Ghanaim / PPO vía Getty Images)

De Bassam Tawil

Los enviados del presidente estadounidense, Donald Trump, Jason Greenblatt y Jared Kushner, planean regresar pronto a Oriente Medio para discutir maneras de reactivar el estancado “proceso de paz” entre Israel y los palestinos. Greenblatt twitteó la semana pasada que esperaba regresar a Oriente Medio “mientras buscamos la paz”. Añadió que Trump era “optimista”, pero no dijo mas.

Buscar la paz suena maravilloso. Menos maravilloso, sin embargo, es el hecho sobre el terreno de “perseguir la paz” con los palestinos.

No es sorprendente que los palestinos hayan vuelto a su vieja costumbre de acusar a Estados Unidos de ser “sesgados” en favor de Israel.

Mientras los enviados estadounidenses se preparan para dirigirse al Oriente Medio, los palestinos están diciendo que han perdido la confianza en el gobierno de Trump, como lo han hecho con todas las administraciones anteriores.

Para los palestinos, un gobierno estadounidense que apoya abiertamente al Estado de Israel no puede desempeñar el papel de intermediario honesto en el conflicto palestino-israelí. Para los palestinos, el compromiso de Estados Unidos con la seguridad y el bienestar de Israel descalifica a Washington como mediador porque significa que los estadounidenses están “sesgados” en favor de Israel.

Los palestinos tienen una condición para que Estados Unidos sea aceptado por ellos como mediador en el conflicto con Israel: prejuicio a favor de los palestinos. Este es el estado de ánimo palestino: Si no estás con nosotros, estás en contra de nosotros.

En la lógica palestina, la administración estadounidense debe endosar la narrativa palestina y cumplir con todas sus demandas si desea establecer una “paz” con Israel. Los palestinos realmente quieren que los Estados Unidos se involucren, como un ejército para ejecutar a Israel.

Los palestinos están dispuestos a cooperar con cualquier gobierno de los Estados Unidos, con una sola condición: obligar a Israel a retirarse totalmente a las líneas de armisticio de 1949 y permitir que el incompetente y desacreditado Mahmud Abbas establezca un Estado corrupto, antidemocrático y fallido, Sus visiones depredadoras ahora, provocan que sea más difícil defender al Estado de Israel.

Hasta hace poco, Abbas y su Autoridad Palestina (AP) en Cisjordania creían que el nuevo presidente de EE:UU: se tragaría sus fabricaciones y quizás coludiría con ellos para derrocar a Israel. En una etapa, Abbas incluso instruyó a sus ayudantes y portavoces para evitar hacer cualquier crítica contra Trump o su administración, para poder lograr esta meta.

Sin embargo, el tono palestino ha cambiado en las últimas semanas. Los funcionarios y las facciones palestinas y los comentaristas políticos ya no ocultan su desconfianza y desdén contra el gobierno de Trump. La “luna de miel” entre los palestinos y la administración de Trump ha terminado.

Los palestinos están despertando al hecho de que el gobierno de Trump no planea actuar como un títere en su juego expansionista. Comienzan a ver que Estados Unidos no tiene la intención de presionar a Israel para que haga concesiones territoriales que comprometerían su seguridad. Para los palestinos, esto es prueba suficiente de que no se puede confiar en la administración Trump.

Los palestinos no están interesados ​​en que Estados Unidos actúe como mediador en el conflicto con Israel; Más bien, están interesados ​​en que los estadounidenses y el resto del mundo, impongan una solución a Israel que amenaza su seguridad y sus intereses estratégicos y nacionales.

En una repetición de una historia muy antigua, los palestinos están dispuestos a volver a la mesa con Israel sólo si Estados Unidos garantiza que las “negociaciones” involucrarán obligar a Israel a cumplir con todas sus demandas.

A la luz de la decepción palestina con el gobierno de Trump, ¿qué tipo de recepción están planeando los palestinos para los enviados de Trump?

Aquí hay una señal de lo que les espera a Greenblatt y Kushner cuando lleguen a Ramallah para llevar a cabo las conversaciones con Abbas y sus lugartenientes: manifestaciones masivas.

Después de una reunión de emergencia en Ramallah el 13 de agosto, las facciones palestinas pidieron la organización de protestas masivas contra la visita de los enviados de Trump y el “sesgo” de Estados Unidos en favor de Israel. La llamada no podría haber sido emitida sin la aprobación de Abbas y la dirección palestina en Ramallah.

Un comunicado emitido por la coalición de varios grupos palestinos, incluyendo a la propia facción Fatah de Abbas, “Las facciones islámicas, Nacionales” acusaron a la administración de Trump de presionar a los palestinos a reanudar las negociaciones de paz con Israel sin condiciones.

La declaración también acusó a la administración Trump de “incitar” a los palestinos y permitir que Israel “robara” tierras palestinas.

La declaración continuó acusando a la administración Trump de promover la idea de “paz económica” centrándose únicamente en la necesidad de mejorar las condiciones de vida de los palestinos. También descartó como un “espejismo” el discurso de la administración Trump sobre una “paz regional” que vería a Israel y a algunos países árabes firmando tratados de paz “a espaldas de los palestinos”.

Tales sentimientos son repetidos por los analistas políticos palestinos que están afiliados con Abbas y la dirección palestina en Ramallah.

Los dirigentes palestinos no desean hablar sobre el mejoramiento de la economía palestina porque los palestinos no son percibidos como comprometidos en un conflicto económico con Israel: se perciben a sí mismos como comprometidos en un conflicto existencial y de lucha contra Israel. En su opinión, para que los palestinos prosperen, el Estado de Israel debe desaparecer.

En particular, los palestinos rechazan la idea de que Israel haga la paz con sus vecinos árabes. Temen que esa paz llegue a expensas de que logren la supremacía política sobre Israel.

“Ha quedado claro que el punto de vista de Estados Unidos está sesgado a favor de Israel”, señaló el analista político palestino Anwar Rajab en un artículo publicado en el diario palestino Al-Hayat Al-Jadeeda , que sirve como portavoz de la Autoridad Palestina. “Está claro que los enviados de Trump sólo llevan sugerencias para mejorar las condiciones de vida y la economía de los palestinos”. Rajab también se burló de la idea de una “paz regional” y la calificó de mentira, ilusión y una miserable mercancía.

Una vez más, los palestinos están difundiendo claramente que el renovado esfuerzo de la administración Trump para restablecer el proceso de paz con Israel es inaceptable y condenado al fracaso porque Estados Unidos no está preparado para obligar a Israel a retirarse primero y luego a aceptar la derrota.

Cegados por su odio hacia Israel, los palestinos han dejado de lado tanto su economía como su futuro para alcanzar su objetivo real: ver a Israel forzado a arrodillarse ante ellos y luego retirarse de la faz de la tierra.

Bassem Tawil es un musulmán radicado en el Oriente Medio

Fuente: Gatestone Institute

Los palestinos resucitan el tema antisemita del veneno

Manfred Gerstenfeld entrevista a Raphael Israeli

“Uno de los clásicos temas antisemitas es la creencia de que los judíos envenenan el agua potable de los no judíos. El presidente palestino, Mahmud Abás, recicló esta idea antisemita en una sesión plenaria del Parlamento Europeo en 2016. Allí dijo que un rabino le había pedido al Gobierno israelí que envenenara el agua potable de los palestinos”. (Foto: Parlamento Europeo)

por Manfred Gerstenfeld

Raphael Israeli es profesor emérito de Historia Islámica, China y de Oriente Medio en la Universidad Hebrea. Es autor de más de cincuenta libros, entre ellos Blood Libel and Its Derivatives: The Scourge of Antisemitism y Poison: Modern Manifestations of a Blood Libel.

“Uno de los clásicos temas antisemitas es la creencia de que los judíos envenenan el agua potable de los no judíos. El presidente palestino, Mahmud Abás, recicló esta idea antisemita en una sesión plenaria del Parlamento Europeo en 2016. Allí dijo que un rabino le había pedido al Gobierno israelí que envenenara el agua potable de los palestinos”.

“Esto era una falsa noticia palestina. No existía dicho rabino. Ni siquiera existía el Consejo que supuestamente dirigía. Al final de su discurso, que incluía este descabellado libelo antisemita, Abás recibió muchos aplausos y la ovación en pie de un gran número de eurodiputados. El presidente entonces del Parlamento Europeo, Martin Schulz —ahora el principal candidato socialista en las próximas elecciones alemanas— tuiteó que el discurso de Abás era ‘inspirador’. Unos días después, Abás dijo que le habían informado mal sobre el rabino”.

“Palestinian Media Watch ha publicado una larga lista de mutaciones contemporáneas palestinas del antiguo libelo del veneno. Entre ellos, que Israel ha propagado el sida —más específicamente lo han hecho las mujeres promiscuas— y distribuido drogas y sustancias alucinógenas. Otras mutaciones del libelo incluyen el pago a médicos para que propagaran la enfermedad entre los palestinos. El libelo del veneno es un terreno fértil para la imaginación enferma de los altos funcionarios palestinos. Un portavoz de las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina dijo, por ejemplo, que Israel es responsable de la proliferación de laboratorios de drogas ilegales en la Margen Occidental”.

“Estas acusaciones antisemitas se oyen con frecuencia en la televisión oficial palestina y otras partes. Entre los que las han proferido está Husam Zomlot, asesor sobre Asuntos Estratégicos de Mahmud Abás, Marwan Abu Ras, diputado de Hamás, Sami Sarsur, presidente del Consejo Judicial Supremo de la Autoridad Palestina, Rafe Rawaybeh, gobernador del distrito de Kalkilia, y muchos otros”.

“Estas viles acusaciones tienen en realidad una larga historia. A principios del siglo XIV, se acusó falsamente a los judíos de envenenar los pozos en algunas partes de Alemania y Francia. Esto dio lugar a asesinatos masivos. Este bulo ha vuelto una y otra vez a lo largo de los siglos”.

“En la Unión Soviética de Stalin, detuvieron y condenaron a médicos judíos por su supuesta trama para envenenar a Stalin y a los líderes soviéticos. Varios fueron ejecutados, otros exiliados al Gulag, todo con la intención de diezmar a la élite judía y despojarla de sus líderes”.

“Uno de los ejemplos más horripilantes de hipótesis moderna sobre envenenamientos se produjo en la víspera del Pésaj de 1983 en la Margen Occidental, que por entonces aún seguía bajo control israelí. Los medios israelíes informaron de que en una escuela de secundaria femenina de la localidad de Arrabeh, en el distrito de Yenín, se había producido un envenenamiento general, y que las adolescentes sufrían desmayos y se quejaban de dolor de garganta y de dificultades para respirar. Después sintieron jaqueca, somnolencia y dolores de estómago. Se fueron a casa, pero a las pocas horas había más estudiantes que se quejaban de los mismos síntomas”.

“Llegaron las autoridades sanitarias israelíes. Los médicos israelíes y palestinos inspeccionaron el aula y detectaron un olor nauseabundo. Cuando después llegó un equipo israelí para limpiar la contaminación por veneno, no se encontró ningún rastro de veneno ni persistía ningún olor. Al principio, hasta que no se investigó el asunto en profundidad, se pensó que el problema lo había causado un aseo en mal estado. Al día siguiente, sin embargo, decenas de chicas de Yenín fueron también hospitalizadas, seguidas por cientos de todas las ciudades y pueblos de la Margen Occidental”.

“Se desató el pánico en la población general palestina. Los mejores epidemiólogos de Israel llegaron a la conclusión de que ‘el envenenamiento’ fue probablemente un caso de histeria colectiva entre las adolescentes. Periodistas palestinos y extranjeros acusan a Israel de intentar ocultar su espantoso ‘crimen’. Detectaron una sustancia amarilla en los alféizares de las ventanas del colegio. Cuando se analizó, se descubrió que era simple polen de pino que había sido arrastrado por el viento”.

“Los árabes en general, los países musulmanes, seguidos por la Cruz Roja, el Consejo de Seguridad e incluso países amigos empezaron a castigar a Israel. A continuación hubo asambleas de la ONU y condenas internacionales, respaldadas por una nueva histeria mediática de la prensa de todo el mundo que, sin haber investigado, condenaron el ‘papel’ de Israel en el asunto, cuando nadie había sido envenenado y no se había hecho ningún daño a nadie”.

“Israel pidió entonces la intervención del acreditado y respetado Centro para el Control de Enfermedades de Atlanta. Dos meses después, sus resultados confirmaron lo que los epidemiólogos israelíes dijeron desde el primer día. Después pareció que todo el bulo había sido idea y fruto de la premeditación, planificación y ejecución por parte de los palestinos”.

“Décadas después seguimos teniéndonos que preguntar por qué tantos se dejaron manipular por ese libelo antisemita contra Israel. Los que hicieron poco o nada por plantar cara y rechazarlo, incluso cuando se había desvelado el bulo, entre ellos la ONU, su secretario general, su Consejo de Seguridad, y el Comité de Derechos Humanos en Ginebra, así como la Cruz Roja”.

Fuente original en inglés: Gatestone Institute

Traducido por Revista El Medio