Archivo de la categoría: OBAMA EL MUSULMÁN

Trump en la ONU: ¿quién es el loco?

El analista israelí Boaz Bismuth saluda el discurso pronunciado por Donald Trump ante la Asamblea General de Naciones Unidas y plantea una pregunta que incomodará a muchos de los detractores del presidente norteamericano.

(…) reconforta tener un presidente que habla en la ONU con un lenguaje diferente al (…) de los últimos ocho años. El 45º presidente de EEUU ve la conexión entre Corea del Norte e Irán como si fuera un primer ministro israelí. Les recuerdo que el estatus de Irán se elevó a la categoría de país normal en la Asamblea General de Naciones Unidas durante la era Obama. Trump lo ha vuelto a llevar a la esquina, donde Corea del Norte estaba sola. La revolución islámica, que ganó reconocimiento gracias al acuerdo nuclear, ha vuelto a ser vista como lo que es: una peligrosa perversión histórica que debe ser combatida.

(…)

Hemos visto al líder del mundo libre (…) hablar del régimen criminal de Siria, del acuerdo nuclear con Irán y de su deseo de ver un cambio de régimen en Teherán. Ha amenazado a Corea del Norte y criticado la dictadura socialista de Venezuela. Sus detractores llaman loco al presidente, pero, tras ocho años de discursos completamente opuestos [al suyo], deberíamos reconsiderar quién es el loco y quién el que ve la realidad tal como es.

Fuente: Revista El Medio

Finalmente después de 20 años el campamento de entrenamiento yihadista islámico “Islamberg” en New York ha sido asaltado por el FBI.

Puedes agradecer al Presidente Trump por esto. No sorprende que Barack Hussein Obama ignorara estos campos durante 8 años, pero también lo hizo George W. Bush, incluso después del 11 de septiembre.

FreedomDaily Existe un campamento musulmán ocultado misteriosamente llamada Islamberg que se encuentra en lo profundo de los bosques de las montañas de Catskill en Nueva York. La única manera de acceder al complejo de 70 acres es a través de caminos de tierra primitivos, donde más de 100 musulmanes viven en reclusión lejos de los ojos de los estadounidenses curiosos.

Durante más de dos décadas, a los infieles se les ha prohibido entrar, ya que cualquiera que intente entrar será “saludado” por musulmanes armados patrullando una choza de guardia en la puerta de entrada del complejo. Sin acceso al complejo, no hay manera de confirmar los rumores sobre la ubicación que se utiliza como campo de entrenamiento para los terroristas musulmanes.

Pero después de un incidente alarmante que involucró a uno de los residentes de Islamberg, la policía finalmente pudo obtener una orden y allanar el lugar. Y lo que descubrieron en cuanto a lo que estos musulmanes han estado planeando en silencio durante años es nada menos que escalofriante.

Durante más de dos décadas, este grupo de musulmanes seguidores de la Ley de la Sharia ha vivido tranquilamente bajo la dirección del jeque pakistaní Syed Mubarik Ali Shah Gilani (abajo), un musulmán radical con vínculos conocidos con Jamaat al-Fuqra, una organización terrorista responsable de una larga lista de actividades terroristas en todo el mundo, incluyendo asesinatos de figuras religiosas rivales en los Estados Unidos. 

 

Los habitantes de la zona a menudo han informado de los sonidos de disparos y explosiones que emanan del recinto, pero debido a que los musulmanes no necesariamente rompen las leyes, no había nada que las fuerzas de la ley pudieran hacer excepto mantener un ojo cercano en el lugar desde una cierta distancia .

Pero con la reciente detención de Ramadan Abdullah (abajo), un refugiado de Islamberg, que recientemente fue capturado tratando de robar varios paquetes de munición de montaña en una tienda local en la zona, las autoridades finalmente tuvieron la oportunidad de obtener una orden de registro para el complejo y lo que ellos han descubierto era nada menos que escalofriante.

Poco después de arrestar a Ramadán Abdullah por robo, las respuestas del musulmán acerca de por qué estaba robando municiones levantaron sospechas entre la policía, que luego decidió obtener una orden de registro para investigar más sus sospechas.

Durante su incursión descubrieron un enorme acervo de armas ilegales en toda la localidad de Islamberg, incluyendo 8 armas de asalto, 4 pistolas cargadas, 1 escopeta cargada, 2 rifles, 64 dispositivos de alimentación de munición de gran capacidad y armadura corporal, incluyendo miles de rondas de armas. Munición calibre 50 capaz de perforar armadura corporal. Pero la destrucción ilegal de armas confiscadas en el recinto no fue, por desgracia, sino el comienzo.

Ater Abdullah, las autoridades comenzaron a mirar más de cerca sus antecedentes, descubriendo que el musulmán es un asociado de larga data de la organización terrorista islámica estadounidense, Muslims of America (MOA), y fue el mismo musulmán que fue arrestado en 1977 después de que la policía descubrió suficiente material en su casa para construir 50 bombas.

Abdullah también participó en el robo a mano armada de una tienda de dulces en Brooklyn en los años 70 que resultó en la muerte de un hombre. Pero después de haber cumplido su sentencia y de haber reducido drásticamente su condena, Abdullah se había deshecho de las autoridades, viviendo en silencio en el recinto de Islamberg y entrenando a otros terroristas en el uso de armas.

Su arresto ahora ha validado los temores que los residentes de Nueva York sostuvieron a lo largo de que el complejo fue en realidad la ubicación que se utiliza para capacitar activamente a los terroristas, donde FOX News ahora está avanzando con otros posibles rumores de que hay un tanque de guerra en los terrenos, y que la ubicación fue utilizada una vez para esconder a Osama bin Laden de las autoridades.

Entrenamiento guerrillero para mujeres yihadistas en Islamberg:

Desde el arresto de Abdullah, el comandante de la Policía del Estado de Nueva York, Jim Barnes, dijo que cree que el terrorista musulmán ha viajado al extranjero para promover el terrorismo. Todas las armas ilegales de Abdullah ya han sido incautadas, y Barnes pregunta exactamente cuáles fueron los motivos de Abdullah para haber recibido una cantidad tan enorme de armas en primer lugar.

Después del arresto de Abdullah, las autoridades comenzaron a mirar más de cerca sus antecedentes, descubriendo que el musulmán es un asociado de larga data de la organización terrorista islámica estadounidense, Muslims of America (MOA), y fue el mismo musulmán que fue arrestado en 1977 después de que la policía descubrió suficiente material en su casa para construir 50 bombas.

Esto es ISLAMVILLE, otro capamento igual que Islamberg, pero en Carolina del Sur.

“… se plantea la pregunta, ¿qué estaba haciendo con todo esto y cuáles eran sus intenciones?”, Dijo Barnes.

Afortunadamente, Abdullah está detenido sin fianza en la Cárcel del Condado de Broome.

INICIO JIHAD:

Fuente; FreedomDaily

El presidente Donald Trump desecha el insulto creado por Obama llamado “Día de Servicio” para el aniversario del 9/11

La mayoría de los estadounidenses quedaron indignados cuando Barack Hussein Obama hizo un esfuerzo político cínico y fríamente calculado para borrar el significado de los ataques terroristas islámicos del 11 de septiembre de la psique estadounidense, para convertir el aniversario del 11 de septiembre en un “día de servicio”, una celebración izquierdista de la idolatría estatista. Lo que muchos no saben es que Obama también ordenó al personal del Departamento de Estado orar con los musulmanes en lo que más tarde llamó su Día de Servicio Interreligioso del 11 de septiembre. Usted puede estar seguro de que nunca sucederá bajo esta administración .

Free Beacon   Afortunadamente, esas políticas idiotas están ahora en el basurero de la historia. En cumplimiento del décimosexto aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre del año 2001, el presidente Donald Trump declaró que de viernes a domingo de esta semana serán “Días de oración y conmemoración cristiana” y que el lunes será “Día del patriota”.

Y a diferencia de la administración anterior, el Presidente y la Primera Dama no estarán faltando al respeto a los 3.000 muertos y sus sobrevivientes, así como a los muchos primeros que murieron en los años posteriores a los ataques, pasando el 9/11 como la sopa cocina de la renombrada escuela, la “Academia de Barack y de Michelle Obama.”

“Durante las Jornadas Nacionales de Oración y Recuerdo, nuestra Nación recuerda a los casi 3.000 inocentes asesinados el 11 de septiembre del 2001. Mientras reflexionamos sobre nuestra tristeza y nuestro dolor, nos reunimos para orar por aquellos que perdieron seres queridos”, dijo Trump. “Como nación, oramos para que el amor de Dios y el consuelo de saber que los que perecieron sean recordados para siempre y les traiga paz y les de valor”.

En la declaración de Trump de que de viernes a domingo se dedicará a la oración y el recuerdo de los que murieron en los ataques, el presidente se refirió al ” Survivor Tree ” en el World Trade Center en Manhattan.

“Hoy en día, un solo árbol está cerca de la base de lo que fue una vez las Torres Gemelas del World Trade Center, habiendo sobrevivido a ese fatídico día hace 16 años”, dijo el comunicado. “Este árbol, el ‘Survivor Tree’, es un testamento vivo de nuestro carácter nacional de triunfo. Al igual que el Survivor Tree, seguimos siendo una nación grande y fuerte. Por mucho que lo intenten, los terroristas nunca derrotarán nuestro firme espíritu americano “.

Así como la cruz de la viga de acero encontrada entre los escombros del 11 de septiembre, se convirtió en un símbolo de esperanza durante los días más oscuros después de los ataques del 11 de septiembre, un día de oración y recuerdo es lo que el 11 de septiembre debería de festejar por siempre. La cruz es ahora parte del Museo 9/11 en la Zona Cero.

El lunes 11 de septiembre, de acuerdo con una ley del 2001, será el Día Patriota en homenaje a los que murieron en los ataques, y también a los primeros socorristas y miembros de las fuerzas armadas estadounidenses.

Trump rompe el molde diplomático

Barack Obama y Donald Trump.

Por Noah Rothman 

Tal vez no haya nada que una clase mundial de diplomáticos calcificados aprecie más que la sutileza y los matices. La gira de Donald Trump por las tres principales capitales religiosas del mundo ha sido lo menos sutil y matizada que quepa imaginar. Para muchos diplomáticos veteranos, este ingenuo esfuerzo de la Administración por forjar la paz es muy peligroso, posiblemente más de lo que piense la propia Administración. Puede. O puede también que el presidente y su equipo estén prescindiendo de una convención osificada en un campo que necesitaba desesperadamente ideas frescas. Completado el primer tramo de la gira teológica mundial de Trump, no es imposible que algo nuevo esté tomando forma.

En Arabia Saudí, Donald Trump hizo la danza de la espada, tocó una inquietante esfera luminosa y pronunció, en el corazón del mundo islámico, un discurso sobre el terrorismo islámicocuidadosamente adaptado que fue razonablemente bien recibido. Además, se reunió con los líderes de Egipto, Kuwait, Qatar y Bahréin, entre otros destacados actores regionales.

Ahora bien, lo que hizo Trump en el reino saudí es menos interesante que la acogida que le brindaron los saudíes.

A su llegada, Trump recibió una bienvenida majestuosa. El rey Salman soportó a pie de pista los 38º de temperatura que marcaba el termómetro para recibirlo personalmente. Una banda de música tocó ante los dos líderes mientras unos cañones lanzaban salvas y siete aviones saudíes dejaban una estela roja, blanca y azul por sobre sus cabezas. El presidente y el rey se subieron a la limusina presidencial y juntos acudieron a una extravagante ceremonia en la corte saudí, donde se prodigaron atenciones incluso a los ayudantes del presidente.

El deliberado contraste que supone esta recepción con la de la visita de Barack Obama en 2014 fue muy marcado. A la llegada de Obama, el rey Salman envió sólo a un sobrino lejano, el gobernador de Riad, para que recibiera al líder del mundo libre. La Casa Blanca de Obama hizo lo que pudo por salvar la cara, pero el desaire fue una clara señal de las tensiones que rodeaban el acuerdo nuclear con Irán, la carnicería siria –aún en curso– y la antipatía explícita de Obama hacia el Reino como país que no merece una alianza con Estados Unidos.

Desde Arabia Saudí, Trump viajó directamente a Israel –todo un vuelco en las convenciones al uso–, donde también fue recibido cálidamente. El primer ministro Netanyahu y su mujer recibieron al presidente y a la primera dama en el Aeropuerto Internacional Ben Gurión de Tel Aviv. Aprovechando sus declaraciones junto a Trump para lanzar un reproche velado a Obama, Netanyahu dijo: “Apreciamos la reafirmación del liderazgo norteamericano en Oriente Medio”.

Obama llegó a la presidencia con el objetivo de crear un nuevo equilibrio de poderes en la región que permitiera a Estados Unidos retirarse de allí con seguridad. La manifiesta creencia del expresidente de que la alianza de EEUU con Israel “erosiona nuestra credibilidad ante los países árabes”, unida a su desconfianza hacia países árabes suníes como Arabia Saudí y Egipto, le dejó pocas vías para conseguir ese objetivo. Hay una ironía cósmica en que el ensimismamiento de Obama haya abierto una dinámica radicalmente nueva y peligrosa en Oriente Medio. En términos conceptuales, la estrategia que está siguiendo Trump en Oriente Medio diverge sensiblemente de la de sus predecesores. Así, está abandonando la idea de que no puede haber una solución a la hostilidad del mundo árabe hacia Israel sin crear primero un Estado palestino.

Ya en febrero, fuentes de la Administración empezaron a proveer detalles a la prensa sobre la propuesta de una alianza militar suní para contrarrestar el extremismo islamista y la emergencia de Irán. Esa alianza incluiría a países con relaciones no congeladas con Israel, como Egipto y Jordania, y a países, como Arabia Saudí y los Emiratos, que no reconocen el Estado judío. Según unas explosivas y recientes informaciones, la perspectiva de una relajación radical en las tensiones entre Israel y el mundo árabe es real.

Como explicó en su momento Evelyn C. Gordon, a cambio de tecnología e información israelíes, un alivio en el bloqueo sobre Gaza y el cese de la construcción en algunos asentamientos, la alianza suní “establecería vínculos de telecomunicación directa con Israel, permitiría a los aviones israelíes sobrevolar [esos] países, levantaría ciertas restricciones comerciales y quizá concedería visados a atletas y empresarios israelíes”. Y todo esto sucedería sin que cambiara prácticamente la realidad palestina. Aun sin la seguridad de conseguir algún progreso hacia la paz en la región, ese paso no se puede desandar.

Donald Trump no es el primer presidente americano que se beneficia de una gran cordialidad sólo por no ser su predecesor. En lo que respecta a Oriente Medio, las crisis y el caos tienen la costumbre de hundir incluso los planes mejor trazados. La proyección de poder de Irán sobre lugares como Irák, el Yemen y Siria ha creado nuevas vías de cooperación entre poderes adversarios con un enemigo común en Teherán. Si Trump puede traducir esta nueva realidad en un logro tangible (y ese si es enorme), tendrá un poderoso argumento para defender su presidencia y un segundo mandato.

El presidente Trump ha desatado la cólera de los críticos, sobre todo en materia de política exterior. Es el diplomático “menos diplomático del mundo”, y ha adoptado una “diplomacia patosa” antiliberal y estratégicamente inepta. De hecho, su “rechazo de la diplomacia tradicional en pro de su propio y distintivo estilo brusco ha incurrido en costes sin ninguna contrapartida beneficiosa visible”. En su artículo “Is This the End of the Free World”, Abe Greenwald demostró que Trump tiene la terrible y lamentablemente conocida costumbre de alejar a los aliados naturales de Estados Unidos. Es un rasgo desagradable de una visión del mundo distorsionada, y podría resultar en la pérdida continuada de fe aliada en la visión y autoridad de Estados Unidos. Por ahora, sin embargo, no sólo es que Oriente Medio esté obviamente encantado por que haya acabado la era Obama, sino que ha dado a Donald Trump la oportunidad de un verdadero triunfo diplomático. Una presidencia auténticamente exitosa en Oriente Medio podría empezar con el abandono de un manual diplomático gastadísimo y muy pesado.

© Versión original (en inglés): Commentary
© Versión en español: Revista El Medio

Los saudíes se regocijan por la muerte de las políticas de Barack Hussein Obama.

Israel no es el único país en el Medio Oriente feliz de ver a Barack Obama fuera de la Casa Blanca. La visita del presidente Donald Trump a Arabia Saudita el fin de semana sirvió como una bofetada muy pública en la cara de su predecesor. Y fueron los saudíes, no Trump, los que dieron el golpe.

Israel Hoy   Los periódicos Okaz y Al-Madina de Arabia Saudita observaron que había una gran cantidad de frustración con las políticas derrotistas de Obama con respecto a Irán, y que Arabia Saudita ve a Trump como el anuncio de una nueva era de la fuerza en la cara de tales enemigos.

En los días previos a su viaje, un número de funcionarios regionales, como el Ministro de Asuntos Exteriores de Bahrein, dijeron que Trump entiende el Medio Oriente mucho mejor que Obama y que podrían tener mejores esperanzas.

Al-Sharq al-Awsat , un diario de propiedad saudí que se publica y se vende en Londres, dio un paso más, con la publicación de una caricatura de Donald Trump colocando una corona al lado una lápida que dice “las políticas de Obama.”

 Fuente: Israel Hoy 

Sacrificios humanos al falso dios Ala

Esta es la forma como los MUSULMANES se ganan el paraiso masacrando y asesinando a todos los infieles que les estorban en su camino de conquista y dominacion mundial.

Este es el verdadero ISLAM estas son las ordenes escritas en el CORAN esto es lo que la maldita LEY SHARIA les ordena cometer a todos los fieles creyentes musulmanes

TODOS LOS ASESINOS DEL VIDEO SON MUSULMANES CREYENTES DEVOTOS FIELES

http://www.kaotic.com/video/H9o721zb_2017104221555_t