shutterstock_95514733-890x400

Entrevista a Dr. Mordejai Kedar sobre los reclamos musulmanes por Jerusalem

El Dr. Mordechai Kedar es un renombrado estudioso israelí en literatura árabe y docente en la Universidad Bar-Ilan en Israel. En el pasado explicó claramente cómo Jerusalem se convirtió, por temas políticos internos musulmanes, en una ciudad santa cuando ni siquiera aparece en el Corán.

FUENTE: Unidos con Israel

Francia: Invasor musulmán de Argelia apuñala a una mujer policía en la garganta porque ella representa a Francia.

Las autoridades francesas se apresuraron a echarle la culpa a los “problemas mentales” del atacante (algo que se ha convertido en el nuevo seudónimo de “yihadista musulmán”) en otro encubrimiento masivo de la violencia islámica, dirigida a distanciar el acto terrorista musulmán, de la importación masiva de musulmanes extranjeros ilegales que se hacen pasar por refugiados.

Screen-Shot-08/30/2016-at-10.45.21-PM-470x600

Un salvaje musulmán apuñaló a una agente de policía en Toulouse porque “representa” a Francia “, pero las autoridades de inmediato corrieron a echar la culpa a un” trastorno psiquiátrico “como parte de la motivación detrás del ataque.

Reino Unido expreso   El apuñalamiento se produjo el día de hoy en la zona Rempart Saint-Etienne cuando un hombre argelino de 31 años de edad, entró en una estación de policía con el pretexto de hacer una reclamación. Después de fracasar en su intento de apoderarse de la pistola de la oficial, el agresor la apuñaló varias veces en la garganta.

“La mujer se encuentra en una condición seria y el área alrededor de la estación de policía está bloqueado”,  informa el expreso .

rsz_crhq3b9xgaik2bb

Según  los informes , el hombre atacó a la oficial, porque ella “representa a Francia”, aunque a pesar de esto, obviamente, había un motivo político, las autoridades llegaron a la conclusión casi de inmediato después del ataque, de que fue impulsado por un “trastorno psiquiátrico” del atacante.

Mientras tanto, en  otro incidente  en Francia hoy en el día, un hombre fue arrestado después de que comenzó a disparar un arma de fuego por una ventana al tiempo que gritaba “Allahu Akbar”.

Prácticamente todos los ataques islamistas recientes en Europa han sido negados por las autoridades y han sido calificados como una enfermedad mental por parte del atacante, no obstante en casi todos los casos el atacante gritó “Allahu Akbar” o realizó declaraciones políticas alimentadas por las drogas. (De todos modos se necesita estar muy mal de la cabeza para practicar esa doctrina satánica llamada islam)

No es agradable "diversidad"?

No es agradable la “diversidad”?

 

Bill Clinton piensa que hay que traer a cientos de miles de invasores musulmanes para reconstruir Detroit.

Al parecer, Bill está tratando de solicitar más donaciones para la Fundación Clinton de parte de sus amigos en los Estados Árabes del Golfo, ricos en petróleo que se han negado a tomar a cualquier ‘refugiado’ musulmán sirio, ya que no quieren apoyar a todos los gorrones y tienen miedo de los terroristas que se encuentran entre ellos.

Esclavitud moderna en el mundo árabe: Las leyes permiten la posesión de esclavos mientras calla la comunidad internacional

Por: Josephine Bacon

La familia de un trabajador nepalí fallecido en Qatar durante las obras de construcción de un estadio de fútbol se prepara para enterrarlo. En Qatar, los trabajadores extranjeros trabajan en condiciones muy peligrosas; sólo los nepalíes mueren a un ritmo de uno cada dos días. (Imagen: captura de un vídeo del 'Guardian').

La familia de un trabajador nepalí fallecido en Qatar durante las obras de construcción de un estadio de fútbol se prepara para enterrarlo. En Qatar, los trabajadores extranjeros trabajan en condiciones muy peligrosas; sólo los nepalíes mueren a un ritmo de uno cada dos días. (Imagen: captura de un vídeo del ‘Guardian’).

 En un artículo en el Sunday Telegraph del 31 de julio, la nueva primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, afirmaba: “El año pasado presenté la Ley sobre la Esclavitud Moderna, pionera a nivel mundial, para lanzar el mensaje más nítido posible de que las víctimas no están solas y los responsables de esa vil explotación serán llevados ante la justicia”. Sin embargo, estas campañas para combatir la esclavitud moderna soslayan cuidadosamente a los países del mundo árabe, donde las leyes permiten la posesión de esclavos.

En 2015 Gran Bretaña aprobó la Ley sobre la Esclavitud Moderna para hacer frente a los acusados niveles de tráfico de personas (ahora considerado por los criminales como más lucrativo que el contrabando de drogas) y las circunstancias de muchos sirvientes de extranjeros adinerados.

Como sus jefes ricos, estos sirvientes no remunerados son llevados directamente del avión a un coche que les espera en la pista, y no pasan por los controles de inmigración o las aduanas. No son tratados como el resto de nosotros: esas personas sumamente ricas y quienes trabajan para ellas viven bajo leyes distintas. Por lo tanto, es muy raro que los casos de maltrato de sirvientes lleguen alguna vez a los tribunales. Los pocos que llegan a juicio se deben a que los sirvientes han podido escapar de las garras de sus empleadores, y las historias que cuentan son terribles (aunque en su mayoría quedan impunes y pasan inadvertidas por motivos políticos).

El Daily Mail documentó uno de estos casos el 15 de marzo de 2011. Una sirviente africana fue obligada a dormir en el suelo, situación que soportaba al principio por 10 libras de salario mensual, hasta que su empleadora, una médico de origen asiático, decidió no pagarle nada en absoluto.

Una intérprete judicial del Reino Unido que trabaja con la lengua árabe y pidió mantener su anonimato me contó historias aún peores sobre sirvientes que escapan y que logran presentar una denuncia en la comisaría, donde ella les había conocido y les había hecho de intérprete. Los empleadores, en su mayoría de Arabia Saudí y los Estados del Golfo, rara vez son juzgados.

Los sobornos de Qatar

Mientras se acerca la fecha del Mundial de la FIFA de 2022, convendría investigar las prácticas laborales del país anfitrión, Qatar, que vulneran claramente leyes europeas anteriores, y por supuesto la Ley sobre la Esclavitud Moderna. Según Greg Dyke, expresidente de la Asociación de Fútbol Británica (BFA, por sus siglas en inglés), y otros responsables de la BFA, Qatar ofreció sobornos a la FIFA para albergar el campeonato.

Qatar, como el Líbano, Baréin, Irak, Jordania, Kuwait, Omán, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (los Estados del Golfo), opera bajo el sistema kafala o kefala (en árabe, نظام الكفالة niẓām al-kafāla). Esto se traduce del árabe como “sistema de patrocinio”, pero en realidad es una manera brutal de controlar la mano de obra extranjera que cubre prácticamente todo el trabajo en los países más ricos del mundo árabe.

Las perversidades del sistema ‘kafala’

Con el sistema kafala, cualquier extranjero que busque o se le ofrezca trabajo en Arabia Saudí o los Estados del Golfo –incluidos Baréin, los Emiratos y Qatar– tiene un patrocinador (un empleador, una agencia o un intermediario, a través de los cuales se les ofrece el trabajo) que les tramita el visado. A cambio, el pasaporte de cada trabajador extranjero es confiscado por el empleador o la agencia. Esto significa que el trabajador no tiene derecho a cambiar de trabajo o abandonar el país sin el permiso de la persona que retiene su pasaporte. Ni que decir tiene que los empleados y agencias rara vez conceden dicho permiso.

Esta explotación de la mano de obra ha sido criticada por muchas organizaciones de derechos humanos. Según The Economist, “el sistema [también] bloquea la competencia interna para los trabajadores extranjeros”.

Explotación en Qatar

En noviembre de 2013, Amnistía Internacional publicó un informe sobre los obreros de la construcción en Qatar. Según Shalil Shetty, entonces secretario general de Amnistía Internacional:

La atención del mundo seguirá puesta en Qatar en el periodo previo a la Copa del Mundo de 2022, lo que ofrece al Gobierno [británico] una oportunidad única para demostrar en la escena mundial que se toma en serio su compromiso con los derechos humanos y actuar como ejemplo para el resto de la región.

Personas que han viajado recientemente a Qatar han fotografiado la terrible miseria en la que viven los obreros de la construcción. Se les obliga a dormir en habitaciones del tamaño de una celda diminuta, donde apenas tienen espacio para tumbarse. No hay baños o cocinas en condiciones.

Según un artículo publicado en el diario británico The Guardian –un periódico que suele defender a los árabes– el 23 de diciembre de 2014, los trabajadores migrantes nepalíes están muriendo a un ritmo de uno cada dos días, por accidentes laborales o puro agotamiento, mientras trabajan para construir las infraestructuras de la Copa Mundial de la FIFA de 2022.

La ‘kafala’ se aplica a los empleados de todos los niveles

A menudo se da por hecho que el sistema kafala sólo afecta a los trabajadores de los países del Tercer Mundo de ámbitos como el servicio doméstico o el sector de la construcción. Esta percepción es falsa: la kafala se aplica a todos los trabajadores, incluidos los de más alto nivel.

Por ejemplo, el 14 de noviembre de 2013, The Guardian publicó la historia de Zahir Belounis, un futbolista francés retenido en Qatar contra su voluntad. Un club de fútbol local le había contratado por cinco años porque quería utilizarlo para subir de categoría. Una vez logró su promoción, el club dejó de pagar el sueldo de Belounis, pero no le dejaba abandonar el país, ya que siguió reteniendo su pasaporte. Se quedó atrapado en su apartamento sin ingresos, con una familia a la que alimentar. Desesperado, Belounis se dirigió al presidente de Francia y a figuras del fútbol de todo el mundo. Al final, después de 19 meses, le permitieron marcharse.

El 30 de septiembre de 2009, el diario en lengua inglesa Flanders Today publicó: “Philippe Bogaert, el empresario flamenco retenido en Qatar desde hace más de un año, vuelve a casa tras escapar en barco amparado por la oscuridad de la noche. Bogaert había ido a Qatar en octubre de 2008 para trabajar en la filial local de una compañía belga. Cuando los socios qataríes rescindieron el contrato, la empresa quebró, y Bogaert dimitió. Según la ley qatarí, sólo podía abandonar el país si su patrocinador –un exsocio comercial– firmaba la autorización. El socio se negó, dejando a Bogaert sin trabajo, sin ingresos y sin poder marcharse”.

El periódico francés L’Express publicó un reportaje el 2 de agosto de 2013 en el que se leía: “Nasr al Awartany, francés de origen jordano, está atrapado en su hotel de Doha. No puede dejar Qatar y volver con su familia porque su socio qatarí, que también es su patrocinador, le niega el visado de salida. Esto no es algo inusual [énfasis de la autora] (…) Un asombroso 80% de la población [de Qatar] es extranjero. (…) El caso ha llegado a los tribunales, pero podría durar años, y mientras, la visa de salida de Nasr ha sido denegada”.

Según un artículo publicado el 25 de diciembre de 2014 en Doha News, está prevista una serie de cambios en la ley catarí de la kafala que entrarán en vigor el 14 de diciembre de 2016. Entre ellos se encuentra la posibilidad de apelar las denegaciones de los permisos de salida y que los expatriados que hayan finalizado su trabajo ya no necesiten una autorización para ejercer otro empleo. Que esto se aplique o no en la práctica ya es otro asunto.

Supuestamente, Baréin abolió el sistema kafala en 2012, pero, según los expertos, entre ellos Andrew Gardner, profesor adjunto de Antropología en la Universidad de Puget Sound, fue sólo un gesto de cara a la galería y el sistema sigue funcionando. En Qatar, la nueva ley sólo se aplicará –si es que se aplica– a los extranjeros que sean contratados después de la aprobación de la misma.

Fuente: Alerta Digital.

El Gobierno de Suecia permite que las niñas musulmanas puedan dar clases de educación física en clases segregadas

Cuando el debate sobre el burkini sigue haciendo correr ríos de tinta en todo el mundo, llega un nuevo problema a Suecia, esta vez a los colegios. La escuela musulmana de Estocolmo Al-Azhar tiene clases segregadas de educación física para que las niñas musulmanas puedan hacer gimnasia en pantalón corto. Los partidos de centro derecha que están en la oposición han criticado la decisión de la Inspección Nacional de Escuelas al permitir que se produzca esta situación y el propio Ministro de Educación, Gustav Fridolin, manifestó que comparte esta preocupación en unas declaraciones a la cadena de televisión sueca TV4 Nyheterna, según informa ABC.

«Separar a niños y niñas en la escuela primaria y secundaria no es la manera de trabajar por la igualdad de género», declaró. Además, indicó que, a partir de esta semana, se estudiará cómo modificar la legislación actual para evitar estos casos, según informa el diario The Local.

Por su parte, la profesora de deportes del colegio, Nina Da Mata, cree que la medida también sería positiva en escuelas no musulmanas, ya que «las niñas se sienten más seguras cuando están entre iguales», y añadió que «algunas de las niñas quieren poderse quitar el velo y llevar pantalones cortos y camisetas en las clases. Sería difícil si hubiera niños de la misma edad o un profesor varón», explicó al periódico del sindicato nacional de profesores, Mivida.

La escuela fue denunciada de forma anónima por un individuo que se mostró preocupado porque las clases de gimnasia segregadas podían perpetuar reglas patriarcales, aunque la denuncia fue rechazada por la inspección pública al constatar que las clases eran las mismas para ambos géneros. El debate sobre las escuelas religiosas en Suecia ya había comenzado el pasado mes de junio, cuando la Ministra de Educación Secundaria, Aida Hadzialic -que se vio obligada a dimitir hace unos días por conducir rebasando los límites de alcohol – declaró que era necesario discutir la posibilidad de prohibir las escuelas religiosas en el país debido a la disgregación entre niños y niñas.

Suecia tiene un sistema de educación pública universal y gratuita pero, desde 1992, se permiten las escuelas privadas, lo que abrió el camino para que muchas organizaciones religiosas operen escuelas siempre y cuando mantengan el curriculum laico.

Fuente: Alerta Digital

Polonia se resiste al suicidio: El ministro de Interior defiende blindar las fronteras europeas ante la ola de inmigración

Mariusz Blaszczak

Mariusz Blaszczak

El ministro polaco de Interior, Mariusz Blaszczak, dijo hoy que el debate sobre la reubicación de refugiados es “inútil” y contraproducente, ya que genera “un efecto llamada”, a la vez que defendió la conveniencia de blindar las fronteras exteriores comunitarias ante la ola migratoria.

“Una buena solución (ante la constante llegada de un elevado número de inmigrantes y refugiados) es implementar el cierre de las fronteras exteriores de la Unión Europea”, dijo Blaszczak a la radio pública de Polonia.

Treinta guardias fronterizos polacos ya se encuentran desde hace varios días en la frontera entre Bulgaria y Turquía, donde realizan labores de apoyo a las autoridades búlgaras en el control fronterizo, y otros cincuenta se desplazarán esta semana a la frontera entre Serbia y Hungría.

El ministro también se refirió al nuevo plan de defensa civil aprobado por el Gobierno alemán, en el que se insta a la población a hacer acopio de alimentos para diez días ante un posibles grandes crisis como atentados terroristas o catástrofes naturales.

“En Polonia no son necesarias esas recomendaciones (sobre el almacenamiento de comida)”, señaló Blaszczak, quien subrayó que “la situación en Alemania es mucho más difícil debido a la crisis migratoria y la llegada de un millón y medio de inmigrantes, lo que hace todo más complicado”.

Verano infernal de agresiones sexuales en Suecia por parte de supuestos “solicitantes de asilo” musulmanes

Imágenes de un festival de música celebrado en Malmö en verano de 2015... A la izquierda, cuatro jóvenes rodean y asaltan sexualmente a una joven. A la derecha, la Policía arresta a un sospechoso mientras, en segundo plano, víctimas del asalto sexual lloran. El fotógrafo reportó que las jóvenes suecas fueron sexualmente asaltadas por grupos de hombres jóvenes "de orígenes foráneos".

Por: Ingrid Carlqvist

Tras los ataques de Nochevieja en Colonia (Alemania), se conoció la noticia en Suecia de que se había producido un gran número de agresiones sexuales contra chicas y mujeres en el festival de música “We Are Sthlm” [abreviatura de Estocolmo] en 2014 y 2015, pero que fueron ocultadas por la policía y los medios. El jefe de la policía nacional, Dan Eliasson, inició inmediatamente una investigación para determinar la magnitud del problema.

Los resultados se presentaron en mayo, en un informe titulado: “Situación actual en relación con las agresiones sexuales y propuestas de acción”, y las conclusiones son escalofriantes. Casi todos los agresores que atacaron en grupo y que fueron capturados eran ciudadanos de Afganistán, Eritrea y Somalia, tres de los cuatro grupos de inmigrantes más numerosos en Suecia, y que entran en la categoría de “niños refugiados sin acompañante”.

El Departamento de Operaciones Nacionales de la Policía empezaba su informe repasando todas las agresiones sexuales en festivales de música, carnavales o celebraciones de Nochevieja que han sido denunciadas a la policía:

“Las denuncias presentadas en 2015 y 2016 demuestran que las jóvenes de 14 y 15 años son las más vulnerables. Los ataques se han percibido de forma distinta, en función del modus operandi [del agresor], pero la información facilitada en las denuncias demuestra claramente que varias de las jóvenes atacadas estaban comprensiblemente devastadas y muy “inestables después de que se produjera el incidente”. Especialmente llamativos y alarmantes son los ataques perpetrados por grupos, donde la víctima no sólo es retenida y “manoseada”, sino que los atacantes también intentaron arrancarle la ropa”. […]

La mayoría de los ataques fueron perpetrados por individuos solos. En la mayoría de los casos, el ataque se producía en lugares muy concurridos y por la espalda; el agresor metía las manos por los pantalones, la blusa o sudadera de la víctima y trataba de besarla y sujetarla. A causa de la lucha para liberarse o porque el ataque se había producido por detrás, muchas veces era difícil obtener una buena descripción física del sospechoso para lograr después una identificación positiva. En muchos casos, las víctimas se encontraban entre el público delante de un escenario, intentando abrirse paso entre la gente para llegar adonde estaban sus amigos, o de pie con algún amigo o grupo de amigos cuando fueron atacadas.

Al menos diez casos fueron clasificados como la llamada taharrush gamea [“acoso colectivo” en árabe], donde grupos de hombres eligen a una víctima y la atacan todos juntos. El informe cita a Senni Jyrkiäinen, investigadora en la Universidad de Helsinki, que estudia las relaciones de género en Egipto: “Taharrush es la palabra árabe para referirse al acoso”. Si se le añade “el-ginsy” (o sólo “ginsy”) significa “acoso sexual”, y la palabra gamea significa “grupo”.

El informe de la policía describe así el fenómeno: “En al menos diez casos, una chica sola, a veces acompañada de otras personas de entre 14 y 16 años, y a veces de entre 25 y 30, era rodeada por varios hombres (5 o 6, y a veces más). En estos casos, algunos de los hombres sujetaban a la chica, mientras otros le tocaban los pechos y el cuerpo, y en uno de los casos algunos de los hombres fotografiaban el ataque. En otros casos, los agresores le desabrochaban los pantalones a la víctima y trataban –a veces con éxito– de bajárselos antes de que fuese socorrida. También hubo casos donde varias chicas de un mismo grupo eran atacadas al mismo tiempo por una numerosa pandilla”. […]

Se ha identificado a pocos sospechosos. Los que han sido identificados son ciudadanos de Afganistán, Eritrea y Somalia. Se cerraron todas las investigaciones sobre casos en Estocolmo y Kalmar de 2014 y 2015 por falta de pruebas o problemas para identificar a los sospechosos.

La policía cita algunas de las denuncias presentadas:

-Una chica de 16 años fue atacada por un numeroso grupo de hombres descritos como “de origen extranjero y que hablaban un mal sueco”, que trataron de arrancarle la ropa. Algunos de los atacantes fotografiaron el incidente. La chica estaba volviendo a casa de una fiesta con su novio cuando fue atacada. El novio presenció el incidente.

-Dos chicas fueron atacadas por una banda de entre 10 y 20 hombres de “origen africano”, con edades entre los 15 y 20 años.

-Un ataque contra una joven en un parque pasó del acoso sexual a la violación en toda regla a manos de un grupo de hombres. Los hombres y la joven habían acudido a la misma fiesta, y los atacantes la siguieron cuando se marchó.

-Una muchacha de 12 años fue atacada, y dio la siguiente descripción de los atacantes: “Cuatro hombres, de entre 20 y 25 años, que parecían árabes y hablaban entre ellos en una lengua extranjera, posiblemente árabe”. Un joven que pasaba por ahí intervino y recibió una paliza.

-Una joven declaró que cuando se metió entre unos arbustos para orinar, fue agredida sexualmente por doce atacantes. Los sospechosos también le robaron la cartera a la víctima. “La agresión sexual consistió en que una serie de asaltantes agarraban las nalgas de la víctima, entre otras cosas”.

-Una chica de 17 años salía de un centro comercial y fue seguida y detenida por tres “tipos africanos” que la atacaron agarrándole las nalgas con tanta fuerza que le desgarraron los pantalones.

-A una chica de 13 años que va a clases de educación especial se le acercaron “4 o 5 extranjeros” que hablaban sueco con acento. La agarraron todos a la vez “en sitios que le desagradaban, como las nalgas y los pechos”.

-Cuando una chica estaba esperando el tren, fue rodeada por seis jóvenes de entre 15 y 17 años, de “origen extranjero”. Empezaron a pincharla y a decirle obscenidades, y la amenazaron en sueco. Cuando llegó el tren, siguieron atacándola.

-Una joven se encontró con un grupo de unos diez hombres de entre 18 y 20 años. Cuatro de ellos le agarraron el jersey y la sujetaron por el brazo, mientras otros tres le tocaban el cuerpo y los pechos. Gritó para pedir auxilio y trató de resistirse, pidiéndoles que pararan, en vano. Al final logró liberarse.

-Una chica fue acosada con palabras obscenas en un tren por un grupo de nueve hombres, de alrededor de 25 años, que trataron de obstaculizarle el paso al bajarse del tren. Ninguno de ellos hablaba sueco, dijo la víctima en su denuncia. “Es posible que fuesen de Afganistán”.

-Una joven fue rodeada en un tren por ocho hombres que habían subido a la vez que ella. Dos de los hombres empezaron a tocarle los muslos y a manosear sus partes íntimas. La chica logró sacar un espray de pimienta y los atacantes se alejaron. Todos eran mayores de 25 años y de origen extranjero.

En lo que respecta a las agresiones sexuales en las piscinas públicas, el informe afirma que se reportaron 123 incidentes de este tipo en 2015. El 86 % de los sospechosos eran menores de 20 años; la mayoría tenía 15 o 16 años.

En el 80 % de los casos reportados de las piscinas públicas, los perpetradores declaraban o se averiguaba que eran de origen extranjero. La mayoría no tenía número de la seguridad social sueca, y las denuncias afirmaban que pertenecían a grupos de jóvenes que habían solicitado asilo.

Los claros y alarmantes datos presentados por el informe de la policía no han tenido el menor impacto en el debate público sueco. Las feministas siguen hablando de “hombres” que cometen agresiones sexuales. Por ejemplo, en enero, Karen Austin, exdirectora de un grupo de trabajo del Gobierno sobre los hombres jóvenes y la violencia, escribió un artículo en la web de debates de la televisión pública sueca sobre por qué la cultura y la religión (casi) no tienen relevancia en lo que concierne a las agresiones sexuales.

“¿Es que los hombres suecos tienen un conjunto de cromosomas mejor que el del resto de hombres del mundo?”, se preguntaba retóricamente.

Barbro Sörman, presidenta del Partido de la Izquierda en Estocolmo, escribió en Twitter a principios de julio que en realidad es peor que violen los hombres suecos que los extranjeros:

Los hombres suecos que violan lo hacen a pesar de haber crecido en la igualdad de género. Eligen de manera activa. Eso es peor, en mi opinión.

Sörman se arrepintió después de su tuit, pero mantuvo que los suecos deben ser escudriñados de la misma manera:

Hay que ver qué hace elegir no ser igual y cometer agresiones en nuestra sociedad, a pesar de que seamos iguales.

Después de que el comisario nacional de la policía, Dan Eliasson, leyera el informe que había encargado, el 28 de junio presentó una “solución” que hizo resoplar a los suecos: un brazalete con las palabras “No manosees” impresas en ellos. Eliasson explicó así la iniciativa: “La policía se toma muy en serio las agresiones sexuales, especialmente cuando hay jóvenes afectadas. Estas agresiones son por supuesto extremadamente repudiables, y toda la sociedad tiene que trabajar contra ellas. [Con los brazaletes] podemos poner el foco en este asunto y animar a las afectadas a denunciar el delito”.

Pocos días después, resultó que muchos de los agresores que habían agredido sexualmente a las mujeres en el festival de música “Putte i Parken” en Karlstad llevaban el brazalete de “No manosees”. Lo mismo pasó en el festival Bråvalla. Lisen Andréasson Florman, directora de operaciones de la organización sin ánimo de lucro Nattskiftet (Turno de Noche), tenía a 50 voluntarios patrullando la zona del festival Bråvalla cada noche. Y a pesar de ello, la propia Florman fue agredida. Le dijo a la agencia de noticias sueca TT que había sido rodeada por tres hombres que se comportaron de manera “totalmente repugnante”.

Y los tres llevaban puestos esos brazaletes de “No manosees”. Fue completamente surrealista.

Y así sucesivamente. Las agresiones sexuales en los festivales musicales de este verano se han producido sin cesar. Mucha gente quedó por tanto espantada cuando se enteró de que los organizadores del festival de música Trästocksfestivalen en Skellefteå había decidido organizar autobuses gratuitos para los “niños refugiados sin acompañante” de la localidad.

Sin embargo, el director del festival, Nils Andrén, no comprendía en absoluto las críticas contra los autobuses gratuitos, y dijo que el lema del festival es la “accesibilidad”, y que seguramente a los recién llegados les resultaba caro pagarse el autobús hasta el festival. Además de ofrecer autobuses gratuitos, los organizadores también imprimieron carteles anunciando el festival en persa, árabe y tigriña. Decían sentirse “orgullosos de ser el primer festival de música en Suecia que había impulsado un importante aumento de migrantes recién llegados entre su público”.

Cuando terminó el festival Trästocksfestivalen, la policía contó doce agresiones sexuales denunciadas.

La policía concluía el informe sugiriendo varias medidas para prevenir e investigar las agresiones sexuales relacionadas con jóvenes en eventos públicos. Las sugerencias se presentan con grandes trazos:

-Trabajo preventivo mediante la prevención situacional del delito.
-Construir una base sólida de cooperación entre los ayuntamientos y los organizadores.
-Implementar un modelo de cooperación periódica vinculada a la delegación de las acciones y la responsabilidad.
-Medidas directas a partir del análisis de las causas.
-Establecer “centros de contacto conjuntos” durante los eventos públicos.
-Hacer un análisis correcto de la situación a tiempo.
-Dar los primeros pasos para llevar a los responsables ante la justicia situando a investigadores sobre el terreno.
-Investigación jurídica para determinar si los nuevos modus operandi delictivos constituyen un agravante.

Los investigadores no sugieren en ninguna parte del informe que los políticos deban tomar medidas para asegurar que Suecia acepte a menos solicitantes de asilo de los países donde la taharrush gamea es habitual. Al parecer, las chicas y mujeres suecas deberían aprender a vivir con manoseos y violaciones, o desaparecer del espacio público directamente. Lo último va muy en la línea de lo prescrito por la ley islámica de la sharia.

Fuente: Alerta Digital