Archivo de la categoría: MUJERES TONTAS ESCLAVAS DEL ISLAM

Las feministas y el Islam: su perversa alianza

Hace dos años de las agresiones sexuales multitudinarias que ocurrieron en Colonia y en otras ciudades alemanas por obra de inmigrantes y “refugiados” musulmanes durante los festejos de la Nochevieja. Se denunciaron más de mil violaciones y abusos sexuales de todo tipo contra mujeres alemanas durante esa noche.


Por: Yolanda Couceiro Morín

Este brutal episodio, inédito en Europa por su carácter masivo (e impune, ya que apenas unas decenas de personas fueron detenidas por estos hechos), trae a la memoria hechos similares ocurridos en ese país en el fragor de una lucha apocalíptica en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial.

Estos ataques sexuales contra mujeres han puesto una vez más de relieve las contradicciones que socavan y desacreditan el movimiento feminista, y más allá de él a todos los supuestos humanistas antirracistas, siempre dispuestos a denunciar la xenofobia, el racismo y la islamofobia, siempre con la intención de avanzar en su agenda de acoso y derribo de la sociedad occidental.

El estatus de la mujer en Occidente impone a todos los ciudadanos europeos un deber de solidaridad con las mujeres que padecen en todo el mundo la opresión y la violencia por motivos religiosos que se basan y se confunden a menudo con culturas rancias y costumbres medievales. Cuando esa cultura religiosa/patriarcal/anti-mujeres pretende imponerse en nuestros países, debemos estar vigilantes y oponernos firmemente a todo intento de socavar los derechos y libertades que tan duramente hemos ganado las mujeres europeas en siglos de luchas y sacrificios.

La igualdad entre las mujeres y los hombres es una conquista fundamental de nuestra civilización. Sin esa igualdad, nuestro mundo no sería el mismo, nuestra especificidad dejaría de ser una realidad. El reconocido papel que tenemos las mujeres en nuestra sociedad es un logro de una importancia capital, que define, incluso por encima de otras diferencias con otras culturas, el carácter único de nuestra civilización.

Las feministas han errado el camino. Durante años han minimizado el avance del islam e ignorado su influencia negativa sobre los derechos de las mujeres. Para estas feministas sectarias y cegadas por su particular ideología, el opresor de la mujer no podía ser más que el hombre blanco, heterosexual, necesariamente racista, obviamente fascista, heredero del colonialismo, del comercio de esclavos, de la Inquisición, culpable de todo, hasta de la desaparición de los dinosaurios. Criticar la cultura islámica, que esclaviza a la mujer hasta en los más mínimos detalles de su existencia, convierte a cualquier ciudadano en un horrible nazi, un islamófobo, un racista, un servidor de Satán…

Hoy las feministas, así como toda la fauna progresista, se enfrenta a la realidad, sin que eso signifique que se sometan a ella. Todas las víctimas de Colonia describieron el mismo escenario: fueron rodeadas por grupos de hombres “de aspecto árabe o magrebí”. Éstos se abalanzaban sobre ellas como si fueran fieras de presa, como animales en celo, como depredadores sin escrúpulos, como criminales en acción. Entre los pocos detenidos esa noche y en los días siguientes había una mayoría de “refugiados” sirios e iraquíes de la última ola recién llegada a Alemania, pero también argelinos y marroquíes, que obviamente no podían pretender estar huyendo de ninguna guerra.

En esas fechas y posteriormente, se oyeron voces “autorizadas” negando primero y disculpando después esas odiosas y brutales agresiones sexuales. El menos desafortunado de ellos nos recordó que para estos hombres que han nacido y crecido en una sociedad musulmana de valores arcaicos, el manosear a las mujeres no es motivo de reproche, el tratarnos como trozos de carne es un hecho aceptable: somos seres inferiores, no debemos esperar otra cosa, no merecemos respecto, no tenemos derechos. Para ellos una mujer que sale de noche no puede ser más que una prostituta -así que imaginen lo que podría ser yo misma que practico el nudismo usualmente-. Habría que añadir que la miseria sexual inherente a amplios sectores de cualquier sociedad regida por el islam no puede producir más que esta clase de desequilibrados y obsesos peligrosos. Otras voces han llegado a decir que es mejor que las mujeres europeas seamos violadas por “refugiados” que por nuestros compatriotas. Asistimos a una degradación de la moral y las costumbres sin precedentes, ante la justificación permanente de crímenes y aberraciones, siempre y cuando éstos sean cometidos por determinadas categorías humanas, inocentes por sistema y a perpetuidad.

Las sociedades patriarcales de valores medievales de donde provienen estos inmigrantes y “refugiados” son señalados como la fuente de estas agresiones. La denuncia del carácter oscurantista de esa cultura se convierte en una especie de subterfugio para no tener que llamar a las cosas por su verdadero nombre y señalar a la cultura islámica, que se expresa por boca de esas numerosas organizaciones del islam político que han echado raíces en nuestras sociedades, absurdamente acogedoras con todo aquello que las combaten y buscan destruir desde adentro, con las facilidades que sus propios anfitriones ponen a su disposición.

Ya patrullan en algunos barrios de ciudades europeas grupos de hombres encargados de vigilar las “buenas costumbres” de las mujeres, que obviamente no podemos ir vestidas de manera “indecorosa”, ni entrar a tomar un café en un bar, ni siquiera caminar solas por las calles sin un acompañante masculino. El sistema que rige en Arabia Saudí y en otras comarcas de similar género ya ha puesto el pie en nuestros países.

Ese puritanismo extremo es otra cara de la locura islamista. Para estos fanáticos es la excusa para ejercer su violencia contra las mujeres. Nuestros progresistas en general y nuestras feministas en particular, siempre tan vociferantes contra el “macho blanco heteropatriarcal opresor”, en esta ocasión guardan un silencio cómplice y culpable que sólo favorece el avance de esta intolerancia y oscurantismo medieval que están haciendo retroceder la condición de la mujer al siglo VII de La Meca y Medina.

Las feministas, para no cambiar de costumbre, se han vuelto a equivocar al transformar a los culpables en víctimas y viceversa. Lo vemos continuamente con ocasión de las violaciones que se cometen a diario por parte de agresores musulmanes, un fenómeno masivo que les deja indiferentes y que se las ingenian para invertir sistemáticamente los roles y las culpas. Para ellas, es necesario callar sobre estos hechos y tratar de tergiversar todo lo posible acerca de la identidad de los agresores y sobre los motivos de tanto desprecio y violencia contra las mujeres. Los agresores son inmigrantes y “refugiados”, y esa circunstancia ya los exculpa de todo crimen, así sean violaciones o asesinatos. La culpa siempre será, de alguna manera, del hombre blanco, culpable por definición. Esa inversión perversa de los roles define a la perfección la impostura del discurso feminista y la desfachatez de quienes llegan al extremo de transformar a los culpables en víctimas y despreciar a las víctimas con un cinismo inaudito.

Ya son miles las agresiones sexuales de todo tipo cometidas contra mujeres de toda edad y condición en muchos países de Europa en los últimos meses. Europa se está convirtiendo en un lugar cada vez menos seguro para nosotras. Las feministas callan: la realidad contraría su discurso, sus objetivos y sobre todo su enfermiza ideología que las ha llevado a esa insólita y perversa alianza con el islam expansionista y conquistador.

A este callejón sin salida nos han llevado los desvaríos de estas feministas. Estas militantes izquierdistas, campeonas del relativismo cultural, han traicionado los valores de su propia sociedad y la causa que dicen defender. La causa de la mujer no tiene en las feministas únicamente a unas pésimas abogadas, sino a unas auténticas enemigas. Tarde o temprano, el islam político tendrá que ser puesto en el lugar que le corresponde, y sus colaboradores también. El feminismo degenerado de todas estas personas y organizaciones que se han puesto al servicio de la empresa de la destrucción de nuestros derechos y libertades, tendrá que responder algún día ante la ley, de su condescendencia y complicidad con la invasión islámica que padecemos.

Fuente: La Gaceta Europea

La mayoría de los “terroristas suicidas” de Boko Haram son en realidad mujeres y niños, según un estudio.

La mayoría de los terroristas suicidas que el grupo terrorista Boko Haram usa para matar civiles inocentes son mujeres y niños, reveló un estudio. 

Los investigadores del Centro de Lucha contra el Terrorismo de West Point y la Universidad de Yale, que analizaron 434 atentados suicidas perpetrados por el grupo con sede en Nigeria , descubrieron que al menos 244 de los 338 ataques identificados por género, fueron llevados a cabo por mujeres.

En solo 2017, Boko Haram ya envió a 80 mujeres a sus muertes.

La mayoría de los terroristas suicidas que el grupo terrorista Boko Haram usa para matar civiles inocentes son mujeres y niños (foto: militantes de Boko Haram)
 

La mayoría de los terroristas suicidas que el grupo terrorista Boko Haram usa para matar civiles inocentes son mujeres y niños (foto: militantes de Boko Haram)

Al analizar 434 atentados suicidas llevados a cabo por el grupo con sede en Nigeria desde 2011, los investigadores del Centro de Lucha contra el Terrorismo de West Point y la Universidad de Yale encontraron que al menos 244 de los 338 ataques identificados por género fueron realizados por mujeres
 

Al analizar 434 atentados suicidas llevados a cabo por el grupo con sede en Nigeria desde 2011, los investigadores del Centro de Lucha contra el Terrorismo de West Point y la Universidad de Yale encontraron que al menos 244 de los 338 ataques identificados por género fueron realizados por mujeres

Tras el secuestro de 276 estudiantes femeninas de 16 a 18 años de sus dormitorios escolares en abril de 2014, que provocó la campaña global “Traiga de vuelta a nuestras niñas”, el grupo de insurgentes afiliado a ISIS utilizó mujeres suicidas.  

 “Casi inmediatamente después de los secuestros de Chibok … El uso de mujeres suicidas por parte de Boko Haram se disparó”, dijo Jason Warner, profesor asistente del Centro de Lucha contra el Terrorismo en West Point, a CNN .

Warner agregó que el informe sugiere que “Boko Haram comenzó a usar mujeres suicidas después de que se dio cuenta del poder que el género y la juventud ofrecen para elevar su perfil global después de los secuestros de Chibok”.

El uso de mujeres como bombarderos aumentó después de que Boko Haram secuestró a 276 estudiantes de 16 a 18 años (foto: algunas de las chicas liberadas de Chibok)

El uso de mujeres como suicidas aumentó después de que Boko Haram secuestró a 276 estudiantes de 16 a 18 años (foto: algunas de las chicas liberadas de Chibok)

Un gráfico que muestra la progresión a lo largo de los años como el número de mujeres se disparó después de abril de 2014
 

Un gráfico que muestra la progresión a lo largo de los años mientras el número de mujeres se disparó después de abril de 2014

El informe también afirma que Boko Haram está “a la vanguardia de la normalización del uso de niños como terroristas suicidas”.

‘Boko Haram ha destrozado los estereotipos demográficos en cuanto a lo que un terrorista suicida parece’, dice Warner. 

“Es el primer grupo terrorista en la historia que usa a más mujeres suicidas que hombres, y está a la vanguardia de usar a los niños como terroristas suicidas”.

El estudio detalla cómo de los 134 suicidas con edades determinables, el 60 por ciento eran adolescentes o niños, y el más joven tenía siete años.

El estudio detalla cómo de los 134 suicidas con edades determinables, el 60 por ciento eran adolescentes o niños y el más joven tenía siete años (en la foto: los residentes colocan los cadáveres de un atentado suicida bajo una hoja en Nigeria)
 

El estudio detalla cómo de los 134 suicidas con edades determinables, el 60 por ciento eran adolescentes o niños y el más joven tenía siete años (en la foto: los residentes colocan los cadáveres de un atentado suicida bajo una hoja en Nigeria)

Bokok Haram ha utilizado a las niñas en una tasa de cuatro veces más que los niños, según el estudio. 

Ellen Chapin, investigadora de Yale, dijo a CNN que Boko Haram desplegó 42 adolescentes y 23 niñas (12 años y menos), en comparación con 11 adolescentes y cinco niños pequeños.

El grupo militante es responsable de unas 35.000 muertes en los últimos seis años.

Warner añadió que una “gran mayoría” de sus víctimas son “inocentes, nigerianos, cameruneses, nigerianos y chadianos, no gubernamentales ni militares”.

Los ataques suicidas llevados a cabo por Boko Haram por objetivo se pueden ver en el gráfico anterior
 

Los ataques suicidas llevados a cabo por Boko Haram por objetivo se pueden ver en el gráfico anterior

Añadió: “La pérdida de vidas causada por Boko Haram – y la guerra contra el grupo – ha sido asombrosa. ‘

Warner agregó que el conflicto ha obligado a más de dos millones de nigerianos a huir de sus hogares, con “profundas consecuencias humanitarias”.

Según los autores del informe, es menos probable que las mujeres y los niños sean buscados, lo que los convierte en objetivos más fáciles.

Pueden esconder bombas mucho más fácilmente a simple vista y los hombres a veces se visten como mujeres para poder disfrutar del “lujo” y deslizarse fácilmente por la seguridad. 

Según los autores del informe, es menos probable que las mujeres y los niños sean buscados, lo que los convierte en objetivos más fáciles.  Pueden ocultar bombas mucho más fácilmente a simple vista y los hombres a veces se visten como mujeres para que se les ofrezca el "lujo" y resbalen fácilmente por la seguridad (foto: un hombre pasa por la escena de un bombardeo en el noreste de Nigeria)
 

Según los autores del informe, es menos probable que las mujeres y los niños sean buscados, lo que los convierte en objetivos más fáciles. Pueden ocultar bombas mucho más fácilmente a simple vista y los hombres a veces se visten como mujeres para que se les ofrezca el “lujo” y resbalen fácilmente por la seguridad (foto: un hombre pasa por la escena de un bombardeo en el noreste de Nigeria)

Los investigadores también encontraron que las mujeres y los niños son mucho más fácilmente influenciados por Boko Haram que los hombres, y son mucho más prescindibles.

Un ex insurgente dijo a los investigadores que las mujeres “son baratas y están enojadas en su mayor parte”, y también declaró que “el uso de las mujeres le permite salvar a sus hombres”.

Uno de los autores principales del informe, Hilary Matfess, dijo a CNN que la opción de usar los bombarderos suicidas “sube las normas sociales sobre las mujeres y los niños, que las hacen efectivas más allá de las vidas que reclaman cuando son detonadas”.

Pero hay una desconfianza creciente causada por el uso de mujeres y niños en tal capacidad y que se cree que “socavan la cohesión social y harán que el proceso de reconciliación y reconstrucción después de los conflictos sea aún más difícil”, agregó.

El área en la que Boko Haram tiene su base en el noreste de Nigeria es extremadamente peligroso, el trabajo de campo para el estudio fue limitado.  

“Los informes de los medios de comunicación a menudo no informan todos los detalles de los bombardeos”, agregó Warner. 

“Incluso obtener edades aproximadas de los suicidas resultó ser muy difícil … y las cuentas de los medios de comunicación a menudo ni siquiera informan el género de los suicidas.

“En los casos en que no se informó la edad o género, podría ser razonable esperar que el atacante fuera un hombre adulto, y por lo tanto, la edad y el género no eran lo suficientemente noticiables como para informar en absoluto”.

Matfess realizó entrevistas cara a cara con ex insurgentes, víctimas y miembros de la familia afectados por Boko Haram durante la mayor parte de su tiempo en el campo. 

Agregó que el grupo también utiliza explosivos improvisados ​​que son llevados a cabo por las víctimas coaccionadas y muchas veces involuntarias conocidas como IEDs personales o PBIEDs.

“Los niños y los forzados a servir como bombarderos no pueden ser considerados” terroristas suicidas “y las medidas antiterroristas contra los ataques de PBIED pueden diferir de las tácticas desplegadas contra un auténtico y dedicado suicida”, dijo.

El investigador agregó que una ciudad golpeada duramente por los bombardeos, Maiduguri, ha comenzado una campaña para traer la conciencia a las mujeres y los suicidas infantiles, encontrando más fácil identificarlos.  

“La política está bien intencionada, pero corre el riesgo de estigmatizar a los suicidas, muchos de los cuales han sido coaccionados u obligados a servir en este papel”, dijo.

“La sospecha generalizada de mujeres y niñas de que estos ataques han resultado ya pone a las mujeres y a las niñas en desventaja en la comunidad”.

El investigador agregó que una ciudad golpeada duramente por los bombardeos, Maiduguri, ha comenzado una campaña para traer la conciencia a las mujeres y los bombarderos infantiles, encontrándole más fácil identificarlos (representado: el personal de emergencia trabaja en el sitio de una explosión en el campus de Maiduguri Edificios universitarios y residenciales el 26 de junio de 2017)
 

El investigador agregó que una ciudad golpeada duramente por los bombardeos, Maiduguri, ha comenzado una campaña para traer la conciencia a las mujeres y los bombarderos infantiles, encontrándole más fácil identificarlos (representado: el personal de emergencia trabaja en el sitio de una explosión en el campus de Maiduguri Edificios universitarios y residenciales el 26 de junio de 2017)

Pincha en el enlace para ver video:

http://www.dailymail.co.uk/embed/video/1469113.html

Fuente: Daily Mail

Musulmanes venden a su hija de 10 años pese a que ella intenta negarse

Así funcionan las tradiciones de los musulmanes.

Ya sabemos que los musulmanes tienen tradiciones o costumbres que están muy lejos del respeto hacia los demás, en especial hacia las mujeres, aunque algunos seguirán defendiendo que son sus costumbres y hay que respetarlas.

En el vídeo se muestra cómo una familia no duda en vender a su hija de 10 años pese a que ella, desesperadamente, intenta negarse a que se produzca su venta, posiblemente a cambio de tierras o animales.

La niña, que llora desconsoladamente, trata de agarrarse a su madre con todas sus fuerzas mientras los compradores la separan de ella para llevársela.

“No se me ocurre nada peor. ¿Ningún organismo puede detener estas cosas? ¿Dónde están los derechos humanos?”, se preguntan algunos.

“Es increíble, trata a su propia hija como un saco de estiércol. Pero no podemos criticarlo, sería islamofobia. Vergüenza de cultura”, ironiza otro.

Seguramente las feministas no muestren interés en este tipo de vídeos, ya que están muy ocupadas quejándose de las canciones de verano, de seguir pidiendo a Juana Rivas que ignore a la justicia española o simplemente haciendo vídeos en los que se anima a ignorar a los “babosos de las discotecas”.

Caso Aislado

Una nueva revista talibán dirigida a mujeres: “Aprended cómo utilizar las armas más simples. Aprended a usar granadas”

“Organizad encuentros secretos en casa e invitad a vuestras hermanas yihadistas. Distribuid información acerca de las obligaciones de la ‘guerra santa’, acudid a clases de entrenamiento para mujeres Aprended cómo utilizar las armas más simples. Aprended a usar granadas”.

La locura del terrorismo no conoce límites, como prueba esta última maniobra de los talibán para reclutar mujeres en sus filas. Se trata de una iniciativa del Tehreek-i-Taliban Pakistan (TTP), un grupo terrorista de Pakistán formado en 2007 y conocido por sus sangrientos métodos para llamar la atención, como el ataque a la escuela de Peshawar que terminó con 141 muertos, 132 de ellos niños. Ahora, su estrategia pretende vías más sutiles: una revista llamada ‘Sunnat-i-Khaula’ o, lo que es lo mismos, ‘El camino de Khaula’. Khaula es el nombre de una guerrera musulmana del siglo VII.

En la portada, una mujer tapada de cabeza a pies con un burka anuncia las intenciones de la publicación: animar a las mujeres musulmanas a unirse a la ‘guerra santa’ como guerreras. De hecho, las 45 páginas de ‘Sunnat-i-Khaula’ tratan de poner en valor la tradicionalmente despreciada figura femenina, para lograr ponerla al servicio de la ‘yihad’. En el editorial, la revista anima a las mujeres a lo siguiente:

“Organizad encuentros secretos en casa e invitad a vuestras hermanas yihadistas. Distribuid información acerca de las obligaciones de la ‘guerra santa’, acudid a clases de entrenamiento para mujeres Aprended cómo utilizar las armas más simples. Aprended a usar granadas”. Los analistas expertos en la zona explican este sorprendente giro de los acontecimientos en cuanto al empleo de mujeres en la yihad como una cuestión puramente demográfica: al convencer a las mujeres para lucharno solo compensan en parte las muertes masculinas, sino que por el mismo precio consiguen que sus hijos e hijas se sumen a la guerra también.

La televisión danesa utiliza a una niña para promover la moda de las mujeres en Irán.

Esto es insultar más allá de la creencia a las mujeres en Irán que son golpeadas, arrestadas y encarceladas por no usar el tipo más opresivo y misógino de vestido islámico. La forma callosa en que estos daneses fingen que es sólo una declaración de la moda, incluso desestimando la ropa de las damas danesas como aburrida, es más que repugnante.