Archivo de la categoría: MUJERES TONTAS ESCLAVAS DEL ISLAM

Dramático testimonio de una sobreviviente yazidí: “ISIS mató a 80 ancianas en mi pueblo porque no servían como esclavas sexuales”

Una mujer que escapó de los yihadistas en Irak contó el horror que vivió y exigió que los asesinos sean llevados ante la Justicia

Lamia Haji Bachar tiene 18 años. Hoy vive junto a algunos de sus hermanos cerca de la ciudad alemana de Stuttgart, donde estudia alemán y desde un año se somete a intervenciones quirúrgicas para reconstruirse el rostro. Una mina, cuando huía del cautiverio en manos de ISIS, la dejó gravemente herida, perdiendo la visión de uno de sus ojos. Otra joven y una hermana más pequeña que la acompañaban murieron por la explosión.

Llegó a Alemania después de pasar por el kurdistán iraquí, donde no la pudieron atender médicamente. “El doctor Mirza Dinnayi (ex asesor del presidente iraquí Yalal Talabani, y fundador de la ONG Ezidi House) me llevó a Alemania. Allí me operaron de los dos ojos, y uno me lo pudieron salvar. Cada mes tengo que ir al hospital, y someterme a operaciones porque mi cara todavía no está bien”, explicó.

Su aspecto ha mejorado mucho en este último año. “Me cuidan muy bien, pero creo que nunca se arreglará mi cara del todo. Al principio era horrible, ahora estoy mejor”.

El caso de Lamia Haji Bachar ocupó durante semanas portadas en medios de comunicación de todo el mundo. Es una de las pocas jóvenes convertidas en esclava sexual por ISIS que ha logrado escapar. Ella, junto a otras muchas mujeres, fue capturada tras el ataque a su ciudad natal, Kocho, en agosto de 2014. “Mataron a los hombres, a casi todas las mujeres…”, relató al diario ABC en Madrid, adonde viajó para contar la tragedia del pueblo yazidí, en un encuentro organizado por la Casa Árabe y el Gobierno Regional del Kurdistán en Irak.

El pueblo yizadí, una minoría religiosa que estaba formada por 400.000 personas que vivían al norte de Irak y de Siria, fue diezmado por los ataques de ISIS en su afán por extinguir esta comunidad a la que considera infiel y adoradora del diablo. En el ataque de 2014, en una de las zonas en las que estaba asentada la comunidad, el Monte Sinjar, 9.900 yazidíes fueron asesinados o capturados (entre ellos Lamia). En la actualidad hay todavía 3.200 yazidíes en manos de ISIS.

Durante los veinte meses que Lamia estuvo en manos de los yihadistas, fue vendida como esclava sexual en cuatro ocasiones y tuvo que sufrir todo tipo de atrocidades, que la hicieron pensar incluso en el suicidio. Sin embargo, no cejó en su empeño por intentar escapar. Ella lo consiguió, pero otras muchas no. “Cuando escapaban y pedían ayuda a algunos vecinos para que las protegieran, estos no abrían la puerta o llamaban inmediatamente a miembros de ISIS”, explicó.

Llevarlos a los tribunales

“Desde hace tres años hasta ahora, me siento muy mal. ISIS capturó a toda mi familia: a mis hermanos, a mis padres, a mis tíos… Mataron a casi todos los hombres y mujeres de mi pueblo, entre ellas a 80 ancianas porque no servían para nada; cuando son jóvenes las pueden vender, las pueden usar como esclavas sexuales… También tengo a una hermana, con cuatro hijos pequeños, que no sé dónde está: tal vez en Irak o en Siria… ¿Hasta cuándo va a permanecer ISIS allí? Sin castigo, sin justicia internacional…”, se preguntó.

Galardonada con el premio Sajarov 2016, junto a otra joven yazidi, Nadia Murad, el reconocimiento sirvió de altavoz para que todo el mundo conociera la tragedia de su pueblo. El año pasado la ONU dictaminó como genocidio los crímenes del autodenominado Estado Islámico contra esta comunidad.

Sin embargo, Lamia y otros activistas yazidíes reclaman que los terroristas sean llevados ante el Tribunal Penal de La Haya y condenados por sus atrocidades. “Todavía están matando a hombres, mujeres y niños. No están dejando a nadie con vida. He ido a varios países a hablar de nuestra situación, al igual que Nadia, pero hasta ahora no se ha abierto ningún expediente”, lamentó.

Fuente: Infobae

Córdoba TV prohíbe “escotes pronunciados, faldas por encima de las rodillas y pantalones ajustados”

Córdoba TV prohíbe “escotes pronunciados, faldas por encima de las rodillas y pantalones ajustados”

Así es el código de vestimenta para mujeres del canal islamista Córdoba TV: prohibidos los “escotes pronunciados, faldas por encima de las rodillas y pantalones ajustados”.

 

El jeque saudí Abdel Aziz al-Fawzan creó en 2012 la televisión Córdoba Internacional TV para expandir el fundamentalismo islámico en España.

Abdul Azis al-Fawan creaba en 2012 el canal Córdoba Internacional TV. El jeque saudí, aterrizado en España hace una década, representa el discurso más radical del Islam, el que predica la rama wahabista y que considera a las mujeres seres inferiores, fomenta la persecución a homosexuales y transmite un odio profundo a los cristianos, entre otros mensajes.

Al- Fawzan, se caracteriza por declaraciones controvertidas en otros canales como en las que establece que occidente aplaude la fornicación o que los maridos deben aguantar las tonterías de sus mujeres porque en su naturaleza está ser tontas.

 

El proyecto de Córdoba TV no cumple a rajatabla con la legalidad. Según ha denunciado en 2016 el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA), la televisión islamista es una de las seis que emiten de manera ilegal en la TDT, ocupando una de las frecuencias.

Pero la televisión respaldada por Arabia Saudí no sólo ocupaba fraudulentamente frecuencias de TDT, sino que además obtiene publicidad institucional. El informe del Consejo Audiovisual sostenía que instituciones públicas como la DGT u ONG como Unicef se publicitan en estos canales piratas.

Código de vestimenta, para ellas

Esta televisión impone a todos sus empleados un estricto código de vestimenta por su visión utrafundamentalista del Corán.

El protocolo, aprobado el 11 de abril de 2013, se compone de cuatro puntos: “Acudir vestidos de manera correcta, presentable, formal y acorde a la imagen del canal”; “evitar prendas muy ajustadas y/o transparentes”; “evitar llevar pantalones cortos o prendas por encima de las rodillas”, y, por último, “evitar escotes, camisetas de tirantes, faldas por encima de las rodillas”, informa El Confidencial.

Córdoba TV dispone, a su vez, de un segundo protocolo centrado en los “invitados, tertulianos y colaboradores” que participan en programas de la cadena. Este segundo documento añade dos nuevas reglas: “evitar prendas que lleven estampados o mensajes ofensivos hacia algún colectivo” y “evitar prendas que lleven frases o logos que promocionen personas, partidos políticos, productos, grupos o gobiernos”.

Prohibido relacionar yihad con violencia

Hay palabras que no se deben utilizar como yihad, yihadista o yihadismo si se relacionan con la violencia.

Córdoba TV exige a las presentadoras “evitar prendas muy ajustadas y/o transparentes”; “evitar llevar pantalones ajustados y tacones altos”; “en el caso de llevar pantalones es necesario llevar alguna prenda que cubriera hasta las rodillas sobre todo para el plató con sofás”; “evitar colores, estampados muy llamativos y exceso de maquillaje”, y, finalmente, “evitar mostrar la raíz del pelo debajo del velo”. Sin embargo, no hay ningún tipo de recomendación específica para los presentadores varones.

Al-Fawan está siendo investigado y vigilado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por su discurso radical y contrario a los valores democráticos de nuestro país. Si bien no fue su proyecto en los medios de comunicación el motivo que alertó a Interior -fue la compra de un casino en Toledo para convertirlo en un macrocentro para difundir el Islam.

Fuente: Intereconomía

Australia: Las mujeres musulmanas están exigiendo que sean colocadas cortinas de privacidad en las piscinas públicas.

Salas de oración especiales para los estudiantes musulmanes en las escuelas públicas. Exigen que a los musulmanes se les permita tomar varios descansos de oración durante las horas de trabajo. Ahora las mujeres musulmanas están exigiendo que sean colocadas cortinas de privacidad ” en las piscinas públicas para que los hombres no las puedan mirar a ellas.

 

Gran Bretaña hace la vista gorda con la sharia: ofrecen esclavas sexuales a segundos maridos

Haizam al Hadad es un juez del consejo británico de la sharia, y miembro de la junta asesora del Consejo Islámico de la Sharia. A propósito de la violencia doméstica, dijo en una entrevista: "A un hombre no se le debe preguntar por qué pega a su mujer, porque eso es algo entre ellos. Pueden resolver sus asuntos entre ellos". (Imagen tomada de un vídeo de Channel 4 News).
Haizam al Hadad es un juez del consejo británico de la sharia, y miembro de la junta asesora del Consejo Islámico de la Sharia. A propósito de la violencia doméstica, dijo en una entrevista: “A un hombre no se le debe preguntar por qué pega a su mujer, porque eso es algo entre ellos. Pueden resolver sus asuntos entre ellos”. (Imagen tomada de un vídeo de Channel 4 News).

 

Khadija Khan.- En Gran Bretaña, el halala ha surgido como un floreciente negocio, con webs y redes sociales que ofrecen mujeres a segundos maridos por unas desorbitadas cantidades de dinero. Si esto ya es grave, la historia tiene un lado aún más oscuro. Bajo la ley de la sharia, el segundo marido no tiene ninguna obligación de conceder a su mujer un divorcio rápido, lo que le permite mantenerla como esclava sexual todo el tiempo que éste desee.

Si alguien se pregunta cómo cuadra esto con la ley británica, la respuesta es que no lo hace.

El escándalo más reciente relacionado con la explotación sexual de las mujeres musulmanas por parte de los líderes religiosos islámicos en Reino Unido es la enésima prueba de cómo Gran Bretaña está haciendo la vista gorda ante las terribles prácticas que están teniendo lugar ante sus propias narices.

Una investigación de la BBC sobre el halala —un ritual que permite a una mujer musulmana volver a casarse con su marido casándose primero con otro hombre, consumando la unión, y después divorciándose de él— reveló que los imanes de Gran Bretaña no sólo están alentando esta práctica, sino que además se están lucrando con ella. Esta depravación ha hecho que muchas mujeres se hayan convertido en rehenes —literal y metafóricamente— de los hombres pagados para ser sus segundos esposos.

Este ritual, que incluso los chiíes extremistas y salafistas de estilo saudí consideran una interpretación incorrecta, lo practican ciertas sectas islámicas, como la hanafí, la barelví y la deobandi. Cuando un marido repite tres veces la palabra árabe que designa el divorcio —talaq— a su esposa, el matrimonio musulmán queda nulo y sin efecto, según estas sectas. Para que una mujer pueda volver con el marido que la echó de su lado, primero debe casarse con otro hombre, y tener relaciones sexuales con él, para que el segundo marido se divorcie de ella.

Estos ritos de divorcio, a pesar de las leyes de cada país, son comunes en India, Bangladés, Pakistán y otros países asiáticos, donde la mayoría de la población pertenece a las sectas hanafí, barelví o deobandi. Los seminarios y mezquitas locales y servicios online, sin embargo, publicitan y promueven el halala con impunidad; está aceptado por la sociedad y pocas veces lo vigilan las autoridades estatales.

En Gran Bretaña, el halala ha surgido como un floreciente negocio, con webs y redes sociales que ofrecen mujeres con segundos maridos por unas desorbitadas cantidades de dinero. Si esto ya es grave, la historia tiene un lado aún más oscuro. Bajo la ley de la sharia, el segundo marido no tiene ninguna obligación de conceder a su mujer un divorcio rápido, lo que le permite mantenerla como esclava sexual todo el tiempo que éste desee.

Una mujer musulmana, que cambió de idea respecto a pasar por el halala tras averiguar cómo era el proceso, le dijo a la BBC que conocía a otras mujeres que sí se habían sometido a él, y que habían acabado sufriendo abusos sexuales durante meses por parte de los segundos maridos pagados para casarse con ellas. Según un reportaje de The Guardian, el Consejo de la Sharia de Gran Bretaña dice que trata con cientos de casos de divorcio al año.

Este infame consejo es directamente responsable de lo que básicamente se ha convertido en una pandemia de violaciones, ya que no hace nada para detener o refutar el halala. De hecho, declara que la práctica es completamente legal bajo la ley de la sharia. La única salvedad —afirma el Consejo— es que los imanes que presiden no están siguiendo las directrices adecuadas, según las cuales el segundo matrimonio y el divorcio no debería ser algo premeditado, sino ocurrir de manera natural.

Si alguien se pregunta cómo cuadra esto con la ley británica, la respuesta es que no lo hace. Pero a los jóvenes musulmanes de Reino Unido se les desanima en sus comunidades a casarse mediante el sistema británico, y se les dice que llamen a los imanes para oficiar sus bodas y a los consejos de la sharia para inscribir sus matrimonios. Las parejas que obedecen acaban estando a merced de las autoridades islámicas en los asuntos familiares, incluido el divorcio.

Debido a sus prácticas frecuentemente antiéticos, realizadas al amparo de la ley religiosa, el Consejo de la Sharia ha sido objeto de escrutinio en varias ocasiones. El pasado noviembre, por ejemplo, la ONG Muslim Women’s Network, con sede en Reino Unido, escribió una carta abierta —firmada por cien personas— al Gobierno británico y al Comité Selecto de Asuntos Internos pidiendo que se investigase al Consejo de la Sharia para determinar si sus practicas se adhieren a la ley británica.

La respuesta del Consejo de la Sharia fue que la carta era “islamófoba” y acusó a la Muslim Women’s Network de ser una organización antimusulmana. Además, la diputada laborista Naz Shah salió en defensa del Consejo de la Sharia, rechazando la propuesta de investigación, aduciendo que el cierre de dichos consejos significaría que más mujeres quedarían atrapadas en matrimonios abusivos.

Aunque reconoce que estos consejos pueden ser utilizados como instrumento para negar a las mujeres sus derechos, Shah dijo que también servían como útiles árbitros en las disputas maritales.

Sus afirmaciones carecen totalmente de base. Es la ley británica, y no la sharia, la que protege a los individuos y parejas musulmanas, como a cualquier otro ciudadano.

Si el Gobierno británico hubiese tomado medidas cuando la mala práctica del Consejo de la Sharia salió a la luz por primera vez, hoy no nos estaríamos enfrentando a esta pandemia. A diferencia de lo que dicen los apólogos de esta farsa, el sufrimiento de las mujeres musulmanas debería considerarse un asunto de derechos humanos.

Es hora de que el Gobierno británico despierte y adopte una postura firme sobre este sistema antiético y probablemente ilegal. Y cuanto antes, mejor, no vaya a ser que todo el sistema de consejos de la sharia pase a la “clandestinidad”, quede fuera de alcance y no se pueda proteger a miles de mujeres del maltrato.

Fuente: Alerta Digital

Canadá: Invasor musulmán sirio golpeó a su mujer con un palo´de hockey y luego dijo en su defensa que él no sabía que golpear a la esposa estaba en contra de la ley.

No sabía que estaba en contra de la ley porque él sigue el mandato que Mahoma dejó escrito en el Corán que habla sobre el castigo que hay que aplicarle a las esposas, si ellas son desobedientes:

JihadWatch  “Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres porque Alá ha hecho al uno superior al otro, y porque gastan sus riquezas para su mantenimiento. Las buenas mujeres, son obedientes. Guardan sus partes íntimas porque Allah las ha guardado. En cuanto a las que sean desobedientes, amonestarlas, enviarlas a camas separadas y golpearlas “-. Corán 4:34

 

Fuente: JihadWatch

Insólita censura en Arabia: reemplazaron a una mujer con una pelota inflable

Esto es para que las mujeres que están pensando en convertirse a esa mierda, se percaten del grado discriminación al que son sometidas en esa falsa religión llamada islam.

La foto de una familia en una piscina en un catálogo de ventas fue editada para mostrar menos piel, pero en el caso de la madre fue ocultada totalmente.

El reemplazo de una mujer por una pelota inflable en un anuncio publicitario por una compañía de Arabia Saudita causó una ola de indignación en redes sociales, en un nuevo episodio de censura en el país árabe contra las mujeres.

Compartido por la empresa SACO para promocionar una piscina, la escena mostraba a una familia occidental disfrutando en el agua. Pero la edición editó más de un detalle.

Todas las personas recibieron “ropa” para no mostrar piel que los censores consideran excesiva. Pero la vestimenta no era suficiente para la madre de la escena. Sin estar en bikini ni en posición sugestiva (ni aunque eso fuera un argumento válido), la empresa decidió retirarla completamente de la escena. El vacío fue cubierto con una pelota con diseños de Winnie the Pooh.

El reino saudita tiene estrictas reglas machistas, haciendo obligatorio el uso de la hijab u otras ropas conservadoras para mujeres cuando dejan su hogar.

Además, la ley prohíbe terminantemente que los hombres y mujeres que no tienen una relación familiar compartan el mismo ámbito público.

Pakistán: Una mujer de 19 años es condenada a la muerte por lapidación después de ser violada a punta de pistola por un primo.

Una mujer de 19 años de edad, ha sido condenada a muerte en Pakistán después de que ella acusó a su primo de haberla violado amenazándola con una pistola.

La mujer dijo que estaba durmiendo en su casa familiar en Rajanpur, en la provincia central de Punjab, cuando ocurrió el ataque.

Informó el delito a la panchayat local, una corte tribal que opera fuera del sistema oficial de justicia en zonas remotas del país, pero le dijeron que ella sedujo intencionadamente a su atacante.

Una mujer de 19 años de edad, quien acusó a su primo de haberla violado a punta de pistola en Pakistán fue condenado a muerte por lapidación después de un consejo de la tribu dictaminó que lo había seducido (imagen de archivo)

Una mujer de 19 años de edad, quien acusó a su primo de haberla violado a punta de pistola en Pakistán fue condenada a muerte por lapidación después de que un consejo de la tribu dictaminó que lo había seducido (imagen de archivo)

El panchayat, que incluía al padre del presunto violador, a continuación, la encontró culpable de adulterio y ella fue declarada, como una adúltera, según informa el Tribune expreso.

Como resultado, la adolescente fue condenada a muerte por lapidación o para ser vendida, según informa el Hindustan Times  y el Tribune.

El Consejo decidió que ninguna acción necesaria sería tomada en contra del presunto violador. 

Al día siguiente, la mujer y su padre fueron a la policía, por lo que fue puesta en marcha una investigación oficial.

Una orden de arresto ha sido emitida por los miembros del consejo de la tribu, y la mujer fue llevada a un refugio lejos del pueblo.

Las mujeres en Pakistán son a menudo ejecutadas por su propia familia en los llamados crímenes de honor para restaurar su reputación.

Otra orden también ha sido emitida en contra del presunto violador, informaron los medios locales.

La mujer fue a la policía cerca de su casa de Rajanpur, en el Punjab, tras el fallo.  Los oficiales han emitido órdenes de arresto para los ancianos y el presunto violador, y ella está en un refugio
 

La mujer fue a la policía cerca de su casa de Rajanpur, en el Punjab, tras el fallo. Los oficiales han emitido órdenes de arresto para los ancianos y el presunto violador, y ella permanece en un refugio

Fuente: The Daily Mail Online