Archivo de la categoría: MUJERES EN EL ISLAM

Clérigo islamista se mete con las mujeres: “No merecen conducir porque tienen un cuarto de cerebro”

Así fueron las palabras del clérigo.

Un clérigo saudí no ha dudado en meterse con las mujeres, afirmando que no merecen conducir porque solamente tienen un cuarto de cerebro.

El clérigo Saad Al-Hijiri, hizo los comentarios en una conferencia titulada: “Los males de las mujeres que conducen”. No hay que olvidar que en Arabia Saudí las mujeres tienen prohibido conducir en todo el país e incluso muchas acaban en la cárcel por intentarlo.

Según este clérigo, “para empezar, las mujeres tienen medio cerebro, pero cuando se ponen a pensar en las compras con sus mentes débiles, terminan con solamente un cuarto”.

No es la primera vez que Arabia Saudí, una monarquía absolutista en la que el islam es el centro de todo, permite que cargos importantes hablen así de las mujeres.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la Comisión de Derechos de la Mujerhan criticado en numerosas ocasiones el trato que reciben las mujeres en el país árabe, careciendo de apenas derechos y siendo humilladas constantemente.

En más de una ocasión, las autoridades de Arabia Saudí han detenido a mujeres por vestir con faldas o simplemente realizar acciones que supuestamente solamente están permitidas para los hombres.

Las mujeres, víctimas de la islamización de Turquía

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo una vez orgullosamente que “las mujeres deben conocer su lugar” y que “la igualdad de género es contra la naturaleza humana”. (Foto de Drew Angerer / Getty Images)

Por Burak Bekdil 

El 6 de febrero de 1935, las mujeres turcas votaron por primera vez en unas elecciones nacionales, y 18 de ellas fueron elegidas miembros del Parlamento; estamos hablando de una década o más antes de que algo así sucediera en países occidentales como Francia, Italia o Bélgica. Ocho décadas después, las turcas parecen pasajeras involuntarias de la máquina del tiempo de H. G. Wells y haber retrocedido a los tiempos de sus abuelas otomanas.

El hombre fuerte de Turquía, presidente Recep Tayyip Erdogan, proclamó una vez con orgullo que “las mujeres deberían saber cuál es su sitio” y que “la igualdad entre los sexos va contra la naturaleza humana”. En cuanto a su viceprimer ministro, dijo que las mujeres no debían reír en público. No fue una sorpresa para nadie cuando el ministro de Familia y Políticas Sociales descubrió en 2016 que nada menos que el 86% de las turcas habían sufrido violencia física o psicológica a manos de sus parejas o de sus familiares. Según descubrió el ministro, la violencia física es la forma más común de maltrato: el 70% de las turcas denunciaron haber sido agredidas físicamente.

Más recientemente, Kadin Cinayetlerini Durduracagiz Platformu, una organización que defiende los derechos de la mujer, denunció que sólo en el pasado mes de julio 28 mujeres habían sido asesinadas por hombres. Ese mismo mes, otras ocho mujeres –más afortunadas– fueron agredidas por “llevar pantalones cortos o atuendos ‘indecentes’ o por fumar en público”. El informe terminaba diciendo: “El Estado sigue guardando silencio”.

Turquía está asumiendo cada vez más los rasgos sociales y políticos del islamismo: el autoritarismo, el mayoritarismo y la intolerancia oficialmente tolerada a todo lo que los islamistas consideren no islámico. Las mujeres suelen ser el grupo en la diana, y ni siquiera vistiendo conforme al código islámico pueden librarse siempre de la intimidación. Hayrettin Karaman, estudioso islámico y la niña de los ojos de los islamistas pro Erdogan, afirmó hace pocoque fumar cigarrillos lanza un mensaje sobre la moral de la mujer. En su columna del 3 de agosto escribió:

Cuando veo una mujer que lleva velo pero fuma en público, me da la impresión de que está diciendo: “No importa el hecho de que me cubra la cabeza. No te rindas, tengo mucho más que compartir contigo”.

Naturalmente, muchos turcos se tomaron las palabras del clérigo como un mensaje de disponibilidad sexual de esa mujer. Este tipo de razonamiento es común entre las sociedades musulmanas conservadoras. Las cosas no solían ser así en la Turquía laica. Es simplemente el resultado de la islamización social inducida de arriba abajo por el Gobierno. Y tiene dos elementos inquietantes: la voluntariosa implicación de quienes lo apoyan y la desigualdad ante la ley.

En 2014, K. C., de 14 años, fue violada y apaleada por dos hombres. Presentó una denuncia en comisaría y los dos sospechosos fueron detenidos. Todo normal hasta aquí. Uno de los sospechosos llegó a un acuerdo con la familia de K. C.: pagaría una cantidad de alrededor de 5.700 dólares a la familia y accedería a casarse con K. C. La familia arregló una falsa ceremonia de boda, sacó fotos y las presentó al tribunal para salvar al hombre. Presionada por su familia, K. C. cambió su testimonio y dijo que no la habían violado. El violador se convirtió de repente en su prometido. Los dos sospechosos fueron puestos en libertad, se organizó una ceremonia religiosa islámica y los violadores salieron absueltos. No es ciertamente un final feliz. El marido de K. C. empezó a pegarla de forma habitual y la chica fue otra vez a la Policía y contó la verdadera historia. Su marido era su violador y había sido obligada a casarse con él.

Sin embargo, no todas las mujeres que buscan protección en las autoridades tienen tanta suerte.

El 10 de agosto dos jóvenes, Derya Kilic, de 19 años, y Seray Gurer, de 22, fueron acosadas sexualmente por dos hombres no identificados. Según sus testimonios, después pidieron ayuda a dos policías. En un vídeo grabado por una cámara de seguridad se ve que uno de los policías empieza a pegar a una de las mujeres en plena calle. En su testimonio posterior, al presentar una denuncia contra la Policía, Kilic dijo que el agente que la golpeó trató de “justificar” el acoso sexual diciendo que iban vestidas “de forma inadecuada”. La chica declaró:

Les pedimos ayuda porque no pudimos ver las matrículas de las motos que nos acosaron. Pero uno de los policías dijo que los acosadores tenían razón porque íbamos “vestidas de forma inapropiada”.

Esto es lo que la sigilosa islamización nos ha traído. No nos esperan tiempos mejores.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

Irak anunció que expulsará a 500 mujeres de yihadistas y a sus 800 hijos

Las autoridades confirmaron que las mujeres son extranjeras, de 13 nacionalidades de Europa y Asia. La mayoría son turcas

(Archivo)

Unas 500 mujeres de yihadistas extranjeros, capturadas en Mosul (norte de Irak) junto a sus 800 hijos, fueron llevadas el domingo a un centro de retención para una “investigación antes de su expulsión”, dijo el lunes a la AFP un miembro del Consejo provincial de Nínive.

Según un alto responsable de la seguridad iraquí, se trata de 509 mujeres y 813 niños, de 13 nacionalidades de Europa, Asia y América. Según otra fuente gubernamental, unas 300 mujeres son de nacionalidad turca.

“Están en un centro de retención en Tel Keif, bajo control de las fuerzas de seguridad iraquíes, para examinar sus casos antes de una eventual expulsión hacia sus países”, dijo la fuente del Consejo provincial, que requirió el anonimato.

Estas mujeres y sus hijos estaban hasta ahora en un campo a 60 km al sur de Mosul, administrado por organizaciones humanitarias internacionales.

Después de que las fuerzas iraquíes reconquistaran los últimos feudos del grupo Estado Islámico en el norte del país, centenares de mujeres e hijos de yihadistas “se habían entregado a las fuerzas kurdas”, según indicaron responsables.

Fuente: Infobae

Desertora de ISIS describe los horrores que infligió a sus víctimas y dice que las mujeres británicas yihadistas eran las más brutales.

Una desertora femenina de ISIS ha hablado de cómo se deleitaba torturando a otras mujeres frente a sus familiares durante su tiempo en una brigada yihadista en Raqqa, Siria .

La mujer, conocida solamente como Hajer, también revela que las yihadistas femeninas británicas eran las torturadoras más sádicas, y usaban una herramienta conocida como un “mordedor”, según se informa, capaz de infligir dolor ‘peor que el parto’.

La mujer de 25 años fue una de las primeras reclutas en unirse a la brigada femenina Al-Khansaa en 2014, un grupo de mujeres yihadistas que se ha comparado con la Gestapo de Hitler.

Mal: El desertor femenino de ISIS, conocido solamente como Hajer, revela cómo ella gozaría de torturar a mujeres durante su tiempo con Al-Khansaa, representado
 

La desertora femenina de ISIS, conocida solamente como Hajer, revela cómo ella gozaba torturando a mujeres durante su tiempo con Al-Khansaa.

Hablando con el escritor Ahmad Ibrahim, para el programa Raqqa está siendo asesinado en silencio, Hajer revela que se unió a ISIS porque era uno de los pocos grupos terroristas que permitían a las mujeres luchar y ascender en sus filas.

Ella era parte de la brigada de Al-Khansaa, donde más tarde se uniría a las escoltas, Shamima Begum, Amira Abase y Kadiza Sultana, así como la conversa musulmana Sally Jones, de 47 años, de la ciudad de Kent.

El papel de Al-Khansaa era funcionar como una policía religiosa, asegurando que los residentes de Raqqa, la llamada ‘capital’ del Estado Islámico, siguieran sus reglas estrictas.

Para aquellos que romperían las reglas, seguía un severo castigo, pero Hajer dice que no tenía problemas para administrar golpes brutales.

“Disfruté, torturando a las mujeres sirias, especialmente cuando sus padres o esposos estaban allí”, le dijo a RBSS. 

Policía religiosa: El papel de Al-Khansaa fue -y es- de aplicar reglas estrictas para las mujeres, y asegurar que se cubran completamente y actúen modestamente en Raqqa, en la foto
 

Policía religiosa: El papel de Al-Khansaa fue -y es, aplicar reglas estrictas para las mujeres, y asegurar que se cubran completamente y actúen modestamente en Raqqa.

“Saben, las europeas son las más sádicas y violentas que las demás. Por ejemplo, las luchadoras británicas se jactan de su tortura brutal. La que usó la herramienta “morder” es británica, británica pura. Ella era conocida como Um Salama. 

La herramienta “morder” ha sido reportada como una de las favoritas entre los miembros de Al-Khansaa. 

…………………………Hajer revela que los yihadistas femeninos nacidos en Gran Bretaña usarían un "mordedor", según se informa, capaz de infligir dolor "peor que el parto".  La foto es un alicate de aspecto similar
 

Hajer revela que los yihadistas femeninos nacidos en Gran Bretaña usaban un “mordedor”, según se informa, capaz de infligir dolor “peor que el parto”. El artefacto que aparece en la foto es un alicate de aspecto similar

La herramienta se ha descrito como un dispositivo similar a una trampa de caza, una mordaza metálica de sujeción con dientes afilados que corta la carne de la víctima. 

Hajer también reveló que fue testigo de la tortura y asesinato de un piloto del ejército jordano cuya brutal ejecución impactó al mundo.

Muath Al-Kasasbeh fue capturado después de que su avión de combate F-16 se estrellara cerca de Raqqa en la víspera de Navidad del 2014.

En enero del 2015, ISIS publicó un horroroso video mostrando cómo el joven de 26 años fue quemado vivo en una jaula.

Todavía recuerdo cómo Um Salama y Um Rayan lo torturaron. Fue la tortura más brutal que he visto.

ISIS ha perdido aproximadamente 90 por ciento de su territorio en Irak y 85 por ciento en Siria como resultado de campañas militares, algunas de ellas respaldadas por fuerzas occidentales.

Después de las ofensivas respaldadas por los Estados Unidos, ISIS está casi exterminada en Raqqa, la ciudad a la que una vez llamaron su “capital”.

En un tiempo, el grupo capturó alrededor de la mitad de Siria, la mayor parte del desierto deshabitado, pero hoy controla sólo el 15 por ciento, 

Pincha en el siguiente enlace para ver video:

http://www.dailymail.co.uk/embed/video/1168024.html

Fuente: Daily Mail Online

 

India: Un hombre musulmán kuwaití y sus tres esposas fueron devueltos a Kuwait después de que las mujeres se negaron a mostrar sus rostros en el aeropuerto de Delhi.