La cultura árabe tiene que rendir cuentas

mujer-musulmana

Por Hiam Nawas

James Clapper, director de la Inteligencia Nacional, dijo hace poco que Estados Unidos no puede “arreglar” Oriente Medio. Clapper dio en el clavo. Los problemas fundamentales de la región no son políticos, sino culturales, y por lo tanto Estados Unidos y su fuerza militar son incapaces de resolverlos.

La cultura importa porque es la base del comportamiento y la manera de organizarse de cualquier sociedad. El caos que se vive en Oriente Medio tiene muchas raíces, pero algunas de las más profundas tienen que ver con la cultura y la identidad árabes, que carecen de empatía interna y externa, favorecen el autoritarismo en detrimento de la autonomía y optan por soluciones de suma cero. Salvo que los árabes adopten una mirada autocrítica sobre sus valores, la violencia no cesará en Oriente Medio.

A la hora de establecer los principios de una cultura o conjunto de culturas es fundamental analizar su sentido de la moral, para determinar sus ideales de conducta. El código moral árabe prefiere la venganza al acuerdo, los hombres a las mujeres, y los grupos a los individuos. La identidad colectiva árabe se basa en el tribalismo, se somete a una autoridad paternalista, a un sentido del honor vinculado a la virginidad de las mujeres y a una santificación arcaica de las costumbres y tradiciones. Hay una glorificación del pasado junto con una negativa a asumir responsabilidades por el presente y una esperanza de que el futuro sea milagrosamente mejor.

Esto no significa que cada árabe sea individualmente un calco de su cultura. Al contrario: cuando se interactúa con miembros medios de las sociedades árabes se observa un comportamiento generalmente decente, generoso y tolerante. La cultura árabe tampoco carece de numerosos elementos positivos. Sin embargo, estos aspectos positivos no han evolucionado hacia un sistema de creencias sociopolíticas progresista. La cultura colectiva no celebra necesariamente la libertad política, la autonomía del individuo o el respeto a las mujeres.

El mundo árabe contemporáneo suele carecer de sentido crítico autorreflexivo y autónomo. Las conversaciones con marroquíes, egipcios, tunecinos, jordanos y árabes del Golfo revelan constantemente un relato general victimista y de culpabilización del otro, lo cual se manifiesta de manera harto notable en un sinfín de teorías conspirativas, como la sospecha de que el ISIS es un invento de Estados Unidos e Israel creado para destruir a la región, o que la Primavera Árabe fue un complot occidental para entregarla a los islamistas.

Este tipo de razonamiento revela una aversión muy arraigada a la rendición de cuentas y a la responsabilidad, y vuelve superficiales gestos como la condena del terrorismo contra cristianos, yazidíes, judíos y chiíes. Entre tanto, el mundo exterior –Irán, Israel, Estados Unidos, el colonialismo, o los árabes que no viven de acuerdo al verdadero islam– se ha convertido en el hombre del saco de cualquier fracaso social doméstico. Esta tendencia ha dado lugar a la ironía definitiva: se culpa constantemente de los problemas árabes a las fuerzas externas, de las que se espera que los resuelvan.

Esta observación no exime a las potencias occidentales. El continuo apoyo de Occidente a los dictadores árabes ha contribuido sin duda a la perpetuación de prioridades anticuadas y déficits democráticos. No obstante, recalcar constantemente los fiascos regionales de Occidente para evitar el autoanálisis y la reforma es intelectualmente deshonesto. El tribalismo y el desdén por la autonomía individual no pueden ser caracterizados –y excusados– como un subproducto del colonialismo y de las intervenciones occidentales.

Se mire como se mire, las estadísticas de los países árabes muestran su debilidad cuando se comparan con las del resto del mundo, como documentan empíricamente varios informes del PNUD sobre el desarrollo árabe. Así, un informe de 2002 subrayaba la ausencia en el mundo árabe de tres elementos reconocidos como esenciales por la comunidad internacional: libertad, conocimiento y autonomía de la mujer. Se puede y se debe culpar a los Gobiernos y regímenes árabes por estos déficits, pero esto sólo aborda la mitad del problema.

La libertad individual no es una piedra angular de la cultura árabe, se refuerza el aprendizaje como un proceso de transmisión y no de cuestionamiento y con frecuencia las mujeres no son consideradas ciudadanas de pleno derecho, sea cual sea su estatus legal. Una anécdota a modo de ejemplo: cuando la mujer de un conocido árabe con estudios intentó concertar una cita para una cesárea, el hospital pidió el visto bueno de su esposo. Según el Informe Global sobre Brecha de Género de 2015, las pruebas estadísticas indican que, de los 15 países con la tasa más baja de participación de la mujer en el mercado laboral, 13 están en Oriente Medio. El documento explica además que sólo el 18 % de las mujeres árabes en edad de trabajar tienen empleo, y que en 2015 la tasa de desempleo entre las jóvenes en los Estados árabes era de casi el 44 %, frente al 22,9% de los jóvenes.

Se podría discutir sobre el papel que las diferentes variedades del islam han desempeñado en la formación de dichos valores, o los vanos intentos del islam por acabar con el tribalismo y el etnocentrismo. Sea como fuere, la mezcla de tribalismo y religión ha sido letal, y el caos en la región es un ejemplo de ello. Ahora, la obsesión árabe con Israel se ha extendido a la obsesión con Irán, junto con una clamorosa amnesia moral acerca de la catastrófica situación de los refugiados sirios. No escasean los recursos económicos en Oriente Medio, pero ciertos Estados árabes gastan miles de millones de dólares en armas mientras siguen sin estar dispuestos a permitir el acceso de refugiados sirios a sus territorios, depositando una carga aún mayor sobre los propios refugiados y los países que ya están acogiendo a millones de ellos. Los árabes saludan la coalición en Yemen encabezada por los saudíes, pero no hacen ningún esfuerzo por reconstruir el país o por acomodar a los yemeníes desplazados.

Hoy, los medios, los políticos y los ciudadanos comunes árabes están muy ocupados condenando a Irán y a los chiíes por la destrucción de la región. La perniciosa conducta de Irán es contraproducente, pero pretender que la intervención iraní en los asuntos árabes es la fuente de todos los males en la región es una falacia. Los observadores informados dirían que la agitación política se ha estado fraguando durante décadas, impulsada por una brutal combinación de un liderazgo autoritario, progreso social limitado y pésimo historial económico. Ya es hora de que los intelectuales árabes analicen seriamente las circunstancias políticas, sociales y económicas que han dado lugar a este estado de cosas, a fin de lograr auténticos avances.

© Versión original (inglés): Fikra Forum
© Versión en español: Revista El Medio

Experiencia Rusa contra terror islamico musulman parte 2

 

 

Si la invasion que esta planificada y programada para destruir el modo de vida en Europa no se combate con todo el poder militar del que se dispone en pocos años este horror sangre y muerte estara en cada calle y esquina de las ciudades Europeas.

Sera tarde cuando las cabezas y la muerte dominen Europa mientras los malditos traidores de la politica ya se hayan ido a vivir tranquilamente dentro de Arabia Saudita y otros paises que regalan miles de millones para colonizar y ocupar el continente Europeo y fundar su gran Califato donde la sharia y la adoracion al maldito IDOLO FALSO ALLAH dure toda la vida , segun ellos , los Europeos que han luchado siglos de guerras se arrodillaran facilmente para que las hordas terroristas musulmanas se quedan todo.

A ISRAEL LE CONVIENE UNA EUROPA LIBRE Y NO UNA EURABIZTAN ISLAMICA

 

Experiencia Rusa contra el terror islamico musulman

 

 

Primera parte del corto donde se muestra la batalla final del batallon Ruso contra los islamistas terroristas musulmanes Talibanes en Afganistan

La batalla de la cumbre “3234” tuvo lugar en 1989 durante la intervencion militar Rusa en Afafganistan en la decada de los 80 del siglo XX

Para ayudar al gobierno afgano en su guerra contra los guerrilleros Mujaidines dicho grupo era financiado por USA con dinero y armas fabricadas por Estados Unidos a cambio del control de la produccion del OPIO y la ruta que lo llevaba hacia los mercados de Europa.

El combate un reducido grupo de soldados sovieticos hicieron frente al ataque de 400 Talibanes Afganos quedo en la historia de las armas Rusas como una muestra del sacrificio y el heroismo perdiendo la vida misma para destruir el terror islamico musulman.

DE ESTAS EXPERIENCIAS LA EUROPA DE HOY DEBE APRENDER Y RAPIDO SI DESEA SOBREVIVIR A LA INVASION QUE SUFRE Y LOS ATENTADOS QUE MASACRAN A SUS CIUDADANOS

El-Sisi está en Atenas para lograr un acuerdo en el gran problema del transporte de gas egipcio-griego-israelí.

El presidente egipcio, Abdel Fatteh El-Sisi ha llegado a Atenas para tener tres días de conversaciones con el primer ministro griego, Alex Tsipras en un plan para establecer el primer consorcio jamás visto en el mediterráneo para la explotación conjunta de pozos israelíes, egipcios y chipriotas off-shore de gas según revelan fuentes de Debkafile en Oriente Medio en un informe exclusivo.

El Martes, 08 de diciembre, cuando el primer ministro Binyamin Netanyahu defendió el manejo que su gobierno le ha dado a la bonanza de gas costa afuera de Israel en una reunión informativa a la Comisión de Economía de la Knesset, se enfrentó a un aluvión de críticas de la oposición, que se centraron en gran parte en afirmaciones infundadas de que Egipto había desertado de un acuerdo para la compra de gas israelí.

El consorcio, en la negociación avanzada entre el presidente egipcio, el primer ministro griego Alexs Tsipras y Binyamin Netanyahu, está diseñado para dos objetivos. que han de satisfacer los requerimientos de gas de Grecia, Chipre, Israel, Jordania, Egipto y la Autoridad Palestina y exportar el resto a Europa.

Las tres partes están estudiando tres planes alternativos:

1. Transferir el gas del Mediterráneo a Grecia y luego transferirlo a través de un gasoducto a Europa: el primer ministro griego Tsipras planteó esta opción con Netanyahu durante su inesperada visita a Jerusalén en noviembre 26. Propuso unir los campos de gas de Israel, especialmente los más grandes, así como el de Leviatán, con el campo de gas chipriota en alta mar, Afrodita, y el campo Zohr en el mediterráneo de Egipto, y así hacer posible la transferencia de gas a Grecia y de allí a Europa.
Tsipras sostuvo que la Unión Europea, de la que Grecia es miembro, podría considerar tomar parte en la construcción de las nuevas redes de gasoductos, junto con las terminales de gas necesarias para la exportación de la misma.
2. Transferir el gas de los tres países a través de Turquía.

3. Construir un oleoducto desde la ciudad portuaria del aceite israelí de Ashkelon a Egipto. Egipto tiene dos instalaciones gigantes de procesamiento de gas en la costa mediterránea, una propiedad de British Gas y la otra por Unión Fenosa de Gas de España. Ellos podrían transformar el gas a GNL para el transporte en camiones cisternas a Europa.

En su exposición ante el comité de la Knesset, Netanyahu mantuvo, “La conclusión es que yo veo el suministro de gas como la base para proteger la seguridad nacional (de Israel), y tenemos que ser fuertes para ganar alianzas y hacer la paz.”

En Atenas, el presidente de Egipto, se hizo eco de esos sentimientos cuando dijo: “. Se necesita más cooperación en estos tiempos difíciles y en esta área sensible. Esa cooperación podría darse en la explotación de los recursos minerales, podría ser una cooperación económica e incluso una cooperación militar ,” él dijo.

En otras palabras, la explotación conjunta de los yacimientos de gas del Mediterráneo permitirá a los países de la región enfrentar los desafíos de seguridad que enfrentan, así como facilitar la cooperación económica y los esfuerzos militares conjuntos para proteger los yacimientos de gas y los oleoductos.

Fuentes de Debkafile informan que El-Sisi, el presidente chipriota Nikos Anastasiadis y los primeros ministros israelíes y griegos están planeando una reunión cumbre en los próximos días para llevar adelante y sellar un acuerdo para la consolidación económica del gas egipcio, israelí y chipriota en los campos y los medios para la exportación del gas.

A pesar de los argumentos esgrimidos contra la gestión del gobierno de la emisión de gases por los miembros del Knesset, entre ellos el líder opositor Yitzhak Herzog y el oponente más fuerte del acuerdo de gas, su compañero de partido Shelly Yachimovich, los hechos claves son indiscutibles.

Su partido, la Unión Sionista, aboga constantemente por la búsqueda de la paz basada en alianzas regionales. Sin embargo, cuando una importante alianza regional se hace factible, sobre la base de la cooperación en la explotación de gas del Mediterráneo, sus líderes van en contra- vía. Incluso proponen retrasar indefinidamente la totalidad del proyecto de peticiones al Tribunal Supremo de Israel. Si este paso se diera, uno de los partidos políticos mas importante de Israel sería el culpable de frustrar uno de los acontecimientos políticos y de seguridad más importantes y productivos que Israel ha alcanzado en los últimos años.

Fuente: Debkafile

¿La vida de los cristianos no importa? La limpieza étnica en Oriente Medio por parte de los musulmanes es nada menos y nada mas que un genocidio

la blood61En 1915, los cristianos comprendían el 20% de Oriente Medio. Hoy en día, son apenas el 5% y van desapareciendo rápidamente. Barack Hussein Obama no sólo se niega a tomar a cualquier refugiado cristiano que ha logrado escapar de la guerra en Siria e Irak, sino que está deportando a los que ya están aquí.

fotoFAITHKEEPERS, la película es un documental que se publicará en 2016 sobre la violenta persecución de los cristianos y otras minorías religiosas en el Medio Oriente. La película cuenta con imágenes exclusivas y testimonios de cristianos, bahai, yazidis, Judios y otros refugiados de las minorías, y un contexto histórico de la persecución en la región. La película también sigue la historia de un estudiante cristiano de 24 años de edad, de Carolina del Norte en su viaje de descubrimiento y de la solidaridad con los hermanos y hermanas perseguidos en Oriente Medio.