Archivo de la categoría: MARUECOS

¿Qué es un ‘refugiado’? Los judíos de Marruecos vs. los palestinos de Israel

Los judíos que llegaron a Israel desde Marruecos hace muchos años ya no son refugiados. Tampoco son los palestinos. Foto: Wikimedia Commons.

Por Alan M. Dershowitz 

Una visita a Marruecos muestra que la pretensión palestina del derecho al retorno tiene poca base histórica, moral o jurídica.

Los judíos estaban Marruecos siglos antes de que el islam llegara a Casablanca, Fez y Marrakech. Junto con los bereberes, eran la columna vertebral de la economía y la cultura locales. Su impronta histórica es evidente en los centenares de cementerios judíos, en las sinagogas abandonadas, omnipresentes en las ciudades y pueblos de todo el Magreb.  

Visité la casa de Maimónides, que hoy es un restaurante. El gran filósofo y médico judío era profesor de universidad en Fez. Otros intelectuales judíos contribuyeron a dar forma a la cultura del norte de África, desde Marruecos a Argelia y desde Túnez a Egipto. En estos países, los judíos fueron siempre una minoría, pero su presencia se dejaba sentir en todos los ámbitos de la vida.

Ahora apenas quedan unos pocos en Marruecos, y han desaparecido de otros países. Algunos se marcharon voluntariamente para irse a vivir a Israel después de 1948. Muchos se vieron obligados a huir por las amenazas, los pogromos y los mandatos legales, dejando atrás miles de millones de dólares en propiedades y las tumbas de sus antepasados.

Hoy, la población judía de Marruecos no supera los 5.000 individuos, frente a los 250.000 que llegó a haber. El rey Mohamed VI merece crédito por su decisión de preservar la herencia judía, especialmente los cementerios. Mohamed VI tiene con Israel mejores relaciones que los gobernantes de otros países musulmanes, aunque sigue sin reconocer y mantener relaciones diplomáticas con el Estado-nación del pueblo judío. Es un proceso en marcha. Su relación con su pequeña comunidad judía, la mayor parte de la cual es fervientemente sionista, es excelente. Algunos israelíes de origen marroquí mantienen el vínculo con su herencia marroquí.

¿Qué relación tiene todo esto con la pretensión palestina del derecho a volver a sus hogares en el actual Israel? Una muy directa. El éxodo árabe de Israel de 1948 fue consecuencia directa de unaguerra genocida declarada contra el recién creado Estado por todos sus vecinos árabes, y también por los árabes de Israel. Si hubiesen aceptado el plan de paz de la ONU –dos Estados para dos pueblos– no habría refugiados palestinos. En el transcurso de la feroz lucha de Israel por su supervivencia –lucha en la que perdió el 1% de su población, incluidos numerosos supervivientes del Holocausto–, aproximadamente 700.000 árabes locales fueron desplazados. Muchos se marcharon voluntariamente, con la promesa de un glorioso retorno tras la inevitable victoria árabe. Otros fueron obligados a irse. Los hogares de algunos de esos árabes llevaban cientos de años en lo que sería Israel. Otros habían llegado hacía relativamente poco desde países árabes como Siria, Egipto y Jordania.

En ese mismo periodo, aproximadamente la misma cantidad de judíos fueron desplazados de sus hogares en tierras árabes. Casi todos ellos llevaban ahí miles de años, desde mucho antes de que los árabes se convirtieran en la población dominante. Como los árabes palestinos, algunos se marcharon voluntariamente, pero muchos no tenían opciones viables. Las similitudes son llamativas, pero también lo son las diferencias.

La diferencia más significativa está en cómo trató Israel a los judíos que fueron desplazados ycómo trató el mundo árabe y musulmán a los palestinos que lo fueron como consecuencia de una guerra que habían empezado ellos.

Israel integró a sus hermanos y hermanas del mundo árabe y musulmán. El mundo árabe metió a sus hermanos y hermanas palestinos en campos de refugiados, y los utilizó como como peones políticos y heridas abiertas en su guerra incesante contra el Estado judío.

Han pasado ya setenta años desde que se produjera ese intercambio de población. Es hora de acabar con la mortífera farsa de llamar “refugiados” a los palestinos desplazados. Prácticamente ninguno de los casi cinco millones de árabes que reclaman la etiqueta de refugiado palestino ha estado jamás en Israel. Son descendientes –algunos bastante lejanos– de los que verdaderamente fueron desplazados en 1948. La cifra de supervivientes de entre los que fueron obligados a abandonar Israel como consecuencia de la guerra lanzada por sus correligionarios no pasa probablemente de unos pocos millares, y seguramente sean menos. Quizá alguien tendría que compensarlos, pero no Israel. Deberían hacerlo los países árabes que se apoderaron ilegalmente de los bienes de los judíos a los que obligaron a marcharse. Esos pocos miles de palestinos no tienen reclamos morales, históricos o legales superiores a los de los supervivientes judíos que fueron desplazados en el mismo periodo, hace siete décadas.

En la vida como en las leyes, hay plazos de prescripción que reconocen que la Historia cambia elstatu quo. Ha llegado la hora –llegó hace demasiado tiempo– de que el mundo deje de tratar a esos palestinos como refugiados. Esa condición caducó hace décadas. Los judíos que se fueron a Israel desde Marruecos hace mucho que no son refugiados. Y tampoco lo son los parientes de los palestinos que llevan fuera de Israel casi tres cuartos de siglo.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

En Cataluña, los musulmanes procedentes de Marruecos viven en un 80% de las ayudas sociales y siete mil ni siquiera residen en España

Por César Vidal.-

En las últimas horas hemos tenido nuevas noticias sobre los beneficios que reciben los inmigrantes, incluidos los ilegales, en España. Sin ánimo de ser exhaustivos, los hechos son los siguientes:

1)  En Cataluña la comunidad islámica procedente de Marruecos vive en un 80 por ciento de ayudas sociales. la cantidad mensual media percibida por esta comunidad islámica de los fondos públicos es de 600 euros por persona.

2) Siete mil de los perceptores de esa ayuda ni siquiera viven en Cataluña, sino en Marruecos, a donde se les envía el dinero con toda puntualidad.

3) Cataluña no es una excepción. De hecho en la Comunidad Valenciana basta con estar empadronado durante un año en cualquier municipio para percibir una paga de 532 euros.

4) Si además se trata de un matrimonio con hijos, la paga percibida se eleva a 775 euros.

5) Por si todo lo anterior fuera poco, también pueden acceder a subvenciones al alquiler de 250 euros mensuales, lo que significa que reciben, con ningún tipo de contraprestación, más de mil euros al mes.

6) La situación no es mejor en las Vascongadas, que por añadidura disfruta de un concierto económico injustamente favorable. Así, recientemente, un integrista islámico condenado a tres años y medio cobraba la renta de garantía de ingresos (RGI),que son 625 euros al mes, más otros 250 euros de alquiler de vivienda. Esos 875 euros mensuales los siguió cobrando desde su detención hasta su ingreso en prisión.

7) En la Comunidad de Madrid, el 76 por ciento para las ayudas al alquiler desde el año 2016 fueron destinadas, no a españoles, sino a extranjeros, en su mayoría procedentes de países islámicos. Por si fuera poco, esos mismos musulmanes fueron los perceptores de las ayudas más elevadas cifradas entre los 1.000 y los 2.000 euros al mes.

8) A lo anterior hay que añadir que en España cien mil extranjeros cobran una pensión no contributiva. En otras palabras, los españoles les pagan un retiro a pesar de que no han contribuido ni han cotizado jamás para disfrutar de él.

9) Además, los hijos de extranjeros, aunque sean ilegales, tienen preferencia sobre los españoles a la hora de percibir becas de comedor, plazas en una escuela infantil y por supuesto la sanidad gratuita.

10) A todas las ayudas oficiales se suman además las recibidas de instancias como Cáritas, el Ejército de Salvación, la Misión Evangélica Urbana y otras semejantes que proporcionan comida, ropa y otros enseres a  los extranjeros.

Los extranjeros que llegan a un país deben ser tratados con decencia y dignidad. Resulta absolutamente intolerable que por el hecho de ser extranjeros sean objeto de malos tratos o de conductas donde se lesione su dignidad. De manera semejante, sería  más que deseable que el mecanismo legal de inmigración funcione adecuadamente para bien, tanto de los inmigrantes como de la nación que los acoge. Sin embargo esos principios son una cosa y el absoluto descontrol que sufre España desde principios de este siglo en materia de inmigración es otra muy diferente.

Los sucesivos gobiernos de todo signo, regionales, municipales y nacionales, no han actuado en favor del bien común y de los intereses de la nación, sino que por el contrario se han sometido a los dictados de lo políticamente correcto, permitiendo que se creara una situación intolerable e insostenible. Esa situación además ha venido impulsada por distintos colectivos que han visto en ese panorama una vía de promoción y prosperidad personales. Los frutos de semejante actitud no pueden resultar más evidentes y negativos.

Los españoles no tienen asegurada una pensión digna a pesar de haber contribuido durante décadas, pero decenas de miles de extranjeros la perciben sin siquiera haber cotizado un solo día. Los españoles no tienen asegurado que sus hijos recibirán beca de comedor pero los hijos de los extranjeros la reciben de manera mayoritaria y a veces exclusiva. Los españoles no tienen la menor seguridad de recibir una atención sanitaria digna a pesar de pagarla, pero centenares de miles de extranjeros pasan las fronteras para recibirla de manera gratuita, lo mismo si entran por Ceuta y Melilla que si vienen del otro lado del mar. Los españoles no consiguen acceder a una vivienda digna acosados por los bancos, pero las ayudas de vivienda van a parar de manera aplastantemente mayoritaria a extranjeros que no pocas veces residen de manera ilegal en España. Los españoles no paran de pagar unos impuestos injustos y desorbitados para no recibir apenas servicios que lo justifiquen, pero los extranjeros reciben esos servicios sin haber contribuido en decenas de miles de casos al más mínimo mantenimiento.

A algunos les parecerá que esta situación es normal e incluso deseable. Algunos incluso la contemplarán como una muestra clara de que España es una nación avanzada y democrática. La realidad es que semejante panorama no es sino una muestra más de hasta qué punto políticos, medios de comunicación y fuerzas sociales sólo miran por sus propios intereses y no por el bien común.

Los resultados no sólo son pésimos ahora sino que preconizan una terrible tragedia para dentro de pocos años. Esa tragedia se puede enunciar en los términos de la comedia de Moreto: los que vienen de fuera acabarán arrojando de su casa a los españoles. No podría ser de otra manera, porque realmente nadie está haciendo absolutamente nada para impedirlo.

Mientras tanto, en el tiempo que han necesitado ustedes para leer este artículo, la deuda pública española ha aumentado en más de un millón de euros, entre otras cosas, para que las becas de comedir vayan antes a los hijos de los extranjeros que a los de los españoles y para que además las pensiones no contributivas sean percibidas por decenas de miles de extranjeros.

Alerta Digital

El alcalde marroquí de Rotterdam lo deja claro: “El Estado Islámico es el islam”

Así habló Ahmed Aboutaleb.

El alcalde de Rotterdam, Ahmed Aboutaleb primer musulmán en conseguir alcanzar un alto cargo en Holanda, es posiblemente uno de los pocos musulmanes que habla con total claridad sobre el islam y su relación con el Estado Islámico.

En declaraciones a un diario marroquí, el funcionario holandés reconoció que la comunidad musulmana se está mostrando muy pasiva a la hora de rechazar y condenar los ataques terroristas reivindicados por el Estado Islámico.

“Se debe dejar de decir que el Estado Islámico no es el Islam. Los musulmanes deben preguntarse por qué el Corán puede ser tan a menudo utilizado para abogar por actos asesinos y dejar de victimizarse“, dice el propio alcalde de Rotterdam.

“El Estado Islámico publica la revista en línea en inglés, Dabiq, incluso en francés, Dar al-Islam, en el que todos los artículos están llenos de referencias al Corán, en el Hadith, y un número considerable de pensadores en particular los conservadores como Ibn Taymiyya o Mohammed Ben Abdelwahhab, el fundador del wahabismo”, continúa el alcalde.

“Cuando escuchas las reacciones musulmanas actuales en el sentido de que no son verdaderos musulmanes que cometieron estos actos y que este no es el Islam, es equivalente a decir algo como que no fue Estados Unidos quien llevó a la guerra en Vietnam”, sentenció.

Ahmed Aboutaleb, alcalde de Rotterdam, trabajó en ingeniería electrónica y periodismo antes de meterse en el Partido del Trabajo de los Países Bajos.

Caso Aiislado

Otra rata islamista marroquí se burla de los españoles al recibir pagas: “Estoy disfrutando de los impuestos que tú pagas”

Así se ríe un marroquí de los españoles.

No todos son iguales, eso no se puede negar, pero lo cierto, es que desde que tuvieron lugar los atentados de Barcelona y Cambrils, se han producido numerosos casos de marroquíes riéndose de los atentados, de las muertes y de la vida que llevan en España gracias a las ayudas recibidas por parte del Estado y pagadas por los impuestos de los españoles.

Si este mismo domingo recogíamos las declaraciones del presidente de la comunidad musulmana de Castilla y León, quejándose de que no podían usar las ayudas que reciben para ir a ver sus familiares a Marruecos, también nos ha llegado una publicación de Facebook de lo más indignante.

Un marroquí, en vez de mostrar respeto a los españoles, se ríe de tener los estudios pagados gracias a los impuestos de los españoles: “Soy marroquí y lo que me digas me la suda totalmente. Respeto a España porque me ha dado oportunidades, soy estudiante y el estado me paga por hacerlo, les doy las gracias y tú lo único que puedes es joderte porque a la gente que está cobrando ayudas tus comentarios se la pela ya que no afectan a sus ingresos mensuales (risas). Jódete y si tanta envidia te dan haber nacido en otro país y haberte venido a España. Lo que digas de mí, mi país y mi religión me da igual porque yo estoy disfrutando de los impuestos que tú pagas”.

Caso Aislado

 

Justicia poética: Quince niños y adolescentes musulmanes marroquíes contraen la rabia tras practicar sexo con una burra

Quince niños y adolescentes marroquíes, de edades comprendidas entre los siete y quince años han contraído la rabia por practicar sexo con una burra contagiada por la enfermedad, según ha informado este jueves la web LeSiteInfo.

El insólito caso se ha producido en Mechra Belqasiri, una localidad agrícola entre Rabat y Tánger, cuando este grupo de jóvenes acudió al hospital para tratarse de unos síntomas que resultaron ser los de la rabia.

Como ha informado este portal marroquí, los muchachos han admitido que no habían sido mordidos por el animal, sino que se habían tras practicar sexo con una burra ignorando que estaba infectada. Según esta fuente, el suceso ha conmocionado a la localidad y producido honda incomodidad entre las familias afectadas. Incluso el propietario del jumento, harto de las habladurías, terminó sacrificando al animal.

Por su parte, ha añadido la publicación marroquí, las autoridades locales han sido puestas en alerta e iniciado un operativo para prevenir conductas similares en la zona.

Alerta Digital

Un vídeo muestra la contundencia de la policía holandesa reduciendo a unos musulmanes marroquíes invasores.

Lección de la policía holandesa a un grupo de marroquíes.

A veces nos quejamos de la poca contundencia que muestra la Policía en algunos casos, pero en esta ocasión, los agentes de la policía holandesa mostraron la actitud que hay que tener cuando alguien se pone chulo y no acepta lo que se le está diciendo.

En el vídeo, grabado en Ámsterdam, se puede ver cómo dos marroquíes discuten con dos agentes de la policía holandesa, momento en el que llega otro policía con su moto y no duda en empujar con toda su fuerza a uno de ellos, que momentos antes había empujado a uno de los agentes.

La testigo que graba la escena, sorprendida con la actitud de los agentes, se pregunta: “¿Todo esto por un marroquí?”. Uno de los testigos escucha la pregunta y le informa:“Llevan un tiempo discutiendo y los marroquíes han empujado varias veces a los agentes. Incluso han tirado su moto al suelo”.

Tras el empujón del agente, el marroquí que cae al suelo se levanta protestando, mientras que su compañero, no duda en volver para plantar cara al resto de los agentes, exigiendo explicaciones por su actitud.

Viendo que la tensión va a más, el agente que previamente había empujado al chulito, no duda en sacar el spray pimienta para conseguir que se calle, mientras al mismo tiempo van llegando numerosas patrullas de la policía de Ámsterdam para tratar de controlar la situación.

Sin duda los dos marroquíes, quienes acabaron detenidos, habrán aprendido que no se puede ir faltan al respeto de los agentes de la autoridad.

Caso Aislado