Archivo de la categoría: LÍBANO

Pasaportes del Líbano y Venezuela: un pase libre para Hezbollah en América Latina

Una investigación reveló que el régimen chavista y el gobierno de Beirut están distribuyendo documentos a dirigentes y militantes del grupo terrorista pro-iraní que facilitan sus movimientos por el mundo

Nicolás Maduro y su vice, Tarek El Aissami, detrás de un nuevo escándalo con pasaportes venezolanos y libaneses que brindan un salvoconducto a dirigentes de Hezbollah.

El periodista libanés François Bayni publicó en su Facebook personal los resultados de una investigación en curso que fue recogida por la dirección del Consejo de Coordinación Libanés Canadiense (LCCC por sus siglas en ingles) y otros medios prensa canadienses.

Según Bayni, varias agencias anti-terroristas occidentales y árabes del Golfo trabajan en informes recibidos de fuentes encubiertas en los que se afirma que el Ministerio de Relaciones Exteriores libanés expidió una cantidad importante de pasaportes diplomáticos a miembros y afiliados del grupo terrorista Hezbollah.

La investigación está siendo llevada por agencias de inteligencia de tres países de los más importantes de Europa occidental y se extiende hasta Latinoamérica, donde una vez más emerge la complicidad de la dictadura militar del presidente venezolano Nicolás Maduro, involucrando también a su vice-presidente, Tarek El Aissami.

Bayni escribió que unidades anti-terroristas están analizando los antecedentes de varias personas cercanas a Hezbollah tanto en Venezuela como en otros países de la región. Se estima que más de 15.000 pasaportes han sido emitidos por orden del vicepresidente Tarek El Aissami a grupos y personas pro-iraníes para promover actividades criminales contra varios países occidentales e incluso árabes de confesión sunita.

Según Bayni, existe una alta probabilidad de que actividades terroristas se manifiesten en Latinoamérica, algo que fue denunciado recientemente por autoridades colombianas e incluso que conforma una alerta prioritaria de la seguridad nacional estadounidense: considera que un golpe de magnitud pudiera ocurrir dentro mismo de los Estados Unidos a través de individuos detectados en México con pasaportes venezolanos pero nacidos en el Valle del Bekaa, Líbano.

Según media docena de militares venezolanos de alto rango exiliados en los Estados Unidos y Alemania, la expedición de los pasaportes es reciente y no tiene que ver con la antigua investigación que se llevo adelante años atrás cuando el fallecido presidente Chávez estaba en el poder. Según las fuentes -que reclamaron anonimato- toda emisión desde septiembre de 2016 hasta la fecha requirió de la aprobación del presidente Nicolás Maduro y del vicepresidente El Aissami.

El jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah

El jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah

La investigación tiene dos ramas principales, una que se origina en Líbano y la otra en Venezuela. Para las agencias de seguridad, ambas líneas convergen y generan profunda preocupación por el reciente estrechamiento de relaciones entre Venezuela y Hezbollah desde que el grupo chiita profundizó sus operaciones en la guerra civil siria apoyando al régimen de Bachar Al-Assad, pero fundamentalmente desde que logró colocar en la presidencia del Líbano a Michel Aoun. Su yerno, Gibran Bassil, fue nombrado Ministro de Asuntos Exteriores por presión de Hassan Nasrallah, Secretario General de Hezbollah y quien controla por completo la escena política libanesa.

El presidente Aoun y su yerno son estrechos aliados de Hezbollah y no tienen otra opción que aprobar los pasaportes que se emiten en Líbano y otorgan inmunidad diplomática (para viajar a países como Venezuela, Nicaragua y México) cuando Hassan Nasrallah lo solicita.

A diferencia de la investigación sobre Venezuela, en la línea antiterrorista que investiga la trilogía Aoun-Bassil-Nasrallah, lo que se discute en los organismos de seguridad occidentales son puntos más dudosos y sospechosos sobre la cobertura diplomática a la que Hezbollah y el régimen iraní recurren en la mayoría de sus actividades criminales internacionales, sea a través de embajadas propias o embajadas de países amigos.

Michel Aoun, presidente del Líbano (AFP)

Michel Aoun, presidente del Líbano (AFP)

En la actualidad, Líbano debe nombrar a más de 40 nuevos embajadores para ocupar puestos vacantes. La nominación de estos posibles funcionarios diplomáticos está siendo manejada en una triangulación de forma secreta entre el presidente Aoun; su yerno, el ministro Bassil y Hezbollah a través de Nasrallah. Michel Aoun habría reservado para hombres de su movimiento político las embajadas en París y Washington. Sin embargo, los candidatos para cubrir estos cargos están obligados a ser fieles al Hezbollah de Nasrallah, asegura Bayni en su informe.

El resto de las embajadas vacantes y los recambios se dividirán entre los candidatos leales a Hezbollah, uno de ellos es el presidente de la Cámara de Representantes Nabih Berri, líder del grupo político Amal (“Esperanza” en lengua árabe) de confesión chiita al igual que Nasrallah, y también entre otros partidos políticos libaneses favorables a Siria e Irán. Esa metodología para elegir a los candidatos se llevará a cabo especialmente para los destinos diplomáticos de países de América Latina.

En resumen, según indica Bayni, Hezbollah ha intervenido para controlar plenamente las delegaciones diplomáticas libanesas en los países occidentales y árabes. Desde su accionar, “Hezbollah ha secuestrado por completo la política libanesa, y además, ahora esta reflotando sus lazos con la base latinoamericana que apoya a Nasrallah en Venezuela”, agregó François Bayni.

Fuente: Infobae

La distinción Hezbolá-Estado libanés ha dejado de tener sentido

Resultado de imagen para imagenes de la bandera de hezbollah

Por Tony Badran 

Al final de la reciente visita del presidente Trump al reino, EEUU y Arabia Saudí emitieron una declaración conjunta en la que subrayaban sus posiciones compartidas. El último punto abordaba la cuestión libanesa y enfatizaba “la importancia de apoyar al Estado libanés”, específicamente en el “refuerzo de su soberanía sobre todo su territorio, el desarme de organizaciones terroristas como Hezbolá y la puesta de todas las armas bajo la legítima supervisión del Ejército libanés”.

Desafortunadamente, los objetivos de reforzar el Estado libanés y desarmar a Hezbolá son antitéticos. Hezbolá ha completado su toma del Estado libanés, empezando por sus instituciones políticas y por las Fuerzas Armadas Libanesas (FAL), y por varias agencias de seguridad. Hoy, reforzar al Estado libanés supone reforzar a Hezbolá.

El control de Hezbolá sobre el Líbano hace que contar con “el Estado libanés” para desarmar a aquélla sea un sinsentido. La función del Gobierno libanés es defender a Hezbolá, y alinear sus políticas con las preferencias del grupo y de sus patronos en Teherán.

Beirut rechazó la declaración americano-saudí y el documento final de la Cumbre Árabo-Islámico-Americana (“Cumbre de Riad”, por abreviar), que por su parte condenó la subversión regional iraní y el apoyo de Teherán al terrorismo. El presidente del Líbano, Michel Aún, aliado de Hezbolá, y su yerno, el ministro de Exteriores del País del Cedro, Gebrán Basil, que asistieron a la cumbre, dijeron que el comunicado final fue elaborado cuando los líderes ya se habían marchado, dando a entender que el Líbano lo habría rechazado.

Aún también rechazó la declaración americano-saudí sobre el desarme de Hezbolá advirtiendo de que la cuestión del desarme del grupo se tiene que resolver por medio de un acuerdo interno para una “estrategia defensiva” para el Líbano (lo que incide en la importancia de las armas de Hezbolá, no en su desarme). En lugar de ello, Aún implícitamente atacó a los saudíes por apoyar el terrorismo. Incluso los opositores domésticos de Hezbolá secundaron a Aún. El primer ministro, Saaf Hariri, declaró que el comunicado de la Cumbre de Riad no era “vinculante para el Líbano”. Un parlamentario del bloque de Hariri marcó la pauta antes del encuentro al aducir que Hezbolá representa a un importante segmento del pueblo libanés y que es parte del Gobierno; “no aceptamos que se le etiquete como un partido terrorista”, añadió.

Esta posición oficial libanesa es la norma, no la excepción. En dos reuniones consecutivas extraordinarias de la Organización de Cooperación Islámica y la Liga Árabe, celebradas en enero del año pasado, el Líbano –junto a otros Estados árabes– se negó a firmar resoluciones condenatorias de los ataques contra la embajada y un consulado saudíes en Irán. Un par de meses más tarde, el ministro libanés del Interior, un aliado de Hariri, se negó a respaldar una declaración de sus homólogos árabes en la que se etiquetaba a Hezbolá como organización terrorista justo después de que lo hubieran hecho Arabia Saudí y el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG). Cuando la Liga Árabe siguió la senda del CCG e hizo lo propio, sólo el Líbano e Irak se abstuvieron.

Estas posiciones han llevado a los saudíes a asumir que el Líbano se ha convertido en una satrapía iraní, así que Riad ha retirado su apoyo político y económico a Beirut: ya ha mandado regresar a su embajador y cortado la financiación a las FAL. EEUU debería hacer lo mismo.

La Administración Obama reconoció públicamente las “participaciones” regionales de Irán y, consecuentemente, nunca vio con malos ojos la posición de Hezbolá en el Líbano y sus relaciones sinérgicas con las FAL. La política de apoyar al Estado libanés en la esperanza de debilitar a Hezbolá se remonta a la Administración Bush. Con independencia de lo que uno pensara de esa política en aquel entonces, la realidad libanesa y regional ha cambiado dramáticamente. Hoy, ese paradigma es tan obsoleto como contraproducente. En el mejor de los casos, seguir apoyando al “Estado libanés” para el desarme de Hezbolá simplemente fracasará. Más probablemente, reforzará a Hezbolá, que controla las instituciones que está financiando EEUU.

© Versión original (en inglés): Foundation for Defense of Democracies (FDD)
© Versión en español: Revista El Medio

La familia de un miembro de Hezbollah acusó al grupo terrorista por corrupción y tráfico de drogas

El sobrino del ministro de Industria del Líbano, afiliado al brazo político del grupo, fue arrestado junto con un cómplice. Su familia cargó contra diferentes miembros de la guerrilla a los que acusó de contrabando, sobornos y venta de Captagon, la droga de los yihadistas

El jefe de Hezbollah, Sayyed Hassan Nasrhallah

El jefe de Hezbollah, Sayyed Hassan Nasrhallah

Las fuerzas de seguridad del Líbano arrestaron la semana pasada en Choueifat y Beirut a dos traficantes de drogas vinculados con el ministro de Industria, un hombre perteneciente al ala política de Hezbollah, lo que desencadenó una ola de acusaciones contra miembros del grupo terrorista de parte de la familia del funcionario, reportaron los medios locales.

Los hombres pertenecían a una red de tráfico de drogas y dinero falso, y uno de ellos es el sobrino de Hussein al Hajj Hassan, ministro de Industria y ex parlamentario de Hezbollah, indicó el periódico The Daily Star.

Tras el arresto, la familia del ministro, que forma parte del Gobierno, ya que Hezbollah integra una alianza con el gobernante Movimiento Patriótico Libre del presidente Michel Aoun, lanzó dos comunicados contradictorios.

Hussein al Hajj Hassan, ministro de Industria del Líbano y miembro de Hezbollah

Hussein al Hajj Hassan, ministro de Industria del Líbano y miembro de Hezbollah

En el primero, que fue publicado en un sitio web libanés, se criticaba a la cúpula de Hezbollah, se cuestionaba la procedencia de los fondos utilizados en sus actividades y aseguraba que había “una campaña organizada contra la familia Al Hajj Hassan para perjudicarla en las próximas elecciones parlamentarias”, según reportó la cadena saudita Al Arabiya.

También acusaba de corrupción al subsecretario general de Hezbollah, Naim Qassem, y se alegaba que él y su hijo, Mohammed, estaban involucrados en una serie de estafas por 27 millones de dólares.

Otros cuestionados en el comunicado por el origen de sus fondos son Ahmed Msheik, ex director del comité de seguridad del grupo, y el político Mohammed Fneish, cuyo hermano fue arrestado el año pasado por vender medicinas falsas y falsificar el sello del Ministerio de Salud.

Terroristas de Hezbollah (Reuters)

Terroristas de Hezbollah (Reuters)

También figuran los nombres de Hussein Nasrhallah por “robar el dinero de los huérfanos”, del parlamentario Hussein Moussawi “quien es dueño de fábricas de Captagon [droga utilizada por terroristas] y trafica píldoras”, el jeque Mohammed al Hajj Hassan por prestar ayuda a contrabandistas y el jeque Mohammed Yazbeck, quien “le vendió armas a nuestros enemigos en Siria”.

Pero tras esta lista la familia Hajj Hassan divulgó un segundo comunicado muy diferente en el que confirma su apoyo a Hezbollah y condena el hecho como “un acto individual llevado a cabo por uno de sus miembros”.

“El comportamiento dañó a la familia y a la sociedad”, sostiene el texto.

Fuente: Infobae

Caso Nisman: Las dudas sobre la identidad de uno de los colombianos más buscados del mundo

Esa acción terrorista dejó 85 personas muertas, y las autoridades argentinas lo buscan con una circular roja de Interpol. Su nombre, hasta donde se sabe, es Samuel Salman El Reda, nacido el 6 de julio de 1965 en San Andrés.

Las dudas sobre su identidad verdadera no son nuevas. Se generaron el 13 de septiembre de 2016, debido a un informe elaborado por el equipo de fiscales de la unidad creada en Argentina para investigar el atentado a la Amia. La unidad es conocida como UFI-AMIA.

El caso de El Reda vuelve a llamar la atención debido a que esta persona, con ese mismo nombre, aparece en la lista de los 10 colombianos más buscados por Interpol, publicada este jueves por Blu Radio.

El informe del 13 de septiembre de 2016 dice que las autoridades colombianas anularon por falso un documento de identidad que presentaba al sindicado como Samuel Salman El Reda.

Además, los fiscales del caso Amia recibieron un reporte que le atribuía a El Reda un hombre diferente.

Se trata de una situación delicada, si se tiene en cuenta que la circular roja de El Reda aún está vigente, y que el atentado ocurrió hace 23 años.

¿Se podría decir que se ha buscado al hombre equivocado? Los fiscales aclararon que hay elementos que permiten decir que el responsable del ataque sí tiene “el nombre que figuraba en la identificación colombiana más tarde tachada de falsa”.

De hecho, recibieron un reporte de las autoridades de El Líbano que da cuenta de “posibles coincidencias entre los datos de filiación atribuidos a la persona buscada con personas registradas en dicho país”.

“Sin embargo, la imposibilidad de acreditar, hasta ahora, su identidad en forma documental supone una complicación para posibilitar su captura”, advierte el informe de los fiscales.

¿Qué quiere decir eso? Que pese a los elementos que podrían confirmar la identidad de El Reda, no hay documentos que la certifiquen.

Por esa razón, los investigadores “activaron una serie de medidas” para verificar el nombre del sindicado.

Este informe fue elaborado por un nuevo equipo de fiscales designados para el caso Amia el 13 de febrero de 2015.

Por eso, después de que se conoció el reporte del 13 de septiembre, se empezó a cuestionar la labor de los anteriores investigadores. Uno de ellos era el fallecido fiscal Alberto Nisman.

“En vida del fallecido fiscal fueron surgiendo algunos datos que indicaban que el hombre no era colombiano, pero nunca se profundizó del todo en esa investigación”, comentó el periodista Raúl Kollman (uno de los que ha seguido de cerca el caso), en un artículo publicado por Página 12 el 18 de septiembre de 2016.

“A priori, parece burdo que, desde hace diez años, y transcurridos 22 del atentado, se haya estado buscando a un individuo cuya identidad era errónea. Su nombre y su cara aparecieron desde 2006 en los listados de personas buscadas por Interpol, nada menos que por ser el hombre clave en una masacre de 85 personas”, añadió Kollman.

Fuente: Itongadol

‘Wonder Woman’ y la tragedia del Líbano

gal-gadot-wonder-woman

Por Eli Cohen 

La Campaña de Boicot a los que apoyan a Israel en el Líbano (CBSI-L, en sus siglas en inglés) ha conseguido que Wonder Woman, película protagonizada por la israelí Gal Gadot, haya sido prohibida en ese país. Las razones, las de siempre: Gal Gadot es israelí, sirvió en el Ejército israelí y además tuvo la osadía de apoyar públicamente a las Fuerzas Armadas israelíes en su conflicto contra Hamás durante el verano de 2014. Gadot es, según los promotores del boicot, “una portavoz de la entidad sionista”.

Este tipo de boicots desde el mundo árabe se solía cursar por medio de la Oficina para el Boicot Árabe a Israel, con sede en Damasco. El boicot de la Liga Árabe fue impuesto en diciembre de 1945 contra la comunidad judía de Palestina, casi tres años antes del establecimiento del Estado de Israel. Hoy se encuentra en horas bajas, pero parece que el Líbano trata de mantenerlo vivo. Así, el pasado mes de octubre prohibió la emisión de Personal Affairs, una película dirigida por la palestina Maha Haj que pecaba de tener financiación israelí.

Más allá de todos los movimientos de boicot a Israel, de los que ya hemos dado cuenta, sorprende que sea el Líbano, precisamente, el país que se disponga a dar lecciones a Israel. El País del Cedro, concebido en el Acuerdo de Sykes-Picott como una nación para los cristianos de la región, no es precisamente un apeadero políticamente aceptable, y mucho menos para los propios palestinos.

De acuerdo con la nada sospechosa de proisraelismo Human Rights Watch, en el Líbano aún se tortura, la libertad de expresión está coartada (criticar al Ejército o al presidente es delito) y las relaciones extramatrimoniales y la homosexualidad están criminalizadas. Transparencia Internacional sitúa al Líbano entre los países más corruptos del mundo (puesto 136 de 176 en 2016, siendo el primero el más transparente y el último el más corrupto), con una puntuación de 28 sobre 100 (siendo 0 lo menos transparente y 100 lo más). En el Índice de Libertad Humana de 2016 elaborado por el Cato Institute, el Líbano ocupaba el puesto 108 de 156 (siendo el 1 el más libre y el último el menos libre), con una puntuación de 6.48 sobre 10 (siendo 0 el más libre y 10 el menos libre).

Estas deficiencias se agravan si hablamos de la población palestina del Líbano, que no tiene la opción de optar a la ciudadanía libanesa (en la décadas de los 50, 60 y 90, el Líbano otorgó la ciudadanía a 100.000 palestinos, la mayoría cristianos; aún hay 300.000 sin derecho a la ciudadanía). Los palestinos han padecido fuertes restricciones al ejercicio del derecho de propiedad (poseer casas, terrenos, etc.) y se les ha prohibido ejercer numerosas profesiones liberales (abogados, ingenieros, médicos, etc.). Sólo a partir de 2010 se les ha empezado a conceder permisos de propiedad y de trabajo en el sector privado. Como han denunciado, entre otros, el académico jordano de origen palestino Mudar Zahran, los medios de comunicación han elegido ignorar deliberadamente las condiciones de los palestinos que viven en los campos de refugiados del país. Ciertamente, el mal trato a los palestinos no es exclusivo de Líbano; en palabras del propio Zahran, la tendencia a culpar a Israel por todo ha proporcionado a los líderes árabes una excusa para “ignorar deliberadamente los derechos humanos de los palestinos en sus respectivos países”.

Los movimientos afiliados al BDS buscan, en teoría, combatir las políticas sionistas de colonización y violación de derechos humanos de los palestinos. No obstante, si fuera coherentes,al primer país que tendrían que boicotear sería el propio Líbano.

Además, y sin querer culpar al propio Líbano de todos sus males, sus guerras civiles, la ocupación siria, la guerra entre Israel y la OLP librada en su territorio en los años 80 del siglo pasado y la penetración iraní en todas sus instituciones -Hezbolá mediante- han hecho que pase de ser uno de los principales centros financieros y turísticos de Oriente Medio a un Estado corrupto y disfuncional, carente de libertades y derechos básicos y tutelado por las fuerzas más desestabilizadoras de la región. El boicot incoherente a Wonder Woman sólo es una muestra del drama libanés, que tiene difícil remedio.

En suma, iremos a ver la nueva película de DC con alegría y júbilo, y cuando salgamos de la sala nos acordaremos también del boicot de Líbano y de lo que encierra: la tragedia un país inestable -otro más- de Oriente Medio.

Fuente: Revista El Medio

La Mujer Maravilla Israelí censurada en Líbano

Gal Gadot

Por: José Ignacio Rodríguez

Los grupos BDS en Líbano están haciendo la mejor publicidad que podría tener la película de la Warner Bros “Wonder Woman” protagonizada por una maravillosa y fuerte actriz israelí conocida como Gal Gadot.

La censura en el mundo islámico es hipócritamente endémica y causante de la más innoble falta de cultura, de una extensa parte de la población musulmana. La censura, sea la que sea y del signo que sea, solo trae incultura por un lado y violencia contra aquellos que no ven las cosas bajo su ciego prisma. Una censura en Líbano que les aboca a la pobreza ideológica, cultural y social.

La libertad de expresión, de opinión, religiosa o política está sufriendo un retroceso a nivel mundial, aunque en los países subyugados por el yihadismo no se dan cuenta de esta situación. La mayor parte de la historia los países islamistas han vivido y sucumbido desconociendo lo que es la libertad de pensamiento y opinión. No decimos nada de la libertad religiosa pues nunca ha existido en forma alguna. Los perversos e inmorales yihadistas no han tenido dificultad, ni temor alguno, en imponer sus terroríficas leyes contra los Derechos Humanos, en medio de estos países. El único temor que tienen los yihadistas es a morir bajo la mano de una mujer. La cobardía de los terroristas se disfraza de supersticiosa incultura, para pasar desapercibida. Los yihadistas son cobardes, supersticiosos, incultos y sanguinarios.

En el caso que nos compete de la actriz israelí Gal Gadot su poder y fuerza es la que verdaderamente asusta a los terroristas de Hezbollá en Líbano. La censura libanesa, inducida por Hezbollá, a la película de referencia es por ser estar protagonizada por una valiente mujer y encima israelí. La peor pesadilla de los yihadistas libaneses.

No es una censura basada en cuestiones morales, los yihadistas son inmorales, es una censura basada en el odio que tienen a la mujer en general y en particular a la mujer israelí. Un mal ejemplo el de “Wonder Woman” para las martirizadas mujeres musulmanas, que sufren una crueldad inimaginable sin el menor repudio de la sociedad. No es censura es miedo a que las mujeres tomen su lugar y se rebelen contra el perverso y degenerado yihadismo.

La historia ha demostrado que la mujer israelí ha sido y será un pilar fundamental de la avanzada y culta sociedad de Israel. La mujer en general y la israelí en particular son las verdaderas “Wonder Woman” de todos los tiempos. En este periodo histórico de progreso, que está experimentando Israel, la mujer de la moderna sociedad israelí está demostrando su valía en todos los campos de actuación. En el campo científico, cultural, militar o artístico la mujer israelí destaca y mucho.

La oposición a que la mujer ocupe un papel de liderazgo no solo se puede ver en los países bajo las dictaduras yihadistas sino también, en las más modernas sociedades democráticas. No es censura, insistimos, lo que pasa en Líbano es miedo, mucho miedo, a la mujer y su capacidad para enfrentarse con valentía contra los enemigos de la libertad. Los ejemplos de muchas mujeres que han destacado en la historia suelen se opacados, silenciados o directamente censurados, por esa enfermiza mentalidad machista.

Los medios de comunicación hacen referencia a la página de Facebook de Gal Gadot en la cual la actriz expresó, con toda claridad, su apoyo a los soldados de Israel que combatían en la guerra del 2004 contra Hamás en Gaza. No solo un apoyo teórico, sino que se significó enviando rezos para aquellos “que están arriesgando sus vidas protegiendo a mi país contra los horrendos actos realizados por Hamás”.

La actriz Gal Gadot ya había asumido en la práctica el papel de “Wonder Woman” con anterioridad a su actuación, en película como heroína. La combativa mujer israelí, todas en general, tienen un papel fundamental en la interpretación del papel más importante de sus vidas, que es la defensa de Israel. Una sociedad como la israelí progresa de mano de sus valientes mujeres que son un ejemplo de tenacidad, compromiso y determinación.

Las mujeres libanesas, en particular, siempre tendrán un referente ejemplar en la Maravillosa Mujer Israelí. Un modelo de mujer que censuran los cobardes y machistas yihadistas. El liderazgo de “Wonder Woman” es un ejemplo a seguir por todos los seres humanos, que creen en la libertad, la fraternidad y la igualdad. La “Mujer Maravilla Israelí” no es una película es una verdadera motivación, que no podemos dejar de aplaudir.

Fuente: Unidos con Israel

Sorprendente reconocimiento: “Nosotros (los musulmanes) robamos las teorías y conocimientos producidos por occidente y las atribuimos al islam”.

El filósofo libanés Ali Harb dice “Nos involucramos en el robo de las teorías y conocimientos producidos por la mente de las personas occidentales (no musulmanas), luego las atribuimos al Islam”, mientras que “nos oponemos a cualquier intento de reforma.”