LA POLÉMICA.

EN CONTRA DEL TERRORISMO ISLÁMICO

La guerra en Siria, un problema para Hezbollah en Líbano

Por George Chaya
Las fuerzas de Hezbollah que combaten al ISIS en Siria
Las fuerzas de Hezbollah que combaten al ISIS en Siria

Ningún actor puede luchar una guerra indefinidamente. Al continuar su intervención militar en Siria, Hezbollah (“Partido de Dios”,  en español) perjudica no solo a los libaneses en su conjunto sino a sí misma como organizacion politica dentro del Líbano.

Claramente las guerras son la manifestación de la insensatez y el ejemplo mejor acabado de la necedad humana. Y una guerra civil, puede definirse como el fracaso del sentido común y colectivo de una sociedad y sus gobernantes. Sin embargo, una vez desatadas, tienen objetivos estratégicos y tácticas que los actores deben observar.

En el caso sirio, como lo ha publicado el periodico libanes An-Nahar en una extensa editorial del pasado domingo, “las implicancias de las operaciones de Hezbollah no tienen mas objetivo que el sostenimiento en el poder del presidente Assad y el apoyo militar a un régimen que ha estado asesinando a su propio pueblo por mas de 5 años”. Después de todo, esto es lo que esta sucediendo en Siria, donde continua librándose una guerra que nadie puede ganar, por lo cual debe ser detenida, y que sólo puede ser resuelta por la comunidad internacional en su conjunto a través de cambios internos y globales.

Sin embargo, Hezbollah sigue combatiendo allí y lo hace por algo que el mundo ya ha comprendido. La excusa de combatir el terrorismo sunita del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en ingles) no es más que una falacia. En realidad, Hezbollah esta allí por ordenes de Teherán, como un ejercito chiita de ocupación extranjera que no es mas que otra rama del terrorismo islamista.

Esta afirmación no es para castigar a Hezbollah o menospreciar su destreza. Hezbollah ha mostrado disciplina, resistencia y potencia militar en el campo de batalla, lo cual la coloca muy por delante de la mayoría de las fuerzas de combate islamicas en la región.

Pero incluso las grandes potencias, como Estados Unidos, no pueden luchar en guerras civiles extensas y no convencionales como la guerra siria. Hassan Nasrallah y Hezbollah deberán comprender que Beirut no es superior a Washington y que los partidarios de Hezbollah no son ciudadanos -como los estadounidenses- que sí disponen de libertar de pensamiento. Los partidarios de Hezbollah, de mayoría chiíta, apoyarán la dirección del partido sean cuales sean las consecuencias y de acuerdo con el protocolo de la tribu y la secta; lo cual sera sumamente negativo para la propia comunidad chiíta libanesa.

Ataques en Alepo, una de las ciudades más dañadas durante la guerra civil siria.
Ataques en Alepo, una de las ciudades más dañadas durante la guerra civil siria.

Hezbollah está abusando claramente de la lealtad de los chiítas del Líbano, ya sea por que son lo bastante débiles para decir no a que sus hombres sigan muriendo en Siria, o porque temen demasiado a Hezbollah. De allí que la cúpula deHezbollah ha utilizado siempre el sectarismo para contener la ira de sus bases.

Después de la guerra de 2006 con Israel, en la que Nasrallah pagó un precio muy alto en bajas de sus hombres y partidarios, Hezbollah dirigió e instigó a sus seguidores contra sus rivales sunitas y drusos libaneses. En ese momento atacó al ex primer ministro Fouad Siniora y su gabinete, y acusó al diputado druso Marwan Hamadeh de colaborar con la fuerza aérea israelí. En una operación propia de su actuar, Hassan Nasrallah desvió la ira chiíta por su derrota militar a manos de los israelíes hacia los políticos libaneses débiles como Siniora y Hamadeh, preservando así a su partido político.

Nasrallah ha estado utilizando la misma estrategia en el caso sirio y juega la misma carta que en 2006 para desviar la ira chiita contra la intervencion militar de su partido en la guerra siria. Desde 2011, el Secretario General de Hezbollah ha tenido que redefinir la misión de su milicia en varias ocasiones: fue desde la defensa de los chiítas libaneses que viven en la frontera con Siria, a la defensa de los santuarios chiítas en Damasco, y de allí a la lucha preventiva contra el radicalismo sunita en Siria en su excusa de que se extienda hacia el Líbano.

De vez en cuando, Nasrallah ataca verbalmente y difama a alguien. Un día ataca la Casa Saud y a la familia del rey de Arabia Saudita. Otro día a los Estados Unidos o a Israel, y otro a los suníes de Líbano.

Lo cierto es que a pesar de todas sus acrobacias y retórica, Nasrallah no ha logrado mitigar la catástrofe que se ha abatido sobre los chiítas del Líbano: “Cientos de sus hombres han muerto y continúan muriendo en el pantano sirio”, tal como lo sostiene el diario An-Nahar. El liderazgo militar de alto rango de Hezbollah se ha agotado de tal manera que Nasrallah es uno de los pocos sobrevivientes de aquellos hombres que primigeniamente fundaron la milicia en 1980.

(Reuters)
(Reuters)

El “radicalismo sunita” encarnado por el Estado Islámico (ISIS) o el Frente Al-Nusra es un problema global al que Hezbollah puede -posiblemente- hacer frente, pero no podrá derrotar. Muchos de los mejores ejércitos del mundo están golpeando a ISIS día y noche. Decenas de servicios de inteligencia están cazando a sus líderes y a pesar de la cantidad de sangre que se esta derramando, los hechos indican que -una vez que pierda el control sobre sus territorios- seguramente el ISIS pasará del autodenominado Estado a una poderosa fuerza insurgente, lo que significa que sus atentados terroristas suicidas aumentarán. Hay signos tempranos que ya se han visto en la serie de atentados de ISIS en Francia, Belgica, Estados Unidos, Líbano, Jordania, Turquía y Arabia Saudita, donde no domina territorios.

No hay una meta militar clara de Hezbollah en Siria aparte de la lucha para mantener el presidente sirio, Bashar al-Assad en el poder. Y en ausencia de un objetivo claramente delineado, Hezbollah debería retirarse inmediatamente de allí o el pantano sirio perseguirá a los chiítas líbaneses por varias de las generaciones venideras.

Hezbollah puede ser un peso pesado en un país pequeño y débil como el Líbano. Pero al involucrarse en una crisis con Israel o en una escala mayor en países como Siria, su poder interno en los asuntos libaneses corre grave peligro de debilitarse. Tal vez por esta cuestión, el Líbano durante sus años dorados entre los ’50 y ’70, jamas participo en las guerras regionales entre los árabes e Israel.

Se puede decir mucho, bueno o malo sobre el liderazgo cristiano del Líbano de aquel momento, pero no cabe duda que era mucho más inteligente que sus descendientes actuales. En el pasado, los cristianos entendieron que cuando los grandes y poderosos luchan, los pequeños se quedan fuera. Hoy en día, ni los líderes cristianos, ni sus aliados chiítas, parecen haber aprendido la lección.

Israel y Hizbulá: guerra psicológica para el X aniversario del conflicto

La efeméride del enfrentamiento está marcado por la participación de la milicia chií en el conflicto en Siria y la calma que reina en la frontera

Separados por una frontera cada vez más blindada, el ejército israelí y el grupo libanés Hizbulá se vigilan en el décimo aniversario de su última guerra y se preparan para la próxima. ¿Cuándo? Es una de las pocas preguntas que Israel y la milicia chií proiraní coinciden en la respuesta: “No próximamente”. Hizbulá -atrapado en el sangriento avispero sirio donde ha perdido ya a 1500 efectivos, sumido en la crisis política en el Líbano y declarado “grupo terrorista” por la Liga Árabe- no le conviene ahora un duelo con que la poderosa maquinaria bélica de Israel que además le advierte con una reacción más contundente que aquellos 34 días del 2006.”

Diez años después, puedo decir que tanto ellos como nosotros no nos oponemos a otros 10 de calma. No tenemos intención de atacar el Líbano pero estamos más preparados que nunca por si nos imponen la guerra”, asegura el jefe de la Inteligencia militar, Herzi Halevi.”

Sí, una nueva guerra será mucho más dura para nuestra retaguardia pero Israel sabrá recuperarse. El Líbano, en cambio, se convertirá en un país de refugiados y le costará mucho recuperarse”, avisa.La lucha psicológica incluye declaraciones parecidas en ambos lados de la frontera. Si Halevi advierte que “nunca un ejército sabía tanto del enemigo como nosotros sobre Hizbulá”, el líder chií Hassan Nasrala replica: “Tenemos más información sobre Israel que ningún otro país árabe ha tenido nunca. Información sobre vuestras plantas, vuestras petroquímicas, vuestra central nuclear, vuestros importantes centros económicos…”.Ante la advertencia israelí en caso de guerra, Nasrala responde que atacarán la central nuclear de Dimona: “No tendremos líneas rojas ni límites”.”

Nasralá es un suicida si vuelve a atacarnos”, opina Matan en la fronteriza Metula. Este israelí regresa a las 9.01 de la mañana del 12 de julio del 2006 cuando Hizbulá sorprendió con un ataque contra una patrulla cerca de la frontera, mató a tres soldados y secuestró a otros dos (cuyos cadáveres entregaron en un canje años después). La reacción ordenada por el primer ministro Ehud Olmert para recuperar a los dos militares se convirtió en una guerra que traumatizó a Israel (la retaguardia se convirtió en frente) y causó devastadores efectos en el Líbano con el castigado feudo chií de Dahiya en Beirut como símbolo de las bombas de los cazas israelíes. 1.200 libaneses y 165 israelíes (121 soldados y 44 civiles) murieron en la guerra que dio paso a una década de calma.Frontera israelolibanesa.

“Usamos la geografía como defensa”, nos dice un militar. En la veintena de poblaciones cercanas han leido y escuchado que Hizbulá ha entrenado a sus hombres para penetrar y tomar el control, aunque sea breve, de una localidad.

En los pueblos chiíes del sur del Líbano, los ojos están centrados en esta frontera pero sobre todo en la vecina Siria donde muchos de los suyos caen en defensa del presidente Bashar Asad y es el lugar desde han llegado más de un millón y medio de refugiados. Los libaneses no desean otro enfrentamiento que supondría otra invasión militar. Israel avisa a las aldeas del sur libanés con una reacción muy dura denunciando que Hizbulá posee allí numerosos túneles, lanzaderas de proyectiles y depósitos de armas.Desde la frontera, se divisan pastores, granjas y jeeps. Algunos con la bandera amarilla del “Partido de Dios”.

Hizbulá e Israel, más fuertes militarmente que en 2006Con más de 100.000 misiles y proyectiles y el plan de lanzar 1.500 cada día de guerra, Hizbulá puede alcanzar hoy todo el territorio israelí, incluyendo la lejana Eilat. Nasrala-que reconoce ya abiertamente que el dinero y armamento proceden de Irán- tiene más proyectiles. Y con mayor precisión y carga explosiva. Aunque Israel ha atacado varios convoys de armas sofisticadas en Siria que se dirigían al Líbano, Hizbulá recibió parte de este arsenal. Además, sus efectivos tienen más experiencia de combate gracias a su lucha en Siria.Tras aprender la lección de sus errores en el 2006, el ejército israelí es mucho más poderoso a nivel ofensivo y defensivo. La “Cúpula de Hierro”-empleada con éxito ante los proyectiles desde Gaza- y la nueva “Varita Mágica” ofrecen un paraguas antimisiles más efectivo ante la lluvia prevista de Hizbulá. Sistemas electrónicos y drones de vigilancia han dotado de más información a Inteligencia.

Haifa, capital del norte de Israel. Patricio Sayegh y sus dos hijas (de 2 y 4 años en el 2006) no olvidan el verano que convirtió Haifa en una ciudad fantasma. “Tenía una de las pocas cafeterías abiertas durante la guerra. Muchos venían para no estar solos en casa. Cuando sonaba la sirena, la gente corría a refugiarse debajo de las escaleras del edificio”, recuerda a EL MUNDO este entrenador argentino que en 1988 llegó a Haifa fichado por el Maccabi. Antes estuvo a prueba en el filial del Real Madrid dirigido por Vicente Del Bosque.

“Fue traumático. Mis hijas tardaron en entender lo que pasaba. La más pequeña siempre pregunta sobre esa guerra”, comenta antes de solidarizarse con el sufrimiento ese verano en el Líbano: “Los que no son fanáticos aquí y allí piensan lo mismo. Nadie quiere una guerra. Es todo política”. Y concluye con una confesión: “La guerra puso en examen la tradicional convivencia entre árabes y judíos de Haifa”.

“Nasrala es uno de los líderes que mejor conoce a Israel. Desde 2006, está disuadido de forma racional. Él mismo confesó que si hubiera sabido la reacción israelí, no habría ordenado el ataque”, comenta una fuente israelí. “Por un lado, la capacidad militar de Hizbulá es enorme y la guerra en Siria les ha dado más experiencia. Por otro, atraviesa uno de sus peores momentos. Crisis económica, ha sido declarado terrorista por la Liga Árabe, crisis en el Líbano donde no hay presidente y con el 30% de sus efectivos en Siria.

Nasrala debe explicar a los suyos porque han muerto 1.400 de los suyos en Siria que es el doble de los que murieron en la guerra hace 10 años”, indica.

¿Se espera un verano movido? “Involucrado en Siria, Nasrala hará todo lo posible para evitar una guerra con Israel. Eso no quiere decir que haga algún ataque en respuesta a una acción que nos atribuya”, contesta. Según las declaraciones en ambos lados de la frontera, una conclusión compartida: Nadie quiere ni busca una nueva guerra pero si estalla será devastadora.

Fuente: El Mundo

Crece la tensión en el Líbano por el cierre de cuentas bancarias de militantes del grupo terrorista Hezbollah

Varios diputados y organizaciones ligadas a los islamistas se ven afectadas. Quedó en evidencia el mercado negro con el que financian sus planes. Aseguran que el líder, Hassan Nasrallah, está furioso

Hezbollah está catalogado como un grupo terrorista por los actos sangrientos que lleva a cabo
Hezbollah está catalogado como un grupo terrorista por los actos sangrientos que lleva a cabo

La cancelación de cientos de cuentas bancarias de partidarios de Hezbollah reavivó la tensión en el Líbano, donde el movimientochiita goza del apoyo de parte de la población, a pesar de cometersangrientos actos de terrorismo.

Si los bancos “continúan por este camino”, podrían acabar cerrando más de “10.000 cuentas”, ironizó el economista Ghazi Wazni. “Cualquier individuo vinculado al Hezbollah o empleadode una de sus organizaciones se vería afectado”, agregó.

Las cancelaciones, iniciadas en mayo por orden del Banco Central, tienen como objetivo evitar sanciones estipuladas en una ley estadounidense adoptada en 2015 para obstaculizar la financiación del movimiento terrorista libanés.

La ley sanciona a las instituciones financieras que “faciliten todo tipo de transacciones” de la organización o blanqueen sus fondos. Y también castiga a los bancos que posibiliten operaciones en beneficio de un centenar de entidades y de personalidades acusadas por el Tesoro estadounidense de vínculos con Hezbollah.

Terroristas de Hezbollah (Reuters)
Terroristas de Hezbollah (Reuters)

Según los expertos, las medidas no perjudicarán sobremanera las finanzas del movimiento chiita, catalogado como grupo “terrorista” por Washington y que dispone de una “economía subterránea” (mercado negro) que escapa al sector bancario.

Sin embargo, esta decisión puso en un aprieto al grupo libanés: las medidas afectan a varios diputados y a algunas organizaciones de su red.

En junio pasado, el periódico Al Ajbar –cercano a Hezbollah– anunció el cierre de las cuentas de un hospital del movimiento chiita y de una asociación que ayuda a familiares de sus soldados muertos en combate. “O sea cientos o miles de cuentas”, lamentó el diario.

Cualquier individuo vinculado a Hezbollah o empleado de alguna de sus organizaciones podría ser afectado por la medida bancaria
Cualquier individuo vinculado a Hezbollah o empleado de alguna de sus organizaciones podría ser afectado por la medida bancaria

“Agresión”

“Desde hace ya cuatro meses, cobramos el sueldo en efectivo, antes nos pagaban con cheque”, afirmó un empleado de una organización de Hezbollah que pidió permanecer en el anonimato.

Las medidas han enfurecido al movimiento chiita, que acusa al gobernador del Banco Central, Riad Salameh, de “plegarse” a las peticiones de Washington. El jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah,condenó a finales de junio “la agresión” de los bancos “contra los nuestros, nuestro público, nuestras familias”.

“Hezbollah se enfadó porque la presión ejercida sobre su base popular” repercute directamente en el movimiento, estimó Wazni. “Se le responsabilizará de la cancelación de las cuentas de individuos, cuya única culpa es la de ser hijo o hermano de uno de los directivos”, añadió el economista.

Frente al celo de las instituciones bancarias, el Banco Central intervino para ordenar la reapertura de las cuentas de los diputados de Hezbollah y de algunas organizaciones caritativas del grupo extremista, pero aclarando los criterios que se deben seguir.

“El Banco Central no quiere controlar todas las cuentas, sino sólo a los que realicen operaciones excepcionales que llamen la atención y que puedan usarse para financiar al movimiento”, explicó Hassan Moukalled, redactor jefe de una revista económica y mediador en este conflicto.

Militantes de Hezbollah (AP)
Militantes de Hezbollah (AP)

“Mercado negro”

El tema es delicado y el secretario general de la asociación de bancos libaneses, Makram Sader, lo resume así: “Los bancosaplican la circular del Banco Central y los mecanismos de aplicación decididos por los órganos de control”.

El 12 de junio se cometió un atentado con bomba contra elBanco de Líbano y Ultramar (Blom Bank), uno de los más importantes del país.

El grupo terrorista Hezbollah fue creado en 1982 por los Guardianes de la Revolución de Irán, país que lo financia y armadesde entonces. “Recibimos (de Irán) dinero y no pasa por los bancos. (…) Ninguna ley puede impedirnos recibirlo”, afirmó en junio Nasrallah.

Mukalled estimó que “en la actualidad no se puede afirmar que Hezbollah disponga de una economía estructurada (…). Existe una economía declarada y otra subterránea”.

Hezbollah dispone de una “economía subterránea” (mercado negro) que escapa al sector bancario
Hezbollah dispone de una “economía subterránea” (mercado negro) que escapa al sector bancario

Con información de AFP

Ensayo: Israel y EEUU contra miles de misiles de Irán y Líbano

La Organización Israelí de Defensa de Misiles y la Agencia de Defensa de Misiles de Estados Unidos realizaron una prueba exitosa cuyo objetivo era chequear la integración de todos los sistemas antimisiles de Israel y EE.UU.

El ensayo, llevado a cabo bajo el nombre clave de “Integrated Ground Test”, el primero de su tipo con los nuevos sistemas de defensa, se prolongó durante cinco días y finalizó el 22 de junio.

El ejercicio probó en tiempo real las comunicaciones entre los sistemas de defensa antimisiles israelíes y norteamericanos, simulando un escenario en el cual miles de cohetes y misiles son lanzados simultáneamente desde Irán y el Líbano, para ver cuán eficientemente pueden trabajar juntos los seis diferentes sistemas de defensa antimisiles para eliminar las amenazas. El foco estuvo puesto en la conexión de los diferentes sistemas de defensa antimisiles con el sistema de radar norteamericano para detectar los proyectiles.

Los sistemas antimisiles probados fueron los Jetz (Arrow) 2 y 3 como así también el Honda de David en conjunción con los sistemas Aegis emplazados en buques de guerra norteamericanos, y los sistemas de defensa antimisiles estadounidenses THAAD y Patriot.

La prueba fue conducida simultáneamente por centros de comando y control en Israel, que simuló el sistema antimisiles israelí de múltiples capas, y por varios centros de desarrollo esparcidos a lo largo de Estados Unidos.

“Hemos probado la capacidad del sistema para funcionar en tándem, hasta el punto de intercepción, sin lanzar los misiles”, explicó el coronel israelí S. “De hecho, tuvimos un ojo israelí y un ojo norteamericano sobre todos los objetivos, al mismo tiempo, por lo que pudimos ver y operar mejor”.

El Ministerio de Defensa elogió la prueba como “otro hito en el programa de defensa antimisiles, que es resultado de la cooperación entre EE.UU. e Israel”.

La prueba fue realizada por Elisra, una subsidiaria de Elbit Systems.

Aurora israel.

Hezbollah vuela un convoy del Mossad en la frontera del Libano. Israel lanza bombardeos en represalia.

La artillería del Ejército de Israel ha lanzado este lunes al menos diez proyectiles sobre la región de las Granjas de Shebaa, en la frontera con el Líbano, tras registrar un ataque bomba contra sus tropas en la zona.

El Ejército de Israel comenzó esta mañana (10:00 hora local) a bombardear la región de las granjas de Shebaa, territorio disputado entre las fronteras del Líbano, Siria e Israel, informa Europa Press citando a fuentes locales.

El bombardeo se inició después de que se registrase una fuerte explosión al paso de un convoy delMossad, por lo que Israel respondió lanzando al menos diez proyectiles de 155 mm en la zona, según informa la cadena saudita Al Arabiya.

Posteriormente, combatientes libaneses de Hezbolá han reivindicado la detonación de una bomba al paso de las fuerzas israelíes en la frontera libanesa, según informó el diario ‘The Daily Star’.

El conflicto por el territorio en disputa de las granjas de Shebaa ya ha provocado varios incidentes entre tropas del Ejército Israelí (FDI) y Hezbolá. En enero del 2015, el FDI respondió con fuego de artillería en varias localidades del sur del Líbano después que Hezbolá atacase un convoy militar israelí, produciendo la muerte de dos soldados.
En octubre del 2014, el movimiento chiita libanés reivindicó un ataque con bomba en la misma frontera contra una patrulla israelí, hiriendo a dos soldados, lo que provocó la represalia de Israel contra territorios del sur del Líbano.

Fuente: Daily Star

Versión en español: La próxima guerra.

Israel bombardeó territorio libanés en respuesta a una agresión de Hezbolla en el Monte Dov.

Dos explosivos se detonaron cerca de un vehículo de las Fuerzas Armadas israelíes, que luego lanzaron fuego de artillería sobre la población de Al Wazzani. Aún se desconocen daños y víctimas en el incidente

Crédito: Reuters

Un supuesto ataque del movimiento terrorista chiita libanés Hezbollah desde el sur del Líbano, que tuvo como blanco dos vehículos de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés), generó una represalia de parte del Ejército de Benjamin Netanyahu. Esta consistió, según medios libaneses, en al menos 20 disparos de cohetes que cayeron en la región denominada Granjas de Sheba o Har Dov.

El vocero del IDF, brigadier general Moti Almoz, dijo que dos vehículos fuertemente armados, uno de los cuales era un D-9, fueron los objetivos de Hezbollah. Ésta es la región donde se produjo el intercambio de disparos:
Por el momento no se sabe si el ataque contra la patrulla provocó víctimas, indicaron las fuentes. Israel replicó con disparos de artilleria contra dos aldeas en la región de las Granjas de Sheba, indicaron las fuentes libanesas.

En Jerusalén, el Ejército israelí confirmó que un artefacto explosivo casero estalló cerca de “vehículos militares”, no lejos de la frontera.Según las primeras informaciones el atentado no causó víctimas, indicó el vocero militar israelí Peter Lerner.

“El Ejército respondió con tiros de artillería”, agregó el vocero israelí.

Las tensiones entre Israel y Hezbollah recrudecieron en los últimos días desde que el grupo terrorista responsabilizó a la aviación israelí del bombardeo que acabó con la vida de Samir Qantar, uno de los jefes de la organización.

Qantar se encontraba en un edificio residencial de Yaramana, en Damasco, contra el cual impactaron cuatro misiles.

El dirigente, de 53 años, estuvo preso casi tres décadas en las cárceles israelíes y era considerado por muchos libaneses como un símbolo de la resistencia frente al vecino del sur.

Israel había condenado al jefe terrorista a cadena perpetua por haber participado en el asesinato de un policía y dos ciudadanos israelíes, pero fue liberado en 2008 en un canje de prisioneros entre Hezbollah y el gobierno de Tel Aviv.

Infobae

La crisis de Hezbolla tras la muerte de un líder y la pérdida de apoyo popular.

George ChayaPor: George Chaya

Aunque el grupo terrorista acusó a Israel, la muerte del comandante Samir Kuntar fue reivindicada por el Ejército Libre Sirio. El panorama de la lucha contra el yihadismo en el Golán y el complicado frente político libanés

Hassan Nasrallah, líder del grupo terrorista Hezbollah
Hassan Nasrallah, líder del grupo terrorista Hezbollah

El sheikh Hassan Nasrallah, mandamás del grupo libanés, usualmente promete venganza basada en el “ojo por ojo” cuando alguno de sus cuadros terroristas es abatido. También en esta oportunidad, ante la muerte de Samir Kuntar, ha repetido sus discursos amenazando con desatar “una tormenta de fuego” sobre Israel. Sin embargo, sus bravuconadas son cada vez menos creíbles y en este caso, apresuradas.

El Ejercito Libre Sirio (ELS) se ha hecho cargo de la autoría del ataque del pasado fin de semana en el que fue abatido Kuntar, dando así por tierra con lo que las conjeturas de Nasrallah sobre una operación israelí en contra de su comandante en el Golán.

Como sea que sucedió, hayan sido los rebeldes sirios o los israelíes, lo cierto es que Kuntar está neutralizado, y Nasrallah debería ser más cuidadoso en sus movimientos y declaraciones pueslo último que necesita es crear un nuevo conflicto con Israel.

EL GRUPO POLÍTICO-TERRORISTA ES RECHAZADO POR LA MITAD DE LOS LIBANESES

Escoger un curso de colisión con los israelíes pondría a Hezbollah no solo militarmente ante el ridículo y una casi segura derrota militar con el consiguiente desastre para el Líbano. Nasrallah estaría jugándose también su liderazgo interno en la arena política libanesa en un momento crucial, ya que luego de más de dos años de acefalía presidencial se está ante la posibilidad concreta de elegir un presidente en Beirut, y peor aún, pondría en juego hasta la propia supervivencia de su grupo político-terrorista que es rechazado por la mitad del pueblo libanés.

La información del diario libanés An-Nahar es que la única reacción de los chiitas de Hezbollah ante la baja de uno de sus hombres más emblemáticos (el druso Samir Kuntar) se ha limitado al lanzamiento de un puñado de cohetes disparados desde el sur de Tiro al oeste de Galilea entre el domingo y el lunes.

Samir Kuntar fue condenado por el asesinato de cuatro israelíes
Samir Kuntar fue condenado por el asesinato de cuatro israelíes

Muchos creyeron que esas acciones eran un anticipo de la represalia que vendría por la muerte de Kuntar. Sin embargo, Nasrallah es un gran estratega que mantiene el liderazgo por sus aciertos tácticos y por el abierto apoyo de Teherán a la organización terrorista que conduce. A pesar de la gran caída de su imagen desde la intervención de Hezbollah en la guerra civil siria (lo que mando a pique su imagen en muchos árabes musulmanes), nunca comprometería sus planes por la muerte de un veterano terrorista en la lucha contra Israel, aunque Kuntar haya sido el ex detenido libanés que paso mayor cantidad de años en una cárcel israelí por el crimen de un padre de familia, sus dos hijas pequeñas y un policía en 1979 Kuntar -cumplió 29 años de prisión por esos crímenes- fue liberado después de la guerra de 2006 entre Hezbollah e Israel en un intercambio por los cuerpos de dos soldados israelíes asesinados por Hezbollah.

SAMIR KUNTAR NO ERA UN CUADRO ALTO NI UN MODELO DE COMANDANTE EXITOSO

Kuntar, un asesino sin peso político

Por otra parte, Samir Kuntar, no era un cuadro alto ni un modelo de comandante exitoso dentro del grupo chiita. Era un druso del Chouf que combatió para el Frente de Liberación de Palestina cuando cometió esos crímenes contra la familia israelí. Al quedar en libertad, Kuntar se incorporó a las filas de Hezbollah, y cuando comenzó el conflicto en Siria fue encargado de la conformación de una fuerza de resistencia antiIsraelí en los Altos del Golán.

Hay informes contradictorios en cuanto a su éxito como comandante militar en el Golán. Se atribuyo a su organización varios ataques desde diciembre de 2013, uno de ellos con bomba contra un jeep del Ejército israelí al norte del Golán, que se produjo cuatro días después de queHassan Laqqis, un alto comandante de Hezbollah, fuera muerto a tiros en el sur de Beirut.
A Kuntar se le adjudicó también la planificación de otra oleada de ataques entre febrero y marzo de 2014 a lo largo de la línea de Alfa, que separa el Golán desde la zona de seguridad patrullada por la ONU e Israel. Los ataques, que fueron en respuesta a un ataque aéreo israelí contra un depósito de armas de Hezbollah en el Valle de Bekaa el 24 de febrero de ese año, dejaron un saldo de cuatro soldados israelíes heridos en una emboscada con bomba al costado del camino sobre un vehículo militar también en la ruta que va al norte del Golán.

Independientemente de “las cuestionadas capacidades” de Kuntar como comandante de campo de Hezbollah, el terrorista era un ícono de la resistencia antiisraelí y, como druso,simbolizaba la unidad sectaria que le interesaba mostrar a Nasrallah en la lucha contra el Estado judío.

Sin perjuicio de todo esto, el diputado de Hezbollah, Ali Ammar, declaró a la cadena de televisiónAl Manar (órgano de prensa oficial de Hezbollah) que la muerte de Kuntar será vengada por los medios y en el momento que se consideren oportunos.

HEZBOLLAH NO DESEA UN CONFLICTO ABIERTO CON ISRAEL

Represalias leves

Según informes del ejército libanés, el ataque hacia Israel se produjo con tres cohetes Grad de 122 mm y fue reivindicado por el Frente Popular para la Liberación de Palestina. Los israelíes respondieron con ocho proyectiles de mortero de 120 mm disparados desde el puesto fronterizo de Zarit, frente a la localidad libanesa de Marwahine e impactaron en los poblados de Wadi Nafka, al sur de Zibqine. La respuesta y los disparos de obuses demostraron que Israel no está dispuesto a arriesgar aún más la escalada de la situación y todo quedó en unos golpes fuertes del lado libanés de la frontera.

La situación actual es muy similar a lo sucedido luego que un dron israelí diera de baja a Yihad Mughniyeh -hijo del ex jefe militar de Hezbollah Imad Mughniyeh, quien estaba en la lista de alertas rojas de Interpol requerido por la justicia argentina por el ataque en Buenos Aires a la Mutual Israelita AMIA– en un raid el 18 de enero de 2015 en el Golán. Entonces también fueron neutralizados un general iraní y cinco oficiales de Hezbollah.

Hezbollah tiene dos frentes muy duros: guerra en Siria y desgobierno en el Líbano

Hassan Nasrallah contraatacó 10 días más tarde con un misil antitanque en una emboscada contra un convoy del ejército israelí en la zona de las granjas de Shebaa donde perdieron la vida un oficial y un soldado israelí. Pero no hubo más que eso. Tras la emboscada, el secretario general de Hezbollah dio un discurso declarando que el incidente estaba zanjado. “A partir de ahora, si algún cuadro de la resistencia es asesinado, hacemos responsable a Israel y será nuestro derecho a responder en cualquier lugar en cualquier momento y en la forma que consideremos apropiada”, declaro Nasrallah.

La estrategia de defensa de Hezbollah contra Israel puede ofrecer una pista a la respuesta por la muerte de Kuntar. Incluso en un nivel táctico, Hezbollah ha tratado de focalizar la reciprocidad en contra de Israel, pero no desea un conflicto abierto al estilo del de julio de 2006. Hoy no podría afrontarlo sin cerrar el frente sirio, donde lucha a favor de mantener en el poder al dictadorBashar al Assad.

EL ESCENARIO REGIONAL CONTINÚA INMERSO EN LA ESPIRAL DE VIOLENCIA DESATADA POR LOS ISLAMISTAS

Con las miles de bajas sufridas en el conflicto sirio más la durísima disputa en torno a la elección presidencial en el Líbano, tratando de imponer a su candidato cristiano Michel Aoun (quien cada día parece más lejano a ocupar el Palacio Presidencial de Baabda ante el avance de la figura del ex ministro Suleiman Frangieh Jr.), y la decepción y el repudio de la mitad del pueblo libanes hacia Hezbollah, Nasrallah sabe que no es el momento ni la situación para escalar con Israel ninguna crisis.

Mientras tanto, el escenario regional continúa inmerso en la espiral de violencia desatada por los enfrentamientos de los islamistas del califato.

Por estas horas se libran durísimos combates entre el ejerció iraquí y los terroristas del Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) dentro de la propia ciudad de Ramadi y, al parecer, un 70 por ciento ha sido recuperada por las tropas del Gobierno de Irak en lo que estaría mostrando las primeras debilidades militares del ISIS, a quien se ve retroceder y replegarse en el terreno por primera vez, luego de su arrolladora ofensiva del último año y medio tanto en Irak como en Siria y el norte de de África.

Fuente: Infobae