Archivo de la categoría: KURDOS

Análisis: La guerra siria se convierte en un conflicto global.

Con el colapso de las conversaciones de paz, la guerra civil siria se está convirtiendo en un conflicto regional, y posiblemente global.

Terrorista de Hezbolá se encuentra en la torre de vigilancia en Juroud Arsal, frontera entre Siria y el Líbano

Las tensiones en Siria están una vez más en aumento después de que el presidente turco Recep Tayyip Erdogan repitiera su demanda de que Estados Unidos termine su apoyo al grupo de milicias kurdas YPG, que es la fuerza dominante en las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), y desde entonces Las llamadas conversaciones de paz de Astana entre Irán, Siria, Turquía y Rusia colapsaron .

Una serie de acontecimientos recientes en el país devastado por la guerra, además, indican que la guerra civil en Siria se está convirtiendo en un conflicto regional con el potencial de convertirse en una guerra mundial.

Después de afirmar que la organización terrorista del Estado Islámico ya no tiene presencia en Siria, Erdogan dijo a los miembros de su partido AKP en el poder que EE. UU. tiene la oportunidad de fortalecer los lazos con su régimen al abandonar el apoyo estadounidense a los kurdos sirios.

“Esta es una oportunidad para aquellos que dicen que son aliados, que son socios estratégicos y que quieren llevar nuestras relaciones al futuro mediante el fortalecimiento de nuestros lazos políticos, económicos y militares”, dijo Erdogan.

“No hay Daesh (acrónimo árabe para ISIS) en Siria, solo hay un pequeño número de pandillas que se mantienen en reserva, entrenadas y equipadas, que pueden mezclarse en este país y la región bajo el disfraz de Daesh”, dijo el El líder turco varios días después de que el Estado Islámico matara a decenas de combatientes kurdos SDF en la ciudad siria de Hajin, en la orilla este del río Éufrates.

Esta semana, los EE. UU. Establecieron varios puestos de observación a lo largo de la frontera turca en el norte de Siria para evitar que el ejército turco lleve a cabo nuevos ataques contra el SDF y para cazar a los terroristas restantes del ISIS y evitar que crucen hacia Turquía.

“Vamos a rastrear cualquier amenaza que podamos detectar en Turquía”, dijo el miércoles periodistas en el Pentágono el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis .

Mattis dijo que los nuevos puestos de observación serían ocupados por fuerzas especiales que ya están en Siria y que no estaba de acuerdo con Erdogan en que el YPG es una rama del proscrito Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK) en Turquía.

El SDF se encuentra actualmente en proceso de transformación después de derrotar a las fuerzas del Estado Islámico en Siria y ahora será utilizado por EE. UU. Para detener el atrincheramiento de Irán en el país devastado.

El periódico árabe Asharq Al-Awsat, con sede en Londres, informó el domingo que el ejército de EE. UU. había comenzado a entrenar y equipar a 30.000 combatientes de la SDF para contener a Irán, mientras que también continuarían luchando contra ISIS.

Los medios de comunicación iraníes más tarde informaron sobre un “nuevo complot estadounidense” para reforzar la asediada base de Al-Tanf en la frontera con Siria e Irak, que alberga a un contingente de Fuerzas Especiales de los EE. UU. en la frontera israelí en los Altos del Golán.

Los estadounidenses también están utilizando milicias locales en el sureste de Siria y el oeste de Irak para lograr este objetivo, según el medio de comunicación árabe Sham Times.

Mientras tanto, los turcos también se están atrincherando en el norte de Siria.

El gobierno turco está brindando capacitación a su proxy local del Ejército Sirio Libre, que en realidad es una milicia islamista sunita y está llevando a cabo todo tipo de proyectos civiles, como la perforación de pozos de agua, el suministro de libros de texto islámicos aprobados por Erdogan para las escuelas mientras permite que Gran número de empresas turcas operen en territorios bajo su control.

Los turcos también amenazaron con llevar a cabo una nueva operación militar en la orilla este del río Éufrates contra la SDF dominada por los kurdos.

El Consejo de Seguridad Nacional de Turquía (MGK) anunció esta semana que ejercerá su “derecho” para llevar a cabo la nueva operación y eliminar a los “terroristas” en el este de Siria y el norte de Irak, una referencia al YPG y al PKK en el Kurdistán iraquí.

Poco después del anuncio de los informes se introdujo para que el ejército turco fuera acumulando tropas con armamento pesado a lo largo de la frontera sirio en las provincias de Alepo y Raqqa.

Para complicar las cosas, el ejército iraquí comenzó a bombardear las posiciones de ISIS en el este de Siria, matando a decenas de terroristas.

Los iraquíes bombardearon un depósito de armas y municiones de la afiliada de ISIS Fayalq al-Farouq en la región de al-Souseh en el sureste de Deir Ezzur y una base en la misma área.

Al mismo tiempo, los rusos amenazaron con reanudar sus ataques aéreos contra rebeldes islamistas en la provincia de Idlib, en el norte de Siria, luego de que unos 15.000 combatientes de la milicia de Hayat Tahrir al-Sham se negaran a retirarse de un área designada para convertirse en una zona desmilitarizada bajo un Acuerdo de alto el fuego entre Turquía y Rusia.

Rusia y Turquía cerraron el acuerdo de alto el fuego en septiembre para prevenir un nuevo desastre humanitario y proteger a los rebeldes sunitas que habían sido transferidos a Idlib bajo los llamados “acuerdos de reconciliación”.

Los turcos lograron convencer a Hayat Tahrir al-Sham de que retirara sus armas pesadas de la zona desmilitarizada designada, pero la organización paraguas jihadista de los rebeldes islamistas, entre ellos Jabhat al-Nusra, la antigua rama de Al Qaeda en Siria, se niega a retirarse por completo.

Siria ahora exige que todas las tropas extranjeras, excepto Rusia e Irán, abandonen el territorio sirio y ha solicitado que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas intervenga para lograr este objetivo.

Sin embargo, hay pocas posibilidades de que los turcos y los estadounidenses cumplan, ya que hay mucho en juego en la cambiante guerra siria que se está convirtiendo lentamente en un conflicto global entre Irán, Rusia, Turquía y Estados Unidos y sus aliados, Israel y los sunitas. Estados árabes del golfo.

En este sentido, es importante mencionar que los países del Golfo Árabe han decidido enviar tropas y armas pesadas al área que ahora está bajo el control de EE. UU. Y SDF, mientras que los saudíes financian la capacitación y el equipo de la nueva fuerza SDF de 30.000 hombres. que enfrentará a Irán en el norte y este de Siria.

Israel, mientras tanto, según se informa, ha reanudado sus ataques contra objetivos relacionados con Irán en Siria.

Poco antes de la medianoche del jueves por la noche, la fuerza aérea israelí (IAF) habría llevado a cabo ataques aéreos contra milicias apoyadas por Irán en Al-Kiswah, en las cercanías de Damasco, Qanaqar en el suroeste de Siria y Quneitra cerca de la frontera israelí.

Al-Kiswah había sido el objetivo anterior de la IAF y es el hogar del comando central de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardias Revolucionarios de Irán en el sur de Siria.

El régimen sirio afirmó falsamente que había derribado un avión de guerra israelí, mientras que las FDI informaron que un misil sirio había sido lanzado en dirección a los Altos del Golán en Israel.

Fuente: Arutz Sheva

Turquía retrasa un acuerdo con EE:UU. sobre Siria tras desaparecer un periodista saudí

Manbij es uno de una serie de enredos entrelazados con los Estados Unidos, Siria y Arabia Saudita.

Las fuerzas estadounidenses establecieron una nueva base en Manbij, Siria, el 8 de mayo de 2018. Fotografía tomada el 8 de mayo de 2018.

Mientras Turquía continúa su investigación sobre un periodista saudí desaparecido, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan dijo que se había pospuesto un acuerdo con Estados Unidos en el norte de Siria. Hablando el jueves, el presidente, al regresar de un viaje a Hungría, dijo que el acuerdo con Washington sobre la ciudad siria de Manbij se retrasó “pero no terminó”. 

Manbij es uno de una serie de enredos relacionados con Estados Unidos, Siria y Arabia Saudita. El 2 de octubre, un periodista saudí. y el ex integrante de Riad Jamal Khashoggi desaparecieron en Estambul después de visitar el consulado de Arabia Saudita. Turquía ha publicado un video e información que alega que Riyadh fue responsable de desaparecerlo o incluso de matarlo. Esto ha resonado muy lejos en Washington, donde la administración de Trump ha estado llamando frenéticamente al príncipe heredero de la corona, Mohammed Bin Salman, en busca de respuestas. Al mismo tiempo, el vicepresidente Mike Pence ofreció asistencia del FBI a Ankara.

Pero Ankara tiene relaciones frías con Washington por la detención de un pastor estadounidense por parte de los turcos y porque Turquía ha alegado que EE. UU. Está trabajando con “terroristas” en Siria. La coalición anti-ISIS liderada por Estados Unidos se ha asociado con combatientes principalmente kurdos de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) en el este de Siria. Sin embargo, algunos de esos combatientes están afiliados a las Unidades de Protección del Pueblo, que Turquía ve como parte del Partido de los Trabajadores del Kurdistán. Desde el punto de vista de Ankara, Estados Unidos, un aliado de la OTAN, está trabajando con los enemigos de Turquía. Pero Estados Unidos ha dicho que quiere permanecer en el este de Siria hasta que Irán abandone el resto de Siria, y Washington ve al SDF como un socio clave.

En el centro de la controversia se encuentra la ciudad norteña de Manbij, que está controlada por la SDF y donde EE. UU. tiene fuerzas. Desde junio, Estados Unidos y Turquía han acordado llevar a cabo patrullajes cerca de la ciudad. También estaban entrenando para patrullas conjuntas. Esto era parte de una “hoja de ruta” que el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, había acordado con Ankara. 

El 2 de octubre, personal estadounidense llegó a Gaziantep para comenzar a entrenar con Turquía para patrullas conjuntas en Manbij. Esto sucedió el mismo día en que comenzó la crisis de Khashoggi. El 3 de octubre, el portavoz de Erdogan, Ibrahim Kalin, dijo que la hoja de ruta de Manbij debería implementarse lo antes posible. 

“Turquía puede tomar medidas en cualquier momento para garantizar su seguridad nacional contra grupos terroristas en Siria”, dijo Kalin en Hurriyet Daily News. El ministro de defensa de Turquía dijo el 9 de octubre que la capacitación se estaba llevando a cabo con los Estados Unidos. 

Ahora el trato se pospone. Este puede ser un método para que Turquía presione a EE. UU. Para que haga más en el asunto Khashoggi. Turquía quiere que el periodista sea encontrado vivo, y esperan que los Estados Unidos presionen a Riad. Turquía y Riyadh tienen relaciones contenciosas después de que Turquía se puso del lado de Qatar en una disputa con Arabia Saudita en 2017.

Además, los líderes en Arabia Saudita han condenado a Turquía como parte de un “triángulo de maldad” junto a Qatar y otros extremistas. Esto se debe a que Riad acusa a Ankara de ponerse del lado de la Hermandad Musulmana en otros países, incluso de Hamas en Gaza y de la Hermandad Musulmana en Egipto. Arabia Saudita apoya al actual gobierno egipcio y se ha opuesto a la Hermandad.

Turquía ve el asunto Khashoggi como una manera de sacar a Washington de regreso a su campamento. Hay muchas voces en los Estados Unidos, cada vez más en el Congreso y en los principales medios de comunicación, que son críticas con las políticas actuales de Arabia Saudita. Ankara espera que a los Estados Unidos se les anime a ver las cosas desde la perspectiva de Ankara en Siria y en otros lugares. El aplazamiento del acuerdo de Manbij puede relacionarse con eso. También se relaciona con la continua presión de Estados Unidos para que Turquía libere al pastor detenido Andrew Brunson.

Lo que está en juego aquí es una lucha regional más amplia. EE. UU. Está cerca de Riad y Jerusalén, y el gobierno de Trump ha buscado lazos más cálidos con Israel y los saudíes. Turquía retiró a su embajador después de que Estados Unidos trasladó su embajada a Jerusalén, y Turquía se ha estado reuniendo con Irán y Rusia con respecto a Siria. Firmó un acuerdo con Rusia sobre la provincia Idlib de Siria. 

Todo esto apunta a que los Estados Unidos están marginados e incluso aislados. Pero Turquía y Qatar son aliados tradicionales de EE. UU., Y la división entre ellos, por un lado, y Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Egipto, por el otro, ha dividido a los estados sunitas de la región a medida que Irán busca una mayor influencia en Siria, Irak, Líbano y Yemen. Lo que sucede en Manbij, con el pastor Brunson y con el caso Khashoggi está vinculado a este mapa estratégico regional actual.

Fuente: The Jerusalem Post

El régimen iraní ahorcó a una mujer kurda que había sido violada por su esposo y cuñado

Zeinab Sekaanvand era menor de edad cuando fue arrestada por apuñalar a su marido. Había confesado el crimen bajo tortura y luego se retractó, desnudando una oscura trama de agresiones y pactos secretos, pero las autoridades persas decidieron no investigar y avanzar en cambio en la pena capital

Zeinab Sekaanvand tenía 17 años cuando fue arrestada por apuñalar a su marido, crimen por el cual confesó bajo presión y luego se retractó

Irán ahorcó el martes a una mujer víctima de violación que había sido condenada a muerte por matar a su marido y victimario a los 17 años, informó la organización de Derechos Humanos Amnistía Internacional.

Zeinab Sekaanvand, de 24 años y origen étnico kurdo, “fue ejecutada en Irán esta mañana”, afirmó la ONG. Se había casado con su marido a los 15 años y fue arrestada en 2014, dos años después, por matarlo a puñaladas.

“Era menor cuando fue detenida y condenada a raíz de un juicio injusto.Afirmaba haber sido torturada durante su detención por los policías” para hacerla confesar, agregó la organización.

Sekaanvand, que confesó su crimen mientras permanecía detenida en una comisaría, acusó luego a su marido y a su cuñado de violarla repetidas veces durante el matrimonio, además otras agresiones físicas y verbales.

La joven recibió los servicios de un abogado sólo en el tramo final de su juicio, a través del cual logró retractarse de esa confesión, la cual fue extraída bajo tortura policial, denunció.

Además, aseguró que su esposo fue asesinado en realidad por su hermano, el mismo hombre también la violaba. El cuñado incluso la convenció de aceptar la culpa por el asesinato, tras lo cual él podría perdonarla, lo cual está permitido bajo la ley islámica que rige en Irán, indicó.

Pero la retractación y esta acusación fueron rechazadas por el tribunal, que dio curso a la pena de muerte sin investigar nada.

Irán es actualmente el país con mayor número de ejecuciones per cápita

Irán es actualmente el país con mayor número de ejecuciones per cápita

Para Amnistía Internacional la ejecución “es profundamente injusta y muestra del desprecio de las autoridades iraníes por los principios del derecho de los niños a la vida. Zeinab solo tenía 17 años en el momento de su detención”, afirmó Philip Luther, responsable de la organización.

“El hecho de que su condena a muerte se produzca a raíz de un juicio manifiestamente injusto hace todavía más escandalosa su ejecución”, agregó.

Según Amnistía Internacional, se trata de la quinta ejecución en Irán desde principios de año de una persona que era menor en el momento de los presuntos crímenes. De hecho, el país ha ejecutado a más menores en la última década que cualquier otro en el mundo, de acuerdo a la ONU.

Fuente: Infobae

Occidente traiciona a los kurdos

 

En la foto: Mujeres combatientes de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) cerca de la ciudad de Kobane, Siria, el 20 de junio del 2015. (Foto por Ahmet Sik / Getty Images)

Por Giulio Meotti 

Hay un proverbio kurdo que dice: “No tenemos más amigos que las montañas”. Pero en Afrín, incluso las montañas podrían no protegerlos de los aviones de guerra turcos y las milicias islamistas aliadas con Ankara. Aunque los vídeos con ejecuciones espeluznantes no son desde luego una novedad en la trágica guerra de Siria, en este caso las imágenes fueron grabadas por una organización terrorista que opera bajo el mando de un país de la OTAN: Turquía.

En el referido vídeo aparecen dos milicianos sirios vejando el cadáver de Amina Omar, combatiente kurda también conocida como Barin Kobani. Murió defendiendo Afrín, ciudad-cantón siria atacada por el Ejército turco de Recep Tayyip Erdogan.

En el vídeo, a Omar, que pertenecía a la sección femenina de las kurdas Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la llaman “cerda” y un soldado le pisa el pecho. La vejación de su cadáver simboliza no sólo la ferocidad de los enemigos de los kurdos, también la inmensa e insoportable traición moral y política de que han sido objeto los kurdos por parte de sus aliados occidentales.

“Vergonzoso: Occidente cierra los ojos a la suerte de los kurdos”, escribió Ivan Rioufol en el diario francés Le Figaro:

Combatieron con nosotros en la guerra contra el ISIS. Erdogan considera “terrorista” a este pequeño pueblo que arma a unas mujeres que llevan la melena al viento y deja la religión para el ámbito privado.

Los medios occidentales han ignorado la suerte de los kurdos, el pueblo que derrotó al ISIS por nosotros.

“Mi hermana, Barin, combatió al Estado Islámico junto a la coalición [internacional] en Raqa y en muchos otros lugares”, declaró un hermano de Omar a The Times desde Kobani. “¿Cómo puede haber justicia o confianza entre aliados cuando la coalición pone sus intereses por encima de lo que es moral y permite que Turquía nos ataque, y además con armas de la OTAN?”.

Hay un “silencio ensordecedor” de la mayoría de los líderes occidentales ante la ilegal invasión turca que están padeciendo los turcos, sostiene Sandeep Gopalan, profesor de Derecho en la Universidad Deakin de Melbourne. Las cancillerías europeas han dejado a los kurdos abandonados a su suerte. Así, el ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, tuiteó: “Turquía hace lo correcto al querer mantener sus fronteras seguras”. Occidente dio luz verde a los turcos para masacrar a los kurdos.

Aún peor: como nos recuerda un llamamiento publicado en New York Review of Books,

el ataque turco a Afrín no fue en absoluto provocado. De hecho, Afrín fue tan pacífico durante la mayor parte de la guerra siria que se convirtió en un refugio seguro para decenas de miles de refugiados, de los cuales algunos lo son ahora por segunda vez. En los cantones que controlaban, las fuerzas encabezadas por los kurdos habían establecido un oasis, único en Siria, de autogobierno localderechos para las mujeres y gobierno secular.

La batalla de Afrín fue una derrota tremenda para los kurdos en Siria, con consecuencias desoladoras. Al menos 820 guerilleros murieron en combate. Aún quedan muchas otras muertes por confirmar. Sirva como comparación el dato de que en la batalla por la liberación de Raqa, capital de facto del califato del ISIS, murieron 660 kurdos que luchaban bajo la bandera de las fuerzas democráticas sirias, respaldadas por Estados Unidos.

Robert Ellis ha comparado Afrín con lo sucedido en los Sudetes en la década de 1930:

Dos días antes de entregar los Sudetes a la Alemania nazi, en septiembre de 1938, el primer ministro británico, Neville Chamberlain, despachó el asunto como una “pelea en un país remoto entre dos pueblos de los que no sabemos nada”. Lo mismo se podría decir de la actitud de Occidente ante el ataque turco contra el enclave kurdo de Afrín, en el noroeste de Siria.

En las primeras horas del 30 de septiembre de 1938, Gran Bretaña, Francia e Italia permitieron a los nazis anexionarse la región checoslovaca de los Sudetes. El Gobierno checo se opuso y resistió, pero sus aliados occidentales, decididos a evitar una guerra “a cualquier precio”, estaban dispuestos a negociar con Adolf Hitler.

Sin embargo, los Acuerdos de Múnich no llevaron la paz a Europa. Llevaron la guerra.

Los checos fueron sacrificados en vano, y Occidente ha traicionado a los kurdos tres veces en los últimos años. La primera vez en Kobani, la asolada localidad kurda en la frontera turco-siria donde, en una batalla que sólo “reveló la impotencia de Occidente frente al yihadismo radical”, los habitantes lucharon para escapar de una muerte segura bajo el ISIS. Después, el pasado septiembre, los kurdos fueron abandonados en su referéndum por la independencia de Irak. Ahora han sido traicionados en Afrín, donde numerosas minorías de la guerra siria habían encontrado refugio.

Cuando, a finales de 2014, los occidentales decidieron intervenir directamente para deshacerse del califato del ISIS, se encontraron con un problema evidente. ¿Cómo podría Occidente derrotar a los islamistas, si ya no está dispuesto a arriesgar soldados y vidas en el campo de batalla? A través de los kurdos. Fueron las fuerzas kurdas las primeras que ayudaron a los yazidíes que huían del genocidio que les estaba infligiendo el ISIS. Miles de yazidíes acabaron en fosas comunes, o –las mujeres– capturadas y convertidas en esclavas sexuales. Fue entonces cuando Alemaniaempezó a enviar armas a los kurdos. Ahora los yazidíes de Afrín están sufriendo una nueva ola depersecuciones, esta vez por parte de los aliados turcos.

El filósofo francés Bernard-Henri Lévy declaró recientemente a Le Figaro:

La tragedia que están padeciendo los kurdos es síntoma de un insólito debilitamiento de Occidente. ¿Es este el equivalente de la batalla de Adrianópolis, que precedió a la caída de Roma? Espero que no. Pero la resignación ha sido una gran desgracia (…), uno de esos microacontecimientos aparentemente atípicos que señalan un cambio en el mundo. Esta no es la primera vez que Occidente decepciona a sus aliados o países hermanos. Ocurrió durante el auge del nazismo. Después, cuando dejó media Europa a merced del comunismo.

Los kurdos eran nuestros aliados ideales. Abrieron sus ciudades, como Irbil, a decenas de miles de cristianos iraquíes expulsados por el ISIS de Mosul. Hoy, el Kurdistán iraquí es –junto con Israel– el único lugar de Oriente Medio que acoge y protege a todas las religiones y minorías. Según el exeurodiputado Paulo Casaca, el Gobierno regional kurdo ha demostrado el máximo respeto por todas las minorías ampliamente perseguidas en otras áreas de Irak.

En un llamamiento de los intelectuales franceses Pascal Bruckner, Bernard Kouchner y Stephane Breton se afirma:

Abandonarlos sería un error moral imperdonable. Los kurdos de Siria derrotaron a los islamistas que han perpetrado los peores atentados de nuestra historia. Las atrocidades turco-islamistas en Afrín no auguran nada bueno. Cuando los jóvenes combatientes kurdos, con su admirable coraje, caen en manos de los yihadistas, son torturados, eviscerados y descuartizados. Este salvajismo es insostenible. Los kurdos son nuestros únicos aliados en la región y han demostrado su eficacia sobre el terreno. Si los abandonamos, no quedará nadie que nos ayude a contener nuevas explosiones terroristas contra nosotros. Por último, los kurdos de Siria están construyendo una sociedad democrática que respeta el pluralismo étnico y confesional y la igualdad entre hombres y mujeres. Esto tendrá una profunda influencia en una región desgarrada por la tiranía.

Se cierne un nuevo Síndrome de Múnich sobre Occidente. Si no un Estado, los kurdos al menos merecían nuestra protección, especialmente después de que nos hayan ayudado a detener a los que nos degüellan en los bulevares de París.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

Las tropas francesas son desplegadas en Manbij y se unen a las tropas estadounidenses en Siria para cortar el paso al ejército turco hacia tierras kurdas.

Las tropas francesas de operaciones especiales se trasladaron a dos bases de EE.UU. en Siria, Manbij y Remelin, mientras EE. UU. Aumenta sus líneas contra Turquía.

Mientras el presidente estadounidense Donald Trump decía el martes 3 de abril que “decidiría muy rápidamente” retirar las tropas estadounidenses de Siria, nuestras fuentes militares exclusivas informan que los marines estadounidenses se dirigían hacia la ciudad siria de Manbij, en el norte, como refuerzos contra las incursiones turcas. Tomaron posiciones a lo largo del río Sajur, uno de los tres afluentes que alimentan el río Éufrates en Siria según información suministrada por fuentes en Turquía. 

Esta acción bloqueó el acceso terrestre del ejército turco a Manbij y su próximo objetivo será capturar a Afrin. La unidad Marine está equipada con una gran flota de vehículos blindados, artillería pesada y equipos de ingeniería. Los ingenieros militares estadounidenses también están construyendo una nueva instalación en la pequeña aldea de Dadat, a 8 km al este del río Sajur, como base trasera de la nueva línea de defensa estadounidense.

Las fuentes militares de Debkafile también revelan que el domingo y el lunes, 1-2 de abril, las fuerzas francesas se trasladaron al norte de Siria, lo que marcó la primera alimentación militar sustancial de Francia en la guerra civil siria. Las tropas francesas se formaron junto a los marines estadounidenses en Manbij y sus aviones y helicópteros de batalla aterrizaron en la base aérea estadounidense en Remelin para proporcionar apoyo aéreo a los contingentes estadounidenses y franceses apostados en Manbij.

Las unidades francesas se dirigieron a Manbij en el momento en que el presidente turco, Tayyip Erdogan, visitó a sus tropas con felicitaciones por la captura de Afrin de manos de la milicia kurda YPG, respaldada por Estados Unidos. 

Vestido con el uniforme militar de un general turco, Erdogan señaló en el discurso que la aventura de Afrin fue el comienzo de una importante campaña militar turca contra los kurdos en el norte de Siria e Irak. A continuación seguiría con Manbij y tomaría Sinjar en el norte de Iraq.

Esta vez, según nuestras fuentes, el presidente Donald Trump actuó rápidamente para vencer al líder turco en la disputa y le arrebatató sus dos objetivos principales en Siria e Irak. Hizo un buen uso de la buena comprensión que desarrolló rápidamente con el presidente francés, Emmanuel Macron, para cooperar en una serie de escenarios internacionales, en contraste con sus relaciones incómodas con la mayoría de los demás líderes de Europa Occidental.

En cuanto al destino de Erdogan en Irak, el Primer Ministro iraquí Haydar al-Abadi, después de haber sido apoyado fuertemente por la administración Trump, envió la  División del ejército iraquí a la provincia de Sinjar y alineó a sus tropas en la frontera sirio-iraquí para obstruir al ejército turco para que no avanzara de Siria a Irak. 

Erdogan no pudo cumplir su amenaza de apoderarse de la provincia iraquí a menos que el PKK kurdo se retirara de sus bases allí.
Mientras tanto, el presidente Macron actuó para consolidar los planes de Trump para los distritos kurdos de Siria. El 29 de marzo, recibió una delegación de la milicia del YPG siria kurdo y el ejército demócrata sirio, que encabezó la batalla para expulsar a ISIS de Raqqa. Después de alabar sus hazañas militares, prometió el apoyo francés para “la estabilización de su zona de seguridad en el noreste de Siria en el marco de una gobernanza inclusiva y equilibrada para evitar el resurgimiento del ISIS”.

Erdogan expresó su furia contra Macron acusándolo de “fraude” y más tarde de conducir “una invasión militar francesa en Siria”. Por atreverse a ofrecer su mediación entre Turquía y los kurdos, acusó al presidente francés de interferir con las operaciones militares de Turquía. En lugar de responder a las acusaciones del presidente turco, Macron envió tropas francesas a Manbij para apoyar la contraofensiva del ejército estadounidense contra los planes del ejército turco. 

Por lo tanto, la administración Trump actuó con la ayuda de dos aliados para frustrar los planes militares de Erdogan para Siria e Irak.

Fuente: Debkafile

Otro cuarto de millón de nuevos refugiados sirios. Los turcos toman la ciudad de Afrin. Al Ghouta a punto de caer en manos de Assad

El ejército turco y sus representantes tomaron el control el domingo 18 de marzo de la ciudad kurda de Afrin en el norte de Siria, ya que unos 200.000 kurdos huyeron de la ciudad de un millón de habitantes. No está claro qué pasó con la milicia YPG kurda que tenía la ciudad bajo su control contra los invasores turcos y su sustituto local, el “Ejército Sirio Libre”. Algunos dicen que se retiraron y se mezclaron entre la corriente constante de refugiados que huían hacia las áreas bajo control militar sirio; otros dicen que el YPG se está reagrupando para una contraofensiva. Mientras tanto, las excavadoras turcas derribaron la estatua de un héroe kurdo en el centro de la ciudad de Afrin y los edificios circundantes estaban decorados con banderas turcas.

El presidente turco Tayyip Erdogan podía jactarse de que su ejército había tomado el control de la ciudad de Afrin, aunque tardó casi dos meses en completar la Operación Olive Branch y lograr su objetivo de expulsar al principal partido y milicia kurda de uno de sus principales cantones en el norte de Siria. 

Estados Unidos y Rusia intentaron disuadir a Erdogan de este camino para evitar la gran catástrofe humanitaria que está a la mano. Sin embargo, en realidad no levantaron un dedo para detenerlo. El presidente turco jugó el juego enviando delegaciones a Washington y Moscú para escuchar sus argumentos, pero su único objetivo era acumular millas diplomáticas y ganar tiempo para que su ejército alcanzara su objetivo.

La captura de Afrin está demostrando ser la primera etapa de la campaña de expansión de Erdogan. Usó la mano libre que se le concedió para reclutar a 30 milicias sirias sunitas para hacer su voluntad en el norte de Siria. Ahora, él tiene el poder para reclamar la misma posición en el norte de Siria con Rusia y los Estados Unidos y exige que los dos poderes presten la debida consideración a sus deseos.

Con los turcos evidentemente en marcha, las fuentes militares de DEBKAfile revelan que, el sábado 17 de marzo, las fuerzas estadounidenses con base en el norte de Siria comenzaron a desplegarse en nuevos puestos para defender Manbij, otra ciudad kurda siria codiciada por el presidente turco. Esta ciudad es su próximo objetivo, una vez que el ejército turco termine su operación en Afrin. El teniente del Cuerpo de Marines, general Kenneth McKenzie, director del personal de operaciones conjuntas, ordenó que se transfirieran refuerzos marinos a Manbij y unidades estadounidenses con base en Irak para cruzar la frontera y dirigirse a las áreas kurdas del norte de Siria.

En otra parte de Siria, Bashar Assad, al igual que Erdogan, espera una inminente victoria para su ejército y sus aliados, después de un mes de la guerra más sangrienta que se ha presentado durante la guerra civil. East Ghouta, el último bastión rebelde en el área de Damasco, está a punto de caer. El domingo, un portavoz del Fallaq al-Rahman, el principal grupo rebelde que aún se mantiene en el bolsillo sur del enclave, dijo que su grupo estaba en negociaciones para un alto el fuego “para garantizar la seguridad de los civiles”. DEBKAfile: De hecho están negociando términos de rendición. Los insurgentes están en una situación desesperada. Al carecer de las armas para combatir por aire, los misiles de tierra y las descargas de artillería contra ellos, nunca tuvieron una oportunidad real de ganar la batalla contra el bombardeo sin piedad infligido indiscriminadamente en el enclave y sus habitantes por parte del ejército sirio,

Cientos de civiles murieron en el martilleo despiadado de un mes de duración. Según las estimaciones de la ONU, al menos 25,000 civiles han huido del enclave en la última semana, muchos a pie con sus pertenencias a la espalda. Tanto los presidentes turco como sirio permanecieron impasibles por los horrores que presenciaron sus ataques brutales contra las poblaciones civiles de los dos enclaves, y las muertes y privaciones de mujeres, niños, enfermos y heridos. Y el mundo se mantiene al margen mientras otro cuarto de millón de civiles sirios huyen de sus hogares en busca de destinos desconocidos. En conjunto, se estima que la guerra siria ha resultado en más de 12 millones de refugiados y personas desplazadas, de los cuales 5 millones huyeron a través de la frontera.

Fuente: Debkafile

Turquía arrebata a los kurdos la región siria de Afrín

El ejército turco y las milicias sirias aliadas de Ankara arrebataron a los kurdos la ciudad siria de Afrín y se hicieron con el control de todo el territorio de ese enclave homónimo, situado en el extremo noroeste del país árabe.

La incursión en la ciudad, el último reducto kurdo en la región, se llevó a cabo con el apoyo de bombardeos y fuego de artillería, después de que en los últimos días haya huido la mayoría de la población civil hacia zonas controladas por el Gobierno de Damasco.

Horas después de que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, proclamase la victoria en Afrín en un discurso ofrecido en su país, los combates proseguían en algunos puntos aislados de la ciudad.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, algunos milicianos kurdos se negaron a retirarse antes de la entrada de las tropas de Ankara y continuaron presentando resistencia en algunos focos mientras que las fuerzas turcas ya peinaban la zona tras tomar la urbe.

El control turco de la región se escenificó con el izado de la bandera de ese país en lugares claves, como el cuartel general de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, por sus siglas en kurdo), la principal milicia kurdosiria, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La bandera turca y la enseña de la revolución siria -que es de color verde, blanco y negro con tres estrellas rojas- y es usada por las milicias pro Ankara también ondeaban en la sede de gobierno en Afrín, según imágenes difundidas por estos grupos a través de internet.

Los soldados turcos destruyeron varios símbolos kurdos, entre ellos, derribaron una estatua de un héroe mitológico de este pueblo, llamado Kawa el herrero, que, según el Observatorio, había sido erigida hace cuatro años.

Afrín es una de las capitales de la autoproclamada federación del norte de Siria, que los kurdos han establecido en los territorios que dominan, y era considerado un enclave porque estaba separado del resto de territorios kurdos por una región controlada por grupos pro Ankara.

La conquista de Afrín se produce en un momento simbólico para los kurdos, a tres días de la festividad de “Newroz”, que marca el año nuevo kurdo y que rememora, precisamente, el magnicidio que, según cuenta la leyenda, llevó a cabo Kawa el herrero contra un rey que oprimía a este pueblo.

La toma de Afrín sirve de colofón a la ofensiva turca, denominada “Rama de olivo”, que se inició el pasado 20 de enero y con la que Ankara pretende alejar de su frontera a las YPG, grupo que considera terrorista por sus vínculos con la guerrilla del Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK), presente en su territorio.

Foto: Fuerzas Armadas Turcas Flickr Wikimedia CC BY 2.0

Las YPG son el principal componente de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), la alianza armada apoyada por Estados Unidos en la ofensiva contra el Estado Islámico (EI) y que ha arrebatado al grupo terrorista sus bastiones de Al Raqa y Deir al Zur.

La ofensiva turca ha causado la muerte de cerca de 2.400 personas, entre ellos al menos 289 civiles, entre ellos 43 menores de edad y 28 mujeres, según el último recuento del Observatorio.

Asimismo, según la ONG, han muerto 1.500 integrantes de las YPG y 91 combatientes de las milicias enviadas por el Gobierno de Damasco para defender la región de la ofensiva turca.

En las filas de la ofensiva “Rama del olivo”, han fallecido 496 efectivos, entre ellos 78 militares turcos, según la ONG siria.

En los últimos tres días cerca de 200.000 civiles huyeron de la ciudad de Afrín debido a la intensificación de los bombardeos y se han refugiado en zonas bajo el control del Gobierno de Damasco en la provincia de Alepo (norte), según cálculos del Observatorio.

Asimismo, la ONG afirmó que las tropas turcas han saqueado muchos pueblos de la región de Afrín, en los que han robado las casas y los instrumentos de labranza dejados por la población civil. 

Fuente: Aurora