Archivo de la categoría: KURDOS

conversaciones indirectas de Estados Unidos con los combatientes de ISIS para que abandonen Raqqa.

El Secretario Mattis dice que la lucha contra ISIS se ha convertido  en una batalla de “tácticas de aniquilación. Esto contradice un informe anterior acerca de las conversaciones indirectas de Estados Unidos con los combatientes desarmados de ISIS para que abandonen Raqqa de manera segura.

El Secretario de Defensa de Estados Unidos James Mattis dijo a CBS News la noche del domingo 28 de mayo, que la lucha contra el grupo terrorista, Estado Islámico (ISIS) se ha “acelerado” y ha cambiado a “tácticas de aniquilación.”

Esta afirmación no cuadra con las conversaciones indirectas que los Estados Unidos están llevando a cabo en secreto con los comandantes de ISIS y la mayor parte de su fuerza operativa para abandonar Raqqa, su antigua capital de facto en Siria, y reubicarlos en Al Mayadeen y Abu Kamal en el sureste de Siria.

De acuerdo con fuentes militares y de inteligencia de Debkafile, las negociaciones están teniendo lugar entre las Fuerzas Democráticas sirias patrocinadas por Estados Unidos (SDF), que está dominada por la poderosa milicia kurda de Siria, YPG aliado con los árabes sirios. Como resultado, algunos combatientes de ISIS permanecen en Raqqa. Esta fuerza es armada y formada en Estados Unidos, y combate bajo el mando de oficiales de las fuerzas especiales de Estados Unidos.

Los EE.UU. están motivados y quieren permitir que estas conversaciones avancen por tres consideraciones:

1. Un acuerdo podría acelerar la caída de Raqqa con un mínimo de bajas para los atacantes y la población civil que hasta el momento ha sido utilizada por el grupo terrorista como escudos humanos.

2. La liberación de Raqqa dejaría casi todo el tramo del territorio gobernado por los kurdos en el norte de Siria purgado de terroristas yihadistas. Las fuerzas estadounidenses y sus aliados kurdos podrían entonces ir por el control de la sección norte de la frontera sirio-iraquí. Estados Unidos y las fuerzas especiales de Jordania, junto con un grupo rebelde sirio formado en Estados Unidos, han estado llevando a cabo una campaña paralela para controlar la sección sur de la frontera.

3. Si Raqqa puede ser tomada sin una batalla, los Estados Unidos podrían prescindir de sus socios kurdos. Esto eliminaría un impedimento importante en el camino de la diplomacia del presidente Donald Trump para traer de regreso al presidente turco, Tayyip Erdogan, como aliado estratégico, antes de que siga avanzando el acercamiento de Turquía con el presidente ruso, Vladimir Putin.
Para Erdogan, cualquier impulso para la causa kurda es una señal de alerta. Él, por tanto, se opuso ferozmente a su participación en la liberación de Raqqa.
Las negociaciones con ISIS han estado en curso desde hace unos diez días. Llegaron a los talones de un acuerdo para poner fin a la batalla por Tabqa, una ciudad que bordea con el río Eufrates y que se encuentra a unos 50 km de Raqqa, al permitir a los yihadistas de ISIS el paso seguro a los dos lugares del desierto de Siria, después de deponer las armas.

Sin embargo, en el caso de un acuerdo para liberar la ciudad de Raqqa, los rusos han lanzado un palo en la rueda de los estadounidenses.

https://s3-us-west-2.amazonaws.com/dbkh/wp-content/uploads/2017/05/23103726/DebkaBannar4_final.html

De acuerdo con un comunicado emitido por el Departamento de Defensa de Rusia, el sábado 27 de mayo, Moscú sabía acerca de las conversaciones del YPG con ISIS y decidió sabotearlos mediante la colocación de un cerco ruso para la ciudad y sus salidas para impedir la retirada de ISIS.

Este episodio no concuerda exactamente con la afirmación que el Secretario de Defensa Mattis ha lanzado este domingo, donde asegura que ‘Ya hemos pasado de las tácticas de desgaste en las que incursionan de una posición a otra en Irak y Siria a las tácticas de aniquilación en las que los rodean.’

Tampoco encaja con el llamado que ha realizado el Presidente Donald Trump a Riad y a todas las naciones musulmanas para unirse contra los terroristas y “echarlos de estas tierras.”

Fuente: Debkafile

El asedio ruso en Raqqa, está bastante distante de las tropas de EE.UU y sus aliados.

Rusia pone asedio aéreo y terrestre en Raqqa, ciudad que está en poder de ISIS, ganando así un punto de apoyo en el norte de Siria para contrarrestar y evitar un choque con las fuerzas lideradas por Estados Unidos en el sur.

El presidente ruso, Vladimir Putin actuó para fortalecer la alianza militar que ha establecido con Irán y Turquía para trabajar juntos en Siria, como contrapeso al éxito espectacular del presidente Donald Trump en la creación de un bloque sunita durante sus nueve días de visita en el Medio Oriente.

Fue una decisión difícil. Los aliados de Putin exigieron medidas para evitar la formación de una fuerza rebelde siria, que estando respaldada por Estados Unidos, el bloque occidental y las fuerzas especiales jordanas, tomarían el control de la frontera sirio-iraquí. El líder ruso tenía que encontrar una manera de satisfacer las necesidades de sus aliados sin entrar en un choque armado con las tropas estadounidenses.
El sábado 27 de mayo, después de que Trump voló a casa después de su viaje de nueve días, Putin regresó de nuevo al dilema con sus dos aliados, el presidente Tayyip Erdogan de Turquía y el presidente iraní recién elegido, Hassan Rouhani.

Tres días antes, el presidente ruso fue puesto en su lugar por el asesor de Seguridad Nacional iraní, Ali Shamkhani, quien llegó a Moscú el miércoles 24 de mayo. Detuvo en seco la demanda del líder supremo, el Ayatollah Ali Jamenei con una respuesta en cuanto a lo que propuso el líder ruso para poner fin a la absorción por parte de las fuerzas especiales estadounidenses y sus aliados de la provincia oriental de Deir ez-Zour y el cruce de al-Tanf, en el triángulo de la frontera sirio-jordana-iraquí. (Ver mapa adjunto)

Shamkhani advirtió a Putin que sin una acción rápida, los norteamericanos bloquearían las rutas desde Bagdad a Damasco a las fuerzas iraníes y rusas.
Al líder ruso le tomó un par de días llegar a una estratagema, que reveló a Erdogan durante la conversación del sábado.

Fuentes militares de Debkafile revelaron que Putin ha ordenado a los comandantes rusos en Siria imponer un asedio por tierra y aéreo en la norteña ciudad de Raqqa, Siria, capital de facto del Estado islámico. Este movimiento fue diseñado para que coincida con la iniciativa estadounidense en la estratégica frontera sirio-iraquí, sin que haya un enfrentamiento militar.

¿Por qué Raqqa? En primer lugar, está en el norte, lejos de las posiciones estadounidenses. En segundo lugar, la inteligencia rusa al parecer había descubierto un acuerdo entre las Fuerzas Democráticas kurdas sirias, SDF e ISIS que permitieron a los yihadistas el paso seguro fuera de su bastión en el sur, a través del territorio que ellos dominaban.
El cerco de Rusia en Raqqa es, por tanto, un movimiento en contra de las SDF respaldados por los Estados Unidos y los kurdos, sin enredarse en un enfrentamiento directo con las fuerzas estadounidenses en el Sur: Putin había instalado un punto de apoyo respaldado por Rusia en el norte de Siria para contrarrestar las operaciones de EE:UU, y sus aliados en el sur.
Inmediatamente después de la llamada telefónica de Putin a Erdogan, una fuente militar rusa en Moscú dio a conocer esta historia: “aviones no tripulados de inteligencia rusos han establecido un perímetro alrededor de la ciudad de ([Raqqa] para monitorear posibles rutas de escape de terroristas, con aviones de combate y unidades de fuerzas especiales dedicadas a la prevención de escape de militantes, ”el informe continúa para advertir que cualquier intento por parte de combatientes de ISIS de salir de la ciudad‘serán aplastados’

La maniobra de Putin en Siria fue diseñada para lograr tres objetivos:

1. Para contrarrestar la adquisición liderada por Estados Unidos de la frontera sirio-iraquí en el sur, los rusos se afirmaron en el control de la sección norte de esa misma frontera.

2. para mostrar al ejército ruso como los grandes campeones que luchan contra los terroristas del Estado islámico, en comparación con las tropas estadounidenses y sus aliados que se habían apartado de esta misión, aunque el presidente Trump los había convertido en la pieza central de su viaje de nueve días.

Putin se cuidó de no nombrar a su objetivo como la conquista de al-Raqqa, sino sólo como una operación de asedio.

3. Para golpear a los aliados de Estados Unidos, como los kurdos sirios en el norte, y sin que se lleguen a trenzar con los estadounidenses en un combate armado.

Fuente: Debkafile

Washington Dc: Nueve heridos en pelea violenta frente a la residencia del embajador de Turquía entre manifestantes kurdos y los partidarios de Erdogán.

Un violento altercado estalló después de que el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan se reunió con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca. Una verdadera batalla campal estalló entre partidarios de Erdogan y algunos manifestantes pro-kurdos que están en contra de las políticas de Erdogan. guardaespaldas de Erdogan también estaban involucrados en agredir a los manifestantes. 

VOA News   la policía respondió a la escena y formaron una línea de bloqueo entre los dos bandos del choque. Sin embargo, un número de hombres de traje irrumpieron a través de éllos y comenzaron a golpear, patear y lanzar a los manifestantes al suelo. La policía trató de contener la situación, pero se salieron de control rápidamente.
“Estamos protestando por las políticas (de Erdogan en Turquía), en Siria y en Irak”, dijo uno de los manifestantes, Flint Arthur de Baltimore, dijo a CNN. “¿Creen que pueden participar en el mismo tipo de represión contra nuestra protesta y pueden violar la libertad de expresión de la misma forma en que lo hacen en Turquía?. Nos detuvieron por unos minutos … pero después que los liberaron se quedaron en el lugar y continuaron protestando contra el régimen tiránico de Erdogan “.

Siria: decidme cómo acaba esto

guerrillero-siria

Por Max Boot 

En su búsqueda de proxies eficaces en Siria, EEUU ha encontrado en la milicia kurda de las YPG la mejor opción. Es posiblemente la organización más dispuesta a combatir al ISIS, pero también la menos infectada por el extremismo islamista. La Administración Obama estaba dispuesta a pasar por alto los vínculos de las YPG con el PKK –organización terrorista kurda turca–, con el régimen de Bashar Asad y con Irán. Pero aún tenía dudas sobre si procurar a las YPG las armas pesadas necesarias para recuperar Raqa, la capital del ISIS, por miedo a molestar a Turquía.

La Administración Trump ha tomado ahora la decisión que Obama pospuso antes de abandonar el cargo. Al parecer, Trump ha accedido a proveer a YPG de lo que necesita para avanzar en Raqa. Esta decisión apenas la disfraza el hecho de que EEUU está dirigiendo ostensiblemente su apoyo a las Fuerzas Democráticas Sirias, una coalición kurdo-árabe. Todo el mundo sabe que las YPG son con creces el elemento más fuerte en esta coalición, y que sus árabes están ahí en gran parte para dar buena imagen.

Respaldar a las YPG ha sido durante mucho tiempo la opción preferida por las Fuerzas Armadas estadounidenses, cuyos asesores están trabajando con esta organización, así que era bastante esperable que Trump siguiera su consejo. De hecho, esta decisión parecía ineludible mientras EEUU quisiera liberar Raqa sin enviar a sus propias fuerzas terrestres para acabar la tarea.

Al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, no le habrá gustado esto. Recientemente mandó a sus fuerzas aéreas a bombardear a las YPG, a pesar de las protestas de EEUU. Él considera a las YPG una amenaza para Turquía, no sólo por sus estrechos lazos con el PKK; también por su determinación de fundar un Estado kurdo (la Rojava) en el norte de Siria. No se equivoca en esto: la creación de la Rojava es, efectivamente, el objetivo de las YPG.

Es comprensible que la Administración no cediera a las protestas de Erdogan, viendo cómo éste ha ignorado los intereses de EEUU y desgarrado la democracia turca y cómo se ha acercado a Rusia. Pero ofender a Turquía comporta riesgos evidentes, en tanto en cuanto EEUU depende del acceso a la base aérea turca de Incirlik para dar soporte a sus operaciones en el norte de Siria e Irak. Erdogan podría complicar la vida a EEUU si suspendiera el uso de Incirlik. Ahora bien, el Ejército de EEUU podría recurrir a sus bases aéreas del Golfo Pérsico, por lo que la oposición de Erdogan no es determinante.

El verdadero problema aquí no es tanto el impacto que esta decisión pueda tener sobre las relaciones entre EEUU y Turquía, que ya son muy malas, sino sobre el futuro de Siria. ¿Qué se propone conseguir exactamente la Administración en Siria, más allá de derrotar al ISIS? Al comienzo de la invasión estadounidense de Irak, el general David Petraeus hizo una pregunta profética: decidme, ¿cómo acaba esto? Se debería plantear la misma pregunta a la campaña estadounidense en Siria: ¿cómo acabará esto?

Con un poco de suerte, el ISIS habrá perdido sus bastiones a ambos lados de la frontera entre Irak y Siria para finales de año. Pero ¿quién administrará en ese momento el territorio? La esperanza de EEUU es que figuras locales de tendencia moderada asuman el control de sus propias comunidades, y que Siria se transforme en una serie de cantones autónomos. Pero si hay una cosa que debamos aprender de la última década y media en Irak y Afganistán es que rara vez pueden los moderados resistir por sus propios medios contra extremistas bien organizados como el ISIS y Al Qaeda.

En Siria, la oposición moderada lleva años perdiendo terreno, gracias en gran parte al abandono de Occidente. Quienes han ido cobrando fuerza son las tropas de Bashar Asad –respaldadas por Irán y Rusia– y los extremistas suníes de la rama siria de Al Qaeda, que, tras cambiar varias veces de denominación, es ahora conocida como Hayat Tharir al Sham (HTS). HTS se está convirtiendo en la facción más fuerte en las áreas controladas por la oposición, y se podría beneficiar de la desaparición del ISIS. Si la Administración tiene un plan para evitar que Al Qaeda saque tajada, es un secreto muy bien guardado. En realidad, por lo que he sido capaz de discernir, no existe dicho plan. Tampoco parece que la Administración tenga algún plan para reducir el poder de grupos extremistas chiíes como Hezbolá, que se han convertido en una fuerza cada vez más poderosa en las áreas controladas por el régimen.

Hasta donde yo sé, la Administración simplemente está esperando a que la derrota del ISIS active las negociaciones para crear algún tipo de confederación siria, con los kurdos, los suníes y los alauíes repartiéndose el país. Este podría ser el desenlace definitivo, pero sólo funcionará si ninguno de esos cantones está bajo el dominio de extremistas violentos. El modelo aquí son los Acuerdos de Paz de Dayton de 1995, que dividieron Bosnia en la Repúblika Srpska, mayoritariamente serbia ortodoxa, y la Federación de Bosnia-Herzegovina, mayoritariamente bosnia (musulmana) y croata (católica). La división no habría funcionado si los criminales de guerra serbios se hubiesen hecho con el control de la primera y los extremistas musulmanes con el de la segunda.

De manera similar, Siria nunca verá la paz o la estabilidad mientras los fanáticos chiíes y suníes sigan dominando en ambas partes. De hecho, la simple continuación del régimen del criminal de guerra Bashar Asad asegura que la mayoría de la población seguirá en estado de revuelta, condenando a Siria a una guerra perpetua.

¿Qué plan tiene la Administración, si es que lo tiene, para impedir que los extremistas se repartan Siria? ¿Ha pensado en cómo apartar a Asad y en quién lo sustituirá? Hasta ahora, no hay señales de que haya una política sobre Siria, más allá de derrotar al ISIS, y el ataque con misiles de crucero a una base aérea de Asad a principios de abril fue aparentemente una anormalidad.

Esto no puede ser un error atribuible solamente a la Administración Trump. La Administración Obama tampoco había pensado en el desenlace sirio, y se enfrentaba a una situación mucho menos compleja en los primeros años de la guerra civil que estalló en 2011. O, para ser más exactos, Obama no había pensado en ningún desenlace realista, ya que su estrategia dependía de las fantasiosas conversaciones celebradas en Ginebra a instancias del secretario de Estado, John Kerry. La Administración Trump no ha reanudado esas negociaciones fútiles, pero tampoco ha presentado un proyecto más realista para poner fin a la guerra siria. Este es un problema mucho más importante, y mucho más difícil de resolver, que armar a las YPG.

© Versión original (en inglés): Commentary
© Versión en español: Revista El Medio

Si se trata de armar a los kurdos, merece la pena enfadar a los turcos

Peshmergas kurdos.

Por Michael J. Totten 

El Gobierno de los Estados Unidos ha anunciado formalmente que va a armar a las milicias kurdas en Siria, en un intento de arrebatar al ISIS la ciudad de Raqa, capital de su califato.

Es cuestión de tiempo.

Las kurdas YPG, Unidades de Protección Popular, son la facción más importante de las Fuerzas Democráticas Sirias y el ala militar del izquierdista Partido de la Unión Democrática. Están laxamente vinculadas al PKK, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán turco, y ha forjado una región autónoma en el norte de Siria a la que los kurdos denominan Rojava. Son, como dice el Pentágono, “la única fuerza sobre el terreno que pude tomar exitosamente Raqa en un futuro próximo”.

La Administración Obama elaboró el plan el año pasado, y la Administración Trump lo desechó en un principio, asumiendo, por razones que sólo podemos imaginar, que podría pergeñar uno más inteligente. Sea como fuere, lo de armar a los kurdos ha sido el plan más inteligente desde el día primero del conflicto sirio, aunque los años hayan ido pasando sin que nadie en Washington lo imaginara. Como dijo célebremente Winston Churchill, “siempre puedes contar con que los americanos hagan lo correcto… después de haber intentado todo lo demás”.

Dejando al margen a los israelíes, los kurdos son los combatientes más capaces de Oriente Medio. La mayoría son musulmanes (hay una minoría de yazidíes y de cristianos), pero son tan alérgicos al islam radical como los americanos. Se cuentan entre los pueblos más fervientemente proamericanos y son unos aliados bélicos perfectos.

Si EEUU busca en Siria fuerzas indígenas sobre el terreno para combatir al ISIS, a fin de que no tengan que hacerlo nuestros soldados, los kurdos son la única opción viable. Frente a la creencia popular, el régimen del partido árabe socialista Baaz de Bashar al Asad no está combatiendo al ISIS, ni lo están haciendo los rusos. Las fuerzas de Asad están combatiendo a casi cualquier grupo presente en el país excepto al ISIS.

En estos momentos hay más milicias activas en Siria de las que uno pueda recordar, pero la mayoría de ellas son islamistas y la inmensa mayoría prefieren combatir a Asad antes que al ISIS. Después de seis años de guerra, los políticamente moderados que siguen vivos han huido del país por millones.

¿Y por qué no armamos antes a los kurdos? De hecho, lo hicimos. Simplemente no queríamos que el mundo lo supiera.

Hace dos años, Eli Lake publicó una enseguida olvidada columna en Bloomberg sobre una entrega de armas norteamericanas por vía aérea supuestamente destinadas a la Coalición Árabe Siria. El problema es que la Coalición Árabe Siria no es real. Es una organización pantalla que existe sólo sobre el papel para que la Administración Obama pudiera decir que estaba armando a los árabes cuando en realidad estaba armando a los kurdos. Un oficial norteamericano no identificado admitió ante Lake que la organización era un “montaje”, y los sirios kurdos confirmaron que recibieron armas y munición.

“Con esta nueva ayuda”, dijo entonces el comandante de las YPG Sipan Hemo, “la cooperación que mantenemos desde hace un año alcanza un nuevo nivel. Y esperamos que nuestro trabajo en común aumente incluso; ojalá podamos trabajar estratégicamente”.

El Pentágono estaba “harto de negar los informes de que estábamos armando a las YPG”, le dijorecientemente Fred Hof, quien fuera funcionario de la Administración Obama, a Alex Ward, en una entrevista para Vox. “El nuevo anuncio al menos regulariza la cuestión”.

Hay dos razones por las que EEUU no quería que nadie supiera que estaba armando a los kurdos. La primera es que la milicia kurda y el partido que la respalda son no sólo fervientemente laicos y feministas, pese a ser mayoritariamente musulmanes, sino cuasi marxistas, y los árabes del norte de Siria son rabiosamente conservadores, mucho más que los de Damasco, Alepo y la costa mediterránea. Si las YPG acaban tomando Raqa, podría haber conflictos políticos y culturales además de étnicos. Todo el mundo entiende esto en Siria, de ahí que sea un asunto muy sensible.

De todas formas, la razón principal es que armar a los kurdos enfurecería a los turcos. El Estado turco lleva desde 1978 librando una guerra de contrainsurgencia de perfil bajo contra los kurdos del PKK en el oriente de su territorio. Tanto EEUU como Turquía consideran al PKK una organización terrorista, y las YPG sirias están vinculadas al PKK.

Cerca de 50.000 personas han muerto en la guerra turco-kurda de las últimas cuatro décadas, y si el PKK venciera Turquía podría perder una parte sustancial de su territorio en el este. A medida que se desarrolló la guerra siria y que las milicias kurdas fueron estableciendo un territorio soberano de facto a lo largo de la frontera turca, Turquía decidió que los kurdos eran el peor de los males y mostró su apoyo tácito al ISIS bombardeando posiciones kurdas mientras le permitía contrabandear armas y combatientes a lo largo de la raya.

Durante años hemos hecho como que Turquía no estaba ayudando al ISIS. Y como que no estábamos armando a los kurdos, mientras los turcos hacían como que nos creían. Todo eso se acabó. En respuesta, Turquía está amenazando con aumentar sus ataques contra los kurdos sirios. “Turquía se reserva el derecho a emprender acciones militares”, declaró un oficial turco alWashington Post.

Dejemos las cosas claras. Los turcos ya están atacando en Siria a fuerzas combatientes respaldadas por EEUU. Desde su punto de vista, EEUU es ahora un Estado patrocinador del terrorismo. Empero, todo el mundo ve que Turquía está en guerra contra los mejores y únicos auténticos aliados de EEUU en Siria en un momento en que todos los países del planeta quieren ver al ISIS inmediatamente destruido. La permanencia de Turquía en la OTAN jamás ha sido tan poco creíble.

Ankara ha cambiado y ya no le pasa una al ISIS, y eso es excelente, pero no basta. Si el Gobierno turco insiste en bombardear al único ejército que puede vencer efectivamente al ISIS, de nuevo será objetivamente pro ISIS. Y además matará a aliados americanos, argüiblemente un acto de guerra contra EEUU. Bajo ningún concepto debería Washington meter en el cajón el único plan realista para derrotar al ISIS porque se lo pida un Gobierno hostil.

Naciones semiindependientes como el Kurdistán iraquí y la Rojava tienen derecho a existir incluso si suponen un inconveniente para Turquía, y el Estado turco eventualmente hará las paces con ellas. Los americanos estarían más que felices contribuyendo a ello. Sería tan fácil como echar una siesta si se lo compara con la resolución del conflicto árabe-israelí. En el entretanto, es demencialmente contrario a nuestros intereses priorizar un conflicto de segunda categoría sin final en el horizonte sobre la aniquilación de una amenaza terrorista de alcance global que provoca matanzas en lugares tan distantes como San Bernardino y París. Si a los turcos no les gusta, es su problema.

© Versión original (en inglés): The Tower
© Versión en español: Revista El Medio

Pese a las quejas de Turquía, Estados Unidos aprobó la entrega de armas a las milicias kurdas en Siria

Las YPG combaten al grupo ISIS en el terreno. Un responsable estadounidense afirmó que aún resta definir el calendario de las entregas

El presidente Donald Trump aprobó el suministro de armas a las milicias kurdas (YPG) que combaten al grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) para recuperar la ciudad siria de Al Raqa, informó este martes el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer.

“Ayer el presidente autorizó al Departamento de Defensa para proveer a los efectivos kurdos de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) lo que sea necesario para asegurar una clara victoria en Al Raqa, Siria”, apuntó Spicer en su rueda de prensa diaria.

Los fondos “para suministrar apoyo a las YPG han sido aprobados” en la medida que el grupo avanza hacia las posiciones de ISIS cerca de Raqqa, agregó a la agencia AFP otra autoridad del gobierno estadounidense bajo anonimato. “La aprobación es inmediata pero el calendario para la entrega de armas debe ser aún definido”, añadió.

No es la primera vez que Estados Unidos ayuda con armas y recursos a las milicias kurdas en Siria, lo que ya provocó varias quejas por parte de Turquía, que considera a las YPG como un “grupo terrorista”, por su alianza con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), su gran enemigo interno.

kurdos siria ISISKurdos en Siria

El alto funcionario estadounidense no quiso indicar a AFP qué tipo de armas podrían ser entregadas a los kurdos.

Poco antes de ese anuncio, el secretario de Defensa, Jim Mattis, había anunciado en Copenhague, lugar de encuentro de la coalición anti-ISIS, que Turquía participará en las operaciones militares para reconquistar Raqqa.

“Nuestra intención es colaborar con los turcos, los unos junto a los otros, para tomar Raqqa”, declaró Mattis en una conferencia de prensa en Copenhague, tras una reunión de los principales países de la coalición contra el Estado Islámico.

“Vamos a ocuparnos de esto y buscar de qué manera podemos hacerlo, pero nos hemos comprometido”, añadió.

Semanas atrás, Turquía lanzó varios ataques aéreos en Siria e Irak que mataron a más de setenta combatientes de las fuerzas kurdas, implicadas en la lucha antiyihadista.

Fuente: Infobae

Los Kurdos, la verdadera pesadilla del Estado Islámico.

Para nadie es un secreto que los soldados kurdos del YPG son los verdaderos caudillos que están llevando en sus hombros todo el peso de la guerra contra los terroristas de ISIS en Siria y En Irak. A continuación te voy a dejar tres videos que documentan por qué los kurdos se constituyen en la peor pesadilla de los terroristas islámicos de ISIS:

 

VIDEO: TERRORISTAS DE ISIS CAPTURADOS POR LAS FUERZAS KURDAS DE YPG LLORAN MIENTRAS RUEGAN POR SUS VIDAS EN UNA FORMA COBARDE.

VIDEO: MUJERES KURDAS: LA PESADILLA DEL ESTADO ISLÁMICO

VIDEO: Aleppo syria – Soldados De YPQ Capturan Terroristas De ISIS (2016)