Archivo de la categoría: ISRAEL

ISRAEL A LOS INMIGRANTES ILEGALES: UN BILLETE DE AVIÓN Y DINERO O CÁRCEL

15149976426821

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, tras un consejo de ministros en Jerusalén. TSAFRIR ABAYOVEFE

Los 38.000 inmigrantes en situación irregular-en su inmensa mayoría africanos- podrian ser detenidos a partir de abril

“La defensa de las fronteras ante la infiltración ilegal es el derecho y también la obligación básica de todo Estado soberano”, ha afirmado el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, al presentar a su Gobierno un plan para combatir contra la presencia de inmigrantes en situación irregular en Israel.

El programa, que afectará en los próximos meses a cerca de 40.000 inmigrantes ilegales procedentes en su inmensa mayoría de África, se resume en dos opciones: aceptar irse a o ser detenido. En el primer caso, cada uno recibe 3.500 dólares y un billete de avión gratuito a su lugar de origen o un país tercero con el que Israel ha firmado un acuerdo al respecto (como Ruanda y Uganda). De lo contrario, a partir del mes de abril podrá ser detenido y encarcelado.

“Los infiltrados tienen una elección muy clara: colaborar e irse voluntariamente de forma respetable, humana y legal o, si no, deberemos emplear otros instrumentos a nuestra disposición que también son legales. Espero que colaboren con nosotros”, ha declarado Netanyahu al inicio de la reunión de su Ejecutivo celebrada este miércoles en Jerusalén.

El dirigente conservador ha elogiado el levantamiento de la valla en la frontera con el Sinaí egipcio, iniciado a finales del 2011, afirmando que “ha frenado completamente la infiltración ilegal reduciéndola a cero”. “Ahora la segunda misión es sacar a los que penetraron ilegalmente en Israel antes de la construcción del obstáculo fronterizo. Se trataba de unas 60.000 personas de los cuales hemos logrado la salida de unos 20.000”.

En el 2017, 4.012 inmigrantes en situación irregular abandonaron de forma “voluntaria” el país. Entre ellos, 3.332 africanos y el resto de otra partes del mundo, según datos oficiales del ministerio de Interior.

El grueso de los inmigrantes ilegales- eritreos y sudaneses en su mayoría- vive en el sur de Tel Aviv. Hace unos meses Netanyahu realizó dos visitas (de día ante las cámaras y de noche casi de incógnito) a algunos barrios de esa desfavorecida zona escuchando numerosas protestas de los vecinos.

“Sin avisar de que íbamos esa noche pudimos ver las cosas tal y como son y los problemas que afrontan los vecinos más veteranos. Subimos a sus casas y hablamos con ellos. Allí vimos la ausencia de orden y ley y la ausencia del sentimiento de seguridad personal”, comentó Netanyahu para sentenciar: “Por eso, hoy cumplimos lo prometido que es devolver la seguridad, calma y ley a los ciudadanos del sur de Tel Aviv y de otros numerosos barrios”.

LAS ONG CRITICAN EL PLAN

En este tema en los últimos años, el Gobierno de Netanyahu ha recibido más de un revés por parte del Tribunal Supremo israelí. El ejecutivo señala que los que han cruzado ilegalmente la enorme frontera egipcia buscan trabajo en Israel y son por tanto “migrantes económicos” que eligieron Israel como tercer destino tras no encontrar empleo antes en otros países como por ejemplo Egipto. Agencias de la ONU y asociaciones locales, sin embargo, replican que son refugiados en busca de asilo político tras huir de guerras y persecuciones. Recuerdan que viven en duras condiciones de vida y acusan a las autoridades israelíes de rechazar “legítimas solicitudes de asilo”.

La ONG “Hotline para Refugiados y Migrantes” condena el plan y corrige algunos términos: “Lo que el Gobierno llama salida voluntaria es en realidad expulsión y lo que llama infiltrados es en verdad refugiados”. Asimismo, censura la oferta económica para que se vayan del país pidiendo que “cesen estas prácticas de chantaje porque no se puede poner un precio a las vidas humanas”.

Esta asociación, que dice aspirar a “servir como altavoz de aquellos cuyas voces no son escuchadas en la esfera pública y construir una sociedad israelí justa, igualitaria y democrática”, exige por ejemplo otorgar asilo político a eritreos “que no pueden ni quieren volver a su país que es una dictadura que no respeta los derechos humanos. Quien vuelve allí, pone su vida en peligro. Israel tiene la obligación de proteger a los que piden asilo político”.

Origen: ELMUNDO

Cuando todo el mundo parece tener lo que decir de Jerusalem, es la propia ciudad quien habla ahora.

jerusalem

Créditos de las imagenes: youtube.

Cuando todo el mundo parece tener lo que decir de Jerusalem, es la propia ciudad quien habla ahora, Un misterioso sello antiguo fue desenterrado cerca del muro de los lamentos.

El sello de arcilla que data de 2.700 años de antigüedad fue descubierto cerca de la plaza del Muro de los Lamentos en la Ciudad Vieja de Jerusalem, cinco años después de que comenzó la excavación en el sitio.

El objeto en si puede haber pertenecido alguna vez al gobernador de la ciudad.

Arqueólogos israelíes revelaron que el antiguo artefacto fue descubierto, y que el sello estaba inscrito con una antigua escritura hebrea donde se leía: “perteneciente al gobernador de la ciudad”.

Los arqueólogos presentaron el antiguo artefacto al actual alcalde de Jerusalem, Nir Barkat. “Es muy abrumador recibir saludos desde el Primer Templo de Jerusalén”, dijo Barkat en un comunicado de prensa.

Los gobernadores de la ciudad antigua se mencionan en la Biblia dos veces, refiriéndose a que Josué sostuvo la posición del gobernador durante el reinado del rey Ezequías y de Masiahu en la posición durante los días de Josías.

“Es compatible con la interpretación bíblica de la existencia de un gobernador de la ciudad en Jerusalén hace 2.700 años”, según un comunicado de la Autoridad de Antigüedades de Israel, citando a la arqueologa Shlomit Weksler-Bdolah.

“El sello se adjuntó a un transporte importante y sirvió como una especie de logo, que se envió en nombre del gobernador de la ciudad”, dijo Weksler-Bdolah.

Ser gobernador era la posición local más alta en Jerusalem en ese momento. El sello en forma de moneda muestra a dos hombres de pie, uno frente al otro.

Ambos llevan prendas a rayas hasta la rodilla.

“Es muy importante porque demuestra que no solo está en la Biblia, sino que realmente había un gobernador de Jerusalem alrededor del último período del primer templo”, dijo Weksler-Bdolah.

“Estuvimos aquí durante cinco años cavando lentamente”, dijo Weksler-Bdolah. Después de que se descubrió la pequeña pieza de arcilla, se convirtió en uno de los siete sellos encontrados en el sitio.

Otro artefacto antiguo fue encontrado en Jerusalén en 2015 en un vertedero, y podría haber sido el sello del rey Hezekiah, informó CNN. Otro sello, de unos 2.500 años de antigüedad, fue desenterrado en Jerusalem al año siguiente. Ese sello podría haber pertenecido a una mujer.

El último anuncio del descubrimiento antiguo llegó casi un mes después de que el presidente Donald Trump anunciara que reconocería formalmente a Jerusalem como la capital de Israel, un movimiento que rompió con varias décadas de política exterior en los Estados Unidos.

FUENTE: latamIsrael

VÍDEO: La frase mas grosera y violenta de un supuesto socio para la paz

judge-1-600x400

Es la Autoridad Palestina un socio de paz moderado, como muchos afirman? ¡Sea testigo de la vulgaridad y beligerancia de un alto funcionario palestino y luego decide!

Mahmoud Al-Habbash, asesor del presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas sobre Asuntos Religiosos e Islámicos y jefe del Consejo Supremo para la Justicia de la Shari’ah, insiste en que Jerusalem es la capital de “Palestina” para siempre.

El reconocimiento del presidente estadounidense Donald Trump de que la ciudad santa es la capital de Israel “no vale la orina de un niño de Jerusalem”, afirma. Vulgar y grosero.

Vea el vídeo para ver al asesor de Abbas, vulgar y agresivo, mostrar el verdadero rostro de los palestinos. Y saber que la Autoridad Palestina es considerada por la Unión Europea y otros países del mundo como un socio de paz moderado.

Unidos con Israel

Con el inicio del nuevo año el Estado de Israel prepara los festejos de su 70 aniversario

f170520ys04-640x400

Con el inicio del nuevo 2018, el Estado de Israel comienza los festejos de su 70 aniversario que se celebrará el próximo 18 y 19 de abril en Israel y en todo el mundo judío.

“EL ESTADO DE ISRAEL permanecerá abierto a la inmigración judía y el crisol de las diásporas; promoverá el desarrollo del país para el beneficio de todos sus habitantes; estará basado en los principios de libertad, justicia y paz, a la luz de las enseñanzas de los profetas de Israel; asegurará la completa igualdad de derechos políticos y sociales a todos sus habitantes sin diferencia de credo, raza o sexo; garantizará libertad de culto, consciencia, idioma, educación y cultura; salvaguardará los Lugares Santos de todas las religiones”

Un Pueblo Libre: La Declaración de Independecia del Estado de Israel

ERETZ ISRAEL (hebreo) fue la cuna del pueblo judío. Aquí se forjó su identidad espiritual, religiosa y nacional. Aquí logró por primera vez su soberanía, creando valores culturales de significado nacional y universal, y legó al mundo el eterno Libro de los Libros. Luego de haber sido exiliado por la fuerza de su tierra, el pueblo le guardó fidelidad durante toda su Dispersión y jamás cesó de orar y esperar su retorno a ella para la restauración de su libertad política. Impulsados por este histórico y tradicional vínculo, los judíos procuraron en cada generación reestablecerse en su patria ancestral.

En los últimos decenios retornaron en masa. Pioneros, maapilim y defensores hicieron florecer el desierto, revivieron el idioma hebreo, construyeron ciudades y pueblos, y crearon una sociedad pujante, que controlaba su economía y cultura propias, amante de la paz, pero capaz de defenderse a sí misma, portadora de las bendiciones del progreso para todos los habitantes del país, que aspira a la independencia y a la soberanía. En el año de 5657 (1897), respondiendo al llamado del padre espiritual del estado judío, Teodoro Herzl, se congregó el Primer Congreso Sionista que proclamó el derecho del pueblo judío a la restauración nacional en su propio país. Este derecho fue reconocido en la Declaración Balfour del 2 de noviembre de 1917 y reafirmado en el mandato de la Liga de las Naciones que, específicamente sancionó internacionalmente la conexión histórica entre el pueblo judío y Eretz Israel y al derecho del pueblo judío de reconstruir su Hogar Nacional. La catástrofe que recientemente azotó al pueblo judío – la masacre de millones de judíos en Europa – fue otra clara demostración de la urgencia por resolver el problema de su falta de hogar, restableciendo en Eretz Israel el Estado Judío, que habrá de abrir las puertas de la patria de par en par a todo judío y conferirle al pueblo judío el status de miembro privilegiado en la familia de las naciones.

Sobrevivientes del holocausto nazi en Europa, como también judíos de otras partes del mundo, continuaron inmigrando a Eretz Israel superando dificultades, restricciones y peligros, y nunca cesaron de exigir su derecho a una vida de dignidad, de libertad y de trabajo en su patria nacional. Durante la Segunda Guerra Mundial, la comunidad judía de este país contribuyó con todas sus energías en la lucha de las naciones amantes de la libertad y la paz en contra la iniquidad nazi, y, por la sangre derramada por sus soldados y el esfuerzo bélico desplegado, le valieron el derecho de contarse entre los pueblos que fundaron las Naciones Unidas.

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución que disponía el establecimiento de un estado judío en Eretz Israel. La Asamblea General requirió de los habitantes de Eretz Israel que tomaran en sus manos todas las medidas necesarias para la implementación de dicha resolución. Este reconocimiento por parte de las Naciones Unidas sobre el derecho del pueblo judío a establecer su propio estado es irrevocable. Este derecho es el derecho natural del pueblo judío de ser dueño de su propio destino, con todas las otras naciones, en un Estado soberano propio.

POR CONSIGUIENTE NOSOTROS, MIEMBROS DEL CONSEJO DEL PUEBLO, REPRESENTANTES DE LA COMUNIDAD JUDIA DE ERETZ ISRAEL Y DEL MOVIMIENTO SIONISTA, ESTAMOS REUNIDOS AQUÍ EN EL DÍA DE LA TERMINACIÓN DEL MANDATO BRITÁNICO SOBRE ERETZ ISRAEL Y, EN VIRTUD DE NUESTRO DERECHO NATURAL E HISTÓRICO Y BASADOS EN LA RESOLUCIÓN DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS, PROCLAMAMOS EL ESTABLECIMIENTO DE UN ESTADO JUDÍO EN ERETZ ISRAEL, QUE SERÁ CONOCIDO COMO EL ESTADO DE ISRAEL. DECLARAMOS que, desde el momento en que termina el Mandato, esta noche, víspera de Shabat, el 6 de iyar, 5708 (14 de mayo, 1948) y hasta el establecimiento de las autoridades electas y permanentes del estado, de acuerdo con la constitución que habrá de ser adoptada por la Asamblea Constituyente a ser elegida, a más tardar el 1º de octubre de 1948, el Consejo del Pueblo actuará en calidad de Consejo Provisional del Estado y su brazo ejecutivo, la Administración del Pueblo, será el Gobierno Provisional del estado judío, que se llamará “Israel”.

EL ESTADO DE ISRAEL permanecerá abierto a la inmigración judía y el crisol de las diásporas; promoverá el desarrollo del país para el beneficio de todos sus habitantes; estará basado en los principios de libertad, justicia y paz, a la luz de las enseñanzas de los profetas de Israel; asegurará la completa igualdad de derechos políticos y sociales a todos sus habitantes sin diferencia de credo, raza o sexo; garantizará libertad de culto, consciencia, idioma, educación y cultura; salvaguardará los Lugares Santos de todas las religiones; y será fiel a los principios de la Carta de las Naciones Unidas. EL ESTADO DE ISRAEL está dispuesto a cooperar con las agencias y representantes de las Naciones Unidas en la implementación de la resolución de la Asamblea General del 29 de noviembre de 1947, y tomará las medidas necesarias para lograr la unión económica de toda Eretz Israel. APELAMOS a las Naciones Unidas para que asistan al pueblo judío en la construcción de su Estado y a admitir al Estado de Israel en la familia de las naciones. EXHORTAMOS – aun en medio de la agresión sangrienta que es lanzada en contra nuestra desde hace meses – a los habitantes árabes del Estado de Israel a mantener la paz y participar en la construcción del Estado sobre la base de plenos derechos civiles y de una representación adecuada en todas sus instituciones provisionales y permanentes. EXTENDEMOS nuestra mano a todos los estados vecinos y a sus pueblos en una oferta de paz y buena vecindad, y los exhortamos a establecer vínculos de cooperación y ayuda mutua con el pueblo judío soberano asentado en su tierra. El Estado de Israel está dispuesto a realizar su parte en el esfuerzo común por el progreso de todo el Medio Oriente.

HACEMOS un llamado a todo el pueblo judío en la diáspora para que se congregue en torno de los judíos de Eretz Israel y lo secunde en las tareas de inmigración y construcción, y estén juntos en la gran lucha por la materialización del sueño milenario – la redención de Israel.

PONIENDO NUESTRA FE EN EL TODOPODEROSO, COLOCAMOS NUESTRAS FIRMAS A ESTA PROCLAMACIÓN EN ESTA SESIÓN DEL CONSEJO PROVISIONAL DEL ESTADO, SOBRE EL SUELO DE LA PATRIA, EN LA CIUDAD DE TEL AVIV, EN ESTA VÍSPERA DE SÁBADO, EL QUINTO DÍA DE IYAR DE 5708 (14 DE MAYO DE 1948).

David Ben Gurión
Daniel Auster Rajel
Cohen David Zvi
Pinkás Mordejai Bentov
Aharón Zisling
Yitzjak Ben Zvi
Rabi Kalman Kahana
Moshé Kolodny
Eliahu Berligne
Saadia Kobashi
Eliezer Kaplan
Fritz Bernstein
Abraham Katznelson

Fuente: Itón Gadol

El reconocimiento de Jerusalem es el primer paso hacia la paz

shutterstock_596720774-640x400

Pese a las reacciones histéricas registradas en todo el mundo, la decisión del presidente Trump de ignorar a los críticos y reconocer a Jerusalén como capital de Israel es quizá la contribución más importante a las perspectivas para la paz entre israelíes y palestinos que cualquier presidente estadounidense pudiese hacer. Como bien dijo, Trump ha roto con las políticas fracasadas del pasado; y muchos de sus principales críticos fueron responsables de esos fracasos.

Es un misterio que haya gente que preste atención a los lamentos del establishment de la política exterior, especialmente cuando proceden de antiguos miembros del Departamento de Estado, con su historial de fracasos regionales de casi 70 años. Se han equivocado de forma tan sistemática en sus valoraciones sobre la región y en sus enfoques sobre la paz, que los medios son unos irresponsables por dar crédito a sus opiniones.

Escuchamos todo el tiempo que, ahora, el proceso de paz está muerto; como si hubiese estado vivo antes del anuncio de Trump. Para los que estuvieron dormidos durante el mandato de Barack Obama, aquí va un recordatorio: el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, se ha negado a negociar en los últimos ocho años. Y eso a pesar de que Obama ha sido tal vez el presidente más propalestino de la historia, de que se convenció a Israel para que paralizara la construcción en los asentamientos durante diez meses y de que sólo se ejerció presión sobre Israel.

El mayor obstáculo para la paz es que durante ochenta años los líderes palestinos se han negado a hacer cualquier concesión que suponga reconocer la existencia de un Estado judío en Oriente Medio. Jerusalén pinta poco en su irredentismo. Para ellos es simplemente inconcebible que exista un Estado judío en el corazón del mundo islámico, o que los judíos puedan gobernar a musulmanes. Nunca han ocultado que, para ellos, la creación de un Estado palestino basado en las líneas del armisticio de 1949, con Jerusalén como capital, no es nada más que la primera fase de una estrategia a largo plazo para destruir a Israel. Hamás lo dice explícitamente, Mientras que Fatah –liderada por Abás– lo expresa simbólicamente en su emblema y en los mapas de la Autoridad Palestina y de su sistema educativo, donde el Estado palestino abarca todo lo que hoy es Israel.

El motivo de que el reconocimiento de Jerusalén pueda hacer cambiar la dinámica es que se trata de un paso necesario para desengañar a los palestinos de que van a poder establecer su capital en Jerusalén y dividir la ciudad. Israel nunca va a renunciar a su capital histórica, o al control de los lugares más sagrados del judaísmo. Hasta que no le entre bien en la cabeza a los palestinos, no hay ninguna posibilidad de que se llegue a un acuerdo de paz.

La incómoda verdad que los palestinos y sus defensores se niegan a reconocer es que no tienen reclamo alguno sobre Jerusalén. Sólo exigen establecer su capital en la ciudad por el capricho infantil de quedarse con algo que quieren, con algo que pertenece a otro. Jerusalén nunca ha sido  capital de un Estado árabe; de hecho, durante el dominio musulmán fue un erial. En cambio, la conexión judía con Jerusalén se remonta a 3.000 años. Los judíos anhelaban volver a su capital y rezaron por ello durante siglos; y son la mayoría de la población desde finales del siglo XIX.

El hecho de que Jerusalén sea un lugar de reverencia musulmana no soporta la reivindicación palestina. Mientras que toda la ciudad es sagrada para el pueblo judío, sólo la mezquita de Al Aqsa tiene relevancia religiosa para el islam. La mayoría de los palestinos son musulmanes, pero eso no les da ningún derecho legal, moral o histórico a la soberanía sobre Jerusalén, y no les conecta más con la ciudad que a los demás musulmanes.

La única razón para dar vueltas a la idea de una presencia palestina en Jerusalén es básicamenterendirse al chantaje: si Israel no acepta las demandas palestinas, habrá violencia. Es el argumento que frenó durante tanto tiempo el reconocimiento estadounidense de Jerusalén: el temor a los disturbios. Pero finalmente Trump tuvo el coraje de declarar que la política estadounidense ya no será rehén de las amenazas de los terroristas.

La extorsión sólo funciona hasta cierto punto con Israel. Como los israelíes no quieren un conflicto eterno con los palestinos, están dispuestos a hacer concesiones sobre Jerusalén, pero no a dividir la ciudad o a renunciar al control de las zonas que más les importan. El presidente apoyó su posición. Sin embargo, en vez de descartar cualquier acuerdo, la nueva posición estadounidense sobre Jerusalén obliga a los palestinos interesados en la paz a moderar sus puntos de vista.

En realidad, no tienen que hacer un cambio radical: sólo tienen que volver a un plan que ya avaló Abás en unas conversaciones con Yosi Beilin, del Partido Laborista israelí. Su idea era establecer la capital de Palestina en la parte de Jerusalén conocida como Abu Dis. Poca gente lo sabe, pero los palestinos estaban tan dispuestos a aceptar esta solución que construyeron un Parlamento en el lugar.

Como Abu Dis se encuentra en los límites de la ciudad, los palestinos podrían decir sin mentir que su capital está en Jerusalén. E Israel podría decir que su capital está en Jerusalén y mantener el control sobre las partes de la ciudad que albergan los lugares sagrados del judaísmo y sus instituciones de gobierno. Todos los lugares sagrados no judíos seguirían siendo accesibles a todo el mundo. Los palestinos tendrían que renunciar al sueño de ondear su bandera en el Monte del Templo, e Israel tendría que aceptar una presencia palestina en una ciudad que preferirían no dividir. Peor aún: la capital, los mayores núcleos de población y el aeropuerto internacional de Israel estarían al alcance de los misiles de los terroristas de la Margen Occidental.

Esta no es una solución perfecta, pero así son los compromisos que se asumen para alcanzar acuerdos.

El reconocimiento de Jerusalén era un paso necesario, pero no suficiente, para desengañar a los palestinos. Trump debería dar el paso adicional de formalizar la postura expresada por George W. Bush en su carta a Ariel Sharón del 14 de abril de 2004:

A la luz de las nuevas realidades sobre el terreno, que comprenden grandes núcleos israelíes de población, sería poco realista esperar que el resultado de las negociaciones sobre el estatus final sea una vuelta total y completa a las líneas del armisticio de 1949.

Cuando el presidente Obama rechazó los términos de esa carta no sólo dañó las relaciones con Israel, también reforzó los delirios palestinos y contribuyó a asegurar el fracaso de sus iniciativas de paz. Al reafirmar la declaración de Bush, Trump puede neutralizar las expectativas de que Estados Unidos, la ONU, la UE u otra entidad foránea vayan a obligar a Israel a retirarse a las mal llamadas fronteras anteriores a 1967.

Como ocurre con el reconocimiento de Jerusalén, decir que la paz debe tener en cuenta que las realidades demográficas de la Margen Occidental han cambiado es afirmar lo evidente. Israel no va a evacuar Jerusalén, y tampoco va a desmantelar los grandes bloques de asentamientos, que albergan a decenas de miles de judíos. Sin embargo, es importante hacer saber a los palestinos y a la comunidad internacional que Estados Unidos no tiene la menor intención de obligar a Israel –o de permitir que otros lo coaccionen– a retirarse de Gush Etzion, Maale Adumim y otras grandes comunidades judías. Al mismo tiempo, es razonable que Trump verbalice sus expectativas de que Israel esté dispuesto a asumir riesgos por la paz y a hacer concesiones territoriales a cambio de seguridad y unas fronteras defendibles más allá de la línea de armisticio.

En vista de su largo historial de rechazo de la paz, o de cualquier cosa parecida a una cesión, no hay muchos motivos para esperar que los palestinos vayan a aceptar la realidad. Pero la esperanza es que, con el tiempo, el pueblo palestino se canse de la retórica vacía de sus líderes y la violencia contraproducente que instigan. Con la ayuda del presidente Trump, puede que abandonen sus objetivos ilusorios. Sólo entonces será posible la paz.

Entre tanto, Trump debe estar vigilante para que los burócratas que lo critican no saboteen su iniciativa. Debería igualmente presionar a nuestros aliados para que se adhieran al reconocimiento de Jerusalén y trasladen sus embajadas: si están de verdad interesados en evitar la violencia y promover la paz, seguirán la iniciativa de Trump, en vez de dar a los palestinos la falsa esperanza de que la comunidad internacional apoyará sus demandas irracionales.

Por Mitchell Bard

© Versión original (en inglés): The Algemeiner
© Versión en español: Revista El Medio

VÍDEO: ¡TE ENCANTARÁ! La geografía de Israel envía un gran mensaje

10-890x400

La geografía de Israel envía un gran mensaje. Un mensaje de vida. Un mensaje de gratitud y de generosidad. Un mensaje que no te va a dejar indiferente.

Lo que os pedimos es que compartáis este mensaje con todos vuestros amigos para poder hacer del mundo, un lugar mejor.

 

Fuente: Chabad y Video Enlace, Canal de Youtube vía Unidos con Israel.