Archivo de la categoría: IRAN

Erdogan culpa a los “judíos” por el referéndum “traidor” del Kurdistán; amenaza con la guerra

Turquía se ha aliado cada vez más con los peores yihadistas. El Presidente Recep Tayyip Erdogan no sólo apoya a Hamas, sino que Turquía “ha permitido y suministrado al Estado islámico y a los grupos vinculados a Al Qaeda dentro de Siria” con armamento y recursos económicos. El Ministerio de Educación de Turquía también implementó un nuevo plan de estudios para promover el “concepto de jihad” islámico.

Esta mala noticia es ahora agravada porque Erdogan está complaciendo a Irán. Durante las reuniones con el presidente iraní, Hassan Rouhani y el ayatolá Khamenei, Erdogan declaró que “el voto del Kurdistán era un esquema diseñado por la agencia de inteligencia israelí Mossad”. Ahora continúa culpando a los judíos e Israel por el referéndum del Kurdistán sobre la independencia; una votación que calificó de ” traición ” al amenazar al liderazgo kurdo con un “final oscuro”.

“Erdogan continúa culpando a los ‘judíos’ por el referéndum del Kurdistán”

Erbil, la región del Kurdistán (Kurdistan 24) de la Turquía de Recep Tayyip Erdogan, continuó este jueves asociando la última semana del referéndum sobre la independencia del Kurdistán en la Región de Irak con los Judios e Israel, mientras amenaza con cerrar los pasos fronterizos y el transporte aéreo con el Kurdistán en un futuro próximo.

“¿Quién te da consejos? Sólo Israel está detrás de ustedes “, dijo Erdogan al presidente del Kurdistán, Masoud Barzani, quien desafió la presión internacional de los aliados y las amenazas de los vecinos Irán y Turquía para seguir adelante con la encuesta.

El noventa y dos por ciento de los votantes en el Kurdistán aprobó el 25 de septiembre la centenaria búsqueda kurda de la condición de Estado.

Los comentarios de Erdogan siguieron a sus anteriores afirmaciones en Irán durante las reuniones con el presidente Hassan Rouhani y el líder supremo de la Revolución Islámica Ayatollah Ali Khamenei que el voto del Kurdistán era un esquema diseñado por la agencia de inteligencia israelí Mossad.

“He visto al ex ministro de Asuntos Exteriores de Francia sentado a su lado derecho y el otro judío sentado a su lado izquierdo, trabajando en una mesa con ellos”, agregó Erdogan, refiriéndose a Bernard Kouchner y al filósofo francés Bernard-Henri Levy, respectivamente.

El presidente de la Región del Kurdistán, Masoud Barzani, se ve en este cuadro reunido con un grupo de estadistas occidentales, intelectuales y funcionarios kurdos, 25 de septiembre de 2017. (Foto: BHL)

Aludía a una fotografía reciente de Barzani en la noche del referéndum con un grupo de antiguos estadistas occidentales, intelectuales y funcionarios kurdos que incluían a los dos franceses con raíces judías, partidarios de la causa kurda durante mucho tiempo.

Desde la aparición del panorama, los medios pro-gubernamentales e islamistas de Turquía han estado zumbando con teorías de conspiración sobre las actividades de Levy, su etnicidad judía y preguntas sobre las raíces de Barzani, algunos de los artículos cargados de hostilidad antisemita y anti-kurda.

“No son tus amigos. Están con ustedes hoy, pero desaparecerán mañana “, dijo el presidente turco en tono de protesta durante una reunión televisada con una audiencia de las provincias kurdas.

Fuente:  Kurdistán 24

La República Islámica de Irán amenaza con ataques con misiles a las bases estadounidenses

Revolutionary Guards

Como detallo en mi libro The Complete Infidel’s Guide to Iran , la República Islámica de Irán ha estado sacudiendo el sable y amenazando con la guerra a los Estados Unidos desde su creación. Los iraníes reciben órdenes de cantar “Muerte a América” ​​en las mezquitas todos los viernes, y funcionarios iraníes han dicho que esto no es sólo un eslogan, sino un programa. Si este régimen sobrevive, esta guerra vendrá, porque los mullahs la quieren tanto. Puede que no llegue pronto, pero vendrá.

“Teherán amenaza las bases estadounidenses mientras Trump reestructura la estrategia contra Irán” 

BEIRUT / DUBAI – Irán advirtió a Estados Unidos contra la designación de su organismo de la Guardia Revolucionaria como un grupo terrorista y dijo que las bases militares regionales estarían en peligro si se aprobaban más sanciones.

La advertencia se produjo después de que la Casa Blanca anunciara el viernes que el presidente Donald Trump anunciaría nuevas respuestas de Estados Unidos a las pruebas de misiles de Irán, el apoyo al “terrorismo” y las operaciones cibernéticas como parte de su nueva estrategia contra Irán.

“Como hemos anunciado en el pasado, si se aprueba la nueva ley de sanciones de Estados Unidos, este país tendrá que mover sus bases regionales fuera del alcance de los 2.000 kilómetros de los misiles de Irán”, dijo el comandante de los guardias, Mohammad Ali Jafari, según medios estatales .

Jafari también dijo que las sanciones adicionales pondrían fin a las posibilidades de un futuro diálogo con los Estados Unidos, de acuerdo con los medios de comunicación estatales, y emitió una dura advertencia a las tropas estadounidenses.

“Si la noticia es correcta sobre la estupidez del gobierno estadounidense al considerar a los Guardias Revolucionarios como un grupo terrorista, entonces los Guardias Revolucionarios considerarán al ejército estadounidense como un estado invasor en todo el mundo, particularmente en el Medio Oriente”, dijo Jafari. . (No se preocupen,que en el menú de los EE:UU, el que sigue después de Siria y Corea del Norte, son precisamente ustedes)

Fuente: Jerusalem Post

 

“Trump eliminará la certificación del acuerdo nuclear con Irán”

…….

El presidente estadounidense, Donald Trump, planea anunciar la próxima semana que el acuerdo nuclear con Irán y otros cinco países “no está en el interés nacional” de EE.UU. y pedirá, por tanto, al Congreso que lo revise, un paso que no implica la salida del pacto pero sí podría ser un primer paso para ello.

Según informaron el diario The Washington Post y la cadena de televisión CNN, que citan como fuentes a funcionarios estadounidenses, Trump planea “eliminar la certificación” gubernamental de que el pacto multilateral alcanzado en 2015 está “en el interés nacional de Estados Unidos”.

El mandatario, que en septiembre adelantó que ya había tomado una decisión sobre qué hacer con el acuerdo nuclear, prevé hacer el anuncio en un discurso sobre su estrategia hacia Irán, programado provisionalmente para el próximo jueves 12 de octubre, precisó el Post.

La decisión de Trump no supone la salida de Estados Unidos del acuerdo con Irán, pero sí abre un proceso que podría desembocar en la reanudación de las sanciones a Teherán por su programa nuclear, un paso que probablemente supondría el fin del pacto que une a esos dos países y a Francia, Reino Unido, Alemania, China y Rusia.

Trump debe informar al Congreso antes del 15 de octubre si Irán está cumpliendo con sus obligaciones bajo el pacto multilateral y si seguir en él está en el interés de Estados Unidos, y sus asesores han llegado a la conclusión de que debe anunciar que, por lo menos, la segunda condición no se cumple.

Esa determinación abriría una revisión de 60 días en el Congreso estadounidense, que debería considerar “los próximos pasos” en relación con el acuerdo, incluida la posible imposición de sanciones.

Sin embargo, Trump no recomendará por ahora a los legisladores que reanuden las sanciones, según el diario washingtoniano.

En cambio, la Casa Blanca quiere que el Congreso modifique y “refuerce” el acuerdo por la vía legislativa, una perspectiva que muchos consideran difícil o inalcanzable, apuntó el rotativo.

A finales de septiembre, el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, aseguró que lo que quiere Trump es “renegociar” el acuerdo nuclear con Irán para corregir sus “defectos”, y desea convencer al resto de países implicados de que el pacto “debe ser revisado”.

Entre otras cosas, según Tillerson, Trump quiere eliminar los plazos de entre 10 y 25 años marcados en el acuerdo nuclear, tras los cuales se eliminarán algunas de las restricciones impuestas sobre Irán a cambio del levantamiento de sanciones internacionales.

Pero el Gobierno iraní ha cerrado la puerta a cualquier renegociación del pacto, y tampoco parece haber apetito para ello entre las otras cinco potencias internacionales que negociaron el arreglo (Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia y China).

Trump se reunió en la Casa Blanca con el senador republicano Tom Cotton, quien precisamente aseguró que, en su opinión, Estados Unidos debería “eliminar la certificación” de que el acuerdo con Irán está en el interés nacional de Estados Unidos.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, confirmó que Trump habló con Cotton sobre Irán, y dijo que el presidente hará “en los próximos días” su anuncio sobre la “estrategia exhaustiva” que ha desarrollado en relación con la república islámica y el pacto nuclear. 

Fuente: Aurora Digital

Socialistas, islamistas, narcos y terroristas, aliados en América Latina

Por Clifford D. May 

El presidente Trump habló con dureza en la ONU de la “dictadura socialista” que ha empobrecido Venezuela. Asimismo, arremetió contra el “extremismo islamista” y el “terrorismo del islam radical”, lo primero una ideología supremacista y lo segundo un arma utilizada para asesinar en masa a musulmanes, yazidíes, cristianos, judíos e hindúes. E hizo referencia a la amenaza que representan las “redes criminales internacionales” que “trafican con drogas, armas y personas”.

En lo que quizá no ha reparado Trump ni la mayoría de la comunidad internacional es en hasta qué punto esos males se están combinando.  

Nadie personifica mejor este cóctel tóxico que Tarek el Aisami, el vicepresidente de Venezuela, de 43 años. El Aisami proviene de una familia sirio-libanesa con vínculos a organizaciones yihadistas chiíes en Irak. También se le ha relacionado con una serie de traficantes de droga sudamericanos. A pesar de ello, o quizá por ello, el dictador de Venezuela, presidente Nicolás Maduro, lo nombró número dos de su Gobierno en enero.

Un mes después, el Departamento del Tesoro de EEUU sancionó a El Aisami por “desempeñar un importante papel en el narcotráfico internacional” y se le congeló parte de su patrimonio, calculado en unos 3.000 millones de dólares.

Los investigadores también descubrieron que había expedido cientos de pasaportes venezolanos a miembros de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní y a agentes de Hezbolá, el peón terrorista de Irán en el Líbano. Esa puede ser una de las razones por las que el presidente Trump ha incluido a Venezuela en la lista de países a los que aplicar restricciones de inmigrantes y viajeros.

La penetración en América Latina lleva décadas siendo un proyecto de Irán y de Hezbolá. Han estado reclutando aliados y agentes en las comunidades de la diáspora libanesa chií, abriendocentros culturales y mezquitas, creando medios de comunicación e instituciones educativas, enviando misioneros a predicar y convertir y seleccionando gente para su adoctrinamiento y formación en Irán.

El terrorismo es otro arma en su arsenal. En 1992, la embajada israelí en Buenos Aires fue atacada con una bomba. Dos años después, el objetivo fue la AMIA, una asociación cultural judía.Más de cien personas fueron asesinadas en esos dos atentados.

El fiscal argentino Alberto Nisman se pasó años investigando. En 2013 publicó una acusación formal de 502 páginas contra Irán por la creación de redes terroristas en países de todo el Hemisferio. Presentó pruebas que señalaban a Mohsen Rabani, exagregado cultural de Irán en Argentina, como el cerebro de esas redes y de los atentados de Buenos Aires. Se descubrió que también otros altos funcionarios iraníes estaban tremendamente implicados.

A principios de 2015, Nisman había preparado un segundo informe que involucraba a la entonces presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en un “plan para ayudar ilegalmente y exonerar fraudulentamente a los sospechosos iraníes” de los ataques. Pero el 18 de enero, horas antes de que presentase sus pruebas a los diputados argentinos, Nisman fue asesinado.

Tras una investigación de siete meses, la Policía argentina confirmó que fue asesinado, descartando las afirmaciones (lanzadas por la señora Kirchner, entre otros) de que se había suicidado. Nadie ha sido llevado ante la Justicia, aunque con el Gobierno post-Kirchner no es imposible.

Mi colega Emanuele Ottolenghi, investigador de la Foundation for Defense of Democracies (FDD), ha investigado la penetración de Irán y Hezbolá en América Latina. En mayo testificó ante el Comité de Relaciones Internacionales del Senado norteamericano y detalló la creciente cooperación entre “redes terroristas islámicas” y “violentos cárteles de la droga”. Dichas alianzas, señaló, son a menudo facilitadas por “élites políticas corruptas” que proporcionan a las redes de Hezbolá un “refugio seguro”.

Ottolenghi dijo a los congresistas que Hezbolá

desempeña un papel central en el nuevo paisaje, donde el tráfico de drogas y de personas, el contrabando de armas, el comercio ilícito de tabaco, el blanqueo de dinero mediante el comercio y la financiación del terrorismo ya no se pueden tratar como fenómenos distintos.

La infraestructura y las actividades de Hezbolá deberían entenderse como “parte integrante” de una extensa estrategia a largo plazo para exportar la revolución islámica iraní al Hemisferio Occidental y establecer nuevas bases operativas para ser utilizadas contra Estados Unidos.

El más notorio refugio latinoamericano para terroristas y figuras del crimen organizado es laTriple Frontera, entre Argentina, Brasil y Paraguay. En la edición del año pasado del informe anual sobre terrorismo del Departamento de Estado de EEUU se señalaba que particularmente la zona paraguaya de la Triple Frontera “seguía atrayendo a individuos interesados en financiar actos terroristas”.

Algo menos conocido: Cuba, bastión del ateísmo comunista que prohíbe el proselitismo cristiano, tiene una actitud más indulgente con la rama iraní del islam. El año pasado, el doctor Ottolenghiidentificó un centro cultural y una mezquita chiíes en La Habana financiados por Irán. Se está enviando conversos cubanos a otros países latinoamericanos para que difundan la teología revolucionaria iraní.

El Gobierno colombiano culminó hace poco un acuerdo de paz que legitima y concede poder político a las FARC, guerrilla de extrema izquierda que estuvo librando una guerra civil desde 1964. A nadie debería sorprender que Hezbolá –con la que las FARC han cooperado mucho tiempo en cuestiones relacionadas con la venta de arma, el tráfico de drogas y el blanqueo de dinero– se beneficie. Irán también, por supuesto.

La creciente alianza entre socialistas, islamistas, narcos y terroristas al sur de su frontera representa un peligro claro y presente para EEUU. Sin embargo, como el doctor Ottolenghi dijo en el Congreso, Washington aún no ha formulado una “política exterior coherente que reconozca la importancia de América Latina como terreno crucial de una pugna con Irán y ponga en práctica los recursos necesarios para mitigar las amenazas de Irán y Hezbolá”.

“Las limitadas capacidades de nuestros servicios de inteligencia hacen que sea difícil evaluar la cuantía de la financiación terrorista generada en América Latina, o entender el alcance de la posible colaboración criminal-terrorista”. Este último comentario lo hizo hace dos años el comandante del Mando Sur de EEUU. Hoy, el general John F. Kelly es el jefe de gabinete del presidente Trump. Así que tal vez tarde o temprano esa amenaza que está madurando obtenga la vasta atención que merece.

© Versión original (en inglés): Foundation for Defense of Democracies (FDD)
© Versión en español: Revista El Medio

Jugadora de ajedrez que fue sancionada por Irán por no usar un hijab, se cambia al equipo de EE.UU.

Escuchamos mucho acerca de las mujeres musulmanas en Occidente que supuestamente son acosadas y discriminadas por usar el hijab. Esto puede ocurrir en algunos casos, aunque a menudo se han fabricado tales demandas; en cualquier caso, un comportamiento tan grosero nunca se justifica. Pero, ¿quién representa a las mujeres que son acosadas y discriminadas, o peor aún, por no usar el hijab?

“jugadora de ajedrez sancionada por Irán por no usar un hijab se cambia para el equipo de los EEUU”

Una jugadora de ajedrez que fue retirada del equipo femenino nacional iraní por asistir a una competición internacional sin usar un pañuelo islámico se ha unido al equipo estadounidense.

Dorsa Derakhshani se negó a llevar el velo, conocido como el hijab, durante el torneo Tradewise Gibraltar Chess en febrero, y se unió a la selección nacional de Estados Unidos.

Desde la Revolución Islámica de 1979, Irán ha requerido que las mujeres usen el hijab en lugares públicos.

El registro de Dorsa ha sido alterado en la página web de Fide y el cambio a la Federación de Ajedrez de Estados Unidos fue confirmada por el presidente de la federación de ajedrez de Irán, Mehrdad Pahlevanzadeh.

Pahlevanzadeh agregó que ella no era un miembro del equipo nacional de ajedrez de Irán. “Ella jugó para Irán sólo una vez en 2014”, aclaró ….

En la competición de febrero en Gibraltar, su hermano Borna Derakhshani, también un jugador de ajedrez, fue emparejado por una computadora contra el gran maestro israelí Alexander Huzman.

Pahlevanzadeh anunció más adelante que a Borna le fue prohibido jugar para Irán, y que a Dorsa también le fue prohibido por no usar el hijab en esa competición ….

Shohreh Bayat, el secretario general de la federación de ajedrez de Irán, dijo que Dorsa estaba estudiando en Estados Unidos, según Tasnim, otra agencia noticiosa iraní.

“(Dorsa) Derakhshani no se ha convertido en un miembro del equipo nacional de ajedrez de los Estados Unidos, acaba de cambiar su federación a los Estados Unidos”, dijo Bayat.

Dorsa se unirá a Nazi Paikidze-Barnes, la ex campeona de Estados Unidos, que se negó a participar en el Campeonato Mundial de Ajedrez Femenino celebrado en Teherán, Irán en febrero para protestar contra la ley hijab del país que obliga a todas las mujeres a usar hijab en lugares públicos ….

Fuente: Telegraph

Jordania: una nueva encuesta revela una opinión pública sorprendentemente moderada

jordania_bandera

Por David Pollock 

El presidente Trump se ha reunido esta semana con líderes extranjeros en la Asamblea de la ONU, y los datos de una nueva encuesta demuestran que su agenda –combatir el terrorismo yihadista, contrarrestar a Irán y ampliar el diálogo árabe-israelí– tiene un gran atractivo popular en al menos un país árabe clave: Jordania.

Un sondeo fiable realizado en Jordania el mes pasado revela que numerosos jordanos asumen ahora posiciones inesperadamente moderadas sobre todos estos temas y otros más, como la reforma islámica, las relaciones con Estados Unidos e incluso la cooperación con Israel. Los resultados son tan llamativos que ponen patas arriba la creencia general sobre lo que piensa lacalle árabe.

En primer lugar, respecto al terrorismo yihadista, para los jordanos la lucha contra sus integrantes debe ser una de las prioridades de la política estadounidense en la región, a muy poca distancia de los esfuerzos para resolver el conflicto palestino-israelí. La mitad de la opinión pública jordana dice que la primera o la segunda prioridad de Estados Unidos debería ser “aumentar su implicación en la lucha contra Daesh, Al Qaeda y otras organizaciones terroristas similares”. Otra organización clasificada como terrorista por Estados Unidos, el movimiento chií Hezbolá, ahora apenas goza de apoyo popular en Jordania: sólo el 4%; estamos ante una acusada caída en solo unos años, cuando era visto como un activo opositor de Israel.  

De igual manera, los jordanos que están a favor de una reinterpretación del islam, aun siendo una minoría, se han duplicado en los últimos dos años. Hoy, el 39% dice que “deberíamos escuchar a aquellos de entre nosotros que tratan de interpretar el islam de una forma más moderada, tolerante y moderna”. En cambio, la línea dura de los fundamentalistas Hermanos Musulmanes obtiene menos apoyo. Sólo una cuarta parte de los jordanos dice que tiene una opinión “más o menos positiva” de la organización, casi exactamente los mismos que en anteriores sondeos.

Aún más sorprendente, sobre la paz árabe-israelí, un destacable 85% de los jordanos está de acuerdo con esta afirmación: “Los árabes deberían desempeñar un nuevo papel en las conversaciones de paz palestino-israelíes, ofreciendo a ambas partes incentivos para asumir posiciones más moderadas”. Esta es la esencia de las propuestas actuales de EEUU e Israel, y goza de inesperada resonancia en la vecina Jordania.

Igualmente notable es que nada menos que un tercio de los jordanos está a favor de algunas formas de colaboración inmediata con Israel, antes incluso de que haya un acuerdo de paz israelo-palestino. El 33% dice que, “a pesar de sus diferencias, los países árabes deberían cooperar con Israel en otros asuntos, como la tecnología, la lucha antiterrorista y la contención de Irán”. Esto supone un aumento sustancial respecto a las encuestas de 2014 y 2015, cuando los jordanos, al igual que respondían otras comunidades árabes entonces, rechazaban por una abrumadora mayoría la idea de cualquier asociación basada en intereses comunes (o enemigos comunes) con Israel.

Hay que señalar dos salvedades contrarias a esta nueva mentalidad moderada. La primera, que una ajustada mayoría de jordanos (el 55%) expresó una opinión positiva de Hamás, la cual sigue rechazando la paz con Israel; si bien se registra un notable descenso desde el 72% registrado en septiembre de 2014, justo después de la guerra de Gaza. El segundo, a nivel más general, es que a la opinión pública jordana le preocupan más los problemas domésticos que la cuestión árabe-israelí u otros asuntos externos. El 87% dice que, “ahora mismo, las reformas políticas y económicas domésticas son más importantes para nuestro país que cualquier otra cuestión de política exterior”. Este porcentaje incluye a la mitad de todos los jordanos (43%), que están “muy de acuerdo” con esa idea.

En cuanto a Irán y sus aliados regionales, aparte de Hezbolá, los niveles de apoyo son asombrosamente bajos. Tan sólo un 2% expresó una opinión “más o menos positiva” sobre la República Islámica. Los huzis, insurgentes yemeníes respaldados por Irán, obtienen una aprobación aún menor, del 1%. Y dos tercios de los jordanos dicen que en la querella que enfrenta a Qatar con otros países árabes “lo más importante es encontrar el máximo grado de cooperación árabe contra Irán”.

Por último, en relación con Estados Unidos, persiste la opinión generalmente negativa sobre su política exterior en Oriente Medio; sólo un 9% expresó una opinión favorable. Pero la puntuación de Rusia es todavía inferior, con un 1% de aprobación. En marcado contraste, las políticas regionales de Turquía obtuvieron un 59% de consideraciones positivas.

Esta encuesta, en todo caso, formula una pregunta de seguimiento que es fundamental y que otras no hacen: al margen de los porcentajes de acuerdo, ¿qué importancia dan los jordanos buenas relaciones con países extranjeros? Aquí las respuestas son mucho más positivas para Estados Unidos: la mayor parte de la opinión pública jordana (el 58%) piensa que es importante tener unas buenas relaciones bilaterales. Y sólo una minoría muy pequeña (el 9%) dice que “lo más útil que podría hacer Estados Unidos ahora mismo” sería “reducir sus injerencias en la región”.

Esta encuesta, en suma, proporciona datos fehacientes que sirven de base para emitir un juicio inusual: las políticas de Estados Unidos relativas a Oriente Medio podrían obtener un considerable apoyo entre los árabes, no sólo entre sus élites, también en la calle. En particular, el concepto de un frente común regional contra el terrorismo yihadista y las ambiciones hegemónicas de Irán, y a favor de la paz árabe-israelí, cuenta con un apoyo inesperadamente sólido. Y, dentro de ese marco de trabajo, incluso la idea de la cooperación directa con Israel en asuntos de interés común, aun siendo una postura minoritaria, está adquiriendo un insólito atractivo entre la opinión pública árabe.

Nota metodológica: la encuesta consistió en entrevistas personales con una muestra probabilística geográfica y representativa de 1.000 ciudadanos jordanos. La llevó a cabo en agosto una empresa local, como parte de una sondeo de investigación de mercado. El margen de error estadístico es de aproximadamente el 2,9%, con un intervalo de confianza del 95%.

© Versión original (en inglés): Fikra Forum
© Versión en español: Revista El Medio

Siria: hay que impedir que Assad e Irán impongan una política de hechos consumados

Resultado de imagen para Imagenes de Bashar al assad

Por David Adesnik

El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, se reunió la semana pasada, en los encuentros que suelen celebrarse al margen de la Asamblea General de Naciones Unidas, con representantes de 17 países con puntos de vista similares para discutir sobre el futuro de Siria. Posteriormente, el embajador David Satterfield, ejerciendo de asistente del secretario de Estado para asuntos de Oriente Próximo, dijo que EEUU y sus socios se oponen firmemente a “aceptar un fait accompli” por el que el régimen de Asad y sus patronos iraníes consoliden su dominio sobre Siria tras la previsible derrota del Estado Islámico.

Satterfield adujo que la urgente necesidad de contribuir a la reconstrucción de Siria finalmente compeliría a Assad y a sus patronos a comprometerse con “un proceso político creíble que refleje la voluntad de la mayoría de los sirios”. Sin ese proceso, dijo, “no van a conseguir la implicación internacional en [la reconstrucción de] Siria, y es vital. El régimen lo necesita. Rusia lo necesita”.

EEUU de ninguna manera debería financiar la reconstrucción de un país dominado por Asad. Y hay pocas razones para creer que retener esa ayuda vaya a influir en los cálculos del régimen asadista y de sus patronos en Teherán. La manera efectiva de ejercer presión en la mesa negociadora consiste en consolidar y expandir la influencia de las fuerzas aliadas de EEUU en el este de Siria, especialmente de los elementos suníes presentes en las Fuerzas Democráticas Sitias (FDS).

Ahora bien, EEUU ha mandado señales contradictorias sobre su disposición a competir con el eje iraní por la influencia en el este de Siria, o incluso a reconocer que dicha competición existe. A principios de este mes, el presidente Trump manifestó: “Tenemos muy poco que hacer en Siria aparte de matar al ISIS. Lo que hacemos es matar al ISIS”. De igual manera, Satterfiled consideró la derrota del Estado Islámico la gran prioridad, seguida de la necesidad de “acabar con la violencia”.

En contraste, Tillerson dijo el mes pasado que acabar con la “influencia militar de Irán” en Siria es uno de los dos objetivos esenciales de EEUU. A tal fin, el Ejército de EEUU está apoyando la ofensiva de las FDS para impedir que el régimen de Asad y sus patronos establezcan una posición dominante en la provincia de Deir Ezzor, rica en petróleo. Los periodistas están hablando de la pugna entre las FDS y Asad como una carrera por el este de Siria que evoca la que protagonizaron EEUU y las fuerzas soviéticas para hacerse con la parte del león del territorio alemán en 1945.

Uno de los aspectos más preocupantes de la ofensiva del régimen asadista en el este es el prominente rol desempeñado por Hezbolá y por otros peones iraníes, como la División Fatemiyún, compuesta por combatientes chiíes procedentes de Afganistán. A menos que EEUU se comprometa con impedir el avance de esas fuerzas, Irán será el gran vencedor en el conflicto sirio, con lo que expandirá su influencia por todo el Medio Oriente y sentará las bases para un futuro conflicto, con los Estados suníes y con Israel. Así las cosas, esto no sería el final de una guerra sino el inicio de otra.

© Versión original (en inglés): Foundation for Defense of Democracies (FDD)
© Versión en español: Revista El Medio