Archivo de la categoría: HOLOCAUSTO JUDÍO

Parlamentario del Hamas: “el Holocausto es una mentira pero Hitler tenía razón para odiar a los judíos”

Foto de archivo: Marwan Abu Ras (en el centro) junto a uno de los líderes de Hamas, Mahmoud az-Zahar. REUTERS

En un contradictorio mensaje televiso un legislador de Gaza afirmó, el pasado 23 de junio, que Hitler odiaba a los judíos pero que el Holocausto es una “mentira”.

La declaración fue emitida por el legislador gazatí Marwan Rabu Has, representante del Hamas, durante una emisión de la televisora Al Aqsa TV.

Durante la declaración, Marwan, esgrimiendo su supuesta erudición en temas históricos, condensó la historia de odio en contra de los judíos desde la antigua Babilonia hasta los días del Reich (desde Nabucodonosor hasta Hitler), atribuyendo la razón de este odio exclusivamente a los crímenes cometidos por los judíos durante miles de años, asunto que sería la base principal del antisemitismo mundial. Además, Marwan señaló que el Holocausto nunca ocurrió y quien lo mencione miente.

Un reporte completo de la institución que monitorea los mensajes de odio en los medios árabes, Instituto de Investigación de Medios del Medio Oriente (MEMRI por sus siglas en inglés) da cuenta de esta y muchas más actuaciones del referido legislador de Gaza en contra de Israel.

Anteriores reportes indican que los descubrimientos de Marwan acerca de las conspiraciones de los judíos en contra de los árabes y del mundo no tienen límites, tales como serían el reclutamiento masivo de mujeres portadoras del VIH para que infecten a jóvenes árabes o que los judíos han estado involucrados en todas y cada una de las catástrofes que han ocurrido “en la faz de la Tierra”.

Fuente: Aurora

Empresa ferroviaria holandesa pagará una indemnización a las víctimas sobrevivientes del Holocausto

La compañía ferroviaria nacional holandesa dice que pagará decenas de millones de euros a los sobrevivientes, familias de víctimas llevadas a los campos de exterminio en sus trenes.

El tren se detiene al final de las vías del museo conmemorativo del Holocausto Yad Vashem

El tren se detiene al final de las vías del museo conmemorativo del Holocausto Yad Vashem

La compañía ferroviaria nacional holandesa dijo el miércoles que pagará decenas de millones de euros en compensación por los judíos transportados a los campos de exterminio nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

El pago por NS de lo que se llama una “página negra en la historia de la compañía” es para los sobrevivientes que fueron llevados a los campos, más los familiares de los que murieron.

La compañía ganó millones de euros (dólares) en términos de hoy después de que las fuerzas nazis ocupantes le encargaran el transporte de familias judías a campos de exterminio.

“Se estima que varios miles de personas son elegibles para el subsidio, incluidos unos 500 sobrevivientes. NS reservará varias decenas de millones de euros para esto en los próximos años”, dijo NS en un comunicado.

La compañía ferroviaria se disculpó por su papel en la Segunda Guerra Mundial en 2005, pero solo finalmente anunció que haría pagos de compensación en noviembre de 2018.

Desde entonces, una comisión especial ha estado decidiendo sobre los montos.

Las familias encabezadas por el ex fisioterapeuta del club de fútbol Ajax, Salo Muller, quien perdió a sus padres durante la guerra, han estado haciendo campaña durante años para obtener una compensación.

“Son 15.000 euros para los sobrevivientes del Holocausto y los transportes y luego entre 5.000 y 7.500 euros para los niños nacidos antes, durante o después de la guerra y viudas o viudos”, dijo un portavoz de NS a la AFP.

“El grupo total que se estima que podría obtener la asignación individual es de aproximadamente cinco a seis mil personas”.

Los trenes de NS llevaron a las minorías de judíos, romaníes y sinti a estaciones de tránsito como Westerbork, Vught o Amersfoort antes de que fueran enviados a campos de exterminio en otros países.

Los transportados a Westerbork incluían a la diarista adolescente Anne Frank, quien falleció en agosto de 1944 después de que ella y otros miembros de su grupo fueron traicionados y arrestados por la Gestapo.

Alrededor de 107.000 de los 140.000 habitantes judíos de los Países Bajos fueron internados en Westerbork antes de ser enviados a campos de exterminio como Auschwitz, Sobibor y Bergen-Belsen en el este.

Fuente: Arutz Sheva

Ecuador reinstaura al cónsul cesado que salvó judíos durante el Holocausto

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador reinstauró como cónsul honorario en Estocolmo, de manera simbólica, al diplomático Manuel Antonio Muñoz Borrero, por haber salvado a cientos de judíos durante el Holocausto.

En el acto, celebrado en la sede del Ministerio, el ministro de Exteriores, José Valencia, dejó sin efecto el acta ministerial por el cual, el 13 de enero de 1942, se procedió a destituir a Muñoz Borrero por haber facilitado 80 pasaportes a judíos que se encontraban en Estambul.

El nuevo acta ministerial también exalta su labor “como defensor de los derechos humanos” para salvar a los judíos “aun a costa de su bienestar personal y familiar”, y pide disculpas a familiares y amigos del diplomático.

Su sobrino-nieto, Esteban Coello, que recibió copia del acta, afirmó que la Cancillería ecuatoriana de la época “lo ignoró y lo dejó en el olvido” a pesar de su labor “de altísima humanidad en la que se jugó la vida para salvar a unos desconocidos”.

“En las últimas décadas, su historia se reconstruyó gracias a muchos esfuerzos de la familia y de otros historiadores en Israel, en Argentina, en Europa, en EEUU y en Ecuador y logramos reconstruir toda la historia de Manuel Antonio, su heroísmo, y este es el paso final para salvar su memoria”, recordó el pariente más cercano que hoy tiene en Ecuador.

Dado que no tuvo hijos con su esposa ecuatoriana, de la que vivió apartado durante décadas, su descendencia más directa fue la que tuvo con una mujer sueca, con la que tuvo un hijo ya fallecido.

Hoy, durante el acto, se proyectó un vídeo de su nieta sueca, Manuela Bjelke, en el que agradecía al ministro por el gesto y destacó que, con iniciativas como esta, “se esté inspirando a las nuevas generaciones a luchar contra el antisemitismo”.

Antes del evento, en una entrevista, el ministro de Relaciones Exteriores resaltó que el comportamiento de Muñoz Borrero en Estocolmo fue “una señal de actitud valiente, humanista, de solidaridad, de hermandad con quienes eran perseguidos por el hecho de ser lo que eran, lo que son, judíos”.

Y precisó que debido a que la ley no permite “designar a nadie a título póstumo”, se quiso hacer un acto de “simbolismo” mediante la derogación del acta que invalidó como cónsul en el país escandinavo al diplomático ecuatoriano.

También admitió que esta fue una “reivindicación histórica” de su familia para poder respaldar el recuerdo que ellos tienen de su pariente como “un hombre justo, que actuó de acuerdo a su conciencia, e Israel lo recuerda como tal”.

Se refirió a la condecoración que ese país hizo al diplomático ecuatoriano en 2011 al concederle el título de ‘Justo de las Naciones’ por salvar a judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Este es el más alto rango que entrega ese país a personas no judías que, de forma altruista y a pesar del riesgo que corrían, contribuyeron a salvar vidas de manos de los nazis.

“Muñoz Borrero nos recuerda que frente a la confusión ética que traen el terror, la violencia y la intolerancia, pueden sobrevivir la bondad y la filantropía y que las vidas salvadas desmienten el vaticinio victimista que nada podemos hacer para combatir la deshumanización del mundo”, arengó el canciller en su alocución.

En el acto estuvieron presentes la presidenta de la Asamblea Nacional, Elizabeth Cabezas, la presidenta de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador, María Paulina Aguirre, y el Procurador General del Estado, Íñigo Salvador, entre otras autoridades.

Fuente: Aurora

Los pogromos del 9 de noviembre de 1938, anticipo del Holocausto

…………

Los ataques generalizados contra los judíos el 9 de noviembre de 1938, hace 80 años, anticiparon lo que fueron después los campos de exterminio y la confrontación con su recuerdo se ha ido transformando a lo largo de la historia de la Alemania de la posguerra.

La reconstrucción de los hechos, de sus antecedentes y de la manera cómo Alemania se ha confrontado con todo ello a lo largo de ocho décadas es el objetivo de una exposición en el centro de documentación “Topografía del terror”.

Las primeras fotos de la exposición están fuera del edificio, al lado de un fragmento del muro de Berlín por encima del cual se ve un edificio típico de la arquitectura de la época nazi que hoy alberga el Ministerio de Finanzas y que durante el nacionalsocialismo fue la sede del Ministerio de Aviación de Hermann Göring.

La mayoría de las fotos que están fuera del edificio – fundamentalmente sinagogas en llamas- son casi todas del 10 de noviembre de 1938 pero los ataques habían empezado un día antes y los nazis quisieron presentarlos como un acto espontáneo de furia popular contra los judíos.

El 9 de noviembre, ya desde antes de los pogromos, no era una fecha más para los nazis: el 8 de noviembre de 1923 Hitler, en una cervecería de Múnich, proclamó la “revolución nacional”. Un día después una marcha con nazis armados debía ser el comienzo del fin de la República de Weimar.

La policía bávara logró reprimir el movimiento en un operativo en el que quince de los conjurados murieron y a partir de 1933, cuando los nazis llegaron al poder, cada 9 de noviembre se le rendía homenaje a los llamados “mártires del movimiento”.

El detonante, o el pretexto que aprovecharon los nazis para desatar los pogromos, fue el asesinato del diplomático alemán Ernst von Rath en París, perpetrado por Herschel Grynspahn como venganza por la deportación de su familia de Alemania a Polonia en una acción ordenada por la Gestapo.

Hitler recibe la noticia de la muerte del diplomático a las nueve de la noche del 9 de noviembre y acuerda con su ministro de Propaganda Joseph Goebbels hacer que la población judía sienta “la ira del pueblo”.

Muchos activistas nazis salieron de los actos conmemorativos del 9 de noviembre de 1923 y se dedicaron a atacar a sinagogas y negocios judíos y la policía había recibido la orden de no intervenir.

Tres días después se celebraría una reunión en el Ministerio de Aviación, presidida por Göring, en la que se acordó coordinar en el futuro las medidas contra los judíos.

“No quisiera ser judío en Alemania”, dijo Göring cínicamente tras esa reunión a partir de la cual se intensificaron las persecuciones.

La Alemania de la posguerra tuvo al comienzo dificultades para enfrentarse con el recuerdo de la noche de los cristales rotos, en particular, y con el Holocausto, en general.

La primera vez que un canciller alemán habló en un acto conmemorativo del 9 de noviembre fue en 1978 cuando Helmut Schmidt participó en un acto del Consejo Central de los Judíos en Alemania en la sinagoga de Colonia.

Antes tanto la derecha, que no quería confrontarse con el pasado nazi, como muchos sectores la izquierda, que a partir de la Guerra de los Seis Días había asumido una actitud radical contra Israel, preferían eludir la fecha.

La izquierda, y también el gobierno de la extinta de la RDA, hablaba sumariamente de “víctimas del fascismo” y evitaba centrarse en la persecución sistemática a los judíos.

Según una encuesta citada en uno de los paneles de la exposición, en 1959 el 37 % de los alemanes consideraba que sería mejor que no viviera ningún judío en Alemania.

“A finales de los setenta se da un giro radical en la política del recuerdo”, explicó, durante una visita guiada, el curador de la exposición, Ullrich Baumann.

Ese giro fue intensificado en enero y febrero de 1979 cuando la televisión pública alemana emitió la serie “Holocausto”. En 1988 se cumplían 50 años de los pogromos y se publicaron cerca de 400 libros y folletos sobre el tema al que se dedicaron cerca de 100 exposiciones.

La caída del muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989, le dio una dimensión más a la fecha que ya desde antes estaba cargada significado histórico.

Hoy, la nueva ultraderecha, pide poner fin a la política del recuerdo. Así, por ejemplo, el 9 de noviembre de 2015, en una manifestación del movimiento Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente, una de las oradores, Tatjana Fensterling, pidió poner fin “al complejo de culpa alemán”.

Fuente: Aurora

Berlín recuerda a las víctimas del Holocausto en el 80 aniversario de “Kristallnacht”

Berlín recordó a las víctimas del Holocausto con la lectura de los nombres de los 55.700 judíos berlineses asesinados por el nazismo, en la víspera del 80 aniversario de la llamada Noche de los Cristales Rotos (“Kristallnacht”).

La lectura se inició junto al monumento en memoria de las víctimas del nazismo de Berlín, poco después de la ceremonia celebrada en la cámara regional de la ciudad-estado y capital alemana.

El alcalde-gobernador berlinés, Michael Müller, y el presidente de la Comunidad Judía de la ciudad, Gideon Joffe, alertaron en la sesión de los brotes de antisemitismo presentes en la sociedad actual y el avance los populismos supremacistas y ultraderechistas a escala global.

Hoy tendrá lugar una sesión solemne en el Bundestag (Parlamento federal alemán) en la que intervendrá el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, quien asimismo asistirá a un concierto en homenaje a los judíos víctimas del nazismo.

La canciller alemana, Angela Merkel, participará asimismo mañana, viernes, en un acto en la sinagoga de la Rykestrasse, destruida en 1938 y reinaugurada en 2009 tras ser completamente restaurada.

El aniversario de la Noche de los Cristales Rotos, considerado el inicio de la persecución sistemática de los judíos durante el nazismo que derivó en un genocidio que en el que fueron asesinados seis millones hebreos, es recordado estos días con varias exposiciones en Berlín y otras ciudades alemanas.

En la llamada Topografía del Terror, un centro de documentación levantado junto a los edificios en que estuvieron emplazadas las centrales de la Gestapo y las SS hitlerianas, quedó abierta al público una exposición recordatoria de los sucesos del 9 de noviembre de 1938.

Esa noche, grupos de asalto de diversos organismos de seguridad del régimen nazi arrasaron todo tipo de instalaciones vinculadas a la comunidad judía e incendiaron más de mil sinagogas de todo el país, casi trescientas de las cuales quedaron reducidas a cenizas.

Unos 7.500 comercios judíos fueron devastados, más de mil personas murieron víctimas de la represión nazi y al día siguiente se procedió a la deportación de los primeros 30.000 judíos a campos de concentración.

El entonces ministro de Propaganda del Reich, Joseph Goebbels, definió lo sucedido como una “explosión espontánea de ira” por el asesinato en París del diplomático alemán Ernst vom Rath por un joven judío, cuando en realidad fue una operación orquestada por la Gestapo, las SA y las SS. 

Fuente: Aurora

Emmanuel Macron elogió a un mariscal que colaboró con el nazismo y desató una polémica en Francia

Se trata de Philippe Pétain, héroe en la Primera Guerra Mundial, pero traidor en la Segunda

El presidente Macron en el acto (Reuters)

El presidente francés Emmanuel Macron se enfrentó el miércoles a una ola de críticas tras haber calificado al colaboracionista nazi Philippe Pétain, que dirigió el régimen francés autoritario de Vichy, como un “gran soldado” durante la Primera Guerra Mundial.

El vocero del ejército Patrik Steiger anunció a última hora del martes que el sábado se celebraría una ceremonia para conmemorar a los ocho mariscales que dirigieron las fuerzas francesas durante la Primera Guerra Mundial, incluyendo a Pétain.

“Es legítimo que rindamos homenaje a los mariscales que llevaron al ejército a la victoria”, dijo Macron en la ciudad de Charleville-Mézières, en el marco de una gira por el norte y el este de Francia con motivo del centenario del final del primer conflicto mundial.

Philippe Pétain (Reuters)

Philippe Pétain (Reuters)

“Durante la Primera Guerra Mundial fue un gran soldado, es un hecho”, dijo el mandatario francés, aunque agregó que Pétain había tomado “decisiones desastrosas” durante la Segunda Guerra Mundial, al colaborar con el régimen nazi.

Sus comentarios levantaron duras críticas por parte de políticos de la oposición y de líderes judíos, a la vez que reabrieron un doloroso capítulo de la historia de Francia que sigue dividiendo a la nación desde hace décadas.

Francis Kalifat, del Consejo representativo de las instituciones judías de Francia (Crif), dijo que estaba “conmocionado” por los comentarios de Macron y recordó que Pétain fue juzgado por “alta traición”.

“Pétain es un traidor y un antisemita”, tuiteó por su parte Jean-Luc Mélenchon, del partido de extrema izquierda Francia Insumisa, haciéndose eco de una ráfaga de mensajes furiosos.

Durante mucho tiempo Philippe Pétain fue considerado como un excelente estratega, sobre todo por haber detenido el avance alemán en Verdún en 1916.

Pero durante la Segunda Guerra Mundial dirigió el régimen de Vichy, que colaboró activamente con los ocupantes nazis. Fue condenado a muerte por traición pero su pena fue conmutada a cadena perpetua.

Philip Pétain (Reuters)

Philip Pétain (Reuters)

“No perdono” los actos de Pétain pero “no borro nada” de la historia de Francia, dijo Macron más tarde, intentando disipar la polémica.

El mandatario no asistirá a la ceremonia del sábado en el museo de los Inválidos en París, sino que enviará a su asesor militar en jefe para que lo represente.

Un portavoz del gobierno intentó el miércoles restar importancia a lo que él llamó una “falsa controversia”, diciendo que incluso Charles de Gaulle creía que la gloria de Pétain ganada en Verdún “no podría ser cuestionada”.

Fuente: Infobae

Canadá pide perdón por rechazar un barco con más de 900 refugiados judíos durante el Holocausto

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se disculpó por la decisión del Gobierno de Canadá de denegar en mayo de 1939 la entrada en el país de un barco cargado con 937 pasajeros, entre ellos más de 900 refugiados judíos de Alemania.

El barco “St. Louis” fue obligado a regresar a Europa. Antes, Cuba y Estados Unidos habían negado el descenso de los pasajeros de la embarcación en su territorio.

De los más de 900 judíos que viajaban en él, 254 se refugiaron en Bélgica, Francia y Holanda, y fueron posteriormente asesinados por los nazis en 1940.

En la Cámara de los Comunes del Parlamento canadiense, Trudeau pidió disculpas a los pasajeros del barco, sus familias y las comunidades judías de todo el mundo por la política antisemita de las autoridades de Canadá que provocó el rechazo del “St. Louis”.

Trudeau afirmó que espera que la disculpa, “que debería haberse realizado hace mucho” pueda servir para “sacar a la luz este doloroso capítulo de nuestra historia y garantizar que su lección sea olvidada”.

“Antisemitismo, xenofobia y odio no tienen lugar en este país, o en ninguna parte del mundo. Los recientes ataques contra la comunidad judía demuestran el trabajo que todavía tenemos que hacer. Siempre debemos resistir contra actitudes xenofóbicas y antisemitas y el odio en todas sus formas”, añadió Trudeau.

El primer ministro canadiense aseguró que, antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939, el líder alemán Adolf Hitler contempló que el mundo era “indiferente al sufrimiento de los refugiados judíos”.

Hitler “vio cómo rechazamos sus visados, ignoramos sus cartas y les negamos la entrada”, explicó Trudeau.

“La memoria del “St. Louis” recuerda lo mucho que hemos cambiado desde 1939 y reaviva nuestro compromiso para luchar contra el antisemitismo”, afirmó por su parte el ministro de Patrimonio y Multiculturalismo de Canadá, Pablo Rodríguez. 

Fuente: Aurora