Archivo de la categoría: HEZBOLLA

Bashar al Assad transfirió a Irán el comando militar del régimen sirio

Así se conoció a través de un memorando publicado en la prensa árabe. Los tropas sirias vienen operando en conjunto con las persas y las de Hezbollah para sostener al presidente

Hasan Rohani, presidente de Irán, y Bashar al Assad, de Siria

Hasan Rohani, presidente de Irán, y Bashar al Assad, de Siria

La última semana circuló en la prensa árabe un memorando, fechado el 11 de abril de este año, que lleva la firma del presidente sirio Bashar al Assad. En su calidad de comandante en jefe de las fuerzas armadas sirias, Al Assad ordenó la creación de un comité militar responsable para regular las actividades de las fuerzas armadas sirias que operan conjuntamente con Irán y Hezbollah en territorio sirio.

El documento completo fue publicado por Al Arabiya: las recomendaciones del comité para organizar las fuerzas armadas sirias -de casi 90.000 hombres- que trabajan en conjunto con Irán bajo un marco general que incluye a las Brigadas de Defensa Local “para operar en todo el territorio de Siria bajo el mando iraní y su responsabilidad militar y financiera hasta el final de la crisis o hasta nuevo aviso”.

Además del consentimiento firmado por el presidente Al Assad para que Irán incremente el control militar sobre Siria, el documento pone de manifiesto la dificultad del régimen sirio en comandar y financiar a las milicias locales y la grave crisis dentro de las fuerzas armadas sirias a lo largo de los años de guerra por la alta tasa de deserción, como también la disconformidad generalizada entre reclutas y soldados que son enviados al frente de la batalla.

Bashar al Assad junto a las tropas sirias (Reuters)

Bashar al Assad junto a las tropas sirias (Reuters)

Según el portal MEMRI (una ONG especializada en Oriente Medio) la información contenida en la nota de la presidencia siria y firmada por el primer mandatario indio que de los 88.723 combatientes que serían incluidos en las Brigadas de Defensa Local a órdenes de militares iraníes y unidades de Hezbollah, la mitad han eludido el servicio. Otros 14.783 están evadiendo el servicio militar obligatorio y 16.731 no se presentaron a sus deberes de reserva. A ellos deben sumarse 8.003 oficiales y soldados que ya son considerados desertores.

En mayo, una fotografía del memorando fue publicada en la página de Facebook de la Brigada de la Tribu Manjab, Ra’d Al-Mahdi, una milicia siria creada recientemente por Irán que funciona en el servicio del régimen. El texto que acompaña la foto del memorando muestra que las brigadas lo consideran una mejora en lo militar y económico. También un portal de noticias sirio prorrégimen publicó una foto de otro documento oficial sirio que se refiere al memorando, y la transferencia de Brigadas de las fuerzas armadas sirias a Irán.

Días después de la ratificación oficial del documento, el 11 de mayo, una delegación militar siria encabezada por el general Ali Abdallah Ayyoub visitó Irán y se reunió con el ministro de Defensa iraní Hossein Dehghan y el segundo jefe del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) Jamaluddin Aberoumand para organizar y planificar futuras operaciones militares que incluyen desplazamientos de las fuerzas iraníes de los Basij a la zona de los Altos del Golan en la frontera sirio-israelí, informó por medio de un comunicado del Comité Sirio de Derechos Humanos basado en Londres.

 

Las milicias de Hezbollah operan en territorio sirio en defensa del régimen

Las milicias de Hezbollah operan en territorio sirio en defensa del régimen

Según la agencia oficial siria SANA lo ordenado por el presidente en el memorando es que las Brigadas sirias que combaten en conjunto con los iraníes, y los 37.004 paramilitares del régimen que operan con las fuerzas de Irán permanecerán bajo el mando iraní hasta que la crisis Siria termine o hasta nuevo aviso. El alto mando sirio ha sido informado también que Irán sera el encargado de garantizar el suministro de todos los equipos de combate y satisfacer todas las necesidades materiales del personal del ejército sirio y de los paramilitares que trabajan con la parte iraní.

En Teherán, luego de vencer en las elecciones presidenciales, el reelecto presidente Hasan Rohani aseguró, según Al Arabiya, que su circulo de seguridad militar se encargara de que Irán garantice materialmente los derechos de familiares de los caídos, heridos y desaparecidos que combatieron y combaten en favor del régimen sirio desde el comienzo de los acontecimientos que dieron lugar a la guerra civil.

Fuente: Infobae

Nueve desafíos para Israel

Bandera de Israel.

Por Isi Leibler 

Desde la creación del Estado, no se había encontrado el país en una posición tan ventajosa. Aunque un auténtico acuerdo de paz con los palestinos sigue siendo un milagro lejano y la amenaza iraní está siempre presente, Israel ha emergido como superpotencia regional, tanto en lo militar como en lo económico. Y ahora por fin Estados Unidos parece dispuesto a ejercer su fuerza para neutralizar el flagrante sesgo antiisraelí de la comunidad internacional.

Pero aún nos seguimos enfrentando a importantes desafíos:

1. Debemos cultivar nuestra relación con la Administración Trump mostrando paciencia y cooperando con sus esfuerzos por alcanzar un acuerdo de paz con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás. Si, como es probable, Abás sigue negándose a hacer concesión significativa alguna, el presidente Donald Trump puede que llegue a un entendimiento con nosotros en los asuntos relacionados con los asentamientos, permitiendo la anexión formal de los grandes bloques y allanando el camino para que se cumpla su promesa electoral de trasladar la embajada estadounidense a Jerusalén.

2. El pueblo israelí debe presionar por un Gobierno de más amplio espectro. No hay razón para que el Yesh Atid de Yair Lapid esté en la oposición, cuando sus políticas son casi idénticas a las del primer ministro, Benjamín Netanyahu. Lapid podría asimismo ser un excelente ministro de Exteriores.

Una coalición más amplia neutralizaría los argumentos de quienes afirman que Netanyahu dirige el Ejecutivo más ultraderechista de la historia de Israel, y mostraría que las políticas gubernamentales cuentan con el respaldo de la gran mayoría de la nación. Con un amplio acuerdo del electorado, el Gobierno estaría en una posición de fuerza, e incluso en ausencia de un Estado palestino sería por fin capaz de determinar nuestras futuras fronteras.

3. Habría que preparar un sucesor para Netanyahu. Existe un consenso, sin duda entre los que le admiran pero también entre los que le aborrecen, de que actualmente es el líder más capacitado para manejarse con éxito ante los complejos retos diplomáticos que enfrenta el Estado judío. A pesar de la agitación doméstica, la Historia le otorgará una respetada fama de líder inteligente que se mantuvo firme bajo enormes presiones externas. Pero es responsabilidad tanto de Netanyahu como nuestra la preparación de un sucesor, y no dejar que sea una rudimentaria votación política lo que determine quién será nuestro futuro líder.

4. Debemos evitar una Kulturkampf sobre la cuestión religiosa, y la estricta interpretación de la Halajá que hacen las actuales instancias rabínicas del Estado. Muchos de estos problemas surgen de la extorsión que imponen los líderes políticos jaredíes, que tienen en sus manos el equilibrio de poder en el Gobierno. Ya se ha producido un cambio apreciable en una sustanciosa parte de los jaredíes, que ahora trabajan y algunos incluso sirven como voluntarios en unidades específicas del Ejército. Las áreas que requieren atención urgente son las relacionadas con conversión y el matrimonio.

5. El Gobierno debería introducir leyes más duras contra quienes participen en actividades sediciosas y promuevan nuestra destrucción. En particular, se debe hacer frente a los partidos árabes. Son antisionistas y buscan generar antagonismo en las relaciones entre el Estado de Israel y el 20% de su población que es árabe.

Al mismo tiempo, muchos ciudadanos árabes están orgullosos de considerarse israelíes leales, y reconocen que disfrutan de muchas más libertades y derechos –y de un mayor nivel de vida– que los ciudadanos de cualquier país árabe. Pero siguen estando en desventaja social y económica frente a los israelíes judíos, y el Gobierno debe hacer todo lo posible por reducir esta brecha.

6. Debemos crear mejores condiciones para los israelíes que viven cerca o por debajo del umbral de la pobreza, y eliminar obstáculos burocráticos para reducir el precio del suelo, lo que permitiría a más israelíes poseer su propia vivienda.

7. La política de Netanyahu de acercarse a otros países, que ya ha generado importantes dividendos, debe consolidarse.

Esto se ha visto enormemente reforzado por el sólido apoyo de Trump a Israel, especialmente en la ONU. La reciente resolución de la Unesco refleja importantes defecciones de varios países europeos y no musulmanes que habían respaldado anteriormente indignantes resoluciones antiisraelíes en la ONU.

Israel ha establecido saludables lazos diplomáticos o fortalecido sus relaciones con grandes potencias como la India, China, Rusia, Japón, el Reino Unido y una serie de países asiáticos, africanos y sudamericanos. Hará falta seguir alentando a muchos de esos países para que expresen abiertamente su amistad con Israel, pero se han logrado avances radicales.

8. Ahora hay una gran oportunidad para colaborar con algunos de los líderes pragmáticos del mundo árabe suní, y con Arabia Saudí y los países del Golfo que están dispuestos a cooperar de forma encubierta y a aliarse con Israel contra los chiíes iraníes que buscan ejercer la hegemonía en toda la región.

Nuestras alianzas con Egipto y Jordania también son de una inmensa importancia.

Sin embargo, no debemos hacernos ilusiones. El antisemitismo está tan profundamente enraizado en la religión y la cultura de esos países que no debemos caer en la tentación de considerarlos aliados convencionales. También existe la preocupación de que el rey de Jordania, Abdulá, quiera apaciguar a los palestinos y refugiados ferozmente antiisraelíes, y el constante temor a que el propio Abdulá o el egipcio Abdel Fatah el Sisi sean asesinados, lo que crearía grandes turbulencias en la región. Deberíamos maximizar todo lo posible nuestra cooperación con estos países árabes, y buscar una amistad de fondo a fin de iniciar un proceso de superación del odio.

9. Aunque las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) son admiradas en todo el mundo por sus logros, no debemos caer en la complacencia. Es sólo nuestra superior fuerza militar lo que en última instancia refrena a nuestros enemigos. Aunque eso suponga sacrificar otros planes económicos importantes, debemos seguir protegiendo la magnífica potencia de las IDF y nuestras industrias militares.

Los bárbaros que están a nuestras puertas –con Irán, una demencial teocracia islámica chií, a la cabeza– siguen obsesionados con nuestra destrucción. En cualquier momento podrían enfrentarse a nosotros el siervo de Irán, Hezbolá, o su aliado, Hamás. Debemos estar preparados para usar todo nuestro poderío si nos vemos abocados a otro conflicto.

Estos son algunos de los principales desafíos a los que se enfrenta actualmente Israel. Parecen tremendos, pero vistos en el contexto de lo que hemos afrontado en los últimos setenta años, nunca hemos sido tan autosuficientes y poderosos como hoy. Por tanto, estamos en una posición óptima para defendernos, si hiciera falta.

© Versión original (en inglés): The Algemeiner
© Versión en español: Revista El Medio

Informe presentado en el Congreso de EEUU advierte que “Hezbollah es un actor principal de la delincuencia organizada en América Latina”

Emanuele Ottolenghi, especialista en financiación de grupos terroristas y delictivos, presentó su investigación. La Triple Frontera, el enclave en el que confluyen Argentina, Brasil y Paraguay, es donde tiene sus principales redes de apoyo logístico en la región

Hezbollah

Hezbollah

Mientras los “misioneros” iraníes ganan almas para el chiismo, incluso en países como Perú, Cuba y Costa Rica, donde antes prácticamente no había musulmanes, Hezbollah está metido de lleno en el tráfico de drogas, el contrabando de cigarrillos y otras actividades delictivas en América Latina.

Ese es el panorama que el italiano Emanuele Ottolenghi, especialista en financiación de grupos terroristas y delictivos, describe en un informe recientemente presentado ante un subcomité del Senado de Estados Unidos dedicado, entre otros temas, al hemisferio occidental y al crimen transnacional.

Ottolenghi, miembro de la Fundación para la Defensa de las Democracias, con sede en Washington, habló con EFE de las “Influencias externas emergentes en el hemisferio occidental”, como se titula su análisis, centrado en el régimen iraní, el grupo chiita libanés Hezbollah y las actividades de ambos en América Latina.

El grupo terrorista ve a América Latina como una fuente de financiación alternativa desde hace décadas

Para Ottolenghi, no cabe duda de que “hay muchos puntos de contacto” entre el régimen iraní y Hezbollah también en América Latina, según dijo en una entrevista telefónica con EFE.

En el informe se afirma que, “de hecho, la operación de Hezbollah en América Latina es parte integral de la estrategia de Teherán y depende del apoyo iraní”, un apoyo que el grupo chiita paga “proveyendo ayuda a las operaciones iraníes cuando se necesita”.

Aunque Irán ha tratado de exportar su revolución a América Latina desde los años 80, como medio para azuzar los sentimientos antiestadounidenses y desafiar la influencia del “imperio”, “el punto de inflexión” fue la amistad que el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, tuvo con su colega iraní Mahmoud Ahmadinejad, extendida luego a otros presidentes latinoamericanos.

Chávez le permitió usar a Venezuela para burlar las sanciones estadounidenses contra Irán, señala.

Sin embargo, los intentos de exportar la Revolución iraní de 1979 a América Latina son muy anteriores y estuvieron a cargo de “misioneros” como Moshen Rabbani, quien llegó en 1983 a Buenos Aires, de donde salió unos años después del segundo gran atentado contra intereses judíos en la Argentina, perpetrado en 1994 y del que hoy es considerado uno de los responsables.

Irán sigue viendo a América Latina como un lugar de expansión ideológico-religiosa

Desde la ciudad iraní de Qom, Rabani sigue dedicado a dirigir la red misionera en América Latina, que ya no sólo tiene mezquitas y centros en la Argentina, Brasil y Venezuela, sino en países sin comunidades musulmanes previas, como Perú, Cuba y Costa Rica.

Ottolenghi destaca que el centro chiita de Abancay (Perú) acoge ya a 100 conversos y que algunos de los nuevos musulmanes latinoamericanos son enviados a Irán a formarse como clérigos para que sigan diseminando la semilla del chiismo en la región.

El acento del apostolado está puesto en la justicia social, para lo cual convierten a Hussein, el imán descendiente de Mahoma al que los chiitas consideran su líder histórico, en una especie de Che Guevara, dice Ottolenghi.

“Irán sigue viendo a América Latina como un lugar de expansión ideológico-religiosa”, afirma, para señalar después que la red de centros misioneros iraníes en la región no sólo dispensa servicios religiosos, sino “adoctrinamiento” y “radicalización”.

En cuanto al Hezbollah, que desde 1997 está en la lista de organizaciones terroristas extranjeras de Estados Unidos, indica que está convirtiéndose en un actor principal de la delincuencia organizada en América Latina.

La Unión Europea considera al brazo armado de Hezbollah una organización terrorista, pero no tiene en la lista a la rama política.

A juicio de Ottolenghi, a Hezbollah ya no le basta con el dinero iraní. “Se ha hecho más grande y necesita generar mucha plata para cubrir sus necesidades”, subraya.

El grupo libanés ve a América Latina como una fuente de financiación alternativa desde hace décadas, pero en los últimos tiempos ha habido un cambio en sus actividades.

Según Ottolenghi, comenzaron ayudando a los narcos y otros delincuentes a lavar el dinero negro, pero ahora la droga –mayormente cocaína y en menor volumen metanfetamina– que reciben como pago por ello la distribuyen y venden globalmente, especialmente en Europa, Oriente Medio y África.

Además también aportan precursores y otros materiales para la elaboración y “hasta hay indicios de laboratorios de droga bajo control de Hezbollah”, señala.

La Triple Frontera, un enclave en el que confluyen Argentina, Brasil y Paraguay, es donde Hezbollah  tiene sus principales redes de apoyo logístico y financiero en América Latina.

Paraguay es el centro financiero por excelencia para Hezbollah, señala Ottolenghi, en cuyo informe se destaca que la corrupción existente en organismos de aduanas y otros en países de América Latina ha ayudado a la expansión del grupo en la región.

Fuente: Infobae

¿Conseguirá Trump crear un nuevo Oriente Medio?

Donald Trump atril 940x525

Por Eli Cohen 

Trump tiene planes para Oriente Medio y parece que los está llevando a cabo. Para su gira regional, eligió los destinos cuidadosamente con un objetivo claro: afianzar el entendimiento entre los países suníes (Egipto, Jordania y los países del Golfo encabezados por Arabia Saudí) e Israel para combatir al terrorismo islámico, especialmente al ISIS, contener la expansión de la influencia iraní y lograr un acuerdo definitivo y de alcance regional para que, de una vez por todas, israelíes y palestinos firmen una paz estable.

De Riad a Belén, pasando por Jerusalén

La primera parada de la gira, Riad, fue el escenario perfecto para que Trump desplegara su narrativa para el nuevo Oriente Medio que quiere forjar. Trump destacó que la lucha contra el terrorismo yihadista es “una lucha del bien contra el mal”, y dijo ante los saudíes que no iba a dar lecciones (enfoque aislacionista y westfaliano ante las violaciones de derechos humanos y la falta de libertades en la monarquía saudí, es decir, política exterior America First) sino a buscar aliados.

Satisfecho por el recibimiento saudí, Trump se dirigió posteriormente a Israel. En la rueda de prensa conjunta entre Trump y Netanyahu, celebrada en Jerusalén, el premier israelí dijo: “Por primera vez en mi vida veo una verdadera esperanza de cambio”. No sabemos el alcance del famoso “acuerdo definitivo” que propugna el inquilino de la Casa Blanca, ni los detalles del mismo (the devil is in the details); pero Netanyahu se muestra extraordinariamente optimista. Además, para más alegría de Bibi, Trump también ha sido el primer presidente norteamericano en ejercicio en visitar el Muro de las Lamentaciones, ubicado en Jerusalén Este, territorio reclamado por los palestinos como su futura capital.

Por su parte, Mahmud Abás, el presidente palestino, ha entablado, aparentemente, una buena relación con Trump. Sin embargo, en su encuentro en Belén el norteamericano le dio un tirón de orejas al manifestar que la paz no llega a sitios donde el terror es recompensado, en clara referencia a los salarios que la Autoridad Nacional Palestina paga a los terroristas palestinos y a sus familias. En la ciudad de la Natividad, Trump declaró que un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos sería el principio de una paz regional más amplia. En su último discurso antes de partir, aseguró a los israelíes que “los palestinos están preparados para alcanzar la paz”.

¿Una estrategia posible?

El plan de la Administración Trump parece simple y lógico: los países suníes aceptan a Israel –Egipto y Jordania ya lo hacen– y son los garantes y patrones de un acuerdo con los palestinos. A cambio, EEUU no se inmiscuye en sus asuntos internos, les procura ayuda militar y económica e intensifica su apoyo a estos países para derrotar al ISIS y contener a Irán.

La estrategia de Trump es una reordenación de las alianzas en Oriente Medio, según Aaron David Miller, uno de los mayores expertos en el conflicto entre israelíes y palestinos, es coherente, pero –apunta el analista– eso no significa que vaya a funcionar.

No es tan fácil que se establezca un entendimiento fluido entre Israel y los países del Golfo, pese a la colaboración y los negocios soterrados de los últimos años, sobre todo en lo referente a contener a un Irán cada vez más crecido, empoderado e influyente. Tampoco es tan fácil que todos los países del Golfo se vuelquen incondicionalmente en la lucha contra el Estado Islámico –muchos lo ven como un contrapeso a Irán–, y sus fuerzas militares no son precisamente efectivas –la campaña en el Yemen contra los rebeldes huzis ha sido un desastre–. Israel puede proporcionar inteligencia y cierta ayuda, pero está lejos de expandir su colaboración a otros niveles más altos e intensos.

Enfrente tienen a un bloque que parece más fuerte, cohesionado y exitoso: el formado por Irán, el Irak chií, Siria y Hezbolá, con el respaldo ruso.

A pesar de ello, si se logra un entendimiento basado en el mutuo reconocimiento y en la cooperación regional, giraría en torno a la independencia política plena de los palestinos. Los países suníes pueden presionar a los palestinos para que acepten las condiciones sugeridas por Trump, pero hasta un determinado límite, más aún cuando Egipto y Jordania, principalmente, desempeñarían el papel de garantes. El acuerdo definitivo iría precedido de uno interino, por el cual Israel restringiría la construcción en los asentamientos, llevaría a cabo ciertas cesiones de territorio a la Autoridad Palestina en Cisjordania y aumentaría los incentivos económicos a los palestinos. Sin embargo, estos avances no significarán nada si el liderazgo palestino no está dispuesto a cumplir con la aburrida tarea de administrar un país; recordemos lo que Bill Clinton dijo el año pasado: ”Me dejé la piel para que los palestinos tuvieran un Estado y aun así lo rechazaron”.

No obstante, además de las cuestiones perennes del conflicto, como Jerusalén Este, los refugiados palestinos o el control del valle del Jordán, todavía quedan muchas incógnitas; la primera de ellas es Gaza y el papel de Hamás, aislado ahora de la Hermandad Musulmana pero fiel cliente de los iraníes.

El cambio viene desde dentro

Sea o no fructífera la estrategia trumpista para Oriente Medio, tiene razón el presidente norteamericano: el cambio debe originarse desde dentro. Así, en su despedida hizo un llamamiento –en el que no ahorró en elogios hacia la gesta del pueblo judío durante los últimos dos mil años y su renacimiento en el Estado de Israel– a cristianos, musulmanes y judíos a crear un mundo mejor y destacó el compromiso que ha obtenido del rey Salman para ello.

No queda más remedio que esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos. Y eso, en la era Trump, ya es garantía de sorpresas.

Fuente: Revista El Medio

Mensajes urgentes al mundo musulmán

Cuando el anterior presidente de EEUU, Barack Obama, pronunció su primer discurso presidencial de importancia, en El Cairo en 2009, sus invitados de honor, sentados en primera fila, fueron líderes de la Hermandad Musulmana. Los regímenes militares del Medio Oriente, menos radicales que los islamistas, fueron dejados de lado y, así, debilitados. (Imagen: la Casa Blanca).

por: Nonie Darwish

La primera reacción de EEUU tras el 11-S debería haber sido cancelar los visados de todos los países de mayoría musulmana, salvo los de máxima importancia. Pero nuestros políticos tenían las manos atadas, no por temor a una reacción violenta de los países islámicos, que probablemente esperaban un boicot de EEUU, sino por temor a una reacción negativa de los medios y los progresistas de Occidente.

La decisión de permitir que los musulmanes, refugiados y demás sigan entrando en EEUU tras el 11-S fue un error, y no ha hecho ningún favor al islam y a los reformistas musulmanes. He aquí por qué:

El caos y el derramamiento de sangre en el mundo musulmán, incluso en los países musulmanes más moderados, como Turquía, se produce entre los musulmanes que quieren aplicar la ley islámica de la sharia, de manera total y sobre todos mediante un gobierno teocrático, y los que quieren menos sharia adoptando un régimen militar. Occidente no entiende que la única forma de gobierno que puede hacer frente a una teocracia islámica totalitaria es un gobierno militar, y ningún otro. ¿Quién podría imaginar que una junta militar podría considerarse el único salvador frente a las tiranías islámicas que quieren que todos vivan totalmente, al ciento por cien, bajo las leyes de la sharia?

Cuando el expresidente de EEUU Barack Obama honró a los Hermanos Musulmanes con su primer gran discurso como presidente, ¿quiénes eran los invitados de honor en las primeras filas? Los líderes de los Hermanos Musulmanes. Las formas de gobierno islamistas militares de Oriente Medio, menos radicales, fueron marginadas y por lo tanto debilitadas. El entonces presidente de Egipto, Hosni Mubarak, cuya relación con los Hermanos Musulmanes había sido muy turbia, entendió el mensaje. No asistió. Con la jugada de Obama, el equilibrio de poder entre dos fuerzas que combaten por el control del gobierno se inclinó inmediatamente a favor de los Hermanos Musulmanes. Por primera vez desde su fundación en 1928, se hizo oficialmente con el control del gobierno egipcio tras el caos en 2011 de la “Primavera Árabe”. Un año después, 22 millones de egipcios tuvieron que sufrir una sangrienta contrarrevolución para traer de vuelta el tipo de gobierno que los egipcios siempre habían favorecido frente a la teocracia islámica.

Ahora, la izquierda occidental está lanzando otro peligroso mensaje a los ciudadanos de a pie del mundo musulmán: ¡No deben temer nada los musulmanes moderados y otros por la posible infiltración del islam radical! ¡Miradnos, gobiernos occidentales! Estamos metiendo refugiados a los que no pueden vetar aunque sean infiltrados del ISIS. Aunque los Hermanos Musulmanes son ilegales y está considerada organización terrorista en varios países musulmanes, a nosotros en Occidente no nos preocupan en absoluto. De hecho, nosotros los occidentales somos tan bondadosos y generosos que estamos animando a muchas organizaciones a operar legalmente en Occidente bajo la bandera de los Hermanos Musulmanes, ¡incluso organizaciones que simpatizan con el grupo terrorista Hamás, que están jurando derrocarnos! ¡Mirad qué valientes somos, qué confiados y libres de “islamofobia”!

Al asumir que los Hermanos Musulmanes no son peligrosos para las sociedades libres, y dejando entrar a refugiados de las áreas infestadas de terrorismo en Oriente Medio, estamos enviando un mensaje a los musulmanes moderados de Oriente Medio: Los ciudadanos de Occidente ni siquiera se molestan en proteger su sistema libre para que no sea conquistado por los fanáticos de la sharia, así que tal vez los sueños del Califato no son algo tan malo, al fin y al cabo.

Occidente, al aceptar a todos los refugiados sirios, no sólo está enviando el “involuntario” mensaje anterior; también está dejando Siria sin ningún tipo de resistencia ante el Califato (ISIS). La compasión de Occidente al aceptar a los refugiados que escapan del ISIS acabarán permitiendo que los radicales sean los únicos que gobiernen sin oposición en Siria e Irak.

Se ha defendido como un gesto de compasión una política exterior estadounidense que recomienda absorber sin vetos a los refugiados musulmanes, pero en realidad es pura negligencia y pone temerariamente en peligro a los ciudadanos, las libertades occidentales y la democracia.

Rescatar a todos los refugiados musulmanes tiene algunas consecuencias indeseadas:

  • Les estamos diciendo equivocadamente a los reformistas musulmanes, y en especial a los de Oriente Medio, que no tienen nada que temer por la infiltración del ISIS.
  • Al no declarar a los Hermanos Musulmanes organización terrorista estamos volviendo a legitimarla y reforzarla.
  • Al no mostrar la adecuada respuesta agresiva al terrorismo islámico, Occidente no es percibido como gentil, sino como débil.

Al aceptar al islam y sus refugiados sin los vetos adecuados, Occidente no está haciendo ningún favor al islam ni a los musulmanes: para los reformistas, está acabando con cualquier esperanza de reforma.

Se necesita imperiosamente una mano firme para tratar con el mundo musulmán. Debemos decir: no, no podemos aceptar vuestras aspiraciones yihadistas. No podemos aceptar vuestra imposición al mundo de vuestro estilo de vida; vuestro estilo de vida es inaceptable para nosotros. Antes de enviar a vuestros refugiados, debéis acabar con vuestra cultura yihadista de “nosotros contra ellos”. El mundo civilizado ya no considera tolerables vuestras aspiraciones a un Califato islámico.

Si Occidente tiene el coraje de hacer esto, tal vez un día la historia atribuya la reforma del mundo musulmán a, en parte, la fuerza y la convicción de Occidente contra la tiranía y el sufrimiento humano.

Hamas critica la designación que Donald Trump le dio como grupo terrorista semejante a ISIS, Al qaeda y Hezbolla.

El grupo terrorista Hamas acusó al presidente estadounidense Donald Trump de exponer su parcialidad hacia Israel, después de haber incluido a Hamas en una lista de grupos terroristas que, dijo, representa una amenaza mundial de “proporciones épicas”.

UnitedWithIsrael   En un discurso pronunciado a unos 50 líderes de los países árabes y de mayoría musulmana en la capital saudí de Riad el domingo, Trump dijo: “Ahora nos enfrentamos a una catástrofe humanitaria y de seguridad en esta región que se está extendiendo por todo el planeta. Es una tragedia de proporciones épicas “.

“No hay descripción, ni medida del sufrimiento y la depravación que han causado estos grupos. Las cifras reales del daño que han causado ISIS, Al Qaeda, Hezbollah, Hamas, y tantos otros, se debe contar no sólo en el número de muertos. También se contará en generaciones de sueños desvanecidos “, dijo, en su primer discurso entregado al extranjero desde que asumió el cargo.

Imploró a los países de Oriente Medio extinguir lo que llamó “extremismo islámico” que emana de la región, y describió el conflicto como una “batalla entre el bien y el mal.”

Trump también se refirió brevemente a sus próximas reuniones con el primer ministro Benjamin Netanyahu y el jefe de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas, quien estuvo presente en la cumbre. “Si estos tres hijos de (Abraham) pueden unirse, la paz en este mundo es posible, incluyendo la paz entre Israel y los palestinos”, dijo Trump.

Hamas reaccionó al discurso afirmando que la designación de Trump hacia Hamas como una organización terrorista “está sesgada” y está en conformidad “con las políticas de la ocupación israelí”.  “Las declaraciones de Trump no frustran nuestro objetivo de liberar a Palestina, ni obstaculizan nuestra firmeza y resistencia “, declaró Hamas.

El portavoz de Hamas Fawzi Barhoum dijo desde la ciudad de Gaza que las declaraciones de Trump son una “tergiversación de los hechos.” Llamó el discurso de una “confirmación” de que Trump está siguiendo la política de las administraciones anteriores.

Hamas ha sido designada como una organización terrorista por Israel, los EE.UU., la Unión Europea (UE), y el Reino Unido, así como por otros países.  Hamas ha declarado en repetidas ocasiones que su objetivo final es destruir el Estado judío y aspira a establecer un estado islámico en su lugar, al describir su estilo como un movimiento nacional palestino.

 Fuente: UnitedWithIsrael

Trump: Irán debe desarmar a las milicias y no obtener un arma nuclear nunca.

El Presidente Donald Trump desafió a Irán en una declaración de política importante en Jerusalén y reveló hasta qué punto Arabia y otros gobernantes musulmanes habían cambiado hacia Israel.

“Podemos declarar con una sola voz que a Irán no se le debe permitir poseer un arma nuclear nunca, nunca y debe cesar la formación de terroristas y milicias de inmediato!’ El presidente estadounidense, Donald Trump en un comunicado que emitió en la residencia del presidente israelí el lunes 22 de mayo en Jerusalén, poco después de llegar a Israel.

“Yo lo vengo afirmando, que no somos sólo amigos, sino aliados y estaremos siempre juntos,” él continuó diciendo e instó: “Debemos fortalecer nuestra cooperación, ya que ambos nos enfrentamos a las amenazas comunes de ISIS y otros terroristas que fomentan violencia terrible en todo el mundo. Juntos podemos poner fin a decenas de años de violencia “, dijo. Trump, que viajó a Israel directamente desde Riad, informó sobre el fuerte consenso que encontró en el mundo musulmán en la necesidad de ponerse de pie juntos en contra de Irán.

Citó al rey saudí Salman en este consenso, añadiendo que el monarca y otros gobernantes árabes sienten fuertemente la necesidad de paz entre Israel y los palestinos. Muchos de ellos, dijo, expresaron la voluntad de poner fin al extremismo, después de escuchar su discurso. También encontró una creciente conciencia entre los líderes árabes y musulmanes que se reunieron en Riad el domingo acerca de “su causa común con Israel bajo la amenaza de Irán” y la voluntad de ayudar en los esfuerzos de paz.

Trump dijo que era un honor estar en la patria del pueblo judío. Elogió el compromiso de Israel con la paz y dijo que espera con interés el debate sobre el proceso con el líder palestino Mahmoud Abbas en Belén este martes.
En un comentario que realizó ante la prensa a su llegada a la residencia del presidente, el presidente de Estados Unidos dijo que tenía dos enviados de primer nivel que trabajan en la promoción de un tratado de paz, y nombró a su enviado especial de Oriente Medio, Jason Greenblatt y el nuevo embajador estadounidense en Israel, David Friedman . Bromeó cuando dijo: “Si no hay paz, voy a saber a quién culpar”
El Presidente Reuven Rivlin dijo: No podemos despertar con Irán y Hezbollah en nuestra frontera. Queremos a Irán fuera de Siria, del Líbano y lejos de nuestras fronteras, y hay que seguir adelante con este objetivo, junto con Estados Unidos “.

Donald Trump una vez más refutó las evaluaciones de los medios de comunicación de su viaje a Israel como una demostración de amistad sin contenido real. Muy poco después de su llegada, se puso de pie en la residencia presidencial en Jerusalén y entregó una serie de declaraciones de política importantes y nuevas revelaciones:

1. A Irán no se le permitiría poseer un arma nuclear.

2, Irán debe desmantelar a los terroristas chiítas y milicias.

3. Irán debe eliminar todas esas mismas milicias extranjeras de Siria.

4. Irán debe evacuar a las fuerzas de Hezbolá desde Siria y desarmar a esta organización chií libanés.

5. El rey saudí Salman le había contado de primera mano de su ferviente deseo de una paz entre israelíes y palestinos. Trump escuchó el mismo sentimiento de otros gobernantes árabes y musulmanes.

Nuestras fuentes militares añaden: La cuestión de las milicias pro-iraníes se vincula directamente con la confrontación en el campo de batalla que se ha llevado a cabo en los últimos quince días a lo largo de las fronteras de Siria con Jordania e Irak. Informes de Debkafile han dado a conocer la llegada de las fuerzas de operaciones especiales estadounidenses y otras fuerzas occidentales en un paso clave. Fueron seguidos esta semana por contingentes de élite rusos, que llegaron cerca para apoyar un esquema sirio-iraní-Hezbollah para intentar capturar esta vital e importante frontera. Los estadounidenses están estacionados allí para impedir que Irán forje un puente por tierra desde Teherán a Siria a través de Irak al tomar control de esta frontera estratégica.

Fuente: Debkafile