Archivo de la categoría: GRUPO G5+1

Puntos críticos a considerar a fin de comprender el acuerdo en materia nuclear iraní

iran-nuclear

por: Y. Carmon, A. Braunstein y A. Savyon*

El siguiente análisis es el primero de una serie que discutirá el acuerdo en materia nuclear iraní y examinará el Plan General de Acción Conjunto (PGDAC) desde la perspectiva estadounidense. Este se centrará en los componentes del PGDAC como documento legal. También se basará en la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (RCSNU), que endosó como referencia el PGDAC. Este no discutirá posibles implicaciones futuras, ni tampoco significa que será una evaluación global del trato.

Habría que destacar que, contrario a lo que se percibe, el PGDAC no es un contrato bilateral o multilateral entre los Estados Unidos y/o Europa e Irán. Nada ha sido firmado y nada es jurídicamente vinculante entre cualquiera de las partes. Es un conjunto de entendimientos enviado a un tercero, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), para su aprobación. Esta estructura es el resultado de la insistencia de Irán de no firmar ningún contrato bilateral o multilateral.

Disposiciones del PGDAC previenen futuras inspecciones a instalaciones militares [1]

Las disposiciones del acuerdo pueden ser interpretadas como impedimento para la inspección de las instalaciones militares en lugar de permitir las inspecciones. Las disposiciones para las inspecciones por el AIEA crean dos categorías:

1. La primera categoría establece que los inspectores podrán solicitar entrar en una instalación que se sospeche posee material nuclear. Existe un proceso posterior que la AIEA debe pasar a fin de acceder a esa instalación, lo que implica el intercambio de un toma y dame de solicitudes y explicaciones con Irán. Si un acuerdo no es alcanzado, la Comisión Conjunta, compuesta por los E3/UE+3 e Irán, [2] puede decidir sobre los medios adecuados para resolver el problema dentro del lapso de 7 días sobre la base de 5 votos de sus 8 miembros, e Irán debe implementar la decisión en un plazo de 3 días.

2. La segunda categoría distingue instalaciones militares de las otras instalaciones a la que la AIEA pueda solicitar el acceso declarando: “… Tales solicitudes [para el acceso] no serán destinadas para interferir con otras actividades de seguridad nacional o militares iraníes”. [3] Esta disposición excluye efectivamente a priori instalaciones donde Irán puede reclamar que la AIEA está interfiriendo con sus actividades de seguridad nacional o militares. Por lo tanto, el proceso descrito en la primera categoría, que obligaría a Irán a someterse a las inspecciones al final del período de solicitud de 24 días no aplica. [4]

3. Las disposiciones del PGDAC también estipulan que la AIEA tendrá que “colocar a disposición información relevante” [5], al explicar el por qué desean el acceso a un determinado lugar. Esta disposición puede servir como base para la demora y ofuscación del acceso por parte de Irán, alegando que necesita fuentes relevantes de inteligencia reveladas, tal como lo han hecho en el pasado.

La duración de las sanciones podría ser inferior a 8 años dependiendo del informe del Director General de la AIEA

El PGDAC establece una opción para hacer que llegue el Día de la Transición antes del período de tiempo especificado de 8 años diciendo, “El Día de la Transición ocurrirá 8 años a partir del Día de la Adopción o por un informe del Director General de la AIEA a la Junta de Gobernadores de la AIEA y en paralelo al Consejo de Seguridad de la ONU indicando que la AIEA ha llegado a la Conclusión más Amplia de que todo el material nuclear en Irán permanece en actividades pacíficas, lo que ocurra primero”. [6] No existe límite de tiempo respecto a qué año el Director General de la AIEA pudiera proveer este informe.

La re-imposición de sanciones dependiente del Consejo de Seguridad

El Consejo de Seguridad aprobó la Resolución 2231 el 20 de julio, 2015. Los artículos 11 y 12 de la resolución establecen que puede ocurrir la re-imposición de sanciones en caso de “incumplimiento” por parte de Irán. Sin embargo, la frase final del artículo 12 provee una clausula evasiva para que las sanciones no puedan volver a imponerse diciendo: “… a menos que el Consejo de Seguridad decida de otra manera”. [7]

La acumulación de uranio natural permitido iguala la cantidad presente de uranio enriquecido

Las disposiciones del PGDAC estipulan que Irán tendrá que disponer de sus 10 toneladas de uranio enriquecido a bajo nivel ya sea transfiriéndolo a Rusia o vendiéndolo en el mercado comercial. También estipula que la cantidad de uranio enriquecido permitido a Irán no puede exceder de 300 kilogramos durante 15 años. Si bien las disposiciones están diseñadas para inspeccionar las instalaciones de extracción de uranio por Irán, la cadena de suministro y la cantidad de uranio enriquecido que posee, le permite a Irán negociar su uranio enriquecido por la misma cantidad de uranio natural durante 15 años. Este uranio pudiera ser enriquecido a niveles más altos al grado de armas después del límite de 15 años.

Investigaciones del PDM: Irán exigió sólo ayudar en el proceso, los resultados no afectarán la implementación del PGDAC

Las disposiciones del PGDAC exigen solamente que Irán colabore con la AIEA en el proceso de verificación de las Posibles Dimensiones Militares (PDM) a fin de que comience el proceso de levantamiento de las sanciones. Es indiferente acerca de los resultados, es decir, no hace mención a lo que sucederá si el proceso de verificación descubriera que Irán intentó anteriormente desarrollar armas nucleares. [8]

Las investigaciones en Parchin son secretas

Bajo el PGDAC, el manejo del tema de Parchin ha sido denominado secreto de estado. Parchin es un ejemplo de actividades sospechosas de emplazamiento de armas nucleares que tuvo lugar en una base militar. [9] Al no revelar los detalles del caso oculta los intentos por Irán de crear una opción militar – en contraste de sus repetidas negativas a tales denuncias. [10]

Arak permanece siendo una instalación de agua pesada, autorizada para la exportación de agua pesada

La instalación de Arak alberga la planta de producción de agua pesada de Irán y un reactor de agua pesada. A pesar de la vaga redacción sobre el estado del reactor tras la aprobación del PGDAC (es decir Irán “rediseñará” el reactor y será “modernizado”),[11]todavía continuará operando parcialmente utilizando agua pesada. Además, “se hará disponible todo exceso de agua pesada para exportarla al mercado internacional”. [12]

Excluida del PGDAC entrevista a científicos militares

La exigencia occidental en las negociaciones para que Irán permita las entrevistas a científicos nucleares iraníes fue excluida por completo del PGDAC.

*Y. Carmon es Presidente y Fundador de MEMRI; A. Braunstein es investigador en MEMRI; A. Savyon es Director del Proyecto Medios de Comunicación Iraní en MEMRI.


[1] Cabe señalar que de acuerdo a informes, el gobierno de Estados Unidos no vio como “apropiada” la inspección de las instalaciones militares. Un portavoz del gobierno le dijo a la prensa que “el punto de entrada no es que debamos poder entrar en todos las instalaciones militares, porque los Estados Unidos de América no le permitirá a nadie entrar en todas las instalaciones militares, por lo que esa acción no es la apropiada”. http://news.yahoo.com/us-says-system-reached-un-access-suspect-iran-162509010.html

[2] La Comisión Mixta hará un “seguimiento a la aplicación de este PGDAC y llevará a cabo las funciones previstas en este PGDAC. La Comisión Mixta abordará temas derivados de la aplicación de este PGDAC y operará de conformidad con las disposiciones detalladas en el anexo correspondiente”. El PGDAC, su Preámbulo y Disposiciones Generales, ix.http://apps.washingtonpost.com/g/documents/world/full-text-of-the-iran-nuclear-deal/1651/

[3] PGDAC, Anexo I, Q.74. Para ver el texto completo, véase el Pie de Nota 2.

[4] Cabe mencionar que el PGDAC no menciona de ninguna manera el permiso para acceder a las instalaciones militares. El término “militar” sólo se hace referencia en referencia a prevenir el acceso a las instalaciones en las que dicho acceso puede interferir con las actividades militares.

El Ministro de Defensa iraní, General de Brigada Hossein Dehqan lo confirmó el 20 de julio diciendo: “Definitivamente, no autorizamos ningún acceso (internacional) a nuestros secretos militares y de seguridad”. http://www.tasnimnews.com/english/Home/Single/805144

Similarmente, el principal asesor en asuntos internacionales del Líder Supremo Jamenei, Ali Akbar Velayati declaró el 21 de julio, “Ellos (los occidentales) han hecho algunos comentarios sobre temas de defensa y de misiles, pero Irán no permitirá que visiten nuestros centros militares e interfieran en las decisiones sobre el tipo de armas defensivas de Irán”.http://english.farsnews.com/newstext.aspx?nn=13940430000961

[5] PGDAC, Anexo I, Q.76. Véase Pie de Nota 2 para el enlace al texto.

[6] PGDAC, Anexo V, D.19. Véase Pie de Nota 2 para el enlace al texto.

[7] http://unscr.com/en/resolutions/doc/2231

[8] Para más información, consulte: http://www.memri.org/report/en/0/0/0/0/0/0/8624.htm

[9] Parchin es una instalación militar en la que, según un informe de la AIEA del 2011, Irán llevó a cabo actividades destinadas a la construcción de armas nucleares. Véase: http://isis-online.org/uploads/isis-reports/documents/Iran_24May2011.pdf

[10] Además, la integridad de las investigaciones de la AIEA en Parchin ha sido cuestionada: durante la audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado el 23 de julio, el Senador Bob Menéndez cuestionó al Secretario Kerry acerca de si las muestras de suelo que le serán dadas a la AIEA para las pruebas serían proporcionadas por Irán. El Secretario Kerry solo respondió que la información era confidencial. https://www.youtube.com/watch?t=730&v=N4TK8hOLrNA

[11] PGDAC, I.B.8. Véase Pie de Nota 2 para el enlace al texto.

[12] PGDAC, I.B.10. Véase Pie de Nota 2 para el enlace al texto.

Fuente: Por Israel

Viena maldita

14525696_xl

En los últimos días, la pacífica y poco mentada capital austríaca, ha cobrado protagonismo en el plano político internacional, ya que en ella culminaron las negociaciones del acuerdo que el grupo llamado 5 + 1 firmó con Irán para limitar su capacidad de desarrollo de armamento nuclear. Y decimos limitar, ya que los expertos coinciden en señalar que el camino hacia la primera bomba atómica chiita ha quedado finalmente pavimentado gracias a unas restricciones en la cantidad de los instrumentos para su desarrollo (centrifugadoras) que en poco tiempo duplicarán sus capacidades. Ello unido a la liberación de enormes cantidades de capitales embargados (que Irán usará, como hasta ahora, para financiar a grupos terroristas como Hezbolá o Hamás, y posiblemente a regímenes o corrientes políticas “afines”, incluso en nuestra casa) constituye una mala noticia para el mundo libre, para el mundo árabe y, por supuesto, al objetivo declarado de destrucción que es el estado judío.

Paradójicamente, el hotel donde se gestó la declaración final que ha llevado a muchos países árabes suníes a hacer cola en Pakistán para adquirir también ellos su propio armamento atómico y no perder su hegemonía en la zona, se encuentra sito en una plaza vienesa que lleva el nombre del fundador del sionismo moderno, Theodor Herzl, uno entre tantísimos judíos notables que dicha ciudad dio al mundo y que reconocemos sólo con su apellido: Freud, Adler, Bettelheim, Frankl, Schoenberg, Steiner, Lang, Wilder, Preminger, Zweig, Roth, Koestler, Buber, Popper, Gombrich. En 1938 constituían el 10% de la población de la ciudad y, seguramente, eran los únicos que no se lanzaron a la calle a celebrar la anexión por parte de los nazis alemanes, dirigidos por su paisano Hitler.

No fue esa, sin embargo, la primera vez que la suerte de los judíos del mundo transitó funestamente las calles de la antigua capital imperial. Hace justamente 200 años, la Europa que había derrotado a Napoleón se reunió en sus palacios para borrar del mapa los efectos de las conquistas francesas y de su ideología revolucionaria y retrasar los relojes de las sociedades. Allí acudieron preocupados (y, por vez primera en la historia continental) delegaciones de comunidades judías emancipadas, que comprobaron cómo la paz del “mundo” de entonces (Europa) una vez más pasaba por arrollar sus derechos y los logros que tan duramente habían conseguido.

Viena fue y sigue siendo una ciudad rica en expresiones artísticas y en bajezas morales, como la que obligó a Gustav Mahler a convertirse al cristianismo para poder acceder a la dirección de su Ópera Imperial en una ciudad dirigida por un alcalde abiertamente proclamado antisemita. Ciudad central del país que, tres cuartos de siglo después, sigue presentándose como “víctima” del nazismo y no como parte del mismo. Una Viena de postal y gastronómica, que acompasa alegre los valses que abren cada año, pero maldita para la memoria lejana y presente de los judíos.

Fuente: Por Israel

Un gran acuerdo… para Irán

Hasán Ruhaní, presidente de Irán.

Por William Kristol

Tenemos un acuerdo. Un acuerdo peor aun de lo que imaginábamos. Es un acuerdo que da al régimen iraní 140.000 millones de dólares a cambio de… nada efectivo: no se desmantela el programa nuclear iraní, no hay inspecciones a ningún sitio en ningún momento, no se pone freno al programa iraní de misiles balísticos, no se mantiene el embargo de armas, no se termina con el patrocinio iraní del terror.

Obviamente, es un gran acuerdo para el régimen iraní. Y es un muy mal acuerdo para Estados Unidos. Así que el Congreso debería plantarse. El Congreso debe llevar a cabo una discusión total al respecto. El Congreso debería aprobar una resolución de rechazo. El Congreso debería imponerse al veto presidencial y devolver la política norteamericana hacia Irán a una posición de fuerza, no de súplica.

Si así sucediera, los historiadores dirán que el 14 de julio de 2015 fue el nadir desde el cual EEUU se recuperó. Si el Congreso no doblega al presidente, la recuperación empezará dentro de año y medio, pero desde un abismo aún más profundo, desde una posición aún peor para América, Oriente Medio y el resto del mundo.

Sea como fuere, este acuerdo no puede sostenerse.

© Versión original (en inglés): The Weekly Standard
© Versión en español: Revista El Medio

La resistencia iraní criticó el acuerdo nuclear y aseguró que no impedirá que Irán obtenga bombas nucleares.

Maryam Rajavi, presidente del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán, se pronunció en contra del pacto alcanzado por Teherán y las potencias occidentales y apuntó contra el ayatollah Alí Khamenei

El acuerdo nuclear alcanzado por Irán y las potencias occidentales trajo múltiples reacciones en todo el mundo. La resistencia iraní fue una de las más críticas. En un documento presentado por la presidente del Consejo Nacional de Resistencia, Maryam Rajavi, apunta contra el pacto alcanzado en Viena y asegura que no evitará el camino hacia el engaño y el acceso a la bomba nuclear por parte del régimen de Hasan Rohani.

La líder opositora remarcó que el acuerdo carece de los requisitos de un tratado internacional oficial al eludir seis resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

En su declaración, Rajavi apuntó que el ayatollah Alí Khamenei jamás permitirá un acuerdo que no le permita tener acceso a la bomba nuclear, ya que, de lo contrario, su hegemonía se vería debilitada dentro del régimen.

Ante ese panorama, la presidente del CNRI sostiene que tal retroceso “agravaría la lucha por el poder en el cúpula iraní” y alteraría “el equilibrio interno de poder en detrimento de Khamenei”.

Rajavi consideró este acuerdo nuclear como una derrota “en cuanto a su contenido y estructura” y recordó que fue la resistencia iraní la que en los últimos tiempos denunció los proyectos clandestinos del régimen durante las últimas tres décadas.

Sobre la decisión del ayatollah de llegar a un acuerdo con las potencias occidentales, explicó que respondió a la creciente preocupación del régimen por las duras sanciones internacionales que debilitaron significativamente la economía del país, su “impasse en la región” y las perspectivas deun endurecimiento de las sanciones.

“El G5+1 ahora debería impedir la injerencia regional del régimen. Este es un principio fundamental que debe ser incluido en cualquier acuerdo”, señaló Rajavi. Y agregó: “De lo contrario, todos los países de esta región devastada por la guerra tendrán derecho a exigir todas las concesionesdadas al régimen clerical, que sólo daría lugar a una escalada catastrófica en la carrera por las armas nucleares en Medio Oriente”.

Por su parte, la líder opositora exigió que el dinero del régimen iraní sea colocado bajo supervisión de Naciones Unidas para asegurar que responda a las necesidades urgentes del pueblo de su país. “De lo contrario, Khamenei utilizará esos fondos para promover la política de exportación del terrorismo y fundamentalismo en Siria, Yemen y el Líbano”.

Fuente: Infobae

Irán ha coronado en su objetivo de obtener el umbral nuclear regional. Obama logra su cometido de colocar bombas nucleares en manos de los iraníes, fiasco para Netanyahu

En líneas generales, el acuerdo nuclear final, alcanzado este Martes, 14 de julio, entre las seis potencias mundiales e Irán, después de una década de negociaciones, concede a Teherán el alivio de todas las sanciones a cambio de restricciones en su programa nuclear . La rapidez con que se levantarán las sanciones y la naturaleza exacta de los bordillos se detalla en la versión final del acuerdo nuclear cuando se publique.

En opinión de analistas de Debkafile, el acuerdo es un hito importante en el deseo del presidente Barack Obama para orientar la política exterior estadounidense a un acercamiento con Irán (seguido por Cuba), mientras le da la espalda a dos aliados tradicionales del Medio Oriente, Israel y Arabia Saudita. Se unge a Teherán como líder de la región de cara a obtener el umbral de un arma nuclear.
Los ministros de Exteriores de los Estados Unidos, Gran Bretaña, China, Francia, Alemania y Rusia se reunieron durante una hora después de la medianoche para un último empujón para conseguir el texto final acordado . Los últimos puntos de fricción eran condiciones de último minuto impuestas por Irán para un trato: el levantamiento inmediato del embargo por parte del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la compra de Irán y recepción de armas y la prohibición de su programa de misiles balísticos.

El levantamiento del embargo permitiría a Irán armar libremente a grupos terroristas designados por Estados Unidos como Hezbollah y Hamas, así como a los rebeldes yemeníes. Rusia y China, como proveedores de armas a Teherán, han respaldado a Irán sobre este tema.

El acuerdo según los informes, impuso un límite de 10 años sobre el trabajo nuclear de Irán y se calculó en retrasar la fuga nuclear en un año.

Una fuente diplomática dijo a Reuters que una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU buscaría este mes confirmar los bordillos iraníes sobre su programa nuclear y el alivio de las sanciones que se aplicarán en la primera mitad del 2016.
La fuente dijo que Irán y la Agencia Internacional de Energía Atómica acordaron un plan para hacer frente a las preguntas sin respuesta acerca de las dimensiones militares sospechosas del pasado, en cuanto a la actividad nuclear iraní a finales de 2015. Dijo que un poco de alivio de las sanciones estaba condicionada a Teherán para resolver este problema.
De acuerdo con uno de los últimos borradores del acuerdo, Irán acordó una visita al complejo militar de Parchin, donde se sospecha que Irán ha realizado pruebas de detonación nuclear y acceder a posibles entrevistas con científicos nucleares iraníes. El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, ha prohibido fuertemente esos pasos. No está claro cómo se refinó ese problema en el texto final.
El acuerdo irá ahora a las legislaturas de los firmantes. El Congreso de Estados Unidos tiene 60 días para revisar el acuerdo, con el presidente Barack Obama enfrentando una decisión difícil en el Senado de un acuerdo que tanto él como el secretario de Estado, John Kerry, han luchado por y sin cuartel, y que muchos legisladores de Estados Unidos y el primer ministro Binyamin Netanyahu de Israel han denunciado como “un mal negocio.”
Los iraníes mantendrán a los EE.UU. en el plato caliente, incluso después de la celebración de la firma.
A los Majlis en Teherán se les pedirá promulgar una ley que requiere el acuerdo para ser revisado cada mes y el poder de anularlo si los EE.UU. no pasan la prueba del cumplimiento para con los legisladores iraníes.
Jamenei esta semana denunció a EE:UU. como la “reencarnación de la arrogancia global “- haciendo caso omiso de meses de la estrecha colaboración en las guerras que Irán ha enfrentado en Irak, Siria y Yemen con la administración de Obama.

De hecho, los funcionarios estadounidenses están llevando a cabo la guerra contra el Estado Islámico en Irak en estrecha sintonía con la Guardia Revolucionaria iraní y sus comandantes. Además Washington retiene armas a gran escala de los rebeldes sirios fuera de consideración para el aliado de Teherán, Bashar Assad. Cuando los civiles saudíes tuvieron que  huir por los misiles lanzados por los rebeldes Houthi respaldados por Irán en Yemen, el gobierno de Obama miró hacia otro lado.
La situación en estos escenarios de guerra plantea una amenaza aún mayor que el acuerdo firmado en Viena el martes.

Incluso si Irán cede ante las inspecciones en Parchin y aunque sea levantada hasta la última sanción en 2016, el acuerdo palidece en comparación con la crisis en la región provocada por Teheran en gran parte instigado y promocionada por Irán en la escena mundial. De todos modos, muchas de las sanciones se han levantado en silencio para ganar la aquiescencia de Irán a las conversaciones. Irán nunca ha interrumpido su desarrollo de misiles balísticos intercontinentales.

Para Obama, se trata de una gran victoria, al igual que es un fiasco importante para Binyamin Netanyahu. Las maniobras del presidente de Estados Unidos lograron contener la acción militar de Israel para paralizar la capacidad de armas nucleares de Irán durante 6 años. Ahora, después de la conclusión de un acuerdo internacional que deja el programa nuclear de Irán intacto, la opción militar quedó sin piso, por lo menos en un futuro próximo.

Fuente: Debkafile

Netanyahu: el acuerdo nuclear es un “error de proporciones históricas”

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, describió como un “gran error de proporciones históricas” el acuerdo nuclear alcanzado entre Irán y el Grupo 5+1 y aseguró que hará todo lo que esté en su mano para impedir que ese país tenga armas atómicas.

“El acuerdo con Irán es un gran error de proporciones históricas”, dijo el primer ministro durante una breve comparecencia al inicio de una reunión con el ministro holandés de Exteriores, Bert Koenders.

Netanyahu consideró que “Irán verá el camino libre para desarrollar armas nucleares y muchas de las restricciones que se lo impedían van a ser levantadas”, antes de añadir que “éste es el resultado cuando se desea un acuerdo a toda costa”.

“Se han hecho grandes concesiones en todos los temas que debían impedir que Irán alcance las armas nucleares. Adicionalmente, Irán recibirá miles de millones de dólares con los que alimentar su maquinaria terrorista y su agresividad y expansión por Oriente Medio”, subrayó.

Netanyahu insistió en que “no se puede evitar un acuerdo cuando los negociadores están dispuestos a hacer más y más concesiones a quien, incluso durante las conversaciones, gritaba ‘Muerte a EEUU'” en alusión a una manifestación celebrada en Teherán en las que se quemaron las banderas de ese país y de Israel.

Sobre los próximos pasos de su Gobierno, Netanyahu se remitió a su “compromiso” de impedir que Irán se haga con la capacidad militar para fabricar armas atómicas y reafirmó que “sigue en vigor”.

El ex ministro de Exteriores Avigdor Lieberman calificó la jornada como un “día negro para todo el mundo libre”, mientras que el titular de Ciencia y Tecnología, Dani Danón, ha considerado que el pacto alcanzado entre Irán y el Grupo 5+1 “es como darle un fósforo a un pirómano”.

La viceministra de Exteriores, Tzipi Hotoveli, por su parte, manifestó que este acuerdo significa “una capitulación de proporciones históricas ante el eje del mal dirigido por Irán”.

“Las consecuencias de este acuerdo en el futuro próximo son muy graves. Irán ha recibido un espaldarazo para seguir expandiendo (la influencia) de sus aliados terroristas por la región”, añadió.

Fuente: Aurora

Es oficial: EE;UU. le da la espalda a Israel y coloca bombas nucleares en manos del país que mas patrocina el terrorismo islámico a nivel mundial.

Lo confirmaron diplomáticos europeos e iraníes. El pacto incluye un compromiso entre el G5+1 y Teherán que permitirá a inspectores de la ONU pedir visitas a instalaciones militares como parte de sus labores de vigilanciaDe izquierda a derecha: el ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif; el jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán, Ali Akbar Salehi; el de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov; el secretario de Asuntos Exteriores de Reino Unido, Philip Hammon; el secretario de Estado norteamericano John Kerry; y el secretario de Energía de los EEUU, Ernest Moniz

Un alto diplomático dijo que las potencias internacionales e Irán alcanzaron el martes un acuerdo nuclear histórico tras solventar algunos obstáculos finales. El pacto incluye un compromiso entreWashington y Teherán que permitiría a los inspectores de Naciones Unidas solicitar visitas a instalaciones militares iraníes como parte de sus labores de vigilancia, agregó el diplomático.

Pero la concesión de ese acceso libre no estaría garantizada e, incluso en el caso de permitirse, podría retrasarse en el tiempo, una condición que los críticos con el pacto dicen que Teherán aprovechará para ganar tiempo y cubrir cualquier señal de que no están cumpliendo con sus compromisos.

“Se ha llegado a un compromiso en todos los aspectos. Dentro de muy poco, las partes anunciarán los resultados”, informó la agencia oficial rusa TASS, que cita como fuente a un diplomático europeo.

Más tarde, el acuerdo fue confirmado por la agencia iraní ISNA, vinculada a la oficina del líder supremo iraní, el ayatollah Alí Khamenei.

 

El documento final, de unas cien páginas, recoge la eliminación de todas las sanciones internacionales que pesan sobre Irán, que también saldrá de las listas de países sancionados por las Naciones Unidas, según la agencia.

El documento será llevado ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en las próximas semanas para que se apruebe una resolución que le dé validez y luego tendrá que ser revisado yaceptado por el Congreso de los EEUU y el Parlamento de Irán.

El acuerdo también recoge que la aplicación de sus medidas se hará efectiva en tres etapas, una preliminar, otra operativa y otra ejecutiva.

Según el pacto, Teherán tendrá derecho a confrontar cualquier petición de la ONU y una junta de arbitraje compuesta por Irán y las seis potencias mundiales que negociaron el pacto tendrá que decidir sobre el tema.

Asimismo, Irán y la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) firmaron el martes una “hoja de ruta” que autoriza una investigación sobre el programa nuclear de Teherán en el pasado, que se sospecha podría haber tenido una dimensión militar, indicó el director general de este órgano de la ONU.

“Acabo de firmar la hoja de ruta entre la República Islámica de Irán y la AIEA para la aclaración de las cuestiones en suspenso del pasado y del presente relativas al programa nuclear iraní”, declaró Yukiya Amano a los periodistas, celebrando el “avance significativo” que supone este acuerdo.

El objetivo del acuerdo duradero que busca la comunidad internacional es que Irán no pueda acceder a la bomba atómica, a cambio del levantamiento de sanciones y otros alivios.

Los ministros de Exteriores y sus equipos negociadores de los siete países involucrados en la negociación buscaron a lo largo de los últimos 18 días de intensas conversaciones un consenso para poder cerrar este histórico acuerdo.

El presidente de Irán, Hasan Rohani, afirmó hoy que un acuerdo nuclear entre su país y las potencias del Grupo 5+1 será “un triunfo de la diplomacia” y servirá como “buen comienzo” para unas nuevas relaciones internacionales.

En un mensaje colgado en la red social Twitter, prohibida en Irán pero cuyos líderes la emplean con asiduidad, Rohani expresó que el acuerdo nuclear, que se ultima en las conversaciones que se mantienen en Viena, será un instrumento que termine con una época de “exclusión y coerción” en las relaciones entre países.

Fuente: Infobae