Archivo de la categoría: GRECIA

Estados Unidos traslada sus dos principales bases aéreas de Medio Oriente en Incirlik y Al-Udeid.

Los planes para acelerar la transferencia de la gran base de US CENTCOM de Qatar, hacia Arabia Saudita fueron aprobados por el presidente Donald Trump y el príncipe heredero saudí Muhamed bin Salman cuando se encontraron en la Casa Blanca el martes 20 de marzo. Este es un evento impactante para la Medio Oriente, que trasciende las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita, dicen las fuentes militares de Debkafile. 

También revelan que, a pesar de las reiteradas negativas, la administración de Trump está en el proceso de hacer otra movida trascendental, empacar su fuerza aérea y abandonar Incirlik en el sur de Turquía, la mayor base aérea de la región.

Los dos movimientos están interconectados. El presidente turco, Tayyip Erdogan, se ha convertido en un ferviente defensor del emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani, que está enzarzado en una disputa con los gobernantes sauditas. Turquía recientemente estableció una gran base militar en el emirato petrolero. El príncipe heredero saudita y su aliado, el gobernante de los EAU Sheikh Zayed bin Sultan Al-Nahyan, son amigos cercanos y aliados principales del presidente Trump en la región del Golfo. Los dos gobernantes del Golfo ven al presidente turco y al emir de Qatar como archienemigos.

La reubicación de las dos bases estadounidenses se debe además a la fuerte reducción en la lucha contra el ISIS tanto en Iraq como en Siria. Por lo tanto, hay menos necesidad de operaciones de la fuerza aérea de los EE. UU. en esos paises. Las instalaciones y los aviones de EE. UU. con base en Incirlik ya están siendo trasladados a bases en Europa del Este, informan nuestras fuentes militares. El Pentágono también está mirando a Andravida en el sur de Grecia como un reemplazo de Incirlik.

Las instalaciones estadounidenses están siendo trasladadas desde Al-Udaid en Qatar a la base de Prince Sultan Air en el centro de Arabia Saudita, cerca de Al Kharj, que se encuentra 77km al sur de Riyadh. Hace quince años, esta base era el principal centro de la fuerza aérea de los EE. UU. para la región del Golfo, rica en petróleo, y en ocasiones albergaba a más de 60,000 empleados de servicio de EE. UU. Cuando los Estados Unidos invadieron Irak en 2003 y capturaron Bagdad, los gobernantes sauditas insistieron en la evacuación de las tropas estadounidenses. Ahora ellos están regresando.

La reubicación de las dos grandes bases aéreas estadounidenses en Oriente Medio sacudirá la dinámica estratégica de la región. Los soldados estadounidenses están ahora en su lugar para defender el reino saudita. Esto, sin duda, transmitirá un mensaje claro a Irán de que la administración Trump cuenta con el respaldo del régimen real en Riyadh.

Fuente: Debkafile

¿Reconocerá Grecia a Jerusalén como capital de Israel?

El primer ministro Benjamin Netanyahu (derecha) se reúne con el entonces primer ministro griego, Antonis Samaras, el 8 de octubre de 2013 en Jerusalén, Israel. (Foto de Amos Ben Gershom / GPO a través de Getty Images)

Por María Polizoidú 

A la vuelta de su reciente visita de dos días a Israel, donde se reunió con altos funcionarios, Adonis Georgiadis, vicepresidente de Nueva Democracia, el principal partido de la oposición en Grecia, declaró su apoyo al reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel.

En una entrevista con Skai Radio el pasado día 7, Georgiadis dijo que era “casi cómico discutir si Jerusalén es una ciudad judía o no”:

La fundaron los judíos (…) en la antigüedad. Si leen a Flavio Josefo o a Diodoros Siceliotis, encontrarán referencias a la ciudad de Jerusalén, donde estaba el sumo sacerdote del Templo de Salomón, y que era la ciudad de los judíos. Esa es la realidad.

Cuando el entrevistador lo cuestionó diciendo: “Pero ha pasado el tiempo y han ocurrido muchas cosas en la historia de la ciudad”, Georgiadis, que es historiador, repuso:

No digo que no, pero esa ciudad es desde el principio una ciudad judía. Ellos [los judíos] la crearon; la fundaron, es suya… Ahora, la decisión del presidente Trump de transferir la embajada estadounidense a Jerusalén es un poco provocativa… Pero tengo que decir que estoy más a favor de su decisión que en contra.  

Dos días antes, el 5 de marzo, el diputado Makis Voridis, exministro de Nueva Democracia, expresó una opinión parecida en un artículo en el diario Kazimerini:

La decisión del presidente Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel es correcta y justa. El país [Israel] merece el pleno apoyo de EEUU y Europa, porque es la única democracia liberal en Oriente Medio. Israel tiene como vecinos a regímenes autoritarios que no salvaguardan los derechos humanos tanto como deberían. A pesar de las numerosas amenazas externas, este pequeño país sigue conservando su carácter liberal y pluralista. Las libertades individuales están protegidas por la Constitución, se respetan plenamente los derechos de las mujeres y los ciudadanos árabes-israelíes (el 20% de la población) tienen un alto nivel de vida.

En ese mismo artículo podía leerse lo siguiente:

La parte palestina no ha demostrado ninguna intención de negociar en serio con el Gobierno de Jerusalén. Los puntos de vista de los palestinos son maximalistas y peligrosos, ya que en realidad están proponiendo la islamización de la ciudad. Las organizaciones islamistas palestinas, como Hamás y la Yihad Islámica, han lanzado repetidas amenazas contra la población no musulmana de Jerusalén. Los islamistas se imaginan una Jerusalén sin iglesias ni sinagogas. Por otro lado, la Knéset israelí ha reconocido desde 1980 el carácter multirreligioso de Jerusalén y se ha comprometido a no poner trabas a ningún creyente para acceder a los lugares de culto (Ley Básica 5740).  

Tanto Georgiadis como Voridis ingresaron en Nueva Democracia por deseo del ex primer ministro Andonis Samarás, del que se dice que es amigo personal del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Durante su primer mandato, desde 2012 hasta 2015, Samarás trabajó duro para mejorar las relaciones greco-israelíes, que llevaban décadas en punto muerto. A juzgar por las encuestas –según las cuales Nueva Democracia vencería con toda probabilidad al partido en el Gobierno, Syriza, liderado por el primer ministro Alexis Tsipras–, la mayoría de la opinión pública griega está a favor de reforzar los lazos con Jerusalén y Washington.

Numerosos analistas políticos andan prediciendo que para otoño el Gobierno de Tsipras habrá anunciado nuevas elecciones, que se ha quedado sin buena parte de su base a causa de loselevadísimos impuestos, por un lado, y de la pérdida de confianza de los votantes en su política exterior y de seguridad, por otro.

Es muy alentador para el futuro de Grecia que dos destacados parlamentarios de un partido con bastantes opciones de derrotar a los gobernantes actuales estén insuflando nueva vida al sistema político y reforzando las cruciales alianzas con Israel y Estados Unidos.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

Grecia: una mujer va al evento de solidaridad con los refugiados y es violada en grupo por migrantes musulmanes.

El esplendor de la diversidad en plena exhibición en la Grecia multicultural.

Una mujer griega de 23 años y su novio revivieron escenas de horror en la corte de Tesalónica la semana pasada. La mujer fue violada en grupo por tres inmigrantes de Siria y Argelia hace más de un año.

Todo comenzó el 2 de octubre del 2016, cuando la víctima femenina y su novio asistieron a un evento de solidaridad para los refugiados en su universidad en la ciudad de Thessaloniki.

Después de la fiesta, la estudiante y su novio estaban pasando por el patio de la universidad, cuando de repente tres inmigrantes los atacaron con botellas rotas y los ataron.

Los inmigrantes obligaron a la mujer a practicar sexo oral y la robaron, mientras que, al mismo tiempo, a pocos metros de distancia, el evento de solidaridad para apoyar a los refugiados estaba en pleno apogeo.

La policía griega logró arrestar a 3 inmigrantes, de 19, 22 y 29 años, de Argelia y Siria por el caso de violación. Dentro del departamento de los hombres, la policía encontró drogas, 5.500 euros en efectivo, así como joyas robadas …

Fuente: Voice of Europe

GRECIA: Donde la supremacía musulmana turca finalmente está perdiendo terreno

Bandera musulmana de Grecia

Los musulmanes turcos en Grecia dicen que el estado les está quitando sus derechos como una minoría. Cerca de 150 mil miembros de la comunidad viven en la región de Tracia Occidental. Y como Caitlin McGee informa desde Xanthi, los líderes religiosos elegidos por la comunidad ya no son reconocidos por el gobierno. (Bien, entonces regresa a Turquía)

¿Por qué quiere Turquía invadir las islas griegas?

El presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, dijo que Turquía “regaló” islas griegas que “solían ser nuestras” y están “a corta distancia”. “Todavía hay nuestras mezquitas, nuestros santuarios allí”, dijo, refiriéndose a la ocupación otomana de las islas. (Foto por Carsten Koall / Getty Images)

Por Uzay Bulut 

En Turquía, hay una cuestión sobre la cual el gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) y la principal formación opositora, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), están completamente de acuerdo: están convencidos de que las islas griegas son territorio turco ocupado y deben ser reconquistadas. Es tan firme su determinación que los líderes de ambos partidos han amenazado abiertamente con invadir el Egeo.

En este punto, el AKP y el CHP no hacen sino pugnar por demostrar quién es más poderoso y patriótico y quién tiene el coraje de materializar la amenaza contra Grecia. Mientras el CHP acusa al AKP del presidente Erdogan de permitir que Grecia ocupe tierras turcas, el AKP ataca al CHP, fundador de la República, por haber permitido a Grecia hacerse con las islas mediante elTratado de Lausana de 1924, los Acuerdos Turco-Italianos de 1932 y el Tratado de París de 1947, que reconocían las islas del Egeo como territorio griego.

En 2016 Erdogan afirmó que Turquía había “regalado” unas islas que “antes eran nuestras” y que están a “tiro de piedra”. “Allí siguen estando nuestras mezquitas, nuestros santuarios”, dijo, en referencia a la centenaria ocupación otomana de las islas. Dos meses antes, en la Conferencia sobre la Nueva Doctrina de Seguridad de Turquía, Erdogan había declarado: “El de Lausana (…) nunca ha sido un texto sagrado. Por supuesto, lo discutiremos y lucharemos por tener uno mejor”. Posteriormente, los medios afines al Gobierno publicaron mapas y fotos de las islas del Egeo refiriéndose a ellas como el territorio que “Erdogan dice que regalamos en Lausana”.

Para cumplir su gran misión de dejar un legado que supere al de todos los demás líderes turcos, Erdogan ha establecido unos objetivos concretos para 2023, es decir, para el centenario de lafundación de la República turca, y 2071, en que se cumplirán mil años de la Batalla de Manzikert(1071), en la que los yihadistas túrquicos musulmanes de Asia Central derrotaron a las fuerzas greco-bizantinas cristianas en las montañas armenias de Bizancio.

El objetivo subyacente a todo esto es crear una cohesión nacionalista para anexionar territorio a Turquía. Pero para modificar las fronteras turcas Erdogan tiene que conseguir modificar o anular el Tratado de Lausana. Irónicamente, en vísperas de la visita oficial a Grecia que hizo en diciembre –vendida como el signo de un nuevo tiempo en las relaciones turco-griegas–, Erdogandeclaró a la prensa griega que había que actualizar el Tratado de Lausana. Durante su estancia de dos días –la primera visita oficial a Grecia de un jefe de Estado turco en 65 años–, Erdogan repitiósu mantra de que había que revisar el Tratado de Lausana.

Al mes siguiente, Erdogan atacó al líder del CHP, Kemal Kılıçdaroğlu, acusando de nuevo al partido que firmó el Tratado de Lausana de regalar las islas durante las negociaciones. “Se lo vamos a contar al país”, dijo Erdogan. Lo que significan estas declaraciones es que Erdogan acepta que las islas pertenecen legalmente a Grecia. Pero, al mismo tiempo, califica la posesión griega de las mismas de “invasión” –al parecer, porque las islas pertenecieron en su día al Imperio otomano– y ahora las quiere de vuelta.

El CHP sostiene una retórica igual de agresiva. Kılıçdaroğlu ha dicho en el Parlamento turco que Grecia ha “ocupado” 18 islas. Cuando el ministro de Defensa griego, Panos Kammenos, se mostró “incómodo” por esas palabras, el vicesecretario de Asuntos Exteriores del CHP, Öztürk Yılmaz,respondió: “Grecia no debería poner a prueba nuestra paciencia”. Yılmaz también ha proclamadoque “Turquía es mucho más que su Gobierno” y advertido de que cualquier ministro griego que provoque a Turquía “se va a llevar un mazazo (…) Si [Kammenos] mira en la Historia, dará con muchos ejemplos”.

La Historia, en realidad, está llena de ejemplos de ataques criminales turcos contra los griegos anatolios. Uno de ellos, el ataque genocida contra los cristianos griegos y armenios de Izmir en 1922, fue traído a colación por Devlet Bahceli, líder del Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), en un discurso en el Parlamento:

Si [los griegos] quieren volver a acabar en el mar, si quieren volver a ser perseguidos, nos parece muy bien. La nación turca está preparada y con fe. Alguien debería explicar al Gobierno griego lo que pasó en 1921 y en 1922. Si nadie se lo puede explicar, sabemos cómo penetrar como una bala en el Egeo, llover desde el cielo como una victoria bendita y enseñar historia otra vez a los mensajeros de ahl al-salib [las gentes de la cruz].

Los propagandistas turcos también han estado distorsionando los hechos para tratar de presentar a Grecia como el agresor. Ümit Yalım, ex secretario general del Ministerio de Defensa Nacional,manifestó: “Grecia ha convertido las islas que ha ocupado en arsenales y puestos de avanzada militar que utilizará en su futura intervención contra Turquía”.

Los políticos turcos parecen tener todos sus propios motivos para estar obsesionados con las islas: el tradicional expansionismo turco, la turquificación de las tierras helénicas, el neootomanismo y el banderín de enganche islámica de la conquista: la yihad. También hay razones estratégicas, que se deducen de unas declaraciones del vice primer ministro Tuğrul Türkeş sobre el control turco de Chipre desde 1974:

Hay una tergiversación respecto a que Turquía está interesada en Chipre porque hay una sociedad turca allí… Aunque no hubiese turcos viviendo en Chipre, para Turquía seguiría existiendo la cuestión chipriota y es imposible que Turquía renuncie a ella.

La misma actitud y mentalidad se aplica a las islas del Egeo. Aunque Turquía sabe que las islas son legal e históricamente griegas, sus autoridades quieren ocuparlas y turquificarlas, presumiblemente para avanzar en su campaña de aniquilación de los griegos, como hicieron enAnatolia entre 1914 y 1923 y después. La destrucción de cualquier vestigio de la cultura griega en Asia Menor, territorio griego antes de la invasión turca del siglo XI, es casi completa. Hoy quedanmenos de 2.000 griegos en Turquía.

Puesto que Turquía invadió brutalmente Chipre en 1974, Occidente no debería tomar sus amenazas –desde ambos extremos del espectro político– contra Grecia a la ligera. Grecia es la cuna de la civilización occidental. Cualquier ataque contra Grecia debería tratarse como un ataque contra Occidente. Es hora de que Occidente, que ha venido callando ante las atrocidades turcas, se plante ante Ankara.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

Turquía amenaza con invadir Grecia

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, declaró recientemente: “Advertimos a los que han cruzado la línea en el Egeo y en Chipre (…) Su coraje sólo dura hasta que ven a nuestros soldados, nuestros barcos y nuestros aviones”. (Foto: Elif Sogut/Getty Images)

por Uzay Bulut

  • El partido gobernante de Turquía y buena parte de la oposición turca parecen tener el propósito, si no la obsesión, de invadir y conquistar las islas griegas aduciendo que en realidad son turcas.
  • “Advertimos a los que han cruzado la línea en el Egeo y Chipre… Su coraje aguanta sólo hasta que ven a nuestros soldados, nuestros barcos y nuestros aviones… Sea lo que sea Afrín para nosotros, nuestros derechos en el Egeo y Chipre son los mismos,” dijo el presidente Recep Tayyip Erdogan.

En un incidente que tuvo lugar menos de dos semanas después de que el Ministerio de Defensa griego anunciara que Turquía había violado el espacio aéreo griego 138 veces en un solo día, el pasado día 13 una patrullera de la guardia costera turca embistió contra una embarcación de la guardia costera griega junto a la costa de Imia, una de las numerosas islas griegas cuya soberanía reclama Turquía.

La mayor parte de la Grecia actual estuvo ocupada por el Imperio Otomano desde mediados del siglo XV hasta la Guerra de Independencia griega (1821) y la fundación del Estado griego moderno (1832). Esas islas, como el resto de Grecia, son legal e históricamente griegas, como sus nombres indican.

Sin embargo, el gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) y buena parte de la oposición turca parecen tener el propósito, si no la obsesión, de invadir y conquistar esas islas griegas aduciendo que en realidad son turcas.

En diciembre, Kemal Kılıçdaroğlu, líder del principal partido opositor, el CHP [Partido Republicano del Pueblo], afirmó que cuando gane las elecciones de 2019 “invadirá y tomará 18 islas griegas del Egeo, igual que el ex primer ministro turco Bulent Ecevit invadió Chipre en 1974”. Kılıçdaroğlu dijo que no hay “ningún documento” que pruebe que esas islas pertenecen a Grecia. Meral Akşener, líder del recién creado Buen Partido, también opositor, ha defendido igualmente la invasión y conquista de las islas. “Se debe hacer lo que hay que hacer”, tuiteó el 13 de enero.

La baladronada más estridente ha sido, por supuesto, la del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que parece envalentonado después de que su invasión de la región de Afrín, en el norte de Siria, apenas haya tenido contestación. “Advertimos a los que han cruzado la línea en el Egeo y Chipre”, dijo Erdogan; y añadió:

Su coraje aguanta sólo hasta que ven a nuestros soldados, nuestros barcos y nuestros aviones… Sea lo que sea Afrín para nosotros, nuestros derechos en el Egeo y Chipre son los mismos. Jamás penséis que la exploración de gas natural en las aguas de Chipre y los intentos oportunistas en el Egeo nos pasan inadvertidos.

Igual que desbaratamos las conspiraciones [en la región] mediante las operaciones Escudo del Éufrates y Rama de Olivo [en Siria], y pronto en Mambiy y otros lugares, podemos desbaratar, y lo haremos, las conspiraciones de los que equivocan sus cálculos en nuestra frontera meridional. (…) Nuestros buques de guerra y nuestras fuerzas aéreas están vigilando atentamente la zona para intervenir de todas las maneras cuando sea necesario.

Refiriéndose a los tiempos del Imperio Otomano, Erdogan agregó:

Se equivocan los que piensan que hemos borrado de nuestros corazones las tierras de las que nos retiramos entre lágrimas hace cien años.

Siempre que tenemos ocasión decimos que Siria, Irak y otros lugares de la geografía de nuestros corazones no son diferentes de nuestra propia patria. Estamos luchando para que no ondee ninguna bandera extranjera en ningún lugar donde se recite el adhan [la llamada a la oración].

Lo que hemos hecho hasta ahora [palidece en comparación con los] intentos y ataques aún mayores [que estamos planeando para] los próximos días, inshalá [si Alá quiere].

La dinastía y el imperio otomanos fueron fundados por un caudillo nómada turkmeno en torno al año 1300. Durante los más de 600 años del periodo otomano, los turcos otomanos, que también representaban el Califato, lanzaron periódicamente guerras yihadistas, invadiendo y ocupando territorios de tres continentes.

Los neootomanistas turcos siguen abrazando orgullosamente el concepto de yihad(la guerra santa islámica) contra los kafirs (infieles). El jefe del Directorio de Asuntos Religiosos (Diyanet), financiado por el Estado, ha calificado abiertamente la reciente invasión turca de Afrín como “yihad”.

Esa denominación tiene sentido si se tiene en cuenta que los turcos musulmanes deben su predominio demográfico en Asia Menor a siglos de persecución de los lugareños cristianos, yazidíes y judíos. En el siglo XI, los yihadistas túrquicos de Asia Central invadieron y conquistaron el Imperio Bizantino, cristiano y grecoparlante, abriendo paso a una progresiva turquificación e islamización de la región por medios como el asesinato, el secuestro, la violación y las conversiones forzosas.

En el siglo XX, el mayor asalto turco contra los cristianos se produjo con el genocidio perpetrado contra los griegos, los armenios y los asirios (siríacos/caldeos) en la Turquía otomana entre 1914 y 1923. Esto no impidió que Turquía, que sigue negando el genocidio, se convirtiese en miembro de la OTAN en 1952, perpetrara un salvaje pogromo contra los griegos de Estambul o expulsara a los griegos que quedaban en Turquía en 1964.

Precisamente porque jamás han rendido cuentas por sus actos criminales y sus agresiones, los turcos siguen amenazando la seguridad y la soberanía de sus vecinos. Ya es hora de que Occidente despierte y se plante ante Ankara.

Traducción del texto original: Gatestone Institute
Traducido por Revista El Medio