LA POLÉMICA.

EN CONTRA DEL TERRORISMO ISLÁMICO

No habrá una guerra civil en Francia, los yihadistas han ganado: “Primero la gente del sábado, y después la del domingo”

El padre Jacques Hamel fue asesinado por islamistas yihadistas el 26 de julio, en la iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray.

El padre Jacques Hamel fue asesinado por islamistas yihadistas el 26 de julio, en la iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray.

Por: Guy Milliere.

El asesinato del sacerdote francés, el padre Jacques Hamel, el 26 de julio en Saint-Étienne-du-Rouvray fue significativo. La iglesia donde el padre Jacques Hamel estaba dando misa estaba prácticamente vacía. Había cinco personas presentes: tres monjas y dos fieles. La mayor parte del tiempo, las iglesias francesas están vacías.

El cristianismo está agonizando en Francia. Jacques Hamel tenía casi 86 años, y a pesar de su edad, no se quería jubilar. Sabía que sería difícil encontrar a alguien que lo sustituyera. Ahora escasean los predicadores de origen europeo en Francia, como en muchos países europeos. El sacerdote oficialmente al cargo de la parroquia de Saint-Étienne-du-Rouvray, Auguste Moanda-Phuati, es congoleño.

La reacción de los obispos franceses también fue significativa. Representándoles, Georges Pontier, presidente de la Conferencia Episcopal de Francia, instó a los católicos a guardar un día de ayuno y oración. También le pidió a los musulmanes residentes en Francia que fueran a la iglesia a “compartir el dolor de los cristianos”. Añadió que los musulmanes son bienvenidos en Francia.

La decisión de transmitir un mensaje de fraternidad es coherente con el espíritu de la iglesia. Desear la bienvenida a Francia a los musulmanes, pero dejar completamente al margen a los asesinos del padre Jacques Hamel, que actuaron en nombre del islam y la yihad, parece un síntoma de ceguera voluntaria, de grave negación patológica y de una aceptación resignada y suicida de lo que se avecina.

Son los asesinos del padre Jacques Hamel lo que se avecina. Uno de ellos, Adel Kermiche, nació en Francia de padres inmigrantes argelinos. Su trayectoria se parece a la seguida por muchos jóvenes franceses: fracaso escolar, delincuencia, un giro hacia un creciente odio a Francia y Occidente, vuelta al islam y transición al islam radical. El otro, Abdel Malik Petitjean, nació en Francia también. Su madre es musulmana. Su padre proviene de una familia cristiana. Abdel Malik Petitjean, sin embargo, siguió el mismo camino que Adel Kermiche. Un creciente número de jóvenes musulmanes nacidos en Francia se radicalizan. Un creciente número de jóvenes franceses que, a pesar de no haber sido educados en el islam, se vuelven al islam y después al islam radical.

El padre Jacques Hamel fue asesinado por islamistas yihadistas el 26 de julio, en la iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray.

El sistema educativo francés no enseña a los jóvenes a amar Francia y Occidente. En vez de eso, les enseña que el colonialismo saqueó muchos países pobres, que los pueblos colonizados tuvieron que luchar para liberarse, y que la guerra no ha terminado. Les enseñan a odiar a Francia. Pero describe erróneamente el islam como una religión que llevó “la justicia, la dignidad y la tolerancia” allá donde gobernaba. Los estudiantes de séptimo curso pasaron el primer mes del año escolar aprendiendo lo que la civilización islámica había aportado al mundo en los ámbitos de la ciencia, la arquitectura, la filosofía y la riqueza. Pocas semanas después, tuvieron que memorizar textos que explicaban que la Iglesia cometía infinidad de crímenes atroces. Los libros de texto sobre economía están cargados de marxismo y explican que el capitalismo explota a los seres humanos y causa estragos en la naturaleza. Un libro de 2002, Les territoires perdus de la république, (“Los territorios perdidos de la república”), explicaba el problema. Desde entonces, la situación ha ido considerablemente a peor.

Los medios franceses hacen todo lo que pueden por ocultar la verdad. Abdel Malik Petitjean y Adel Kermiche son descritos como jóvenes con problemas y deprimidos que se deslizaron “inexplicablemente” hacia la barbarie. Sus actos se presentan por lo general como completamente ajenos al islam. Las mismas palabras se emplearon para retratar a Mohamed Lahuaiej Buhlel, el yihadista que asesinó a 86 personas en Niza el 14 de julio. Esas palabras se utilizaron para retratar a todos los yihadistas que habían asesinado en Francia en los últimos años. En cada ocasión, se invita a hablar a intelectuales musulmanes, que invariablemente explican que el islam es pacífico y que los musulmanes no tienen la culpa de nada.

La rabia expresada por los líderes políticos tras el atentado de Niza ya se ha disipado. Algunos líderes políticos de Francia piden medidas más duras, pero rara vez hablan de “terrorismo islámico”. Saben que hablar demasiado sobre “terrorismo islámico” podría ser sumamente perjudicial para el futuro de sus carreras.

Todos los partidos políticos, incluido el Frente Nacional, hablan de la necesidad de establecer un “islam de Francia”. Nunca explican en qué, en la era de internet, podría diferenciarse el “islam de Francia” del islam de cualquier otra parte.

El primer ministro, Manuel Valls, dijo hace poco que Francia iba a convertirse en un ejemplo: en un “centro de excelencia” de la “enseñanza de la teología islámica”.

Durante varios días después del atentado de Niza, parecía que el país estaba al borde de estallar. Ya no es así. La población francesa parece haberse resignado.

Manuel Valls fue criticado cuando dijo que los franceses tendrían que aprender a vivir con el terrorismo. Las críticas a esos punto de vista son ahora menos frecuentes. Los franceses tienen la sensación de que el islam está en Francia para quedarse. Ven que los riesgos de disturbios en zonas sin ley son enormes, y que todos los que están en posiciones de responsabilidad piensan y actúan como si ya fuese demasiado tarde para revertir ese curso. Se respira miedo en el ambiente.

El filósofo francés Samuel Trigano publicó recientemente un artículo titulado “El sacrificio de las víctimas por no haber luchado contra los asesinos”. Los franceses aceptaron colectivamente el sacrificio de las víctimas porque tienen la impresión de que Francia no tiene ni la fortaleza ni la entereza para luchar contra asesinos despiadados. La mayoría de los franceses parecen sentirse impotentes.

Un libro escrito por Antoine Leiris, marido de una de las víctimas de los atentados del 13 de noviembre de 2015, se convirtió en un éxito de ventas. Se titula Vous n’aurez pas ma haine (“No tendréis mi odio”). El autor explica lo que ocurrió en el concierto en la sala Bataclan como un giro del destino, y dice que siente “compasión” por los que asesinaron a su esposa.

Lo que está ocurriendo hoy es una continuación de lo que ha estado ocurriendo en lo que llevamos de siglo. Entre 2001 y 2003, Francia sufrió una inmensa ola de ataques antisemitas a manos de musulmanes que apoyaban la “causa palestina”. El Gobierno francés negó que dichos ataques fueran antisemitas. También negó que fuesen perpetrados por musulmanes. Optó por el apaciguamiento, mostró su sonoro apoyo a la “causa palestina” y añadió que la revuelta de “una parte de la población” era “comprensible”. Le pidió a las organizaciones judías que guardaran silencio. Los judíos franceses empezaron a marcharse de Francia. Muchos de ellos recordaban una frase islámica en árabe: “Primero la gente de los sábados, después la de los domingos”. Dicho de otro modo: que los musulmanes ataquen primero a los judíos, y cuando se hayan ido, que ataquen a los cristianos. Eso es lo que se ha estado viendo en todo Oriente Medio.

Los ataques contra los no judíos empezaron en 2005: estallaron disturbios por toda Francia. El Gobierno francés volvió a optar por el apaciguamiento, y dijo que la revuelta de “una parte de la población” sería “escuchada”.

Un judió, Ilan Halimi, fue torturado durante tres semanas y después asesinado en París en 2006. Después, fueron asesinados más judíos en Toulouse en 2012 y en un suburbio de París en 2015.

Ahora se está atacando a más personas no judías y con mayor frecuencia. El Gobierno francés ha hablado reiteradas veces de guerra, pero siempre vuelve a una política de apaciguamiento.

Hoy reina el apaciguamiento, sin que prácticamente nadie lo cuestione. Todos los partidos políticos franceses están optando por el apaciguamiento frente a la confrontación, y rara vez se atreven a denominar al peligro por su nombre: islam radical. Los franceses han optado por la sumisión: no tienen verdaderas alternativas.

Los judíos siguen huyendo. Las sinagogas y las escuelas judías de todo el país son vigiladas las 24 horas por soldados armados. Los judíos que permanecen en Francia saben que llevar una kipá o una estrella de David es sumamente peligroso. Parecen ver el apaciguamiento como un callejón sin salida. A menudo emigran al país que los apaciguadores tratan como chivo expiatorio y que los islamistas quieren destruir: Israel. Saben que, cuando estén en Israel, quizá tengan que enfrentarse a yihadistas como los que matan en Francia, pero también saben que los israelíes están más dispuestos a luchar y a defenderse.

Los franceses no judíos ven ahora que el apaciguamiento no les permitirá librarse.

Cuando echan un vistazo a su alrededor en la Europa occidental, ven que ya no hay lugares seguros; no tienen adónde ir. Saben que cientos de miles de inmigrantes en Alemania pueden cruzar fácilmente unas inexistentes fronteras. Saben que hay miles de potenciales yihadistas en Francia; que los peores crímenes yihadistas en Francia están por llegar; y que las autoridades no tienen la voluntad de frenarles.

No habrá una guerra civil en Francia. Los yihadistas han ganado. Volverán a matar. Les encanta matar. Les encanta la muerte. Dicen: “Amamos a la muerte más de lo que vosotros amáis la vida”.

Una de las monjas presentes en la iglesia vacía dijo que, tras asesinar al padre Jacques Hamel, Adel Kermiche y Abdel Malik Petitjean sonreían. Estaban contentos.

Fuente: Alerta Digital

Expulsaron a dos mujeres con velo islámico de un restaurante en París

“Los terroristas son musulmanes. Y todos los musulmanes son terroristas”, dijo el gerente que les pidió que “salgan”. Ambas comensales mantuvieron la calma

En medio de la polémica por el burkini en Francia, dos mujeres musulmanas fueron expulsadas este sábado por la noche del restaurante gastronómico Cénacle, ubicado en la localidad de Tremblay-en-France, en las cercanías de París.

El incidente quedó grabado en un video difundido en Youtube -que cobró trascendencia en las redes sociales-, pero no fue confirmado todavía por las autoridades del país galo.

El restaurante del que fueron expulsadas las mujeres musulmanas (@ChichAKA47)

El restaurante del que fueron expulsadas las mujeres musulmanas (@ChichAKA47)

Las imágenes muestran al que parece ser el gerente del lugar, vestido con delantal blanco, decirle a dos de sus comensales: “Los terroristas son musulmanes. Y todos los musulmanes son terroristas”.

“Tengo derecho a tener una opinión”, dijo el hombre a modo de defensa. “Así también como nosotras”, le contestaron las mujeres con tono calmado, aunque visiblemente sorprendidas.

“Gente como ustedes, no la quiero en mi lugar”, insistió el hombre quien remató “Salgan de aquí”.

A continuación el video en el que se escucha en idioma francés el claro pedido del gerente del restaurante a las dos mujeres musulmanas:

La escena ocurrió apenas unas horas después de que el Consejo de Estado frenara la prohibición del uso del burkini en las playas, lo que, en lugar de calmar los ánimos, dio vuelo al debate.

La más alta instancia administrativa francesa estimó que “en ausencia de riesgo, la emoción y los temores provocados por los atentados terroristas (…) no bastan para justificar legalmente de prohibición“.

Este pronunciamiento relativo a la localidad de Villeneuve-Loubet, abre la vía a recursos similares en la treintena de otros municipios que implementaron ordenanzas similares. Varios alcaldes anunciaron que mantendrán su postura.

Clic en el enlace para ver video:

http://players.brightcove.net/4221396001/60716998-ff67-4298-8bd7-2162e15a858d_default/index.html?videoId=5102476485001

Los musulmanes han convertido las escuelas públicas francesas en zonas prohibidas para los judíos.

Un soldado francés está de guardia en una sinagoga en Lille, Francia

soldados franceses armados Havily-montan guardia en una sinagoga en Lille, Francia

JPost  Stephane Tayar, de 43 años de edad, especialista en comunicaciones y ordenadores, dice “El registro de un niño judío en una escuela pública era normal cuando yo estaba mas jóven. Hoy en día, ya no es posible de manera realista. El acoso antisemita principalmente por parte de musulmanes nos muestra que sería demasiado perjudicial para cualquier niño judío estudiar allí “.

Esta impresión común entre los Judios en Francia es responsable de la salida de las escuelas públicas de decenas de miles de jóvenes Judios franceses y belgas, que en un momento de tensiones sectarias sin precedentes en sus países,  están siendo criados de una manera mucho más insular que las generaciones anteriores .

Miles de Judios huyen ahora Francia y emigrar a Israel

Debido a la violencia musulmana, miles de Judios huyen ahora de Francia y emigran a Israel

Hace 30 años, mientras que la mayoría de los Judios franceses habían inscrito a sus hijos en las escuelas públicas, ahora sólo un tercio de ellos lo hacen. Los dos tercios restantes se dividen en partes iguales entre las escuelas judías y las escuelas privadas que no son judías, incluyendo instituciones católicas y protestantes, según Francis Kalifat, el recién elegido presidente del Grupo de Convergencia CRIF de las comunidades judías francesas.

El cambio ha sido especialmente dramático en la zona de París, que alberga a unos 350.000 Judios, o aproximadamente el 65 por ciento de los judíos franceses. “En la región de París, prácticamente no hay alumnos judíos que asistan a las escuelas públicas”, dijo Kalifat, atribuyendo su ausencia a “un mal ambiente de acoso, insultos y agresiones” contra los Judios debido a su origen étnico, y por el crecimiento simultáneo del sistema de educación judío.

Los musulmanes han estado pintando esvásticas nazis judíos cementerios de toda Francia

Los musulmanes han estado pintando esvásticas nazis en los cementerios judíos de toda Francia

Esvásticas y otros símbolos nazis se ven en lápidas en un cementerio judío en Herrlisheim, este de Francia

Esvásticas y otros símbolos nazis se ven en lápidas en un cementerio judío en Herrlisheim, este de Francia

El aumento del antisemitismo en Francia, se observó por primera vez en un informe interno del Ministerio de Educación en 2004, coincidiendo con un aumento de incidentes antisemitas por parte de musulmanes en general. Antes del año 2000, sólo unas pocas docenas de incidentes se registraban anualmente en Francia. Desde entonces, sin embargo, cientos de personas han sido reportadas anualmente. Muchos de los ataques, y la mayoría de ellos violentos, son cometidos por los musulmanes, que se dirigen contra los Judios como tal, o como una venganza contra Israel.

Puesto que un yihadista musulmán asesinó a tres niños judíos y un rabino en una escuela judía de Toulouse , las instituciones judías en toda Europa y las escuelas judías francesas en especial han sido protegidos por guardias armados, más a menudo por soldados portando fusiles automáticos.  

soldados franceses estacionados frente a la escuela judía después de la masacre de musulmanes Judios en la escuela judía en Toulouse

soldado francés estacionado frente a una escuela judía después de la masacre de Judios en una escuela judía en Toulouse por parte de musulmanes

En la vecina Bélgica, la Liga belga contra el antisemitismo ha documentado varios incidentes en las escuelas públicas belgas .

La atmósfera está empujando a muchos padres judíos franceses a abandonar Francia para irse a Israel, que está viendo niveles sin precedentes de la inmigración procedente de Francia. Desde el año 2012, 20.000 Judios han abandonado Francia hacia Israel, con 8.000 más que han abandonado el país este año.

 

 

Madre musulmana de 34 años es obligada por agentes de la policía a salir de una playa en Francia

El escándalo estalló a raíz de la controversia por el uso por parte de las mujeres musulmanas de los famosos  burkinis en Francia, este martes, cuando a una joven madre musulmana se le ordenó que saliera de la playa en Cannes y fue multada por el simple hecho de que llevaba un pañuelo en la cabeza.

Tres agentes armados apuntaron con un bote de spray de pimienta en la cara de la mujer de 34 años de edad y le dijeron que estaba en contra de una nueva regla de prohibición de trajes de baño que cubren todo el cuerpo. 

Ella dijo que los agentes ‘racistas’ simplemente querían humillarla delante de sus hijos y otros miembros de su familia, a pesar de que ni siquiera llevaba un burkini.

Este ha sido el último de una serie de incidentes en el sur de Francia y se produce después de que un vídeo muestra a la policía armada a la espera de que las mujeres musulmanas salieran del mar en las cercanías de Niza, y luego les advirtieron acerca de la elección de los pañuelos.

Y hace apenas unos días, cuatro mujeres fueron multadas con 38 euros por llevar burkinis en la playa de Cannes.

Un usuario de Twitter filmó la policía momento preguntó a la mujer en una tapa púrpura y pañuelo gris para salir del agua y su multado en el punto

Un usuario de Twitter filmó la policía momento preguntó a la mujer en una tapa púrpura y pañuelo gris para salir del agua y su multado en el punto

Un usuario de Twitter filmó a la policía en el momento en que le ordenaron a una mujer que portaba un burkini color púrpura y un pañuelo gris para que saliera del agua y fue multada. 

Cuatro mujeres fueron multados con 38 euros por llevar sus burkinis en la playa en Cannes

Cuatro mujeres fueron multadas con 38 euros por llevar sus burkinis en la playa en Cannes

Las mujeres se les dijo a pagar una multa por llevar el traje de baño en una playa en Cannes

A las mujeres se les dijo que tenían que pagar una multa por llevar el traje de baño en una playa en Cannes

Las imágenes muestran las mujeres que se colocan en el agua antes de ser multados

Las imágenes muestran a las mujeres en el agua antes de ser multadas

Identificada sólo como Siam, la madre es una ex azafata de Toulouse, cuyos familiares han sido ciudadanos franceses durante al menos tres generaciones. ‘Ni siquiera tenía la intención de nadar, sólo quería mojar mis pies “, dijo Siam, que llevaba polainas, un top, y un pañuelo en la cabeza.

Siam dice que se sentía cómoda con las prendas de vestir, porque no estaba expuesta al sol de la tarde el martes pasado.

Sin embargo no era plenamente consciente, de que Cannes era una entre un pequeño número de ciudades que han prohibido el burkini por sus supuestos vínculos con el terrorismo.

La ropa de playa no cubre la cara tampoco, y es usado por los no musulmanes que quieren protegerse del sol, pero los críticos afirman que es una provocación.
El lunes, en un incidente separado, una mujer fue también multada por llevar un pañuelo en la cabeza en una playa de Niza

Cuando se le preguntó por qué estaba vestida ‘inapropiadamente’, Sian respondió: “No sabía exactamente lo que estaba pasando, Realmente no había seguido la controversia ‘.

Sian al principio se negó a desnudarse o salir de la playa, diciendo: “Mis hijos estaban llorando al ser testigos de la humillación”.

Mathilde Cusin, periodista del canal de televisión France 4 que presenció todo el incidente, dijo: “Vi a tres agentes de la policía vigilando la playa. Uno de ellos tenía el dedo en el gatillo de su dispositivo de gas lacrimógeno, sin duda, que contiene pimienta. ‘

A una joven madre se le ordenó salir de la playa de Cannes y fue multada el martes por llevar un pañuelo en la cabeza (foto de archivo). No llevaba puesto un burkini, ya que recientemente había sido prohibido en Cannes

Entonces la gente empezó a gritar insultos a Siam, diciéndole que no era bienvenida en Francia, y que ella debía ‘volver a casa’.

Ms Cusin dijo: “Fue bastante violento. Tenía la impresión de que la mujer estaba sentada en el suelo, llorando con su hija ‘.

Siam aceptó una multa en el lugar, de alrededor de nueve libras, y sus detalles se registraron en lo que equivaldría a un registro de antecedentes penales. Ella dijo: ‘Hoy no se permiten los burkinis en la playa. Mañana, no nos dejarán caminar en la calle? Mañana, nos prohibirán practicar nuestra religión?

Clic en el enlace para ver el video:

http://www.dailymail.co.uk/embed/video/1322732.html

 

Soldados franceses fuertemente armados fueron desplegados para proteger los santuarios cristianos en Francia.

Los soldados franceses se unieron a la policía fuertemente armados con los equipos SWAT, y los expertos escuadrones de la muerte esta semana en Lourdes, de cara a una amenaza islámica real y presente contra los santuarios cristianos más sagrados del mundo.

afp_en1t6

Reino Unido expreso   Millones de peregrinos, muchos de los cuales son discapacitados, se sienten atraídos por las aguas curativas del sitio en el suroeste de Francia, donde todos los años, desde 1858, se dice que la Virgen María se apareció a Santa Bernardita Soubirous. Y los números apuntan al 15 de agosto, el día de la fiesta católica de la Asunción de la Virgen María.

Parte-PAR-Par8164108-1-1-0-1

Pero los expertos de inteligencia identificaron un ataque musulmán y las autoridades francesas han aumentado masivamente las medidas de seguridad para protegerse de posibles amenazas terroristas. Otros 300 oficiales de policía adicionales, incluyendo los equipos de la SWAT de intervención móvil, soldados, escuadrones de bombas, unidades con perros, y los guardias de seguridad fueron desplegados a Lourdes para ayudar a las fuerzas locales, aumentando la presencia global de seguridad a más de 500.

920x920

Elevar la seguridad de la ciudad se convirtió en una prioridad después de que dos terroristas musulmanes que juraron lealtad al Estado Islámico asesinaron al cura católico de 84 años de edad, durante la misa en julio. A pesar de la amenaza terrorista que se avecina, los funcionarios de Lourdes se negaron a suspender la peregrinación de este año, a pesar de que muchos festivales de verano alrededor de Francia han sido cancelados.

Prohibir o no el burkini, el debate que tiene en vilo a los franceses

Los alcaldes de al menos cuatro localidades tomaron medidas prohibitivas. El Colectivo galo contra la Islamofobia atacará los decretos en la Justicia. Los principales ejes del debate

Mujeres visten el burkini en la playa. El atuendo que cubre el cuerpo disparó la polémica en Francia (AFP)
Mujeres visten el burkini en la playa. El atuendo que cubre el cuerpo disparó la polémica en Francia (AFP)

El burkini. Algunos lo ven como un indicio del avance del islam radical.Otros, como una manifestación de las libertades individuales. Nunca un traje de baño sembró semejante discordia, desde que el bikini se impuso en la moda a mediados del siglo XX.

El atuendo que cubre el cuerpo sin tapar la cara es tendencia en el verano francés, no tanto en la playas –donde todavía no está muy difundido- sino en el debate público. Frente a un fenómeno del que hace unos meses se sabía muy poco, se multiplicaron las medidas de dirigentes políticos locales, a un paso de la difusa línea entre la protección de los valores laicos de la República y el golpe a la libertad de culto. Lo único claro es la polémica. Algunas pistas a continuación.

David Lisnard, el alcalde de Cannes, la ciudad conocida por el festival de cine que alberga todos los años, prohibió el burkini en un decreto del 28 de julio. “Una vestimenta de playa que manifieste de manera ostentosa la pertenencia religiosa, mientras Francia y los lugares de culto religioso son actualmente blanco de ataques terroristas, puede generar riesgos de perturbación del orden público“, señala la norma, divulgada por la agencia de noticias AFP.

“Los decretos parten de la idea de que se volvieron ostentosos los signos religiosos”, indicó a Libération Stéphanie Hennette-Vauchez, profesora de derecho en la Universidad Paris-Ouest-Nanterre. “Pero el mero hecho de lucir esa vestimenta, ¿alcanza para perturbar el orden público? Es muy problemático, y ¿dónde está el límite?“. Ese razonamiento podría conducir a una lluvia de decretos imposibles de aplicar en el espacio público.

Algunos consideran el burkini como un indicio del avance del islam radical. Otros, como una manifestación de las libertades individuales (AFP)
Algunos consideran el burkini como un indicio del avance del islam radical. Otros, como una manifestación de las libertades individuales (AFP)

En la Costa Azul, el alcalde de Villeneuve-Loubet, Lionnel Luca, prohibió el burkini por decreto el pasado 5 de agosto y argumentó “un contexto particular” tras el ataque en Niza en el Día de la Bastilla. El titular del gobierno municipal, en una entrevista con el diario Le Parisien el 16 de agosto, dijo: “El burkini no tiene sentido. Es una provocación ideológica.Es una manera de conquistar el espacio público por aquellas personas que quieren imponer otro modo de sociedad. Es la faceta amable de la sharia(ley islámica), ni más ni menos”.

El profesor de derecho en la escuela de Ciencias Políticas de Toulouse Michel Ducomte señaló al diario Libération: “El atentado no tiene que ver con el burkini y la emoción de la opinión pública no puede justificar por sí sola una medida que atenta a las libertades individuales“.

Además de Cannes y Villeneuve-Loubet, la localidades de Le Touquet, en el norte de Francia, y Susco, en la isla de Córcega, se sumaron a la prohibición. El Colectivo contra la Islamofobia en Francia (CCIF) anunció este lunes que atacará las medidas prohibitivas en la Justicia. El vocero del CCIF, Marwan Muhammad, dijo que “la situación se agrava” y advirtió sobre las consecuencias: “Las comunidades se enfrentan entre sí”.

La polémica no se circunscribe a Francia. En otras ciudades de Europa, como en localidad belga de Charleroi o en Constance, Alemania, se dieron situaciones similares que auguran que el debate sobre el atuendo musulmán será mucho más que una tendencia de verano.

Infobae

Diez mujeres musulmanas fueron expulsadas de una playa de Cannes por vestir burkinis

La prohibición de ese atuendo musulmán fue apoyada por el primer ministro Manuel Valls, pero generó furia entre los islamistas

Una mujer musulmana luce su burkini en Cannes. La imagen ya no se repetirá por una ley local (Reuters)
Una mujer musulmana luce su burkini en Cannes. La imagen ya no se repetirá por una ley local (Reuters)

Las leyes municipales que prohíben a las mujeres islámicas vestir burkinis en las playas públicas en localidades francesas logró su primera aplicación en un exclusivo balneario de Cannes, en el sur de ese país.

Diez musulmanas que lucían sus particulares burkinis fueron expulsadas de la playa y resultaron las primeras en ser penalizadas por incumplir la norma. Además de haber sido apartadas del lugar, cuatro de las infractoras fueron multadas por un monto cercano a los 40 euros.

La medida adoptada por el alcalde de Cannes provocó la ira de los clérigos islámicos, quienes creen que la ley es una ofensa a las costumbres de los musulmanes, según dicta elCorán.

Los grupos islámicos creen que hay una persecución contra su religión por prohibir el uso de la burkini en las playas de Francia (AP)
Los grupos islámicos creen que hay una persecución contra su religión por prohibir el uso de la burkini en las playas de Francia (AP)

David Lisnard consideró que los trajes de baño que cubren todo el cuerpo podrían ser considerados una amenaza para el resto de los turistas teniendo en cuenta los múltiples ataques terroristas que sufrió la población francesa en los últimos meses.

Las mujers expulsadas de la playa tenían entre 29 y 57 añosy estaban acompañadas por niños. La normativa aprobada durante el fin de semana regula el uso “secular” de los balnearios públicos. “El acceso a las playas y al nado está prohibido a todo aquel que no tenga apariencia de baño que respete las buenas costumbres y el securalismo“.

Cannes y el glamour de sus playas (shutterstock)
Cannes y el glamour de sus playas (shutterstock)

El primer ministro francés, Manuel Valls, apoyó la iniciativa deCannes, que fue seguida por Villeneuve-Loubet y otras dos pretenden sumarse: Sisco, en Córcega y Le Touquet, en el norte de Francia. “Las burkinis no son compatibles con los valores de Francia y la República“, indicó el dirigente.

Dos localidades francesas ya prohibieron este atuendo. Otras dos pretenden seguir el ejemplo. El primer ministro francés Manuel Valls apoyó la medida (AFP)
Dos localidades francesas ya prohibieron este atuendo. Otras dos pretenden seguir el ejemplo. El primer ministro francés Manuel Valls apoyó la medida (AFP)