Archivo de la categoría: FILIPINAS

Rodrigo Duterte amenazó con comerse vivos a yihadistas: “Dénme sal y vinagre y lo haré frente a vosotros”

Fue la reacción del presidente filipino ante la muerte de dos rehenes vietnamitas a manos del grupo terrorista Abu Sayyaf, que acostumbra a decapitar a sus secuestrados si no les pagan el rescate exigido

Rodrigo Duterte (Reuters)

Rodrigo Duterte (Reuters)

El presidente de Filipinas Rodrigo Duterte amenazó con comerse vivos a los islamistas responsables de haber secuestrado y decapitado a rehenes vietnamitas en el sur del archipiélago.

La furiosa reacción del mandatario se produjo tras el descubrimiento la víspera por soldados filipinos de los restos decapitados de dos rehenes que junto a otros cuatro marinos vietnamitas habían sido secuestrados en noviembre pasado en la región de Mindanao (sur).

“Me voy a comer su hígado si eso es lo que quieren. Dénme sal y vinagre y lo haré frente a vosotros”, dijo Duterte en un discurso ante responsables locales. “Yo como de todo. No soy difícil. Me como hasta lo que no se puede tragar”.

 ¿Acaso vamos a dejarnos esclavizar por esta gente? Hijos de p…

Y blandiendo un teléfono celular con una foto de los marinos vietnamitas decapitados, Duterte maldijo a los yihadistas: “¿Acaso vamos a dejarnos esclavizar por esta gente? Hijos de puta”.

El presidente filipino había ordenado el año pasado una ofensiva contra el grupo Abu Sayyaf y otras formaciones islamistas.

Las tropas filipinas hallaron los restos de los dos rehenes la mañana del miércoles en la isla de Basilán, bastión del grupo Abu Sayyaf.

Inicialmente difusa agrupación creada en los años 1990 con medios suministrados por la red islamista Al Qaeda de Osama Bin Laden, Abu Sayyaf se dividió luego en distintas facciones, dedicándose algunas de ellas al robo y los secuestros.

Una facción rindió pleitesía al grupo Estado Islámico y algunos de sus miembros mantienen el control de varios sectores de Marawi, la ciudad musulmana más importante de este país mayoritariamente católico.

Abitantes de Marawi durante la ofensiva de las tropas filipinas contra el Estado Islámico (Reuters)

Habitantes de Marawi durante la ofensiva de las tropas filipinas contra el Estado Islámico (Reuters)

Algunos rebeldes siguen ocupando partes de esa ciudad, a pesar de la ofensiva, respaldada por Estados Unidos, en la que murieron 460 personas y otras 400.000 fueron desplazadas desde su inicio en mayo pasado.

Los dos vietnamitas habían sido secuestrados en noviembre pasado junto a otros cuatro de la misma nacionalidad, miembros de la tripulación de un barco que fue abordado por rebeldes frente a la costa de Mindanao

Abu Sayyaf acostumbra a decapitar a sus rehenes si no les pagan el rescate exigido. El alemán Juergen Kantner, de 70 años, fue decapitado en febrero pasado tras rechazarse la exigencia de un rescate de 600.000 dólares exigidos por sus captores. El año pasado, los islamistas filipinos decapitaron a dos canadienses.

Infobae

El terrorismo islámico sigue azotando a Filipinas: Un grupo leal al ISIS se atrincheró en una escuela en Filipinas durante varias horas y huyó con rehenes.

Los Luchadores por la Liberación Islámica del Bangsamoro tomaron durante unas horas un colegio en Pigcawayan y se retiraron con cinco escudos humanos tras un tiroteo con el Ejército

Los Luchadores por la Liberación Islámica del Bangsamoro se trenzaron en un tiroteo con las fuerzas de seguridad (AP)

Los Luchadores por la Liberación Islámica del Bangsamoro se trenzaron en un tiroteo con las fuerzas de seguridad (AP)

Un grupo armado aliado al Estado Islámico (ISIS) en las Filipinas se atrincheró este miércoles durante unas horas en una escuela del sur del país, la misma región donde otra organización yihadista combate desde hace un mes al Ejército, antes de retirarse con cinco rehenes.

El asalto fue perpetrado por supuestos miembros de los Luchadores por la Liberación Islámica del Bangsamoro (BIFF) en un colegio de Pigcawayan, en la provincia de Cotabato, donde los rebeldes retuvieron a varios civiles, incluidos niños.

Durante el incidente en la escuela Malagakit hubo intercambio de disparos entre los rebeldes y el Ejército, dijo a la agencia EFE Realan Mamon, el inspector de policía de Pigcawayan, una localidad de unos 66.000 habitantes.

En tanto el portavoz de las Fuerzas Armadas, Restituto Padilla, confirmó en rueda de prensa que los asaltantes se retiraron poco después sin que se registraran víctimas y que se llevaron inicialmente cinco rehenes para utilizar como escudos humanos.

 

Un representante del grupo terrorista indicó que no tenían intención de retener a las personas ya que las habían tomado sólo para facilitar el escape, pero aún no se había confirmado su liberación. No había niños entre los cinco secuestrados.

En tanto surgieron también reportes sin confirmar sobre la muerte de cinco de los atacantes.

Padilla dijo no estar seguro si el incidente estaba vinculado con la violencia en Marawi, una ciudad situada 85 kilómetros al norte de Pigcawayan donde el Ejército mantiene los combates contra el también yihadista Grupo Maute, pero señaló que podría haber sido una distracción de ese operativo.

“Si es una maniobra de distracción, no será la primera vez para estos atacantes del BIFF”, dijo, según reportó The Philippines Star.

El gobierno filipino está luchando contra el grupo yihadista Maute, ligado al ISIS, en la ciudad de Marawi (AP)

El gobierno filipino está luchando contra el grupo yihadista Maute, ligado al ISIS, en la ciudad de Marawi (AP)

El BIFF surgió en 2008 como escisión del Frente Moro de Liberación Islámica (MILF), cuando esta organización entró en negociaciones con el gobierno para dotar de autonomía a la región de mayoría musulmana del sur del país y renunciar a la independencia.

Las autoridades creen que varios miembros del BIFF se han unido a la rebelión iniciada el 23 de mayo por Maute en Marawi, donde los yihadistas resisten las acometidas de las Fuerzas Armadas, incluidos ataques aéreos y bombardeos.

Los combates suman 268 rebeldes muertos, así como 66 miembros de las fuerzas de seguridad y 26 civiles según las últimas cifras oficiales, mientras casi la práctica totalidad de los más de 200.000 habitantes de Marawi han huido o han sido evacuados.

Infobae

ISIS renovó las amenazas contra los cristianos de Filipinas: “Los atacaremos hasta destruir sus regiones, sus casas y sus bienes”

En un nuevo comunicado contra la comunidad cristiana del país asiático, el Estado Islámico reiteró que sus terroristas seguirán combatiendo contra el Ejército de Rodrigo Duterte

 

Luego de los recientes combates por la toma de la ciudad de Marawi al sur de Filipinas, el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en ingles) enfatizó claramente su hostilidad hacia los cristianos, tal como se expresó en el asesinato de muchos de ellos y en la destrucción de sus iglesias.

La hostilidad y el nivel de violencia del grupo terrorista también fueron reflejados en la retórica que siguió a la campaña que consistentemente presentó los combates en Filipinas como una guerra de siglos contra los “cristianos” y los “cruzados”.

En referencia al ataque sobre Marawi, donde aún existen residuales de ISIS combatiendo a las fuerzas gubernamentales a través de guerrillas urbanas, fue dado a conocer un segundo comunicado. El primero había sido el 24 de mayo de 2017. En el actual, el Estado Islámico se aseguró de tener en cuenta filmaciones que documentan cómo fue incendiada una iglesia y cómo 75 cristianos (“cruzados” según los tildan los yihadistas) fueran asesinados o heridos gravemente.

Durante el ataque a la ciudad, ISIS tomó como rehenes a medio centenar de cristianos y luego los ejecutó. La organización informó sobre la masacre de estos “cristianos hostiles” en la edición número 10 de su revista en inglés Rumiyah, publicada la primera semana de junio. Cinco días después, el 12 de junio, también difundió un comunicado acompañado de un breve video que supuestamente muestra la ejecución de cristianos del área de Marawi.

(AP)

(AP)

Otro video del Estado Islámico mostró a sus combatientes destruyendo una iglesia católica en la ciudad. El portal MEMRI muestra a sus terroristas arrasando y destruyendo iconos, estatuas, crucifijos y despedazando imágenes del papa Francisco antes de prenderle fuego y destruir totalmente el santuario.

En una entrevista publicada en la revista Rumiyah, el jefe de la organización en Filipinas, Asylon Hafilon, alias Abu Abdallah Al-Muhajir, describió la lucha en el país como consecuencia de un conflicto de siglos entre musulmanes y cristianos por una parte, y musulmanes y budistas por otra.

Abu Abdallah dijo que “el cristianismo se extendió ampliamente por el Sudeste Asiático bajo la espada del colonialismo de los cruzados”, y que una pequeña “vanguardia” de musulmanes tomó las armas con el fin de combatirlo. Hoy, estos musulmanes han prometido lealtad al jefe de ISIS, Abu Bakr Al-Baghdadi –quien está vivo y a resguardo según Abu Abdallah-, y a quien reconocen como el líder de todos los musulmanes.

Abu Abdallah agregó que el Estado Islámico en Asia Oriental es la unión de varios grupos que han decidido adherir a “la gran yihad contra los infieles”  y que comparten un proyecto de larga data para establecer de forma definitiva un estado islámico en las regiones de mayoría musulmana del Sudeste Asiático por medio de la yihad armada. Entre esas organizaciones, la más relevante es la de Abu Sayyaf, conocida en los últimos cuatro años por secuestrar a occidentales.

“El dominio de nuestro pueblo musulmán cubrirá todo lo que alcance la noche y el día”, indicó el jefe de ISIS en Filipinas en su último comunicado.

“En consecuencia, o bien se someten o pagan el jizya (impuesto a cristianos y judíos) de buena manera mientras son sometidos, o se preparan para recibir lo peor, ya que los combates de nuestros muyahidines continuarán sin piedad y los atacaremos hasta destruir sus regiones, sus casas y sus bienes, sometiéndolos por medio de las armas hasta que no quede nada de ellos”, concluyó.

Infobae

Al menos 13 soldados del ejército filipino murieron durante enfrentamientos con yihadistas

Según los datos oficiales, ya son 58 las bajas gubernamentales, a las que se suman la neutralización de 138 guerrilleros islamistas y la muerte de 21 civiles

El ejército filipinos durante operaciones para desmantelar al grupo yihadista . (REUTERS)

El ejército filipinos durante operaciones para desmantelar al grupo yihadista . (REUTERS)

Al menos 13 soldados filipinos perdieron la vida y 40 resultaron heridos durante enfrentamientos con un grupo yihadista afín al Estado Islámico (EI) atrincherado en una ciudad del sur de Filipinas, donde se combate desde el pasado 23 de mayo.

Un portavoz del Ejército filipino confirmó la bajas durante intensos tiroteos con un número indeterminado de islamistas del Grupo Maute este viernes en Marawi, en la isla de Mindanao, en declaraciones este sábado al canal GMA.

Las autoridades creen que varios yihadistas también fueron abatidos durante la refriega.

Con los soldados caídos, ya son 58 las bajas gubernamentales, a las que se suman la neutralización de 138 guerrilleros islamistas y 21 civiles, conforme a los últimos datos oficiales.

El ejército patrullas las calles de  Marawi donde el grupo terrorista hace presencia. (REUTERS)

El ejército patrullas las calles de  Marawi donde el grupo terrorista hace presencia. (REUTERS)

Grupos de asistencia civil y representantes de la Cruz Roja aseguraron que el número de civiles muertos podría sobrepasar el centenar, cifras no oficiales al no tener acceso a varias zonas de la población.

Según informes policiales los rebeldes cuentan con cohetes, granadas y explosivos de fabricación casera, junto al despliegue de francotiradores, para defender los tres barrios del centro de la ciudad donde resisten desde hace más de dos semanas.

Los combates comenzaron el día 23 de mayo al fracasar una operación militar para capturar a Isnilon Hapilon, líder del grupo yihadista Abu Sayyaf, también vinculado al EI, y quien permanecía guarecido por miembros del Grupo Maute.

(REUTERS)

(REUTERS)

Los islamistas contraatacaron para tomar parcialmente la ciudad y prendieron fuego a una comisaría, un colegio, una cárcel y una iglesia, donde secuestraron a un cura y 13 feligreses que mantienen cautivos.

Sin embargo, según fuentes gubernamentales, el asalto a Marawi también pudo ser planeado con anterioridad por la gran cantidad de suministros con los que parece contar el grupo armado.

El Ejército ha recuperado desde el primer día de batalla el 90 por ciento de la población y trata de liquidar “pequeños grupos de resistencia” parapetados tras un número indeterminado de civiles.

Los soldados actúan al amparo de la ley marcial, declarada por el presidente Rodrigo Duterte en toda la región de Mindanao el mismo día que se desató el conflicto.

Terroristas de ISIS se filmaron destrozando e incendiando una iglesia en Filipinas

Los yihadistas irrumpieron en un centro religioso de Marawi, ciudad donde mantienen una sangrienta guerra con el Ejército de Rodrigo Duterte

 
 

En las últimas semanas, el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) aumentó la presión sobre las tropas gubernamentales de Filipinas. Así lo demuestra un video difundido por la agencia de noticias Amaq, vinculada a la organización yihadista, en el marco de los enfrentamientos que se libran en el país asiático, donde ISIS ha vuelto a situar, en las últimas horas, a la comunidad católica como blanco de sus ataques.

En el minuto y medio que duran aproximadamente las imágenes, puede verse a un grupo de hombres armados irrumpiendo en una iglesia de la localidad de Marawi, donde destrozaron todas las imágenes y esculturas de santos, antes de prender fuego el edificio.

No es la primera vez que los miembros de ISIS atacan un centro religioso de Filipinas. Hace unos 15 días, los yihadistas entraron en la catedral de St. Mary’s, también en Marawi, y secuestraron a varios feligreses y a un sacerdote.

Los enfrentamientos entre el Ejército filipino y el Estado Islámico han ido en aumento en esta ciudad de 200.000 habitantes, mayoritariamente musulmanes, donde hace unas semanas estalló una revuelta tras un ataque de las fuerzas de seguridad contra una casa en la que creyeron que se encontraba escondido el actual jefe de ISIS en Filipinas, Isnilon Hapilon.

La respuesta del presidente filipino, Rodrigo Duterte, fue decretar la ley marcial en el sur del país asiático, donde se encuentra Marawi.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte (AP)

El presidente filipino, Rodrigo Duterte (AP)

Filipinas: Terroristas islámicos de ISIS, destruyen una iglesia, rompiendo todas sus estatuas sagradas e incendiando el lugar.

Junto con la limpieza étnica de la ciudad de Marawi, ISIS también ha entrado a las iglesias locales para destruirlas. En un video difundido por la compañía de medios de ISIS, Amaq, los miembros de ISIS son mostrados destruyendo los iconos en una iglesia católica en la ciudad de Marawi, derribando y rompiendo las estatuas y crucifijos, rompiendo fotografías del Papa, e incendiando la iglesia.

NBC  (h / t Eran)  Una ciudad junto al lago en el sur de Filipinas se ha visto sacudida por la violencia después de que militantes vinculados con ISIS tomaron como rehenes a los fieles de una iglesia católica y los desafiaron levantado banderas negras que identifican al grupo terrorista.

El choque en la ciudad de mayoría musulmana, Marawi, donde la lucha contra el terrorismo entró en erupción desde el martes, ha provocado al menos 44 muertes relacionadas con militantes, soldados y policías, de acuerdo con las Fuerzas Armadas del país. Según los informes, algunos civiles fueron utilizados como escudos humanos , mientras que otros, incluyendo niños, fueron evacuados con la ayuda de los militares.

Y sin embargo el mundo sigue condenando al presidente de Filipinas por la declaración de la ley marcial en la zona musulmana del sur de Filipinas. En respuesta a la oleada de terrorismo islámico, el presidente Rodrigo Duterte   declaró la ley marcial en toda la parte sur de Filipinas y está advirtiendo que podría expandirse a toda la nación de 100 millones de habitantes.

Lo que sucedió después fue seguido de cerca por cuánto Duterte, conocido como “El castigador” por sus posiciones extremas y porque disfruta matando personalmente a los criminales en una guerra contra el contrabando de drogas en la nación, se ocupa de una situación muy delicada, que podría desestabilizar cualquier posibilidad de paz en el país.

A los militantes armados que residen en el sur de Filipinas, se les conoce como Abu Sayyaf, el hogar de una población en su mayoría musulmanes en comparación con el resto de la nación, que es predominantemente católica.

Duterte ha sido objeto de una amplia condena internacional por dar órdenes a sus soldados de disparar a matar cuando están involucrados en conflictos armados con los extremistas musulmanes o los traficantes de droga. El Presidente Trump ha elogiado a Duterte por sus esfuerzos para acabar con el terrorismo islámico.

Abu Sayyaf, que se traduce en “portador de la espada” en árabe, y que anteriormente era parte de la organización política más grande de Filipinas, el Frente Moro de Liberación Nacional, que durante décadas ha mantenido conversaciones con el gobierno para defender la autonomía de las comunidades Moro (musulmanes). Pero las facciones musulmanas quieren más, quieren la secesión y han capturado y matado a los extranjeros, incluidos los estadounidenses, en su búsqueda por la plena independencia.