Archivo de la categoría: FATAH

Levantemos la bandera palestina

Bandera palestina

Por Leandro Fleischer 

Ha concluido la histórica visita a la Argentina del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Como era de esperarse, diversas agrupaciones de izquierda salieron a manifestarse en su contra, y no podían faltar las banderas palestinas. Pero ¿a qué exactamente se están oponiendo, y qué están defendiendo al hacerlo?

¿Quieren levantar la bandera palestina? Yo la levanto con ustedes. Pidamos que ambos Gobiernos palestinos dejen de aterrorizar a su pueblo. Exijamos que los gays puedan vivir allí en libertad como lo hacen los que residen en los territorios del “enemigo sionista”, donde los homosexuales viven sin miedo e incluso participan en una de las marchas del Orgullo más importantes del planeta.

Vamos, agitemos esa bandera palestina bien arriba para que el BDS (Boicot, Desinversiones, Sanciones), un movimiento más preocupado por los boicots que por la paz, cese en su intención de cerrar empresas del Estado judío donde trabajan israelíes y palestinos, para que estos últimos puedan darles vidas dignas a sus familias sin la necesidad de inmolarse a fin de recibir dinero de Fatah o Hamás.

Sí, elevemos las banderas palestinas, que se vean. Hagamos oír nuestras voces para que los palestinos puedan opinar libremente sin ser tachados de “colaboradores del enemigo sionista”ni ser encarcelados o asesinados por sus líderes por opinar diferente.

¡Dale! Dame una bandera palestina, que la voy a hacer flamear sin cesar. Reclamemos que se deje de adoctrinar a los niños en el odio contra los “infieles”, para que el sueño de esos chicos sea estudiar o trabajar, no morir matando a otros para acceder a ese paraíso al que ningún dirigente palestino de ninguno de los dos bandos (que se odian entre sí) está dispuesto a ir.

Vení, vayamos juntos y alcemos la bandera palestina para que las calles y los parques ya no lleven nombres de terroristas suicidas, que estos no sean los ejemplos de los niños palestinos.

Envolveme en esa bandera palestina para que se deje de destruir y se empiece a construir. Para que de ahora en más se aspire a que haya premios Nobel (los serios, no los de la paz) y no más yihadistas.

Sostengamos esa bandera palestina y repudiemos a aquellos que no ocultan su interés en arrojar a los judíos al mar. Fomentemos esa convivencia que tanto nos gusta. No nos detengamos hasta que haya, como en Israel, gente de todas las etnias, religiones y culturas en todos los ámbitos de la sociedad palestina.

Es hora de querer una Palestina libre en serio; libre de terrorismo, libre de la opresión de su propio liderazgo, libre de gente que usa a los palestinos para promover sus oscuros intereses políticos. Levantemos la bandera de una Palestina libre y próspera para que los palestinos ya no sean víctimas eternas y puedan tomar las riendas de su propio destino y hacerse responsables de sus actos.

Si realmente quieren ser libres, tienen que librarse de la opresión interna. Yo apoyaré esa causa palestina, la única por la que vale la pena luchar.

Fuente: Revista El Medio

Territorios palestinos: el otro conflicto palestino

Diferentes grupos palestinos han luchado para compartir poder efectivamente, y esta semana los líderes palestinos se reunieron en el último intento de negociar una solución. El presidente de la Autoridad Palestina (AP) Mahmoud Abbás y el partido Fatah se reunieron con funcionarios de Hamás el 1 de agosto para decidir un posible compromiso que reduciría la tensión entre la Franja de Gaza y Cisjordania. Hace varios meses, el liderazgo de Hamás formó un comité administrativo que quitó a Fatah del cuerpo que gobierna la Franja de Gaza. Desde entonces, la AP ha cortado fondos y electricidad a Gaza, renovando el conflicto político y el malestar social.

Posteriormente, Abbás se ofreció a reanudar los suministros si Hamás a condición de que disuelva el comité administrativo y corte los lazos con el ex funcionario de Fatah rival, Mohammed Dahlan.

Al parecer, Hamás ha respondido positivamente a las demandas. Mahmoud al-Zahar dijo el 3 de agosto en una declaración que el grupo consideraría inhabilitar al comité y permitir que Fatah opere una vez más en la Franja de Gaza si la AP reanuda el pago de salarios a los trabajadores del gobierno de Gaza.

Parte de la motivación de la Autoridad Nacional Palestina para establecer negociaciones entre Fatah y Hamás es la amenaza de que Dahlan asuma un poco de gobierno en la Franja de Gaza, una iniciativa aparentemente respaldada por Egipto y los Emiratos Árabes Unidos y tácitamente aprobada por algunos en la Franja de Gaza. (De hecho, Gaza espera una visita del líder cercano a Dahlan para el 14 de agosto).

Es lógico que la AP intente persuadir a Hamás a negociar con Fatah en vez de arriesgar al grupo a encontrar una solución diferente para aliviar la presión económica –sin la participación de Fatah y la AP. También es posible que Egipto no apoye realmente el regreso de Dahlan y que lo está usando para presionar al liderazgo de Hamás para que acepte el brazo extendido de la AP.

 

Fuente: Stratfor

Atentado en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén: asesinaron a dos policías israelíes

Es el primer ataque de tal magnitud con arma de fuego desde hace años dentro de los confines del casco antiguo de la ciudad. Los tres terroristas fueron abatidos. Las oraciones del viernes fueron suspendidas

Tres asaltantes dispararon este viernes contra policías israelíes en el casco antiguo de Jerusalén y luego huyeron por la Explanada de las Mezquitas,donde las fuerzas de seguridad los alcanzaron y abatieron, indicó la policía.

Tres agentes israelíes resultaron heridos en el ataque, de los cuales dos murieron poco después, confirmó la policía.

No se precisó la identidad de los atacantes, aunque el Jerusalem Post indica que se trata de “árabes israelíes”.

En un video difundido horas después del hecho se puede ver y oír un intercambio de disparos, al mismo tiempo que caen los cuerpos, sin que se pueda identificar si se trata de los policías o de los terroristas.

(Reuters)

(Reuters)

Es el primer ataque de tal magnitud con arma de fuego desde hace años dentro de los confines del casco antiguo de la ciudad, situado en Jerusalén Este, anexionado y ocupado por Israel, subrayaron los comentaristas.

La Explanada de las Mezquitas es el tercer lugar más santo del islam. Debajo, el Muro de las Lamentaciones, que los judíos llaman Monte del Templo, es el lugar más sagrado del judaísmo.

(Reuters)

(Reuters)

El casco antiguo de Jerusalén fue totalmente acordonado por las fuerzas de la policía poco después del tiroteo, constató un periodista de la AFP.

La policía indicó, además, que todas las entradas de la Explanada de las Mezquitas se habían cerrado y que “no se celebrarán las oraciones del viernes”.

Policías israelíes detienen un palestino en el casco antiguo de la ciudad (REUTERS)

Policías israelíes detienen un palestino en el casco antiguo de la ciudad (REUTERS)

Desde octubre de 2015, Israel y los Territorios Palestinos son presa de la violencia, que ha causado la muerte de 280 palestinos, 42 israelíes, dos estadounidenses, dos jordanos, un eritreo, un sudanés y una británica, según un recuento de la AFP.

La mayoría de los palestinos abatidos son asaltantes o presuntos asaltantes, a menudo jóvenes, que actúan en solitario y con arma blanca.

Infobae

Reunión Abbas-Al Sisi: Egipto desequilibra la balanza en la interna “palestina”

Por: Roxana Levinson

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, y el de Egipto, Abdel Fattah al Sisi, se reunieron en El Cairo, mientras se intensifica el proceso de acercamiento entre Hamás y el gobierno egipcio. Mientras Abbas intenta presionar a Hamás con medidas que le causan problemas, Al Sisi los resuelve, y con ayuda de Mohammad Dahlan.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, se reunió con el de Egipto, Abdel Fattah al Sisi, para intentar frenar el proceso de acercamiento del gobierno egipcio con la organización Hamás, que se ha intensificado en las últimas semanas.

De acuerdo con el comunicado oficial difundido en Ramallah, Abbas puso al tanto a Al Sisi sobre los esfuerzos norteamericanos para “reanudar el proceso de paz entre israelíes y palestinos, en base a la fórmula de dos estados para dos pueblos”. Abbas señaló que “la solución del problema palestino traerá paz y estabilidad a la región”.

El texto también indica que “los líderes trataron los acontecimientos en el ámbito interno palestino”. Funcionarios cercanos a Mahmoud Abbas confiaron – bajo condición de anonimato – a la agencia de noticias AP que el líder palestino se reunió con el presidente egipcio para buscar aclaraciones sobre lo que parece ser un inminente acuerdo de poder compartido entre los gobernantes de Hamás y el máximo rival de Abbas, el exiliado Mohammad Dahlan.
En base a este acuerdo Hamás mantendría el control sobre la seguridad de Gaza, mientras que Dahlan eventualmente volvería a la Franja y manejaría sus relaciones exteriores.

Ninguno de los dos líderes hizo comentarios a los medios después de su reunión en El Cairo. La declaración del portavoz presidencial de Egipto se sumó a las generalidades que contenía el comunicado palestino. Los dos líderes, explicó la presidencia egipcia, discutieron los últimos avances en el intento de los palestinos por tener su propio Estado y las maneras de revivir el proceso de paz.

Dahlan fue una figura clave de Fatah, incluso durante los enfrentamientos entre Fatah y Hamás que estallaron después de la victoria del movimiento islamista en las elecciones parlamentarias de 2006, lo que finalmente derivó en la toma de Gaza por el grupo un año después.

Dahlan y Hamás han sido grandes enemigos, pero sus intereses comenzaron a coincidir en los últimos meses. El deseo de Dahlan de regresar del exilio y convertirse – cuando llegue el momento – en el sucesor de Mahmoud Abbas converge con la creciente desesperación de Hamás, que se origina en la creciente presión financiera que está aplicando Ramallah sobre Gaza.

Los nuevos acuerdos entre Egipto, Hamás y Dahlan podrían representar una seria amenaza política para Abbas y las perspectivas de un Estado palestino en la Margen Occidetnal, la Franja de Gaza y Jerusalén Este. Un “mini-Estado” palestino en Gaza podría socavar el Estado oficial buscado por Abbas, en las fronteras anteriores a 1967. 

Si este acuerdo se pone en marcha probablemente ayudaría a aliviar la década de aislamiento de Gaza, pero también profundizaría la desconexión entre Gaza y la Margen Occidental. Egipto acusó durante mucho tiempo a Hamás de proporcionar refugio y apoyar a los militantes islámicos que luchan contra sus fuerzas de seguridad en la turbulenta y castigada zona norte de la Península del Sinaí. Sin embargo, las relaciones entre Egipto y Hamás parecen estar en un proceso de evidente mejoría. 

Fuentes de Fatah señalaron que también hay acuerdos entre Hamás y Dahlan – que incluirían ayuda financiera del todavía exiliado – y advirtieron que esta nueva alianza no podría concretarse si no contara con “la bendición de El Cairo”. 

Después de las reuniones de las últimas semanas, funcionarios de Hamás dijeron que negociaron con Egipto acuerdos de seguridad para garantizar que los terroristas que operan en el Sinaí no usen Gaza como refugio. En consonancia con el acuerdo, Hamás comenzó en estos días a crear una zona de amortiguación de seguridad a lo largo de su frontera con Egipto. A cambio, Egipto despachó el combustible para la central eléctrica gazatí, aliviando los apagones que estaban alimentado el descontento entre los 2 millones de habitantes de la Franja.

Estos envíos de combustible egipcio parecen haber debilitado la presión financiera de Abbas, que intenta arrinconar a Hamás para que renuncie a su gobierno paralelo y se someta a la soberanía de Ramallah.

Itongadol

“Palestinos”: ¿por qué Abbás no puede dejar de financiar terroristas?

Kushner (izq.) y Mahmoud Abbás (der.)

Por: Bassam Tawil

Para que conste, no se trata de una defensa del presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmoud Abbás, ni de la financiación de terroristas. Es simplemente una explicación de lo que está ocurriendo. No obstante, vale la pena señalar que la idea de terminar con los pagos a los terroristas palestinos ya sus familias es un desafío, por decir lo menos. Los viejos hábitos, especialmente del odio, son difíciles de romper.
La práctica de pagar salarios a los terroristas y a las familias de los “mártires” es tan antigua como la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), fundada en 1964. No comenzó después de la creación de la Autoridad Palestina en 1994. Ni tampoco esta práctica comenzó después de que Abbás fuera elegido presidente de la AP en enero de 2005.
Antes del establecimiento de la Autoridad Palestina, la OLP se basó únicamente en la ayuda financiera árabe e islámica para pagar salarios a los terroristas encarcelados y a las familias de los muertos en ataques terroristas contra Israel.
Pero después de que la mayoría de los países árabes dieron la espalda a la OLP, tras su apoyo a la invasión de Kuwait por Saddam Hussein y el posterior establecimiento de la AP, los europeos y los estadounidenses se convirtieron en los principales donantes a los palestinos y sus familias.
La OLP no es la única organización que premia a los terroristas y a sus familias. Hamás, Jihad Islámica y otros grupos palestinos también han estado pagando estipendios mensuales a terroristas y sus familiares. Esta es su forma de expresar su gratitud a aquellos que han optado por “sacrificar” sus vidas tratando de asesinar a los judíos. También es su manera de alentar a los jóvenes a unirse a la guerra de terrorismo contra Israel. La ayuda financiera envía un mensaje específico: los palestinos que están dispuestos a morir al servicio del asesinato de judíos no necesitan preocuparse por el bienestar de sus familias.
En las últimas décadas, varios grupos palestinos han utilizado los pagos para comprar lealtad y reclutar nuevos miembros. Debido a que Fatah – el partido dominante de la AP – siempre ha cosechado la mayor parte de las donaciones árabes, islámicas y occidentales, fue capaz de reclutar al mayor número de leales y miembros. Dirigidos por Abbás, los terroristas de Fatah reciben los salarios más altos por su “contribución” a la causa palestina.
Cuantos más años un terrorista de Fatah sirva en una prisión israelí, más alto es el salario que recibe. Algunos terroristas de Fatah detenidos en prisión israelí reciben estipendios mensuales de hasta 4.000 dólares. Muchos de ellos también son recompensados con los mejores trabajos tanto en Fatah como en la AP.
Tomemos, por ejemplo, el caso de Karim Younes, un terrorista Fatah que ha estado en prisión por más de tres décadas por secuestrar y asesinar a un soldado israelí. Recientemente, Younes fue nombrado miembro del Comité Central de Fatah, uno de los principales órganos de toma de decisiones dominados por los leales de Abbás. Como miembro del Comité Central de Fatah, Younes ahora tendrá derecho a miles de dólares cada mes.
En su reciente reunión con los enviados presidenciales de Estados Unidos Jared Kushner y Jason Greenblatt en Ramallah, un enfurecido Mahmoud Abbás rechazó su petición de que detuviera los pagos a los terroristas y a sus familias.

Algunos de los ayudantes de Abbás han llegado a describir la demanda como “loca”, argumentando que instigará la inestabilidad y volverá a muchos palestinos contra sus líderes. Uno de los asesores de Abbás fue citado acusando Kushner y Greenblatt de servir como “asesores” del primer ministro israelí Biniamín Netanyahu.
Abbás también es consciente de que su vida estaría en peligro si detiene los pagos, porque será asesinado por los mismos terroristas que él y otros líderes palestinos han estado alabando y promoviendo durante muchos años.
El argumento de Abbás de que la suspensión de los pagos convertiría a su pueblo en su contra no es infundado. De hecho, en un intento por apaciguar a Israel y a la Administración Trump, Abbás ya ha cortado los pagos a decenas de terroristas y sus familias, particularmente aquellos que no están necesariamente asociados con su facción Fatah.
En las últimas semanas, ex presos palestinos y sus familias han llevado a cabo decenas de protestas diarias contra la decisión de Abbás de cortar sus salarios. Ellos están acusando a Abbás de inclinarse ante la presión israelí y estadounidense, y algunos le han dicho ya “traidor”.
Sin embargo, Abbás y otros líderes palestinos sólo pueden culparse a sí mismos, sin embargo, por la reacción negativa en la calle palestina tras la decisión de detener el pago de salarios a algunos terroristas y a sus familias. Al fin y al cabo, fueron estos líderes quienes en primer lugar reclutaron a los terroristas y los animaron a lanzar ataques terroristas contra Israel, y prometieron que cuidarían a sus familias si fueran encarcelados o asesinados. Durante décadas, Abbás y otros líderes palestinos han alabado a los terroristas palestinos, llamándolos “mártires”, “héroes” y  “luchadores por la libertad” que se sacrifican por su pueblo. El “sacrificio”, para aclarar, significa asesinar y herir a los judíos.
Bajo Abbás y su predecesor, Yasser Arafat, se han establecido innumerables instituciones para apoyar a los terroristas y a sus familias. En un momento dado, incluso se creó un ministerio especial llamado el Ministerio de Asuntos de los Detenidos y ex Detenidos. Su objetivo principal es “garantizar una vida digna a los presos y cuidar a sus hijos y sus familias”. ¿Por qué un palestino debe ir a la universidad y buscar un trabajo cuando puede hacer una “vida decente” asesinando a los judíos?
En 2014, después de las protestas de los donantes occidentales, Abbás abolió el ministerio. Sin embargo, la decisión resultó ser nada más que un cambio cosmético destinado a engañar a los donantes. El ministerio sigue funcionando, pero bajo un nombre diferente: Comisión de Detenidos y Ex-Detenidos. Abbás defendió la decisión alegando que la nueva comisión ahora formaba parte de la OLP y no del gobierno de la AP. Esto es como reclamar que la Cámara de Representantes y el Senado son dos cuerpos diferentes que no están vinculados al gobierno de los Estados Unidos.
Los terroristas palestinos se han convertido en una parte integral de una cultura que ha estado glorificando y promoviendo actos de terrorismo contra Israel. Generación tras generación, a los palestinos se les ha enseñado que los prisioneros y terroristas asesinados por Israel son los “estimados hijos de la revolución”, los “intocables”.
La narrativa palestina oficial es que estos hombres fueron encarcelados o asesinados por nada más que “resistir a Israel”. Esta narración ha ocultado con éxito la verdad sobre el encarcelamiento o la muerte de terroristas palestinos.
Frente a una nueva realidad en la que muchos de la comunidad internacional ya no están dispuestos a tener su dinero de los contribuyentes designado para los terroristas y sus familias, Abbás ahora se encuentra atrapado entre lo que para él son dos movimientos terribles.
Actualmente está corriendo para explicarle a su gente por qué de repente se ha vuelto difícil pagar salarios a los mismos terroristas que entrenó y sigue glorificando nombrando calles, plazas públicas y centros deportivos después de ellos. Su pueblo, por supuesto, no compra sus excusas, y muchos lo acusan de servir a intereses israelíes y estadounidenses abandonando a los “buenos chicos” de la “revolución”.
Tomará mucho tiempo, y un cambio masivo de actitud, antes de que Abbás o cualquier otro líder palestino logre secar los fondos que apoyan a los terroristas y a sus familias. Tal plan está condenado desde el principio, a menos que estos líderes inviertan su comportamiento y emprendan un proceso de desradicalización de su pueblo. Esto requerirá un cambio de actitud drástico en su narrativa actual de la violencia, así como un movimiento hacia una cultura de paz – precisamente el tema sobre el que Abbás recientemente mintió con tan poco respeto al reunirse con el presidente de Estados Unidos Donald Trump.
A juzgar por la respuesta furibunda de Abbás a la demanda de detener los pagos a los terroristas y a sus familias, parece que Abbás y sus cohortes en Ramallah planean continuar con sus antiguas travesuras.

Fuente: Gatestone Institute.

Traducción al español: Revista El Medio

Líder de la revolución Islámica destacó la difícil situación de los supuestos “palestinos”

Resultado de imagen para Imagenes del Ayatollah Ali Khamenei

El Ayatollah Ali Khamenei expresó que los musulmanes están obligados a marchar en contra del régimen sionista de Israel “de cualquier manera posible”.

Frente a una gran cantidad de personas reunidas de distintos sectores sociales y junto a funcionarios en Teherán, festejando Eid al-Fitr, Khamenei remarcó la importancia del asunto palestino y describió que se desvanecerá en el olvido siendo “un gran peligro”.

“Según la jurisdprudencia islámica, frente a la dominación del enemigo en tierras islámicas, los musulmanes están obligados a luchar como sea contra el régimen sionista”, afirmó el Líder.

“Palestina es la preocupación mayor para los musulmanes, alguno países islámicos están ignorando y buscando olvidar el asunto”, confirmó de manera tajante.

Khamenei elogió las manifestaciones nacionales del pueblo iraní, apoyando a los palestinos en el Día Al-Quds, destacando que fue “un ejemplo honorable de unidad islámica”.

“La unión islámica, los chiítas que toman las calles demostrando simpatía hacia los palestinos, que son suníes”. Millones de iraníes realizaron manifestaciones en ciudades del país el viernes en apoyo de los palestinos.

Cada año, el Día Al-Quds se celebra el último viernes del mes sagrado islámico de Ramadán.

Fuente: Aurora

Así educan los palestinos a sus niños

rp_bandera-israel-quemada-1024x567.jpg

Por Julián Schvindlerman 

Días atrás, el presidente de la Autoridad Palestina (AP), de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y del movimiento Fatah, Mahmud Abás, envió una carta –en árabe– al Congreso Judío Latinoamericano (CJL) en Buenos Aires en la que saludaba una iniciativa de diálogo interreligioso entre musulmanes palestinos y judíos promovida por dicha organización. “Nosotros incentivamos este tipo de nobles iniciativas, que aportan a la promoción del diálogo y a los lazos entre las culturas y religiones”, escribió Abás. “Hemos propiciado varios aportes en esta área”.

Si tan solo eso fuera cierto.

Lejos de promover los lazos entre las culturas y religiones y de propiciar aportes, la AP, la OLP y Fatah que él comanda incitan incesantemente contra los israelíes, los sionistas y los judíos en el currículo educativo y en la prensa oficial palestinos. Apenas unos días antes, el ministro de Educación palestino, Sabri Saidam, posteó en Facebook su reacción al asesinato de una joven soldado israelí en Jerusalem: “Que Alá tenga piedad de los mártires de Jerusalem y de toda Palestina”. Por “mártires” se refería a los terroristas que la apuñalaron. Abás no lo repudió. De hecho, cuando estalló la intifada de los cuchillos –como se dio en denominar el último brote psicótico colectivo palestino para el asesinato de israelíes–, el propio presidente palestino llamó a su pueblo a derramar sangre por Al Aqsa.

Según Impact, una organización israelí que estudia y traduce los textos escolares palestinos, el nuevo currículo oficial de la AP es “significativamente más radical que los anteriores”. En los manuales actuales, oficialmente sancionados por la AP, los niños de Gaza y Cisjordania pueden leer: “Prometo que sacrificaré mi sangre, que saturaré la tierra de los generosos y eliminaré al usurpador de mi país, y aniquilaré el remanente de foráneos. Oh tierra de Al Aqsa y el Haram, oh cuna de la hidalguía y generosidad paciente, sé paciente, pues la victoria es nuestra, el horizonte está emergiendo de la opresión” (Nuestro Hermoso Idioma, Grado 3, vol.  2, 2016-17, p. 64). Y también: “Oh hermano, los opresores han excedido todos los límites y la yihad y el sacrificio son necesarios” (Lecturas y Textos, Grado 8, parte 1, 2015, p. 44).

Los textos escolares enseñan a los niños a rechazar las negociaciones con Israel, a abrazar el espíritu del combate y a convertirse en mártires. Mensajes como “el volcán de mi venganza”, la definición de Palestina como el “territorio ocupado en 1948” (año del establecimiento de Israel) y ejemplos aritméticos empleando cantidades de mártires son comunes. La conexión judía con Jerusalem es ignorada y la historia de su fundación, tergiversada: “Jerusalem es una ciudad árabe construida por nuestros antepasados árabes hace miles de años. Es sagrada para los musulmanes y los cristianos” (Educación Nacional y Socialización, Grado 3, vol. 1, 2016 – 17, p. 28).

El currículo educativo palestino entró en vigor a raíz de la firma de los Acuerdos de Oslo (1993)y el establecimiento de la Autoridad Palestina (1994). Ya entonces los israelíes y los judíos eran caracterizados como “engañadores”, “animales salvajes”, “ladrones”, “enemigos de los profetas y los creyentes” y “conquistadores”. Israel era presentado como “una provocación al mundo árabe”, una “administración judía racista”, el “enemigo sionista” y “Palestina ocupada”. En el libro Educación Islámica, Grado 7 (p. 19), los niños debían responder a esta consigna: “¿Por qué odian los judíos a los musulmanes y quieren causar división entre ellos? Dé un ejemplo de los malditos intentos de los judíos, tomado de acontecimientos actuales”. En Nuestro Idioma Árabe, Grado 5 (p. 67) se podía hallar esta enseñanza: “Recuerda: el resultado final e inevitable será la victoria de los musulmanes sobre los judíos”.

No es exactamente una educación hacia la paz. Quien quiera entender la causa real de la ausencia de paz entre palestinos e israelíes debería comenzar por mirar qué tipo de enseñanzas han estado recibiendo los niños palestinos durante casi un cuarto de siglo.

Las proclamas de Mahmud Abás en su carta al CJL favorables a la coexistencia son un fraude. Es, por lo menos, su segundo engaño público en lo que va del año. Cuando visitó la Casa Blanca, el mes pasado, aseguró en presencia del presidente de los Estados Unidos, en su conferencia de prensa conjunta: “Estamos criando a nuestra juventud, a nuestros hijos y a nuestros nietos en una cultura de paz”. Donald Trump lo visitó en Belén tiempo después y, según una información muy publicitada en la prensa israelí, le dijo a Abás a los gritos: “¡Usted me engañó en Washington! ¡Habló de su compromiso con la paz, pero los israelíes me mostraron su implicación en la incitación [antiisraelí]!”. Se informó de que el presiente palestino permaneció en silencio durante varios minutos.

La mitomanía política del presidente palestino deja en un lugar incómodo a la familia de las naciones. Y es que, como bien dice el refrán en inglés, “si me engañas una vez, la culpa es tuya; si me engañas dos veces, la culpa es mía”.

julianschvindlerman.com.ar

Fuente: Revista El Medio