Netanyahu dispuesto a una cumbre con Abbás bajo el patrocinio de Sisi en El Cairo

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, expresó durante un encuentro con el ministro de Exteriores, Sameh Shoukry, su disposición a reunirse con el presidente de de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, en El Cairo, en conversaciones patrocinadas por el presidente de Egipto, Abdel Fatteh al Sisi.

La Oficina del Primer Ministro (OPM) no confirmó ni desmintió el reporte difundido por el canal saudita Al Arabiya.

“Más allá de si ese tema fue discutido o no, Israel siempre ha dicho que está dispuesto a llevar a cabo negociaciones bilaterales directas sin precondiciones”, respondió la Oficina de Netanyahu.

La propuesta de conversaciones tripartitas de alto nivel, surgieron tras un encuentro histórico mantenido entre Netanyahu y Shoukry en Jerusalén.

En el marco de la iniciativa de Egipto para relanzar el moribundo proceso de paz entre israelíes y palestinos, Sisi ofreció albergar las conversaciones directas entre ambas partes en El Cairo.

En la cumbre tripartita participarían también altos funcionarios de Jordania y Egipto, y se enfocará en medidas para construir la confianza en un esfuerzo por calmar los diez meses de violencia en Cisjordania (Judea y Samaria), apuntaron funcionarios palestinos al diario panárabe Al Hayat, publicado en Londres.

La visita de Shoukry al país es la primera de un ministro de Exteriores egipcio desde 2007. Israel ha surgido como un discreto aliado del presidente de

Egipto, Abdel Fattah al Sisi, que se viene posicionando como un actor central para relanzar el estancado proceso de paz.La visita de Shoukry surge en el marco discusiones sobre la renovación de la Iniciativa de Paz Árabe y la cooperación sin precedentes en materia de inteligencia militar de Israel con Egipto en la lucha contra la filial del Estado Islámico en la península de Sinaí.

En una conferencia de prensa junto a Netanyahu, Shoukry puntualizó que este es un “momento crucial y de desafíos para el Oriente Medio”, y agregó que Egipto está dedicado promover a “una paz justa y amplia entre los pueblos israelí y palestino”.

“El objetivo que nos proponemos alcanzar mediante las negociaciones entre ambas partes se basa en la justicia, los derechos legítimos y la disposición mutua para coexistir pacíficamente en dos estados independientes vecinos en paz y seguridad”, aseveró.

“Egipto sigue dispuesto a ayudar en la consecución de este objetivo”, manifestó, haciendo hincapié en que “tal logro trascendental tendría un impacto de largo alcance, dramático y positivo en las condiciones generales del Oriente Medio. El estado actual de las cosas es, por desgracia, inestable e insostenible”.

Shoukry, que visitó Abbas en Ramallah, el mes pasado, instó a los líderes de ambas partes a reanudar las negociaciones.

Según el Canal 2 de la televisión, la sorpresiva visita de Shoukry tiene también por objeto arreglar un primer encuentro entre Netanyahu y al Sisi en Egipto, en los próximos meses.

Aurora

Análisis: Hamás se ha convertido en el amigo-enemigo de Israel – Por Efraim Halevy

Efraim-Halevy-620x300

El ex jefe del Mossad explica el por qué las rivalidades internas en Gaza beneficia los intereses de Israel.

Recientemente, más y más actores en el ámbito internacional – actores estados y no estados – han necesitado de un término que exprese una situación en la que otro actor es un amigo y a la vez enemigo. Estos han comenzado a referirse a ellos como “amienemigos”.

El amienemigo posee una complicada relación con su entorno – combate contra un rival, contribuyendo así significativamente a uno de sus otros enemigos.

Hamás, por ejemplo, está en un estado de guerra con Israel, mientras que su batalla contra otras organizaciones en la Franja de Gaza, que rechazan su autoridad, le sirve a las necesidades de seguridad de Israel.

Por otra parte, Hamás goza de más libertad de acción que la opinión pública internacional le permitiría a Israel. Es más rápido y más eficiente y desenfrenado hacia el rival compartido.

La situación es más complicada al norte. Existe un número mucho mayor de actores que no son estados – Hezbollah, Jabhat Al-Nusra, Al-Qaeda, el Estado Islámico, el Ejército Libre de Siria. Cada uno de ellos inflige bajas a los enemigos de Israel. La batalla verdadera entre los diferentes actores debilita a cada uno de ellos en relación a Israel. Es posible que un amienemigo se esté desarrollando también entre los actores en el norte.

Una nueva realidad exige nuevas estrategias y tácticas:

En primer lugar, el reconocer la diferencia entre los diversos actores no estatales y el tratamiento de cada uno de ellos en particular. La declaración generalizada de que todos son terroristas homogéneos ya no es válida.

En segundo lugar, abandonar el enfoque fundamental que rechaza cualquier contacto diplomático con los terroristas. Este enfoque le impide a Israel usar herramientas vitales para estudiar al enemigo y afectar la forma en que piensa.

En tercer lugar, clasificar a los actores de acuerdo a las consideraciones costo-beneficio y recompensar a aquellos que contribuyen a nuestros intereses de seguridad.

En cuarto lugar, diseñar un estilo y contenido a fin de tener un discurso serio y profesional con algunos de los nuevos actores de acuerdo a los intereses de Israel. Israel debe decidir que exigir de un grupo u otro y que debe darle a cambio. En lugar de una política de calma a cambio de calma, debería desarrollar una política más dinámica, que busca cambiar las situaciones básicas a favor de ambas partes del discurso.

Por último, en lugar de juzgar el medio ambiente en el que vivimos, deberíamos poner mayor esfuerzo en la búsqueda de formas de vivir con este. Por ejemplo, mientras el flujo de materiales y bienes en la Franja de Gaza aumente, se extiende el contacto entre Israel y los habitantes de Gaza en el cruce fronterizo y, hacerlo también a través de los medios de comunicación modernos que rompen a través de barreras y fronteras físicas. Debemos utilizarlos al máximo en lugar de restringirlos.

Si las conversaciones recientes maduran en un acuerdo entre Israel y Hamás durante un período limitado de tiempo, será necesario convertirlas en la primera etapa tomando un nuevo camino. La táctica debe conducir a una estrategia de diálogo permanente. La fuerza de cada acuerdo siempre dependerá de las relaciones entre los ciudadanos de Israel en este lado de la frontera y los árabes en su otro lado.

Una fuente oficial fue citada recientemente diciendo que tenemos la calma incluso sin darle a los palestinos en Gaza un puerto marítimo y un aeropuerto. Sin abordar estas dos ambiciones, las recientes conversaciones demuestran que la fórmula de “calma por calma” no está actualizada. Tal enfoque garantiza una nueva ronda de combates.

Se espera que la retórica oficial de ambas partes continúe, pero eso no debería detener a los dos bandos en la búsqueda de rutas a un discurso menos agresivo. Israel y Hamás seguirán preparándose para las próximas rondas de combates como si no existiese otra alternativa y tal vez en realidad no la hay.

Pero si la cuarta ronda en Gaza estalla como está predestinada sin otras alternativas que deben ser examinadas, no seremos capaces de argumentar que nos vemos obligados a una “guerra inevitable” nuevamente. No seremos capaces de decirle eso al mundo y más importante aún, no seremos capaces de mirar directamente a los ojos de los ciudadanos de Israel y decirles eso.

Efraim Halevy es ex jefe del Mossad.

Fuente: Por Israel

Netanyahu a Abbas: “Los ciudadanos de Israel quieren la paz”

 

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dialogó esta tarde con el presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmoud Abbas, para desearle un feliz Eid a Fitr, la festividad que marca el final del mes del Ramadán. Netanyahu le comentó a Abbas durante la comunicación que “los ciudadanos de Israel quieren la paz” y que “Israel continuará actuando por la estabilidad regional”.

La conversación se dio en contexto de una fuerte presión internacional para que Israel y la Autoridad Palestina reanuden las negociaciones de paz, que se mantuvieron congeladas en el último año.

Francia puso sus esfuerzos para llevar a Israel y la AP a retomar las negociaciones de paz que se congelaron en abril del año pasado. Hasta el momento se planteó una posible resolución para completar las conversaciones en 18 meses.

El ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Laurent Fabius, visitó recientemente la región y pidió a los mandatarios que retomaran las conversaciones de paz en Medio Oriente, pero advirtió que “la construcción israelí en la Margen Occidental amenaza un posible acuerdo definitivo”.

Hasta el momento fue Abbas quién puso las condiciones para las conversaciones de paz y volvió a hacerlo, recientemente, cuando exigió que Israel detuviera la construcción en Judea y Samaria, liberara a prisioneros terroristas y negociara en un periodo no mayor a un año, según informó el diario Arutz Sheva.

El ministro del Interior, Silvan Shalom, quien está a cargo de manejar las conversaciones de paz con la AP, pidió la semana pasada que se reanuden las negociaciones, pero también dijo que “se necesitan dos para bailar tango” y que la AP debe mostrar predisposición para retomar las conversaciones.

“Necesitamos reanudar las negociaciones con los palestinos, a pesar de que no veamos la luz al final del camino”, concluyó el ministro Shalom.

Fuente: Itongadol

Escándalos Occidentales en Medio Oriente

  • mediooriente-estomago
  • por: Bassam Tawil
  • El resultado de este informe de la ONU – y el de todos los informes anteriores – sólo perpetúa el problema palestino. Todas las agencias de la ONU condenan a Israel, pero ninguna jamás ayuda a los palestinos. Es un escándalo de proporciones mundiales que la ONU en general y la UNRWA en particular – así como la UE – ignoren los cientos de miles de muertos y mutilados, y los millones de refugiados que necesitan desesperadamente de la ayuda en los países árabes vecinos. Nos duele porque le da a Hamas legitimidad moral a expensas de la Autoridad Palestina.
  • Hamas quería utilizar el gobierno de consenso nacional como vehículo para transferir fondos de Qatar a la Franja de Gaza, porque el presidente de Egipto había cerrado los túneles que Hamas necesitaba para contrabandear armas y dinero hacia la Franja de Gaza.
  • La triste verdad es que Hamas inició la última guerra contra Israel. La verdadera pregunta es, ¿Por qué fue necesario todo esto? ¿Por qué Hamas no usó los miles de millones que había recibido durante años para la construcción de lo que debería haberse convertido en el Singapur, o la Costa Azul, del Medio Oriente?
  • No es de extrañar que los israelíes sienten que si se retiran de la Margen Occidental, ellos – y Jordania – tendrán que lidiar no sólo con otro estado de Hamas en su frontera oriental, sino también con ISIS en su frontera.
  • Hamas, ignorando sus dañados edificios en Gaza, claramente tiene suficientes fondos (suministrados por Qatar y Turquía) para reconstruir sus túneles de ataque y reponer su arsenal de cohetes – mientras exporta su terrorismo hacia nosotros en la Margen Occidental, con el objetivo de derrocar a la Autoridad Palestina. No está claro por qué los estadounidenses permanecen en silencio frente a la actividad continua de Qatar como estado patrocinador del terrorismo internacional.

El mundo islámico está celebrando el mes de Ramadán con ayunos a lo largo del día; durante esta época cada musulmán debe brindar un ajuste de cuentas a Allah a nivel personal, a nivel familiar, a nivel local y a nivel de la nación del Islam. Igual que los israelíes, los palestinos están ahora haciendo un balance del año que ha pasado desde la guerra de 50 días entre Hamas e Israel – lo que los israelíes llaman “Operación Margen Protector”, y Hamas llama “Operación Firmeza”. El informe de la comisión que investigó el conflicto, escrito por el pro-palestino profesor William Schabas y firmado por la Sra. Mary Davis, no sorprendió a nadie en Palestina.

Incluso antes de la publicación del informe, sabíamos lo que iba a decir: todos los comités de investigación que tratan de la causa palestina siempre se alinean contra Israel, pero nunca cambia nada o influencia la situación sobre el terreno. Como palestino, me alegré que el informe hiciera igualmente responsables de la agresión tanto a Hamas como a Israel, ¿pero para qué sirve? El resultado de este – y el de todos los informes anteriores – sólo perpetúa el problema palestino.

Todas las agencias de la ONU condenan a Israel, pero ninguna ayuda a los palestinos. UNRWA tiene sus propias razones para no resolver la cuestión de los refugiados palestinos (es casi imposible cerrar un programa de empleo) y les proporciona a los terroristas de Hamas con instalaciones convenientes desde las cuales atacar a Israel con cohetes.

Es un escándalo de proporciones mundiales que la ONU en general y la UNRWA en particular – así como la UE – ignoren los cientos de miles de muertos y mutilados, y los millones de refugiados desesperadamente necesitados de ayuda en los países árabes vecinos. Aparentemente, Qatar ha comprado a sus líderes, igual que compró la Copa Mundial de los dirigentes de la FIFA.

El Informe Schabas-Davis de la ONU está sesgado a favor de los palestinos, que a primera vista parecería servir a nuestros intereses, pero en realidad nos daña, porque le da a Hamas legitimidad moral a expensas de la Autoridad Palestina (AP). Por lo tanto la popularidad de Hamas se acelera, por lo que las distintas facciones palestinas nunca podrán superar sus diferencias, resolver nuestros problemas internos y establecer un estado.

La triste verdad es que Hamas inició la última guerra contra Israel. Comenzó cerca del momento en que Hamas y la Autoridad Palestina habían decidido establecer un gobierno de consenso nacional. El líder de la AP, Mahmoud Abbas, estaba dispuesto a establecer un gobierno con la ilegal administración de facto de Ismail Haniyeh en la Franja de Gaza, y olvidar convenientemente que en 2006, Hamas había arrojado a los líderes y comandantes de Fatah de los techos de los edificios más altos de la Franja de Gaza, expulsando a algunos y disparándoles a otros.

Los motivos de Abbas para establecer un gobierno de consenso nacional fueron honestos. Quería ser el único representante legítimo del pueblo palestino y reparar el mortal cisma interno que había creado dos estados palestinos, uno en la Franja de Gaza y otro en la Margen Occidental. Sus motivos eran positivos, pero los de Hamas eran negativos. Hamas quería utilizar el gobierno de consenso nacional como un vehículo para transferir fondos de Qatar hacia la Franja de Gaza, porque el presidente de Egipto había cerrado los túneles que Hamas necesitaba para contrabandear armas y dinero hacia la Franja de Gaza.

Por lo tanto, tan pronto como se estableció el gobierno de consenso nacional, los gazatíes exigieron que la AP transfiriera los fondos de Qatar para pagar por las armas y los túneles utilizados para atacar a Israel, y para pagar el precio de la sangre de sus operativos terroristas y la inflada “administración” de sus compinches.

Abbas estuvo de acuerdo, pero condicionó la transferencia al uso de representantes de la Autoridad Palestina como intermediarios, quienes se encargarían de los puestos de control en las fronteras de la Franja de Gaza con Israel y Egipto. Supuso que de este modo, la AP podría gradualmente volver a controlar la Franja de Gaza. Por desgracia, Hamas rechazó la propuesta, y hasta el día de hoy Hamas se niega a permitir que algún funcionario de alto rango de la Autoridad Palestina entre en la Franja de Gaza.

Parte del acuerdo de gobierno de consenso nacional fue que las elecciones se celebrarían dentro de los seis meses siguientes a su formación, pero Hamas secuestró a tres jóvenes judíos y los asesinó para lograr la liberación de palestinos de las cárceles israelíes, para ganar más popularidad y tomar el control de las elecciones en la Margen Occidental.

Hamas también planeó un golpe de estado en la Margen Occidental para matar a Abbas en caso de que su plan electoral fracasara, pero sus células terroristas y sus armas fueron descubiertas por los israelíes en colaboración con las fuerzas de seguridad de la AP, y el complot fracasó.

En respuesta a las acciones de Israel después de que fueran asesinados los tres jóvenes, Hamas inició una andanada de disparos de cohetes dirigidos contra pueblos y ciudades israelíes, e infiltró escuadrones de sus terroristas a Israel a través de túneles bajo la frontera entre Israel y Gaza, y por el mar, usando a los civiles gazatíes como escudos humanos.

La respuesta israelí a los ataques de Hamas fue dura y decidida: más de 2.500 gazatíes resultaron muertos, alrededor de la mitad de ellos operativos terroristas, y la destrucción causada en la Franja de Gaza y su infraestructura no tuvo precedentes.

El dinero prometido por los estados árabes para la reconstrucción de Gaza nunca llegó, y la verdadera pregunta es: ¿Por qué fue necesario todo esto? ¿Y por qué Hamas no usó los miles de millones que había recibido, a lo largo de años, para construir lo que debería haberse convertido en el Singapur, o la Costa Azul, del Medio Oriente?

Por lo tanto, no es de extrañar que los israelíes sientan que si se retiran de la Margen Occidental, ellos – y Jordania – tendrán que lidiar no sólo con otro estado de Hamas en su frontera oriental, sino también con ISIS en su frontera. No es ningún secreto que Hamas e ISIS en la península del Sinaí están actualmente amenazando tanto a Israel como a Egipto.

A pesar de estar en medio del Ramadán, con o sin introspección, evidentemente Hamas no ha aprendido nada del año pasado. Hamas ha dejado de atacar a Israel con cohetes – no sólo porque teme la respuesta de Israel, sino porque Israel permite que entren alimentos y cemento a la Franja de Gaza. Hamas e Israel, aparentemente, están manteniendo conversaciones para una hudna [cese temporal de hostilidades] a largo plazo. Sin embargo, con o sin conversaciones, Hamas, mientras ignora sus dañados edificios, claramente tiene suficientes fondos para reconstruir sus túneles de ataque y reponer su arsenal de cohetes – mientras exporta su terrorismo hacia nosotros en la Margen Occidental. Opera células terroristas para atacar a civiles israelíes y para enredar a la Autoridad Palestina en otra intifada, con el objetivo de derrocarla. Y Hamas lo hace todo bajo la tutela santurrona de las comisiones investigadoras que llegan desde el despistado occidente, y terminan justificando sus acciones.

Las fuerzas de seguridad israelíes detuvieron recientemente a 80 terroristas de Hamas en Nablus, en la Margen Occidental. Poco después, las fuerzas de seguridad preventivas palestinas detuvieron a 104 operativos de Hamas y desmantelaron una red gigante de Hamas que había estado planeando derrocar a la Autoridad Palestina, todo financiado por Qatar (nuevamente) y Turquía.

Al día de hoy, no está claro por qué los estadounidenses permanecen en silencio frente a la continua actividad de Qatar como estado patrocinador del terrorismo mundial. ¿Es porque una base militar estadounidense se encuentra estacionada allí, o hay alguna otra razón?

Durante la guerra del verano pasado, que tuvo lugar también durante el Ramadán, Hamas lanzó cohetes contra Jerusalén, hogar de la mezquita Al-Aqsa y de los lugares sagrados de las otras religiones monoteístas. Como musulmán, se me cae la cara de vergüenza cuando palestinos afirman que “La mezquita de Al-Aqsa está en peligro” bajo los israelíes, cuando somos nosotros los que la ponemos en peligro.

Este año el Ramadán está nuevamente desgarrado por mutuas acusaciones palestinas, con Adnan Damiri, funcionario de alto rango de seguridad de la Autoridad Palestina, afirmando, lógicamente, que Hamas quiere destruir a la AP y colabora con ISIS. Los portavoces de Hamas, Musheir al-Masri y Izzat al-Rishq, afirman, por el contrario, que la Autoridad Palestina colabora con Israel y, durante el Ramadán, está “apuñalando a Hamas por la espalda”.

El portavoz de Hamas Musheir al-Masri (izquierda) dice que la Autoridad Palestina colabora con Israel y está “apuñalando a Hamas por la espalda”.  Adnan Damiri, funcionario de alto rango de seguridad de la Autoridad Palestina (derecha) dice que Hamas quiere destruir a la AP y colabora con ISIS.

La hipocresía de Hamas ha ido más allá de los límites no sólo del buen gusto, sino de la lógica. Aunque Hamas está actualmente en el proceso de discusión de una hudna con Israel, Israel permite que cemento y otras mercancías humanitarias entren en la Franja de Gaza, y Hamas los utiliza para reconstruir túneles terroristas.

Aunque los líderes de Hamas tienen miedo de tomar acción directa en contra de Israel, están tratando de utilizar terroristas de Hamas e ISIS para destruir la Margen Occidental, y luego tienen el descaro de acusar a la Autoridad Palestina de colaborar con el enemigo.

Adnan Damiri tiene razón: si miramos a nuestro alrededor, está claro que los únicos lugares seguros en Medio Oriente son Israel y los territorios ocupados en la Margen Occidental. No podemos permitir que ISIS traiga destrucción masiva a los palestinos y destruya lo que aún nos queda en la Margen Occidental.

Dada la situación actual, es obvio por qué los israelíes temen a abandonar su control sobre la frontera con Jordania, y por qué sólo confían en sí mismos. Si abandonan la frontera con Jordania, millones de palestinos, junto con operativos y otros terroristas de ISIS y Hamas, inundarán la Margen Occidental y nos destruirán, tanto a nosotros como a los israelíes.

Cualquiera que crea en las garantías internacionales sólo necesita mirar las masacres en los estados árabes: estas matanzas se llevan a cabo abiertamente, sin que nadie mueva un dedo para detenerlas. Las fuerzas de la ONU en los Altos del Golán tampoco hacen nada para detener la masacre de los sirios, al igual que las fuerzas de la ONU en el sur del Líbano no hicieron nada para impedir que Hezbollah se rearme. De hecho, hace una semana, el Ministro de Relaciones Exteriores de la Autoridad Palestina, Riyad al-Maliki, se refirió con valentía a la colaboración de Hamas e ISIS en la península del Sinaí como parte de la guerra de la Hermandad Musulmana contra el régimen del presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi. ¿Realmente queremos poner en peligro el Reino Jordano de la misma manera?

Mientras hacíamos el ajuste de cuentas este Ramadán, otra situación surrealista hizo notar su presencia. Al mismo tiempo que Mahmoud Abbas y sus seguidores tienen miedo de entrar en la Franja de Gaza, un miembro palestino de la Knesset israelí, Basilea Ghattas, se unió a una flotilla internacional tratando de romper el bloqueo marítimo de Israel de la Franja de Gaza. El bloqueo fue instituido para evitar que entren armas por mar a la Franja de Gaza. La estupidez de Basilea Ghattas, que juró lealtad a la Knesset israelí, fortalece a Hamas – que destruiría a la Autoridad Palestina antes de destruir a los judíos y al Estado de Israel. ¿Qué pensaba Ghattas? ¿Quiere fortalecer a Hamas, lo que supondrá el colapso de la AP en la Margen Occidental y dañar a Jordania – todo mientras Hamas e ISIS amenazan la seguridad de Egipto?

Mientras tanto, la reciente declaración del Príncipe Saudita Al-Waleed Bin Talal en relación a una abierta cooperación Saudita-Israel es un buen comienzo para una nueva alianza – y no hay mejor momento que el Ramadán para hacerlo.

Bassam Tawil tiene su sede en Medio Oriente

Fuente: Por Israel

Israel y Hamas, comprometidos con la tregua y preparados para una nueva guerra

  • reuters
  • por: Sal Emergui
  • Parece difícil la reconstrucción de una franja castigada por 50 días de combates
  • Los datos oficiales de desempleo superan en la Franja de Gaza el 40%
  • El destino de Gaza pasa por Israel, Egipto y la comunidad internacional
  • Israel exige a Hamas la devolución de los restos de un soldado y un oficial muertos
  • El grupo islamista replica pidiendo un canje que libere a presos palestinos

La incertidumbre y el pesimismo delimitan la frontera que hace un año explotó en mil pedazos. Hace un año, la Fuerza Aérea israelí iniciaba la operación Tsuk Eitan (traducida al español como ‘Margen Protector’) contra el grupo islamista Hamas en la Franja de Gaza en respuesta al incremento del lanzamiento de proyectiles contra el sur de Israel.

Un año después, Hamas e Israel mantienen contactos discretos y (muy) indirectos para pactar una tregua no escrita de larga duración y al mismo tiempo se preparan para un nuevo enfrentamiento que parece inevitable.

Aunque más de 600 camiones con productos, material de construcción (más de 1,3 millones de toneladas) y ayuda humanitaria entran diariamente desde Israel, queda lejana la reconstrucción de una franja severamente castigada por 50 días de bombas y combates. Según las autoridades palestinas, más de 100.000 personas aún esperan su realojamiento tras perder sus casas.

Adnan Abu Hasna, portavoz de la agencia de refugiados de la ONU (UNRWA) en Gaza, afirma que “61.000 viviendas han sido renovadas básicamente con trabajos pequeños pero aún no ha comenzado la reconstrucción de las 18.000 viviendas destruidas completamente o gravemente dañadas”. “La reconstrucción va a paso de tortuga”, dice la ONU.

En una paupérrima y aislada zona donde el desempleo oficial supera el 40%, se preguntan dónde está el mana prometido en la Conferencia de Donantes. De los 5.400 millones de dólares de ayuda anunciada a los palestinos (de los que una parte importante sería destinada a Gaza), sólo un tercio ha sido transferido. La escisión entre Hamas (Gaza) y Al Fatah (Cisjordania) es sólo uno de los motivos. El presidente y líder de Al Fatah, Abu Mazen (único interlocutor palestino a ojos internacionales) no pisa Gaza desde que sus efectivos fueran expulsados por Hamas en el 2007.

El último intento de reconciliación palestina pretendía también que el Gobierno de unidad tomara las riendas de Gaza. Ha fracasado. El destino de Gaza pasa por Israel, Egipto y la comunidad internacional pero también por el régimen de Hamas y la lucha interna palestina. El grupo de Ismail Haniyah denuncia la masiva redada esta semana de un centenar de sus efectivos a cargo de las fuerzas de seguridad palestinas en Cisjordania.

La difícil rutina

Un año después, las localidades israelíes cercanas a la Franja intentan volver a la rutina sin éxito ante el goteo de proyectiles de los últimos dos meses y el temor a los túneles. Aunque los proyectiles son producto de la “venganza” de un grupo salafista contra el régimen de Hamas, a los habitantes en el sur de Israel no les importa quién los lanza sino que caen cerca de su casa. Una respuesta militar más contundente de la puntual podría llevar a Hamas a responder reiniciando el círculo de violencia tan conocido por estos lares.

Las huellas de la guerra en la zona israelí son mínimas en comparación con la destrucción en barrios gazatíes. Lo que no significa que no haya secuelas y temores. Los jóvenes de 15 años de Kibbutzim como Yad Mordejai o ciudades como Sderot o Netivot no conocen otra realidad que Tzeva Adom (la sirena que alerta del lanzamiento de proyectiles) y el tiempo (desde tres segundos hasta el minuto en ciudades más alejadas) para encontrar un lugar seguro.

No queremos una guerra pero no dudaremos en defender nuestro país. Seguimos atentamente todo lo que sucede en el sur y estamos preparados para actuar con fuerza si es necesario. A todos los enemigos de Israel, Hamas, Hizbulá, Irán o Estado Islámico, les digo: quien intente hacernos daño, está sentenciado”, advierte el primer ministro israelí, Benjamin Netanayhu en un acto-homenaje a los 67 soldados y 6 civiles israelíes muertos en la guerra.

Israel exige a Hamas la devolución de los restos de un soldado y un oficial muertos en los combates. El grupo islamista replica pidiendo un canje que libere a presos palestinos.

En Gaza -donde la cifra de muertos superó los 2200 personas (la mitad civiles)- los dirigentes de Hamas siguen fieles a la retórica basada en la “resistencia armada hasta el fin de la ocupación y la destrucción del Estado sionista”. Lejos de las cámaras, sin embargo, sus efectivos armados intentan evitar que comandos salafistas lancen proyectiles contra Israel.

Los objetivos de Hamas

“Hamas ganó la última guerra y resistió heroicamente durante dos meses ante un ejército poderoso. Hamas no tiene miedo a luchar contra las agresiones y bloqueo”, señala el portavoz islamista, Sami Abu Zuhri.

Uno de los grandes objetivos de Hamas es reconstruir las relaciones con el vecino Egipto de Abdelfatah Al Sisi. Hamas -que cuenta con el apoyo lejano de Catar y Turquía- no puede permitirse el lujo de un enfrentamiento con la nación que posee las llaves de su principal puerta al mundo, Rafah.

Aunque desean tregua, Israel y Hamas creen que tarde o temprano volverán a enfrentarse como han hecho tres veces desde el 2008. Las dos partes se preparan para la ocasión.

El ejército israelí ha mejorado la efectividad de la batería defensiva ‘Cúpula de Hierro’ (tuvo un éxito del 90% ante los más de 4.700 proyectiles y misiles disparados desde Gaza), de los drones de espionaje y la protección de los carros blindados.

El brazo armado de Hamas, por su parte, acelera la fabricación y las pruebas de proyectiles. La destrucción de centenares de túneles de contrabando con el Sinaí a cargo de Egipto ha potenciado los cohetes ‘Made in Hamas’.

Asimismo, una unidad especial de esta milicia reconstruye los túneles en la Franja de Gaza. Hay dos tipos. Por un lado, los pasadizos subterráneos empleados por Hamas para trasladar y esconder milicianos, cabecillas y armas en el interior de la Franja y en muchos casos conectados a casas. Por otro, los que penetran en territorio israelí. 32 túneles de este tipo fueron destruidos durante la incursión terrestre en la segunda fase de ‘Margen Protector’.

El zepelín israelí instalado en el cielo fronterizo, los campos de entrenamiento de Hamas muy cerca de la frontera o los barcos de vigilancia israelíes en las costas reflejan que la calma es muy frágil. Una calma que puede extenderse varios meses e incluso un año pero también romperse en cualquier segundo. Un año después, la incertidumbre y el pesimismo delimitan la frontera.

Fuente: Por Israel

Súper-Urgente: Estado Palestino Se Necesita ¡Ya!

 

banmdera-palestina-940x587

por: Egon Friedler

Los políticos franceses tienen un apuro desesperado por crear un estado palestino cuanto antes. Y no solo ellos. Parece que toda Europa, incluido el Vaticano, comparte ese apuro. ¿Por qué es que el estado palestino, del que se habla tanto y desde hace tanto tiempo se ha vuelto en una necesidad tan urgente? Por muchas razones. He aquí algunas de ellas.

–         Porque Mahmud Abbas, el Presidente de la Autoridad Palestina está ansioso de librarse de una vez de los rivales de su partido que quieren sustituirlo….. Y quizás también enviarlo a la tumba.

–         Porque los rivales de Mahmud Abbas están muy apurados por sacarse de encima al viejo Mahmud Abbas con votos o con tiros.

–         Porque Hamas aspira a darle un escarmiento a Mahmud Abbas y su partido Fatah y hacerse del poder antes de que a su vez puedan ser sustituidos por ISIS.

–         Porque en la situación actual, Israel es un escollo que se interpone de forma muy molesta entre Hamas y Fatah lo que también crea serios problemas al programa político de Hamas de destruir al Estado de Israel.

–         Porque Europa ve con malos ojos que tantos árabes se maten entre sí y que haya tan pocas víctimas judías. Como suelen decir los comentaristas en cada una de las guerras contra Israel iniciadas por Hamas. ¡ Es una desproporción injusta!

–         Porque Europa sabe que todos los líderes palestinos de todos los grupos no quieren ningún estado palestino, pero no dudan de que el Estado Palestino es el slogan mejor publicitado y mejor financiado de los siglos XX y XXI.

–         Porque muchos europeos verían con buenos ojos que la guerra de todos contra todos en el Medio Oriente afecte más a Israel. Claro que no quisieran un Holocausto en gran escala como el de los nazis,  pero algo mediano, con algunos decenas de miles de muertos no estaría de más. Los judíos, a su juicio, se volvieron demasiado arrogantes.  Eso de que tengan un ejército fuerte y que ganen guerras les parece de muy mal gusto.

–         Porque muchos partidarios de Hamas están resentidos porque su organización tiene que iniciar todas sus guerras contra Israel desde Gaza lo que implica una clara desventaja. En cambio, atacar a Israel desde la Margen Occidental, una vez liquidada la Autoridad Palestina haría que la situación sea más pareja.

–         Porque un Estado Palestino distraería al mundo del espectáculo de las luchas en el Medio Oriente contra los enemigos del Islam verdadero cuya identidad se va haciendo cada día más confusa.

–         Porque la publicidad sobre el Estado Palestino y los territorios ocupados es tan eficaz hoy como lo fue el cuento de la sangre de los niños cristianos para hacer matzá y el dominio por los judíos de la economía mundial. Y además suena a moderno y progresista. No cabe duda de que la proclamación de un Estado Palestino sería útil para que el mundo olvide la islamofobia y se ocupe un poco más de odiar a los judíos.

Hay muchas más razones, que por delicadeza preferimos obviar. Pero no podemos olvidar un pequeñísimo detalle. Como se reveló recientemente en Francia, la fervorosa adhesión a la proclamación URGENTE del Estado Palestino es idéntica en su carácter a la que llevó a la FIFA elegir a Qatar como sede el próximo Campeonato Mundial de Fútbol. ¡ Razones estrictamente prácticas, por supuesto!

 

Fuente: Por Israel

“Palestina”: por qué Salam Fayad no tiene apoyo popular

salam-fayad

Por: Jaled Abu Toameh

En lo que ha supuesto una acción inesperada, la Autoridad Palestina ha congelado la cuenta bancaria de una ONG dirigida por el ex primer ministro Salam Fayad. Hay que considerar esta decisión en el contexto de los intentos del presidente de la AP, Mahmud Abás, por debilitar y desacreditar a Fayad. El rais cree que el expremier, que dimitió en 2013, pretende sustituirlo o sucederlo en el cargo de presidente.

Tras su dimisión, Fayad, educado en Estados Unidos, creó un grupo con sede en Ramala denominado Futuro para Palestina. Según él mismo, el propósito de la organización es “mejorar las condiciones de los ciudadanos palestinos en su patria, sobre todo en áreas marginales y gravemente afectadas, proporcionando los requisitos básicos para el desarrollo”.

A Abás y a la dirección de la AP la idea no les gustó desde un principio. Desde que se creó la ONG, en agosto de 2013, han estado tratando de debilitar a la organización y a su fundador. Los dirigentes de la AP están convencidos de que Fayad se está valiendo de ella para favorecer sus propios objetivos políticos y establecer centros de poder en la Margen Occidental y la Franja de Gaza.

Durante el enfrentamiento militar del año pasado entre Israel y Hamás, la organización de Fayad lanzó una campaña de ayuda a los habitantes de Gaza que incluía la compra de decenas de miles de botellas de agua mineral, que serían enviadas al enclave. La Autoridad Palestina frustró la campaña.

Para justificar los ataques contra Fayad, la AP dijo entonces que el ex primer ministro formaba parte de una “conspiración” para derribar el régimen de Abás. Algunasinformaciones sugerían incluso que el rais ordenó a sus fuerzas de seguridad que detuvieran a Fayad para interrogarlo, pero que se echó atrás ante las amenazas de Estados Unidos y de varios países europeos.

Posteriormente, Abás envió a miembros de las fuerzas de seguridad a las oficinas de Futuro para Palestina para que realizaran un exhaustivo registro de sus archivos. Algunos de los principales colaboradores de Fayad fueron detenidos e interrogados acerca de las fuentes de financiación de la organización.

La semana pasada la campaña alcanzó su cénit cuando la AP anunció que había embargado los bienes de Futuro para Palestina, y acusó al ex primer ministro de “blanqueo de dinero”.

Miembros de la AP declararon que el grupo de Fayad había recibido 10 millones de dólares de los Emiratos Árabes Unidos, país del Golfo que apoya al enemigo político de Abás, el expulsado líder de Fatah Mohamed Dahlán. Las autoridades acusaron a Dahlán y a Fayad de colaborar para derrocar a Abás. Dahlán huyó de la Margen Occidental hace años tras discutir con el presidente palestino, que lo acusó de orquestar un intento de golpe contra los líderes de la AP.

Fayad ha dicho esta semana que planea adoptar medidas legales a fin de anular la decisión de congelar los activos de su organización. Ha negado las acusaciones de “blanqueo de dinero” y añadido que Futuro para Palestina actuaba dentro del marco legal y no había cometido delito alguno.

La congelación de la cuenta bancaria de Futuro para Palestina se ha adoptado tras fuertes rumores de una lucha de poder entre bambalinas para suceder al octogenario Abás. Fayad ha sido mencionado reiteradamente como posible sucesor, una idea que, claramente, ha enfurecido al líder palestino y a los altos cargos de su Gobierno en Ramala.

No es ningún secreto que algunos altos cargos palestinos se consideran sucesores potenciales de Abás. Entre ellos, aparte de Dahlán, se encuentran el jefe de la Fuerza de Seguridad de la Inteligencia General en la Margen Occidental, Mayed Faray; el presidente de la Asociación de Fútbol Palestina, Yibril Rayub, y el negociador en jefe de la OLP, Saeb Erekat.

Abás cree que, de momento, ha conseguido marginar y desacreditar a al menos dos candidatos: Fayad y Dahlán. Las acusaciones que ha lanzado contra ellos tenían como finalidad presentarlos como agentes de otros países que conspiran contra él y contra todo el pueblo palestino.

Al igual que su predecesor, Yaser Arafat, Abás se ha negado obstinadamente a compartir el poder con nadie. Y, lo mismo que Arafat, sigue dirigiendo la Autoridad Palestina como si fuera su feudo particular.

Las posibilidades que Fayad tiene de suceder a Abás son, de todas formas, muy escasas, cuando no inexistentes. El ex primer ministro es una figura independiente que no pertenece a Fatah, a Hamás o a cualquier otro grupo político. Cuando se presentó a las elecciones legislativas de enero de 2006, al frente de la lista Tercera Vía, su grupo consiguió dos escaños de los 132 en juego.

El motivo por el que la mayoría de los palestinos no votó por Fayad es que no ha desempeñado papel alguno en la revolución contra Israel. En su cultura es más importantegraduarse en una cárcel israelí que en la Universidad de Texas en Austin. Fayad no ha participado en ningún ataque armado contra Israel, jamás ha apoyado la lucha armada y tampoco ha enviado a su hijo a lanzar piedras o cócteles molotov contra los israelíes. Éste es el verdadero motivo por el que la gente como él no tiene apoyo popular.

Cuando Abás se retire, si es que lo hace, el único candidato con verdaderas posibilidades de sustituirlo es uno que haya formado parte de la revolución. Un palestino que cometa un atentado contra Israel tiene mejores credenciales ante los suyos que uno que haya estudiado en Harvard o en Oxford. A Salam Fayad le costó demasiado tiempo darse cuenta de que no importaba todo lo que hiciera por su pueblo; al final lo juzgarían por su contribución a la luchas contra Israel, no por toda la ayuda económica y humanitaria que proporciona.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio