Archivo de la categoría: EUROPA

Bueno, es esa época del año otra vez: Europa en 2029 está más cerca de lo que piensas.

Cuando este video fue publicado por primera vez aquí hace varios años, el caos total en Europa de la migración musulmana se predijo para el año 2029. Pero a medida que la UE se deja invadir por la mayoría de los jóvenes colonos musulmanes masculinos, haciéndose pasar por refugiados, 2019 es una estimación más realista.

Si / cuando You tube elimine el video, probablemente podrá verlo en Liveleak (abajo) Pinchando en el enlace

http://www.liveleak.com/ll_embed?f=e218becee4d3

EUROPA EN EL 2029 O CASI EN EL 2019 CUANDO EL ISLAM Y LOS MUSULMANES DESATEN LA GUERRA TOTAL CONTRA LOS EUROPEOS PARA ARREBATAR EL CONTINENTE Y HACERLO CALIFATO

 

LOS GOBIERNOS NO HICIERON NADA LOS EJERCITOS EUROPEOS TAMPOCO LOS MALDITOS POLITICOS TRAIDORES SE VENDIERON COMO PUTAS BARATAS A LOS PAISES PETROLEROS DEL GOLFO PERSICO MIENTRAS LOS CIUDADANOS ERAN ASESINADOS CADA DIA CADA SEMANA CADA MES CADA AÑO Y NADIE ABSOLUTAMENTE NADIE SE LEVANTO EN ARMAS PARA DESTRUIR AL INVASOR AL VIOLADOR AL TERRORISTA AL YIHADISTA ISLAMISTA MUSULMAN JUNTO A SU MEZQUITA SU IMAN PREDICADOR DE ODIO Y MUERTE ESE SERA EL DESTINO DE EUROPA LLEGAR A SER AL EURABIZTAN EL CALIFATO DONDE LA MUERTE EL TERROR EL HORROR SERA POR SIEMPRE

Cada nación occidental que ha abierto sus fronteras a los musulmanes que se presentan como solicitantes de asilo, necesitan leer esto.

El otoño del 2015 era inusual en casi todos los sentidos en la isla griega del norte del mar Egeo de Lesbos, de la cual estoy escribiendo. Había decenas de miles de inmigrantes ilegales musulmanes en la isla, cuya población nativa era apenas de 100.000 personas. Cada día llegaban nuevos refugiados musulmanes por miles.

 

Foro del Medio Oriente   Una noche, el cielo azul gris gruñó poco después de la puesta del sol. Las espesas nubes se ennegrecieron y la lluvia cayó sobre la ciudad con un rugido. Cuando corrí por el pavimento resbaladizo hacia el bar de un amigo, escuché a un grupo de cinco pobres almas que hablaban persa con acento turco y corrían mal, buscando refugio bajo los aleros de un edificio.

Un cuarto de hora después me los encontré delante del bar de mi amigo, totalmente empapados. Salí y les pregunté si hablaban inglés; menearon la cabeza. Les pregunté en turco si hablaban turco. Con un brillo en los ojos, tres de ellos exclamaron alegremente: “Evet!” (“sí” en turco). Les dije que entraran al bar si querían. Dudaron, pero declinaron cortésmente la invitación. Les pregunté si necesitaban comida, agua o cigarrillos.

El que mejor hablaba turco dio un paso al frente. Sacó un mazo de billetes del bolsillo y dijo: “Si de verdad quieres ayudar, encuéntranos un hotel. El mejor, si es posible. Tenemos dinero. El dinero no es problema. Encuéntranos un hotel y te pagaremos una comisión”. Me explicó que todos los “malditos” hoteles de la isla estaban llenos (de refugiados) y que necesitaban habitaciones.

Me disculpé y desaparecí en el bar.

Casi dos años después, en una hermosa y fresca mañana de verano conocí a A. en un bar de la misma isla. A., refugiado sirio, suele pasar las noches yendo de bar en bar con sus amigos occidentales. Esos amigos son sobre todo románticos trabajadores sociales europeos que, según he observado varias veces, llevan camisetas, bolsas y ordenadores portátiles decorados con la bandera palestina. Están en la isla para ayudar a los desgraciados refugiados musulmanes que huyen de la guerra en sus países natales.

“Te hablaré estrictamente de musulmán a musulmán”, me dijo A. con un buen inglés tras haberse bebido unos chupitos de whiskey. “Estos [trabajadores sociales europeos] son muy raros. Y no sólo raros. Son también estúpidos. No sé por qué demonios están fascinados con una causa musulmana que incluso algunos musulmanes despreciamos”.

El año pasado, tres afganos se detuvieron delante de mi casa en la misma isla y me pidieron agua. Les di tres botellas y les pregunté si necesitaban algo más. ¿Café? Aceptaron y se sentaron en las sillas del jardín.

Tomando el café, dijeron que se alegraban de que los acogiera, “no un infiel en esta isla infiel”, sino un musulmán. Un joven afgano que iba vestido como un bailarín de un videoclip hiphopero barato de la MTV me dijo: “Un día, nosotros, los buenos musulmanes, conquistaremos sus tierras infieles”. Le pregunté por qué recibía dinero “infiel” para poder vivir. “Es halal [está permitido]”, respondió. “Ellos [los infieles] son demasiado fáciles de engañar”.

 

M., otro sirio que hablaba inglés con fluidez, me dio una larga charla sobre el maravilloso estilo de gobernar del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. “¡Turquía es el mejor país del mundo!”, me dijo. “Erdogan es el líder de la umma”. Le pregunté por qué había arriesgado su vida para cruzar ilegalmente desde “el mejor país del mundo” a las “pobres tierras infieles”. “Quiero ir a Europa y aumentar su población musulmana”, me respondió. “Quiero formar una familia musulmana allí. Quiero tener un montón de hijos”. Le recordé que Grecia también es un país europeo. No, no lo es, replicó.

Casi todos los migrantes ilegales en esta y otras islas griegas quieren llegar a Alemania, donde, según les han contado amigos y familiares, se les pagará mejor por ser unos “pobres” refugiados. El cliché de esas-pobres-almas-están-huyendo-de-la-guerra-en-su-país-natal se está volviendo menos convincente cada día. Pero ¿por qué, entonces, arriesgan la vida y se apretujan con otras 40 o 50 personas (incluidos ancianos y niños) en botes de goma con capacidad para sólo 12? ¿Por la guerra en Turquía?

No. A pesar de la inestabilidad política y la inseguridad general, técnicamente no hay guerra en Turquía. Es un país musulmán cuyos migrantes -la mayoría de ellos musulmanes- quieren abandonar lo antes posible para irse a la Europa no musulmana.

Llegan a las costas de las islas griegas, que son tan bellas que gente de todo el mundo cruza el mundo en avión para pasar sus vacaciones en ellas. Pero no son lo suficientemente buenas para ellos. Quieren ir a Atenas. ¿Por qué? ¿Porque hay guerra en las islas griegas? No. Es porque Atenas es el punto de partida en la ruta de salida a los Balcanes.

 

La misma lógica se aplica a Serbia, Hungría y Austria. Como Grecia, ninguno de esos países será lo suficientemente bueno para los refugiados. ¿Por qué no? ¿Porque hay guerra en ellos? ¿O porque“mi primo me dice que donde mejor se paga es en Alemania”?

Los líderes turcos amenazan a menudo a Europa con “abrir las puertas e inundar Europa con millones de refugiados [sirios]”. En vez de eso, deberían preguntarse por qué esos refugiados musulmanes están tan ansiosos por abandonar el “nuevo imperio turco” a la menor oportunidad. ¿Por qué no deciden vivir una vida cómoda en un país musulmán poderoso y pacífico, en vez de ir en masa al Occidente “infiel”?

Erdogan culpa a Occidente de la tragedia. Ha criticado a Occidente por haber aceptado únicamente 250.000 refugiados sirios. En 2016, el entonces primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, dijo que los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas debían pagar el precio, no los vecinos (musulmanes) de Siria.

Resulta irónico que millones de musulmanes estén intentando, por medios peligrosos, alcanzar las fronteras de una civilización a la que históricamente han culpado de todos los males del mundo, empezando por los de sus propios países. El romántico Occidente no se pregunta por qué millones de musulmanes que lo odian se encaminan hacia él. ¿O es “islamófobo” señalar que no hay guerra en Grecia, Serbia, Hungría o Austria?

Fuente: Foro del Medio Oriente

 

Europa: Los yihadistas se aprovechan de las prestaciones sociales

Por: Soeren Kern
Un imán libio que pidió a Alá que “destruyera” a todos los no musulmanes recibió más de 600.000 francos suizos (620.000 dólares) en ayudas sociales del Gobierno suizo, según la emisora suiza SRF.
Abu Ramadán llegó a Suiza en 1998 y se le concedió el asilo en 2004 tras alegar que el Gobierno libio lo perseguía por su vinculación a los Hermanos Musulmanes. Desde entonces, Ramadán ha reunido 600.000 francos suizos en ayudas sociales, según SRF.
Aunque Ramadán lleva viviendo en Suiza casi veinte años, apenas sabe hablar francés o alemán, y jamás ha tenido un trabajo estable. Ramadán, de 64 años, pronto tendrá derecho a recibir una pensión del Estado suizo.
Mientras se quedaba con el dinero de los contribuyentes suizos, Ramadán, un salafista muy conocido, pidió la introducción de la ley de la sharia en Suiza e instó a los musulmanes a no integrarse en la sociedad suiza. También dijo que los musulmanes que cometen delitos en Suiza no deberían someterse a las leyes suizas. En un sermón que Ramadán dio hace poco en una mezquita cerca de Berna, dijo:

 Oh, Alá, te pido que destruyas a los enemigos de nuestra religión, destruye a los judíos, a los cristianos, a los hindúes, a los rusos y a los chiíes. Dios: te pido que los destruyas y devuelvas al islam su antigua gloria.

Saïda Keller-Mesahli, una activista por los derechos humanos suizo-tunecina, dijo que Ramadán es peligroso por su oposición a la integración musulmana: “Se trata de alguien que no llama directamente a la yihad, pero abona el terreno mental para ella”.
Adrian Amstutz, diputado federal, culpó de la situación al multiculturalismo suizo:

 Este escándalo es tan enorme que es difícil de creer. A los imanes que predican el odio hacia los cristianos y los judíos, y que critican la depravación de Occidente, se les concede el asilo y viven cómodamente como refugiados de las ayudas sociales. Todo esto con la complicidad de las autoridades cobardes e incompetentes que les dan carta blanca a los complacientes e ingenuos auxiliares del sistema de asilo y prestaciones sociales.

Beat Feurer, concejal del Ayuntamiento de Biel, la localidad suiza en la que Ramadán ha vivido veinte años, pidió a las autoridades suizas que abrieran una investigación: “Personalmente, soy de los que opinan que esa gente no tiene nada que hacer aquí. Se debería expulsarlos”.
El escándalo de Ramadán se está repitiendo en los países de toda Europa, donde miles de posibles yihadistas violentos y no violentos están utilizando las ayudas sociales para financiar sus actividades. Una guía para los yihadistas en Occidente, Cómo sobrevivir en Occidente, publicada por el Estado Islámico en 2015, aconsejaba: “Si puedes pedir prestaciones adicionales del Gobierno, hazlo”.
En Austria, más de una decena de yihadistas cobró prestaciones sociales para financiar sus viajes a Siria. Entre los detenidos estaba Mirsad Omerovic, de 32 años y predicador islámico extremista que según la policía recaudó varios cientos de miles de euros para la guerra en Siria. Omerovic, un padre de seis hijos que vive exclusivamente del sistema de ayudas sociales austriaco, se benefició de pagas adicionales por baja paternal.
En Bélgica, varios de los yihadistas que perpetraron los atentados de Bruselas y París donde murieron 162 personas en 2015 y 2016 recibieron más de 50.000 euros en ayudas sociales, que utilizaron para financiar sus planes terroristas. Fred Cauderlier, portavoz del primer ministro belga, defendió los pagos: “Esto es una democracia. No tenemos instrumentos para controlar cómo se gasta la gente las ayudas”.
Sólo en el Brabante flamenco y Bruselas, decenas de yihadistas que lucharon en Siria recibieron al menos 123.898 euros en ayudas que no les correspondían, según el Ministerio de Justicia.
Anteriormente, el periódico flamenco De Standaard informó de que 29 yihadistas de Amberes y Vilvoorde siguieron recibiendo 1.000 euros al mes en ayudas sociales incluso después de haber viajado a Siria e Irak para luchar con el Estado Islámico. El alcalde de Amberes, Bart de Wever, dijo: “Sería injusto que estas personas se beneficiaran de las ayudas sociales y, por ejemplo, utilizaran sus prestaciones por desempleo para financiar su lucha en Siria”.
En febrero de 2017, la Agencia Nacional de Empleo (RVA) reveló que 16 yihadistas que habían vuelto a Bélgica después de combatir en Siria estaban recibiendo prestaciones por desempleo. Wouter Langeraert, portavoz de la RVA, dijo:

 Vivimos en un Estado constitucional. No todo guerrero sirio que regresa está en la cárcel. Algunos cumplen todos los requisitos legales: no están en la cárcel, se han preinscrito en su ayuntamiento y buscan trabajo, etc.

En Gran Bretaña, los contribuyentes financiaron a Juram But, el cabecilla de los atentados en el puente de Londres y el mercado de Borough, donde fueron asesinadas 8 personas y otras 48 fueron heridas.
Salman Abedi, el terrorista suicida de Manchester, utilizó una beca de estudios y otras ayudas pagadas con dinero público para financiar su plan terrorista. Abedi recibió al menos 7.000 libras esterlinas (7.000 dólares) de la Student Loans Company, pagada con dinero de los contribuyentes, tras iniciar la carrera de Administración de Empresas en la Universidad de Salford en octubre de 2015. Se calcula que recibió 7.000 libras más durante el año académico de 2016, aunque ya había abandonado el curso. También se cree que Abedi ha recibido ayudas a la vivienda y prestaciones complementarias por valor de hasta 250 libras semanales.
David Videcette, exdetective de la policía municipal que trabajó en la investigación del atentado de Londres del 7-J, dijo del sistema de becas de estudios:

 Es una forma fácil para el terrorista de seguir adelante y financiar sus actividades a costa del dinero público. Lo único que tienes que hacer es entrar en la universidad y después salirte. A menudo no tienen ninguna intención de aparecer por ahí.

El profesor Anthony Glees, director del Centro de Estudios de Seguridad e Inteligencia de la Universidad de Buckingham, dijo: “El sistema británico pone fondos al alcance de alumnos yihadistas sin que haya ningún control. Se necesita una investigación al respecto”.
Entretanto, Shahan Chudhury, un yihadista de 30 años y origen bangladesí que se radicalizó en una cárcel británica, utilizó el dinero de las ayudas del Gobierno para llevarse a toda su familia cercana, incluidos tres niños pequeños, a unirse al Estado Islámico en Siria. La familia desapareció de la noche a la mañana, dejando todas sus pertenencias en su apartamento del este de Londres, según su casera.
En 2015, se supo que tres hermanas de Bradford que habían viajado a Siria aún seguían pidiendo ayudas. Jadiya, de 30 años, Zohra, de 33, y Sugra Dawood, de 34 años, que viajaron a Siria con sus nueve hijos, utilizaron las prestaciones complementarias y las deducciones fiscales por maternidad para financiar su viaje.
Más recientemente, una solicitud amparada por la ley de libertad de información reveló que Anyem Chudary, un islamista que está cumpliendo una sentencia de cinco años y medio por pedir apoyos para el Estado Islámico, recibió más de 140.000 libras esterlinas (180.000 dólares) de los fondos públicos para asesoría legal en su infructuoso intento de evitar la cárcel. Es probable que esta cifra aumente, ya que sus abogados siguen presentando demandas. Este padre de cinco hijos ha reclamado hasta 500.000 libras (640.000 dólares) en ayudas, a las que se ha referido como “subsidio del aspirante a la Yihad”.
Chudary cree que los musulmanes tienen derecho a las prestaciones sociales porque son una forma de yizia, una tasa impuesta a los no musulmanes como recordatorio permanente de que son inferiores y están subordinados a los musulmanes.
 

Anyem Chuday, islamista británico preso por llamar a apoyar al Estado Islámico, cree que los musulmanes tienen derecho a las prestaciones sociales porque son una suerte de yizia, la tasa que se impone a los no musulmanes como recordatorio de que son inferiores a los musulmanes y están permanentemente sometidos a ellos. Él mismo recibió 500.000 libras (640.000 dólares) en prestaciones, a las que denominaba “subsidio para el reclutador de la yihad”. (Foto: Oli Scarff/Getty Images).
 
Los medios británicos informaron de que antes de su encarcelamiento, Chudary se estaba llevando a casa más de 25.000 libras (32.000 dólares) al año en ayudas sociales. Entre otras limosnas, Chudary recibía 15.600 libras al año en ayudas a la vivienda para quedarse en una casa de 320.000 libras en Leytonstone, al este de Londres. También recibía 1.820 libras del ayuntamiento en deducciones fiscales, 5.200 libras en prestaciones complementarias y 3.120 libras en ayudas por tener hijos. Como las prestaciones sociales no están gravadas, sus ingresos equivalían a un salario de 32.500 libras (42.000 dólares). En comparación, los ingresos anuales medios de los trabajadores a tiempo completo de Gran Bretaña fueron de 28.200 libras (36.500 dólares) en 2016.
Aquí se pueden encontrar más ejemplos de abusos del sistema social en Gran Bretaña por parte de los yihadistas.
En Dinamarca, el Sistema de Seguridad e Inteligencia (PET, por sus siglas en danés), informóde que los yihadistas demasiado enfermos para trabajar, pero suficientemente sanos para combatir para el Estado Islámico, estaban recibiendo ayudas por incapacidad, enfermedad o jubilaciones anticipadas del Estado danés.
Anteriormente, un documento elaborado por el Ministerio de Empleo reveló que más de 30 yihadistas daneses siguieron recibiendo ayudas sociales, hasta un monto de 672.000 coronas danesas (92.000 dólares) incluso después de haberse unido al Estado Islámico en Siria.
El ministro de Trabajo, Troels Lund Poulsen, dijo:

 Es totalmente inaceptable y una desgracia. Hay que pararlo. Si viajas a Siria para participar en la yihad, para convertirte en guerrero del ISIS, entonces, por supuesto, no tienes ningún derecho a recibir ayudas del Gobierno danés.

En Francia, el Gobierno ha cortado las ayudas a unos 300 individuos identificados como yihadistas. Francia es el mayor exportador de combatientes extranjeros a Irak y Siria, con más de 900 yihadistas que viajan al extranjero.
En Alemania, Anis Amri, el tunecino de 23 años que perpetró el letal atentado contra el mercado navideño de Berlín, utilizó múltiples identidades para recibir fraudulentamente prestaciones sociales. Al parecer, las autoridades alemanas sabían del fraude pero no actuaron.
Mientras, un yihadista que residía en Wolfsburgo y que se llevó a su mujer y sus dos hijos pequeños a Siria siguió recibiendo ayudas sociales alemanas, que ascendieron a decenas de miles de euros, durante un año después de haber abandonado Alemania. Las autoridades locales dijeron que las leyes sobre privacidad alemanas les imposibilitaban saber que la familia había abandonado el país.
En general, se ha descubierto que más del 20% de los yihadistas alemanes que combaten en Siria e Irak estaban recibiendo prestaciones sociales; los yihadistas también pueden volver a recibir ayudas tras regresar a Alemania. El ministro del Interior de Baviera, Joachim Herrmann, dijo:

 Nunca debería haber llegado hasta aquí. El dinero de los contribuyentes alemanes jamás debería financiar directa o directamente el terrorismo islamista. Se deberían eliminar inmediatamente las prestaciones a esos parásitos terroristas. No sólo es que propagar el terror a costa del Estado alemán es extremadamente peligroso, sino también la peor provocación y una deshonra.

En los Países Bajos, el Gobierno canceló las ayudas sociales a decenas de yihadistas cuando un combatiente holandés llamado Jalid Abdurahmán apareció en YouTube con cinco cabezas cortadas. Abdurahman, nacido en Irak, llevaba viviendo de las ayudas sociales en los Países Bajos más de una década antes de unirse al Estado Islámico en Siria. Los servicios sociales holandeses lo declararon no apto para el trabajo y los contribuyentes le pagaron la medicación para tratarle su claustrofobia y su esquizofrenia.
La ley para cancelar las ayudas sociales a los yihadistas no se extiende a las becas para estudios: el viceprimer ministro Lodewijk Asscher dijo que el veto sería contraproducente porque haría más difícil el reintegro de los yihadistas que regresan.
En España, Saib Lachab, un yihadista marroquí de 41 años residente en la ciudad vasca de Vitoria, acumuló 9.000 euros en ayudas sociales para financiar su plan de unirse al Estado Islámico en Siria. Cada mes recibía 625 euros del Gobierno central y 250 del Gobierno vasco. También recibió 900 euros mensuales en prestaciones por desempleo.
Samir Madyub, un yihadista argelino de 44 años residente en la ciudad vasca de Bilbao, recibió 650 euros al mes en prestaciones sociales y 250 euros en ayudas a la vivienda. Reduán Bensbih, yihadista marroquí de 26 años residente en la ciudad vasca de Baracaldo, recibióayudas sociales de 836 euros al mes incluso después de haber matado en el campo de batalla sirio. La policía arrestó finalmente a cinco musulmanes en el País Vasco que interceptaban los pagos y se los giraban a Marruecos. Las autoridades vascas dijeron que los pagos se mantuvieron porque no se les había notificado su muerte.
Ahmed Burguerba, yihadista argelino de 31 años residente en Bilbao, recibió 625 euros al mes en prestaciones sociales y 250 euros en ayudas a la vivienda hasta que fue encarcelado por delitos de terrorismo. Mehdi Kacem, yihadista marroquí de 26 años residente en la ciudad vasca de San Sebastián, recibió 800 euros al mes en ayudas sociales hasta que fue arrestado por pertenecer al Estado Islámico.
Anteriormente, se acusó a una pareja pakistaní residente en Vitoria de falsificar documentos de identidad para obtener ayudas sociales de forma fraudulenta para diez personas ficticias. La policía dijo que la pareja defraudó al Gobierno vasco más de 395.000 euros durante un periodo de tres años.
En Suecia, un informe elaborado por la Universidad de la Defensa Nacional halló que 300 ciudadanos suecos seguían recibiendo ayudas sociales incluso después de haber salido del país para combatir con el Estado Islámico en Siria e Irak. En la mayoría de los casos, los yihadistas usaban a amigos y familiares para arreglar los papeles y dar la falsa impresión de que seguían en Suecia.
El musulmán converso Michael Skråmo, por ejemplo, recibió más de 50.000 coronas suecas (5.000 dólares) en ayudas sociales después de haberse mudado a Siria con su mujer y sus cuatro hijos. Hasta un año después de que Skråmo se hubiese marchado de Gotemburgo no se terminó su prestación.
Magnus Ranstorp, uno de los autores del informe, dijo que los pagos sacaban a la luz la debilidad de los mecanismos de control suecos:

 Michael Skråmo ha sido durante mucho tiempo uno de los simpatizantes del EI más conocidos. La policía debería tener alguna forma de dar la alarma e informar a todas las autoridades cuando alguien se ha ido de viaje por ahí abajo.

Mientras, la agencia de empleo público, la Arbetsförmedlingen, puso fin a un proyecto piloto concebido para ayudar a los migrantes a encontrar trabajo tras saberse que los empleados musulmanes de la agencia estaban reclutando a yihadistas suecos. El Estado Islámico sobornó presuntamente —y en algunos casos amenazó— a los empleados de la agencia en su intento de reclutar combatientes de Suecia.
Las autoridades municipales de Lund se mantienen impertérritas: han lanzado un proyecto piloto con el objetivo de ayudar a los yihadistas suecos que están volviendo de Siria en temas de vivienda, empleo, educación y otros apoyos económicos, todo gracias a los contribuyentes suecos.

‘Es nuestra propia existencia lo que es insoportable para los terroristas’

¿Yihad… en Finlandia? Los terroristas no necesitan excusas para matar ‘infieles’. El 18 de agosto un terrorista islámico asesinó a dos mujeres en Turku, Finlandia, durante una ronda de apuñalamientos en la plaza del mercado de la ciudad. En la imagen, el río Aura a su paso por Turku. (Foto: Arthur Kho Caayon/Wikimedia Commons).

por Giulio Meotti

En 24 horas, España sufrió dos graves ataques terroristas. Una célula yihadista mató a 15 personas en Barcelona y en la localidad costera de Cambrils. El año pasado, Alemania fue el otro país europeo duramente golpeado por islamistas armados. Primero, un yihadista empotró un gran camión contra un mercado navideño en el centro de Berlín y asesinó a 12 personas. Después, un hombre armado con un cuchillo asesinó a una persona durante un ataque en un supermercado de Hamburgo.

Al día siguiente de la matanza en Barcelona, tuvo lugar otro ataque terrorista en Turku (Finlandia). Dos mujeres fueron asesinadas en la plaza del mercado de la ciudad más antigua del país. La yihad… ¿en Finlandia?

Los ataques terroristas contra España, Alemania y Finlandia desenmascararon el problema central: el pacifismo no va a proteger a Europa ni de la islamización ni de los atentados. España y Alemania eran, de hecho, los países más reacios de Europa a asumir un papel activo en la coalición contra el ISIS.

John Vinocur, de The Wall Street Journal, definió recientemente a Alemania como “un país donde el ejército y las fuerzas aéreas simplemente no combaten”. Y los políticos españoles, desde los atentados en los trenes de 2004, no han apoyado las operaciones de EEUU y la OTAN en países como Libia y Mali. España ha sido descrita como un “socio reacio” en la coalición contra el ISIS.

España y Alemania contribuyen menos que otros a los esfuerzos de la OTAN. El presidente de EEUU, Donald Trump, ha dejado claro que la existencia de la OTAN está supeditada a que sus miembros cumplan sus obligaciones contraídas de gastar el 2% del PIB en defensa. España gasta menos de la mitad de eso: el 0,91%. Alemania sólo lo hace un poco mejor: el 1,19%. Finlandia jamás se unió a la OTAN.

La sorpresa de la élite finesa por el atentado de Turku fue señalada por The Financial Times:

El país nórdico de cinco millones de habitantes no ocupa un lugar destacado en la invectiva yihadista contra Occidente. A pesar de que las fuerzas armadas de Finlandia hayan apoyado puntualmente misiones de la OTAN en Afganistán e Irak, su prolongado estatus militar neutral y pacífico del país lo ha aislado de la mayor parte de los reveses derivados de las crisis en Oriente Medio.

En 2004, Al Qaeda, por primera vez, pudo lograr un cambio de gobierno en Europa tras cometer atrocidades terroristas en los trenes de Madrid. Poco después de los atentados, las elecciones españolas se convirtieron en un referéndum sobre su participación en la Guerra de Irak. A la victoria totalmente inesperada del Partido Socialista le siguió la retirada de las tropas españolas de Irak. Desde entonces, España ha estado casi ausente de la arena internacional. Seguramente asumiendo que el pacifismo la iba a blindar frente a nuevos ataques, España ha sido considerada como el “frente olvidado en la guerra de Europa contra el ISIS”.

La prensa española mantuvo una diligente indiferencia ante cualquier debate sobre la libertad de expresión, entonces como ahora, bajo el ataque de los islamistas en Europa. La prensa española no participó en el debate sobre las viñetas de Mahoma; ningún escritor español ha sido acusado de “islamofobia”, y ninguna figura destacada española ha tenido que ponerse bajo la protección de la policía por “criticar al islam”. Parecía como si España ni siquiera estuviese interesada en lo que estaba en juego en los atentados islamistas contra la propia existencia de Europa. Ninguna ciudad española salió en los titulares por tener guetos multiculturales, como en Francia y Gran Bretaña. El atentado de Barcelona debería haber puesto fin a esa ilusión. Los terroristas no necesitan una excusa para masacrar a “infieles”.

Alemania, el país más generoso de Europa al acoger a musulmanes, corrió la misma suerte que España. El gobierno alemán cerró un cómodo acuerdo con Turquía sobre los migrantes; y cuando un comediante, Jan Böhmermann, hizo una broma sobre un político musulmán, el Gobierno alemán permitió que su poder judicial llevara al comediante a juicio.

La triste conclusión parece ser que los yihadistas no necesitan una “razón” para matar a los occidentales. Atacan por igual a Francia, que realiza operaciones militares en Oriente Medio y el norte de África, y a países como España y Alemania, que son neutrales. A ellos les basta con declarar que, según la doctrina islámica, la tierra que una vez estuviera bajo dominio musulmán siempre está bajo dominio islámico. Como España (“Al Ándalus” para los islamistas) estuvo bajo dominio islámico hasta la Reconquista cristiana (que empezó en 722), y después los musulmanes fueron expulsados en 1492, el país, según los extremistas musulmanes, pertenece para siempre al islam y por lo tanto debe ser recuperado.

Sobre la masacre de Barcelona, el filósofo francés Pascal Bruckner dijo:

Nadie es inmune […]. La imagen que me viene es la de La peste de Albert Camus: una plaga que azota una ciudad inocente. La extensión del campo de batalla yihadista es universal. Los terroristas acusan al mundo entero de sus fracasos. Ellos golpean allá donde puedan acertar. Tratar de complacerles es absurdo, es nuestra propia existencia lo que es insoportable para ellos.

Parafraseando a Trotsky, puede que no estés interesado en combatir el yihadismo, pero el yihadismo sí tiene interés en combatirte a ti.

Traducción del texto original: Gatestone Institute
Traducido Al Español por: Revista El Medio

 

La inteligencia israelí revela que ISIS está planeando envenenar alimentos en supermercados de Europa y Estados Unidos.

Después de que las ofensivas respaldadas por Estados Unidos en Mosul y Raqqa han visto a combatientes del Estado islámico casi destruidos, los oficiales de inteligencia israelíes advierten que el grupo terrorista está concentrándose en ataques terroristas de lobos solitarios en Occidente, y supermercados.

Revolución de la Verdad  La táctica terrorista de “contaminar los alimentos podría ser utilizada a gran escala en los ataques contra Occidente” y también fue confirmada de manera independiente por la agencia de noticias italiana ANSA.

El Estado islámico estaba presuntamente probando varios venenos en prisioneros en Irak para llegar a métodos más mortíferos de contaminación de alimentos. “Los yihadistas de ISIS podrían dirigirse a tiendas británicas y estadounidenses después de que el grupo terrorista ha perfeccionado sus métodos de uso de los prisioneros iraquíes como ‘conejillos de indias humanos’,” el periódico británico Daily Mail añadió.

El periódico israelí The Jerusalem Post informó hoy: “Si pensabas que el Estado islámico ya había inventado todas las formas horribles y creativas de herir a la gente, estabas equivocado.

La migración masiva y el cambio demográfico hacen que Occidente sea cada vez más vulnerable a la infiltración islamista. Ahora que la UE sigue activamente una política de fronteras abiertas, el Estado islámico la utiliza para infiltrarse en el aparato de seguridad de Europa.

El cambio representa el reconocimiento de que ISIS está cerca de la derrota en términos de mantener el territorio y que su mejor oportunidad de mantener la influencia es con los ataques extranjeros inspirados en ISIS.

ISIS  está buscando crear terror, están tratando de infundir temor en nuestra vida cotidiana. Si este vil y espantoso plan llegara a buen término, podrían pasar semanas antes de que se establezca una tienda o patrón particular, especialmente dada la rareza de los envenenamientos por cianuro en nuestros hospitales. En el momento en que se haya identificado un caso de este tipo de envenenamiento, sería una carrera contra el tiempo determinar la fuente, el lugar afectado y los posibles productos que se utilizarían para transmitir el producto químico.

Mientras los principales medios de comunicación buscan condenar los actos de “islamofobia” después de los ataques terroristas islámicos cada vez más mortíferos en suelo occidental, los islamofascistas están ocupados en inventar nuevas formas de causar la muerte y destrucción máxima en Occidente.

INVASORES ISLAMISTAS MUSULMANES TAN BUENOS Y NOBLES CON LOS DEMAS

http://www.alertadigital.com/2017/09/06/una-foto-que-vale-mas-que-mil-palabras/descalza.png

ESTOS SON LOS DIZQUE PERSEGUIDOS Y EN PELIGRO EN SUS PAISES PERO COMO SE VE NO SON MAS QUE SALVAJES QUE NO TIENEN EL MAS MINIMO SENTIMIENTO HUMANO NI POR LAS MUJERES O LOS NIÑOS SON PEORES QUE LOS ANIMALES SON SIMPLEMENTE : ” BESTIAS “.  QUIENES DESPUES DENTRO DE EUROPA SOLO SE DEDICAN A ROBAR VIOLAR MUJERES EUROPEAS Y EXIGIR LA LEY SHARIA. TODOS LOS PAISES DEBEN RECHAZAR ESTA INVASION QUE SE VAYAN A ARABIA SAUDITA DONDE HAY DINERO Y SITIO PARA TODOS ELLOS