Archivo de la categoría: EGIPTO

Crece la tensión entre la Autoridad Palestina y Egipto

Foto: Official Internet Resources of the President of Russia [CC BY 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/4.0)%5D, via Wikimedia Commons

El presidente egipcio, Abdel Fattah el-Sisi, y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, intercambiaron duras acusaciones tras las recientes y vacilantes negociaciones para la reconciliación interna palestina y la calma con Israel.

Abbas se ha convertido en el ganador del debate porque Egipto no está interesado en cortar los lazos y busca una estabilidad que sirva al propio Egipto.

En el último mes la tensión entre la Autoridad Palestina (AP) y Egipto aumentó a raíz de los intentos de Egipto por mediar entre Hamas e Israel y llegar a un acuerdo para la paz a largo plazo. Egipto ha convertido este tema en una prioridad de mayor relevancia que la reconciliación interna palestina y la posibilidad de restaurar el control total de la AP en la Franja de Gaza.

Según importantes figuras palestinas, a raíz de esta tensión, se canceló una reunión planificada entre el presidente de la AP, Mahmoud Abbas, y el presidente egipcio Abdel Fattah el-Sisi, que tendría lugar durante las discusiones en la Asamblea General de la ONU.

En una tensa conversación telefónica entre el presidente el-Sisi y Abbas, en septiembre de 2018, el presidente egipcio exigió que Abbas levantara las sanciones que impuso en la Franja de Gaza, debido a la preocupación que existe por una posible explosión [socio-económica], dada la dura crisis humanitaria.

Abbas se negó a dar marcha atrás. Cuando el-Sisi le dijo que estaba “poniendo en peligro la seguridad nacional egipcia”, Abbas respondió: “Lo que está poniendo en peligro la seguridad nacional egipcia es el establecimiento del Estado de la Hermandad Musulmana en la Franja de Gaza, al que Hamas aspira”.

El periódico Al-Araby Al-Jadeed informó el 8 de octubre de 2018 que, según una fuente egipcia de alto nivel, el presidente de la AP y altos funcionarios egipcios se hicieron amenazas mutuas debido al “acuerdo del siglo” del presidente Trump.

Mahmoud Abbas está furioso porque Egipto está trabajando a sus espaldas con Hamas en un acuerdo para asegurar una paz a largo plazo con Israel. Advirtió que si las cosas continúan de esta manera, “la Autoridad Palestina se derrumbará y todos tendrán que asumir la responsabilidad por esto”.

En contactos con importantes figuras egipcias, Abbas acusó a Egipto de “intentar beneficiarse del problema palestino para sus propios intereses y de explotarlo …”.

Según una fuente egipcia de alto nivel, la reacción de Egipto a la declaración de Abbas fue dura; sin embargo, Abbas ha salido parcialmente victorioso de esta ronda de discusiones.

En última instancia, Egipto tuvo que aceptar la demanda de Abbas, que busca antes que nada, lograr una reconciliación entre Fatah y Hamas que permita la restauración total de la AP en el gobierno de la Franja de Gaza. Solo después de eso se podrá discutir un acuerdo de paz entre Hamas e Israel, que sería liderado por la AP.

La inteligencia egipcia está tratando de seguir este camino, pero ha encontrado muchas dificultades con Hamas.

Hamas no tiene logros políticos desde el comienzo de su campaña “Marcha del Retorno” el 30 de marzo de 2018. No ha cumplido su promesa a la comunidad de eliminar el bloqueo, por lo que necesita urgentemente un logro que pueda presentar a los residentes de la Franja de Gaza.

Hamas solo puede lograr una distención significativa del bloqueo por parte de Israel, por lo tanto está interesado en ser el partido que asegure el acuerdo de paz.

Reuniones sin éxito

La semana pasada los jefes de inteligencia egipcia invitaron a una delegación de Hamas a El Cairo para discutir una nueva propuesta de mediación. Según importantes figuras palestinas esta es una nueva propuesta para lograr la paz con Israel sin molestar a la AP y a su líder.

Las conversaciones con Hamas concluyeron sin lograr un gran avance.

Mientras tanto, Mahmoud Abbas ha iniciado una serie de conversaciones con las instituciones de Fatah y la OLP. El Consejo Central de la OLP se reunirá el 26 de octubre en Ramallah para discutir las relaciones de la AP con Israel y con Hamas, bajo las nuevas condiciones que se han creado.

La agenda incluirá la imposición de nuevas sanciones a Gaza y la cancelación de la ayuda financiera mensual que la AP proporciona al gobierno de Hamas, que alcanza $96 millones para programas educativos y culturales en la Franja de Gaza.

Egipto está muy preocupado de que este movimiento resulte en una explosión [socio-económica] en Gaza. Tanto Egipto como Israel están preocupados de que pueda conducir a una conflagración militar con alcance regional.

Egipto, Israel y el enviado de la ONU, Nickolay Mladenov, están tratando de desalentar a Abbas para que no tome esta dirección, pero parece que Abbas intenta, como mínimo, establecer mecanismos prácticos para la implementación de cualquier nueva sanción decidida por el Consejo Central de la OLP.

Según los altos funcionarios de Fatah las relaciones entre la AP y Egipto son tensas, pero no se han roto completamente. Ambas partes se necesitan mutuamente y no están interesadas en un colapso de las conversaciones. Al parecer, cualquier decisión final con respecto a la reconciliación y la paz con Israel solo se decidirá a finales de octubre de 2018, en la asamblea del Consejo Central de la OLP.

Egipto mantiene un canal abierto con la AP, aunque cree que Mahmoud Abbas está jugando un juego peligroso que podría inflamar la ya frágil situación en el área, lo cual no beneficiaría a ninguna de las partes.

Fuente: Aurora

Turquía retrasa un acuerdo con EE:UU. sobre Siria tras desaparecer un periodista saudí

Manbij es uno de una serie de enredos entrelazados con los Estados Unidos, Siria y Arabia Saudita.

Las fuerzas estadounidenses establecieron una nueva base en Manbij, Siria, el 8 de mayo de 2018. Fotografía tomada el 8 de mayo de 2018.

Mientras Turquía continúa su investigación sobre un periodista saudí desaparecido, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan dijo que se había pospuesto un acuerdo con Estados Unidos en el norte de Siria. Hablando el jueves, el presidente, al regresar de un viaje a Hungría, dijo que el acuerdo con Washington sobre la ciudad siria de Manbij se retrasó “pero no terminó”. 

Manbij es uno de una serie de enredos relacionados con Estados Unidos, Siria y Arabia Saudita. El 2 de octubre, un periodista saudí. y el ex integrante de Riad Jamal Khashoggi desaparecieron en Estambul después de visitar el consulado de Arabia Saudita. Turquía ha publicado un video e información que alega que Riyadh fue responsable de desaparecerlo o incluso de matarlo. Esto ha resonado muy lejos en Washington, donde la administración de Trump ha estado llamando frenéticamente al príncipe heredero de la corona, Mohammed Bin Salman, en busca de respuestas. Al mismo tiempo, el vicepresidente Mike Pence ofreció asistencia del FBI a Ankara.

Pero Ankara tiene relaciones frías con Washington por la detención de un pastor estadounidense por parte de los turcos y porque Turquía ha alegado que EE. UU. Está trabajando con “terroristas” en Siria. La coalición anti-ISIS liderada por Estados Unidos se ha asociado con combatientes principalmente kurdos de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) en el este de Siria. Sin embargo, algunos de esos combatientes están afiliados a las Unidades de Protección del Pueblo, que Turquía ve como parte del Partido de los Trabajadores del Kurdistán. Desde el punto de vista de Ankara, Estados Unidos, un aliado de la OTAN, está trabajando con los enemigos de Turquía. Pero Estados Unidos ha dicho que quiere permanecer en el este de Siria hasta que Irán abandone el resto de Siria, y Washington ve al SDF como un socio clave.

En el centro de la controversia se encuentra la ciudad norteña de Manbij, que está controlada por la SDF y donde EE. UU. tiene fuerzas. Desde junio, Estados Unidos y Turquía han acordado llevar a cabo patrullajes cerca de la ciudad. También estaban entrenando para patrullas conjuntas. Esto era parte de una “hoja de ruta” que el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, había acordado con Ankara. 

El 2 de octubre, personal estadounidense llegó a Gaziantep para comenzar a entrenar con Turquía para patrullas conjuntas en Manbij. Esto sucedió el mismo día en que comenzó la crisis de Khashoggi. El 3 de octubre, el portavoz de Erdogan, Ibrahim Kalin, dijo que la hoja de ruta de Manbij debería implementarse lo antes posible. 

“Turquía puede tomar medidas en cualquier momento para garantizar su seguridad nacional contra grupos terroristas en Siria”, dijo Kalin en Hurriyet Daily News. El ministro de defensa de Turquía dijo el 9 de octubre que la capacitación se estaba llevando a cabo con los Estados Unidos. 

Ahora el trato se pospone. Este puede ser un método para que Turquía presione a EE. UU. Para que haga más en el asunto Khashoggi. Turquía quiere que el periodista sea encontrado vivo, y esperan que los Estados Unidos presionen a Riad. Turquía y Riyadh tienen relaciones contenciosas después de que Turquía se puso del lado de Qatar en una disputa con Arabia Saudita en 2017.

Además, los líderes en Arabia Saudita han condenado a Turquía como parte de un “triángulo de maldad” junto a Qatar y otros extremistas. Esto se debe a que Riad acusa a Ankara de ponerse del lado de la Hermandad Musulmana en otros países, incluso de Hamas en Gaza y de la Hermandad Musulmana en Egipto. Arabia Saudita apoya al actual gobierno egipcio y se ha opuesto a la Hermandad.

Turquía ve el asunto Khashoggi como una manera de sacar a Washington de regreso a su campamento. Hay muchas voces en los Estados Unidos, cada vez más en el Congreso y en los principales medios de comunicación, que son críticas con las políticas actuales de Arabia Saudita. Ankara espera que a los Estados Unidos se les anime a ver las cosas desde la perspectiva de Ankara en Siria y en otros lugares. El aplazamiento del acuerdo de Manbij puede relacionarse con eso. También se relaciona con la continua presión de Estados Unidos para que Turquía libere al pastor detenido Andrew Brunson.

Lo que está en juego aquí es una lucha regional más amplia. EE. UU. Está cerca de Riad y Jerusalén, y el gobierno de Trump ha buscado lazos más cálidos con Israel y los saudíes. Turquía retiró a su embajador después de que Estados Unidos trasladó su embajada a Jerusalén, y Turquía se ha estado reuniendo con Irán y Rusia con respecto a Siria. Firmó un acuerdo con Rusia sobre la provincia Idlib de Siria. 

Todo esto apunta a que los Estados Unidos están marginados e incluso aislados. Pero Turquía y Qatar son aliados tradicionales de EE. UU., Y la división entre ellos, por un lado, y Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Egipto, por el otro, ha dividido a los estados sunitas de la región a medida que Irán busca una mayor influencia en Siria, Irak, Líbano y Yemen. Lo que sucede en Manbij, con el pastor Brunson y con el caso Khashoggi está vinculado a este mapa estratégico regional actual.

Fuente: The Jerusalem Post

Hamas: “La entrega del combustible es parte de los esfuerzos para lograr una tregua con Israel”

Qatar acordó recientemente pagar el combustible, que se compra a las compañías israelíes y se entrega a la Franja de Gaza a través de la Oficina de Servicios para Proyectos de las Naciones Unidas.

 Un camión se estaciona junto a una barrera de seguridad dentro de la terminal del cruce fronterizo de Kerem Shalom

Hamas dijo el miércoles que la entrega de combustible diesel financiado por Qatar a la central eléctrica en la Franja de Gaza se produjo en el contexto de los esfuerzos para lograr un acuerdo de tregua con Israel. 

El portavoz de Hamas, Abdel Latif Qanou, dijo que la entrega del combustible a través del paso fronterizo de Kerem Shalom será seguida por más pasos “si la Autoridad Palestina está de acuerdo u objeta”.

Qanou no especificó la naturaleza de los pasos anticipados. 

Dijo que las declaraciones hechas por los líderes de la Autoridad Palestina en respuesta a la transferencia de combustible “demuestran que han fracasado en sus intentos de asfixiar a la Franja de Gaza y obligar a sus residentes a arrodillarse”. 

El martes, dos camiones de la ONU cargados con miles de litros De combustible entró en la Franja de Gaza como parte de un plan para mejorar la escasez de energía. Los palestinos en la Franja de Gaza obtienen solo de cuatro a cinco horas de electricidad por día debido a la negativa de la Autoridad Palestina a pagar por el combustible necesario para mantener la central eléctrica en funcionamiento. 

Qatar acordó recientemente pagar el combustible, que se compra a las compañías israelíes y se entrega a la Franja de Gaza a través de la Oficina de Servicios para Proyectos de las Naciones Unidas.

La iniciativa de Qatar ha generado fuertes críticas por parte de los funcionarios de la Autoridad Palestina y Fatah, algunos de los cuales han acusado al Emirato del Golfo de entrometerse en los asuntos internos de los palestinos y de apoyar a Hamas. También advirtieron que la medida consolidará la división entre Cisjordania y la Franja de Gaza.

Otro alto funcionario de Hamas, Esam Aldalis, quien se desempeña como jefe adjunto del departamento político del movimiento, dijo el miércoles que varios partidos internacionales, entre ellos la ONU, Egipto y Qatar, han decidido ayudar a resolver las crisis que enfrenta la Franja de Gaza a pesar de la posición de El liderazgo de la Autoridad Palestina. La decisión, agregó, estaba dirigida a evitar una confrontación militar entre Israel y Hamas. 

Aldalis dijo al periódico en línea Falastin, con sede en Gaza, que la transferencia del combustible a la central eléctrica en la Franja de Gaza se produjo en respuesta a los “continuos sacrificios del pueblo palestino para poner fin al bloqueo”. La voluntad del pueblo palestino ha “triunfado”. sobre los que están sitiando y castigando “la Franja de Gaza”, dijo el funcionario de Hamas.

Aldalis dijo que la Autoridad Palestina hizo todo lo posible por obstaculizar la transferencia del combustible financiado por Qatar a la Franja de Gaza, incluso amenazando a los trabajadores de la planta de energía y los conductores de camiones allí. “Todas estas amenazas han fracasado”, agregó. “La donación de Qatar se produjo en el contexto de los esfuerzos realizados por este país, Egipto y la ONU para alcanzar un acuerdo de tregua [con Israel]”. 

Expresó su esperanza de que la ayuda humanitaria y económica a la Franja de Gaza continúe resolviendo todos los problemas que enfrenta el país. Personas allí, especialmente en el sector salud y empleo.

En respuesta a la objeción de la Autoridad Palestina y Fatah a la iniciativa de Qatar, el portavoz de Hamas, Fawzi Barhoum, acusó al gobierno palestino con sede en Ramallah de participar en “mentiras y engaños”. También acusó al gobierno de la Autoridad Palestina encabezado por el Primer Ministro Rami Hamdallah de “incitar” a Israel a Mantener el bloqueo en la franja de Gaza. El gobierno de la Autoridad Palestina, acusó, “ya no está calificado ni es confiable para manejar los asuntos de los palestinos”.

Fuente: The Jerusalem Post

El plan de paz de Trump para dos Estados se inició con camiones de combustible para Gaza.

El primer ministro Binyamin Netanyahu recibió elogios del negociador especial de Estados Unidos, Jason Greenblatt, por permitir que los camiones de combustible financiados por Qatar pasaran a la Franja de Gaza el 9 de octubre. Eso se debe a que fue el primer paso que deben implementar los gobiernos israelí-palestino para el plan de paz, en asoció con Israel y Egipto, para separar finalmente la Franja de Gaza de Judea y Samaria (Cisjordania) para formar dos entidades separadas.

Mientras que los políticos israelíes aún discuten sobre los pros y los contras de la “solución de dos estados” para la disputa entre israelíes y palestinos, después de décadas de no llegar a ninguna parte, Washington, Jerusalén, El Cairo y Doha están comenzando a dar forma a esta fórmula muy diferente “. 

Se espera que los camiones de combustible sean seguidos para las entregas de otros elementos esenciales, así como también inyecciones de efectivo, para la población con dificultades financieras en Gaza. Estos envíos de ayuda no se entregarán a la administración gobernada por Hamas, sino que se descargarán en las instalaciones controladas por la ONU para su distribución al pueblo, bajo la supervisión del negociador de paz del organismo mundial Nickolay Mladenov.

A medida que comienza a tomar forma, este proceso enfrenta numerosos escollos. El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas (Abu Mazen) está ardiendo de ira, pero no ha comentado sobre la entrega de combustible a Gaza y, lo que es más importante, tampoco el partido Fatah, que él encabeza. 

Los servicios de inteligencia de EE. UU., Israel, Egipto y el Golfo han comenzado a llegar a la conclusión de que, aunque él y sus amigos cercanos aún son capaces de agitar a los medios de comunicación en contra del nuevo plan, su poder para seguir adelante está disminuyendo. La última amenaza de Abu Mazen para detener la transferencia de todos los pagos a la Franja de Gaza, no solo detener el pago de sus facturas de electricidad, se encontró con una contra amenaza israelí para cubrir el déficit al desviar a Gaza todo el dinero recaudado para la AP en Ramallah.

Aunque todas las partes involucradas en el nuevo plan de paz de EE. UU. Guardan silencio hasta que el presidente Donald Trump establezca una fecha para su publicación, las fuentes de inteligencia y militares de Debkafile han aprendido que ciertos agentes occidentales y del Golfo están en contacto con elementos de la Fatah palestina para evitar cualquier nuevo ataque terrorista en Judea y Samaria o Jerusalem para responder a la iniciativa.

También ha surgido una complicación en el Golfo Arábigo. Qatar, que forma parte de la nueva alineación estadounidense, también es el adversario más amargo de Arabia Saudita después de Irán, aunque ambos son aliados cercanos de Washington. 

Sin embargo, EE. UU., Egipto e Israel decidieron arriesgarse y dejar a los saudíes fuera de su iniciativa de paz en Oriente Medio. El enojado arrebato del presidente Donald Trump el 7 de octubre cuando dijo: “Arabia Saudita y su rey no durarían dos semanas en el poder sin el apoyo militar estadounidense”, está relacionado con esta complicación. También encuentra que la estrella del príncipe heredero Muhammed Bin Salman (MbS) se está atenuando en su hogar y que el reino del petróleo está cayendo en una crisis económica.

Además de los fondos, Qatar es un activo a fuerza de su amistad con Turquía hasta e incluyendo el otorgamiento de bases militares a Ankara. Estados Unidos ve a Qatar como la clave para llevar a Turquía al plan de paz, a pesar de sus relaciones espinosas con Israel. Al nuevo asesor de Trump para Siria, James Jeffrey, se le asignó el restablecimiento de las buenas relaciones entre Ankara y Washington, al mismo tiempo que reparó sus barreras diplomáticas y de seguridad con Israel.

El co-arquitecto del nuevo plan de paz entre Estados Unidos e Israel y Palestina, el yerno del presidente Trump, Jared Kushner, ganó elogios inusuales el martes 9 de octubre de parte de Nikki Haley. En sus comentarios en la Casa Blanca al dejar el cargo de embajadora de Estados Unidos ante la ONU. Ella dijo: “Jared es un genio tan oculto que nadie entiende” y agregó: “Lo que he hecho trabajando con él en el plan de paz de Medio Oriente, está increíblemente bien hecho”.

Fuente: Debkafile

45 años de la Guerra de Yom Kippur: ¿perdedores o solo ganadores?

………..

Por: Brian Weissmann

Han pasado 45 años de la guerra de Yom Kippur, la misma que dio a entender al mundo árabe que Israel no es invencible en un Medio Oriente inestable. Aun mas,  fue el escenario bélico el cual dejó caer la “máscara victoriosa” de Junio de 1967, la euforia colectiva desatada tras la implacable victoria en la Guerra de los Seis Días. Esta máscara cegó al joven estado de Israel, y fue la causante de aquella “sorpresa” en 1973.

Es importante explicar que en los primeros años de su existencia, Israel corría el riesgo de someterse a lo que se describió como “la última batalla”. El estado de Israel estaba y estará en desigualdad numérica respecto a sus países vecinos. La posibilidad de la última batalla, la cual elimine al joven estado sionista, era más que probable a mediados del siglo XX. Por esta misma razón, líderes israelíes entendieron tempranamente el valor de la tecnología  nuclear, la cual intimida a cualquier enemigo en momento de conflictos-guerra[1].

El 6 de Octubre de 1973 es considerado como un día negro para la inteligencia israelí. Nadie pudo entender cómo fue que el mundo árabe se pudo levantar nuevamente y de manera rápida con el objetivo de derribar “la muralla de hierro de Israel” [2](nombre que se le da a la doctrinad de seguridad de Israel, la cual sigue vigente). Mandatarios israelíes no podían comprender como es que el joven estado se había quedado dormido en su propia  guardia.

La sorpresa en el lenguaje bélico es una herramienta la cual se utilizaba mucho en las “clásicas guerras” como en la era de Napoleón[3]. También Israel ha utilizado tácticas semejantes, como por ejemplo en la guerra del Sinaí en el 1956[4], donde lanzó una guerra preventiva. La idea de ambas estrategias es poder rápidamente dejar al enemigo en una situación inferior para lograr una victoria en un plazo corto (horas o días).

El modelo de las fuerzas armadas israelíes es el de un  ejército popular, basado en un servicio  obligatorio para la mayoría de sus ciudadanos. No obstante, su potencial se destaca por el  enrolamiento de los reservistas. La sorpresa de la guerra de Yom Kippur fue mucho mayor debido a que Israel no contaba con el tiempo necesario para poder llamar a sus tropas de reservistas y poder dar respuestas en los distintos frentes. Generalmente se necesitan unas 48-52 horas hasta poder tener los pelotones de reservas listos y necesarios según el frente. Octubre de 1973 generó una “caos y pánico” en los líderes del joven estado debido a la falta de información, la cual dejó a Israel  desnudo frente al mundo árabe y sus tropas. Esto permitió que las tropas enemigas avanzasen y penetrasen en territorio israelí

 

¿Por qué podemos concluir que la guerra de Yom Kippur, traería solamente “Triunfadores” para Medio Oriente?

El estado de Israel se fundó en el año 1948 en el medio de una guerra (Guerra de Independencia 1947-1949), con David Ben Gurion como primer Ministro y Ministro de Defensa. Desde los comienzos se trató de establecer una doctrina de seguridad no escrita, la cual sigue vigente. “La muralla de Hierro” tiene como objetivo lo siguiente: Dar entender al enemigo la existencia (legitimidad o aceptación) del estado de Israel, y éste fomentará la paz con sus vecinos[5].

La “gloria” lograda por Israel después de la guerra de los Seis Días (1967) no solamente significaría un triunfo bélico y geopolítico, sino que también generaría un impacto psicológico de profunda frustración en las sociedades  árabes. La era de la Guerra fría con Estados Unidos y la Unión Soviética como máximo exponentes influyeron en el mapa global. La competencia creada entre estas dos grandes potencias determinó políticas internas y externas en las distintas zonas geográficas. El mundo árabe se caracterizaba por tener una postura pro-soviética. Israel por su parte,  empezaba a acercarse al que sería su hermano mayor hasta el presente, Estados Unidos.

En la batalla de Yom Kippur, Egipto consiguió una victoria moral extraordinaria, la cual trajo nuevamente grandeza al mundo árabe. El “león” (apodo en el mundo árabe), volvió a rugir y con él, las demás sociedades árabes. Egipto dio a entender que Israel no era invencible. Es más, que podía ser sorprendido. El entonces líder egipcio,  Anwar Sadat, entendió perfectamente que para poder devolver la grandeza el mundo árabe, había que también golpear al enemigo israelí.

¿Pero cuál era el verdadero objetivo del presidente egipcio? Sadat pretendía  lograr un cambio en su política externa: pasar de un alineamiento soviético a un acercamiento con Washington. Egipto, que se encontraba en una crisis económica, necesitaba de un aliado que no abasteciera solamente de armamentos para la guerra, sino también que le permita dar  de comer a su pueblo. La exitosa táctica e estrategia bélica que lideró Sadat generó confianza en su gobierno, pero más aún en su pueblo. Sin el apoyo de éste, el cambio de su política exterior no hubiese sido posible. El líder egipcio entendió también que al pasarse al lado americano tendría que lidiar con Israel en un futuro cercano. Es preciso remarcar que Egipto siempre respetó bélicamente al estado de Israel, y entendió que aquel nuevo estado de Oriente Medio no tenía intenciones de retirarse de la zona. El líder egipcio comprendió y aceptó la existencia del estado de Israel, lo cual culminó con el acuerdo de paz de 1977 entre Israel y Egipto, con Estados Unidos ejerciendo de mediador.

Estados Unidos, en plena “competencia” con la Unión Soviética en la era de la Guerra Fría, entendió la importancia de tener a un aliado importante y con influencia en el mundo árabe. La alianza con “el león mundo árabe” trajo consigo más aliados en la región. Comprendió la importancia de Egipto en la zona y cuan útil seria este, para sus intereses geopolíticos. Estados Unidos comprendió también la importancia de que sus aliados se respeten mutuamente y puedan convivir.

Israel fue sorprendido y comprendió que no es invencible. La ceguera provocada a raíz del triunfo en 1967 dejó un impacto fuerte en la sociedad israelí, que se reflejó en 1977 en el primer triunfo electoral de la derecha del Likud, que consagró a Menachem Begin como primer ministro.

Líderes sionistas comprendieron que algo no estaba funcionando según lo previsto y que el enemigo era capaz de levantarse sin importar el golpe que recibiera. La guerra de Yom Kippur resultó en una readaptación de la doctrina de seguridad de Israel. No solamente en la restauración de sus fuerzas, sino también la comprensión de tener superioridad en el campo de inteligencia -interno e externo de Israel-, que conduciría una nueva era y nuevos desafíos a nivel de seguridad nacional. Este efecto se ve reflejado actualmente con las actuales amenazas a Israel: Siria, Irán, Hamás y Hezbollah.

La guerra de Yom Kippur conllevó una nueva etapa del conflicto árabe- Israelí. Provocó que ambas partes, Egipto e Israel, se sentaran a hablar y firmaran la paz. Egipto, al recuperar su respeto en el mundo, estuvo dispuesto a cambiar su política exterior. Por su parte, Israel entendió que era el momento perfecto para poder negociar con su mayor enemigo, el cual temió por muchos años.

La negociación de los territorios conquistados a Egipto en 1967 –la Península del Sinái y la Franja de Gaza- eran una carta que podría derivar a un acuerdo paz. Washington apoyó la negociación. Por tanto, la guerra de Yom Kipur generó una situación “win-win”, en que todos ganarían algo. De entrada, el primer y más importante acuerdo de paz entre Israel y el mundo árabe, que sigue vigente en la actualidad.

Hoy en día, se puede afirmar que la cooperación mutua va en aumento. Egipto e Israel comprendieron que para poder mantener un status quo en la zona es necesario cooperar en distintos campos. Uno estos es la coordinación y cooperación a nivel de seguridad e inteligencia: ya no es secreta la ayuda militar israelí en la lucha de las fuerzas egipcias contra grupos islamistas en el norte del Sinaí. Ambos trabajan conjuntamente para dar respuesta a enemigos mutuos que amenazan con desequilibrar la zona[6].

Brian Weissmann, Maestría en Doctrinas de Seguridad por la Universidad de Tel Aviv. 

Fuente: Aurora Israel

 

Voces de la prensa árabe: ¿Quién está detrás del ataque en Ahvaz?

“En muchos sentidos, independientemente de quién colocó la bomba o disparó los rifles, el único culpable es el propio régimen iraní”.

EL PRESIDENTE DE SIRIA Bashar Assad saluda a los partidarios durante las oraciones de Eid al-Adha en una mezquita de Damasco en A

EL PRESIDENTE DE SIRIA Bashar Assad saluda a sus partidarios durante las oraciones de Eid al-Adha en una mezquita de Damasco el 21 de agosto .. (Crédito de la foto: REUTERS)

Los acuerdos con Israel están condenados a fracasar 
Al-Araby al-Jadeed, Londres, 25 de septiembre 
El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, respondió rápidamente y prometió reaccionar “de manera rápida y decisiva” contra los perpetradores. Él acusó a “potencias extranjeras” de estar detrás del incidente, en alusión a Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos. Por supuesto, proponer que Riyadh o Abu Dhabi sean responsables de un acto terrorista tan cobarde es absurdo. 

El opresivo régimen iraní ha hecho su parte justa para ganar enemigos, tanto en casa como en el extranjero, que podrían estar detrás de este asalto. La lista es larga, e ir uno por uno sería agotador y agotador; Sin embargo, varios nombres vienen a la mente.

Un grupo es Mojahedin e-Khalq, una milicia iraní en contra del régimen que ha sido uno de los grupos de oposición más activos y violentos del país. De lo contrario, las personas detrás del ataque podrían ser grupos étnicos y religiosos iraníes pertenecientes a minorías que desean expresar su furia al gobierno central. Un ejemplo son los kurdos de Irán, cuya sede política en Irak fue recientemente atacada por misiles iraníes, dejando 11 muertos. 

Luego, por supuesto, existe la posibilidad de que quienes están detrás del ataque sean ciudadanos normales como los que han tomado las calles en los últimos meses para manifestarse en contra de las políticas de su gobierno. Independientemente, está claro que el mensaje enviado al régimen se escuchó alto y claro.

Como consecuencia de este ataque, los mulás sentados en el Palacio de Sa’dabad en Teherán tienen otra razón para preocuparse. Entre la agitación doméstica de Irán y las sanciones estadounidenses, quedan muy pocas opciones para restablecer la estabilidad en el país. En muchos sentidos, independientemente de quién colocó la bomba o disparó los rifles, el único culpable es el propio régimen iraní. – Mashri al-Zayidi

Los documentos revelados recientemente arrojan una luz fascinante sobre el proceso que condujo a la firma del tratado de paz entre Israel y Egipto, que dejó una huella profunda en las negociaciones posteriores en La región, particularmente las conversaciones de paz israelí-palestinas. 

Cuando el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser consideró firmar un acuerdo con los israelíes, no se opuso a terminar la guerra de su país con su vecino. Sin embargo, lo que exigió fue que Israel se retirara de todos los territorios que ocupaba, incluidos los palestinos. A diferencia de Nasser, [el ex presidente Anwar] Sadat fue menos decidido. Intentó profundizar las relaciones de su país con los Estados Unidos y, por lo tanto, se apresuró a aceptar un acuerdo con Israel.

A diferencia de su antecesor, Sadat no insistió en liberar a toda Palestina. Incluso trabajó para conseguir que otros países árabes se embarcaran, pero dudaron en sumarse a sus esfuerzos. Quizás lo más sorprendente fue la posición del liderazgo palestino, que en realidad apoyó la iniciativa de Sadat de firmar un acuerdo con Israel, pero más tarde, después de enfrentar amenazas de otros estados árabes, cambió el rumbo. 

El resultado directo fue el tratado de paz entre Israel y Egipto, tal como lo conocemos hoy; El resultado indirecto fue la división interna en el mundo árabe. Si todos los estados árabes, incluidos los palestinos, hubieran negociado juntos con Israel, como un frente único, los israelíes se habrían visto obligados a hacer concesiones de gran alcance.

Pero como cada estado árabe negoció solo, ninguno de ellos logró alcanzar los logros importantes que los palestinos necesitaban tan desesperadamente. Israel fue capaz de dividir y conquistar a sus enemigos. 

Es esta división exacta la que generó terribles acuerdos (la Conferencia de Madrid, los Acuerdos de Oslo, el Memorando de Wye River) que contribuyeron a nada más que al debilitamiento de la causa palestina. Cada ronda de negociaciones entre israelíes y palestinos solo obligó a los palestinos a hacer más y más concesiones a Israel, mientras no exigía nada a cambio.

Uno podría haber pensado que los árabes aprendieron su lección de la experiencia egipcia, al darse cuenta de que saltar a negocios imprudentes es una idea terrible. Pero los líderes árabes hoy piden abiertamente la normalización de los lazos con Tel Aviv y el establecimiento de relaciones diplomáticas plenas con Israel. 

No solo no hemos aprendido nuestra lección, estamos actuando en contradicción directa con nuestros intereses políticos. Este movimiento para firmar un acuerdo con Israel es incluso más desesperado que durante la era de Sadat. Si estos numerosos acuerdos fracasaron en lograr la condición de Estado palestino, ningún acuerdo moderno lo hará nunca. 
– Sameh Rasheed 

¿Siria durará como país unificado? 
Al-Sharq al-Awsat, Londres, 24 de septiembre

Si le pregunta a cada una de las partes interesadas actualmente involucradas en la guerra civil siria (EE. UU., Rusia, Turquía, Israel, Jordania, Arabia Saudita o incluso Irán) cuál es su opinión sobre la situación, aprenderá rápidamente que todos estos a los jugadores les gustaría que el país siga siendo una entidad geográfica unida con sus fronteras actuales. 

Sin embargo, donde estos países divergen dramáticamente, es en sus visiones de la futura realidad doméstica en Siria. Turquía quiere debilitar a la población kurda; los americanos quieren destruir ISIS; Israel quiere frenar a Irán y a Hezbolá; Y Jordania quiere detener el flujo de refugiados a su territorio. En estas condiciones, parece altamente improbable que Siria pueda mantener su unidad como estado.

Además de la complejidad, Bashar Assad no está dispuesto a comprometerse, a pesar de que la oposición siria capituló ante sus demandas y le devolvió la rienda suelta a todo el país. Con cada uno de los actores tirando de Siria en su propia dirección, la nación simplemente se desintegrará. La desafortunada realidad es que el conflicto sirio terminó sin ganadores claros. 

Lo que esto significa es que ningún poder puede forzar su voluntad sobre los demás: las tropas iraníes continuarán estacionadas en Siria, Israel continuará imponiendo una zona de amortiguamiento en su frontera, y Rusia mantendrá sus fuerzas en tierra y en el aire . La única política de Assad es mantener su gobierno, y probablemente lo hará incluso a costa de perder partes de Siria. – Abd al-Rahman al-Rashed 

Gaza: un campo de pruebas para las armas
Al-Diyar, Líbano, 26 de septiembre.

Justo cuando cree que las acciones del gobierno israelí no podrían empeorar, los políticos israelíes logran romper su propio récord de indecencia moral. La controversia más reciente es una afirmación hecha por varios comentaristas israelíes sobre el posible estallido de otra ronda de combates en la Franja de Gaza .

Esta perspectiva, según algunos expertos israelíes, no tiene nada que ver con la seguridad de Israel; más bien, se centra en la necesidad de probar nuevos sistemas de armas israelíes en el campo de batalla. Aunque sorprendente, lo que estás leyendo es correcto: el ejército israelí y sus principales fabricantes de armas quieren usar una guerra en Gaza para probar sus nuevas tecnologías antes de venderlas a compradores en el extranjero. Los mismos observadores también señalaron que otro incentivo más para la guerra son las investigaciones que enfrenta el primer ministro Benjamin Netanyahu.

Los informes televisivos sobre los combates en Gaza seguramente desviarían la atención de Netanyahu y reunirían a los israelíes alrededor de su bandera. Israel usará excusas como “defensa propia” y “ataque preventivo” para justificar sus acciones, y la comunidad internacional, encabezada por Estados Unidos, respaldará las afirmaciones israelíes. A pesar de las horrendas violaciones de los derechos humanos, nadie responsabilizará a Israel. Ganará cada vez más legitimidad para continuar su persecución contra los palestinos, que ya están encerrados en prisiones al aire libre. 

Hasta que alguien en el mundo árabe se oponga a Israel y se enfrente a las políticas brutales de este último, los palestinos continuarán sirviendo como objetivos humanos utilizados por el ejército israelí con fines de entrenamiento. – Hussam Kunfani

Fuente: The Jerusalem Post.

Kerry advierte de una guerra contra Irán

El ex secretario de Estado afirma que Trump autorizó a los que estaban en contra de un acuerdo nuclear con Irán, advierte contra una guerra.

El ex secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, advirtió el viernes de una guerra con Irán luego de que Estados Unidos se retiró del acuerdo nuclear de 2015 entre la República Islámica y las potencias mundiales, informó AFP.

Kerry encabezó la diplomacia que llevó al acuerdo de 2015 en el que Irán prometió a las potencias occidentales, a Rusia y a China reducir drásticamente su programa nuclear a cambio de un alivio de las sanciones.

En mayo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se retiró del acuerdo , que calificó de “el peor acuerdo que se haya negociado”.

Más tarde, Trump firmó una orden ejecutiva que restablece oficialmente las sanciones estadounidenses contra Irán. El 4 de noviembre entrarán en vigencia sanciones estadounidenses adicionales contra las industrias petroleras y navieras de Irán .

Al retirarse al acuerdo, Trump “hizo que sea más probable que haya conflicto en la región porque hay personas allí (Israel) a quienes les encantaría que los Estados Unidos de América bombardearan Irán”, dijo Kerry durante una conversación en el Consejo de Relaciones Extranjeras.

Kerry dijo que el difunto rey de Arabia Saudita, Abdullah, y el derrocado presidente de Egipto, Hosni Mubarak, le habían dicho que Estados Unidos debería atacar a Irán, incluso cuando no tomarían la posición públicamente.

El primer ministro Binyamin Netanyahu, un crítico abierto del acuerdo con Irán, también había pedido al entonces presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, la luz verde para bombardear a Irán, afirmó Kerry.

“Lo que Trump ha hecho ahora es potenciar a los muchachos en Irán que dijeron que no traten con Estados Unidos, ya que te quemarán”, advirtió.

“Él ha hecho más probable que si hay una implosión interna en Irán a través de la presión o de otra manera, no será un demócrata jeffersoniano desconocido el que aparecerá y asumirá el control, será el CGRI u otro Ahmadinejad, y lo que haremos es que la situación va a estar peor y el pueblo de Irán estará peor”, afirmó Kerry, refiriéndose a la Guardia Revolucionaria de línea dura y al ex presidente Mahmoud Ahmadinejad.

Kerry ha argumentado repetidamente a favor del acuerdo con Irán e incluso llegó a reunirse con el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammed Javad Zarif, en un esfuerzo por salvar el acuerdo.

Kerry justificó sus reuniones con funcionarios iraníes, argumentando que cada ex secretario de estado continúa reuniéndose con líderes extranjeros.

Trump recientemente atacó a Kerry en Twitter y dijo que las reuniones del ex Secretario de Estado eran “ilegales”.

“John Kerry tuvo reuniones ilegales con el muy hostil régimen iraní, que solo puede servir para socavar nuestro gran trabajo en detrimento del pueblo estadounidense”, escribió Trump en Twitter.

El actual secretario de Estado Mike Pompeo también criticó las acciones de Kerry y dijo que eran “indecentes y sin precedentes”.

“Este es un ex secretario de estado comprometido con el mayor patrocinador estatal de terror del mundo y, según él, les estaba hablando, les estaba diciendo que esperen a esta administración”, agregó Pompeo.

“No se puede encontrar un precedente para esto en la historia de los EE. UU. Y el secretario no debería participar en este tipo de comportamiento”, continuó. “Está más allá de lo inapropiado”.

Señor Kerry, si usted tiene miedo, pues compre un perro.

Fuente: Arutz Sheva