Archivo de la categoría: CUBA

El presidente Trump ha logrado forzar a Irak, Afganistán y otros 6 países de mayoría musulmana a recibir a los extranjeros criminales que estamos deportando.

Mientras que los jueces han bloqueado muchos de los esfuerzos del presidente Trump en cuanto a la reforma migratoria, que es lo que dicta el sentido común en el país, a nivel internacional su actitud dura sobre la inmigración está obteniendo resultados. En particular, cuando se trata del principal problema, es decir, los países que se niegan a llevar de vuelta a sus extranjeros deportables .

Frontpage Mag   Entre halagos, amenazas y castigos reales, la Seguridad Nacional ha conseguido reducir drásticamente el número de países que habitualmente se niegan a recibir a los inmigrantes a los que los EE.UU. está tratando de deportar, dijeron las autoridades el martes haciendo muescas en un éxito tempranero contra la inmigración para el presidente Trump.

El número de países recalcitrantes cayó de 20 a 12 sobre los meses después de las elecciones presidenciales, y algunos reincidentes de toda la vida, incluyendo Irak y Somalia, se han ganado su camino fuera de la traviesa lista. La lista de países es la más corta de esta década.

De 20 hasta 12 es todo un logro, sobre todo si tenemos en cuenta que dos de los reductos restantes incluyen a China y Cuba. Y hay también muchas otras prioridades con China. Aquí está la lista completa.

Los funcionarios de Inmigración y Control de Aduanas no pueden decir de inmediato cuántas personas han sido deportadas debido a los cambios, pero Somalia se ha llevado de vuelta a 259 en sólo siete meses en el año fiscal. Esto es mucho más que los 198 que se llevó de vuelta durante el 2016. El equipo de Trump planea deportar de unos 4.000 a 5.000 musulmanes de Somalia este año.

Los países que cayeron fuera de la lista, además de Somalia e Irak, fueron Afganistán, Argelia, Burkina Faso, Gambia, Mali, Senegal y Sierra Leona.

Otros países que siguen en la lista de países recalcitrantes son China, Cuba, Birmania, Camboya, Eritrea, Guinea, Irán, Laos, Marruecos, Sudán del Sur y Vietnam. Hong Kong se añadió a la lista este mes debido a que su política de repatriación es controlado por China.

Sudán del Sur es apenas un pequeño país. Estamos efectivamente en guerra con Irán. Sin embargo, para la mayoría del resto, todo podría acabar. Y parece que estamos empezando a hacer eso.

La mayoría de estos son las naciones de mayoría musulmana

Irán ha coronado en su objetivo de obtener el umbral nuclear regional. Obama logra su cometido de colocar bombas nucleares en manos de los iraníes, fiasco para Netanyahu

En líneas generales, el acuerdo nuclear final, alcanzado este Martes, 14 de julio, entre las seis potencias mundiales e Irán, después de una década de negociaciones, concede a Teherán el alivio de todas las sanciones a cambio de restricciones en su programa nuclear . La rapidez con que se levantarán las sanciones y la naturaleza exacta de los bordillos se detalla en la versión final del acuerdo nuclear cuando se publique.

En opinión de analistas de Debkafile, el acuerdo es un hito importante en el deseo del presidente Barack Obama para orientar la política exterior estadounidense a un acercamiento con Irán (seguido por Cuba), mientras le da la espalda a dos aliados tradicionales del Medio Oriente, Israel y Arabia Saudita. Se unge a Teherán como líder de la región de cara a obtener el umbral de un arma nuclear.
Los ministros de Exteriores de los Estados Unidos, Gran Bretaña, China, Francia, Alemania y Rusia se reunieron durante una hora después de la medianoche para un último empujón para conseguir el texto final acordado . Los últimos puntos de fricción eran condiciones de último minuto impuestas por Irán para un trato: el levantamiento inmediato del embargo por parte del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la compra de Irán y recepción de armas y la prohibición de su programa de misiles balísticos.

El levantamiento del embargo permitiría a Irán armar libremente a grupos terroristas designados por Estados Unidos como Hezbollah y Hamas, así como a los rebeldes yemeníes. Rusia y China, como proveedores de armas a Teherán, han respaldado a Irán sobre este tema.

El acuerdo según los informes, impuso un límite de 10 años sobre el trabajo nuclear de Irán y se calculó en retrasar la fuga nuclear en un año.

Una fuente diplomática dijo a Reuters que una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU buscaría este mes confirmar los bordillos iraníes sobre su programa nuclear y el alivio de las sanciones que se aplicarán en la primera mitad del 2016.
La fuente dijo que Irán y la Agencia Internacional de Energía Atómica acordaron un plan para hacer frente a las preguntas sin respuesta acerca de las dimensiones militares sospechosas del pasado, en cuanto a la actividad nuclear iraní a finales de 2015. Dijo que un poco de alivio de las sanciones estaba condicionada a Teherán para resolver este problema.
De acuerdo con uno de los últimos borradores del acuerdo, Irán acordó una visita al complejo militar de Parchin, donde se sospecha que Irán ha realizado pruebas de detonación nuclear y acceder a posibles entrevistas con científicos nucleares iraníes. El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, ha prohibido fuertemente esos pasos. No está claro cómo se refinó ese problema en el texto final.
El acuerdo irá ahora a las legislaturas de los firmantes. El Congreso de Estados Unidos tiene 60 días para revisar el acuerdo, con el presidente Barack Obama enfrentando una decisión difícil en el Senado de un acuerdo que tanto él como el secretario de Estado, John Kerry, han luchado por y sin cuartel, y que muchos legisladores de Estados Unidos y el primer ministro Binyamin Netanyahu de Israel han denunciado como “un mal negocio.”
Los iraníes mantendrán a los EE.UU. en el plato caliente, incluso después de la celebración de la firma.
A los Majlis en Teherán se les pedirá promulgar una ley que requiere el acuerdo para ser revisado cada mes y el poder de anularlo si los EE.UU. no pasan la prueba del cumplimiento para con los legisladores iraníes.
Jamenei esta semana denunció a EE:UU. como la “reencarnación de la arrogancia global “- haciendo caso omiso de meses de la estrecha colaboración en las guerras que Irán ha enfrentado en Irak, Siria y Yemen con la administración de Obama.

De hecho, los funcionarios estadounidenses están llevando a cabo la guerra contra el Estado Islámico en Irak en estrecha sintonía con la Guardia Revolucionaria iraní y sus comandantes. Además Washington retiene armas a gran escala de los rebeldes sirios fuera de consideración para el aliado de Teherán, Bashar Assad. Cuando los civiles saudíes tuvieron que  huir por los misiles lanzados por los rebeldes Houthi respaldados por Irán en Yemen, el gobierno de Obama miró hacia otro lado.
La situación en estos escenarios de guerra plantea una amenaza aún mayor que el acuerdo firmado en Viena el martes.

Incluso si Irán cede ante las inspecciones en Parchin y aunque sea levantada hasta la última sanción en 2016, el acuerdo palidece en comparación con la crisis en la región provocada por Teheran en gran parte instigado y promocionada por Irán en la escena mundial. De todos modos, muchas de las sanciones se han levantado en silencio para ganar la aquiescencia de Irán a las conversaciones. Irán nunca ha interrumpido su desarrollo de misiles balísticos intercontinentales.

Para Obama, se trata de una gran victoria, al igual que es un fiasco importante para Binyamin Netanyahu. Las maniobras del presidente de Estados Unidos lograron contener la acción militar de Israel para paralizar la capacidad de armas nucleares de Irán durante 6 años. Ahora, después de la conclusión de un acuerdo internacional que deja el programa nuclear de Irán intacto, la opción militar quedó sin piso, por lo menos en un futuro próximo.

Fuente: Debkafile

Bumerán Chávez, el libro que revela la peligrosa relación entre Venezuela, Cuba, Hezbollah e Irán.

El periodista Emili J. Blasco, corresponsal en Washington del diario español ABC, investigó la conversión del país caribeño en un narcoestado como parte del proyecto bolivariano del fallecido Hugo Chávez

“Chávez es la figura central de los últimos 15 años de Venezuela y también lo es en la articulación de ese narcoestado”, destacó hoy en una entrevista con EFE Blasco, corresponsal en Washington del diario español ABC que firmó varias exclusivas sobre el cáncer de Chávez desde 2012 hasta el fallecimiento del mandatario.

Esta vez, su primera revelación se produce el 27 de enero pasado, con la llegada a Washington como testigo protegido deLeamsy Salazar, jefe de seguridad del presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, a quien identifica como responsable de los supuestos vínculos de Caracas con el narcotráfico, según relata Blasco en su libro.

Leamsy Salazar

EFE
“Capo de los capos” es el nombre con el que varias fuentes describieron, en declaraciones al periodista, la posición del número dos del chavismo, al que informaciones publicadas estos días en medios internacionales como The Wall Street Journal y The New York Times vinculan al lavado de dinero y el narcotráfico como supuesto cabecilla del llamado Cártel de los Soles.

En su libro, Blasco revela que Leamsy Salazar, que también fue ayudante personal de Chávez, fue testigo de cómo el comandante en persona negociaba en 2006 o 2007 con los cabecillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el canje de droga por armas y material militar con el que combatir al gobierno de Bogotá.

“El narcotráfico no lo hacen mafias, sino que está amparado y puesto en marcha desde arriba y promovido por los resortes del Estado”, aseguró Blasco, quien explica la conversión de Venezuela en un narcoestado por el aumento de ingresos del petróleo que supuestamente dieron margen para el lavado de dinero.

Mahmoud Ahmadinejad junto a Hugo Chávez

Sin embargo, el periodista español afirma que en Venezuela el narcotráfico no nace originalmente para que los altos mandos militares lucren, sino como parte de la visión geopolítica de la fraternidad de pueblos de Chávez, que tomó forma en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), impulsada por Caracas y La Habana.

“En los sueños bolivarianos falta Colombia. Entonces Chávez diseña esa ayuda a las FARC y va implicando a gente del Ejército para que Venezuela sea la salida de la droga colombiana”, apunta Blasco.

Dentro de esta concepción geopolítica, el libro plasma los supuestos lazos entre la Venezuela de Chávez, el grupo chiíta libanés Hezbollah e Irán, a través del testimonio de Rafael Isea, ex viceministro de Finanzas y presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes) de Venezuela.

“Una de las cosas que explica el libro es el encuentro en Damasco en 2007 entre Nicolás Maduro (entonces ministro de Exteriores) y el jefe de Hezbollah, Hassan Nasralah, en el que hablaron de un acuerdo marco. Venezuela facilita la concesión de visados y pasaportes falsos a los miembros del grupo chiíta e Hezbollah aporta su experiencia en narcotráfico y venta de armas”, apuntó.

Pero, para el periodista, en este plano internacional el papel más “distintivo” lo juega Cuba, por su “insólito” control sobre Venezuela, que hizo que Chávez en los momentos más críticos de su enfermedad recurriera a la isla, donde recibió tratamiento.
Con décadas de periodismo en sus espaldas, Blasco se niega a revelar todas sus fuentes aunque, durante la entrevista, desvela que algunas se encuentran en la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA) y otras aparecen con nombres y apellidos en el libro, como Eladio Aponte, ex magistrado del Tribunal Supremo de Venezuela.

Con el título Bumerán Chávez, Blasco evoca la imagen de un bumerán que, al volver en su vuelo, rompe el espejo en el que se veía el padre de la revolución bolivariana, de forma que a su juicio se borra la imagen de Chávez como gran defensor de los pobres y pasa a ser el responsable de la gran escasez.


“A los incrédulos. Todos en algún momento lo fuimos”, es la dedicatoria del libro, de 374 páginas, producto de tres años de trabajo y cuyas primeras consecuencias ya se sintieron en Caracas con la prohibición de salir del país para los 22 comunicadores que se hicieron eco de las informaciones del periodista español.

En Washington, el gobierno estadounidense rechaza confirmar a EFE las informaciones que vinculan a altos funcionarios militares venezolanos con el narcotráfico y en Venezuela el Tribunal Supremo de Justicia y la Asamblea Nacional han arropado y respaldado a Diosdado Cabello tras las informaciones que lo mencionan con relación a las investigaciones de EEUU sobre el narcotráfico en Venezuela.

“El lector abre la trampilla y comienza a bajar los escalones -escribe en el prólogo Blasco-. Acabamos de dar la luz y lo que tenemos ante la vista es imperdonable”.

Fuente: Infobae

Jeb Bush: Obama se reúne con Castro, pero no con Netanyahu

El ex gobernador del estado de Florida y probable candidato presidencial en las primarias del partido republicano, John Ellis “Jeb” Bush, criticó al presidente norteamericano, Barack Obama, por mantener conversaciones con el mandatario cubano, Raúl Castro, en Panamá, y rechazar encontrarse con el primer ministro, Biniamín Netanyahu, cuando el premier israelí viajó a Washington.

“Obama se reúne con Castro pero se negó a reunirse en Washington con [Biniamín] Netanyahu”, apuntó Bush en su cuenta de Twitter. “¿Por qué legitimar al cruel dictador de un régimen represor”.

Obama y Castro se reunieron en la “Cumbre de las Américas”, marcando primer encuentro formal entre los mandatarios de ambos países en el último medio siglo. Ambos prometieron mantener relaciones amistosas, al contrario de las que han tenido ambas naciones durante generaciones.

“Hemos concluido que podemos estar en desacuerdo con un espíritu de respeto y civilidad”, manifestó Obama. “Y con el tiempo, es posible que demos una vuelta de página y desarrollemos una nueva relación entre ambos países”.

Castro dijo que acordaba en todo lo que había dicho Obama; pero que advirtió que ambos líderes han “acordado estar en desacuerdo” a veces. El mandatario comunista dijo a los norteamericanos que Cuba está dispuesto a discutir cuestiones tales como los derechos humanos y la libertad de prensa, puntualizando que “todo puede ser puesto sobre la mesa”.

“Estamos dispuestos a hablar de todo, con paciencia”, puntualizó Castro. “En algunas cosas vamos a acordar y en otras no”.

Fuente: Aurora