Archivo de la categoría: COREA DEL NORTE

¿Cómo nació el delirio en Corea del Norte: de la Guerra Fría al dictador nuclear Kim Jong-un?

Mientras sus misiles vuelen y Trump lo amenace con borrarlo del mapa… el choque es una tardía sombra de la Guerra Fría.

Kim Jong-un, su padre Kim Jong-il y su abuelo Kim Il-sung: los tres dictadores de Corea del Norte autoproclamados Líderes Supremos

Kim Jong-un, su padre Kim Jong-il y su abuelo Kim Il-sung: los tres dictadores de Corea del Norte autoproclamados Líderes Supremos

Corea del Norte fue siempre un clavo en el zapato de los Estados Unidos.

Apenas cinco años después de 1945, pulverizado el Tercer Reich y rendido Japón después de la segunda bomba atómica (Nagasaki, 9 de agosto), la nación del norte emergía como líder indiscutible del nuevo orden mundial.

Sus fábricas dejaban de producir aviones de guerra, acorazados, armas cada vez más poderosas, para revertirse en usinas de algunos de los autos más lujosos del planeta. La gran tragedia quedaba atrás. Los millones de muertos. Las blancas cruces en el cementerio de Arlington.

Con el artero ataque a Pearl Harbor, o sin él, Estados Unidos no hubiera podido eludir las puertas del Infierno: la Segunda Guerra Mundial.

Pero aún curando heridas y viviendo una década próspera, contracara de la miseria desatada el jueves 24 de octubre de 1929 con la caída de Wall Street… el 25 de junio de 1950, contra todo pronóstico más allá de la tensión política y militar que bullía a ambos lados del Paralelo 38, Corea del Norte cruzó el límite e invadió Corea del Sur… con apoyo de dos gigantes: la República Popular China y la Unión Soviética.

Imágenes de la Guerra de Corea que se cobró la vida de millones de víctimas. Los Estados Unidos consiguieron mantener a raya a la dictadura del norte

Imágenes de la Guerra de Corea que se cobró la vida de millones de víctimas. Los Estados Unidos consiguieron mantener a raya a la dictadura del norte

La Guerra Fría –los tironeos entre capitalismo y comunismo– empezaba a calentarse.

El brillante general Douglas MacArthur, héroe de guerra, líder de las fuerzas armadas de su país y adorado como una estrella de Hollywood, propuso terminar el conflicto a lo Alejandro Magno: con un solo golpe de espada en el nudo gordiano: en términos modernos, una o más bombas atómicas contra el invasor. Lo mismo que había sugerido el general George Patton después de la rendición de la Alemania nazi: “Seguir avanzando hasta Moscú, porque el aliado de hoy será en peor enemigo en el futuro”.

Pero la política, en ambos casos, fue más sensata: Dwight Eisenhower destituyó a Patton, y Harry Truman a MacArthur…

Ergo, la guerra de Corea se extendió hasta 1953, terminó en un empate militar, y con un saldo sangriento: Corea del Sur sufrió 778.000 bajas entre muertos, heridos y mutilados, Corea del Norte 1.187.000, China 500.000, y Estados Unidos 54.000.

El General Douglas MacArthur (Getty Images)

El General Douglas MacArthur (Getty Images)

Y pasados 64 años y 25 descendientes del primer norcoreano Kim (1848–1878), el fantasma reapareció en la grotesca figura del insólito Kim Jong-un, 32 años, líder supremo, presidente de todo –Defensa, Trabajo, Presidium–, y primer actor de cuanta excentricidad sea posible imaginar…

Un dictadorzuelo a imagen y semejanza de cuantos en el mundo han sido… si no fuera por su aterrador hobby: fabricar armas nucleares y amenazar con arrojarlas sobre Estados Unidos “hasta borrarlo del mapa”.

Al principio, sus bravatas no fueron tomadas en serio. Porque, ¿cómo creerle a un personaje que, entre otros delirios, a diseñado los quince cortes de pelo que deben llevar sus súbditos? ¿O que odia a los Estados Unidos… pero es fanático de los Chicago Bulls?

Pero en la medida que el mundo occidental fue conociendo los hechos de su vida y su poder, el terror reemplazó al asombro. Tanto, que sería necesario un Shakespearecoreano para describir el vasto lago de sangre que lo circunda…

Hijo de Kim Jong-II, también caprichoso y excéntrico, estudió en Suiza bajo un seudónimo (¿?), y a los 28 años se erigió como el jefe de Estado más joven del mundo. Y no tardó en demostrar que su poder se basaría sobre el crimen…

Kim Jong-il, padre del actual dictador de Corea del Norte

Kim Jong-il, padre del actual dictador de Corea del Norte

Entre noviembre de 2014 y abril de 2015 ordenó una purga salvaje. Decretó la muerte de más de veinte funcionarios de su gobierno, de un arquitecto porque no le gustó su diseño del nuevo aeropuerto de Pyongyang, la capital, y de cuatro músicos de la banda más popular del país por cargos de espionaje y de disidencia de pensamiento.

Pero el baño de sangre empezó en 2011, apenas sentado en el trono. Desde entonces cayeron setenta oficiales, incluido su tío y mentor político Jang Song Thaek, por corrupción.

Según rumores, lo hizo devorar por una jauría de perros…

Eso, mientras como patético telón de fondo creaba la primera banda musical de chicas (K–pop), y cada mañana, frente al espejo, ensayaba su corte de pelo, al que bautizó con dos nombres: Juventud y La ambición. Pelo que se corta él mismo, por miedo a que el peluquero lo degüelle…

Y su paranoia no se detiene en ese punto: cada día, doscientos súbditos leales inspeccionan –¡grano por grano! el arroz que comerá, y que debe ser cocido con brasa de madera del monte Paektu, una montaña sagrada.

Pero, ¿qué es, en síntesis, Corea del Norte? Un país pobre, de 25 millones de habitantes, censura brutal, obligación de pensamiento único, y –paradoja– entre las naciones no potencias mejor armadas del mundo. Personal activo: 1.200.000, entre ejército, marina, aviación y paramilitares. Reserva: 5.700.000. Piezas de artillería: 21.000. Tanques: 3.500. Aviones: 545. Submarinos: 73.

Entre las muchas descripciones de su figura, una –clandestina– raya en la perfección: “Traje oscuro. Cara redonda. Cuerpo rechoncho. Zapatones negros. Más petiso que su altura real: metro setenta y cuatro. Papada prematura. Piel lechosa. Ojos achinados. Cabezón. Lo comparan con Adolf Hitler y Josef Stalin…, y va en ese camino. Enamorado de las armas, y en especial de las nucleares, encontró el enemigo–interlocutor perfecto: Donald Trump. Es difícil tomarlo en serio. Pero muy peligroso tomarlo en broma”.

Kim Jong-un, el hombre que amenaza con desatar una guerra nuclear en todo el mundo (Reuters)

Kim Jong-un, el hombre que amenaza con desatar una guerra nuclear en todo el mundo (Reuters)

Su otra arma es de carne y hueso: Kim Yo–jong, su hermana menor. De sólo 29 años, pero la más poderosa de la tiranía desde un puesto clave: viceministra de Propaganda y Agitación dentro del Partido de los Trabajadores, e inspiradora de muchos de los crímenes de su hermano.

Pero la pieza más importante de la misteriosa Oficina 39, el bunker de Kim Jong–undonde sólo se reúne con su mesa chica, es Kim Jong–sik, el científico a cargo del programa nuclear, y creador de los misiles de largo alcance capaces –según el dictador– de tocar tierra norteamericana.

Según informes de Inteligencia occidentales, parte de los colosales gastos que requiere fabricar armas atómicas sale de un mercado ilegal: una red de tiendas que venden (sólo en dinero cash y a mucho menor precio) desde autos deportivos de alta gama a joyas, relojes, bebidas, y controlan los mejores hoteles de la capital…

La Oficina 39 data de los años 70, fundada por el abuelo del dictador como una empresa familiar… de una familia desintegrada por el hombre cohete, como Trump llama, socarrón, a Kim. Que ordenó ejecutar a su tío Jang Song-thaek en 2013, acusándolo de urdir un golpe de Estado, y habría sido el tejedor de la extraña trama que acabó con la vida de su hermano Kim Jong–nam en Malasia, a principios de este año, que murió envenenado con el agente químico VX…

Kim Jong-nam, el sucesor natural que debería estar en lugar de Kim Jong-un. En cambio fue asesinado en el aeropuerto de Malasia por dos mujeres que enfrentan un juicio por estos días

Kim Jong-nam, el sucesor natural que debería estar en lugar de Kim Jong-un. En cambio fue asesinado en el aeropuerto de Malasia por dos mujeres que enfrentan un juicio por estos días

Mientras, otro clavo ardiente ronda por el mundo: el libro La chica de los siete nombres, escrito por Hyeonseo Lee (39), una norcoreana disidente que logró huir a Corea del Sur. Un lacerante e iluminador testimonio sobre la vida bajo la tiranía. Su primera frase (“Corea del Norte es uno de los países más pobres del mundo, y tenemos el cerebro totalmente lavado“) abre la puerta a otros horrores. Según ella, en las guarderías, los juguetes de los niños eran tanques, bombas, pistolas, las letras de las canciones eran bélicas… A los siete años ya vio ejecuciones públicas. A los hostiles –la clase más profundamente enemiga del régimen– se lo manda a trabajar a las minas hasta que mueren. La religión y la cultura sexual se castigan como crímenes…

 

Pero la gran pregunta que se hace el mundo después de asistir al lanzamiento de cohetes que pasaron sobre Japón y a la reciente prueba nuclear submarina, es “¿qué pasará? ¿Será posible una guerra entre Estados Unidos y Corea del Norte?”.

La prédica del tirano regordete atrasa medio siglo: “Debemos rescatar de Corea del Sur a nuestros compatriotas explotados por el imperialismo y el capitalismo norteamericano”.

Es posible –pero no probable– que Kim y Trump intercambien más amenazas al estilo “guapos de la esquina”. Pero Corea del Norte, más allá de su arsenal nuclear, es una pulga frente al poderío militar de Estados Unidos. En realidad, lo que busca con sus ensayos atómicos y sus bravatas es su permanencia en las primeras planas de los medios: un certificado de existencia…

Y si sueña, como Corea del Norte en 1950, con el apoyo de Rusia y de China, comete un error fatal.

Fuente: Infobae

Los tres desenlaces posibles a la escalada de tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte

La consultora de riesgo Eurasia Group analizó los escenarios posibles ante las amenazas cruzadas entre ambos países. Hay un 20% de probabilidades de que se llegue a un conflicto militar, pero este número podría subir si Washington continúa con sus ejercicios militares

El presidente estadounidense Donald Trump y el dictador norcoreano Kim Jong-un

El presidente estadounidense Donald Trump y el dictador norcoreano Kim Jong-un

La reciente escalada de amenazas cruzadas entre Corea del Norte y Estados Unidos, de ejercicios y pruebas de armas y la pelea retórica entre sus líderes, Kim Jong-un y Donald Trump, han generado una fuerte preocupación en todo el mundo por la posibilidad de un nuevo conflicto en la península coreana.

De acuerdo a un informe de la consultora de riesgo Eurasia Group, esta agresividad no vista de la Guerra de Corea, entre 1950 y 1953, aumenta las posibilidades de que un error de cálculo pueda llevar a una guerra en la región.

“Asia podría estar a un ciberataque o un ataque con misiles antiaéreos de distancia de una crisis de seguridad regional”, señala el reporte de la compañía del politólogo y analista Ian Bremmer.

Eurasia Group cita la probabilidad actual de un conflicto armado en 20%, pero si Estados Unidos continúa con sus operaciones militares para probar a Corea del Norte, como sus ya usuales vuelos de bombarderos nucleares estratégicos en la frontera, este número podría subir.

Uno de los ya usuales vuelos de bombarderos estratégicos alrededor de la frontera con Corea del Norte

Uno de los ya usuales vuelos de bombarderos estratégicos alrededor de la frontera con Corea del Norte

El informe destaca que las batallas retóricas entre líderes van y vienen, pero que los intereses, estrategias y posturas defensivas se mantienen.

En este contexto, las declaraciones derogatorias de Trump, que caen directo sobre Kim Jong-un, combinadas con los movimientos militares cada vez más frecuentes acercan la posibilidad de un cambio en la dinámica de la relación entre ambos países.

De esta manera la evaluadora de riesgo detalla tres escenarios basados en el inminente desarrollo de un misil intercontinental (ICBM) con la capacidad de llevar un arma nuclear, un hecho que Pyongyang aún no ha logrado.

Un misil balístico norcoreano durante un lanzamiento de prueba (Reuters/KCNA)

Un misil balístico norcoreano durante un lanzamiento de prueba (Reuters/KCNA)

La alternativa más probable, con una chance del 65%, es que Estados Unidos continúe con su estrategia actual de “presión máxima” de sanciones en organismos internacionales y refuerzo militar en Corea del Sur para intentar llevar al régimen a la mesa de negociaciones.

Este enfoque probablemente falle, como falla en este momento, y pronto Washington tendrá que aceptar que Corea del Norte es una potencia nuclear, con el cambio hacia una estrategia de contención y disuasión.

Una segunda alternativa es la del conflicto militar, que podría darse como un ataque preventivo de Estados Unidos, un bombardeo de Corea del Sur de parte de Corea del Norte, o un error de cálculo de cualquiera de las partes que rápidamente escale sin control.

Kim Jong-un ha sido el blanco de los comentarios derogatorios recientes de Donald Trump (Reuters)

Kim Jong-un ha sido el blanco de los comentarios derogatorios recientes de Donald Trump (Reuters)

Eurasia Group ve un 20% de probabilidad de este escenario, especialmente ligado al error de cálculo, pero si Washington continúa sus ejercicios militares esto podría subir en las próximas semanas.

La tercer alternativa es que la vía diplomática funcione, ya sea porque las sanciones tienen su efecto y Pyongyang acepta los términos de la comunidad internacional para evitar el colapso, o bien porque China logra convencer al régimen de Kim Jong-un de sentarse a negociar.

Las probabilidades de este escenario son apenas del 15%, señala Eurasia Group, ya que Corea del Norte está tan cerca de tener un ICBM con capacidad nuclear que frenar ahora, para encarar una vía diplomática, no le reportaría beneficios.

Fuente: Infobae

 

China ordenó el cierre de las empresas de Corea del Norte en el país tras las sanciones de la ONU

El ministro de Comercio de Beijing informó que las compañías y negocios en conjunto con empresarios chinos deberán cesar sus actividades en 120 días para adecuarse al nuevo paquete sancionado por las Naciones Unidas. Prohíbe la compra de carbón y textiles al hermético régimen y limita su adquisición de combustibles

El presidente chino Xi Jinping y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un

El presidente chino Xi Jinping y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un

El gobierno de China ordenó el cierre este jueves de la mayoría de las empresas de Corea del Norte en el país y de los negocios en sociedad con empresarios chinos para adecuarse a las recientes sanciones impuestas por las Naciones Unidas al régimen comunista por su programa nuclear y de misiles.

El ministerio de Comercio informó que estas compañías e individuos tendrán 120 días para cumplir con la orden, que comenzaron a contar el 11 de septiembre cuando las sanciones se aprobaron en el Consejo de Seguridad de la ONU, según reportaron diversos medios chinos. Este plazo se cumplirá en enero de 2018, confirmó el portavoz de la cartera Gao Feng.

China es actualmente el principal socio comercial de Corea del Norte, y este intercambio se ha convertido prácticamente en el único contacto con el mundo y medio para obtener divisas extranjeras para el régimen de Kim Jong-un.

Las sanciones apuntan a reducir los fondos para el programa nuclear y de misiles de Pyongyang, cuya principal fuente de recursos es el comercio con China

Las sanciones apuntan a reducir los fondos para el programa nuclear y de misiles de Pyongyang, cuya principal fuente de recursos es el comercio con China

En especial las empresas norcoreanas en el país se dedican al comercio, pero el régimen también opera restaurantes y otros negocios.

Por esa razón la cooperación de Beijing con las medidas de la ONU es esencial para que surtan el efecto de reducir los fondos destinados por el régimen al desarrollo de armas nucleares y misiles balísticos.

Históricamente China ha sido el más férreo defensor diplomático de Pyongyang, pero en los últimos meses ha aceptado la estrategia de la comunidad internacional de aumentar las presiones sobre el país, aunque reduciendo su severidad y apelando también al diálogo.

La venta de combustibles a Corea del Norte fue limitada por las recientes sanciones, pero no prohibida (AFP)

La venta de combustibles a Corea del Norte fue limitada por las recientes sanciones, pero no prohibida (AFP)

Las recientes sanciones de la ONU propuestas por Estados Unidos y aprobadas en forma unánimemente, tras ser reducidas en severidad, impiden la compra de carbón y textiles norcoreanos, sus principales productos de importación, y limitan la compra de combustible de parte de Pyongyang.

Al respecto Beijing anunció el sábado que disminuirá sus envíos de gas y combustibles refinados a Corea del Norte a partir de enero, aunque no hizo mención al petróleo, y asimismo comenzó en septiembre a reducir su compra de carbón, hierro, plomo y mariscos en septiembre.

En tanto el ministro de Comercio chino también dijo este jueves que las importaciones de carbón realizadas en agosto fueron permitidas por la ONU, ya que se encontraban dentro de un “período de gracia” para el comercio realizado antes de la implementación de las sanciones, señaló Feng.

Fuente: Infobae

EEUU: “No hemos declarado la guerra a Corea del Norte y francamente la sugerencia es absurda”

Estas palabras del presidente Trump muestran que se le tiene mucho temor a Corea del Norte. EE:UU. no ha querido iniciar un conflicto con Corea del Norte a pesar de las provocaciones de este insignificante país, porque saben de antemano que dicho conflicto desencadenaría las peores palabras de la biblia en cuanto a una gran tribulación como nunca ha sucedido una sobre la tierra habitada. Por lógica es de suponer que esta gran tribulación de la que habla la biblia, se manifestaría en una muy mala situación económica para todos los países del mundo.

La Casa Blanca rechazó enérgicamente el lunes acusaciones de Pyongyang y advirtió que el régimen no tiene derecho a disparar contra sus aviones si se encuentran sobre aguas internacionales.

El presidente estadounidense Donald Trump y el dictador norcoreano Kim Jong-un

El presidente estadounidense Donald Trump y el dictador norcoreano Kim Jong-un

“No hemos declarado la guerra a Corea del Norte, y francamente, sugerir eso es absurdo”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en una conferencia de prensa. “Nunca es apropiado que un país dispare contra las aeronaves de otro país cuando se encuentran sobre aguas internacionales”, agregó.

Una portavoz del Departamento de Estado, Katina Adams, agregó en declaraciones a Efe que “ningún país tiene derecho a disparar sobre las aeronaves o barcos de otro país en espacio aéreo internacional o aguas internacionales”.

Las portavoces reaccionaron así a las declaraciones del ministro norcoreano de Exteriores, Ri Yong-ho, quien hoy señaló desde Nueva York que su Gobierno se reserva “el derecho a derribar bombarderos estratégicos estadounidenses aunque no estén dentro del espacio aéreo” de Corea del Norte.

Ri también acusó al presidente, Donald Trump, de haber “declarado la guerra” a Corea del Norte durante su discurso de la semana pasada ante la Asamblea General de la ONU, en la que el líder norteamericano amenazó con “destruir totalmente” al país asiático.

La portavoz de Trump insistió en que el objetivo de la Casa Blanca sigue siendo la “desnuclearización” de Corea del Norte, y no una guerra con esa nación. No obstante, el Pentágono aseguró hoy que está preparado para ofrecer “opciones” militares a Trump si Corea del Norte continúa con sus “acciones provocativas”.

Corea del Norte ha sido objeto de sanciones tanto de Estados Unidos como de la ONU por persistir en el programa balístico y nuclear que viene desarrollando desde hace más de diez años, violando las disposiciones de Naciones Unidas.

Este domingo, la Casa Blanca anunció nuevas sanciones, al incluir a Corea del Norte en un grupo de ocho naciones con restricciones para poder viajar a Estados Unidos.

Corea del Norte movilizó aviones y reforzó las defensas en sus costas tras el sobrevuelo de bombarderos de Estados Unidos

Según los servicios de inteligencia de Corea del Sur, el Ejército norcoreano fue incapaz de detectar los B-1B y los F-15 que volaron cerca de su costa este sábado por un posible fallo en su sistema de radares

El líder de Corea del Norte Jim Jong-un mientras observa un ensayo balístico (Reuters)

El líder de Corea del Norte Jim Jong-un mientras observa un ensayo balístico (Reuters)

Corea del Norte ha movilizado aviones y reforzado las defensas en su costa oriental después de que Estados Unidos enviara el fin de semana a esa zona cazas y bombarderos, según una fuente de la Inteligencia surcoreana citada este martes por la agencia de noticias Yonhap.

Un portavoz del Servicio Nacional de Inteligencia (NIS) explicó a Efe que esta información fue transmitida a un comité parlamentario por un miembro de los servicios de espionaje, aunque “no puede ser confirmada por el momento”.

La operación de las aeronaves estadounidenses, que según el Pentágono es la que más se ha acercado a territorio norcoreano en lo que va de siglo, se realizó aparentemente en torno a la medianoche (hora local) del sábado.

Los servicios de inteligencia explicaron que el Ejército norcoreano aparentemente fue incapaz de detectar el vuelo de los B-1B y los F-15 cerca de su costa por un posible fallo en su sistema de radares, declaró a Yonhap el presidente del comité parlamentario, Lee Cheol-woo.

Bombarderos B-1B de la Fuerza Aérea de EEUU (AFP PHOTO)

Bombarderos B-1B de la Fuerza Aérea de EEUU (AFP PHOTO)

La hora de las operaciones estadounidenses pudo ser el motivo por el cual los radares podrían no haber funcionado correctamente ante los problemas de suministro eléctrico en Corea del Norte, añadió el NIS.

Se cree que el Ejército norcoreano posee un sistema de alerta temprana para posibles intrusiones aéreas con un rango de detección de hasta 600 kilómetros.

El envío de bombarderos de EE.UU. a las cercanías de la costa oriental de Corea del Norte se produjo después de que los líderes de ambos países, Donald Trump y Kim Jong-un, persistieran en sus duros intercambios dialécticos, algo que unido a las continuas pruebas de armas de Pyongyang ha disparado la tensión en la península coreana.

El ministro de Exteriores norcoreano, Ri Yong-ho, escenificó el lunes en Nueva York el último episodio de esta escalada al asegurar que las palabras ante la ONU del presidente estadounidense, que amenazó con “destruir totalmente Corea del Norte”, suponen una declaración de guerra contra su país.

Fuente: Infobae

 

La aterradora cifra de muertes diarias que causaría una guerra convencional en la península coreana

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos realizó simulaciones de un conflicto no nuclear con Pyongyang. Estaría marcado por los bombardeos de artillería sobre Seúl y los ataques aéreos de Washington, con pérdidas civiles sin precedentes en la historia

Una soldado del régimen de Corea del Norte

Una soldado del régimen de Corea del Norte

En medio de una intensa escalada de amenazas militares cruzadas entre Corea del Norte y Estados Unidos, pruebas nucleares y de misiles balísticos del régimen comunista, y vuelos rasantes de bombaderos estratégicos de Washington sobre la península coreana, un general retirado del Pentágono advirtió sobre el aterrador costo de una guerra en la región.

Según simulaciones conducidas por Departamento de Defensa, sólo en una guerra convencional, es decir sin armas nucleares, se esperan unos 20.000 muertos al día en los combates y los bombardeos aéreos y de artillería, según dijo Rob Given, un brigadier general retirado de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, al Los Angeles Times.

“Demasiados estadounidenses tienen la visión de que esto sería como la invasión de Irak o Afganistán, o como operaciones de combate en Libia y Siria, pero no se parecería ni remotamente a eso”, aseguró, en referencia al vasto ejército norcoreano, sus baterías de artillería y sus tanques.

“Hay un sólo desenlace para esta guerra, Corea del Norte pierde. ¿Pero a qué costo?”, se preguntó.

Bombarderos estratégicos estadounidenses B1-B Lancer escoltados por F-16 surcoreanos

Bombarderos estratégicos estadounidenses B1-B Lancer escoltados por F-16 surcoreanos

Por otro lado James Stavridis, un almirante retirado y decano de la Escuela Fletcher de Derecho y Diplomacia en la Universidad Tufts, consideró que la guerra tan temida con Corea del Norte se ha convertido en una posibilidad.

El analista señala que las chances de un conflicto convencional están en el 50%,mientras que la posibilidad de que escale a un intercambio nuclear están en el 10%.

“Estamos más cerca de un intercambio nuclear que cualquier otro momento de la historia, con la excepción de la crisis de los misiles en Cuba”, dijo a Los Angeles Times, en referencia al conflicto en 1963 entre Estados Unidos y la URSS que se solucionó diplomáticamente.

La simulaciones muestran que es un error creer que el régimen de Kim Jong-un y su arsenal nuclear pueden ser destruidos con un ataque aéreo preventivo.

Uno de los tantos desfiles en los que Corea del Norte exhibe su fortalezas militares: artillería y misiles balísticos (Reuters)

Uno de los tantos desfiles en los que Corea del Norte exhibe su fortalezas militares: artillería y misiles balísticos (Reuters)

En un escenario planteado por Stavridis, la guerra comienza con la caída de un misil norcoreano en el territorio de Guam, o extremadamente cerca. Es esperable que los Estados Unidos movilice en consecuencia un portaaviones hasta la costa norcoreana y realice un ataque limitado sobre una batería de lanzamiento de Pyongyang, a la manera del ataque que Estados Unidos hizo sobre una base siria hace cinco meses.

Pero Kim Jong-un no es Bashar al Assad, y si no reacciona a un bombardeo sobre su territorio perderá todo su poder de amenaza, no solo ante Estados Unidos y Corea del Sur sino también con respecto a sus propios generales.

En este caso la respuesta más esperada es un ataque de artillería, también limitado, contra tropas estadounidenses en una de las bases surcoreanas alrededor de la zona desmilitarizada tras el fin de la Guerra de Corea en 1953, o incluso contra civiles.

Esta es una de las amenazas más directas de Pyongyang contra Séul. El régimen comunista tiene en total 11.000 cañones emplazados en baterías en las montañas alrededor de la frontera, todos funcionando en perfecto orden y muchos de ellos camuflados.

Seúl, capital de Corea del Sur, será el escenario de los primeros bombardeos ya que se encuentra cerca de la frontera y al alcance de los cañones norcoreanos

Seúl, capital de Corea del Sur, será el escenario de los primeros bombardeos ya que se encuentra cerca de la frontera y al alcance de los cañones norcoreanos

Es decir, es imposible destruirlos a todos con ataques aéreos, aunque la respuesta inminente sería una intensa campaña aérea de Estados Unidos para intentarlo o al menos dificultar sus operaciones.

De los 51 millones de habitantes en Corea del Sur, 25 millones viven en el área metropolitana de Séul, que se encuentra al alcance de la artillería norcoreana. Por esta razón se estiman unos 20.000 muertos al día, entre militares y civiles, antes incluso del uso de armas atómicas.

En esta etapa podrían verse pequeños ataques de sabotaje en territorio surcoreano y conducidos por las fanáticas tropas especiales de Pyongyang, así como también el lanzamiento de misiles balísticos de corto alcance contra bases militares más allá del alcance de los cañones.

Los combates se limitarían a la península coreana, ya que si bien Pyongyang ha probado con éxito misiles intercontinentales, aún se encuentran en período de prueba, con escasa efectividad, y no han logrado hasta la fecha montar un artefacto nuclear sobre uno de estos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump (Reuters)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump (Reuters)

Pero el régimen si podría intentar llevar una bomba atómica por tierra hasta Corea del Sur y específicamente hasta una de las bases estadounidenses en la región.

“En una guerra de conquista y de supervivencia del régimen, intentarán atacar a Estados Unidos donde esté. No ganarán, pero lo intentarán, esto lo garantizó”, dijo Givens.

Por su parte Daniel Pinkston, profesor de estrategia y defensa en Corea del Sur, sostiene que la debilidad de Pyongyang es también lo que lo hace peligroso.

“Los norcoreanos están en una posición débil. No pueden sostener una larga guerra convencional. Utilizarían armas de destrucción masiva desde el principio”, consideró.

El dictador Kim Jong-un pasa revista a sus tropas especiales. Son 100.000 en un ejército de 1,2 millones de soldados (AFP)

El dictador Kim Jong-un pasa revista a sus tropas especiales. Son 100.000 en un ejército de 1,2 millones de soldados (AFP)

Si Kim Jong-un entiende que su régimen está por colapsar y la guerra está por ser perdida, muchos de los que mejor lo conocen creen que no dudará en usar armas nucleares.

Su padre y anterior líder, Kim Jong-il, dijo una vez que iba a “destruir el mundo o llevármelo conmigo antes de aceptar la derrota en el campo de batalla”.

Pero si bien el país sufre escasez, tiene altos niveles de pobreza y carece de los medios para mantener una guerra de larga duración, lo números de sus fuerzas armadas son tan impresionantes que compensan hasta cierto punto su escasa tecnología: 1,2 millones de soldados, 100.000 tropas especiales entrenadas para infiltrarse, 3.500 tanques y 11.000 cañones de artillería.

Eso sin contar sus 60 cabezas nucleares, según estimaciones. En comparación, Estados Unidos posee 1.411 bombas nucleares preparadas para ser usadas, y otras 4.800 almacenadas.

Fuente: Infobae

Corea del Norte estaría a punto de iniciar una tercera guerra mundial: Un nuevo temblor en Corea del Norte abre las sospechas sobre si se trata de un sismo o una prueba nuclear

¿Qué espera Donald Trump y la ONU para aniquilar a este país? Todos sabemos que sería cuestión de minutos, para borrar a este país del mapa. Los rusos y los chinos no van a intervenir en su ayuda.

Un terremoto de 3,4 grados de magnitud en la escala de Richter sacudió este sábado el noreste de la península coreana. Aunque la agencia meteorológica surcoreana ha estimado inicialmente que se trataría de un temblor natural, el Centro Nacional de Terremotos de China aseguró que probablemente fue causado por una explosión

Se registró un sismo este sábado en la parte noreste de Corea del Norte (AFP)

Se registró un sismo este sábado en la parte noreste de Corea del Norte (AFP)

El temblor de tierra de 3,4 grados de magnitud en la escala de Richter que sacudió hoy Corea del Norte tiene un epicentro similar al ocurrido el pasado 3 de septiembre, por lo que podría haber sido causado también por una prueba nuclear del régimen de Pyongyang, informó la agencia estatal Xinhua.

El Centro Nacional de Terremotos de China (CENC, por sus siglas en inglés) detectó este seísmo, con una profundidad de cero kilómetros, que tuvo su epicentro a 41,36 grados latitud norte y 129,06 latitud este.

Aunque la agencia meteorológica surcoreana ha estimado inicialmente que se trataría de un temblor natural no provocado por una nueva prueba nuclear, el CENC aseguró que probablemente fue causado por una explosión.

Prueba nuclear de Corea del Norte (Reuters)

Prueba nuclear de Corea del Norte (Reuters)

El seísmo, registrado a las 16:09 hora local de Corea del Norte (07:29 GMT), se ha detectado en el condado de Kilju, donde se encuentra la base nuclear norcoreana en la que el régimen de Kim Jong-un realizó el pasado 3 de septiembre su sexta prueba nuclear.

Este nuevo temblor se produce después de que ayer el líder norcoreano Kim Jong-un advirtiera al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que pagará muy caro por su “excéntrico” discurso ante la ONU, en el que amenazó con destruir totalmente Corea del Norte.

Poco después, el ministro de Asuntos Exteriores norcoreano, Ri Yong-ho, comentó en Nueva York, donde asiste a la Asamblea General de la ONU, que la respuesta a la que se refiere Kim podría ser por el lanzamiento a modo de prueba de una bomba nuclear al océano Pacífico.

Ri Yong-ho

Ri Yong-ho

Las continuas pruebas armamentísticas del régimen de Pyongyang, que le han deparado ya dos nuevos paquetes de sanciones de la ONU solo en 2017, y la retórica beligerante de Trump han elevado en el último año el ambiente de tensión que se respira en la península coreana a niveles inéditos.

Esta mañana, el Ministerio de Comercio de China anunció que limitará el suministro de petróleo a Corea del Norte a partir del próximo 1 de octubre de acuerdo con las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU para presionar a Pyongyang a que detenga sus programas de desarrollo de armas nucleares y misiles.

China es el principal socio comercial de Pyongyang y, tradicionalmente, su principal apoyo político, pero en los últimos meses ha aceptado la aprobación de duras sanciones contra el país por parte del Consejo de Seguridad de la ONU.

Fuente: Infobae

Trump en la ONU: ¿quién es el loco?

El analista israelí Boaz Bismuth saluda el discurso pronunciado por Donald Trump ante la Asamblea General de Naciones Unidas y plantea una pregunta que incomodará a muchos de los detractores del presidente norteamericano.

(…) reconforta tener un presidente que habla en la ONU con un lenguaje diferente al (…) de los últimos ocho años. El 45º presidente de EEUU ve la conexión entre Corea del Norte e Irán como si fuera un primer ministro israelí. Les recuerdo que el estatus de Irán se elevó a la categoría de país normal en la Asamblea General de Naciones Unidas durante la era Obama. Trump lo ha vuelto a llevar a la esquina, donde Corea del Norte estaba sola. La revolución islámica, que ganó reconocimiento gracias al acuerdo nuclear, ha vuelto a ser vista como lo que es: una peligrosa perversión histórica que debe ser combatida.

(…)

Hemos visto al líder del mundo libre (…) hablar del régimen criminal de Siria, del acuerdo nuclear con Irán y de su deseo de ver un cambio de régimen en Teherán. Ha amenazado a Corea del Norte y criticado la dictadura socialista de Venezuela. Sus detractores llaman loco al presidente, pero, tras ocho años de discursos completamente opuestos [al suyo], deberíamos reconsiderar quién es el loco y quién el que ve la realidad tal como es.

Fuente: Revista El Medio