Detenido el francotirador que disparó a varios transeúntes y a la Policía Municipal en Madrid España

 

http://www.elmundo.es/madrid/2016/03/30/56fc47b746163f442a8b4591.html

 

Un joven magrebí de 19 años fue identificado, e inexplicablemente no detenido, tras disparar en la noche del lunes contra varios transeúntes y un coche patrulla de la Policía Municipal en la calle Santa María de la Reina, una de las más conflictivas del distrito de Usera.

El incidente desató una oleada de pánico en el barrio pero varios de los familiares del joven, con gritos en árabe, impidieron a la Policía acceder al portal. Los agentes recibieron las primeras llamadas en torno a las 19:15 horas, alertando de que un hombre disparaba desde su casa, situada en un cuarto piso del número 29 de la calle Santa María Reina. El informador advirtió que el autor de los disparos tenía una escopeta con mira telescópica y que no era la primera vez que lo hacía.

Varios coches de la Policía Nacional y la Municipal se personaron en la zona y el francotirador no dudo en recibirlos con varios disparos. Uno de esos tiros impactó en la puerta delantera del vehículo, por lo que los agentes tuvieron que tomar precauciones para salir del vehículo.

 

 

  • EFE / LUIS F. DURÁN
  • Madrid

30/03/2016 23:46

La Policía Nacional ha detenido la noche del miércoles en San Blas a un joven de 19 años como presunto autor de los disparos que realizó el pasado lunes desde un cuarto piso a varios transeúntes y a un coche de la Policía Municipal en el distrito madrileño de Usera.

Fuentes de la investigación han indicado a EFE que se trata de un joven nacionalizado español y de familia marroquí, que ha sido arrestado por una patrulla de la policía.

El arrestado es Mouhad N. E., con varios antecedentes por lesiones y amenazas en la misma zona del barrio de Orcasur de Usera.

El joven ha sido interceptado en la vía pública al ser reconocido por dos agentes, según las mismas fuentes, que señalaron que el investigado está acusado de atentado a la autoridad, amenazas y daños.

 

 

 

Rápidamente acudieron al lugar varios coches de la Policía Nacional y de la Municipal. El francotirador recibió al primer patrulla que llegó, de la Policía Municipal, con varios disparos. No resultó herido nadie. Los Policías trataron sin éxito de subir a la casa e identificar al sospechoso pero no pudieron ya que le impidieron pasar varios familiares.

Aagentes de balística de la Policía Científica acudieron a la zona y estuvieron realizando una inspección del impacto de la bala en el coche. También efectuaron un estudio de la trayectoria de los disparos en la calle.

No es la primera vez que este joven dispara desde su casa, según explicaron varios vecinos. «Es un chico conflictivo y lo que no sabemos es de dónde saca las armas. Esto no es nada normal», dijo uno de ellos. Se sospecha que las balas son de un calibre de 6,5 milímetros o de un tamaño incluso mayor.

SI ESTO NO ES UN ATENTADO DE TERROR CAUSADO POR UN MUSULMAN

¿ QUE DEMONIOS ES ENTONCES UNA FIESTA DE CUMPLEAÑOS ?

Tregua entre Israel y Hamas vigente desde este martes a las 19:00. Aluvión palestino pesado de último minuto mata israelí

El Primer Ministro Binyamin Netanyahu y el presidente egipcio, Abdel-Fatteh El-Sisi fueron capaces de reunir a los líderes de Hamas en la Franja de Gaza a aceptar un alto el fuego ilimitado en las hostilidades, en efecto, a partir del 7 pm de este Martes, 26 de agosto, sobre la base del acuerdo del 2012. Netanyahu no pidió apoyo a sus ministros ‘, sabiendo que no tenía apoyo mayoritario en el gabinete. Hamas violó los once acuerdos de alto el fuego acordados durante el conflicto de Gaza de 50 días.

Hasta el último minuto, Hamas mantuvo el lanzamiento de cohetes pesados ​​y fuego de mortero, causando un muerto israelí e hiriendo a siete personas, tres de gravedad, en el distrito de kibbutz Eshkol. Es demasiado pronto para decir si Hamas respetará el acuerdo durante el período previo del mes a las negociaciones sobre un acuerdo de tregua duradera que debe ser negociado por Egipto.
No hay certeza de que Israel y Hamas no se presentarán con diferentes proyectos para su aprobación por parte de Egipto , lo que requerirá del trabajo de pies ágiles de diplomáticos de El Cairo para cerrarlo en algún momento, o que la Operación Margen Defensivo esté de hecho de más. Debkafile reportó el martes temprano.

Maltratadas por la escalada de ataques con cohetes y morteros de Hamas, los israelíes se lanzan de nuevo en las aguas inciertas de un alto el fuego inminente que nunca se materializa. Esta ilusión se propaga de nuevo por parte del primer ministro, Binyamin Netanyahu, y el presidente de Egipto, Abdel-Fatteh El-Sisi. Washington también se ha alistado al esfuerzo por la redacción de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. Se presentó a petición de la Casa Blanca con el apoyo silencioso de Netanyahu con el fin de bloquear la medida europea, que está respaldada por Qatar, uno de los patrocinadores de Hamas y sede de su líder político, Khaled Meshaal.
¿Por qué el presidente Barack Obama está de pie detrás de Egipto e Israel esta vez?
Su razonamiento es complicado. Netanyahu y ​​El-Sisi, que hablan regularmente y discretamente por teléfono, han sido persuadidos por sus servicios de inteligencia de que Meshaal es un impedimento, no sólo para conseguir un alto el fuego temporal, sino para cualquier tipo de establecimiento, para poner fin al conflicto de Gaza. Están convencidos de que todas las facciones palestinas, incluida Hamas-Gaza, irían por el fin de la guerra, con la esperanza de un acuerdo para Gaza conducente a un acuerdo entre Israel y la Autoridad Palestina, y su presidente Mahmoud Abbas.
Esos analistas de inteligencia se aferran a la hipótesis de que Hamas-Gaza realmente quieren poner fin a la guerra, y esta suposición domina el pensamiento de nivel superior en Jerusalén y El Cairo, en la cara de todas las acciones de Hamas que van en contravía de los 50 días de la escalada de la guerra de Hamas hasta hoy Martes, 26 de agosto.

Este dicótoma deja a los israelíes cada vez más confusos e inciertos acerca de cómo conducir sus vidas, especialmente en las zonas más cercanas a la Franja de Gaza, que se han despoblado en gran parte porque Hamas no deja de lanzar misiles de corto alcance y fuego de mortero.
La teoría encontró a un campeón esta semana en un lugar inesperado: Khaled al-Batsh, uno de los hombres superiores de la Yihad Islámica, el movimiento terrorista palestino pro-iraní, que es el socio más activo de Hamas en la ofensiva contra Israel.

De repente se anunció que él estaba a favor de una tregua.

Para que no se sospeche de la conversión durante la noche para los amantes de la paz, Debkafile y servicios de inteligencia tienen en cuenta otro aspecto oculto del conflicto de Gaza para una explicación: los clientes del grupo palestino, Irán y Hezbollah, están trabajando duro para pintar a su aliado el presidente sirio Bashar Assad como la única fuerza en Oriente Medio capaz de luchar contra el Estado Islámico de Irak y Siria, ES. Si se acepta su propuesta, van a corresponder provocando un alto en las hostilidades en Gaza. También podrían mostrarse a la luz de las verdaderas fuerzas de la paz y la moderación en la región.
Así pues, la línea de los Estados Unidos-egipcia-israelí giraba en torno a la presunción de que un acuerdo para introducir a Teherán en la ecuación de Gaza sería beneficioso, porque Meshaal , que depende mucho del apoyo iraní, no sería capaz de despreciar una demanda iraní de detener los combates en Gaza.

Pero esta matemática no ha dado resultado. Meshaal mostró que sus nervios eran lo suficientemente fuertes como para soportar la poción mezclada por él en Washington, Jerusalén, El Cairo y Ramallah. Él no sólo se mantuvo firme contra el fin del conflicto en Gaza, ya que todos ellos fueron superados por el ‘jefe militar secreto de Hamas, Muhammed Deif con este fin. El objeto de un asesinato selectivo israelí el 19 de agosto, Meshaal dijo que Deif había sobrevivido al ataque y estaban en estrecho contacto.

Si él decía la verdad o no, no se puede determinar en este momento. Pero hablando en nombre de Deif y afirmando que él también estaba plano contra un alto el fuego, Meshaal fijó un rumbo claro para que la guerra continúe, independientemente de los esfuerzos para lograr una tregua en los combates. La palabra de Deif en el movimiento es la ley, que ningún miembro de Hamás se atrevería a desafiar.

Por lo tanto, en este punto, todos los planes y maquinaciones para poner fin a la crisis de Gaza por medio de la diplomacia están en punto muerto.

Las dos opciones restantes para los líderes de Egipto e Israel son los siguientes: 1) No se puede romper la voluntad de Khaled Meshaal y deben encontrar una manera de persuadir a Hamas en Gaza que está en sus mejores intereses para desafiar. 2) Aplicar la presión militar que está más allá de la capacidad de Hamas de resistir – es decir, una acción eficaz de las IDF sobre el terreno para detener la lucha por la fuerza.

Por supuesto, si el jefe político de Hamas fuera a sorprender a todos por ceder y aceptar una tregua, habría una tercera opción. Pero no hay señales de que esto ocurra. Su movimiento continuó con su parte para señalar sus verdaderas intenciones en términos muy claros este Martes, 26 de agosto, Día 50 de la conflicto de Gaza, con la presentación de un nuevo cohete de 340 mm con una cabeza extra grande que se estrelló en una casa privada en Ashkelon, hiriendo a 59 personas, el mayor número de bajas causadas por un solo cohete hasta ahora. Dos casas fueron arrasadas y decenas más dañadas.
Así Hamas Gaza desmentían gráficamente la hipótesis de sus intenciones que guían a lo equivocado que están Washington, Jerusalén y El Cairo.

Fuente: Debkafile

A favor de Israel

Israeli-flag

por: Mercedes Montero

Hace unos pocos días un amigo me hizo llegar una comiquita sobre sobre dos niños: uno que lleva una bandana (palestino) y el otro un niño judío, ambos pupilos en una misma escuela. El primero molesta deliberadamente al segundo en diferentes situaciones y cuando este último reacciona, se queja o responde ante las provocaciones del niño con la bandana, este segundo niño se hace la víctima y todo el mundo sin excepción sale en su defensa, culpa y castiga al niño judío como si fuera el culpable, sin aparentemente haber visto todas las provocaciones del primero. La comiquita resulta muy ilustrativa de lo que sucede en el conflicto entre palestinos e israelitas. https://www.youtube.com/watch?v=_SS93A6GNws

A nadie le gusta ver un conflicto armado entre dos naciones y mucho menos unos resultados que muestran destrucción, muerte y separación entre pueblos. Lamentablemente los seres humanos somos capaces de llevar a cabo guerras cruentas, que producen unas estadísticas que hablan por sí solas sobre la sofisticación del armamento utilizado y las motivaciones de ataque/ defensa por parte de aquellos líderes que ordenaron su aplicación.

Las noticias hablan de las notables diferencias entre el elevado número de las víctimas fatales palestinas y las israelitas. Lo que no parecen querer ver es que los terroristas de Hamas colocan sus misiles en medio de las zonas residenciales, cerca de las escuelas, de edificios importantes. Ha sido mostrada en los medios audiovisuales la extensa red de túneles de excelente construcción y capacidad que había sido construida para atacar a Israel desde sus entrañas; incluso debajo de un importante hospital en Gaza estaba colocado un centro militar que de haber sido atacado por fuerzas israelíes hubiera causado una catástrofe.

Cabe preguntar ¿Quiénes son los asesinos? Asesinos son aquellos que con toda mala intención construyen el equivalente a una bomba de tiempo debajo de un hospital, sin importarles las vidas de los pacientes; al lado de una escuela sin importarles las vidas de los niños, para poder atacar a Israel e impedir que los israelitas puedan contraatacar ya que si responden al ataque serán acusados de cometer crímenes de lesa humanidad.

Israel y Hamas diferencias¿Qué nombre se le puede dar a aquellos que utilizan a las mujeres y a los niños como escudos humanos para protegerse mientras llevan a cabo un ataque mortífero?

Esto es lo que hace Hamas, demostración plena que para ellos las vidas de sus mujeres y de los niños palestinos para nada valen.

Mientras Israel es un país que es modelo de avance en todos los sentidos, es una democracia en la que hay respeto por la vida, por parte de sus vecinos lo único que parece existir es el deseo de llevar a cabo una guerra “santa” que borre del mapa a Israel, imponer su religión a la fuerza y, transformar al medio oriente en un califato.

 

El martilleo contra los jefes de inteligencia de Hamas es identificado como el nuevo foco de guerra de Israel.

Hamas

El hecho de que, después de seis semanas de la guerra de Gaza, Israel no tiene ninguna victoria para demostrar y Hamas todavía puede disparar cohetes, 100 a 150 al día, ha desatado un motín ministerial en contra de la forma en que la guerra es dirigida por el primer ministro Binyamin Netanyahu y El ministro de Defensa Moshe Yaalon. Las respuestas ofrecidas por los dos planificadores de la guerra en una conferencia de prensa televisada la noche del miércoles, 20 de agosto, no lograron satisfacer a sus críticos. Una entrevista de radio con uno de esos críticos, el ministro del Interior, Gideon Saar, a la mañana siguiente, mostró que la oposición a Netanyahu fue una bola de nieve más allá de los ministros de extrema derecha Avigdor Liberman y Naftali Bennett. Se había unido a favor de la diplomacia del ministro de Justicia, Tzipi Livni, jefa de Hatnua, así como miembros del gabinete del propio Likud del primer ministro.
Las preguntas difíciles que están realizando, incluye otra: ¿Por qué dedicarse a la diplomacia con el grupo terrorista Hamas en primer lugar, cuando es obvio que Israel tendrá que hacer importantes concesiones que reforzarían aún más el agarre de Hamas en la Franja de Gaza?. Al ejército israelí se le debe permitir terminar con Hamas y expulsarlo fuera de Gaza y deshacerse de un régimen terrorista que abusa de su gente y amenaza a Israel.
Netanyahu respondió a sus oponentes, dando él una nueva dirección a la guerra, que calificó de “martilleo contra desgaste”, en su respuesta a la guerra de desgaste lanzada por Hamas.

En otras palabras, el primer ministro ha optado una vez más por arrastrar a la guerra de Gaza a una nueva fase, en lugar de ir directamente hacia una victoria clara.
Las IDF se embarcaron en esta nueva fase la noche del martes, 19 de agosto, poco después de que Hamas reanudó sus lanzamientos de cohetes contra Israel en violación del alto el fuego de 24 horas, y los negociadores israelíes renunciaron a El Cairo para una ausencia indefinida.
Usando la inteligencia militar señalada, bombarderos israelíes atacaron un edificio en el barrio de Sheikh Radwan, donde Muhammed Deif, jefe militar de Hamas, había ocultado a su familia.

Netanyahu y Ya’alon contaron con la noticia de la muerte de Deif como una bomba en su conferencia de prensa el miércoles. Pero esto no iba a ser así. La Esposa y el bebé hijo de Deif murieron en el ataque. Hamas se ha envuelto en tantas capas de secretismo y desinformación en torno al incidente, ya que nadie puede decir si su jefe militar salió del bombardeo masivo, vivo o está muerto.

Privados de esta carta de triunfo, el primer ministro se apresuró a golpear de nuevo.

El Jueves por la mañana, la Fuerza Aérea de Israel, que actúa sobre la inteligencia precisa, se dirigió a una casa de cuatro pisos en el barrio de Tel Sultan de Rafah, matando a tres grandes figuras del comando sur de Hamas:
Ra’ad al-Atar (Abu Ayman), comandante de la Brigada de Rafah, Mohammed Abu Shamala (Abu Khalil), comandante de la Brigada Sur; y Mohammed Barhoum. Los tres estaban profundamente comprometidos en el desarrollo de las capacidades de Hamas, incluyendo la excavación de túneles a Israel y el contrabando de armas hacia Gaza.

La Campaña de”martilleo” de Netanyahu había comenzado a desarrollarse como una singularización para el asesinato de los líderes y comandantes militares de Hamas.

Es difícil decir si le hubieran dejado solo si el golpe a Mohamed Deif hubiera sucedido.

Es lógico pensar que el ejército israelí podría haber afectado a los tres comandantes del sur en la última semana de julio, durante su operación de castigo por el asesinato del teniente Hadar Goldin por parte de Hamas y el secuestro de sus restos.

Pero la activación de una lista de blancos contra los jefes de Hamas en la tercera semana de agosto tiene a la guerra en una dirección que Netanyahu y ​​Ya’alon se negaron a aprobar hasta ahora -. Expansión
También cierra su solución preferida del conflicto, un acuerdo diplomático basado en la iniciativa egipcia que conduciría inevitablemente al nuevo horizonte político, que el primer ministro prometió este Miércoles y que esperaba Israel.

Netanyahu también denunció a los ministros que inapropiadamente expresaron sus objeciones a la política del gobierno en medio de una guerra.

Gideon Saar rechazó esta queja. También hizo hincapié en que las negociaciones de El Cairo no deben ser revividas, porque el único ganador del proceso sería Hamas, que utilizaría sus ganancias mal habidas de ganarle a su rival Fatah encabezada por Mahmoud Abbas en la sumisión.

“Hamas debe ser derrotado por Israel para obtener un nuevo horizonte político”, dijo. “Y el gabinete está en contra de los términos de negociación con una organización terrorista palestina.”

Si el ministro del Interior ha hecho bien, Netanyahu y Ya’alon ya no tienen una mayoría por la forma en que se están manejando la guerra en el gabinete de seguridad-político – y posiblemente incluso en el gabinete completo también.

Fuente: Debkafile

España y la dignidad perdida

espana

por: Marta González Isidoro

Cualquier Estado define su Política Exterior en función de sus intereses nacionales, y en un mundo multipolar, donde proliferan las Organizaciones Internacionales, lo normal es que también se tenga en cuenta la relación que mantiene con estos actores que conforman el llamadoSistema Internacional. Todos los Estados, democráticos o no, tienen una ideología o unas prioridades que imprimen a su Política Exterior. Centrándonos en los Sistemas de Gobierno propios de las democracias Occidentales, cuando un país quiere establecer unas líneas de intereses fundamentales y duraderas en el tiempo, hablamos de “Política de Estado”, que no es otra cosa que la necesidad de garantizar, más allá del gobierno de turno, las legítimas aspiraciones de paz y seguridad de sus ciudadanos, así como las necesidades de desarrollo político, económico y social que tiene el país. Cuando la Política Exterior, de Defensa y de Seguridad no se modifica a golpe de discurso del titular de turno, según el viento que sople o la pata ideológica de la que cojee, y, salvo pequeños matices en los que todas las fuerzas políticas puedan expresar, como es lógico, su discrepancia, la sociedad en su conjunto manifiesta su adhesión, podemos decir que en ese país hay una Política de Estado en Política Exterior.

En España, nada aficionados a las Políticas de consenso, esa Política de Estado en Política Exterior también se echa en falta. Es verdad que, desde la Transición, y a medida que nuestro país salía del aislamiento y se integraba en los Organismos Trasnacionales, se vienen articulando una serie de prioridades en las áreas en las que, por necesidad, por vocación histórico-cultural o por cercanía geográfica, tenemos una especial vinculación: Mediterráneo y Mundo Árabe, Europa, América Latina y Estados Unidos. Pero una Estrategia Exterior Española plenamente consensuada con todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria aún es una entelequia. Porque hay asuntos sensibles que no sólo no ponen de acuerdo a las fuerzas políticas del mismo y de distinto signo, sino que, para más inri, vertebran y dividen drasticamente a la sociedad, sacando en los momentos de crisis lo más abyecto que el ser humano tiene en su interior. Y el principal asunto sensible de nuestra Política Exterior es Israel: ese pequeño país de Oriente Medio, de apenas ocho millones de habitantes y una superficie menor que la Comunidad Valenciana, el único país democrático de la región,  libre, garantista, culto, avanzado, tecnológicamente puntero; un país donde las minorías árabes musulmanas, cristianas, drusas o samaritanas, entre otras, son ciudadanos de pleno derecho que viven con total libertad, un país que sería ideal si no fuera porque… es judío, y he aquí su pecado.  El único Estado judío del mundo y el único Estado odiado por todo el mundo por el hecho de ser judío.

 

En general, y en nuestro país en particular, de Israel se valora su excelencia académica, su capacidad tecnológica y su modelo de crecimiento económico basado en I+D. Pero no se perdona su espíritu libre y creativo; su firmeza moral, la heterogeneidad de su gente y su fuerte sentido de pertenencia y cohesión nacional; la creencia en unos Principios éticos que en su día legó a la Humanidad y de los que hoy Occidente suelta amarras; su defensa a ultranza de la vida, propia y ajena; su firme propósito de sobrevivir y renacer de las cenizas; su firmeza a la hora de defender sus fronteras y la seguridad de sus ciudadanos; su capacidad de crear; su Esperanza, individual y colectiva… España, que durante siglos renegó de su pasado judío y hoy rentabiliza como reclamo turístico, quiere resarcir esa deuda histórica otorgando una nacionalidad puramente sentimental a los descendientes expulsados de Sefarad hace cinco siglos al tiempo que, desde el Ministerio de Exteriores, se califica de incidentes aislados el asesinato de algún que otro ciudadano israelí por secuestro y tortura, atentado terrorista o proyectil de cohete o misil con los que diariamente y a lo largo de diez años los chicos buenosde Hamas vienen interrumpiendo la vida cotidiana de las poblaciones del sur y del centro del país. Y descaradamente, el titular de la Cartera le pide una contención y proporcionalidad en la respuesta al Estado judío que ni siquiera considera para ningún Estado del mundo, incluido el nuestro. Exigencia de control, moderación, negociación y comprensión, como si de un regateo se tratara: Pase usted, señor terrorista – le falta sugerir a nuestro flamante ministro –que le invito a café mientras unos cuantos de los suyos salen por el agujero de mi jardín y deciden qué hacen con nosotros.

Al Estado de Israel, en continuo conflicto con su entorno más inmediato, sometido a auditorias casi diarias y al estridente sonido de una cacofonía de diatribas, injurias y prejuicios que recuerdan tiempos oscuros no tan lejanos, se le exige unos estándares internacionales de comportamiento imposibles de cumplir por ningún otro Estado ni Organización en el mundo. Si hoy en día no existe un Estado palestino es, entre otras muchas razones, porque los palestinos, que nunca han existido como pueblo y mucho menos han tenido un territorio sobre el que reivindicar un Estado nacional, ni siquiera han sido reconocidos como tales por sus hermanosárabes, cuyos Estados, que son tan arbitrarios y artificiales como la mayoría de los países que existen en el mundo, han venido boicoteando todas las posibilidades que se han planteado desde 1922. Recordemos que Jordania nació con el propósito de ser el Hogar Nacional árabe pegadito al Hogar Nacional judío. Los judíos de entonces accedieron a entregar una parte de lo que se conocía como la Palestina Histórica a los árabes – y no a los palestinos, como dicen, porque palestinos eran los árabes, judíos, cristianos y demás minorías que vivían en el territorio administrado por Gran Bretaña y que tenían ciudadanía palestina bajo pasaporte británico -, que siguieron armando jaleo en el interior de la Palestina judía y que provocaron una nueva partición del territorio – Res 181 de UN de noviembre de 1947 – que también fue rechazada con un no rotundo por el nacionalismo árabe. Lo que viene después es la invención y tergiversación de una historia derivada del resultado de ese primer no, porque entonces, como ahora, la razón primera y última para no llegar a ningún acuerdo es la negativa a reconocer el carácter judío del Estado de Israel.

Desde su nacimiento en 1948, el Estado de Israel sufre ataques terroristas en una escala sin precedentes (desde el norte, en el interior del país y desde los territorios en disputa de Cisjordania y Gaza), y en su corta vida ha padecido cuatro guerras en las que se ha jugado su supervivencia al ser atacado simultáneamente desde todas sus fronteras por los ejércitos de Egipto, Siria, Jordania, Líbano, Irak y los apoyos de Arabia Saudí, Yemen y Libia (1948, 1956, 1967 y 1973),  dos guerras contra los grupos terroristas que operaban desde el Líbano (la OLP en 1982 y Hizbollah en 2006), dos intifadas perfectamente organizadas y financiadas desde el exterior (1987 y 2000), y tres guerras contra Gaza (2008, 2012 y 2014) en respuesta a los ataques terroristas y al lanzamiento de cohetes y misiles perpetrados por el grupo terrorista Hamas, rama palestina de los Hermanos Musulmanes, organizado, entrenado y financiado por Irán y últimamente también por Qatar. Esta es la organización yihadista y nacionalista que gobierna la Franja con mano de hierro desde que en 2007 emprendiera una cruenta lucha por el poder contra su rival Al Fatah, leal a la Autoridad Nacional Palestina. Más moderada, pero tampoco moco de pavo. Los más de 350 muertos e incontables torturados y desaparecidos en esta guerra fraticida no provocaron ningún revuelo internacional, a pesar de que la ONG Human Rights Watch  y Amnistía Internacional ya venían denunciando desde 2002 graves violaciones a las leyes humanitarias. Como tampoco lo provoca ese genocidio incipiente, según la ONU, que parece que sobrevuela sobre los cristianos de Oriente Medio y las estampidas humanas que produce. 200.000 sólo en Irak.

Parece oportuno recordar que Israel se retiró unilateralmente de Gaza en 2005, desmantelando los 17 asentamientos, dejando más de 3000 invernaderos y centros de producción agrícola operativos y devolviendo la soberanía y control del territorio a la Autoridad Nacional Palestina. Invernaderos y centros que generaban beneficios y que nunca se utilizaron, porque fueron destruidos al tiempo que el último judío – había 8.500 – salía del territorio que había sido su hogar durante cuarenta años. Cuando el Estado de Israel se crea, no tiene ningún problema en integrar a los 100.000 árabes que se quedan para construir juntos su futuro. Hoy, el millón y medio de árabes israelíes – 1.656.000-  representan el 20´7% de la población y gozan de todos los derechos y obligaciones, como cualquier otro ciudadano de Israel o de cualquier otro país democrático del mundo. No debería sorprender, aunque esa reciprocidad es impensable en la mentalidad árabe y musulmana, mucho menos entre el liderazgo palestino. Ni la ANP ni Hamas contemplan la más mínima posibilidad de que un solo judío pueda vivir dentro de sus territorios. Pero el primero es un Estado racista que practica la limpieza étnica y elaparheid y el segundo es progresista. Los 608. 200 judíos que a lo largo de la década de los 50 fueron expulsados de las tierras árabes en las que vivían desde hacía siglos, se integraron en Israel o en otros países occidentales, adoptaron la nacionalidad del país de acogida y no recibieron ningún tipo de reparación por las tierras y bienes que les confiscaron. En cambio, más o menos el mismo número de árabes que, después de la primera guerra árabe-israelí, abandonaron el territorio que quedaría bajo jurisdicción del Estado de Israel y huyeron hacia la Cisjordania ocupada por Jordania, Gaza – bajo control egipcio -, Siria o Líbano, se convirtieron, ellos y sus descendientes, en eternos refugiados, apátridas y sin identidad nacional ninguna gracias a la brillante idea de las recientemente creadas Naciones Unidas que, en lugar de dejar el asunto bajo la gestión de la Agencia General para los Refugiados – ACNUR -, que se ocupa de todos los refugiados del mundo, se inventaron una Agencia específica para los refugiados Palestinos – la UNRWA -. Las propias Naciones Unidas establecieron, por cuestiones ideológicas y políticas, la diferenciación entre estos refugiados business y el resto de los refugiados de clase turista. Y por eso hoy, como la condición de refugiado palestino se hereda e imprime carácter respecto del resto de refugiados del mundo, estamos en la surrealista cifra de cuatro millones y medio los descendientes de aquel puñado de huidos que se consideran los legítimos dueños del territorio que constituye el Estado de Israel.

Bien es sabido que los mitos sustentan la cosmovisión de un pueblo. Pero cuando un pueblo no tiene historia, porque no tiene pasado y se lo tiene que inventar, y cuando su identidad nacional se reafirma en la medida en que niega la existencia del contrario, entonces, no le queda otra que cohesionar su relato para hacerlo exportable y creíble. Y aquí, en la guerra propagandística, han ganado la batalla. El mito del bloqueo, como el de la ocupación, efectivo sólo para el tráfico de armas, los materiales de doble uso y la transferencia de sueldos a los funcionarios de Hamas, surge de la imposibilidad del liderazgo palestino, fuertemente fraccionado y condicionado ideológicamente, de asumir el riesgo de construir las bases de un Estado que garantice la prosperidad y seguridad para su pueblo sobre las bases del respeto, la reciprocidad y la libertad. En lugar de ello, la ingente ayuda internacional – 10.000 millones de dólares desde 1993 sólo de España – se ha desviado vergonzosamente para tejer todo un entramado de corruptelas, mejorar la capacidad operativa y armamentística de las milicias, adoctrinar a las nuevas generaciones en el odio enfermizo hacia Israel y los judíos, ganar tiempo y fortalecer los vínculos internacionales que desestabilizan la región. Cerrar una frontera por motivos de seguridad no es sólo legítimo, sino una práctica que está al día en cualquier otra parte del mundo. Egipto lo hace cada vez que atisba que peligra su seguridad, y parece que a nadie le ha molestado. Gaza, con una población de 1.800.000 personas y una densidad de 4.167 hab/km2 concentrada fundamentalmente en barrios convertidos en fortalezas por Hamas, como Shujaiya, Beit Hanoun o Beit Lahiya, no es ninguna cárcel, ni ninguna ratonera, ni un gueto, ni un territorio bloqueado, sino subvencionado. Por la Comunidad Internacional y por el propio Israel, que envía una media de 100 camiones diarios con combustible, alimentos, material sanitario y material de construcción para suplir las necesidades básicas de la población. Los pasos de Erez y Rafah no se han cortado, ni siquiera en medio de la tensión, y sólo por el cruce de Kerem Shalom, desde enero de 2014 al mes de julio, han pasado 4.680 camiones con 181.000 toneladas de mercancía.

Israel es vapuleado hasta el extremo de que su derecho a la autodefensa es cuestionado por una Comunidad y una opinión pública Internacional que deslegitima su existencia misma y que pervierte diabólicamente los términos genocidio, asesinato, crimen de guerra, violación del Derecho Internacional… en un doble lenguaje y una doble moral que no menciona ni por asomo escenarios donde sí se cometen esas atrocidades, como son Irak, Siria, Mali, Libia, Somalia, Congo, Sudán, Camerún, Nigeria, Mauritania, Yemen, Angola, Afganistán, Pakistán y un largo etcétera, o realiza suculentos negocios con países que soportan y financian el terrorismo y son símbolo evidente de progresía y respeto de los derechos humanos – Irán, Arabia Saudí, Qatar, Libia o Venezuela – por el mero hecho de que sus representantes cobran el sueldo de laComisión de Derechos Humanos de la ONU. El asesinato de 50 cristianos, quemados vivos, por el grupo terrorista Boko Haram, mereció en su día un breve comunicado del Ministro de Asuntos Exteriores español en el que se calificaba de “deleznable ataque terrorista”semejante ignominia. Todavía no se ha pronunciado por el genocidio – y esto si lo es – que el Estado Islámico, en su delirio de crear un califato universal, está cometiendo en Irak contra los cristianos y contra la minoría Yazidi. El día que la Comunidad Internacional reaccione a esta barbarie lanzará canicas desde 3.000 metros de altura contra un grupo de terroristas desperdigados – a los que no verá ni con prismáticos – alrededor de un pozo de petróleo. Si para las Naciones Unidas y para el ministro español, José Manuel García Margallo, laOperación Margen Protector en Gaza ha provocado una crisis humanitaria sin precedentesen la historia, con unas  cifras de 1.800 muertos aportadas por el Servicio de Salud de Hamas y en las que no distingue civiles de combatientes, es de entender que, además de ignorancia, su silencio ante los 2.000.000 de refugiados sirios – el 11% de la población del país –, el 1.000.000 de iraquíes desde enero o los 50.000 Yazidies de esta última semana, obedezca a la profunda conmoción que le ha debido producir, y que le ha dejado sin palabras ni calificativos.

El sufrimiento de la población civil, de cualquier parte del mundo, merece ser denunciada, como no podía ser de otro modo. La Operación Margen Protector ha causado un daño muy importante a las infraestructuras civiles en Gaza. Y es evidente que las llamadasmedidas pasivas – barreras en los caminos, toques de queda, cerca de seguridad – acarrean trastornos en la actividad cotidiana de la población palestina. A pesar de todo, hay pocos Estados en el mundo que hagan frente al combate del terrorismo manteniendo un sólido equilibrio entre la necesidad de garantizar la Seguridad y protección de su población civil y la convicción de que no debe, bajo ningún concepto, pervertir sus valores democráticos y sus libertades. Sus Operaciones militares comienzan siempre cuando ya la situación se hace insostenible para la población israelí, que vive diariamente sometida al lanzamiento continuo de cohetes o misiles desde Gaza, temporalmente desde el sur del Líbano por Hizbollah o expuesta al goteo de atentados, escaramuzas o agresiones desde Cisjordania y reivindicadas en nombre de las Brigadas de Al-Aksa, Brigadas Al-Quds, Tanzin, Ezzedin Al-Kassam y toda la variedad de grupos terroristas avalados y consentidos por la propia Autoridad Nacional Palestina, algunos de ellos ligados a Al-Fatah, el partido moderado del Presidente Mahmoud Abbas y con el que la Comunidad Internacional tiene tanto feeling. Me temo que el Ejército de Israel  es el único que trata de minimizar las bajas, alertando al enemigo del momento preciso en el que pretende lanzar una operación en la que puedan verse involucrados civiles. Por el momento, no hay constancia de que ningún otro ejército en el mundo avise por radio o por teléfono, que lance octavillas desde el aire, que desvíe el lanzamiento de un misil o aborte una operación ya en marcha si hay civiles en el campo de tiro, o que establezca hospitales de campaña para atender in situ a los heridos de cualquier bando y derive a sus propios hospitales a la población de unos territorios autónomos rehenes de una ideología criminal. Madres que manifiestan su agradecimiento a los doctores israelíes que han salvado la vida de sus hijos…porque así podrán convertirlos en shajids – mártires -. Cultura de la vida frente a otra que santifica la muerte. Crear el Paraíso en la Tierra o en la estratosfera con vírgenes permanentemente recicladas para atender las necesidades de tanto desviado. Civiles utilizados vilmente como escudos humanos por sus propios dirigentes, en una estrategia deliberada para prolongar el conflicto. La lectura del manual de guerrilla urbana, de las Brigadas Shujaiya es sumamente instructiva a la hora de explicar cómo utilizar los civiles de Gaza contra Israel y rentabilizar a su favor la opinión pública internacional. Los medios de comunicación y toda la Comunidad Internacional, por acción, omisión, interés y convicción, han traspasado, con una virulencia inédita, la barrera de lo moralmente aceptable de la legítima crítica hacia las decisiones de un gobierno democrático, y se han convertido en la correa de transmisión de un grupo terrorista y de la ideología de odio que la sustenta.

Porque las imágenes de niños y mujeres palestinos sepultados bajo los escombros de una vivienda, un hospital, una ambulancia, una mezquita o una escuela, destruida por un misil israelí, vende. Aunque esas fotos sean antiguas o pertenezcan a otros conflictos y hayan sido deliberadamente manipuladas. En cambio, conscientemente se obvia el almacenamiento de arsenal militar en los sótanos de estos edificios, el lanzamiento de misiles desde estos lugares, su conocimiento por parte de la población civil, de la prensa internacional, de la UNRWA y de la Cruz Roja; se obvia la utilización de las ambulancias de la Cruz Roja y de las furgonetas de la ONU para transportar, ocultar o salvar la integridad física de los terroristas y los combatientes; se obvia el apoyo logístico que brindan las numerosas oficinas de la ONU, Cruz Roja y todas las Organizaciones Internacionales que trabajan en pro de los derechos humanos en la Franja; se obvia la existencia del entramado de túneles del terror que horadan el subsuelo de Gaza como si fuera un queso gruyere o un plano de metro; se obvia que cada uno de ellos cuesta 3 mil millones de dólares, que se han descubierto 32, y que se han construido a lo largo de diez años, a cielo descubierto, ante la presencia, complicidad y silencio de toda la población civil; se obvia que ha tenido que ser necesaria la participación activa de la población civil porque estos túneles tienen su origen en el interior de infraestructuras civiles, detrás del mueble de una cocina, bajo la cama en la habitación de un niño, bajo el inodoro de un baño…; se obvia vilmente el número de víctimas israelíes – 64 militares y 3 civiles – y la tensión que vienen soportando a lo largo de estos diez años de no presencia israelí en Gaza, simplemente porque, en el ideario colectivo, son colonos, enemigos, sionistas, usurpadores o agentes de Israel. A los palestinos, Israel los mata impunemente y comete “crímenes de guerra” y “crímenes contra la humanidad” y es susceptible de ser enjuiciado por el Tribunal de Derechos Humanos, mientras que los civiles israelíes, sencillamente, se mueren. De una manera mezquina y maniquea, en este pervertido mundo al revés, el terrorista se convierte en víctima, y el Estado agredido que se defiende, en verdugo. Proporcionalidad en términos diplomáticos, que no es otra cosa que los buenos y los malos se miden, no por su catadura moral, sino por la cantidad de muertos que aportan.

En esta guerra entre Israel y Hamas, la reacción histérica y virulenta de la Comunidad Internacional, los medios de comunicación y la opinión pública mundial contra Israel y el pueblo judío, pone de manifiesto que ese odio ancestral ni se ha erradicado ni ha mutado, y aun peor: que esa distorsión tan acusada obedece, además, a un plan premeditado que ha dado frutos, y en el que España tiene mucho que ver. Nuestro país ingresó en Naciones Unidas en 1955 gracias al compromiso que adquirió de influir en el comportamiento de las naciones amigas – primero América Latina y después en Europa – en beneficio de los intereses árabes, de defender la causa palestina y de no establecer relaciones diplomáticas con el Estado de Israel. Compromiso a cambio de mejores condiciones en las relaciones comerciales y en el precio de los hidrocarburos, pero también de un impulso de la marca España que derivó, al final, en unaalianza permanente y en bloque. Como en Fuenteovejuna, España se aseguraba el voto afirmativo del llamado grupo de Países No Alineados y correspondía con reciprocidad meridiana, sin cuestionamiento ético o moral, a las propuestas que el bloque planteaba. Un chantaje inaceptable para cualquier otro país, que España acomodó y revistió de progresismo a medida que adquiría visibilidad internacional y sorteaba como podía la traición a sus amigos árabes tras normalizar sus relaciones diplomáticas con el Estado de Israel en 1986, condiciónsine qua non para ingresar en el selecto club europeo.

Política del palo y la zanahoria a partir de entonces, y pretensiones de mediador frustrado fuertemente condicionado por una ideología antijudía y pro árabe que ha permeabilizado ya todas las capas de la sociedad civil, desde el Servicio Exterior, las altas esferas del Estado y los partidos políticos de todo signo, a las Instituciones académicas y educativas, gracias al intercambio académico, a la presencia e interacción de una comunidad musulmana amplia procedente de la inmigración, la conversión al islam cada vez más numerosa, el papel de los medios de comunicación, a la confluencia de intereses económicos, las gestiones de nuestra monarquía y al blanqueo del rigorismo religioso que deja divisas en nuestras costas, se viste de revolucionaria y antiimperialista, compra nuestros activos y stocks inmobiliarios, construye imponentes mezquitas, patrocina fundaciones, campamentos o clubes de fútbol, o idiotiza conciencias a través de modernos canales de televisión. Recuperamos la cultura denuestros judíos y mantenemos relaciones muy ricas con Israel, al tiempo que potenciamos y ofrecemos a Arabia Saudí, Qatar, Emiratos o Turquía la posibilidad de influir de forma más activa en los asuntos relacionados con Oriente Medio y el Norte de Africa, aseguramos la continuidad de sus regímenes frente a los movimientos desestabilizadores, o les abrimos mercados y conciencias en América Latina y Europa. Criticamos la política de asentamientosisraelí,  les negamos su derecho a defenderse, les interrumpimos la ridícula venta de armas que no necesitan, emitimos nuestro voto favorable para que Palestina entre como Estado No Observador en la ONU y abrimos un Consulado Honorario en Gaza, al tiempo que armamos hasta los dientes a la oposición siria involucrada en actos de genocidio contra las fuerzas gubernamentales y los cristianos, comprendemos las necesidades nucleares de Irán, apostamos por el diálogo con Hamas o Hizbollah – financiados por nuestros amigos qataríes e iraníes -,  y hacemos la vista gorda ante el nepotismo y la corrupción tan descarada del liderazgo palestino. En un momento de crisis económica especialmente acuciante y con proyectos de inversión superiores a 10.000 millones de euros, el Estado de Israel no es un socio estratégico a tener en cuenta ni los judíos potenciales suicidas a los que hay que temer.

Hace apenas setenta años, el mundo que miró para otro lado y cruzaba los dedos mientras Hitler exterminaba a los judíos de Europa, hizo el paripé de sentar en el banquillo de los acusados a cuatro jerarcas nazis a los que ni siquiera condenó por los crímenes cometidos contra los judíos. El Tribunal Militar de Nüremberg se limitaría a recordar que “los crímenes más numerosos y salvajes” se habían “perpetrado contra los judíos”, sin aceptar la noción de un plan de exterminio institucionalizado contra ellos. La persecución de los judíos sólo ocupó 16 de las 190 páginas de la Sentencia, lo que explica el vehemente deseo de la Comunidad Internacional que nacía de pasar página y sepultar ese pequeño incidente ocurrido en el marco de una guerra global. Hitler había muerto, sus seguidores reinsertados en la vida civil y el Estado judío recientemente creado no duraría lo suficiente como para dar problemas. Afganistán, Argelia, Bangladesh, Egipto, Camboya, Corea del Norte, Guatemala, Irán, Irak, Nigeria, Sudán, Pakistán, Senegal, Siria, Mali, Sierra Leona, Uganda, Costa de Marfil, República Centroafricana, Camerún, Yemen, Emiratos Árabes Unidos o República Democrática del Congo, son sólo unos pocos de la lista de países que tienen la desfachatez de estarcomprometidos en la prevención y sanción de delitos de genocidio y de ser parte de la Corte Penal Internacional o de integrar el Comité de Derechos Humanos de la ONU. Con el arengo de Europa, más preocupada en cuadrar caja que de recuperar el sentido de una Civilización que agoniza.

 

Setenta años después, la semilla del odio y la envidia que aupó a Hitler al poder ha vuelto a germinar de la mano de una ideología religiosa fanática que quiere aniquilar nuestra libertad y nuestro modo de vida, y aquellos que no lo quieren ver, incluido nuestro Gobierno, comete traición, no sólo con la memoria de los once millones de personas víctimas de la aberración nazi, sino también con el Estado de Israel, socio leal y único país que no tiene ningún complejo en defender sus fronteras, sus valores y sus ciudadanos de la tiranía que representa un proyecto político totalitario, fanático y genocida en potencia. Porque, que no le quepa ninguna duda a nuestro ministro Margallo, Israel es la china en el zapato del Islam, pero después vamos nosotros, los frikis liberales despreocupados, hedonistas, tolerantes y soñadores con las fantasías hollywoodense ambientadas en las maravillas de las mil y una noches. España seguramente se gane un puesto no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU el próximo otoño, pero ha vuelto a perder su dignidad.

Fuente: vocesdesdeorientemedio.blogspot.com

Hamas, un animal herido en Gaza

Con las demandas de Hamas sin respuesta en El Cairo, el grupo se vio obligado a lanzar una nueva ronda de ataques de cohetes en un intento de salvar las apariencias, dar una apariencia de logro.

hamas1

Hamas está en una situación desesperada. Después de 1.800 víctimas mortales en la Franja de Gaza y la inimaginable destrucción que dejó a una cuarta parte de su población sin hogar, los mediadores egipcios e Israel exigen ahora que regresen a los entendimientos alcanzados al final de la última ronda de combates (Operación Pilar de Defensa): Un estado de calma y un alto el fuego estable. En tal situación, Hamas no ha logrado nada, más allá del alivio de varias restricciones que Israel estaba dispuesto a conceder de todos modos, como la expansión de la zona de pesca de Gaza y el aumento de la cantidad de alimentos y suministros médicos permitidos que entren a la Franja.

Hamas no consiguió nada de Egipto o de Israel que justifique los 28 días de combates que dejaron a Gaza devastada y humeante. Veintiocho días de lucha iniciada por Hamas, y cinco instancias en las que se negó a ceses del fuego humanitarios presentados para beneficio del pueblo que pretende gobernar y por el cual luchar. Teniendo en cuenta el hecho de que la raíz del poder del grupo reside en su agenda social – ¿Qué le informarán ahora sus líderes a los residentes de Gaza?

Hamas está luchando por su vida y no podrá sobrevivir como un movimiento si no consigue los logros que prometió. Es por ello que el grupo y otras organizaciones en Gaza están actuando como animales heridos, reuniendo lo que les queda de sus cohetes con la esperanza de mejorar su posición en la mesa de negociaciones y extorsionar concesiones – como un animal herido que destroza todo en sus momentos finales, utilizando sus últimas fuerzas. Sin embargo, están cuidando de no desatarse y romper todas las reglas.

Hamas le está dejando el trabajo a la Jihad Islámica y a los Comités de Resistencia Popular, que han reivindicado responsabilidad por el lanzamiento de cohetes a principios de la mañana del viernes. El objetivo: evitar que Egipto e Israel abandonen la mesa de negociaciones. Esa podría ser la razón por la que Egipto le está pidiendo a Israel no responder contundentemente – esperan llegar a un nuevo acuerdo de alto el fuego. Aunque la delegación israelí ya regresó de El Cairo, se está llevando a cabo un diálogo entre Hamas e Israel, tras bastidores, a través de la mediación de Egipto.

No sólo son Egipto e Israel quienes están colocando un muro de hierro de negativa en torno a las demandas del grupo – Mahmoud Abbas y sus hombres están haciendo lo mismo. Azzam al-Ahmad, miembro del enviado de la AP a las conversaciones de alto el fuego en El Cairo, está presionando por un compromiso. Por otro lado, están Khaled Meshaal y los líderes políticos de Hamas en Qatar, diciéndole a los de Gaza que hasta el momento han llevando a cabo las negociaciones: “les dijimos a ustedes, que no deberían haber aceptado un alto el fuego”.

Haniyeh y Mohammed Deif ahora no tienen otra opción. Debido a que no recibieron las concesiones que consideran necesarias, incluida la apertura del cruce de Rafah, una promesa de un puerto marítimo y el aeropuerto, e incluso una promesa israelí de abstenerse de asesinarlos – están renovando el fuego.

Patinando sobre hielo delgado

La situación actual es una reminiscencia de guerras pasadas. Después de la Guerra de Desgaste y la Guerra de Yom Kipur, el fuego se renovó después de obtener un alto el fuego inicial. En 1973-1974, hubo meses de lo que se conocía como el “Pequeño Desgaste” en los Altos del Golán y Sinaí. Las FDI sufrieron muchas bajas y hubo bombardeos masivos de ambos lados, hasta que el ex secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger llegó y se alcanzó un acuerdo. La derecha israelí, por cierto, después veía a Kissinger como un traidor judío porque negoció un alto el fuego en los Altos del Golán. Este es el mismo alto el fuego que nos dio 40 años de calma.

Es prudente asumir que ahora habrá un escenario similar. Las organizaciones terroristas continuarán disparando, pero no intensivamente y no a una gran distancia. Tanto porque necesitan mantener los pocos cohetes que les quedan, como porque no quieren romper todas las reglas y arrastrar a Israel a otra operación terrestre. Esto es un “disparo de advertencia” y Hamas tratará de patinar sobre hielo delgado, con la esperanza de que ahora la ONU o los estadounidenses, respaldados por los qataríes y los turcos, vengan a rescatarla y ayudar en su lucha contra el muro de hierro en El Cairo.

Hamas también está llevando a cabo una guerra psicológica. El grupo se está aprovechando de los temores de los residentes de las comunidades que rodean a Gaza en relación con túneles y presenta lo que todavía les queda en Al Jazeera. Pero las fotografías no muestran necesariamente túneles ofensivos, sino más bien túneles utilizados por Hamas para moverse dentro de Gaza, o túneles que llegan hasta los lanzadores subterráneos y posiciones de ataque de morteros. También es prudente asumir que incluso si a Hamas le queda un túnel de ataque, no lo usará, sabiendo que tal acto provocaría inmediatamente el lanzamiento de una nueva incursión terrestre israelí. Hamas no quiere eso, y tampoco la Jihad Islámica. Quieren un alto el fuego, pero también quieren una victoria. Nada más, pero también nada menos.

Juego internacional

Israel ahora tendrá que considerar la naturaleza de su respuesta. Darle un duro golpe a Hamas es la opción inmediata y casi única, pero la situación internacional le impide a Israel usar siquiera el 10 por ciento de su poder de fuego que puede activar desde el aire.

La legitimidad otorgada por el mundo casi se ha terminado y podríamos encontrarnos en una situación en la que la ONU, los países europeos y América del Sur nos impondrán sanciones económicas. Los países árabes ya han estado trabajando vigorosamente en esa misión en la Asamblea General de la ONU y el Consejo de Seguridad.

Por lo tanto, si los egipcios están preparados para continuar las negociaciones, Israel no debería retirarse de las negociaciones. Los funcionarios tienen que gestionar cuidadosamente esta compleja situación de negociaciones mientras se está bajo fuego, de modo que deje claro a Hamas que su decisión de renovar el fuego exige un precio muy alto – y, al mismo tiempo, Israel tiene que asegurarse de no intensificar la ira de la comunidad internacional.

FDI en el territorio

Mientras tanto, la situación de Hamas parece haber empeorado desde que abrió el fuego. Miles de habitantes de Gaza están huyendo de sus hogares. La respuesta israelí no llegó instantáneamente, para evitar dañar a los civiles que huyen de los lugares cercanos a las posiciones de lanzamiento de cohetes.

Las FDI se están preparando también para otra posibilidad. Los reservistas que han sido liberados pueden ser reclutados de nuevo. Las principales fuerzas de maniobra, las divisiones de conscriptos, se mantienen en las zonas de concentración cerca de la Franja. Su función es doble – proteger a las comunidades contra posibles ataques a través de túneles y lanzar una ofensiva terrestre en la Franja de Gaza si Hamas va demasiado lejos y causa muertes israelíes, por ejemplo.

Así es como las FDI han actuado después de las guerras del pasado y esa es la forma en que están actuando ahora. Los alto el fuego son una extensión de la guerra por medios políticos para ambas partes, y a veces, las negociaciones y las situaciones de fuego se entrelazan. Hamas está maltrecha, a Israel se le imponen restricciones internacionales, y eso es lo que finalmente conducirá a ambas partes a llegar a un compromiso. Pero Jerusalén y El Cairo están de nuevo en un juicio, y es crucial que Hamas no salga de la actual ronda que inició, llevándose un logro en sus manos.

Fuente: ynetnews.com