Archivo de la categoría: BDS

Lapid insta a España que deje de financiar al BDS

Al dirigirse ante el público en un período extraordinario de sesiones del Parlamento español, Yair Lapid, el líder del partido Yesh Atid presentó un informe a los legisladores que demuestra el alcance de las finanzas españolas que se inyectan en grupos dedicados al boicot de Israel (BDS), a menudo con vínculos con grupos terroristas. “Es vuestra decisión, es su país y su dinero”, declaró.

“España debe dejar de financiar a las ONG anti-Israel”, dijo Lapid. “Israel se enfrenta al terrorismo en forma de cuchillos y armas, siempre dirigido a los miembros más débiles de nuestra sociedad, pero en Europa, su arma es la mentira”, agregó, refiriéndose al febril activismo del BDS en el continente.
“En 2015, se transfirieron casi 5,1 millones de euros a las sub organizaciones afiliadas a organizaciones terroristas, e identificamos los nombres, las suborganizaciones, las direcciones y ustedes tienen la capacidad de detenerlas”, manifestó Lapid.

El informe fue publicado el mes pasado por  ONG Monitor, un organismo de monitoreo de las organizaciones no gubernamentales con sede en Jerusalén, y ACOM, un grupo español que ha acusado a los grupos pro-BDS de violar las leyes de discriminación. El informe detalla las organizaciones que llaman a boicotear a Israel, y enfatiza los vínculos de los grupos con la violencia.

“Desafortunadamente, tales narrativas hostiles están respaldadas por el financiamiento del gobierno, y también amplificadas y legitimadas mediante la participación activa de funcionarios y políticos españoles en eventos violentos, bajo los lemas de ‘derechos humanos’ y ‘desarrollo’”.
“De esta manera”, concluye el informe, “el compromiso español con la cooperación para el desarrollo se aprovecha en aras de las agendas políticas regionales, desafiando claramente los objetivos oficiales de la política exterior española y los principios universales de la ayuda exterior”.

Aurora

 

La diplomacia israelí se pone seria y consigue resultados

Israel

Por Evelyn Gordon 

Aunque la situación diplomática de Israel ha mejorado notablemente, ha habido una evidente y nada trivial excepción: Europa. De ahí que sea alentador descubrir que, incluso en Europa, la diplomacia paciente y persistente puede generar frutos si se centra en unos pocos mensajes claros y constantes. Consideremos, por ejemplo, estos acontecimientos recientes:

Hace tres semanas, la Cámara Baja del Parlamento checo aprobó una resolución, con una abrumadora mayoría de 112 votos a favor y dos en contra, por la cual se pedía al Gobierno checo que expresara su “respeto” a Jerusalén como capital de Israel y se opusiera a cualquier medida de la Unión Europea u otras organizaciones internacionales que “distorsione los hechos históricos” o esté “imbuida de un espíritu de odio a Israel”. La resolución era una bofetada a la Unesco, en particular, por su “enfoque sesgado y antagónico” hacia Israel, materializado en su negación sistemática de los lazos judíos con Jerusalén; e incluso exigió que el Gobierno suspendiera el pago de sus cuotas a la Unesco.

Esto no significa que la embajada checa vaya a trasladarse a Jerusalén de un momento a otro; el Congreso norteamericano lleva intentando trasladar la embajada de su país allí desde 1995, sin conseguirlo. Tampoco otros países europeos seguirán rápidamente su ejemplo; la República Checa es desde hace tiempo el amigo más cercano que tiene Israel en Europa. No obstante, alguien tenía que ser el primero, y esta resolución es un ruptura impresionante e inaudita con el proverbial rechazo europeo a los derechos judíos sobre Jerusalén.

Hace unas semanas, la agrupación berlinesa del principal partido de centroizquierda alemán, el socialdemócrata, adoptó una resolución que condenaba la “campaña antisemita del BDS” y la “proliferación del antisionismo y el antisemitismo”. Esto es llamativo porque los jóvenes de la izquierda suelen ser el segmento de Occidente más antiisraelí; sin embargo, la resolución fue promovida por las juventudes del partido (los democristianos, el partido de centroderecha de Angela Merkel, adoptaron una resolución similar el año pasado).

El momento elegido también era reseñable. Ocurrió un mes después de que el socialdemócrata más relevante, el ministro de Exteriores, Sigmar Gabriel, visitara Israel y ostensiblemente decidiera reunirse con Breaking the Silence, una organización que da alas al movimiento BDS difundiendo –en los actos antiisraelíes que celebra a lo largo y ancho del mundo– el bulo de que Israel perpetra crímenes de guerra, en vez de con el primer ministro Netanyahu. Es decir, que la agrupación socialdemócrata de Berlín y su ala juvenil rechazaron implícitamente lasposiciones antiisraelíes de su líder.

A la semana siguiente, Noruega condenó a la Autoridad Palestina por poner a un centro de mujeres el nombre de una terrorista que asesinó a 38 civiles israelíes. Asimismo, exigió la devolución del dinero que donó para el centro y prometió no firmar ningún nuevo acuerdo con la organización responsable del proyecto hasta que “se tomen medidas satisfactorias para asegurar que no vuelva a ocurrir nada parecido”, según declaró el ministro de Exteriores noruego, Borge Brende. Esto es importante porque Noruega es uno de los países más antiisraelíes de Europa, y durante mucho tiempo ha hecho donaciones generosas a la Autoridad Palestina mientras hacía la vista gorda a su glorificación del terrorismo. Por lo tanto, que Oslo diga de repente que ya no está dispuesto a dejar que se utilice su dinero para este propósito es revolucionario.

Unos días después, Dinamarca congeló una subvención de 8 millones de dólares para 24 organizaciones no gubernamentales mientras investiga si esos fondos se van a destinar al BDS, laincitación antiisraelí o la apología del terrorismo. “Es posible que tras el estudio nos veamos obligados a dejar de financiar a una serie de organizaciones palestinas”, declaró el ministro de Exteriores danés por medio de un comunicado. “Hasta que no concluya este estudio, no firmaremos ninguna nueva subvención para organizaciones palestinas”. Como Noruega, Dinamarca es uno de los grandes donantes de los palestinos que antes hacía la vista gorda al uso que se daba a su dinero.  

Todo esto se completó con otro notable avance en el único país occidental no europeo que ha compartido invariablemente las actitudes y políticas de Europa hacia Israel: Nueva Zelanda. Su ministro de Exteriores escribió a Netanyahu el mes pasado para intentar poner fin a una ruptura que comenzó en diciembre, cuando copatrocinó una resolución del Consejo de Seguridad contra los asentamientos e Israel respondió llamando a consultas a su embajador y manteniéndolo fuera del país austral. Antes era Israel el que rogaba a otros países que establecieran relaciones. Ahora ya no es un mendigo; otros países –incluso occidentales– quieren tener unas buenas relaciones en la misma medida que Israel.

Hay varios factores que han contribuido a estas victorias. Uno es que las ONG israelíes están actuando como fuerzas multiplicadoras de la diplomacia israelí. Las decisiones sobre financiación de Noruega y Dinamarca, por ejemplo, habrían sido inconcebibles si no fuera porque dos organizaciones estelares, Palestinian Media Watch y NGO Monitor, han estado en las capitales europeas abogando pacientemente por su necesidad durante años. Pero igualmente no habría ocurrido si las autoridades israelíes no hubiesen insistido en el tema en las conversaciones con los Gobiernos europeos, dejándoles así sin excusa para no tomar medidas. Europa nunca será más proisraelí que el propio Gobierno de Israel.

El segundo es que Israel ha desarrollado por fin una confianza en sí mismo que le permite jugar duro, como hizo al restringir sus relaciones con Nueva Zelanda y Senegal, otro copatrocinador de la Resolución 2334 del pasado diciembre. Los lazos con Senegal se restablecieron hace dos semanas, después de que este país, de mayoría musulmana, se comprometiera a defender el intento de Israel de ser admitido como observador en la Unión Africana, a lo que se había opuesto anteriormente. En cuanto a la ruptura con Nueva Zelanda, se espera que termine pronto.

Sin duda, esta confianza surge en parte de la creciente fuerza diplomática de Israel fuera de Occidente, cuya manifestación más reciente fue el discurso de Netanyahu en la cumbre de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (Ecowas). Fue el primer líder israelí en dirigirse a Ecowas, que incluso trasladó su cumbre del sábado al domingo para adaptarse a Netanyahu. La organización lo invitó a pesar de que dos de sus quince miembros no tienen relaciones diplomáticas con Israel, y lo prefirió, explícitamente, frente a otro no miembro invitado: el rey de Marruecos. El monarca norafricano anunció que prefería dejar de asistir a la cumbre antes que acudir junto a Netanyahu, pero la jugada no le salió como le habría salido antes: con la retirada de la invitación a Israel.

Por encima de todo, estos éxitos son fruto del centrarse constantemente en mensajes sencillos, claros y fácilmente digeribles: los ancestrales lazos judíos con Jerusalén, la naturaleza antisemita del BDS, la incitación palestina y cómo Europa la facilita. Durante demasiado tiempo, la diplomacia israelí ha estado tratando de transmitir mensajes complejos y llenos de matices, mientras los palestinos repetían incesantemente los mismos mensajes con gancho (“acabar con la ocupación”). Cuando las gamas del gris compiten contra el blanco y el negro en el ámbito de la opinión pública, suelen imponerse los segundos.

Las recientes victorias de Israel vienen de que está poniendo sus mensajes negro sobre blanco. Si sigue haciéndolo, puede obtener más victorias diplomáticas, incluso en la hostil Europa.

© Versión original (en inglés): Commentary
© Versión en español: Revista El Medio

‘Wonder Woman’ y la tragedia del Líbano

gal-gadot-wonder-woman

Por Eli Cohen 

La Campaña de Boicot a los que apoyan a Israel en el Líbano (CBSI-L, en sus siglas en inglés) ha conseguido que Wonder Woman, película protagonizada por la israelí Gal Gadot, haya sido prohibida en ese país. Las razones, las de siempre: Gal Gadot es israelí, sirvió en el Ejército israelí y además tuvo la osadía de apoyar públicamente a las Fuerzas Armadas israelíes en su conflicto contra Hamás durante el verano de 2014. Gadot es, según los promotores del boicot, “una portavoz de la entidad sionista”.

Este tipo de boicots desde el mundo árabe se solía cursar por medio de la Oficina para el Boicot Árabe a Israel, con sede en Damasco. El boicot de la Liga Árabe fue impuesto en diciembre de 1945 contra la comunidad judía de Palestina, casi tres años antes del establecimiento del Estado de Israel. Hoy se encuentra en horas bajas, pero parece que el Líbano trata de mantenerlo vivo. Así, el pasado mes de octubre prohibió la emisión de Personal Affairs, una película dirigida por la palestina Maha Haj que pecaba de tener financiación israelí.

Más allá de todos los movimientos de boicot a Israel, de los que ya hemos dado cuenta, sorprende que sea el Líbano, precisamente, el país que se disponga a dar lecciones a Israel. El País del Cedro, concebido en el Acuerdo de Sykes-Picott como una nación para los cristianos de la región, no es precisamente un apeadero políticamente aceptable, y mucho menos para los propios palestinos.

De acuerdo con la nada sospechosa de proisraelismo Human Rights Watch, en el Líbano aún se tortura, la libertad de expresión está coartada (criticar al Ejército o al presidente es delito) y las relaciones extramatrimoniales y la homosexualidad están criminalizadas. Transparencia Internacional sitúa al Líbano entre los países más corruptos del mundo (puesto 136 de 176 en 2016, siendo el primero el más transparente y el último el más corrupto), con una puntuación de 28 sobre 100 (siendo 0 lo menos transparente y 100 lo más). En el Índice de Libertad Humana de 2016 elaborado por el Cato Institute, el Líbano ocupaba el puesto 108 de 156 (siendo el 1 el más libre y el último el menos libre), con una puntuación de 6.48 sobre 10 (siendo 0 el más libre y 10 el menos libre).

Estas deficiencias se agravan si hablamos de la población palestina del Líbano, que no tiene la opción de optar a la ciudadanía libanesa (en la décadas de los 50, 60 y 90, el Líbano otorgó la ciudadanía a 100.000 palestinos, la mayoría cristianos; aún hay 300.000 sin derecho a la ciudadanía). Los palestinos han padecido fuertes restricciones al ejercicio del derecho de propiedad (poseer casas, terrenos, etc.) y se les ha prohibido ejercer numerosas profesiones liberales (abogados, ingenieros, médicos, etc.). Sólo a partir de 2010 se les ha empezado a conceder permisos de propiedad y de trabajo en el sector privado. Como han denunciado, entre otros, el académico jordano de origen palestino Mudar Zahran, los medios de comunicación han elegido ignorar deliberadamente las condiciones de los palestinos que viven en los campos de refugiados del país. Ciertamente, el mal trato a los palestinos no es exclusivo de Líbano; en palabras del propio Zahran, la tendencia a culpar a Israel por todo ha proporcionado a los líderes árabes una excusa para “ignorar deliberadamente los derechos humanos de los palestinos en sus respectivos países”.

Los movimientos afiliados al BDS buscan, en teoría, combatir las políticas sionistas de colonización y violación de derechos humanos de los palestinos. No obstante, si fuera coherentes,al primer país que tendrían que boicotear sería el propio Líbano.

Además, y sin querer culpar al propio Líbano de todos sus males, sus guerras civiles, la ocupación siria, la guerra entre Israel y la OLP librada en su territorio en los años 80 del siglo pasado y la penetración iraní en todas sus instituciones -Hezbolá mediante- han hecho que pase de ser uno de los principales centros financieros y turísticos de Oriente Medio a un Estado corrupto y disfuncional, carente de libertades y derechos básicos y tutelado por las fuerzas más desestabilizadoras de la región. El boicot incoherente a Wonder Woman sólo es una muestra del drama libanés, que tiene difícil remedio.

En suma, iremos a ver la nueva película de DC con alegría y júbilo, y cuando salgamos de la sala nos acordaremos también del boicot de Líbano y de lo que encierra: la tragedia un país inestable -otro más- de Oriente Medio.

Fuente: Revista El Medio

Hay un legislador anónimo en el congreso de los EE:UU. que está detrás del próximo foro anti-israelí, pro-BDS, financiado por los contribuyentes del país.

No se sorprenda si resulta ser un representante de la izquierda que practica el auto-odio a los Judíos, o uno de los dos extremistas musulmanes que están en el Congreso … o todos los anteriores.

Free Beacon Hay un caso que se ha venido presentando en el Congreso de los EE:UU., sobre los esfuerzos que está realizando un miembro anónimo de este Congreso para tratar de organizar un foro anti-Israel junto con un número de organizaciones de defensa que apoyan el boicot del Estado judío, de acuerdo con múltiples conversaciones con las fuentes que están tratando de identificar al miembro del Congreso que está detrás del evento.

El Free Beacon  de Washington, fue el primero en divulgar el martes la información, de que una delegación de grupos de defensa anti-Israelí había estado haciendo circular en el congreso una invitación a un Evento para el día 8 de Junio, que tiene la intención de conseguir el apoyo del Congreso para  que condene a las FDI y a la policía israelí por supuestas violaciones de los derechos humanos.

El evento, que está patrocinado por un miembro del Congreso que ha optado por permanecer en el anonimato a pesar de los llamados que se le han hecho para que el individuo de un paso al frente, es organizado por alguien que apoya a estos grupos de defensa anti-israelíes que han apoyado el boicot de Israel y han sido citados por distribuir propaganda calumniadora contra el estado judío.

Funcionarios pro-Israelíes en el Congreso han emprendido una búsqueda para dar con el miembro que está detrás de la organización de este foro, según un informe inicial de Free Beacon y según fuentes cercanas a la situación.

El Republicano Peter Roskam (R., Ill.), Co-presidente de la Casa Republicana Israel Caucus, dijo al  Free Beacon el miércoles que los recursos de los contribuyentes no deben ser utilizados para financiar un evento respaldado por los que abogan por el boicot del Estado de Israel.

“Es completamente inaceptable el uso de los recursos de la Cámara de Representantes para ayudar a promover las odiosas campañas, BDS malévolas [Boicot, Desinversión y Sanciones]”, dijo Roskam. “Si un miembro del Congreso desea patrocinar un evento como este, él o ella debe dar un paso al frente y decirnos por qué.”

El evento, “50 años de ocupación israelí y la vida militar para los niños palestinos,” está programado para celebrarse el 8 de junio en la habitación 122 del Cannon House Office Building de Capitol Hill, de acuerdo a una invitación publicada por el Free Beacon .

Un espacio para un evento de esta naturaleza debe estar reservado por un miembro del Congreso, que por lo general se presenta en persona al evento. Sin embargo, los legisladores pueden reservar una habitación y optar por no dar un paso al frente y mantenerse en el anonimato.

Este fue el caso el año pasado, cuando la Republicana Sheila Jackson Lee (D., Texas) reservó un espacio anónimo en el Congreso para un grupo de defensa que tuvo como objetivo sostener el primer foro en favor del boicot a Israel. Las noticias acerca del evento provocó indignación y, finalmente, obligó a Jackson Lee a admitir que apoyaba al evento, que más tarde le fue cancelado y se trasladó a un espacio fuera del Capitolio.

Un alto funcionario del Congreso participa en actividades para descubrir y nombrar al legislador que está patrocinando el evento del próximo mes, dijo el Free Beacon y que no hay espacio en el Congreso para eventos de esta naturaleza.

“Se dice que es un miembro lo suficientemente descarado por patrocinar eventos radicalmente anti-Israelíes como éste y que a la vez no quiere hacerlo público”, tal como indicó la fuente. “La forma como se oculta detrás de un manto de anonimato al tiempo que facilita esta propaganda, es cobardía en su forma más básica. La gran mayoría de los miembros que reconocen que Israel es nuestro aliado más fuerte, merecen saber cuál de sus colegas está detrás de esto.”

El liderazgo democrático, además, le dijo a Free mark, que no saben qué miembro patrocina el evento, otra señal de que la persona que está detrás del evento está tratando de mantener su nombre en secreto.

Un ayudante del Repubicano Steny Hoyer (D, Md.), que integra la minoría de la Cámara y una voz firme a favor de Israel, dijo al Free Beacon que la oficina del legislador no era consciente de que está apoyando el evento.

 

Los grupos que participan en la organización del evento incluyen a varias organizaciones de defensa conocidos por sus críticas a las Fuerzas de Defensa de Israel, IDF. Incluyen la  Defensa Internacional de los Niños de Palestina  y el  American Friends Service Committee , en el que opera un  grupo de defensa afiliada  dedicada a acusar a las FDI de varios delitos contra la humanidad.

Estas organizaciones  han sido citadas  por las organizaciones y organismos de control a favor de Israel por su promoción de la propaganda anti-Israel y la información falsa acerca de las FDI.

Los oradores programados para asistir al evento incluyen a:  Omar Shakir , de Human Rights Watch, que  critica de forma rutinaria a Israel; Brad Parker, el abogado del personal y oficial de promoción internacional para la Defensa Internacional de los Niños palestinos, un grupo que  apoya el boicot de IsraelNadia Ben-Youssef , director del Proyecto, Adalah Justice, que ha  acusado a Israel de “genocidio”; y Yazan Meqbil, una educadora escolar además del estudiante Leonard en Goshen College.

El teniente coronel israelí (Res.) Maurice Hirsch, que hasta hace poco se desempeñó como Jefe de la Fiscalía Militar de la Fuerza de Defensa Israelí de Judea y Samaria dijo a Free mark que las organizaciones detrás del evento difunden de oficio la propaganda para minar las operaciones de defensa de Israel.

“La Autoridad Palestina y sus agentes, como otros grupos anti-Israelíes, tales como Palestina-ICD, constantemente atacan a Israel utilizando ‘hechos’ distorsionados e inventan falacias con respecto al tratamiento de los menores palestinos por parte de Israel”, dijo Hirsch. “Ellos usan estadísticas inventadas, irrelevantes y promueven una narrativa ciega acerca de que todos los menores palestinos están sujetos a malos tratos por parte de las autoridades israelíes.”

Sin embargo, estas organizaciones ignoran los esfuerzos de la Autoridad Palestina para adoctrinar a los niños a odiar a Israel y practicar el terrorismo.

“Ellos ignoran el claro ‘abuso infantil’ sufrido por los menores de edad a manos de la Autoridad Palestina que los adoctrina para odiar a los Judíos, glorifica a los terroristas y el terrorismo y santifica el martirio”, explicó Hirsch. “Si la Autoridad “Palestina” dejara de incitar a los niños a que practiquen el terrorismo contra  los judíos, y decidiera abandonar estas prácticas inocuas, la suerte de los menores palestinos mejoraría enormemente. La próxima conferencia de Paz es probable que no sea diferente a las anteriores.”

Fuente: Free Beacon

¡Este boicot! Un video que los pro-BDS no quieren que tu veas.

Los musulmanes y la mayoría de los izquierdistas quieren que usted crea que Israel es el equivalente a la Sudáfrica de apartheid, una mayor amenaza mundial que Irán, y un estado que limita con el borde del fascismo nazi, cuyos productos deben ser boicoteados por el mundo. Si usted es uno de ellos, es el momento de utilizar su dispositivo digital para ver este video.

Exclusivo: Banco estadounidense cierra cuenta bancaria vinculada con una BDS anti-israelí, en una medida sin precedentes.

El gigante bancario Comerica con sede en Dallas, anunció este viernes que cerrará una cuenta bancaria a nombre de una organización anti-israelí que promueve un boicot al estado judío.

“Comerica Bank ha tomado medidas para cerrar la cuenta. El cierre de la cuenta, es el resultado de una decisión de negocios, que se producirá en el momento oportuno. Tendremos más comentarios sobre este asunto”, Wayne Mielke, el portavoz del banco, escribió a El Jerusalem Post acerca del anuncio por correo electrónico.
La terminación programada de la cuenta de la Asociación Internacional de Abogados Democráticos (IADL), que apoya el (boicot, desinversión, sanciones) el movimiento de orientación del estado judío BDS, se cree que es la primera cuenta bancaria anti-Israel cerrada por un banco con sede en los Estados Unidos.

La decisión de Comercia de romper su relación financiera con AIJD se produce tres días después de que el gobernador de Texas Greg Abbottt convirtió en ley una de las más fuertes leyes anti-SDE del país. La legislación de Texas prohíbe los contratos estatales con empresas que apoyan a las BDS. “Siempre se puede contar con Texas”, dijo Abbott, quien agregó que “Cualquier política anti-Israel es una política anti-Texas. Texas no va a hacer negocios con ninguna empresa que boicotea a Israel.”Él emitió sus declaraciones en una ceremonia por el Día de la independencia de Israel, que se celebró en el centro de la comunidad judía en Austin.

El Rep. Phil King y el senador Brandon Creighton patrocinaron la legislación del embotamiento de la guerra económica contra el Estado judío. Tejas es ampliamente considerado como uno de los estados más pro-Israel en los EE.UU..

Un Mensaje de prensa consulta a AIVD que no fue respondido de inmediato. Es lógico que Comerica haya cerrado la cuenta, porque el negocio financiero con AIVD estaba corriendo en conflicto con la ley anti-BDS o debido a una posible violación de las leyes contra el terrorismo. El AIVD, cuya sede se encuentra en Bruselas, Bélgica, tiene una relación de trabajo con un grupo legal comunista de Corea del Norte y defiende el programa nuclear de la República Islámica de Irán.

Cuando se le preguntó sobre Comerica y otras cuentas bancarias de SDE en marzo, el ministro de Seguridad Pública Gilad Erdan dijo al Post: “Los países ya han cerrado las cuentas de SDE por razones legales e instamos a otros a hacer lo mismo”

El profesor de derecho de la Universidad de Harvard, Alan Dershowitz, dijo por medio de un mensaje en febrero que “la organización [AIVD] fue fundada como un frente comunista y el apoyo financiero de la Unión Soviética. Es anti-democrática a su núcleo y de apoyo del terrorismo y la represión. Ninguna persona decente o institución deben ser asociados con o apoyo de su agenda y acciones anti-democráticas.”

El sitio web del AIVD tiene al menos tres páginas dedicadas a la crítica a Israel. “Condena la agresión ilegal israelí en Gaza” durante la Operación Pilar de Defensa para detener el lanzamiento de cohetes de Hamas en 2012, AIVD. 

El profesor Gerald Steinberg, el jefe de la NGO Monitor con sede en Jerusalén, dijo en un mensaje : “El AIVD, la cual se describe como ‘progresista’, es miembro de la red de ONG que lleva las campañas de satanización a todo lo que tenga orientación Israelí. Al igual que otros grupos, que utilizan las reclamaciones pseudo-legales para negar a Israel el derecho de defender a su población contra el terror. Sus socios han incluido al CPDH [el Centro Palestino para los Derechos Humanos] -. Una ONG con sede en Gaza con presuntos vínculos con la organización terrorista FPLP, tal como se documenta por la NGO Monitor”

Jan Fermon, el secretario general del AIVD y un abogado con sede en Bélgica , escribió el mensaje por correo electrónico que “con respecto a BDS, AIVD apoya este movimiento.” y añadió: “AIVD se dedica a la solidaridad con el pueblo palestino en una etapa muy temprana de su existencia, ya que considera que las violaciones del derecho internacional y de los derechos humanos. .. por parte de las autoridades israelíes como un importante obstáculo para una paz justa y duradera en la región “.

Además de la cuenta del AIVD con Comerica, su sitio web solicita donaciones y las listas de cuentas con el banco español la Caixa y PayPal.
Las consultas por correo electrónico a La Caixa y PayPal no fueron respondidos de inmediato.

Fuente: The Jerusalem Post

El equivocado repliegue de Israel frente al BDS

BDS.

Por Evelyn Gordon

Al margen de si se está a favor o en contra de una nueva ley que permite a Israel vetar la entrada de destacados defensores de los boicots antiisraelíes, había en esto una consecuencia claramente predecible: Israel no iba a tener las agallas de aplicarla cuando más justificada estuviese. Y así quedó de sobra demostrado hace unas semanas, cuando se concedió un permiso de trabajo de un año de validez a Omar Shakir, investigador de Human Rights Watch (HRW). Con esta decisión, Israel extirpa de la ley el único punto crucial donde acertaba, a pesar de que muchos lo interpretaron mal: no puedes librar una guerra eficaz contra el movimiento BDS y al mismo tiempo dejar pasar a quienes lo sostienen. 

Shakir es el epítome de a quién se debería denegar la entrada, y su caso ejemplifica por qué el supuesto fundamental de la ley –que a los boicoteadores hay que tratarlos uno por uno– es absolutamente correcto. Shakir ha dado conferencias en campus universitarios en las que ha acusado a Israel de ser un Estado apartheid, defendido los boicots antiisraelíes, comparado el sionismo con el “nacionalismo afrikáner”, rechazado una solución negociada al conflicto israelo-palestino sobre la base de que “institucionalizaría la injusticia” y pedido el fin de la existencia de Israel como Estado judío. Su currículum también incluye un periodo como investigador jurídico en el Centro por los Derechos Constitucionales, organización que provee de asistencia y formación jurídica a los activistas del BDS y presenta demandas por crímenes de guerra contra funcionarios de defensa israelíes. Tampoco haría falta que los oficiales del Gobierno tuvieran grandes dotes investigativas: está todo en un práctico informe, con enlaces incluidos, que NGO Monitor publicó en diciembre.

En su nueva función de “director para Israel y Palestina” de HRW, en teoría Shakir supervisará la elaboración de informes imparciales y objetivos sobre las violaciones a los derechos humanos en Israel, la Margen Occidental y Gaza. Ni que decir tiene que la mera idea es fatua: cuando alguien ya ha decidido que el sionismo es racismo, que Israel practica el apartheid y que un Estado judío no tiene derecho a existir, pretender que realice una investigación imparcial es como esperar que el jefe del Ku Klux Klan presida con ecuanimidad el juicio contra un negro acusado de violar a una blanca. Shakir pasará su año aquí realizando informes llenos de viles calumnias contra Israel. Gracias al efecto halo del que gozan todas las organizaciones de defensa de los derechos humanos, en el extranjero un buen número de personas bienintencionadas considerarán plausibles sus conclusiones y eso debilitará aún más a Israel en el ámbito internacional.

En resumen: dejar que Shakir asuma ese puesto hará a Israel un daño incalculable. Pero, en lugar de hacer la mínima investigación necesaria para justificar que se le vete, los responsables del control de fronteras tomaron en febrero la precipitada decisión de negarle el visado con elexcesivo argumento de que HRW es una organización antiisraelí. Claramente, acusar a una organización entera de ser antiisraelí es mucho más difícil de justificar, aunque sea cierto (lo que, en el caso de HRW, creo que lo es). Hacer eso sin una investigación exhaustiva y una preparación intensiva para el inevitable revés diplomático fue un disparate.

El esperable resultado fue que el Departamento de Estado presionó a favor de HRW, dado que es una organización estadounidense. Y después, en lugar de volver a la posición más ajustada y fácilmente defendible de vetar a Shakir aduciendo su evidente falta de aptitud para el puesto,Israel capituló completamente. Así que, en vez de abochornar justamente a HRW por haber elegido a alguien tan flagrantemente incapacitado para ser su “director para Israel y Palestina”, se dio a los defensores del boicot una victoria totalmente tan notoria como injustificada.

Una podría pensar que es un simple caso de ineptitud burocrática que no tiene nada que ver con la nueva ley, sobre todo porque el visado de Shakir fue inicialmente denegado, antes incluso de que se aprobara aquélla. Pero es que ésta hace más probables este tipo de sucesos tan perjudiciales. ¿Por qué? Porque sólo difiere de la antigua, que también permitía prohibir la entrada a destacados defensores del boicot, en un aspecto: en lugar de que necesiten el permiso del Ministerio de Interior para negar la entrada a un notorio boicoteador, ahora los funcionarios de fronteras tienen autoridad propia para hacerlo, salvo que intervenga el Gobierno.

Con otras palabras, con la ley antigua, los visados, teóricamente, se denegaban únicamente en los casos en que el Gobierno ya había decidido que estaba preparado para defender públicamente su negativa. Pero al delegar esa autoridad en funcionarios de nivel relativamente bajo, la nueva ley hace aún más probable que el Gobierno acabe retrocediendo humillantemente desde posiciones claramente razonables sólo porque se asumieron sin la investigación y preparación necesarias.

En todos los demás aspectos, la nueva ley es idéntica a la antigua. Como la antigua, atañeúnicamente a los defensores más destacados del boicot. En consecuencia, lo único que se consigue es que haya más probabilidades de una metedura de pata burocrática, además de generar un montón de publicidad desfavorable, molestar a muchos defensores destacados del país, dar munición adicional a gente que busca marcar a Israel como antidemocrático y crear unaansiedad innecesaria a gente de buena fe, que ahora temerá que se le niegue la entrada por motivos que no son ni siquiera procesables por la ley, por ejemplo, negarse a comprar productos de los asentamientos.

Si Israel quiere combatir al movimiento BDS con eficacia, debe plantar cara a activistas antiisraelíes como Shakir con la mayor publicidad posible, en vez de permitirles pasar por investigadores objetivos cuyas diatribas deberían considerarse creíbles. E impedirles la entrada en el país, precisamente porque una medida de tanto calado puede ser una manera efectiva de hacerlo. Pero si el caso de Shakir sirve de ejemplo, la nueva ley, en el mejor de los casos, no contribuirá a este esfuerzo fundamental y, en el peor, podría incluso acabar entorpeciéndolo.

© Versión original (en inglés): Commentary
© Versión en español: Revista El Medio