Archivo de la categoría: ARGELIA

Agresión sexual a una joven en presencia de cinco compañeros de piso origen musulmán paquistaní y argelinos en Gandía (Valencia)

La Policía Nacional ha detenido en Gandía (Valencia) a seis hombres de entre 29 y 52 años, uno de ellos por presuntamente agredir sexualmente a una joven e impedirle abandonar el domicilio que compartían ambos con los otros cinco. Ante los gritos de la víctima, éstos no hicieron nada, por lo que también han sido arrestados como presuntos autores de un delito de omisión del deber de socorro.

La detención se ha producido gracias a la colaboración ciudadana y la agresión se produjo este pasado sábado por la tarde, cuando los agentes fueron alertados por teléfono para que se dirigieran a esta vivienda de Gandia porque una joven estaba retenida dentro y los moradores no la dejaban salir, según ha informado la Jefatura Superior de Policía en un comunicado.

Aunque en un principio nadie abrió la puerta a los policías, instantes después la joven salió en estado de nerviosismo. Al preguntarle los agentes si había tenido algún problema, hizo un gesto negativo con la cabeza y comenzó a mirar hacia el interior del domicilio, momento en que se percataron de la presencia de varios hombres en el interior.

Tras las pesquisas, los efectivos de Policía averiguaron que la joven había sido agredida sexualmente por uno de sus compañeros de piso que se encontraba en el interior. A pesar de pedirle en diversas ocasiones que la dejase salir, el sospechoso se lo impidió. La víctima también había gritado auxilio al resto de compañeros y éstos hicieron caso omiso a pesar de estar dentro de la vivienda.

Los agentes identificaron a los seis hombres que había dentro del domicilio y detuvieron a uno de ellos como presunto autor de un delito de agresión sexual y detención ilegal y a los otros cinco como presuntos autores de un delito de omisión del deber de socorro.

Los detenidos, todos sin antecedentes policiales, tienen entre 29 y 52 años y son de origen pakistaní, cubano y argelino. Los seis han pasado a disposición judicial.

Fuente: Alerta Digital

El grupo terrorista islamista Hamás pide a Argelia que reciba a sus cabecillas expulsados de Qatar

Sami Abu Zuhri

Hamás le pidió a Argelia que reciba a uno de sus cabecillas, luego que dirigentes de la organización terrorista islámica fueran obligados a abandonar su base de larga data en Qatar.

De acuerdo con un reporte del diario pan-árabe A Sharq al Awsat, editado en Londres, Hamás está tratando de dispersar a sus líderes en varios países, incluyendo Líbano, Malasia, Turquía, y más recientemente Argelia.

Hamás espera que Argelia absorba a su portavoz Sami Abu Zuhri, quien está actualmente residiendo en ese país, y transferir a algunos de sus altos dirigentes, después de que Abu Zuhri establezca una oficina en la capital norafricana.

El diario indicó que Hamás elevó un pedido oficial; pero aún no ha recibido respuesta.

Varios altos miembros del grupo terrorista palestino fueron deportados de Qatar a raíz de la crisis diplomática con sus vecinos del Golfo, Arabia Saudita, Bahréin, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos, que han cortado los lazos con Doha y lo acusan de promover el terrorismo.

La crisis ha obligado a Hamás a dispersar a su dirigencia en varios países, en vez de concentrar su peso político en un solo lugar, apunta A Sharq al Awsat.

Qatar ha expresado su pesar por la expulsión de los cabecillas de Hamas; puntualizando que fue obligado por la “presión externa”.

Doha ha sido criticado por haber proporcionado santuario al ex jefe político de Hamas, Khaled Mashaal.

Estados Unidos, Israel y la Unión Europea consideran a Hamas como  organización terrorista. Otros países árabes del Golfo mantienen lazos vínculos con el grupo islamista.

Aurora

 

Fracturas en el mundo musulmán

Corán

Por Jesús M. Pérez 

Durante la década 2001-2011, enmarcada por los ataques terroristas del 11-S y la muerte de Ben Laden, la violencia yihadista, que golpeó duramente lugares como Nueva York, Washington, Madrid y Londres, centró el debate intelectual en el choque del mundo musulmán y Occidente. Precisamente la popularidad de la tesis sobre el choque de civilizaciones, presentada por Samuel P. Huntington, llevó al presidente del Gobierno español Rodríguez Zapatero a presentar una iniciativa, asumida por Naciones Unidas, de diálogo de civilizaciones. El libro de Huntington hablaba de las “sangrantes fronteras del Islam”, pero a partir de la campaña de ataques de Al Qaeda en Irak (que luego se transformó en el Estado Islámico) contra la población musulmana chií empezó a acumularse la evidencia de que, en términos cuantitativos, las principales víctimas de la violencia yihadista son los propios musulmanes.

Hoy la lista de países donde radicales musulmanes matan a musulmanes es larga: Argelia, Túnez, Libia, Mali, Nigeria, Somalia, Yemen, Siria, Irak, Afganistán, Pakistán… El balance de víctimas de la ola de atentados yihadistas que comenzó en 2012 en Europa, pese a su impacto social, empequeñece frente al balance mensual de algunos de estos países, donde son habituales atentados contra aglomeraciones de gente en mercados y templos.

El mundo musulmán sufre grandes fracturas que lo ponen, fundamentalmente, en conflicto consigo mismo. La primera fractura separa al tronco suní, mayoritario, del tronco chií, del que parten varias ramas, como la de los alevíes turcos, los alauitas sirios y los zaidíes yemenitas. De Turquía a Pakistán, encontramos que allí donde los chiíes son minoría sufren discriminación, restricciones a su libertad religiosa y violencia en nombre de la pureza del islam. Encontramos un historial de ataques, desde la masacre de Sivas de 1993 en Turquía al atentado del Estado Islámico en Arabia Saudita en 2015.

El conflicto entre las dos ramas principales del islam tiene, cómo no, una derivada geopolítica importante: la rivalidad entre Arabia Saudita e Irán, que se manifiesta en una gran partida sobre el tablero del Gran Oriente Medio. Ahora mismo tiene dos focos candentes. Uno es la guerra civil siria, donde en 2013 Riad y Teherán decidieron echar toda la leña al fuego aprovechando la falta de una estrategia del Gobierno de Obama, que había quedado escarmentado con la experiencia libia.

El otro foco candente es la guerra del Yemen, donde el poder militar saudí ha quedado encallado (véase “El Yemen y el límite del poder saudí”) e Irán ha asumido un papel más discreto. Un parlamentario iraní llegó a afirmar en 2014 que cuatro capitales árabes estaban en manos de la revolución iraní. Se refería a Damasco (Siria), Beirut (Líbano), Bagdad (Irak) y Saná (Yemen). Pero la rivalidad geopolítica se juega en un terreno amplio y es posible encontrar dinero saudí e iraní en lugares tan alejados como Mauritania.

Pero sin duda la gran fractura es la que vive en general el Islam enfrentado a la modernidad. La gran caída de los precios de las materias primas a finales de los años 80 obligó a la Unión Soviética a enfrentar los problemas estructurales de su economía dirigida y evidenció el agotamiento del discurso del socialismo árabe en países como Argelia. El experimento reformista soviético se llevó por delante el sistema y la Europa comunista hizo una rápida transición hacia la economía de mercado y la democracia liberal. El socialismo árabe no fue reemplazado como ideología política hegemónica por una de corte modernizador. La principal oposición a líderes como Mubarak y Arafat fue la de los movimientos islamistas, sustentados por un tejido social de organizaciones educactivas y asistenciales. Hasta Sadam Husein trató de recuperar legitimidad con una campaña de islamización que creó las condiciones para que, después de su caída, numerosos cuadros de su régimen terminaran en las filas del Estado Islámico (véase “Del Irak de Sadam y la Siria de Asad al Estado Islámico (1)”).

La esperanza quedaba fuera del mundo árabe, demográficamente minoritario en el Islam. No en vano, casi la mitad de los musulmanes viven en un arco que va del Mar Caspio al sur de Filipinas, mientras que el norte de África y Oriente Medio acoge a poco más de la quinta parte de la población musulmana. La atención estaba puesta en el experimento turco, donde se confiaba en la consolidación de una democracia islámica al estilo de la democracia cristiana europea, con el movimiento Gülen dando sustento a una ética del trabajo al estilo de la descrita por Max Weber en La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Hoy, la ruptura entre el partido islamista en el poder en Turquía y el movimiento Gülen, al que Ankara responsabiliza del fallido golpe de Estado de julio de 2016, es total. Y la deriva autoritaria de Erdogan es evidente (véase “Turquía ya no es el país del futuro”).

La otra región del mundo que aunaba modernidad e islam era el Sudeste Asiático. Hoy, en Indonesia, el país musulmán más poblado del planeta, el islamismo conservador avanza. Un exgobernador provincial fue recientemente condenado a dos años de cárcel, más pena que la que pedía el fiscal, por blasfemar contra el islam, en medio de una gran presión social. Precisamente la acusación de blasfemia le costó la vida este año a un estudiante en Bangladesh, asesinado por una turba de compañeros de universidad.

Años de protagonismo mediático de los yihadistas, como Osama ben Laden y su discurso sobre el “enemigo lejano”, que éramos nosotros, nos han hecho pasar por alto la fitna, la guerra civil que vive el mundo musulmán. La violencia terrorista que sufrimos en Occidente es parte de las ondas de choque de ese conflicto que nos afecta de lleno por una razón aún más importante. La presencia de una creciente población musulmana en Occidente plantea un dilema. O bien surge en Occidente un islam moderno u Occidente será consumido por el conflicto del islam con la modernidad.

Fuente: Revista El Medio

Francia: Invasor musulmán de Argelia apuñala a una mujer policía en la garganta porque ella representa a Francia.

Las autoridades francesas se apresuraron a echarle la culpa a los “problemas mentales” del atacante (algo que se ha convertido en el nuevo seudónimo de “yihadista musulmán”) en otro encubrimiento masivo de la violencia islámica, dirigida a distanciar el acto terrorista musulmán, de la importación masiva de musulmanes extranjeros ilegales que se hacen pasar por refugiados.

Screen-Shot-08/30/2016-at-10.45.21-PM-470x600

Un salvaje musulmán apuñaló a una agente de policía en Toulouse porque “representa” a Francia “, pero las autoridades de inmediato corrieron a echar la culpa a un” trastorno psiquiátrico “como parte de la motivación detrás del ataque.

Reino Unido expreso   El apuñalamiento se produjo el día de hoy en la zona Rempart Saint-Etienne cuando un hombre argelino de 31 años de edad, entró en una estación de policía con el pretexto de hacer una reclamación. Después de fracasar en su intento de apoderarse de la pistola de la oficial, el agresor la apuñaló varias veces en la garganta.

“La mujer se encuentra en una condición seria y el área alrededor de la estación de policía está bloqueado”,  informa el expreso .

rsz_crhq3b9xgaik2bb

Según  los informes , el hombre atacó a la oficial, porque ella “representa a Francia”, aunque a pesar de esto, obviamente, había un motivo político, las autoridades llegaron a la conclusión casi de inmediato después del ataque, de que fue impulsado por un “trastorno psiquiátrico” del atacante.

Mientras tanto, en  otro incidente  en Francia hoy en el día, un hombre fue arrestado después de que comenzó a disparar un arma de fuego por una ventana al tiempo que gritaba “Allahu Akbar”.

Prácticamente todos los ataques islamistas recientes en Europa han sido negados por las autoridades y han sido calificados como una enfermedad mental por parte del atacante, no obstante en casi todos los casos el atacante gritó “Allahu Akbar” o realizó declaraciones políticas alimentadas por las drogas. (De todos modos se necesita estar muy mal de la cabeza para practicar esa doctrina satánica llamada islam)

No es agradable "diversidad"?

No es agradable la “diversidad”?

 

Un inesperado país podría tener la clave para la paz en Siria

Tiene experiencia como mediador, es imparcial y tuvo que afrontar una crisis similar en los años 90.

Louafi Larbi Reuters

La analista política Hafsa Kara-Mustapha considera que Argelia podría tener la clave de la paz en Siria debido a su experiencia como mediadora y a que tuvo que afrontar una crisis similar a la siria en los años 90.

En su artículo para RT, Hafsa Kara-Mustapha recuerda que en abril de este año en los medios de comunicación argelinos se informó de que el país desplegaba intensos esfuerzos diplomáticos para disminuir la tensión entre Siria y Turquía. Mientras que en aquel momento “la descongelación de las relaciones parecía impensable”, los acontecimientos de las últimas semanas indican que esos esfuerzos no han sido en vano y la posición inflexible de Ankara en relación con la permanencia en el poder del presidente sirio,Bashar al Assad, “se ha suavizado”, estima la experta.

Imparcialidad y experiencia mediadora

La mediación de Argelia “ha llegado en un momento interesante” y podría asegurar el retorno “a una cierta estabilidad tangible para todas las partes [del conflicto sirio]”, opina Kara-Mustapha.

Según esta analista, desde el estallido de la crisis siria en 2011, Argelia ha insistido en que la soberanía del país árabe debe ser respetada, argumentando que cualquier intromisión exterior en Siria solo exacerbaría las tensiones.

Además, prosigue la autora del artículo, Argel está abordando el conflicto sirio “desde una posición privilegiada”, ya que debido a su tejido social no puede ser acusado “de afinidades tribales, religiosas o sectarias con el Gobierno de Al Assad”.

Por otro lado, Argelia también goza de buenas relaciones con la mayoría de las naciones de la Liga Árabe y ha desempeñado “un papel moderador consistentemente” durante los periodos de crisis en la región, ya sea entre naciones árabes o con otros países de Oriente Próximo.

De acuerdo con la analista, al haberse negado a participar en las disputas sectarias o tribales que han enfrentado a muchas naciones árabes unas contra otras, y prefiriendo en su lugar apoyar a los países en nombre de la solidaridad árabe, Argelia “ha adquirido la reputación de una parte experta e imparcial” que ha sido acreditada por la resolución de muchas crisis anteriores.

Imagen en el espejo

Sin embargo, la analista destaca que el apoyo argelino a Siria va más allá del mero respeto a la soberanía nacional, ya que en los años 1990, Argelia tuvo que afrontar una crisis similar a la que se enfrenta Siria hoy en día, cuando se sumió en una larga y dolorosa guerra civil que dejó al menos 200.000 muertos y obligó a más de un millón de los argelinos a abandonar el país durante la década siguiente.

Por lo tanto, la Siria de hoy en día “es vista por muchos argelinos como la Argelia de los años 90”, apunta.

El país magrebí pasó esos años, conocidos localmente como ‘la década negra’, aislado del resto del mundo. Sin embargo, según Kara-Mustapha, este aislamiento “resultó ser su salvación”, puesto que le permitió “resolver la crisis en casa, sin interferencia de fuerzas externas”.

Militares desplegados en las calles de Argel después del golpe de estado contra los islamistas. 12 de enero de 1992.

Militares desplegados en las calles de Argel después del golpe de estado contra los islamistas. 12 de enero de 1992.Saber68 / Wikimedia

Por tanto, en el caso de Siria, la analista explica que “es imperativo” que se retiren las fuerzas externas que participan en el conflicto. En este sentido, señala que Turquía está sumida ahora en sus propios problemas y Arabia Saudita, que dedicó una gran parte de su fuerza militar a la guerra en Yemen, también “está buscando maneras de salir” del conflicto sirio.

Para Kara-Mustapha, “esto le da a Siria una oportunidad para retomar el control de la guerra y trabajar para un retorno gradual a la paz”, un proceso en el que el apoyo, la experiencia y las habilidades mediadoras de Argelia “serán cruciales”.

“Por la supervivencia de Siria, esperemos que Argelia esté a la altura de su reputación”, concluye la experta.

Alemania: La policía alemana detiene a un hombre musulmán argelino que había amenazado con volar a todo el mundo en un centro comercial en Bremen.

Anteriormente, durante una persecución, el centro comercial de la ciudad había sido evacuado. La policía había dicho que el individuo no tenía vínculos con grupos islámicos. 

1043659410

Sputnik Noticias  Un centro comercial en la ciudad noroccidental alemana de Bremen fue evacuado el miércoles después de que un hombre de 19 años de edad, musulmán, entró en él con una mochila grande y gritó: “Voy a volar a todos.”
La policía dijo que el hombre musulmán de Argelia ha hecho declaraciones en donde dice que simpatiza con el hombre musulmán armado de  Munich y los extremistas musulmanes del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS). Según los informes, los comentarios fueron hechos mientras que el hombre musulmán fue detenido la semana pasada por varios robos. Sin embargo, la policía dijo que no tenían ninguna evidencia que pruebe que el hombre musulmán era yihadista inspirado  (Dame un respiro, todos ellos son yihadistas inspirados)

Argelia e Italia decididos a hacer frente a ISIS en el norte de África.

“La amistad argelinoitaliana y su cooperación en la lucha contra el terrorismo es más fuerte que la amenaza yihadista” dijo el vicecanciller italiano tras reunirse con su par argelino. La principal preocupación es Libia

Argelia e Italia mostraron este domingo su determinación a fortalecer la lucha contra la amenaza terrorista especialmente con presencia de la rama del grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en el país limítrofe Libia, informó la agencia estatal APS.

Argelia e Italia son capaces de hacer frente a la amenaza terrorista de la organización terrorista autoproclamada Estado islámico”, declaró hoy a la prensa el vice Ministro italiano de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, Lapo Pistelli, tras su reunión con el Ministro argelino encargado de Asuntos Magrebíes y Africanos, Abdelkader Mesahel.

La amistad argelinoitaliana y su cooperación en la lucha contra el terrorismo es más fuerte que la amenaza terrorista“, subrayó Pistelli, tras esa reunión sobre la lucha contra el terrorismo celebrada en Argel.

Los dos ministros trataron también el problema del tráfico de armas procedentes de Libia y algunos países vecinos, así Pistelli consideró que toda la región del Sahel está amenazada por el tráfico de armas y drogas.

Por su parte, Mesahel subrayó la necesidad de “ir rápidamente hacia la estabilización de Libia“, cuya importancia resaltó para ese país y sus vecinos, así como la necesidad de reforzar la lucha contra el terrorismo entre Argelia e Italia.

Desfile del Estado Islámico por las calles de Benghazi

Es cierto que existe una amenaza terrorista que pesa sobre toda la región. Es útil, importante y urgente que los países como Argelia y Italia se reúnan para evaluar la amenaza y sus consecuencias”, instó el ministro argelino.

La estabilidad de Libia es un elemento esencial para la estabilidad de los países vecinos, de los países del Sahel y, más allá, hacia el Mediterráneo”, agregó Mesahel antes de indicar que “Argelia e Italia trabajan juntos para una salida de la crisis de ese país, respetando la voluntad de los libios”.

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la comunidad internacional y las fuerzas de la OTAN contribuyeran a derrocar el régimen dictatorial de Muamar al Gadafi.

Desde las últimas elecciones, dos gobiernos, uno cesante y rebelde en Trípoli y otro reconocido en Tobruk, luchan por hacerse con el control del país apoyados por milicias islamistas, miembros del antiguo régimen, líderes tribales, señores de la guerra y traficantes de armas, personas, drogas y petróleo.

Además, ha crecido la presencia de grupos yihadista, en especial de la rama libia del autoproclamado Estado Islámico, que ha comenzado a asentarse en localidades como Darna, en el este, y Sirte, en el centro norte.

Fuente: Infobae