Archivo de la categoría: ANTISEMITAS

Antisemitismo en el Monte del Templo

El periodista árabe Fred Marún denuncia que las protestas que están teniendo lugar en el Monte del Templo de Jerusalén por la instalación de unos detectores de metales tras el asesinato de dos policías israelíes a manos de tres terroristas palestinos tienen como motor fundamental elantisemitismo y la israelofobia.

Los detectores de metal se emplean en numerosos lugares del mundo, empezando por los aeropuertos, por supuesto, pero también en centros musulmanes de oración. Así que, ¿a qué viene tanto alboroto con el de la mezquita de Al Aqsa, en Jerusalén?

(…)

La auténtica pero inconfesa objeción árabe (…) es que los ha impuesto Israel, el Estado judío. El hecho de que haya miembros de las fuerzas de seguridad israelíes que no son judíos no cambia la ecuación porque los consideran traidores y lacayos de los judíos.

(…)

Desgraciadamente, la mayoría de los árabes siguen viendo a Israel como el enemigo ‘yahudi’ que ha de ser derrotado a toda costa. Así pues, cuando Israel retrocede en una medida racional y razonable, estamos ante un acto de apaciguamiento de antisemitas. Apaciguamiento ante gente que te odia más allá de lo razonable y con la que el sentido común no funciona.

Eyal Ziser, de la Universidad de Tel Aviv, afirma que el presidente de la Autoridad Palestina está completamente desbordado y, por tanto, no está en disposición de resolver la crisis del Monte del Templo, por lo que insta a Israel a tomar las riendas, quizá de la mano de algún país árabe importante.

El liderazgo de Abás es insignificante. No es un hombre de declaraciones o acciones dramáticas. Lo cual supone una bendición y una maldición. No es un hombre de violencia o fanatismo, pero tampoco parece la persona capaz de llevar a los palestinos a un valeroso acuerdo de paz. Lo único que quiere es volver a casa sano y salvo.

El significado práctico de esto es que Israel tendrá que resolver la crisis presente por sí solo; o quizá con la ayuda de países árabes del vecindario, empezando por Jordania y Arabia Saudí. Abás no se opondrá al compromiso que se alcance, e incluso tratará de capitalizarlo mientras sigue manteniendo a raya a aquellos de sus adversarios que quieren moverle la silla.

Así de contundente se muestra el escritor Jack Engelhard, indignado por la matanza antisemita de Halamish, en la que un terrorista palestino asesinó a tres personas de la misma familia en la referida localidad samaritana.

Tienen que comprender que cualquier forma de ‘rabia’ tendrá un alto precio. Paso número uno: ilegalizar la Autoridad Palestina. Declararla organización terrorista por su flagrante, letal incitación [al terrorismo]. (La judeofobia que imparten en sus escuelas es prueba suficiente). Paso número dos: deportar a Mahmud Abás y a su banda de matones. Mandarlos a Jordania. A ver si el rey Abdalá tiene mejor suerte de la que tuvo su padre con Arafat y sus secuaces (…)

No debería ser misión de Israel domesticar a esos salvajes.

Al mismo tiempo, hay que (…) deportar [a los habitantes de la] localidad natal del asesino. ¿Suena fuerte? Debería ver usted la escena del crimen.

Fuente: Revista El Medio

Guía musulmana en el Centro de Ana Frank compara a Israel con la Alemania nazi

Nesreen Hajjaj, una guía musulmán árabe en el Centro de Ana Frank en Berlín, ha estado diciendo a los visitantes que el genocidio judío a manos de los nazis en la Segunda Guerra Mundial es comparable a lo que los musulmanes árabes están sufriendo a manos de los israelíes hoy.

INN  (h / t Marice) Hajjaj es una de las 25 guías independientes que orienta a los visitantes en la exposición de Ana Frank Zentrum en Berlin.

Hajjaj dijo al entrevistador que “muchas cosas que le sucedieron a los judíos durante el gobierno nazi, le están sucediendo a los palestinos ahora. Los judíos fueron expulsados ​​de sus hogares y se les negó educación. Hoy las tierras y casas palestinas están siendo conquistadas “, dijo en una publicación en línea. Ella dijo que ella había sido llamada “infiel y una hipócrita” en las redes sociales por aceptar el trabajo en el centro.

Patrick Siegele, director del Zentrum de Anne Frank, dijo a JTA que la comparación de Hajjaj según lo indicado en el artículo de Al Arabiya era “incorrecta y dolorosa … y no refleja la posición oficial del Zentrum de Ana Frank. Además, la Anne Frank Zentrum se distancia de esta posición. “

Dijo que su personal discutiría el tema con Hajjaj y otros que orientan a los visitantes a través de la exposición en el centro de Berlín, que trata de la historia de Ana Frank y el Holocausto, así como el actual antisemitismo y otras formas de discriminación.

Elke Gryglewski también tuvo que hablar recientemente con guías en la Casa de la Conferencia de Wannsee en Berlín, donde es directora de educación. El monumento se encuentra en la villa donde los jefes nazis coordinaron planes para exterminar a los judíos europeos en 1942.

Después de que una guía comparó a los Estados Unidos bajo el presidente Donald Trump con el Tercer Reich bajo Hitler, y otro comparó ciertas regulaciones de bienestar en Alemania hoy con la discriminación nazi contra los judíos, Gryglewski dijo a su personal: “No quiero comparaciones en la exposición”.

Fuente: INN

 

¿Pondrá fin ‘El País’ a su inquisición antiisraelí?

Una caricatura de El País , que acompaña a un editorial que elogia a la controvertida ONG israelí Breaking the Silence, recuerda las imágenes utilizadas por los nazis.

Por Masha Gabriel 

El año pasado, el diario de referencia en España, El País, volvió a ser la publicación antiisraelíque solía. Hasta 2009, cuando cambió de enfoque en su cobertura de Oriente Medio, El País era a menudo tan abiertamente hostil al Estado judío que catorce miembros del Congreso de EEUU enviaron una carta al entonces presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para expresar su preocupación por la publicación sistemática en sus páginas de “artículos y viñetas que transmiten puras calumnias y estereotipos antisemitas”.

Ese año, el periódico empezó a presentar una visión más equilibrada del conflicto israelo-palestino, e incluso abandonó la práctica de referirse a Tel Aviv como la capital israelí –en vez de Jerusalén–. Se mantuvo en esa línea los siguientes siete años. Pero en 2016 volvió a sus antiguas maneras, como ilustran los tres siguientes ejemplos:

– Leila Jaled, miembro de la organización terrorista Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), famosa por participar en el secuestro del vuelo 840 de la TWA de Roma a Tel Aviv (29 de agosto de 1969) y en el intento de secuestro del vuelo 219 de El Al de Ámsterdam a Nueva York (6 de septiembre de 1970), fue descrita como alguien que acarreaba “una experiencia vital traumática: la ocupación, que, siendo niña, en 1948 [año de la creación del Estado de Israel], la expulsó, a ella y a su familia, de Haifa”, junto a “millones de refugiados que fueron obligados a abandonar sus casas”.

– Ismaíl Haniyeh, alto mando de Hamás, la organización terrorista que controla la Franja de Gaza, fue definido como “moderado” y “pragmático”, mientras que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, era caracterizado como el líder de un Gobierno “radical” y “extremista”.

– Asimismo, afirmó que el conflicto israelo-palestino “deriva de la ocupación de Jerusalén Este y Cisjordania” y el “subsiguiente bloqueo a la Franja de Gaza”, y que desde la Guerra de los Seis Días (1967) “Israel no ha dejado de colonizar”.

Para conmemorar la Guerra de los Seis Días, el 12 de mayo de 2016 El País dedicó numerosos artículos y contenidos al 49º aniversario de la “ocupación”, sin citar a israelíes que no vertieran duras críticas sobre su propio país.

El mes siguiente, el 30 de junio de 2016, Halel Yafa Ariel, una israelí de 13 años, fue asesinada a puñaladas por un terrorista palestino que irrumpió en su habitación. El País encabezó así su cobertura del bestial asesinato: “Estragos de la ocupación”. Una noticia distinta sobre el ataque llevaba por titular “Un palestino mata a puñaladas a una colona de 13 años”.

Después de que Revista de Medio Oriente, el sitio en español del Committee for Accuracy in Middle East Reporting in America (Camera), se pusiera en contacto con El País para alertarlo de que llamar a Ariel “colona” en ese contexto era una forma de deshumanización, cambiaron el titular: “Un palestino mata a una niña israelí de 13 años en una colonia”. En un caso y otro, se daba a entender que la condición de la niña y el sitio donde se encontraba fueron los responsables de su muerte. En ningún caso se llamó terrorista a su asesino.

Pocos días después, ilustrando un artículo de opinión que elogiaba a la controvertida ONG israelí Breaking the Silence –compuesta por veteranos de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) cuyas afirmaciones de que el Ejército israelí comete crímenes de guerra no sólo son puestas en duda, sino que se ha demostrado su falsedad en repetidas ocasiones—, apareció una viñeta que recordaba a las imágenes utilizadas por los nazis.

 

En general, la sección de Opinión de El País se ha ido haciendo cada vez más tendenciosa, con cada vez más artículos firmados por miembros de organizaciones flagrantemente antiisraelíes, presentadas falsamente como observadoras neutrales del conflicto. Uno de esos artículos se acompañaba incluso de una petición a los lectores para que realizaran donaciones a la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA). Otro artículo de opinión particularmente digno de mención insinuaba que todos los problemas de Oriente Medio –incluidos el de la teocracia en Irán, la “locura yihadista”, el “odio a Occidente”, la guerra civil siria, el agrandamiento de la división entre suníes y chiíes, el “despotismo de Erdogan” en Turquía y el “fin del pueblo kurdo”– tienen su origen en el sionismo.

A pesar de las numerosas peticiones de Camera a El País, sólo en raras ocasiones ha publicado correcciones de sus reiterados errores factuales y su falta de contexto histórico. Esto indica que no estamos ante meros descuidos, sino un intento deliberado de difamar y deslegitimar al Estado judío; en otras palabras: antisemitismo.

El País no es el único que sigue esta práctica, común en los medios de lengua española. Sin embargo, dado que es el periódico más ampliamente leído por los hispanohablantes, que tiene también una edición en Estados Unidos, y que el español es la segunda lengua más hablada en el mundo, el mensaje engañoso que llena sus páginas a diario es extremadamente peligroso.

Los esporádicos artículos de opinión que presentan una visión más equilibrada –o los contenidos aislados que destacan los éxitos de las start-ups y las empresas tecnológicas especializadas en agricultura israelíes– no pueden ni empezar a contrarrestar las constantes arremetidas del periódico contra el Estado judío, que llegan hasta mucho más allá de las fronteras de España. El País debe rendir cuentas.

Ha llegado el momento de que los miembros del Congreso de EEUU expresen nuevamente su preocupación por las inclinaciones antisemitas del periódico denunciándolo ante el actual presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy Brey.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

Reino Unido: Los crímenes de odio antisemitas suben a niveles records, la policía acusada de traición.

El crimen de odio dirigido a los judíos en el Reino Unido se ha intensificado por tercer año consecutivo, alcanzando el peor nivel registrado según un nuevo informe. El resultado del choque ha provocado una advertencia de los judíos de que están soportando niveles “intolerables” de crímenes de odio.

Al mismo tiempo, el número de cargos por los que se cometen crímenes de odio contra los judíos cayó “drásticamente”, y los presuntos responsables fueron acusados ​​en menos de una décima parte de los casos, dijeron activistas. También afirman que un muy “poco”  número de 15 casos fueron procesados ​​el año pasado.

Las nuevas cifras que se obtuvieron de parte de todas las fuerzas policiales del Reino Unido por la Campaña contra el antisemitismo llevada a cabo por la Auditoría Nacional de Delitos Antisemitas  en resumen, destaca:

  • Los crímenes de odio antisemitas han aumentado un 44 por ciento desde 2014, haciendo del 2016 el peor año registrado
  • 1 de cada 10 crímenes antisemitas fueron violentos pero sólo un crimen antisemita violento fue procesado en 2016
  • Casi la mitad de las fuerzas policiales no acusaron a ninguna persona por aunque sea uno solo de los delitos antisemitas reportados
  • Sólo el 1,4 por ciento del crimen antisemita fue procesado, sólo 15 casos el año pasado
  • El Ministro del Interior ha emitido una declaración en la que promete “considerar cuidadosamente las recomendaciones del informe”
  • Resultado de imagen para imagenes de antisemitismo en el reino unido

En 2016, el crimen antisemita aumentó en un 14,9 por ciento comparado con el año 2015, o 44,5 por ciento comparado con el 2014. Hubo 1.078 crímenes antisemíticos en 2016 y un nivel constantemente elevado de crimen antisemita se ha convertido en la nueva normalidad para los judíos británicos.

Gideon Falter, presidente de la Campaña contra el Antisemitismo, que compiló el análisis, dijo:

“El fracaso de las fuerzas policiales y la Fiscalía de la Corona para proteger a los judíos británicos es una traición. Las soluciones son simples, pero mientras se están haciendo las promesas correctas, poco se ha implementado. El resultado es que los judíos británicos siguen soportando niveles intolerables de crímenes de odio “.

Resultado de imagen para imagenes de antisemitismo en el reino unido

El informe de la campaña advirtió que un nivel constantemente elevado de crimen antisemita se ha convertido en la “nueva normalidad” para los judíos británicos desde mediados de 2014.

Se han registrado 105 ofensas violentas contra los judíos en 2016, que se redujo en un 44 por ciento respecto al año anterior, según la evaluación.

En una declaración, la Ministro del interior, Amber Rudd, respondió al nuevo informe, diciendo que los delitos de odio de cualquier tipo no son aceptables. Ella continuó:

“Todos en este país tienen el derecho de estar a salvo de la violencia y la persecución. Estamos trabajando juntos para combatir el crimen antisemita de odio en todas sus formas y usar toda la fuerza de la ley para proteger a todas las personas en el Reino Unido. Nuestro Plan de Acción contra el Crimen de Odio ha alentado la adopción de nuevas medidas contra los crímenes de odio por parte de la policía y el sistema de justicia penal.

Resultado de imagen para imagenes de antisemitismo en el reino unido

“Esto incluye alentar a más víctimas a reportar incidentes a la policía. Vamos a considerar las recomendaciones del informe con cuidado mientras desarrollamos nuevas formas de librar al país de este crimen enfermizo “.

 Esta no es la primera vez que un estudio ha revelado el nivel de crímenes de odio antisemitas en el Reino Unido. Como Breitbart Jerusalén informó , en febrero, un estudio diferente reveló que los incidentes de odio antisemitas están subiendo a máximos récord en Gran Bretaña.

Resultado de imagen para imagenes de antisemitismo en el reino unido

La organización caritativa del Fideicomiso de Seguridad Comunitaria dijo que en el año 2016 hubo en promedio más de tres incidentes antisemitas por día.

Dijo que hubo 1.309 incidentes el año pasado, un 36 por ciento más que el año anterior. Es el total más alto desde que el grupo comenzó a mantener registros en 1984.

La mayoría de los incidentes involucraron abuso verbal, correos de odio y graffitis. También hubo 81 casos de vandalismo y daños a la propiedad judía.

Fuente: Breitbart

La izquierda israelí hace el juego a los antiisraelíes (1)

Isaac Herzog. Photo: Screenshot.

Por Martin Sherman 

Estamos en un proceso de fascistización de la política israelí. Estas son palabras duras pero ciertas. Los artistas, los actores, los dramaturgos están amenazados; los magistrados del Tribunal Supremo y los jueces en general están amenazados; los periodistas son despedidos y están amenazados; (…) los periódicos están bajo la amenaza de cierre por parte de las autoridades, y ahora también los académicos están amenazados y no pueden decir nada. (Isaac Herzog, líder de la oposición israelí; discurso en Holón, 24 de junio de 2017).

Los enemigos más implacables de Israel recibieron un gran regalo el otro día, cortesía del jefe de la oposición israelí, Isaac Herzog.

En el discurso que pronunció en el transcurso de un acto cultural en Holón, Herzog concedió gran crédito a la calumnia más difamatoria que usan los detractores del Estado judío aportando firmeza a la vil y mendaz caracterización que aquellos hacen de él como una entidad fascista. Con un solo golpe, su insensato despliegue de sectarismo político infligió un incalculable daño a su país, deshaciendo años de laboriosos esfuerzos por parte de los defensores de Israel por presentarlo como el único, valeroso defensor de la democracia en un mar regional de tinieblas tiránicas.

‘Fascismo’: la imperecedera calumnia pavloviana

Electoralmente frustrada, la izquierda hace acusaciones de “fascismo” siempre que sus rivales de centroderecha proponen alguna iniciativa moderadamente asertiva que la izquierda considere que puede reducir los poderes arbitrarios de las élites izquierdistas no electas de la sociedad, que tienen más dominio del Estado que los cargos electos. (Ya abundé en esto antes: v., por ejemplo,“Understanding politics in Israel: the Limousine Theory”“The Limousine Theory (cont.): Irrefutable illustrations; egregious examples” e “Israel’s crybullies”).

A través del dominio que tiene sobre estas élites pequeñas pero desproporcionadamente poderosas —sobre todo en la judicatura, los grandes medios de comunicación y la academia (en particular en las ciencias sociales y las humanidades)—, la izquierda israelí ha logrado retener buena parte de su control sobre los procesos políticos del país a pesar de la continua erosión de su tirón electoral.

Como es incapaz de ejercer su influencia a través del apoyo popular, la izquierda se ve impelida a hacerlo mediante grupos pequeños, electoralmente insignificantes pero sustancialmente influyentes, que son en realidad los últimos vestigios de su relevancia política. Por lo tanto, no sorprende en absoluto descubrir que cualquier intento —no importa lo sensato que parezca o lo equitativa que sea su intención— de limitar o regular los excesivos poderes de estos grupos provoque invariablemente en ella una reacción visceral, destinada a descreditarlo, deslegitimarlo y demonizarlo.

Por supuesto, nada ayuda más a ese indignante propósito que la táctica de tachar dichas iniciativas de “fascistas”, incluso cuando es evidente que nada tienen de eso y que, en muchos casos, son precisamente lo contrario.

Esta es, pues, la razón de que tal epíteto denigratorio se haya convertido en la calumnia imperecedera, casi pavloviana, invocada siempre que la izquierda electoralmente frustradasiente que los poderes de lo que en realidad son sus agentes políticos se van a ver restringidos o incluso escrutados por la opinión pública.

Como era de esperar, como telón de fondo está la frenética alarma izquierdista siempre que se encuentra ante una nueva iniciativa destinada a cambiar el papel preponderante delestablishment cultural, jurídico, mediático y académico. A dichas iniciativas se las tacha de partidistas porque abordan y pretenden corregir situaciones que a priori están fuertemente sesgadas a favor de la izquierda.

La palabra maldita se esgrime ante cualquier intento de hacer algo: cambiar la asignación de los recursos en instituciones culturales financiadas con fondos públicos, hasta el momento casi monopolizadas exclusivamente por administradores y artistas de izquierda; introducir una mayor transparencia a la hora de hacer pública la financiación de actividades políticas por parte de Gobiernos extranjeros que utilizan a las ONG de la izquierda radical para promover la oposición al Gobierno israelí electo; abrir más los procesos de designación de candidatos en la judicatura, enfangada en un cómodo amiguismo que bloquea la admisión de prácticamente cualquiera salvo los ideológicamente afines; introducir una mayor pluralidad en el abanico de filosofías políticas que se enseña a los estudiantes en la universidad. Etcétera.

Como jefe de la oposición, Herzog ha demostrado una habilidad especial para poner en entredicho las credenciales democráticas de su país, especialmente cuando el fastidioso demos(el pueblo) ha decidido en unas elecciones libres y limpias conferir el kratos (el poder) a sus rivales políticos.

Invocar la palabra maldita para obtener réditos políticos

Lamentablemente, lo de Holón no fue la primera vez en que Herzog invoca la palabra maldita para sacar tajada política.

Cuando el Gobierno electo de Israel presentó un proyecto de ley para promover una mayor transparencia en la financiación de las ONG nacionales que reciben el grueso de su soporte económico de Gobiernos extranjeros, los círculos izquierdistas lanzaron alaridos de protesta. Alegaron que, de algún modo, esa mayor transparencia socavaría la democracia. ¡Figúrense!

Herzog se puso a la cabeza de la protesta hablando como si el futuro de la democracia israelídependiera de la financiación subrepticia e irrestricta de los que a todos los efectos son agentes extranjeros. Así informó The Guardian:

La condena más contundente provino del líder de la oposición (…), Isaac Herzog, que declaró a la prensa antes de la votación: ‘La ley sobre ONG (…) es indicativa, sobre todo, del (…) fascismo que se está introduciendo furtivamente en la sociedad israelí’.

Es justamente lo contrario. Los fondos que esas entidades reciben de Gobiernos soberanos extranjeros tapan el minúsculo apoyo que tienen entre la opinión pública israelí, haciendo que su impacto nacional sea muy superior al de sus genuinas dimensiones gracias a acciones legales bien publicitadas y financiadas desde el extranjero y a iniciativas de relaciones públicas de alto nivel.Distorsionando gravemente el proceso democrático de Israel, Gobiernos extranjeros utilizan el dinero de sus contribuyentes y entidades israelíes para poner trabas a medidas políticas que el Gobierno israelí ha de implementar por el mandato de las urnas y en ocasiones incluso lo obligan a tomar medidas que ha de evitar por el referido mandato de las urnas.

Para que se entienda: es fácil imaginar el furor que se generaría si el Gobierno israelí derrochara millones en las ONG españolas que defienden el separatismo vasco utilizando los tribunales y medios españoles para promover su causa. Y ¿quién la acusaría de “fascismo” si España se tomara como una ofensa dicha actividad y adoptara leyes para acotarla?

© Versión original (en inglés): The Algemeiner
© Versión en español: Revista El Medio

Los musulmanes europeos perpetran un gran número de ataques antisemitas, según un estudio

………………

El estudio riguroso fue realizado a partir de informes policiales y una encuesta. Examina siete países, entre ellos Francia, el Reino Unido, Suecia y Alemania.

Johannes Due Enstad es el autor del estudio “La violencia antisemita en Europa, 2005-2015”, publicado conjuntamente este mes por el Centro de Estudios del Holocausto y Minorías Religiosas y el Centro de Investigación sobre el Extremismo de la Universidad de Oslo. 

El informe compara sistemáticamente la violencia antisemita en varios países, basándose en datos de incidentes recopilados a partir de informes policiales y una encuesta de 2012 sobre el antisemitismo llevada a cabo por la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

El estudio examina siete países, entre ellos Francia, el Reino Unido, Suecia y Alemania. Entre los encuestados dentro de estos cuatro países, las víctimas de violencia y amenazas antisemitas “percibían a menudo al/los perpetrador/es como alguien con una visión extremista musulmana”. Francia experimentó el nivel más alto de incidentes violentos antisemitas en esta muestra.

“También vale la pena señalar que en Francia, Suecia y el Reino Unido (pero no en Alemania) el autor fue percibido como del ala izquierda con más frecuencia que de derecha”, señaló el autor del estudio.

A diferencia de la experiencia de Europa Occidental, los extremistas derechistas perpetran exclusivamente los incidentes de antisemitismo en Rusia, pese a albergar a la población musulmana más grande de Europa y a un electorado relativamente grande. Estas diferencias sugieren que es importante diferenciar entre comunidades musulmanas particulares y procesos de radicalización en toda Europa.

“El país de origen parece desempeñar un papel importante, al igual que el nivel de religiosidad: cuanto más religioso es el pueblo, más probablemente más antisemita”, concluyó el estudio.

Itongadol

Israel no es la causa del antisemitismo

Resultado de imagen para imagenes de Israel

por Alan M. Dershowitz

En una reciente carta a The New York Times, el actual conde de Balfour, Roderick Balfour, sostenía que es culpa de Israel que haya un “creciente antisemitismo en todo el mundo”. Roderick Balfour, descendiente de Arthur Balfour, el secretario de Exteriores británico que redactó la Declaración Balfour hace cien años, escribió lo siguiente: “La creciente incapacidad de Israel para abordar[la situación de los palestinos], así como la expansión hacia territorio árabe de los asentamientos judíos, son factores de peso en el creciente antisemitismo en todo el mundo”. Añadía después que el primer ministro Netanyahu “debe a los millones de judíos de todo el mundo” que sufren el antisemitismo la resolución del conflicto israelo-palestino.

Este punto de vista bienintencionado pero ignorante resulta particularmente irónico si se tiene en cuenta que la Declaración Balfour tenía entre sus propósitos acabar con el antisemitismo en el mundo creando un hogar nacional para el pueblo judío. Pero ahora el vástago de Lord Balfour está diciendo que es Israel lo que causa el antisemitismo.

Los puntos de vista de Roderick Balfour son simplemente errados en términos fácticos y también morales. Cualquiera que odie a los judíos “de todo el mundo” porque discrepe de la política de Israel estará dispuesto a odiar a los judíos con cualquier otro pretexto. A diferencia de sus antepasados, los antisemitas de hoy en día necesitan encontrar excusas para su odio, y el antisionismo se ha convertido en la excusa de iure.

Para demostrarlo, veamos lo que pasa con otros países. ¿Ha crecido el sentimiento antichino en todo el mundo como consecuencia de la ocupación china del Tíbet? ¿Hay un creciente odio hacia los estadounidenses de origen turco por la falta de voluntad de Turquía para poner fin al conflicto en Chipre? ¿Son víctimas de la intolerancia los europeos de origen ruso por la invasión rusa de Crimea? La respuesta a todas estas preguntas es un rotundo no. Si los judíos son el único grupo que sufre por las controvertidas políticas de Israel, entonces la responsabilidad recae sobre los antisemitas en vez de sobre el único Estado-nación del pueblo judío.

Por otra parte, de lo que es responsable Benjamín Netanyahu es de la seguridad de los israelíes. Aun si fuese cierto que el antisemitismo está creciendo como consecuencia de las políticas israelíes, no se debería decidir jamás una política israelí en función de la reacción de los intolerantes del mundo. El antisemitismo, la más vieja de las intolerancias, persistirá siempre que parezca quedar justificada por apologetas como Roderick Balfour. Aunque Balfour no justifica explícitamente el antisemitismo, lo esencial de su carta es que el odio hacia los judíos es como mínimo comprensible a la luz de las políticas de Israel.

Balfour no dice ni una palabra sobre la falta de voluntad de los líderes palestinos para aceptar las repetidas ofertas de estadidad que Israel ha hecho a los palestinos. Desde 1938 hasta 2008, a los palestinos se les han ofrecido acuerdos –repetidamente rechazados– que les habrían dado la estadidad. Aún hoy, los líderes palestinos se niegan a aceptar la oferta de Netanyahu para sentarse a negociar un acuerdo de estatus final sin condiciones previas. Balfour tampoco menciona a Hamás, Hezbolá y demás organizaciones terroristas que amenazan constantemente a Israel, ni la determinación declarada de Irán de destruir el Estado que Lord Balfour ayudó a crear. Todo es culpa de Israel, según Balfour, y el aumento del antisemitismo resultante es también culpa de Israel.

Roderick Balfour termina su carta uniéndose al movimiento de boicot contra Israel. Ha anunciado que no tiene intención de participar en la celebración del centenario de la Declaración Balfour hasta que Israel no emprenda acciones unilaterales para terminar con el conflicto. Pues que así sea. Estoy seguro de que el autor de la Declaración Balfour sí habría querido participar, reconociendo que ningún país ha aportado más al mundo –en ámbitos como el de la medicina, la tecnología o el medioambiente– en un periodo tan breve (69 años) como lo ha hecho Israel. Ni ningún otro país, enfrentado a amenazas comparables, ha sido jamás tan generoso en sus ofertas de paz, estado tan comprometido con el imperio de la ley y protegido tanto a los civiles que son utilizados como escudos humanos por los que atacan a sus civiles.

Así que dejemos que la conmemoración de la Declaración Balfour siga adelante sin la participación de Roderick Balfour. Dejemos que Israel siga ofreciendo una solución pacífica al conflicto con los palestinos. Y dejemos que los palestinos se sienten finalmente a la mesa de negociaciones y reconozcan a el Estado-nación del pueblo judío como pretendía la Declaración Balfour.

Alan Dershowitz: Abogado, profesor de la Escuela de Derecho de Harvard y escritor.

Traducción del texto original: Gatestone Institute
Traducido por Revista El Medio