Archivo de la categoría: AMÉRICA LATINA

Pasaportes del Líbano y Venezuela: un pase libre para Hezbollah en América Latina

Una investigación reveló que el régimen chavista y el gobierno de Beirut están distribuyendo documentos a dirigentes y militantes del grupo terrorista pro-iraní que facilitan sus movimientos por el mundo

Nicolás Maduro y su vice, Tarek El Aissami, detrás de un nuevo escándalo con pasaportes venezolanos y libaneses que brindan un salvoconducto a dirigentes de Hezbollah.

El periodista libanés François Bayni publicó en su Facebook personal los resultados de una investigación en curso que fue recogida por la dirección del Consejo de Coordinación Libanés Canadiense (LCCC por sus siglas en ingles) y otros medios prensa canadienses.

Según Bayni, varias agencias anti-terroristas occidentales y árabes del Golfo trabajan en informes recibidos de fuentes encubiertas en los que se afirma que el Ministerio de Relaciones Exteriores libanés expidió una cantidad importante de pasaportes diplomáticos a miembros y afiliados del grupo terrorista Hezbollah.

La investigación está siendo llevada por agencias de inteligencia de tres países de los más importantes de Europa occidental y se extiende hasta Latinoamérica, donde una vez más emerge la complicidad de la dictadura militar del presidente venezolano Nicolás Maduro, involucrando también a su vice-presidente, Tarek El Aissami.

Bayni escribió que unidades anti-terroristas están analizando los antecedentes de varias personas cercanas a Hezbollah tanto en Venezuela como en otros países de la región. Se estima que más de 15.000 pasaportes han sido emitidos por orden del vicepresidente Tarek El Aissami a grupos y personas pro-iraníes para promover actividades criminales contra varios países occidentales e incluso árabes de confesión sunita.

Según Bayni, existe una alta probabilidad de que actividades terroristas se manifiesten en Latinoamérica, algo que fue denunciado recientemente por autoridades colombianas e incluso que conforma una alerta prioritaria de la seguridad nacional estadounidense: considera que un golpe de magnitud pudiera ocurrir dentro mismo de los Estados Unidos a través de individuos detectados en México con pasaportes venezolanos pero nacidos en el Valle del Bekaa, Líbano.

Según media docena de militares venezolanos de alto rango exiliados en los Estados Unidos y Alemania, la expedición de los pasaportes es reciente y no tiene que ver con la antigua investigación que se llevo adelante años atrás cuando el fallecido presidente Chávez estaba en el poder. Según las fuentes -que reclamaron anonimato- toda emisión desde septiembre de 2016 hasta la fecha requirió de la aprobación del presidente Nicolás Maduro y del vicepresidente El Aissami.

El jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah

El jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah

La investigación tiene dos ramas principales, una que se origina en Líbano y la otra en Venezuela. Para las agencias de seguridad, ambas líneas convergen y generan profunda preocupación por el reciente estrechamiento de relaciones entre Venezuela y Hezbollah desde que el grupo chiita profundizó sus operaciones en la guerra civil siria apoyando al régimen de Bachar Al-Assad, pero fundamentalmente desde que logró colocar en la presidencia del Líbano a Michel Aoun. Su yerno, Gibran Bassil, fue nombrado Ministro de Asuntos Exteriores por presión de Hassan Nasrallah, Secretario General de Hezbollah y quien controla por completo la escena política libanesa.

El presidente Aoun y su yerno son estrechos aliados de Hezbollah y no tienen otra opción que aprobar los pasaportes que se emiten en Líbano y otorgan inmunidad diplomática (para viajar a países como Venezuela, Nicaragua y México) cuando Hassan Nasrallah lo solicita.

A diferencia de la investigación sobre Venezuela, en la línea antiterrorista que investiga la trilogía Aoun-Bassil-Nasrallah, lo que se discute en los organismos de seguridad occidentales son puntos más dudosos y sospechosos sobre la cobertura diplomática a la que Hezbollah y el régimen iraní recurren en la mayoría de sus actividades criminales internacionales, sea a través de embajadas propias o embajadas de países amigos.

Michel Aoun, presidente del Líbano (AFP)

Michel Aoun, presidente del Líbano (AFP)

En la actualidad, Líbano debe nombrar a más de 40 nuevos embajadores para ocupar puestos vacantes. La nominación de estos posibles funcionarios diplomáticos está siendo manejada en una triangulación de forma secreta entre el presidente Aoun; su yerno, el ministro Bassil y Hezbollah a través de Nasrallah. Michel Aoun habría reservado para hombres de su movimiento político las embajadas en París y Washington. Sin embargo, los candidatos para cubrir estos cargos están obligados a ser fieles al Hezbollah de Nasrallah, asegura Bayni en su informe.

El resto de las embajadas vacantes y los recambios se dividirán entre los candidatos leales a Hezbollah, uno de ellos es el presidente de la Cámara de Representantes Nabih Berri, líder del grupo político Amal (“Esperanza” en lengua árabe) de confesión chiita al igual que Nasrallah, y también entre otros partidos políticos libaneses favorables a Siria e Irán. Esa metodología para elegir a los candidatos se llevará a cabo especialmente para los destinos diplomáticos de países de América Latina.

En resumen, según indica Bayni, Hezbollah ha intervenido para controlar plenamente las delegaciones diplomáticas libanesas en los países occidentales y árabes. Desde su accionar, “Hezbollah ha secuestrado por completo la política libanesa, y además, ahora esta reflotando sus lazos con la base latinoamericana que apoya a Nasrallah en Venezuela”, agregó François Bayni.

Fuente: Infobae

Irán: Ruhaní vuelve a ganar unas elecciones ni libres ni justas

Hasán Ruhaní, presidente de Irán.

Por Clifford D. May 

Las noticias deben ser nuevas, pero no tienen por qué ser sorprendentes. Y las nadas sorprendentes noticias procedentes de Irán nos dicen que ha habido unas elecciones (o algo parecido) y que el ganador ha sido Hasán Ruhaní, el actual presidente. Un clérigo aparentemente morigerado de sonrisa beatífica, Ruhaní ha presidido Irán durante los últimos cuatro años, periodo de grandes violaciones a los derechos humanos, matanzas respaldadas por Irán en Siria, toma de rehenes estadounidenses y de otras nacionalidades y un creciente apoyo de Teherán a grupos terroristas operativos más allá de sus fronteras. Sin embargo, lo verán descrito como “moderado” en numerosos medios de comunicación.

Como mucho, Ruhaní es un pragmático, con una aguda percepción de lo crédulos que pueden ser los diplomáticos y periodistas occidentales. Sabe que no lo van a juzgar a partir de declaraciones como ésta: “Decir ‘¡Muerte a América!’ es fácil. Tenemos que decir ‘¡Muerte a América!’ mediante la acción”.

En Irán, el presidente no es la figura más poderosa. Esa distinción le corresponde a un “líder supremo” no electo. Es al líder supremo al que reportan todos los organismos del Gobierno, incluido el Consejo de Guardianes, cuyos 12 miembros han de aprobar los candidatos a la presidencia. Esta vez, más del 99% de los aspirantes fueron descalificados por no tener posiciones política y religiosamente correctas. Las mujeres también fueron excluidas.

Desde la revolución islámica de 1979, Irán ha tenido dos líderes supremos. El primero fue Ruholá Jomeini, un carismático clérigo con el feroz aspecto de un profeta bíblico. La Administración Carter y los grandes medios de comunicación también lo tomaron al principio por un moderado. Cualquiera que se hubiese molestado en leer lo que había escrito desde la década de 1940 habría sabido que se consideraba a sí mismo un yihadista que creía que el islam debía “conquistar el mundo entero”.

Tras la muerte del ayatolá Jomeini, en 1989, Alí Jamenei, que había sido presidente, fue nombrado líder supremo por la Asamblea de Expertos, entidad cuyos miembros también son seleccionados por el Consejo de Guardianes. Así las cosas, debería quedar claro que las elecciones de Irán no son abiertas, libres ni limpias, incluso cuando no están descaradamente amañadas como en 2009.

The New York Times ha llamado a esta forma de gobierno iraní “democracia no democrática”. Es un oxímoron curioso, pero en absoluto preciso. Yo hablaría de una dictadura teocráticahábilmente presentada para crear la ilusión de una gobernanza representativa. Podría ser útil compararlo con el sistema soviético, donde el Partido Comunista decidía qué candidato podía competir y qué funcionarios electos podían servir. En Irán, hemos de sustituir a los comisarios por los mulás.

El principal rival de Ruhaní en estas elecciones era Ebrahim Raisi, que no pretendía ser otra cosa que el más duro de la línea dura. Por tanto, quienes estamos preocupados por la amenaza estratégica que representa Irán ¿deberíamos sentir alivio por el resultado de los comicios?

Al contrario: como mi colega y exespecialista de la CIA en Irán Reuel Marc Gerecht ha señalado,una victoria de Raisi habría sido lo mejor, porque habría hecho más difícil a los líderes occidentales “engañarse a sí mismos respecto a las intenciones de Irán”. También habría agrandado “la distancia entre el pueblo iraní y caciques”.

Los periodistas y diplomáticos que defienden la moderación de Ruhaní suelen decir que está ansioso por mejorar las relaciones económicas con Occidente. Eso es cierto, pero su objetivo es, de forma transparente, fortalecer la economía de Irán, condición necesaria para construir un Ejército más poderoso. No es mera coincidencia que el presupuesto de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica y el programa de desarrollo de misiles haya aumentado un 24% este año.

¿Se volvería complaciente un Irán más rico? ¿Perdería su afán por luchar y sacrificarse por propagar su revolución islámica? Eso era lo que el presidente Obama esperaba y lo que teme el ayatolá Jamenei. Sospecho que para Ruhaní es un riesgo manejable.

En su primera legislatura como presidente, el logro más significativo de Ruhaní fue el Plan de Acción Conjunto y Completo (PACC). Él y su ministro de Exteriores, el pico de oro Javad Zarif, convencieron al presidente Obama de que levantara las sanciones y transfiriera a Irán miles de millones de dólares. Se estima que la economía iraní –que se había contraído un 6,8% en 2013 y un 2% en 2015– creció el año pasado un 6,4%. A cambio, Ruhaní prometió aplazar el programa de armas nucleares, programa cuya existencia de hecho niega.

¿Qué es lo siguiente en su lista de tareas pendientes? Mi sospecha es que intentará acrecentar las divisiones entre Estados Unidos y la Unión Europea, atraer inversión extranjera y acabar con las sanciones no nucleares, sanciones impuestas por el apoyo de su régimen al terrorismo, las violaciones a los derechos humanos y el mantenimiento de los programas de misiles balísticos.

La última tarea de la lista podría resultar difícil: tras renovar una exención temporal en las sanciones de EEUU contra las exportaciones iraníes de crudo, la Administración Trump golpeó a Teherán recientemente con varias sanciones no nucleares, aumentando la lista de las más de cuarenta impuestas este año.

David Albright, presidente del Institute for Science and International Security, y mi colega Mark Dubowitz llamaron a esto “enfoque de mano blanda y mano dura”, básicamente un mecanismo de espera mientras los asesores del presidente Trump intentan elaborar una política integral y coherente sobre Irán, una que no se base en la creencia de que se puede apaciguar a los líderes de la República Islámica.

Los asesores de seguridad nacional del presidente Trump son sumamente conscientes de que la ambición de esos individuos es construir un nuevo imperio persa/islámico. Irán ya controla el Líbano mediante Hezbolá, su leal peón; influye poderosamente en el Gobierno iraquí, apoya a los rebeldes huzis en el Yemen y ha enviado a Siria a sus propias fuerzas –así como las de Hezbolá– a defender a Bashar Asad, su leal y letal cliente. Irán y Hezbolá también están penetrando cada vez más en América Latina.

El otro día, aproximadamente a la misma hora en que se anunció la victoria de Ruhaní, el presidente Trump llegó a Arabia Saudí, donde la amenaza que representan dichas ambiciones neoimperialistas fueron el primer punto del orden del día. Eso tampoco fue una mera coincidencia.

© Versión original (en inglés): Foundation fcor Defense of Democracies
© Versión en español: Revista El Medio

Informe presentado en el Congreso de EEUU advierte que “Hezbollah es un actor principal de la delincuencia organizada en América Latina”

Emanuele Ottolenghi, especialista en financiación de grupos terroristas y delictivos, presentó su investigación. La Triple Frontera, el enclave en el que confluyen Argentina, Brasil y Paraguay, es donde tiene sus principales redes de apoyo logístico en la región

Hezbollah

Hezbollah

Mientras los “misioneros” iraníes ganan almas para el chiismo, incluso en países como Perú, Cuba y Costa Rica, donde antes prácticamente no había musulmanes, Hezbollah está metido de lleno en el tráfico de drogas, el contrabando de cigarrillos y otras actividades delictivas en América Latina.

Ese es el panorama que el italiano Emanuele Ottolenghi, especialista en financiación de grupos terroristas y delictivos, describe en un informe recientemente presentado ante un subcomité del Senado de Estados Unidos dedicado, entre otros temas, al hemisferio occidental y al crimen transnacional.

Ottolenghi, miembro de la Fundación para la Defensa de las Democracias, con sede en Washington, habló con EFE de las “Influencias externas emergentes en el hemisferio occidental”, como se titula su análisis, centrado en el régimen iraní, el grupo chiita libanés Hezbollah y las actividades de ambos en América Latina.

El grupo terrorista ve a América Latina como una fuente de financiación alternativa desde hace décadas

Para Ottolenghi, no cabe duda de que “hay muchos puntos de contacto” entre el régimen iraní y Hezbollah también en América Latina, según dijo en una entrevista telefónica con EFE.

En el informe se afirma que, “de hecho, la operación de Hezbollah en América Latina es parte integral de la estrategia de Teherán y depende del apoyo iraní”, un apoyo que el grupo chiita paga “proveyendo ayuda a las operaciones iraníes cuando se necesita”.

Aunque Irán ha tratado de exportar su revolución a América Latina desde los años 80, como medio para azuzar los sentimientos antiestadounidenses y desafiar la influencia del “imperio”, “el punto de inflexión” fue la amistad que el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, tuvo con su colega iraní Mahmoud Ahmadinejad, extendida luego a otros presidentes latinoamericanos.

Chávez le permitió usar a Venezuela para burlar las sanciones estadounidenses contra Irán, señala.

Sin embargo, los intentos de exportar la Revolución iraní de 1979 a América Latina son muy anteriores y estuvieron a cargo de “misioneros” como Moshen Rabbani, quien llegó en 1983 a Buenos Aires, de donde salió unos años después del segundo gran atentado contra intereses judíos en la Argentina, perpetrado en 1994 y del que hoy es considerado uno de los responsables.

Irán sigue viendo a América Latina como un lugar de expansión ideológico-religiosa

Desde la ciudad iraní de Qom, Rabani sigue dedicado a dirigir la red misionera en América Latina, que ya no sólo tiene mezquitas y centros en la Argentina, Brasil y Venezuela, sino en países sin comunidades musulmanes previas, como Perú, Cuba y Costa Rica.

Ottolenghi destaca que el centro chiita de Abancay (Perú) acoge ya a 100 conversos y que algunos de los nuevos musulmanes latinoamericanos son enviados a Irán a formarse como clérigos para que sigan diseminando la semilla del chiismo en la región.

El acento del apostolado está puesto en la justicia social, para lo cual convierten a Hussein, el imán descendiente de Mahoma al que los chiitas consideran su líder histórico, en una especie de Che Guevara, dice Ottolenghi.

“Irán sigue viendo a América Latina como un lugar de expansión ideológico-religiosa”, afirma, para señalar después que la red de centros misioneros iraníes en la región no sólo dispensa servicios religiosos, sino “adoctrinamiento” y “radicalización”.

En cuanto al Hezbollah, que desde 1997 está en la lista de organizaciones terroristas extranjeras de Estados Unidos, indica que está convirtiéndose en un actor principal de la delincuencia organizada en América Latina.

La Unión Europea considera al brazo armado de Hezbollah una organización terrorista, pero no tiene en la lista a la rama política.

A juicio de Ottolenghi, a Hezbollah ya no le basta con el dinero iraní. “Se ha hecho más grande y necesita generar mucha plata para cubrir sus necesidades”, subraya.

El grupo libanés ve a América Latina como una fuente de financiación alternativa desde hace décadas, pero en los últimos tiempos ha habido un cambio en sus actividades.

Según Ottolenghi, comenzaron ayudando a los narcos y otros delincuentes a lavar el dinero negro, pero ahora la droga –mayormente cocaína y en menor volumen metanfetamina– que reciben como pago por ello la distribuyen y venden globalmente, especialmente en Europa, Oriente Medio y África.

Además también aportan precursores y otros materiales para la elaboración y “hasta hay indicios de laboratorios de droga bajo control de Hezbollah”, señala.

La Triple Frontera, un enclave en el que confluyen Argentina, Brasil y Paraguay, es donde Hezbollah  tiene sus principales redes de apoyo logístico y financiero en América Latina.

Paraguay es el centro financiero por excelencia para Hezbollah, señala Ottolenghi, en cuyo informe se destaca que la corrupción existente en organismos de aduanas y otros en países de América Latina ha ayudado a la expansión del grupo en la región.

Fuente: Infobae

Los desafíos de América Latina frente a la llegada de refugiados sirios

Por Germán Padinger
Un refugiado sostiene a su hijo en la Plaza Independencia, en Montevideo (AP)
Un refugiado sostiene a su hijo en la Plaza Independencia, en Montevideo (AP)

América latina tiene una larga historia de acoger a personasque se ven obligadas a dejar sus países para encontrar un mejor futuro, ya sea escapando del extremismo, la guerra o la pobreza. Desde la masiva llegada de inmigrantes europeos a finales del siglo XIX y principios del XX, pasando por el refugio a los exiliados de la Guerra Civil Española hasta el arribo reciente de quienes escapan de catástrofes o estados fallidos, por citar algunos ejemplos, la región no es ajena al drama de la migración forzada.

Pero desde el inicio de una era de turbulencias sociales y políticas en Medio Oriente tras la denominada “Primavera árabe” y las guerras civiles en Siria, Libia y Yemen, la región mantuvo esfuerzos relativamente limitados en comparación con algunos países de Europa y ahora se prepara para ampliar la llegada y hacer frente a los desafíos que conlleva.

Según datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), un poco más de 5.000 refugiados sirios llegaron a diferentes países de América Latina, especialmente a Brasil, Argentina y Uruguay, contra cerca de 490.000 en Alemania, sólo durante 2015, y más de 100.000 en el primer trimestre de 2016, según datos oficiales que podrían incluso no dar cuenta del alcance real del movimiento de personas.

De cualquier manera, se trata de una crisis migratoria sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial.

Tres jóvenes sirios en San Pablo; Brasil es el principal destino de los refugiados que escapan de la guerra civil (AP)
Tres jóvenes sirios en San Pablo; Brasil es el principal destino de los refugiados que escapan de la guerra civil (AP)

La mayoría de quienes llegan al continente eligen a Brasil para asentarse, donde casi 3 millones de sus ciudadanos tienen ascendencia siria. En total, unos 2.298 refugiados sirios se encuentran en el país, según ACNUR.

En diálogo con Infobae, Luiz Fernando Godinho, oficial en la sede Brasilia de ACNUR, consideró que “Brasil tiene una legislación avanzada y un mecanismo de protección internacional operativo, con la participación de la sociedad civil y el gobierno a nivel municipal, estatal y federal”.

Además, Godinho confirmó que el país permanece abierto y disponible para la llegada de nuevos contingentes y que el gobierno “no trabaja con metas ni límites” con respecto al número.

Por su parte Uruguay recibió un grupo de 42 ciudadanos sirios con perspectivas de ampliar el número, pero la experiencia no fue exitosa y muchos quisieron retornar a los campos de refugiados en el Líbano donde fueron ubicados en un principio.

El reciente atentado en Niza, perpetrado por un tunecino residente en Francia, puso la mirada sobre el extremismo (Reuters)
El reciente atentado en Niza, perpetrado por un tunecino residente en Francia, puso la mirada sobre el extremismo (Reuters)

El programa uruguayo comenzó durante la presidencia deJosé Mujica y el primer grupo llegó en 2014. Estaba previsto que un segundo contingente llegara en 2015, pero finalmente se canceló.

Muchas familias dijeron que el dinero no alcanzaba para cubrir los altos costos del país, que se les dificultaba trabajar y que el gobierno les había planteado una situación más fácil de la que finalmente encontraron.

Para Godinho, el proceso de integración nunca es fácil. “Tenemos casos muy exitosos, otros que necesitan más cuidado y vigilancia, y otros que no pueden adaptarse, debido a razones sociales, culturales o económicas”, consideró.

La Argentina también cuenta con una importante población de ascendencia siria, pero hasta el momento los refugiados llegan apenas a 290. Los esfuerzos se enmarcan en el “Programa Siria”, que flexibiliza el visado y facilita el pedido de asilo para ciudadanos sirios.

Algunas familias sirias en Uruguay no lograron adaptarse y decidieron irse del país (AP)
Algunas familias sirias en Uruguay no lograron adaptarse y decidieron irse del país (AP)

Recientemente, el presidente Mauricio Macri, anunció su intención de recibir 3.000 refugiados sirios que escapan del caos de la guerra civil y la amenaza de Estado Islámico (ISIS). El jefe de Gabinete Marcos Peña confirmó la decisión de recibir refugiados en la Argentina “para colaborar con la situación internacional”.

La iniciativa fue celebrada como un aporte para mejorar la situación de los refugiados y un compromiso mayor con la Unión Europea para ayudar en la contención de la creciente crisis humanitaria.

Pero también activó alarmas acerca de los problemas resultantes en la integración de las familias, como se vivió en Uruguay, y la posible amenaza de extremistas que podrían camuflarse entre refugiados para infiltrarse y realizar ataques.

“Los riesgos a la seguridad de los refugiados sirios son, en general, bajos”, consideró Daniel L. Byman, investigador en política de Medio Oriente en el instituto Brookings, en un reciente artículo. “Pero los riesgos potenciales son considerables si la crisis no se maneja bien”, agregó.

Ruinas en Alepo: desde 2011 la guerra en Siria causó más de 280.000 muertos y cerca de 4 millones de refugiados (AFP)
Ruinas en Alepo: desde 2011 la guerra en Siria causó más de 280.000 muertos y cerca de 4 millones de refugiados (AFP)

El analista critica especialmente la conducta de abrir generosamente las puertas al país para luego ignorar, maltratar y marginalizar a los refugiados, creando una situación propicia para el surgimiento del extremismo.

En especial se recuerdan los ataques en París en noviembre y el atentado en Niza, con un saldo de 84 muertos, que fueron perpetrados por emigrantes radicalizados, así como el reciente ataque realizado por un germano-iraní en en Munich que parece mantener una relación con los conflictos que resultan de una integración poco exitosa.

Las traumáticas situaciones que viven los refugiados también contribuyen a su posible radicalización. “El 79% de los niños refugiados experimentaron una muerte en la familia y la mitad muestra señales de estrés postraumático”, explicó Hanan Al Hroub, profesora palestina especializada en niños expuestos a la violencia, en un artículo en The Independent. “Al no brindar educación a estos niños, estamos creando los extremistas del futuro”, consideró en relación a la escasa o nula educación formal que reciben los niños en los campos de refugiados donde aún residen la mayoría de los refugiados sirios.

“Los refugiados son personas comunes y corrientes que pasaron por situaciones extremas y necesitan el apoyo de toda la sociedad para reconstruir sus vidas”, señaló, por su parte, Godinho.

Los refugiados sirios que logran escapar de la guerra llegan primero al Líbano o, como esta familia, a Turquía (AFP)
Los refugiados sirios que logran escapar de la guerra llegan primero al Líbano o, como esta familia, a Turquía (AFP)

Por otro lado, los inminentes Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, que comenzarán en pocas semanas, provocaron una ola de especulaciones sobre la seguridad en Brasil frente a posibles atentados extremistas, e incluso las autoridades dijeron haber desbaratado un grupo con intenciones de atacar.

También es fuerte en la región el recuerdo de los dos atentados que sufrió la Argentina en 1992 en la Embajada de Israel en Buenos Aires y en 1994 en la asociación israelita AMIA, atribuidos a sectores extremistas.

América latina se prepara para aumentar su participación en la crisis de refugiados que provienen de la Guerra Civil en Siria y dar una oportunidad a miles de personas que buscan un mejor futuro, pero se enfrenta también a los desafíos que esta situación presenta. “El proceso de integración es dinámico y multifacético, pero los refugiados son personas que pueden contribuir eficazmente a la sociedad que los acoge”, concluyó Godinho.

Nuevo vídeo de ISIS promete el fin del mundo para los ‘Infieles’ y América y decapitan a un hombre Chiíta en Irak.

ADVERTENCIA: El siguiente vídeo muestra imágenes extremadamente gráficas y brutales.

En un nuevo video supuestamente publicado por ISIS titulado “Las flechas de la noche,” la retórica yihadista promete el juicio venidero y desastres naturales para los no musulmanes. El video fue lanzado el 10 de enero, 2016 en “Wilayat al-Jazeera”, Siria.

En el video, los predicadores musulmanes se muestran hablando sobre el próximo juicio sobre los “no creyentes”. Hacen referencia específicamente a “América” varias veces. Al final, se muestra un montaje de las inundaciones, erupciones volcánicas, y fisuras de la tierra, presuntamente hecho por “Alá”.

Se aconseja la discreción del espectador ya que se muestran algunas imágenes fuertes como cadáveres de militantes yihadistas muertos, se muestran de forma intermitente.

ISIS decapita a un hombre chiíta en Irak.

ADVERTENCIA: El siguiente vídeo muestra imágenes extremadamente gráficas y brutales.

En un nuevo video supuestamente publicado por ISIS titulado “La Más Mala Creación,” ISIS continúa su asesinato genocida de los musulmanes chiítas en “Wilayat Saladino,” Irak. ISIS es una organización extremista sunita y los chiítas se consideran “apóstatas” bajo la orden del Estados Islamico.

Esta es una noticia de última hora. Manténgase atento a las actualizaciones.

Advierten operaciones de Hezbollah con el narcotráfico en América Latina.

Por: Adrián Bono

En una entrevista exclusiva con Infobae, Matthew Lewitt, autor del libro “Hezbollah: Las huellas en el mundo del partido de Dios”, explicó la influencia del grupo terrorista en la región y sus lazos con Irán

Matthew Levitt es autor del libro “Hezbollah: Las huellas en el mundo del partido de Dios” y director del programa de contraterrorismo e inteligencia del Washington Institute en EEUU.

En una conversación exclusiva con Infobae, el escritor habló sobre los principios de la organización, sus lazos con Irán, su influencia en América Latina y su participación en el ataque a la AMIA en 1994.

Levitt define a la organización libanesa chiíta como “una combinación de cosas”, entre ellas un partido político, una organización de caridad, una milicia más grande y preparada que el ejército libanés y un poder regional queactúa en nombre de los chiítas alrededor del mundo.

A nivel internacional, asegura que Hezbollah actúa en sincronía con Irán, y también es un conducto de la política internacional iraní.

“Hezbollah fue creado por Irán a principios de los 80 tras la revolución. Desde entonces la organización ha dependido completamente de Irán para obtener armamento – especialmente artillería pesada,” asegura el escritor, y agrega como dato que en este momento tiene 100.000 cohetes apuntando hacia Israel.

Pero además de las armas, Hezbollah también necesita dinero para poder funcionar, y para esto también requieren de la asistencia de Irán.

Levitt aclara que la organización “tiene sus propias empresas generadoras de dinero y muchas de ellas realizan actividades criminales, especialmente en Latinoamérica, en lugares como la triple frontera, donde se cruzan Argentina, Brasil y Paraguay”. Sin embargo, recibe a la vez alrededor de 200 millones de dólares al año de parte de la república islámica.

AFP

En la actualidad, varios países alrededor del mundo consideran a Hezbollah una organización terrorista. Estados Unidos es uno de ellos.

“Cuando un grupo comete actos de terrorismo, no hay distinciones y no importa que haga otra cosa. No se puede ser terrorista y a la vez realizar actividades políticas o de caridad, como si eso te diera un pase para escapar de la cárcel,” explica Levitt, aunque aclara que hay otros países que evalúan a la organización de formas diferentes. “Para la Unión Europea, sólo una parte de Hezbollah desarrolla actividades terroristas, en particular su ala militar,” explica.

Más allá de las diferencias de opinión entre países, calificar a un grupo político-militar como “terrorista” no sólo genera un fuerte efecto sobre estas naciones ya que las alienta a ir tras quienes corrompen la ley, sino que tambiénafecta a la misma organización.

“Hezbollah quiere ser considerado un actor legítimo, quiere poder viajar por el mundo e interactuar con gente. Pero cuando se lo acusa y avergüenza, y sus actividades criminales se hacen públicas y se lo pone en una lista negra les causa una gran molestia,” comenta Levitt, quien agrega que esto también permite que EEUU pueda ir tras lo que más les duele: sus chequeras.

Alrededor del mundo, muchos chiítas descendientes de libaneses o que apoyan a la organización donan dinero regularmente para colaborar con su causa. Incluso muchos de ellos lo hacen sin saberlo al entregar dinero a organizaciones religiosas o de caridad que luego envían las contribuciones a la agrupación en el Líbano.

“La vasta mayoría de los musulmanes, libaneses y libaneses chiítas – ya sea en EEUU o en cualquier otro lado – son ciudadanos comunes y corrientes y no hay que generalizar,” explica. “Pero entre ellos hay algunos que apoyan a Hezbollah y lo hacen a conciencia porque creen en el mensaje extremista del grupo, o porque les gusta cómo lucha contra Israel y Occidente. También hay un número mayor de personas que le dan dinero a la organización y no se dan cuenta – o no quieren admitirse a ellos mismos – que el grupo participa en actividades criminales y donan dinero porque ven a Hezbollah como la entidad más grande y organizada de los chiítas en el Líbano”.

A su vez, aclara que la justicia de Estados Unidos no perseguirá legalmente a aquellos que donen dinero a organizaciones religiosas sin saber que su destino final es la agrupación extremista.

Reuters

Hezbollah y su presencia en América Latina

En su libro de reciente publicación, Levitt dedica un capítulo entero a la presencia de Hezbollah en América Latina,específicamente en la zona de la triple frontera. Frente a acusaciones de tener lazos con el narcotráfico en la región, Levitt asegura que si bien Hezbollah está haciendo mucho dinero con la industria del narcotráfico, sus miembros no producen narcóticos sino que sólo proveen sus servicios a los cárteles para transportar el producto desde América del Sur por encima del paralelo 10 norte, desde África Occidental hacia Europa.

“A veces también se llevan una comisión por lavar las ganancias por la venta de drogas”, asegura, pero esto no necesariamente significa que tienen un memorando de entendimiento con los cárteles. De hecho, la interacción con las organizaciones productoras de drogas se da a través de personas cercanas a Hezbollah, la mayoría de ellos en Colombia.

“Decir que Hezbollah está en el negocio del narcotráfico es un gran debate”, explica.

El ataque a la AMIA y el rol de Mohsen Rabbani

Levitt también dedica parte de su libro a la relación directa de Hezbollah con los atentados a la embajada de Israel y a la AMIA. El experto asegura que la evidencia es amplia y deja poco lugar a la duda a la hora de responsabilizar a la organización por los peores ataques terroristas de la historia del país.

“Más allá de los sitios web que presentan teorías conspirativas, hay poco debate sobre el rol que tuvo Hezbollah en los ataques”, asegura. “En lo que sí hay un poco de debate es en el rol de Irán, pero eso también es bastante tonto. Sabemos los roles específicos de personas, lugares, horas y qué llamados se hicieron, desde qué teléfonos públicos se hicieron. Sabemos los roles que tuvieron Irán y Hezbollah en el ataque de 1994 hacia la AMIA”.

El escritor menciona específicamente a agentes como Salman El Reda, un colombiano de nacionalidad libanesa que vivió en la zona de la triple frontera y Buenos Aires, y al clérigo Mohsen Rabbani, imputado por el atentado a la AMIA, quien al día de hoy asegura ser víctima de una conspiración contra él, algo que Levitt asegura es “ridículo”.

 

“Con sólo decir la palabra ‘conspiración’ él puede cuestionar toda la evidencia detallada del caso. Ni Rabbani ni nadie ha podido decir con éxito que esa llamada no se hizo o que ese número no existía. Rabbani era vigilado, se lo vio preguntando cuánto costaba una Renault traffic como la que fue usada en el atentado… una cantidad de evidencia que simplemente Rabbani no puede hacer desaparecer”.

Y desafía a quienes cuestionan el rol de Irán en los ataques: “Demuestren que no es verdad. A esto no lo dice un académico o un norteamericano. A esto lo dice la investigación argentina. Si todo es una conspiración, es una gran crítica a los fiscales y al gobierno de Argentina, porque esto fue una investigación de Argentina”.

“Conocemos los roles de Mohsen Rabbani y otros en la embajada iraní, el rol del conmutador en la embajada a través del cual hacían las llamadas telefónicas. Es extenso, está documentado”, agrega, aunque lanza una crítica a la administración de Cristina Fernández de Kirchner.

“Ahora en el gobierno de Argentina hay gente enojada con Alberto Nisman porque los acusó de encubrimiento,” dice, “pero en vez de ir de forma legítima contra las acusaciones hechas en su investigación, prefieren borrar de un plumazo los roles de Irán y Hezbollah en los atentados a pesar de que la evidencia es muy concreta.

Fuente: Infobae

Terrorismo islámico en América latina: el narcotráfico, su principal fuente de financiamiento

Sólo desde la Triple Frontera se envían 10 millones de dólares al año al Líbano para financiar a Hezbollah. El tráfico de armas, drogas y dinero crece. Nicolás Maduro, socio estratégico y puerta de entrada

Crédito: Rodrigo Acevedo

Las actividades delictivas del grupo terrorista Hezbollah en la región continúan su ascenso sin que ninguna alarma se encienda en los gobiernos de América Latina. Incluso, en muchos casos, las autoridades de algunas administraciones regionales son cómplices de sus movimientos. Tráfico de drogas, de armas, de influencias, lavado de dinero y otras maniobras ilícitas son las elegidas por las células que la agrupación libanesa mantiene a lo largo de esta parte del mundo.

Desde 2006 a la fecha, fue sobre todo el narcotráfico la vía que más dinero aportó al financiamiento de Hezbollah. Bajo diferentes fachadas, jefes regionales del grupo terrorista se instalaron en diferentes ciudades latinoamericanas para tapar sus verdaderos propósitos. Mezquitas, centros culturales islámicos, comercios y otras organizaciones sin apariencia política reúnen a cientos de fieles, quienes en muchos casos son “utilizados” por la agrupación extremista.
Es la Triple Frontera (conformada por Paraguay, Brasil y la Argentina) la “capital” de Hezbollah en la región. Es allí donde más actividad ilegal puede observarse. Según fuentes de la inteligencia francesa, alrededor de 10 millones de dólaresparten anualmente hacia Beirut para financiar al grupo comandado por el temible Hassan Nasrhallah.
Uno de los delegados claves en esta zona fue identificado como Hassan Barakat, pieza fundamental en el rompecabezas extremista. Su comandante militar es Sobhi Mahmoud Fayad, un ex profesional operativo de Hezbollah, quien actúa de enlace en esa parte de América Latina entre Irán y el grupo terrorista. Era también el encargado de las triangulaciones de dinero con el Líbano, mediante la fachada de entidades de beneficencia.
Entre los lugares que sirven como fuentes de financiación figuraría la Galería Page, un centro comercial en Ciudad del Estedonde se recaudan fondos para Hezbollah. Este paseo de compras -caótico por la muchedumbre que se agolpa ante sus “ofertas inigualables” de falsificaciones- está bajo el control de la milicia chiíta. Incluso forma parte de la red Barakat, conformada por Hassan, Hatim y Hamzi. Muhammad Yusif Abdallah, gerente del rudimentario pero visitado mall, abonaría una contribución regular a la agrupación terrorista.
Pero fue gracias a la “generosidad” de Hugo Chávez que los extremistas islámicos pudieron expandirse cómodamente por la región. El ex militar caribeño fue quien abrió las puertas de América Latina a Irán y su filial Hezbollah con mayores garantías de impunidad que las que contaban en el pasado: el pacto continúa y crece con Nicolás Maduro.
Con la complicidad de Caracas, la ramificación fue más fácil: Colombia, Chile y México, donde la inmigración libanesa era importante, fueron países ideales para el financiamiento del grupo terrorista. El nombre clave de esta historia es el deTarek El Aissami. Isla Margarita, un paraíso romántico para muchos, es además un paraíso fiscal para tantos otros. El lugar ideal para enamorarse de las triangulaciones de dinero, fundamental para el lavado de capitales que necesita la milicia chiíta. También allí actuaría una base dedicada a la falsificación de dólares.
Las delegaciones iraníes a lo largo de toda la región son esenciales en el crecimiento de los terroristas. Estas misiones diplomáticas ante las naciones de la región son, muchas veces, las principales portavoces de las necesidades del grupo.
Una parte del tráfico de cocaína en la región ha sido puesto a disposición de la milicia libanesa. En octubre de 2008, al menos 36 personas fueron detenidas acusadas de narcotráfico sólo en Colombia. El constante viaje de los estupefacientes se hacen vía África, la ruta más segura para que la mercadería llegue a destino y con ella sus jugosos millones de dólares. Chekry Harb, sindicado como miembro de Hezbollah, habría sido el responsable del lavado de dinero proveniente de esta actividad. Era el encargado de realizar la triangulación desde Panamá, vía Hong Kong: Beirut era su destino final.
En México, Hezbollah está en contacto permanente con los más sangrientos cárteles de droga. Sus relaciones crecen a diario. Desde allí introducen mercadería ilegal a los Estados Unidos: la sociedad crece y el dinero fluye para ambos socios. Pero no sólo es dinero y drogas. El grupo terrorista chiíta se sirve de este enlace para intentar introducir extremistas en territorio norteamericano. La milicia de Medio Oriente también paga de otra forma: las armas que consigue gracias al padrinazgo de Irán, que no está fuera de esta red.
En Chile, la zona de Iquique fue la elegida por Hezbollah para lograr enviar su dinero sucio a los extremistas islámicos. Es también una zona de libre comercio en el norte del país. Las compañías que sirven para esas triangulaciones son: Kalmiar Ltd., Bahamas Ltd., Las Vegas Nevada Ltd., San Francisco Ltd., Saleh Trading Ltd., Frankfurter Ltd., Guanary Ltd., Teen Child Ltd. y Lucky Crown Ltd.
Todas las actividades de Hezbollah se basan en una ventaja comparativa con otros grupos terroristas. Al ser de origen libanés, el grupo capta y alude a los inmigrantes que viven fronteras afuera del Líbano. Los descendientes de esta nación -que se calculan en 12 millones de habitantes alrededor del mundo- mantienen un gran arraigo con su tierra natal y muchas veces son engañados y terminan contribuyendo con la milicia chiíta, aun sin saberlo.
Fuentes de la inteligencia francesa calculan que el dinero que fluye desde América Latina para Hezbollah es de entre 60 y 100 millones de dólares cada año. El deseo de diversificar sus actividades es mayor a medida que crecen las arcas de la milicia islámica gracias a esta región empobrecida. Desde la propia agrupación calculan que en los próximos tiempos ese dinero podría duplicarse.
Fuente: Infobae