Archivo de la categoría: AFRICA

Hasta 6,6 millones de ilegales esperan llegar a Europa desde África este verano

JH.- Europa podría enfrentarse a una nueva ola de llegadas migratorias este verano, según un informe del gobierno alemán que ha sido dado a conocer por el diario Bild. Hasta 6,6 millones de personas aguardan en países del Mediterráneo para cruzar a Europa, según el citado documento.

Incluye a más de 2,5 millones de personas en el norte de África que pretenden cruzar en barco. El gobierno de Angela Merkel no ha comentado el informe, que según el diario fue elaborado sólo para uso interno.

Se teme en cualquier caso un aumento “dramático” de las llegadas de ilegales coincidiendo con unas mejores condiciones climatológicas para la navegación. Los gobiernos europeos ya están advertidos: un número creciente de inmigrantes trata de llegar a Europa en barco luego del cierre de la ruta terrestre de los Balcanes el año pasado. Como siempre, no harán nada. Cumplen a rajatabla el plan mundialista para el cambio demográfico en Europa.

El informa del ejecutivo germano incluye a refugiados que huyen de Siria e Irak, así como a “inmigrantes económicos” de África, Oriente Medio y Asia. En él se advierte que el número de personas que pretenden alcanzar Europa ha aumentado en 650.000 desde enero de este año. Esta cifra supone un aumento del 12 por ciento.

También se detalla que un millón de ilegales esperan en Libia, donde los traficantes de personas utilizan botes pequeños para trasladarlos hasta las islas italianas periféricas. Otro millón de invasores espera en Egipto, 430.000 en Argelia, 160.000 en Túnez y 50.000 en Marruecos. Otros lo hacen en los países de tránsito a lo largo de la ruta, como es el caso de Jordania, con 720.000.

Los números también incluyen a los 3,3 millones que se encuentran en Turquía, la mayoría de los cuales no podrían trasladarse a Europa por el acuerdo migratorio suscrito por la UE con el gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan.

El Partido Demócrata Cristiano (CDU) de Angela Merkel anunciará acuerdos similares con los países del norte de África en su manifiesto previsto antes de las elecciones de septiembre.

El manifiesto incluirá planes para “aquellos que son rescatados” y que puedan ser devueltos a los países de partida, según Bild.

Más de 50.000 ilegales han llegado a Italia en barco en lo que va del año, lo que supone un aumento del 45% con respecto al año pasado. Más de la mitad proceden de Nigeria, Bangladesh, Guinea, Cote d ‘Ivoire y Gambia.

El gobierno italiano firmó este fin de semana un acuerdo con Libia, Níger y Chad para detener el flujo de llegadas. Prevé reforzar los controles fronterizos y crear centros de acogida para solicitantes de asilo en el norte de África. Pero las condiciones en estos centros situados en Libia han sido objeto de fuertes críticas. Filippo Grandi, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, dijo que estaba “sorprendido” después de visitar un campamento en Trípoli el fin de semana.

“Los asesinatos, la violación y la tortura son supuestamente comunes” en los campamentos libios, según Fatou Bensouda, fiscal jefe de la Corte Penal Internacional.

Fuente: Alerta Digital

El cristianismo desaparecerá de Europa como desapareció del norte de África

mujeres-rosarios (1)

Por Giulio Meotti 

“Temo que nos estemos acercando a algo parecido al trágico destino del cristianismo en el norte de África en los primeros tiempos del islam”, advirtió el obispo luterano Jobst Schoene hace unos años. En la antigüedad, Argelia y Túnez, totalmente cristianas, nos dieron grandes pensadores, como Tertuliano y San Agustín. Dos siglos después, el cristianismo había desaparecido, sustituido por la civilización árabe-islámica.

¿Va a correr Europa la misma suerte?

“El cristianismo se ha terminado en Irak” a causa del extremismo islámico; en Europa, el cristianismo se está suicidando.

En veinte años nacerán más niños de mujeres musulmanas que de cristianas en todo el mundo. Esta es sólo la última señal del rápido crecimiento del islam, que lleva camino de convertirse la mayor religión del mundo al acabar el siglo, según un nuevo estudio publicado por el Pew Research Center.

“El cristianismo está literalmente agonizando en Europa”, dijo Conrad Hackett, jefe del equipo de investigadores del informe del Pew, según el cual entre 2010 y 2015 la población mundial musulmana se incrementó en más de 150 millones de personas, hasta llegar a los 1.800 millones.

En Europa, ¿cuántos cristianos se han perdido? Entre 2010 y 2015, “la cifra de muertes superó a la de nacimientos en casi 6 millones”.

A este ritmo, el cristianismo desaparecerá de Europa.

En el mismo marco temporal, en la mayoría de los países europeos –Gran Bretaña, Alemania, Italia y Rusia incluidos– las muertes superaron a los nacimientos entre los cristianos. “Sólo en Alemania, por ejemplo, se calcula que hubo 1,4 millones más de muertes que de nacimientos de cristianos entre 2010 y 2015, una pauta que se prevé se mantenga en gran parte de Europa en las próximas décadas”, descubrió el Pew. Hay patrones claros en las tendencias demográficas, los niveles de asistencia a las iglesias, el número de parroquias cerradas y la menguante cifra de sacerdotes.

Estos patrones son la razón de que los líderes islámicos como el presidente turco, Recep Tayip Erdogan, estén librando una guerra demográfica contra Europa. “No tengáis tres, sino cinco hijos”, pidió Erdogan a los musulmanes del Viejo Continente. “Sois el futuro de Europa”. Este plan se llama, en el islam, hégira: expandir el islam mediante la migración, inspirándose en la huida de Mahoma de La Meca a Medina en 622.

En Europa septentrional el cristianismo ya ha sido debilitado por el ateísmo, tendencia posiblemente acelerada por los avances médicos y científicos. Después de pasar más de un año en Escandinavia, el sociólogo estadounidense Phil Zuckerman publicó el libro Society Without God (La sociedad sin dios). Recientemente, tras una campaña publicitaria a escala nacional de la Sociedad Atea, miles de personas abandonaron la Iglesia de Dinamarca. La iglesia estatal de Noruega perdió más de 25.000 miembros en un solo mes. En 2016, más de 90.000 personas decidieron dejar de pertenecer a la Iglesia de Suecia, casi el doble que el año anterior; entre tanto, en un año, 163.000 migrantes, la mayoría de ellos musulmanes, entraron en el país.

El cristianismo también está colapsando en el Reino Unido. Veinte iglesias cerrarán pronto en elGran Manchester. Según algunas informaciones, el anglicanismo habrá desaparecido de Gran Bretaña para 2033. La Archidiócesis de la Iglesia Católica de San Andrés y Edimburgo prevé reducir el número de parroquias de más de cien a treinta. La Archidiócesis de Glasgow, la mayor del país con creces, tendrá pronto –en las próximas dos décadas– sólo 45 sacerdotes, y probablemente cerrará la mitad de sus parroquias. Imagínense: una inmensa comunidad católica va a cerrar la mitad de sus iglesias.

En Holanda los católicos también están asumiendo un “futuro sin iglesias”. El cardenal Willem Eijk, arzobispo de Utrecht, anunció que para 2025 un millar de parroquias católicas habrán sido clausuradas. “Predecimos que un tercio de las iglesias católicas habrán cerrado para 2020, y dos tercios para 2025”, declaró.

La mayoría de las iglesias de Bruselas también cerrarán; 108 de ellas. La Archidiócesis de Viena, en Austria, también liquidará la mayoría de sus iglesias –concretamente 660– en los próximos diez años. Las fusionará en 150 parroquias más grandes.

Se encuentran cifras similares en todas parte de Europa, desde la católica España al protestante Reino Unido.

El padre Benedict Kiely, cura católico y fundador de nasarean.org, que ayuda a los cristianos perseguidos en Oriente Medio, se reunió hace poco con algunos cristianos perseguidos por el ISIS en Irak. Cuando se marchaba del país, otro cura anciano, él mismo un refugiado, le cogió la mano y le dijo en árabe: “Ten cuidado, ten mucho cuidado. Lo que ha pasado aquí llegará hasta ti”.

Como nos recuerdan los ataques contra dos iglesias cristianas coptas en Egipto el pasado Domingo de Ramos, se está librando una auténtica guerra de exterminio contra los cristianos en Oriente Medio.

El filósofo canadiense Mathieu Bock-Côte ha escrito en Le Figaro:

Occidente se acostumbró hace mucho tiempo a la persecución de los cristianos en Oriente Medio, como si sus desgracias fuesen inevitables y tuviesen que aceptarse sin más. ¿No debería el problema de los cristianos en Oriente Medio abrir los ojos a la civilización europea sobre su identidad esencial? ¿No deberíamos, en Europa y Occidente, tomar conciencia de que estos ataques también van dirigidos a nosotros?

Europa lleva algún tiempo experimentando esta guerra contra el cristianismo en su propio suelo: el atentado en una iglesia de Normandía, en la que extremistas islámicos asesinaron a un sacerdote ante el altar; el complot terrorista contra la catedral de Notre Dame, la amenaza del ISIS de convertir la catedral de San Pedro en una mezquita o el letal ataque terrorista contra un mercado navideño de Berlín son sólo unos ejemplos.

“La lengua materna de Europa es el cristianismo”, dijo el gran escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe, no un papa. Tal vez esa lengua vuelva a ser fuerte en el futuro. Tal vez los sacerdotes mantengan vivo el cristianismo en Londres, Bruselas y París. Tal vez. Pero no fue eso lo que pasó en África del Norte.

Por ahora, la “lengua materna” de que hablaba Goethe se ha reducido, en Europa, a un susurro apenas perceptible. En su lugar, se puede oír, cada vez más poderosa, la “lengua islámica”.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

"África no es Charlie"

Por: Bernard Lugan

Visto desde África, el “asunto Charlie Hebdo” ilustra los límites del universalismo eurocentrado. El viernes 16 de enero, mientras las sociedades del hemisferio norte comulgaban en el culto de la libertad de expresión, una parte de África se rebelaba contra la Francia de los “Charlie”. Desde Senegal a Mauritania, desde Mali a Niger, desde Argelia a Túnez y a Sudán, la bandera francesa fue quemada, varios edificios franceses incendiados y a modo de “propina”, algunas iglesias fueron destruidas. En cuanto a los imprudentes jefes de Estado africanos que participaron a la marcha “Charlie”, ahora están catalogados como enemigos del islam.

Cegados por la legítima emoción y ahogados bajo la inmediatez, nuestros responsables políticos no han pensando en preguntarse de qué manera África percibía los acontecimientos. Lo que para nosotros es un deleznable atentado contra la libertad de expresión cometido contra unos periodistas, personas sagradas en nuestras sociedades de la comunicación, para una gran parte de África, se trata por el contrario del “justo castigo contra unos blasfemadores”, los cuales tampoco era la primera vez que blasfemaban, y además habían sido advertidos de lo que les podría pasar si persistían. Es por ello que sus asesinos son considerados” héroes”. En cuanto a las multitudes de las manifestaciones “Charlie”, éstas son vistas como cómplices de los insultos hechos al Profeta. Además, como el presidente de la República ha encabezado la marcha de esas multitudes, eso significa que Francia y los franceses son culpables.

Las consecuencias geopolíticas que van a derivarse de esta situación no puede ser todavía valoradas, sobre todo en los países del Sahel, debido al yihadismo recurrente contra el cual las tropas francesas luchan. Lo más grave es lo que ha ocurrido en Niger, donde Boko Haram, que hasta ahora no había hecho acto de presencia, ha tomado el pretexto del primer número de Charlie Hebdo después del atentado para lanzar a su gente contra el centro cultural francés en Zinder. Mientras tanto, nuestros puestos militares avanzados vigilan las fronteras del país…

Nadie ha dicho ni visto que el “asunto Charlie Hebdo” no es más que la gota de agua que hace desbordar el vaso de los imperativos políticos y morales que imponemos a África: democracia. derechos humanos, aborto, matrimonio gay, antropomorfismo, etc.. Todo eso es considerado con desdén o incluso como “desviaciones diabólicas”.

Es, en consecuencia, en medio de las lágrimas y la sangre que las buenas almas y los ideólogos van a tener que constatar que el “poblado Tierra” no existe más que en nsus fantasías universalistas. Lo que es bueno o justo para su condición de blancos es en realidad una abominación para una gran parte de África y también del resto del planeta.

Además de eso, para muchos africanos, Europa se ha convertido en una tierra a conquistar: sus habitantes ya no creen en Dios, sus mujeres de poca virtud no hacen niños, los homosexuales se casan entre ellos y la feminización ha desvirilizado a los machos. Es una paradoja cruel: los que durante décadas permitieron esa revolución ridiculizando los valores fundadores y la base social (familia, trabajo, disciplina, orden, esfuerzo, ejército, policía, etc…) han sido vilmenete asesinados por los hijos de aquellos a los que les habían abierto las puertas de par en par…

Hemos llegado al término del proceso. A partir de ahora, la contradicción es tal que únicamente un “salto cualitativo brusco”, como decían antaño los marxistas, permitiría superarla. El obsoleto método de la integración o la invocación de la laicidad no bastarán para superar esa contradicción.

Fuente: Minuto Digital