La rendición escandinava: Logran bajo amenazas un televisor en cada habitación de un centro de refugiados en Suecia

Refugiados en el hotel de una estación de esquí en Suecia donde fueron alojados en diciembre (foto El País).

Refugiados en el hotel de una estación de esquí en Suecia donde fueron alojados en diciembre (foto El País).

En países como Suecia, Noruega y Dinamarca, sus leyes liberales están sirviendo de coartada a refugiados y dirigentes políticos musulmanes para imponer sus normas y estilos de vida, ha señalado la página web libanés Al Modon.

Hay numerosos ejemplos: Las autoridades suecas decidieron trasladar a treinta y cinco refugiados sirios desde un campo de refugiados en Malmö (Suecia) a otro situado en Östersund, de manera temporal, debido al hacinamiento. Los refugiados se negaron. Se atrincheraron en el autobús y se negaron a ser trasladados a un lugar que consideraron “menos cómodo” para ellos. Según uno de los empleados del campo, este tipo de escenas se repiten todo el año.

“Los refugiados se niegan a obedecer las reglas y nos quieren imponer las de ellos. Amenazaron con dispararnos si no instalábamos un televisor en cada habitación, pese a que ya existe uno en una gran sala común”. Los responsables del centro accedieron al chantaje”, denuncia la misma fuente.

En Noruega hay informes de problemas similares. La administración del hospital de Kristiansand tuvo que ceder a la demanda de algunos musulmanes para eliminar la imagen de un cerdo, que integraba una serie de unas figuras en una sala de juegos para niños. Youssef Jilani, P. exigió que las prisiones del país contaran con alimentos halal y que se habilitara un ala para la oración musulmana. Sus exigencias fueron atendidas. Por otra parte, Fahim Naïm, empleado del Gobierno noruego, llegó a exigir una ley que prohibiese, algunos días de cada semana, la venta de alcohol en restaurantes, bares y discotecas, al objeto de atraer a clientes musulmanes.

A su vez, los taxistas musulmanes reclamaron una sala de oración en el aeropuerto de Oslo. Ridha ridhai, del Partido de la Izquierda, pidió la creación de tribunales especiales inspirados en la sharia, la ley islámica. Insólitamente, la solicitud fue apoyada por algunos dirigentes izquierdistas.

A este paso, se advierte, no pasará mucho tiempo para que en estos países sea legal la segregación por sexo en las escuelas o la enseñanza del Corán en vez de la historia de las religiones.

También en Noruega, Abdallah Hussein, jefe de un grupo islamista llamado Nación del profeta, incita permanentemente al odio hacia los no musulmanes y celebra los ataques terroristas yihadistas en todo el mundo . Se presentaron quejas contra él y finalmente fue detenido. El fiscal le acusó de hacer apología del terrorismo. Sin embargo, el juez falló en contra. Su asombroso argumento fue que Abdullah Hussein incitaba a la violencia, “pero indirectamente, no directamente”.

El abogado de oficio de Hussein defendió la “libertad de expresión” de su cliente y logró que fuesen desestimados los cargos de incitación a la violencia que pesaban contra él. “El Estado quiere restringir mi libertad de expresión”, proclamó pomposamente Abdallah Hussein. Antes había declarado: “No reconozco sus leyes seculares. Obedezco sólo las leyes de Dios, es decir la sharia. No debo lealtad a este Estado infiel, sino a Dios y su ley”.

En Dinamarca, una organización dedicada al proselitismo islámico  exigió la aplicación de la sharia en el distrito de Tingbjerg, Copenhague, una zona predominantemente musulmana, con altos índices de criminalidad y desempleo. Abu Suleiman, un miembro de esta organización, pidió que se permitiera la creación de grupos de muttawa [nombre dado a la policía religiosa en Arabia Saudita] “para castigar a los que beben alcohol, a los homosexuales y a las mujeres impías”.

Defiende que los musulmanes se encarguen de establecer un “orden justo” de acuerdo con las exigencias del Corán: “nosotros no promulgamos las leyes, éstas vienen directamente de Dios”, dijo.

En cuanto a los europeos autóctonos, no se atreven a elevar su voz en contra de este panorama dantesco. Temen ser acusados públicamentede racistas e islamófobos, lo que en los países escandinavos supone un certificado oficial de defunción social. Se están dando ya casos de personas que han decidido abandonar su lugar de residencia. El noruego Osrod Patrick es uno de ellos. Se trasladó con su familia a Hamar, a más de 600 kilómetros de su ciudad natal.

En octubre de 2016, un tribunal noruego condenó a pagar una multa de 10.000 coronas (algo más de 1.000 euros) a una peluquera que negó la entrada en su establecimiento en Bryne (sur del país) a una mujer que llevaba el hijab (velo islámico).

La peluquera no quiso pagar la multa tras ser acusada de “discriminación religiosa” y fue juzgada en la primera causa que se celebra en el país noruego debido a problemas con el hijab. Se enfrentó a una pena de seis meses de cárcel.

La sentencia, que le obligó además a asumir los costes del juicio, consideró a Merete Hodne culpable de un delito de discriminación por motivos religiosos contra la joven Malika Bayan. “La corte no tiene duda de que la acusada actuó de forma intencionada, de que a sabiendas quiso discriminar a Bayan echándola de la peluquería porque era musulmana”, consta en el fallo.

La noruega Hodne aseguró en el juicio que sufrió “ansiedad” cuando vio a Bayan y a una amiga con el hijab en su local, porque para ella el velo es “un símbolo de extremismo político”. Además, ha explicado que le preguntaron “cuánto costaba cortarse el pelo” y que cuando les dijo que no aceptaba a clientes con esa prenda, se fueron.

“He dedicado mi vida a esto. No soy racista. Soy una activista política que lucha contra el mahometanismo de Europa. No soy crítica contra los musulmanes, sino contra la ideología del Islam”, explicó la peluquera en la cadena de televisión TV2.

A tenor de estos casos, sólo la diminuta punta de un gigantesco iceberg, ¿puede alguien en conciencia seguir sosteniendo que la II Guerra Mundial fue ganada por los defensores de la libertad y la civilización?

Alerta Digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s