El creciente deterioro en las relaciones israelí-alemanas

Israeli PM Benyamin Netanyahu and German Chancelore Angela Merkel at a Press Conference in Berlin 18/1/2010 Photo Moshe Milner GPO

En junio de 2017 se celebró en Alemania un diálogo político entre israelíes, estadounidenses y alemanes, dirigido por el Instituto Mitvim, la Friedrich-Ebert-Stiftung y el Middle East Institute. El diálogo se centró en el proceso de paz israelí-palestino, la crisis actual entre los Estados del Golfo, las relaciones entre Europa y Estados Unidos durante la presidencia de Trump y las relaciones entre Israel y Alemania. A lo largo de las discusiones, los políticos alemanes expresaron severas críticas -más que en el pasado- de la política del gobierno israelí y sus ramificaciones. Este documento ofrece un resumen de los principales puntos planteados por estos oradores alemanes sobre las relaciones entre Israel y Alemania. Estas son declaraciones profundas que ofrecen una clara señal de advertencia. Ellos revelan el deterioro de las relaciones entre Israel y su aliado europeo más importante.

La identidad de los oradores está reservada.
Principales puntos de vista de los políticos alemanes sobre las relaciones germano-israelíes:

A. El gobierno israelí está destruyendo la posibilidad de una solución de dos estados.

Aunque la mayoría del público israelí apoya esta solución, el gobierno israelí está haciendo todo lo posible por sabotear la posibilidad de lograrlo. La reciente decisión del gobierno israelí de permitir el establecimiento de un nuevo asentamiento es escandalosa. Paso tras paso, Israel está creando una realidad de apartheid y aislándose del mundo. Aunque Alemania es crítica con Mahmoud Abbás, el gobierno alemán rechaza la afirmación de que Israel no tiene “ningún socio”, viendo a Abbás como el mejor socio que existe actualmente. Los avances en el proceso de paz con Abbás también servirán para evitar que elementos más extremos, como Hamás y el Estado islámico, se fortalezcan.

B. La tensión entre los gobiernos no desaparecerá y los pasos del gobierno israelí que erosionan la democracia incluso lo intensificarán.

La actual tensión entre Israel y Alemania se debe a la falta de acuerdo sobre la cuestión palestina. En el pasado, Alemania fue capaz de separar entre la cuestión israelí-palestina y las relaciones bilaterales entre las dos naciones. Sin embargo, esto ahora es imposible. Estos asuntos son mutuamente dependientes y el acercamiento de Israel a los palestinos afecta directamente la relación del país con Alemania. La Ley de Regulación de construcción de asentamientos y la cancelación de la reunión de Netanyahu con el Ministro de Asuntos Exteriores alemán demuestran que la relación entre los dos gobiernos está experimentando un período de tensión, con lo que se espera que continúe e incluso empeore. Alemania ha mantenido posiciones consistentes a lo largo de los años, mientras que Israel ha cambiado su postura. Cada paso israelí que daña la naturaleza democrática del Estado -por ejemplo, el proyecto de ley de ONG y otras restricciones a las organizaciones civiles profundiza la crítica alemana a Israel.

Con los años, la desaprobación alemana de Israel fue expresada con mucha cautela y detrás de las escenas. Incluso la decisión alemana de cancelar la reunión anual entre los gobiernos alemán e israelí (que significó la pérdida de una importante herramienta política y diplomática) a raíz de la aprobación de la Ley de Regulación, fue explicada al público como resultado de la restricción de agenda. Tras la cancelación de la reunión de Netanyahu con el Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, la situación ha cambiado. Israel ha obligado a Alemania a expresar públicamente su desaprobación, como también es evidente en la voluntad de la Canciller Merkel de usar un lenguaje muy fuerte y agudo para criticar los asentamientos. Esta tendencia se espera que continúe después de las elecciones en Alemania a finales de este año, porque existe un consenso sobre el apoyo de la solución de dos Estados entre todos los partidos políticos alemanes.
C. El comportamiento de confrontación de Israel hacia Alemania sólo intensifica las tensiones

La manera en que Israel se comporta hacia Alemania se ha vuelto cada vez más problemática y está intensificando las tensiones entre los dos estados. Israel se queja continuamente ante Alemania de varios asuntos, entre ellos la reunión del Ministro de Asuntos Exteriores alemán con organizaciones de la sociedad civil y el intento de Israel de influir en la lista de los invitados a una gran conferencia en Berlín. Israel también lanza varias acusaciones en Alemania y los políticos alemanes toman una visión negativa de esto. Este comportamiento israelí no es consistente con la existencia de la confianza mutua y la amistad que existe entre los dos países. Es desafortunado que Israel esté actuando de esta manera porque no sirve a Israel de ninguna manera, sino que causa más daño. Israel debe buscar generar una imagen más positiva en Alemania y mejorar las relaciones, pero el gobierno israelí no está haciendo esto. Existe la sensación de que los políticos israelíes tratan de ganar capital político interno criticando a Alemania, creando una crisis con Europa e identificando todas las críticas a la política del gobierno israelí como antisemitismo y funcionales al BDS. Con cada día que pasa, Israel pierde apoyo en la calle alemana. Se estima que una gran mayoría del público alemán apoya el reconocimiento alemán de un estado palestino. Existe una brecha significativa entre la opinión pública y la política gubernamental; en algún momento esto necesariamente afectará la política. Además, una nueva ronda de hostilidades en Gaza sólo hará que la situación se deteriore aún más: Alemania no volverá a estar de acuerdo para seguir construyendo y financiando la infraestructura palestina sólo para que Israel la destruya durante una guerra. Alemania está cansada de invertir grandes sumas en vano para reconstrucción.

D. Alemania está comprometida con la seguridad de Israel y siempre lo será.

Sin embargo, los desacuerdos políticos implican un alto costo. Israel es importante para Alemania y esto nunca cambiará. Hay una variedad de conexiones entre los dos países, en muchos niveles diferentes. Las relaciones con Israel forman parte del ADN político de Alemania y lo seguirán siendo. Alemania se mantendrá al lado de Israel desde una perspectiva de seguridad, incluso si Israel pierde el carácter democrático en el que Alemania está interesada, y Alemania será el último país en actuar o tomar decisiones contra Israel. Sin embargo, Alemania se considera obligada al Estado de Israel dentro de los límites de 1967. Alemania apoya una solución de dos Estados, se preocupa por la erosión de la democracia en Israel y los intentos por parte de la derecha israelí para avanzar en las ideas de la anexión. Alemania trata de avanzar, en la medida de lo posible, en una postura europea unificada con respecto al proceso de paz israelí-palestino. Evidentemente, estos factores influirán en las relaciones entre los dos países y es probable que aumente la tensión entre ellos.

 

Fuente: Mitvim.org.il

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s