El peor enemigo ideológico de Estados Unidos no es Oriente Medio ni Rusia: es Europa

En Europa hay actualmente dos Tribunales Supremos: el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (CEDH) en Estrasburgo (en la foto), y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (CJUE) en Luxemburgo, además de los tribunales nacionales.

En Europa hay actualmente dos Tribunales Supremos: el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (CEDH) en Estrasburgo (en la foto), y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (CJUE) en Luxemburgo, además de los tribun

Por: Drieu Godefridi.- 

¿Europa es el peor enemigo de Estados Unidos? Usted no puede hablar en serio. El islamismo, Rusia, inmigrantes ilegales … lo que sea, pero seguramente no Europa. ¿No estamos aún juntos en la OTAN? ¿No tenemos inmensas cantidades de operaciones comerciales todos los días? ¿No compartimos las mismas raíces culturales, la misma civilización, la misma visión del futuro? ¿No le dio Francia a los Estados Unidos su famosa estatua de la libertad – “La libertad iluminando el mundo?”.

Ya no. En cierto sentido, Europa parece un continente donde los demócratas norteamericanos han estado en el poder durante 30 años, no sólo en los estados europeos, sino también a nivel de la Unión Europea.

En Estados Unidos, el espectro político todavía abarca una amplia gama de puntos de vista entre los demócratas y los republicanos, los globalistas y los nacionalistas, los pro-vida y pro-elección, los pro control gubernamental y pro control individual, y pro lo que sea. Incluso hoy en día con un presidente y un Tribunal Supremo claramente en la “derecha” política de estas divisiones, y la importante separación de poderes, permiten y fomentan un debate vigoroso. Por el contrario, en Europa, a nivel “oficial”, tal espectro de opiniones ya no existe.

En Europa Occidental, políticamente hablando, en la prensa y en las universidades, o estás en la “Izquierda”, o eres un paria. Si eres un paria, lo más probable es que te juzguen por “islamofobia”, “racismo”, discriminación o alguna otra acusación “falsificada”.

Hay varias razones para este desequilibrio. Una es la diferencia en la madurez política entre europeos y americanos. Mientras que los votantes “ordinarios” estadounidenses (no sólo las “élites”) entienden que su Corte Suprema es clave para asegurar que las libertades constitucionales fundamentales se mantengan para todos, los europeos han hecho lo contrario. En Estados Unidos, el derecho constitucional a “Vida, Libertad y búsqueda de la Felicidad” deriva del pueblo – “del consentimiento de los gobernados”.

En consecuencia, cuando murió el juez Antonin Scalia de la Corte Suprema de Estados Unidos, la prensa estadounidense escribió sobre él durante semanas. “Ciudadanos comunes” en los Estados Unidos son profundamente conscientes de los roles judiciales y su efecto sobre los juicios y los precedentes legales.

Por el contrario, en Europa, ahora tenemos dos Tribunales Supremos: el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (CEDH) en Estrasburgo, y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (CJUE) en Luxemburgo, además de los tribunales nacionales. Sin embargo, no hay ni un ciudadano en un millón que pueda nombrar a un solo juez del CEDH o del TJUE. La razón es que la nominación de esos jueces es mayoritariamente opaca, puramente gubernamental y, en el caso del CEDH, sin debate público. Con el CJUE, los nombramientos también son esencialmente gubernamentales, con la sanción del Parlamento Europeo, que está ideológicamente dominado por la izquierda.

Estados Unidos siempre ha dado la bienvenida a los inmigrantes, la mayoría de los cuales llegaron a sus costas a través de Ellis Island y pasaron por un proceso legal de entrada, dirigido por la luz de la antorcha de Lady Liberty. En los últimos años, especialmente desde el advenimiento del aumento del terrorismo, el tema de los inmigrantes ilegales, los trabajadores migrantes y la investigación de los inmigrantes se ha debatido acaloradamente.

Por el contrario, en Europa, el tema de los inmigrantes “ilegales” está de hecho prohibido. El continente ha sido recientemente invadido por millones de inmigrantes -muchos de ellos aparentemente llegan bajo la falsa pretensión de ser refugiados, incluso según las Naciones Unidas.

Una de las razones es la política de puertas abiertas de la canciller alemana Angela Merkel, que permitió a más de un millón de inmigrantes mayormente musulmanes entrar en Alemania, no sólo sin una investigación extrema, sino sin investigación alguna.

Hay, sin embargo, otra causa más estructural para la situación actual. En 2012, la CEDH promulgó la denominada sentencia HIRSI, que lleva el nombre de la sentencia Hirsi Jamaa y otras contra Italia, según la cual los Estados europeos tienen la obligación legal de rescatar a los inmigrantes dondequiera que los encuentren en el Mediterráneo – incluso a sólo 200 metros de la costa de Libia – y transportarlos a las costas europeas, para que puedan reclamar el estatus de refugiado.

Cuando la Armada italiana interceptó a los inmigrantes ilegales en el Mar Mediterráneo y los devolvió a su punto de origen, Libia, no sólo el CEDH condenó a Italia por esta “evidente” violación de los derechos humanos; los italianos tuvieron que pagar 15.000 euros (17.000 dólares) a cada uno de estos inmigrantes ilegales en nombre del “daño moral”. Este tipo de dinero equivale a más de 10 años de ingresos en Somalia y Eritrea (los países de origen del Sr. Hirsi Jamaa y sus compañeros). En 2016, el PIB per cápita de Somalia era de unos 400 dólares.

Todo el mundo, por supuesto, se enteró de la decisión HIRSI. En África, sobre todo, muchos entendieron que si pudieran llegar al Mediterráneo, las marinas europeas estarían ahora obligadas a transportarlas directamente a Europa. Antes de la sentencia HIRSI, cuando la gente trataba de llegar a las costas de Europa, cientos cada año morían trágicamente en el mar. Después de HIRSI, el objetivo es simplemente ser interceptado. En consecuencia, cientos de miles de personas intentan este viaje, a menudo con la ayuda de organizaciones no gubernamentales como Médicos sin Fronteras, cuyos activistas esperan a que aparezcan barcos en el mar, justo al lado de la costa libia. Por lo tanto, en la actualidad tenemos 5.000 personas no interceptadas muriendo en el mar cada año.

Mientras que Italia se está “ahogando” en refugiados, Austria ha desplegado vehículos blindados cerca de su frontera con Italia, para impedir que más migrantes vayan al norte.
La gran mayoría de estos tribunales europeos, ya sea el TEDH o el TJUE, en su intento de ser morales y justos, han rechazado las leyes soberanas de Italia como irrelevantes y pisoteado los derechos del Estado italiano y de los italianos comunes a aprobar quién entra en su país.

Los estadounidenses harían bien en leer la decisión HIRSI; es un resumen corto y un resumen perfecto de la jurisprudencia europea actual. Encontrarán que el CEDH no duda en aceptar a las ONG como parte autorizada del proceso; el CEDH incluso cita sus declaraciones como si fueran hechos o leyes. En Europa, Amnistía Internacional y similares son, al parecer, una nueva fuente de derecho.

El pueblo europeo, por supuesto, todavía comparte los valores comunes de la civilización occidental. El “Grupo de Visegrado” de los países de Europa Central, por ejemplo, la República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia, no aceptan el diktat alemán para reubicar a los refugiados musulmanes. Partes de Europa occidental, como la parte flamenca del norte de Bélgica, también están bastante cansadas de todo el lío europeo, y Merkel no encarnará la dirección de Alemania para siempre.

Por lo tanto, los estadounidenses harían bien en entender que, por el momento, la “Izquierda Cultural” está tan profundamente arraigada en Europa Occidental y en la UE, que su peor enemigo ideológico no es Oriente Medio ni Rusia: es Europa.

Quienes dieron la Estatua de la Libertad a América en 1886 “para conmemorar la perseverancia de la libertad y la democracia en los Estados Unidos” están pisoteando voluntariamente las libertades de sus propios pueblos hoy a través de tribunales de ideólogos nombrados, no elegidos e inexplicables. El peligro es que, con la ayuda de muchas ONG internacionales, sin duda bien intencionadas, la UE no se detenga en sus costas.

Alerta Digital

Un pensamiento en “El peor enemigo ideológico de Estados Unidos no es Oriente Medio ni Rusia: es Europa

  1. jack

    Eso depende desde el punto de vista que se quiera tomar. Europa y EE:UU. dependen el uno del otro por muchas razones y están obligados a ser aliados en todos los sentidos teniendo en cuenta la alianza de Rusia con Irán, Hezbollah, Siria, Crea del Norte y China.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s