El alcalde de Palma llama “basura” a los turistas alemanes al mismo tiempo que defiende abrir las fronteras a los “refugiados”

Antoni Noguera

El alcalde de Palma, el econacionalista de MÉS Antoni Noguera, ha recibido duras críticas por parte de la oposición municipal, en concreto del PP y de Ciudadanos, después de haber calificado como «basura» a una parte de los turistas alemanes que vienen a pasar sus vacaciones a la Playa de Palma. Noguera se pronunció de ese modo cuando se le pidió su opinión acerca del violento enfrentamiento entre turistas germanos que tuvo lugar el pasado lunes en dicha zona turística.

«La basura que están enviando no es agradable. Es una pequeña parte del turismo, pero pedimos a los países emisores un poco de corresponsabilidad», señaló Noguera en declaraciones recogidas por «Diario de Mallorca» poco después del citado suceso. «Yo no me imagino a palmesanos en las calles de Berlín haciendo esto», recalcó Noguera, que desde el pasado viernes ha pasado a ser el nuevo primer edil de la ciudad, en sustitución del socialista José Hila.

Noguera indicó que si bien «esta gente es una minoría de los turistas que vienen», estaría provocando que entre los residentes de la Playa de Palma «se creen estereotipos y una germanofobia preocupante». Noguera lamentó, en cualquier caso, que la mala imagen que ofrecen unos pocos visitantes se extrapole al resto del turismo alemán, «que viene aquí a pasar unas vacaciones normales».

En ese contexto, la portavoz del PP en el consistorio palmesano, Marga Durán, calificó de «irresponsables» las declaraciones de Noguera. Para Durán, «es inaceptable que un alcalde se exprese en estos términos». En ese sentido, el nuevo alcalde debería asumir que «ya no es un regidor más, sino el máximo responsable del Ayuntamiento de Palma, por lo que debe empezar a actuar como tal, tanto en el fondo como en las formas».

En esa misma línea crítica, la concejal de Ciudadanos Patricia Conrado indicó que «es pueril y ridículo hacer responsable a Alemania de dónde eligen sus ciudadanos viajar». Para Conrado, «por mucho que estemos en contra del turismo de borrachera, el cual innegablemente daña la imagen de la Playa de Palma y afecta negativamente a los residentes y al turismo de calidad, un alcalde no puede descalificar de esta manera a los ciudadanos extranjeros que nos visitan».

Hace unos días, el alcalde de Palma se pronunció hace unos días a favor de abrir las fronteras a los inmigrantes y refugiados. Lo hizo desplegando una pancarta en uno de los balcones del Ayuntamiento de la ciudad en la que podía leerse: “No más muertes abramos fronteras”.

 

“Palma habla claro: queremos acoger; mientras que el Gobierno español debe asumir sus compromisos”, ha exigido Molina.

Por su parte, el vicepresidente del Gobierno regional y consejero de Turismo, el econacionalista de MÉS Biel Barceló, ha expresado este miércoles su preocupación por el denominado turismo de borrachera, que en estos últimos años está afectando sobre todo a las zonas de Magaluf, en el municipio mallorquín de Calviá, y a la Playa de Palma, ubicada en la capital balear. Los residentes de ambas zonas están denunciando, por su parte, la creciente «degradación» que perciben a nivel de seguridad, ruidos o limpieza. Cabe recordar, en ese contexto, que en el inicio de este verano se han producido además varios episodios violentos con peleas entre turistas, que han tenido lugar tanto en Magaluf como en la Playa de Palma.

Barceló aboga por intentar poner fin al citado turismo de borrachera. En ese sentido, ha anunciado que se modificará la Ley de Turismo para limitar el consumo de alcohol en hoteles que ofertan el «todo incluido». Esta iniciativa se podría aplicar ya el próximo verano. De momento, está previsto que el Govern y los ayuntamientos pongan en marcha en breve inspecciones conjuntas y transversales en las zonas más conflictivas, que en la actualidad son las ya citadas de Magaluf y de la Playa de Palma. En Calviá los visitantes extranjeros suelen ser de nacionalidad británica, mientras que en Palma suelen ser de origen alemán.

Las dos iniciativas citadas han sido anunciadas en el encuentro que Barceló y la directora general de Turismo, Pilar Carbonell, han mantenido con representantes de diversas instituciones, entidades y fuerzas de seguridad para tratar sobre la problemática del turismo incívico. Han asistido a dicho encuentro responsables de los ayuntamientos de Palma, Calviá y Llucmajor, así como representantes de la Policía Local, la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Delegación del Gobierno. Igualmente, han estado presentes los presidentes de las federaciones hoteleras de la Playa de Palma, Palmanova y Magaluf, así como responsables de patronales y touroperadores.

«No queremos este tipo de turismo», ha explicado Barceló tras la reunión. En ese sentido, ha añadido que «se tienen que llevar a cabo todas y cada una de las acciones necesarias para poner fin a este tipo de turismo incívico». Barceló ha recalcado que desde el Govern se ha reclamado «la máxima implicación y la máxima coordinación, que cada uno actúe dentro de su ámbito competencial y dentro de sus responsabilidades».

Alerta Digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s