¿Por qué me temo que la descontrolada inmigración musulmana está provocando de nuevo fuerzas oscuras en Italia, una tierra que amo.

El Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker (en la foto), ha alabado a la gente de Italia por sus acciones heroicas ” sobre la crisis de los migrantes”

Por SARAH VINE

Ayer, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, elogió al pueblo de Italia por sus acciones ‘heroicas’ en favor de la crisis migratoria, prometiendo ‘solidaridad’ y declarando, con una hipocresía espectacular incluso muy a pesar de sus propias normas: ‘Viva l’ Italia!’

El país famoso por tener forma de bota, podría ser perdonado por estar apuntando con firmeza en la dirección de las regiones inferiores de este caballero. Él, y todos los demás funcionarios electos de la UE, han hecho la vista gorda a una nación que, a causa de su accidentada geografía, se lleva la peor parte de la afluencia de personas provenientes desde Libia y el norte de África.

Sólo este año, 84.000 han aterrizado en suelo italiano, un aumento del 20 por ciento en comparación con el año pasado. Y sigue siendo sólo el comienzo de julio.

En Reggio, 1.500 personas llegaron en el transcurso del último fin de semana, casi el 1 por ciento de la población de esa ciudad. Las cosas están tan mal, que las autoridades se vieron obligadas a ponerlos en el hospital local de A & E.

¿Se imaginan si esto estuviera ocurriendo aquí en el Reino Unido? Habría ultrajes. Es admirable, entonces, la bondad infinita del pueblo italiano. Sin embargo, incluso su paciencia es limitada. El gobierno italiano ha declarado ahora que si algo no cambia pronto, se verán obligados a cerrar sus puertos y retener los barcos de rescate.

Esta no es una decisión que nadie tomaría a la ligera, pero los italianos no tienen otra opción. Durante años, han estado pidiendo la ayuda de Bruselas. Y durante años, sus peticiones han caído en saco roto.

Sin embargo, una de las principales justificaciones de la UE, barajadas en torno a cada paso por el campo de Permanecer en ella durante el Referéndum, es que actúa como unificador socioeconómico de los muchos diferentes países que caen bajo su paraguas. Que su preservación es una salvaguardia fundamental contra las divisiones que desgarraron a Europa en el siglo 20.

Sin ella, se nos dice sin cesar, Europa descendería en el caos.

inmigrantes rescatados llegaron a Reggio Calabria en Italia el lunes, mientras las cifras recientes muestran 84.000 migrantes han aterrizado en suelo italiano este año 

Inmigrantes rescatados llegaron a Reggio Calabria en Italia el lunes, mientras las cifras recientes muestran que 84.000 migrantes han aterrizado en suelo italiano este año 

De hecho, lo opuesto es verdad. Es precisamente debido a la incompetencia y a la espectacular parálisis inducida de Juncker y compañía, que Italia se ve obligada a enfrentar sola una crisis humanitaria de proporciones casi bíblicas.

Bruselas ha fracasado repetidamente en movilizar a todos sus países miembros, unidos ante cualquier tipo de búsqueda u operación de rescate. Ni siquiera ha sido capaz de detener a estados miembros como Polonia, Hungría y la República Checa (que no son exactamente tímidos para disfrutar de sus derechos a la libertad de movimiento) de negarse a tomar aunque sea a un solo migrante. Oh, está bien, la República Checa ha tomado 12. De los más de medio millón.

Francia y Suiza, también, han apartado sus caras lejos de su vecino, cerrando sus fronteras a los inmigrantes de Italia; Austria ayer se trasladó a hacer lo mismo.

Ninguno de estos paises es de ninguna utilidad para la pobre Italia. Tampoco ayudarán a aliviar las tensiones sobre el terreno allí. Muchos en el empobrecido sur ya se están volviendo resentidos con los recién llegados, 70 por ciento de los cuales, tal como las Naciones Unidas admitió esta semana, no son refugiados, sino emigrantes económicos.

Pero Italia, donde pasé gran parte de mi infancia, es una tierra de la que mana leche y miel en la actualidad. Calabria, por ejemplo, que es un gran imán para los traficantes de personas, tiene el mayor desempleo de jóvenes en Europa, un 65 por ciento. La única cosa que realmente no necesitan es aún más jóvenes que ronden alrededor de las esquinas de la calle.

No es de extrañar que todos los italianos con los que yo hablé, no quieran hablar más nada. Se sienten enojados, frustrados, amenazados. Ellos ven que su cultura se está erosionando, su país está siendo traicionado por los mandatarios vestidos con trajes finos y bien alimentados en Bruselas.

Está aumentando el descontento, las fuerzas oscuras están aumentando de nuevo. Y para un país en el que la memoria de Mussolini nunca ha estado muy por debajo de la superficie, esto no es un buen augurio.

Fuente: Daily Mail Online

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s