“Palestinos”: ¿por qué Abbás no puede dejar de financiar terroristas?

Kushner (izq.) y Mahmoud Abbás (der.)

Por: Bassam Tawil

Para que conste, no se trata de una defensa del presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmoud Abbás, ni de la financiación de terroristas. Es simplemente una explicación de lo que está ocurriendo. No obstante, vale la pena señalar que la idea de terminar con los pagos a los terroristas palestinos ya sus familias es un desafío, por decir lo menos. Los viejos hábitos, especialmente del odio, son difíciles de romper.
La práctica de pagar salarios a los terroristas y a las familias de los “mártires” es tan antigua como la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), fundada en 1964. No comenzó después de la creación de la Autoridad Palestina en 1994. Ni tampoco esta práctica comenzó después de que Abbás fuera elegido presidente de la AP en enero de 2005.
Antes del establecimiento de la Autoridad Palestina, la OLP se basó únicamente en la ayuda financiera árabe e islámica para pagar salarios a los terroristas encarcelados y a las familias de los muertos en ataques terroristas contra Israel.
Pero después de que la mayoría de los países árabes dieron la espalda a la OLP, tras su apoyo a la invasión de Kuwait por Saddam Hussein y el posterior establecimiento de la AP, los europeos y los estadounidenses se convirtieron en los principales donantes a los palestinos y sus familias.
La OLP no es la única organización que premia a los terroristas y a sus familias. Hamás, Jihad Islámica y otros grupos palestinos también han estado pagando estipendios mensuales a terroristas y sus familiares. Esta es su forma de expresar su gratitud a aquellos que han optado por “sacrificar” sus vidas tratando de asesinar a los judíos. También es su manera de alentar a los jóvenes a unirse a la guerra de terrorismo contra Israel. La ayuda financiera envía un mensaje específico: los palestinos que están dispuestos a morir al servicio del asesinato de judíos no necesitan preocuparse por el bienestar de sus familias.
En las últimas décadas, varios grupos palestinos han utilizado los pagos para comprar lealtad y reclutar nuevos miembros. Debido a que Fatah – el partido dominante de la AP – siempre ha cosechado la mayor parte de las donaciones árabes, islámicas y occidentales, fue capaz de reclutar al mayor número de leales y miembros. Dirigidos por Abbás, los terroristas de Fatah reciben los salarios más altos por su “contribución” a la causa palestina.
Cuantos más años un terrorista de Fatah sirva en una prisión israelí, más alto es el salario que recibe. Algunos terroristas de Fatah detenidos en prisión israelí reciben estipendios mensuales de hasta 4.000 dólares. Muchos de ellos también son recompensados con los mejores trabajos tanto en Fatah como en la AP.
Tomemos, por ejemplo, el caso de Karim Younes, un terrorista Fatah que ha estado en prisión por más de tres décadas por secuestrar y asesinar a un soldado israelí. Recientemente, Younes fue nombrado miembro del Comité Central de Fatah, uno de los principales órganos de toma de decisiones dominados por los leales de Abbás. Como miembro del Comité Central de Fatah, Younes ahora tendrá derecho a miles de dólares cada mes.
En su reciente reunión con los enviados presidenciales de Estados Unidos Jared Kushner y Jason Greenblatt en Ramallah, un enfurecido Mahmoud Abbás rechazó su petición de que detuviera los pagos a los terroristas y a sus familias.

Algunos de los ayudantes de Abbás han llegado a describir la demanda como “loca”, argumentando que instigará la inestabilidad y volverá a muchos palestinos contra sus líderes. Uno de los asesores de Abbás fue citado acusando Kushner y Greenblatt de servir como “asesores” del primer ministro israelí Biniamín Netanyahu.
Abbás también es consciente de que su vida estaría en peligro si detiene los pagos, porque será asesinado por los mismos terroristas que él y otros líderes palestinos han estado alabando y promoviendo durante muchos años.
El argumento de Abbás de que la suspensión de los pagos convertiría a su pueblo en su contra no es infundado. De hecho, en un intento por apaciguar a Israel y a la Administración Trump, Abbás ya ha cortado los pagos a decenas de terroristas y sus familias, particularmente aquellos que no están necesariamente asociados con su facción Fatah.
En las últimas semanas, ex presos palestinos y sus familias han llevado a cabo decenas de protestas diarias contra la decisión de Abbás de cortar sus salarios. Ellos están acusando a Abbás de inclinarse ante la presión israelí y estadounidense, y algunos le han dicho ya “traidor”.
Sin embargo, Abbás y otros líderes palestinos sólo pueden culparse a sí mismos, sin embargo, por la reacción negativa en la calle palestina tras la decisión de detener el pago de salarios a algunos terroristas y a sus familias. Al fin y al cabo, fueron estos líderes quienes en primer lugar reclutaron a los terroristas y los animaron a lanzar ataques terroristas contra Israel, y prometieron que cuidarían a sus familias si fueran encarcelados o asesinados. Durante décadas, Abbás y otros líderes palestinos han alabado a los terroristas palestinos, llamándolos “mártires”, “héroes” y  “luchadores por la libertad” que se sacrifican por su pueblo. El “sacrificio”, para aclarar, significa asesinar y herir a los judíos.
Bajo Abbás y su predecesor, Yasser Arafat, se han establecido innumerables instituciones para apoyar a los terroristas y a sus familias. En un momento dado, incluso se creó un ministerio especial llamado el Ministerio de Asuntos de los Detenidos y ex Detenidos. Su objetivo principal es “garantizar una vida digna a los presos y cuidar a sus hijos y sus familias”. ¿Por qué un palestino debe ir a la universidad y buscar un trabajo cuando puede hacer una “vida decente” asesinando a los judíos?
En 2014, después de las protestas de los donantes occidentales, Abbás abolió el ministerio. Sin embargo, la decisión resultó ser nada más que un cambio cosmético destinado a engañar a los donantes. El ministerio sigue funcionando, pero bajo un nombre diferente: Comisión de Detenidos y Ex-Detenidos. Abbás defendió la decisión alegando que la nueva comisión ahora formaba parte de la OLP y no del gobierno de la AP. Esto es como reclamar que la Cámara de Representantes y el Senado son dos cuerpos diferentes que no están vinculados al gobierno de los Estados Unidos.
Los terroristas palestinos se han convertido en una parte integral de una cultura que ha estado glorificando y promoviendo actos de terrorismo contra Israel. Generación tras generación, a los palestinos se les ha enseñado que los prisioneros y terroristas asesinados por Israel son los “estimados hijos de la revolución”, los “intocables”.
La narrativa palestina oficial es que estos hombres fueron encarcelados o asesinados por nada más que “resistir a Israel”. Esta narración ha ocultado con éxito la verdad sobre el encarcelamiento o la muerte de terroristas palestinos.
Frente a una nueva realidad en la que muchos de la comunidad internacional ya no están dispuestos a tener su dinero de los contribuyentes designado para los terroristas y sus familias, Abbás ahora se encuentra atrapado entre lo que para él son dos movimientos terribles.
Actualmente está corriendo para explicarle a su gente por qué de repente se ha vuelto difícil pagar salarios a los mismos terroristas que entrenó y sigue glorificando nombrando calles, plazas públicas y centros deportivos después de ellos. Su pueblo, por supuesto, no compra sus excusas, y muchos lo acusan de servir a intereses israelíes y estadounidenses abandonando a los “buenos chicos” de la “revolución”.
Tomará mucho tiempo, y un cambio masivo de actitud, antes de que Abbás o cualquier otro líder palestino logre secar los fondos que apoyan a los terroristas y a sus familias. Tal plan está condenado desde el principio, a menos que estos líderes inviertan su comportamiento y emprendan un proceso de desradicalización de su pueblo. Esto requerirá un cambio de actitud drástico en su narrativa actual de la violencia, así como un movimiento hacia una cultura de paz – precisamente el tema sobre el que Abbás recientemente mintió con tan poco respeto al reunirse con el presidente de Estados Unidos Donald Trump.
A juzgar por la respuesta furibunda de Abbás a la demanda de detener los pagos a los terroristas y a sus familias, parece que Abbás y sus cohortes en Ramallah planean continuar con sus antiguas travesuras.

Fuente: Gatestone Institute.

Traducción al español: Revista El Medio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s